RSS

Estados alterados de conciencia y lo oculto

Por S C Sayles  

Este artículo presenta evidencias de una amplia gama o fuentes. Hasta donde sé, todas las fuentes provienen de visiones del mundo no-bíblico; aparte de Gasson (1985), Bobgan (1984), el Dr. John Ankerberg y el Dr. John Weldon en su trabajo “La cosmovisión y prácticas de lo oculto”. Sin embargo, todas las fuentes ofrecen evidencias en apoyo de la premisa anterior.

El fenómeno que hemos llegado a conocer como lo paranormal está lejos de ser moderno. Se pueden encontrar muchas historias idénticas y prácticas extrañas similares en todas las culturas y épocas distintas. Este artículo abordará una serie de prácticas ocultas, como el hipnotismo, la meditación trascendental, la proyección astral, la canalización, la nigromancia, la abducción extraterrestre y el uso de ciertas drogas. Lo que descubriremos es sorprendente. El examen del consumo de drogas es importante; Se presentarán pruebas que respalden nuestra premisa: que el uso de las llamadas drogas psicodélicas es, en sí mismo, una práctica anómala.

Mientras investigaba todo tipo de fenómenos ocultos comienzaron a surgir una serie de factores y motivos comunes. Algunos de estos parecen ser universales. Estos aparentes factores universales se denominarán denominadores transculturales (TCD). Los primeros denominadores transculturales (TCD) son el uso de rituales, símbolos y varios métodos para inducir a estados alterados de conciencia (ASC). Prácticamente todas las metodologías ocultas contienen TCD de alguna forma. Por ejemplo:

“La investigación sobre la prehistoria de la magia es complicada, pero hay indicios sobre la naturaleza de un pensamiento oculto temprano. Una de ellas es la recurrencia de diversos símbolos y conceptos en la magia de sociedades muy diversas. Por ejemplo, el símbolo de la serpiente ocurre en todos los sistemas mitológicos, incluso en la cultura esquimal o en lugares donde no habitan las serpientes” (Summers y Vayne; 1991, p 15).

Otro TCD es: todas esas prácticas y fenómenos siempre se interpretan culturalmente. A menudo, prácticas que son de apoyo cultural, es decir, sirven para fortalecer una cosmovisión.

Un TCD que es relevante para nuestro estudio es el efecto real de la sujeción oculta (Occultic sujetion). La sujeción oculta puede definirse como:

Trastornos psicológicos que incluyen opresión, depresión y obsesión a través de la participación en el ocultismo.

Los síntomas pueden incluir manifestaciones parapsíquicas / fisiológicas / físicas, Síndrome de falsos recuerdos, Demonización (posesión), Abducción alienígena, Trastorno de personalidad múltiple (MPD), Comportamiento esquizofrénico y sus síntomas (voces en la cabeza, manifestaciones de audio y visuales y alucinaciones), Delirio paranoico, Pasividad de la Voluntad, Habilidad psíquica, actividad poltergeist, experiencias visionarias, histeria, retraimiento, aislamiento, inseguridad, dudas, ansiedad, pánico, etc.

Cabe señalar, por supuesto, que la presencia de cualquiera de los síntomas anteriores puede tener otras causas que no tienen relación con la práctica oculta.

“El chamanismo es otro TCD que se encuentra casi universalmente en muchas regiones diferentes del mundo. Desde Siberia, donde surge el término “chamán”, los tipos de chamanismo se encuentran también en América del Norte y del Sur, entre los aborígenes de Australia, en el sudeste de Asia, Indonesia, China, el Tíbet y Japón” (Drury; 1989; p 11).

Los denominadores transculturales (TCD) del ritual y los estados alterados de conciencia (ASC) inducido son importantes. El ritual consiste en símbolos, danza, vestimentas, encantamientos, etc. Estos rituales tienen varios roles. El ritual generalmente está envuelto en misterio o secreto, dando al chamán respeto y autoridad dentro de su sociedad. El conocimiento oculto es el significado básico de la palabra oculto.

Una rutina ritualista es importante pero no esencial. El papel de un estado alterado de conciencia como práctica oculta no necesita ser parte del ritual. Los ASC no requieren la presencia de un chamán. Este tipo de ASC en sí mismos es una práctica oculta. Exploraremos brevemente el papel que desempeña el estado alterado de conciencia en los rituales y prácticas chamánicas y ocultistas. Sobre ello Michael Harner PH.D escribe:

“Uno de los aspectos más típicos de la experiencia chamánica es el cambio a otro estado de conciencia, a menudo llamado trance”. (Michael J Harner; 1973; p xii)

“La hipnosis ha tenido mucha controversia al respecto, pero, a pesar de mucha investigación científica, nadie sabe qué es la hipnosis o cómo funciona”. (Bobgan; 1884; p 9)

Además del posible inicio del Síndrome de Falsa Memoria asociado con la Hipnosis. ¿Quién o cuál es el origen de tales recuerdos? La evidencia sugiere que los recuerdos falsos pueden ser el resultado de una “imaginación inducida”. Algunos sugieren que la pseudo-memoria puede ser el resultado de contaminación o implantación deliberada. Especialmente en casos donde la evidencia, o la información es dada por una persona bajo hipnosis; información que el paciente hipnótico no podría haber conocido (es decir, detalles correctos de otra vida, hablar en un idioma desconocido, etc.) En estos casos, debe presumirse la influencia de la contaminación o la implantación deliberada. Y cualquier “recuerdo que acompañe a dicha información debe ser tratado como pseudo (es decir, como Síndrome de Falsa Memoria)”.

“La religión primitiva y la brujería hicieron uso del hipnotismo en la antigüedad. Los estados de trance fueron inducidos por medio de la sugestión de vigilia practicada por brujos tribales, magos, curanderos y chamanes” (Miller; 1979 p9-30).

“La hipnosis se ha utilizado como método de curación mental, emocional, conductual y física durante cientos e incluso miles de años. Hombres medicina, brujos, practicantes sufíes, chamanes, hindúes, budistas y yoguis han practicado la hipnosis” (Bobgan; 1984; p 13).

“El trance hipnótico y la posesión demoníaca también tienen algo en común” (ibid; p 32).

Un tema importante cuando se trata de la sujeción oculta causada por ASC es el “florecimiento de la fantasía” o “explosión de la imaginación” (Freedman y Dyrud; 1975; p 236-253.) Al escribir sobre el papel de la hipnosis en los casos de ‘abducción alienígena’ Richard L Thompson dice:

“Hasta ahora, muchas de las situaciones de abducción que he presentado han surgido bajo hipnosis. Estos casos pueden sugerir que el proceso de hipnosis de alguna manera evoca fantasías de abducción de las mentes de los testigos de ovnis” (Thompson; 1993; p145).

El trastorno de personalidad múltiple (MPD) se informó por primera vez como un “caso médico” en 1837. Siendo el fenómeno de la coexistencia de personalidades múltiples dentro de un solo individuo. (Benner 1985 p 736). Lo que es de interés para nuestro estudio es la relación entre MPD y ASC:

“El niño que luego se convertirá en un múltiplo puede intentar lidiar con tales traumas entrando en un estado de autohipnosis … Un múltiplo dice: “Ahora sé lo que es la hipnosis, puedo decir que a menudo estaba en un trance cuando era joven ………. Cuando la autohipnosis se usa con frecuencia, escribe Bliss, trae consigo el riesgo de amnesia, personalidad múltiple y muchas otras experiencias terroríficas” (Restak; 1984 p76).

Escribiendo sobre el vínculo entre el abuso en la infancia, la hipnosis y el trastorno de personalidad múltiple (MPD). Debido a que solo un pequeño porcentaje de niños maltratados desarrollan el trastorno, la presencia de otra clave parece necesaria: una capacidad natural para disociarse o hipnotizarse. (Hale; 1983; p 100).

En el mismo artículo leemos una pregunta hecha a un paciente de MPD:

“¿Hay más de un ser viviendo en su cuerpo?” … Ann respondió “sí”. (Hale; 1983; p 100)

“El estado alterado de conciencia más frecuentemente asociado con la posesión es el “trance”, definido por el Penguin Dictionary of Psychology como “una condición de disociación …………. ilustrada por condiciones hipnóticas y mediumnicas” (Garrisson; 1977; p 7-12).

El marqués de Puysegure, registra uno de los primeros experimentos modernos con la hipnosis (entonces conocida como magnetismo o mesmerismo).

Un día hipnotizó a su jardinero y le hizo una serie de preguntas, descubriendo que este simple jardinero que normalmente solo podía encadenar un par de palabras se convirtió en otro “ser”. El marqués escribe:

“De este hombre obtengo instrucciones y conocimientos … ya no es un jardinero … es un ser a quién no puedo describir ni encontrar un nombre. No necesito hablar, solo tengo que pensar antes que él, cuando él comprende al instante” (Mackey; 1995; p 331).

En la conclusión de su trabajo “Hypnosis and the Christian” Martin y Deidre Bobgan escriben:

“Sostenemos que la hipnosis es potencialmente letal para cualquier propósito que usemos. En el momento en que uno se entrega a la puerta de lo oculto, incluso en los pasillos de la ciencia y la medicina, es vulnerable a los poderes de la oscuridad” (Bobgan; 1984; p 53).

Las técnicas de meditación orientales (yoga, sufi, hindi, budista, etc.), Meditación Trascendental(TM), Conciencia Unitiva, Ego-Trascendencia, Conciencia Cósmica, Zen, Nam Sumran, religiones tantristas, etc. Son todas métodos para inducir la autohipnosis.

“Hay muchos peligros asociados con la Meditación Trascendental ………… depresión severa, intento de suicidio y rupturas esquizofrénicas” (Nystul, 1987; p 1132).

Aunque se hacen muchas afirmaciones beneficiosas en su nombre, este tipo de meditación no es más que un método para inducir un ASC y conlleva todos los peligros asociados con la práctica oculta.

El Dr. John Ankerberg y el Dr. John Weldon en su trabajo “La cosmovisión y prácticas de lo oculto” escriben:

“… la investigación de Tal Brooke en “Riders of the Cosmic Circuit” ofrece un examen detallado y una crítica de la metafísica oriental, incluidos los estados alterados de conciencia encontrados en las disciplinas meditativas de un sinfín de gurús. Revela que los estados alterados de conciencia son típicamente los medios para el contacto espiritual y la posesión. Considere nuevamente al difunto Bhagwan Shree Rajneesh, el influyente gurú indio. Sus primeras experiencias en el camino hacia la “iluminación” lo llevaron a la locura temporal, la posesión, y casi lo matan. A través de la absorción intensa en varios alterados estados de conciencia, la personalidad del viejo Rajneesh desapareció literal y completamente. De hecho, fue reemplazada permanentemente por una nueva conciencia que era completamente extraña. La nueva personalidad recuerda: “El que murió, murió totalmente; nada de él ha quedado … ni siquiera una sombra. Murió totalmente, completamente … Otro ser, absolutamente nuevo, no conectado en absoluto con lo viejo, comenzó a existir “. Rajneesh fue poseído por una “nueva conciencia”, una personalidad viva que dirigió su mente y cuerpo desde ese día en adelante … “.

Sin embargo, el verdadero problema es el de incursionar en un área prohibida y demoníaca, que frecuentemente induce la demonización y conlleva sus propias consecuencias. Como el destacado filósofo y teólogo Dr. John W. Montgomery observa de muchos jóvenes de hoy: buscan otro tipo de respuesta, una respuesta quizás oculta en las profundidades subjetivas de sus propias almas. ¿Pero qué llave desbloqueará este tesoro escondido? Algunos siguen toda la ruta de la experiencia: sexo, drogas, masoquismo, ocultismo satánico. Otros buscan la salvación en las religiones orientales centradas en el interior. Pero el camino de las drogas y lo oculto está sembrado de las vidas destrozadas de aquellos que se han entregado a estos dioses falsos. Y, como Arthur Koestler ha demostrado tan definitivamente en el relato de su frustrante peregrinación en busca de la sabiduría oriental, las ambigüedades de la religión tantrista los abren a las posibilidades más inmorales, destructivas y demoníacas.

Canalización y trance mediumnista

La nigromancia, el intento de contactar a los muertos, y la “canalización de los Seres Superiores” también llamados “extraterrestres” (o Maestros Ascendidos, etc.). Por lo general, se logra entrando en trance (ASC). Raphael Gasson, un ex médium que durante muchos años practicó la nigromancia; escribió sobre la formación de estudiantes para convertirse en médiums:

“Es posible que haya varias sesiones antes de que ocurra algo……….. En cualquier caso, el estudiante está aprendiendo a relajar su cuerpo y a concentrarse en algo hasta que haya alcanzado un estado de lo que podría considerarse autohipnosis …… se convierte en un autómata a través del cual los espíritus malignos se aprovechan de su pasividad” (Gasson; 1985; p 82).

“El espiritismo es un intento de comunicarse con lo que se supone que son los espíritus de los muertos. Los que se entregan a este culto se entregan a los demonios, que se hacen pasar por “guías espirituales” y “seres queridos” (Gasson; 1985; p 32).

“Cuando los médiums entran en trances hipnóticos y contactan con los “muertos”, cuando los clarividentes revelan información que posiblemente no podrían saber, cuando los adivinos a través de la autohipnosis revelan el futuro, Satanás está en ese trabajo” (Bobgan; 1984; p53).

La Proyección astral, visión remota y experiencia fuera del cuerpo.

Es la creencia de que el “alma” o parte consciente del espíritu del ser puede abandonar el cuerpo físico y viajar a través del espacio y el tiempo e incluso otras dimensiones.
Este tipo de fenómeno, como los otros que hemos tocado brevemente, se experimenta durante un ASC. La mayoría de las personas que experimentan una OOBE (experiencia fuera del cuerpo) lo hacen en un ASC. La experiencia podría clasificarse como pseudo-memoria. Los pseudo-recuerdos que contienen ideas o conocimientos que el anfitrión no podría haber conocido o conocido, entonces deberíamos, como suma, influencia externa; posiblemente sujeción demoníaca y oculta. Nicholas Saunders en su libro “El éxtasis y la cultura de la danza” escribe sobre el viaje astral y el éxtasis:

“La gente que cree en un mundo espiritual diría que el éxtasis, así como las drogas alucinógenas … abre tu alma … a la influencia de fuerzas espirituales externas ……… prácticas como el Viaje Astral en tales estados podrían resultar en que nuestras almas sean ocupadas por espíritus alienígenas “(Saunders 1995; p 40).

Lo que Saunders no menciona es que el viaje astral en sí mismo puede conducir a “ocupantes ilegales”, el riesgo se incrementa por el uso de drogas. La evidencia muestra que los espíritus pueden comunicarse e influenciar a los humanos de manera más efectiva cuando el humano está en un ASC; (trance, hipnótico, inducido por drogas, proyección astral, estado meditado, etc.). En la cultura occidental, el método más antiguo y más extendido para ingresar a un ASC no es ampliamente reconocido como una práctica espiritual.

ASC inducido por fármacos (Pharmakia)

Nevill Drury obtuvo su maestría por una tesis que compara el chamanismo tradicional y la magia occidental moderna. En su libro “Elementos del chamanismo” en referencia a “ciertas drogas”, escribe:

“Los psicólogos han producido varios términos para describir las sustancias que producen tales cambios radicales de inconsciencia. El Dr. Humphry Osmond … acuñó el término psicodélico que significa “mente reveladora” de “mente manifestada” … las sustancias dentro de esta categoría son capaces de inducir estados psicóticos temporales de tal intensidad que un mundo “visionario” o “sueño” parece profundamente real. En las sociedades chamánicas, experiencias como esta son muy valoradas. Las plantas sagradas eliminan las barreras entre la humanidad y el reino de los dioses y los espíritus” (Drury; 1989; p 45).

En 1931, Aldous Huxley escribió su “Tratado sobre las drogas”:

“El consumo de drogas, es significativo, juega un papel importante en casi todas las religiones primitivas … ¿Cuántas de las ideas actuales de la eternidad, del cielo, de los estados sobrenaturales se derivan en última instancia de la experiencia de las drogas? ….. Todas las drogas existentes son traicioneras y dañinas. El cielo al que conducen a sus víctimas pronto se convierte en un infierno de enfermedad y degradación moral” (Huxley; 1931; en Horowitz y Palmer; 1977, p 4).

En 1955, Huxley pronunció un discurso en el primer simposio estadounidense sobre sustancias psicodélicas titulado “Mescalina y el “otro mundo”. En este discurso presentó muchas ideas que serían exploradas y desarrolladas en su libro Heaven and Hell. Reconoce la importancia de los ASC en la práctica oculta:

“Esto me lleva a un punto muy interesante y, creo, significativo. La experiencia visionaria, ya sea espontánea o inducida por drogas, hipnosis o cualquier otro medio, tiene una sorprendente semejanza con ‘El Otro Mundo’, como lo encontramos descrito en diversas tradiciones de religión y folklore” (Huxley; 1955; en Horowitz y Palmer; 1977; p 64).

El uso de drogas con fines espirituales se conoce desde hace miles de años. Casi todas las culturas y edades han tenido sus chamanes, brujos, vudú, magos, etc. El uso de drogas que alteran la mente ha sido esencial en la práctica de la brujería (conjurar espíritus).

La palabra griega Pharmakia (hechicería, brujería) es donde la palabra inglesa farmacia encuentra su raíz. En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo escribe en contra de esta práctica:

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas recientes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican cuentos cosas no heredarán el reino de Dios “ (Gálatas 5: 19-21)

La palabra hechicería usada en esta porción de la escritura, es la traducción al inglés de la Farmacia griega. Una persona que participa de la brujería es un hechicero. El término griego “Pharmakos” se traduce como “hechicero” y también se menciona en las escrituras del Nuevo Testamento:

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos suyos en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Ap. 21: 8)

“Mas perros perdidos fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira” (Ap. 22:15)

El uso de tales drogas (drogas que inducen los ASC) es practicar brujería (pharmakia). Y como se presentará en este documento es el efecto que la droga tiene sobre el tomador, y no necesariamente la razón para tomar la droga, lo que hace que su uso sea un acto de brujería. Las drogas tienen un efecto sobre la conciencia humana que deja al tomador en una condición psicológica y espiritual extremadamente vulnerable.

Las drogas mismas son “PHARMAKEUTIKOS”. El uso de drogas es un acto de brujería. Las drogas Pharmakeutikos colocan al consumidor en un estado de conciencia, lo que deja el tema extremadamente vulnerable a “Sujeción ocultista”.

Para un estudio de la relación e historia entre la magia y el uso de drogas, vea el libro excelentemente investigado editado por George Andrews. (Drogas y magia; 1997; IllumiNet Press).

La Iglesia y la sociedad occidental en general deben despertar ante el hecho de que el uso de tales drogas es una práctica oculta. El llamado uso recreativo de estas drogas y la visión del mundo occidental no son salvaguardas contra los peligros que involucran. En la introducción al libro “Alucinógenos y chamanismo” Harner escribe:

“El uso de agentes psicodélicos es solo una de las formas de lograr los estados de trance que conducen a una sensación de ver y contactar lo sobrenatural. Uno de los aspectos más típicos de la experiencia chamánica es el cambio a otro estado de conciencia, a menudo llamado trance, con la sensación de que el chamán está haciendo un viaje. Durante los últimos años se ha vuelto común hablar de ‘hacer un viaje’ con sustancias psicodélicas, y esto no es una coincidencia “ (Harner; 1973; pxii).

Sobre esto Saunders añade:

“La combinación de la droga con la música y el baile puede producir un trance estimulante como el estado, quizás similar al experimentado en los rituales tribales” (Saunders; 1995; P 41).

El libro de Saunders admite abiertamente que el uso de éxtasis y otras drogas alucinógenas es un ejercicio espiritual, dedica una sección completa a relatos personales que tienen una dimensión espiritual, por ejemplo:

“… debe haber pasado 50 minutos después de la ingestión …….. elevándome a una dimensión sobrenatural” (Saunders: 1995; p 230).

W. T. Space, que es una autoridad respetada del misticismo, se le preguntó si la experiencia con las drogas es similar a la experiencia mística, respondiendo:

“No se trata de que sea similar a una experiencia mística; es una experiencia mística” (Smith; 2000; p. 24)

Hay una declaración asombrosa que llama nuestra atención en el prefacio de la edición de 1997 del libro “Drogas y Magia” George C. Andrews:

“Las entidades de otro mundo pueden ser invocadas o desterradas de acuerdo con las reglas de la magia ritual, y desde tiempos inmemoriales ciertos tipos específicos de incienso psicoactivo, pociones y ungüentos han jugado un papel esencial en estos rituales. Una de las funciones principales de las sustancias psicoactivas utilizado en tales rituales es para mejorar la comunicación telepática entre inteligencias humanas y no humanas … Cuando escribí el prefacio original de este libro en 1974, no sabía que las entidades a las que se hacía referencia con diferentes nombres en las diferentes tradiciones eran reales. y de hecho existen” (Andrews; 1997; p 11)

El Consejo de Prácticas Espirituales promueve abiertamente el uso de drogas. Su sitio web (http://www.csp.org/) contiene muchos archivos que muestran que el uso de ciertas drogas es una práctica espiritual. Usan el término “enteógeno” para clasificar este tipo de drogas. En el Proyecto Entógeno, en realidad fomentan el uso de las llamadas sustancias “enteogénicas”

Enteógeno es otra palabra para pharmakeutikos. El Consejo de Prácticas Espirituales (CSP) define enteógeno como:

“en · theo · gen [dios interno; facilitador de Dios o espíritu] un sacramental psicoactivo; una sustancia vegetal o química utilizada para ocasionar una experiencia religiosa primaria. Ejemplo: el cactus peyote como se usa en la comunidad de los Nativos Americanos. El propósito del Proyecto Enteógeno es reunir sistemáticamente conocimiento sobre los efectos inmediatos y a largo plazo del uso de enteógenos y explorar cómo la política pública podría acomodar prácticas espirituales responsables que incorporen estas drogas”.

El sitio web de CSP tiene muchos archivos que afirman que los “seres avanzados” pueden ser contactados por el uso de este tipo de drogas. Lo que no informan a sus lectores (posiblemente por ignorancia del hecho); Es la naturaleza ética de los seres contactados.

Donald J Degrecia realizó una encuesta preguntando a las personas sobre sus experiencias con drogas alucinógenas, y escribe:

“La idea de la energía Kundalini deriva del yoga tántrico … Al practicar ejercicios específicos de yoga, uno supuestamente puede despertar la kundalini, lo que a su vez conduce a alteraciones severas en la conciencia, incluido el inicio de habilidades psíquicas ……… Estas ideas tántricas también han sido adoptados por ciertas tradiciones ocultas occidentales … Sin embargo, lo que me sorprende es la abrumadora similitud entre los informes de personas que han experimentado el despertar de la kundalini y lo que les ocurre a las personas que toman drogas alucinógenas. Según Charles Tart , ambos estados pueden considerarse estados alterados de conciencia”.

Este factor necesita ser aclarado y no puede ser subestimado; el mero uso de tales drogas es en sí mismo el acto de brujería (pharmakia).

No se requiere ser chamán u hombre medicina, etc., para participar en pharmakia. En la “Enciclopedia de drogas psicoactivas (hongos)”, leemos lo siguiente:

“Los Koryaks y otras gentes siberianas creían que cualquiera, incluso quien no era un chamán, si comían wa’paq se le diría el futuro, la naturaleza y el origen de una enfermedad, y el significado de los sueños. Además, al ingerir el wa’paq, una persona en el trance extático inducido por hongos podría viajar junto a todos los seres celestiales” (Snyder (ed.; 1986, p. 44)

“Durante la primera etapa de intoxicación, el comedor tradicional de hongos a menudo cantaba y bailaba … Durante la segunda etapa de intoxicación, una persona experimentaba alucinaciones. Podía escuchar voces extrañas que le ordenaban realizar actos extraños … los espíritus podrían aparecer e incluso conversar con el comedor de hongos” (Snyder (ed); 1986, p 60).

“Al igual que otras personas indias asiáticas y americanas, los Chukchi sintieron que el mundo tenía múltiples capas; varias capas del cielo arriba y varias capas del inframundo debajo de la superficie de la tierra, todas conectadas por un eje central cósmico. Cada nivel cósmico, a su vez, tiene sus espíritus gobernantes. En tiempos de crisis comunal o individual, el chamán viajó a estos diferentes niveles para consultar con los espíritus. Normalmente solo los chamanes podían hacer esto, pero con la ayuda de los espíritus de los hongos, incluso la gente común podía hacer tales viajes” (Snyder (ed.) ; 1986, p 61).

Con respecto al vínculo entre la mescalina, el LSD y lo oculto, Colin Wilson escribe:

“Ellos (los poderes ocultos) están ciertamente relacionados con los estados de “receptividad” producidos por la mescalina y el LSD” (Wilson; 1986; p 754).

Muchos practicantes occidentales de ocultismo entienden la naturaleza oculta de este tipo de drogas. Pero la ignorancia de muchas personas, quienes creen que las drogas son tomadas por ellos mismos por razones puramente recreativas y hedonistas, los deja en un estado extremadamente peligroso y vulnerable.

Cuando la gente va “delirando”, bailando y tomando éxtasis y drogas similares, puede que no sean conscientes de la naturaleza espiritual de la actividad. Pero siniestramente hay muchos que son completamente conscientes y de hecho explotan la situación. En el libro “In Search Of the Ultimate High” (Saunders, Saunders y Pauli). Informan al lector de lo siguiente:

“El delirio se puede ver como una experiencia trascendental que altera la mente y proporciona alivio psíquico a las personas alienadas en una sociedad secular, represiva y materialista. El éxtasis y otras drogas son las claves para abrir las puertas a estos estados de conciencia deseados … Los DJ son los sumos sacerdotes de la ceremonia rave, respondiendo al estado de ánimo de la multitud, con sus mesas de mezclas que simbolizan el alter (la única dirección que enfrentan los ravers) . Bailar en raves puede interpretarse como el método por el cual los ravers “adoran” al Dios de la conciencia alterada” (Saunders, Saunders y Pauli; 2000; p 168).

“El escenario es un factor crucial para influir en la experiencia aneogénica. Algunos clubes intentan resaltar el lado espiritual de un delirio creando conscientemente espacios que conducen a la expresión espiritual. En Londres, Escape from Samsara, Pendragon y Return to the Source son reconocidos por proporcionar un entorno en el que el elemento espiritual en rave se puede explorar por completo”. (Saunders, Saunders y Pauli; 2000; p 169).

Las referencias anteriores nos informan que los organizadores de raves en ciertos lugares son plenamente conscientes de que están involucrados en el incentivo del trance ritual para fines espirituales. “Usan imágenes paganas en sus marketing, instando a los clubs a “invocar el espíritu tribal celta”. Esto es pura brujería, pura pharmakia. Se cita a una mujer australiana en el mismo capítulo:

“Los activistas tecnológicos más mágicos entienden el poder de la gnosis del trance y pueden usar muchos trucos y técnicas para “dirigir” la energía del baile en ciertas direcciones. El sonido es el más obvio, pero los artistas han enterrado cristales debajo del área de baile …… Me he encontrado bailando en un piso negro cubierto de una estrella de 22 puntas” (Saunders, Saunders y Pauli; 2000; p 171)

John C Lilly, MD, en su informe para una agencia gubernamental (Instituto Nacional de Salud Mental; 1964-66 EEUU) compara el cerebro humano con una biocomputadora. Experimentó con los efectos del LSD en una treintena de personas, y descubrió que los “seres” se contactaban realmente. El refirió:

“Algunos de estos seres nos están programando a largo plazo … … Con esta metateoría, este tipo de experiencia no es solo la computadora que opera en aislamiento, confinamiento y soledad en el material preprogramado que se obtiene de la memoria, sino que es realmente una comunicación con otros seres, y la influencia de uno mismo en ellos es real” (Lilly; 1972)

Michael J Harner PH.D realizó una serie de expediciones a la selva tropical superior del Amazonas donde se dedicaba a la investigación etológica entre las tribus indígenas; los indios Jivaro, Achuara y Conibo-Shipibo. Todas estas tribus usan drogas alucinógenas. Publicó un artículo “The Sound of Rushing Water” en la Revista de Historia Natural, [Vol. 77, Núm. 6 (junio-julio). 1968]. En este artículo, Harner escribe sobre sus experiencias de digerir las drogas de los indios,diciendo:

“Varias horas después de beber el brevaje, me encontré, aunque completamente despierto, en un mundo literalmente más allá de mis sueños más salvajes. Conocí a personas con cabeza de pájaro, así como a criaturas parecidas a dragones que explicaron que eran los verdaderos dioses de este mundo” (Harner: 1973; P16).

“El uso de la bebida alucinógena natermä entre los Jívaro hace posible que casi cualquiera logre el estado de trance esencial para la práctica del chamanismo” (Harner. Ed: 1973; p 17).

En el mismo libro leemos sobre Gerald Weiss PH.D, quien realizó una investigación similar entre los indios Campa de la selva tropical del este de Perú. Los chamanes Campa usan el alucinógeno Ayahuasca. Con respecto a la droga y su uso por el chamán, Weiss comenta:

“La ayahuasca es un alucinógeno que lo pone en comunicación directa con el mundo de los espíritus, cuando los espíritus lo visitan o cuando su alma abandona su cuerpo para visitar las moradas de los espíritus” (Harner ed; 1973: p 43.)

Durante la investigación de la década de 1960, se exploraron los posibles usos psicodélicos y psicolíticos del potente LSD alucinógeno. Dos de los principales investigadores del PH.D, el Dr. Timothy Leary y el Dr. Richard Alpert, estuvieron a la vanguardia de la psicoterapia con LSD. Ambos también comenzaron a experimentar con ellos mismos. Posteriormente se convirtieron en místicos, dejando sus carreras académicas para seguir caminos “espirituales” fuera de Cristo. El Dr. Richard Alpert cambió su nombre a Baba Ram Dass y se convirtió en un místico hindú. Con respecto a la investigación de 1960, Caldewell comenta:

“Sin embargo, el LSD inspiró más que la reverencia religiosa y el éxtasis místico. Bajo la influencia, las personas se convencieron de que podían … … comunicarse con espíritus” (Caldewell; 1969; p14).

Escribir sobre una mujer que había tomado LSD y se volvió psicótica después de una dosis única. Ella comenzó a tener alucinaciones espantosas y feas después de tomar la droga. Uno esperaría que la droga y sus efectos desaparezcan, pero las alucinaciones continuaron durante meses. W V Caledwell continúa la historia:

“No todo fue malo. Una vez que la mujer se apoderó de sí misma, asumió algún tipo de control razonable sobre ellos. Fueron en su mayor parte agradables. Psicológicamente semi educados, los exploró, los extendió, trató de entenderlos. Pero gradualmente se apoderaron cada vez más de su tiempo y se hicieron realidad. Una noche se encontró en el baño realizando un ritual mágico con un indio del mundo de los sueños” (Caldewell; 1969; p 63).

Cannabis, Hachís, Marihuana, Cáñamo

El cannabis es probablemente la más peligrosa de todas las drogas pharmakeutikas, aunque solo sea por la razón de que se ve y se usa como una droga recreativa “blanda y segura”. Es la cosmovisión occidental la que ha hecho que esta droga de hechiceros sea tan peligrosa a día de hoy. La droga tiene una historia de uso chamánico en muchas edades y continentes.

William A Emboden Jr. en su excelente artículo “Uso ritual de cannabis sativa: una encuesta histórico-etnográfica” escribe:

“..en el siglo XV a. C. se refirió el libro chino conocido como Rh-Ya, y en él se menciona la hierba Ma, la planta de cannabis Sativa … el Rh-Ya describe el primer uso ritualista o chamánico de la planta “ (Hurst, (ed); 1990; p 217)

“El uso históricamente documentado del cannabis en las costumbres funerarias de los antiguos escitas, un pueblo nómada que se extendía hacia el este hasta lo que ahora es el centro de Siberia, parece haberse originado con su derrota y breve dominación por los getas tracios a principios del siglo VI a. C. Los Getas eran una sociedad bien organizada de jinetes y cazadores …… Sus chamanes conocidos como Kapnobatai, usaban humo de cáñamo para inducir visiones y trances oraculares” (Hurst, (ed); 1990; p 223).

“El arqueólogo soviético S. I Rudenko descubrió evidencias arqueológicas adicionales para el uso de cannabis sativa para inducir trances en los ritos funerarios escitas” (Hurst, (ed); 1990; nota al pie p223)

“Es cierto, sin embargo, según una tradición de la India, que la resina del cannabis, bajo el nombre de Vijaya, era la bebida favorita del dios Indra y se la daba a las personas para que pudieran alcanzar estados elevados de conciencia” (Hurst; (ed.); 1990; p225)

“Los derviches usaron resinas de cannabis mezcladas con aceites de semillas para producir un viaje “hipnótico” que, cuando se bebía con esa fuerza, inducía un trance como el sueño” (Hurst; (ed); 1990; p 226)

“Últimamente ha habido informes de rituales en los que la marihuana ha venido a reemplazar los alucinógenos aborígenes difíciles de obtener” (Hurst; (ed); 1990; p 229)

Históricamente, el cannabis se ha utilizado como una droga pharmakeutika, como un medio para “conectar” con el reino espiritual. El título del libro “Cannabis Spirituality” de Stephen Gaskin habla por sí mismo, Gaskin nos dice:

“Otra razón por la que uso cannabis es porque encuentro que se abre una experiencia religiosa de una forma más próxima” (Gaskin; 1997; p 40).

La Enciclopedia de Drogas Psicoactivas (plantas que fluyen) informa sobre las propiedades farmakeutikas del cannabis:

“No se sabe cuándo los chinos usaron cannabis por primera vez para lograr efectos alucinógenos … Sin embargo, en el siglo I a. C. las semillas de la planta todavía se quemaban en quemadores de incienso para dar a las personas la capacidad de ver espíritus” (Snyder (ed.); 1986, p43)

El libro “Green Gold The Tree Of Life” tiene una serie de fotografías en la contraportada y los comentarios descriptivos son los siguientes:

“El dios viviente más antiguo del mundo, Shiva preparando bnang (cannabis sativa). Shiva ha sido adorada por los santos, ahora conocidos como Sadhus, continuamente desde al menos 2700 a. C” (Bennet, Osbum y Osbum; 1995)

“Mitra sacrificando el toro de la creación para desgarrar una nueva vida. La bebida sagrada de los misterios (hoja de cannabis sativa de tres puntas) fluye de la herida” (Bennet, Osbum & Osbum; 1995)

El comentario en la contraportada dice en negrita:

“Cannabis Sativa desempeñó un papel importante en todas las religiones del Viejo Mundo desde los albores de la civilización hasta la edad oscura, cuando su uso sacramental estaba prohibido” (Bennet, Osbum & Osbum; 1995)

Los autores citan al Dr. Sumac:

“Se sabía que los hechiceros de estas tribus tracias habían quemado flores de cannabis hembra (y otras plantas psicoactivas) como un incienso místico para inducir trances” (Bennet, Osbum & Osbum; 1995; p 133)

El libro tiene más de 470 páginas en total, todo el tema del libro relata cómo el cannabis es un medio para lograr el conocimiento espiritual. La posición del libro está enfocada desde una perspectiva no bíblica. El trabajo hace lo que este documento también presenta, a saber, que el cannabis es un pharmakeutiko, una droga chamánica:

“Las tradiciones chamánicas de gran antigüedad en Asia y el Cercano Oriente tienen como uno de sus elementos más importantes el intento de encontrar a Dios sin un valle de lágrimas; siendo el cannabis quien desempeñó un papel en esto, al menos en algunas áreas y naciendo la filología que rodea el uso ritualista de la planta” (Bennet, Osbum & Osbum; 1995; página 4)

Aleister Crowley (quien se llamaba a sí mismo la Bestia), el ocultista se convirtió en miembro de la sociedad mágica (oculta) de 1890 conocida como “The Order Of The Golden Dawn”. Crowley creía que las drogas eran un medio para penetrar más allá del verdadero velo de la materia. Usaría drogas a menudo en rituales. Bennet escribe:

“En un ensayo de 1907, The Psychology of Hashish, Crowley escribió que en sus extensos estudios sobre la historia de lo oculto encontró esta historia constante. Despojado de sus accidentes cronológicos locales, generalmente llegaba a esto: “el escritor contaría sobre un joven, un buscador de Sabiduría oculta, que, en una u otra circunstancia se encuentra con un adepto; quien, después de varias pruebas obtiene de dicho adepto, para bien o para mal, una misteriosa poción de droga misteriosa, con el resultado de abrir la puerta del otro mundo …”.

“Después de “envenenarse” con “todas las drogas dentro (y fuera de) la Farmacopea” en busca de la preparación anterior, Crowley llegó a creer que esta sustancia era una “preparación sublimada o purificada de Cannabis Indica”. Antes de las teorías de Gordon Wasson, Jonathan Ott, Terrence Mckenna y otros por más de medio siglo, la Bestia llegó a especular que “esta intoxicación ceremonial constituye el ritual supremo de todas las religiones”

Contacto Alien

Desde una cosmovisión cristiana y bíblica, la comunicación y el contacto con las “formas de vida extraterrestres” no es otra cosa que la comunicación y el contacto con demonios o espíritus malignos. Un importante TCD es la interpretación cultural. Vivimos en la era espacial, y por ello, estamos más que familiarizados con los motivos “extraterrestres” a través de Hollywood y la televisión.
Nuestra interpretación cultural sobre la era espacial del contacto con otros “seres” es que, los “seres”, no son espíritus sino visitantes de una raza de extraterrestres más avanzada científicamente. Así llevamos por más de cincuenta años, desde que la tecnología humana nos llevó al espacio exterior y el fenómeno ovni desde entonces ha sido reportado.

El Dr. John E Mack ha investigado el fenómeno de la “abducción alienígena”. El escribe:

“Estos fenómenos no pueden entenderse dentro del marco de las leyes de la ciencia occidental, aunque, como he indicado, son totalmente consistentes con las creencias desarrolladas hace miles de años por otras culturas no occidentales” (Mack; 1994; p 32)

Él escribe que la abducción comienza por un “cambio sutil en la conciencia” (p 33). Sobre una “abducida” llamado Sheila, Mack registra un punto interesante:

“Ella también comenzó a tener sueños recurrentes en los que experimentaría terror, no podría moverse, y su cuerpo sentía como si estuviera vibrando o ‘lleno de electricidad’. Al principio lo llamó ‘sueños espirituales’ y su sensación era de que alguien o algo estaba controlando su cuerpo, como si estuviera ‘poseída por demonios” (Mack; 1994; p 70)

Durante 1992 el influyente y prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts fue el lugar de celebración de una conferencia de cinco días para explorar el fenómeno de la “abducción”. El premiado autor C. D. B. Bryan asistió a la reunión y escribió un libro sobre el tema. Él afirma:

“Algunos abduccidos entran en un grupo o canalización de la Nueva Era. Es un estado disociativo normal” (Bryan; 1995; P 33)

Al escribir sobre una abducida llamada Sue, Bryan registra que ella:

“Se ha convertido en una persona muy religiosa … y cree que estas experiencias fueron causadas por fuerzas demoníacas” (Bryan; 1995; página 40).

Bryan se refiere a Keith Basterfield, quien es de la UFO Research Australia:

“Basterfield propone que puede existir una correlación entre los eventos ovni (incluidos los secuestros) y los fenómenos paranormales como los poltergeists, las apariciones y la curación psíquica” (Bryan; 1995; P 40)

Bryan cita el trabajo de Thomas E Bullard sobre Dimensiones Folclóricas del Fenómeno OVNI:

“El reconocimiento de los paralelos folclóricos a los eventos ovni se ha convertido en un elemento básico en la literatura a medida que los investigadores se expanden aún más en el trabajo pionero de Vallee. Los ocupantes enanos informados en la mayoría de los desembarcos de ovnis tienen su paralelo en las creencias casi mundiales sobre el diminuto ser sobrenatural. Los efectos físicos y mentales de los encuentros cercanos, como el lapso de tiempo, la parálisis o las enfermedades posteriores, se asemejan a los efectos de los encuentros con fantasmas, hadas y demonios ……… la intrusión en el dormitorio de seres extraños en la noche [se compara] con visitas inusuales …… La comparación se ha centrado sobre motivos de imágenes, estructuras narrativas y patrones mitológicos extendidos, especialmente iniciación y viajes chamánicos… comunión con el mundo espiritual” (Bryan; 1995; P143).

La pregunta que sigue es reveladora:

“Estas similitudes parecen demasiado impresionantes para descartarlas y sólidas con pistas sobre la última naturaleza de los ovnis. ¿ Por qué los extraterrestres deberían actuar como hadas o demonios? no tiene sentido” (Bryan; 1995; p143)

Bulllard plantea la pregunta al revés. Se cuestiona por qué los demonios deberían actuar como extraterrestres. ¿Todo el fenómeno OVNI es un engaño? Esta posibilidad ha sido barajada por algunos ufólogos. Especialmente, el francés Jacques Vallee. Richard L Thompson, refiriéndose a la teoría de Valee, escribe:

“… el fenómeno OVNI, que Valee describió como un sistema de control que interviene en los asuntos humanos, pero siendo desconocido para nosotros y quizás oculto. Sugiere que puede estar dando a las personas experiencias notables que son esencialmente falsas y que son simples ilusiones generadas por sus propias mentes. En otras palabras, el fenómeno OVNI pretende engañar” (Thompson; 1993; P 188).

En el prefacio de la edición de 1997 del libro “Drogas y Magia”, George C Andrews, al escribir sobre la realidad de las entidades con las que se puede contactar durante la magia ritual y el uso de drogas, comenta:

“Las entidades involucradas pueden ser de otra dimensión o extraterrestres, o simultáneamente de ambas naturalezas, ya que los dos términos no son mutuamente excluyentes. En algunos casos, las deidades de las religiones antiguas pueden resultar idénticas a los extraterrestres contemporáneos, los mismos tipos de entidades que se manifestaron a nuestros antepasados que ahora se nos manifiestan a nosotros “ (Andrews; 1997; p11).

El Dr. Strassman correlaciona la investigación que participó con DMT (Dimetiltriptamina) y saca una conclusión bastante reveladora y perspicaz. Uno debe recordar que Strassman no viene de una posición religiosa-bíblica, sino que simplemente analiza la evidencia. Compara su investigación con DMT con la investigación del Dr. John E Mack, cuya área de investigación fue la “abducción extraterrestre”; Strassman escribe:

“La semejanza de los relatos de Mack sobre la abducción extraterrestre de ‘contactados’ con los descritos por nuestros propios voluntarios es innegable. ¿Cómo puede alguien dudar después de ver nuestros trabajos en estos dos últimos años? ¿Que la DMT provoca ‘típicos’ encuentros extraterrestres? con un registro de nuestros sujetos en la investigación con todas las referencias al DMT eliminadas, ¿alguien podría distinguir nuestros informes de los de un grupo de abduccidos? “ (Strassman; 2001: p 219).

La evidencia está sobre que muchos otros pasajes podrían haber sido citados. El peligro de los estados alterados de conciencia (ASC) y especialmente los inducidos por drogas es muy real. Cuando se toma este tipo de droga, se deja al usuario en un estado mental en el que aumenta la posible influencia de los demonios y los espíritus malignos. Dependiendo del medicamento utilizado, esta influencia puede garantizarse en algunos casos. Usando como ejemplo la ilustración de una casa, fumar cannabis es como dejar la puerta abierta. No significa que te vayan a robar todo, o definitivamente atraiga a quien la ocupe, pero se eliminan las salvaguardas “normales”. Pero son con las dosis más fuertes de cannabis y sustancias psicodélicas con las que realmente sí se atraen a ocupantes extraños.

¿Te quedarías en una habitación y seguirías sentado en una mesa si tus amigos comenzaran a usar una tabla Ouija? ¿A pesar de que no participaras directamente en el uso del tablero? ¿O te quedarías en una habitación en una sesión espiritista o en un ritual oculto?

Conociendo y comprendiendo la naturaleza pharmakeutika de ciertas drogas. ¿Sería prudente sentarse en una mesa o permanecer en una habitación si se supiera que las personas están bajo la influencia de drogas alucinógenas?

Permanecer entre un grupo de personas que comparten un porro de cannabis, incluso si no lo fumas tu mismo es ponerte en una situación ocultista. La esposa de Aldous Huxley, Laura, escribe:

“Ese día, como en muchos otros cuando era compañero de un “viajero”, la droga me afectó levemente, aunque no la tomé …… Es una de las muchas cualidades inexplicables de estos químicos. Quizás el aliento de una persona que ha tomado LSD tiene algún rastro de ello; tal vez sale de los poros de la piel. ¿O es este fenómeno debido a la hipnosis, la imaginación, la transferencia de energía  o la telepatía? ¿O a un proceso osmótico aún inexplicable?. Yo no sé. Sin embargo, es un hecho que algunos de los compañeros más sensibles sienten un ligero efecto del LSD cuando están en presencia de una persona que lo ha tomado. En su argot, esto se llama tener un “viaje gratis” (Horowitz y Palmer 1977; p76).

La Iglesia cristiana despierta a los peligros del uso recreativo de drogas entre nuestros jóvenes. Estamos en guerra, reconocemos la presencia de enemigos en nuestra sociedad.

Que Dios les dé entendimiento a todos los lectores.

 

 

Fuente original

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 28, 2020 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , ,

El perdurable enigma ovni

Por Dean Radin

 

 

“Si la primera responsabilidad de los académicos es decir la verdad, entonces la verdad es que después de sesenta años de ovnis modernos, los seres humanos todavía no tienen idea de lo que son y ni siquiera están tratando de descubrirlo. Eso debería sorprendernos y perturbarnos a todos y, poner en duda la estructura de la regla que lo requiere y lo sostiene “.

Alexander Wendt y Raymond Duvall, “Sovereignty and the UFO”. (2008)

El 8 de enero de 2008, un OVNI fue visto sobre la ciudad de Stephenville, en el norte de Texas, fue un avistamiento masivo con varios testigos independientes y creíbles, incluido un agente y un jefe de policía, un piloto privado y un antiguo operador de control de tráfico aéreo, convirtiendose ello en noticias mundiales. Al menos se observaron varios aviones militares volando cerca del avistamiento esa misma tarde, y el radar de tierra apuntó el objeto y confirmó los hechos. El ovni voló en completo silencio; se estimó que tenía entre 500 y 1.000 pies de largo; no disponía de baliza de transpondedor (requerida por todas las aeronaves); acelerado y desacelerado de modo que ningún avión conocido podría hacerlo; y en un momento se dirigió directamente hacia el rancho del presidente Bush en el pueblo cercano de Crawford. Las Fuerzas Aéreas han negado firmemente que ocurriera algo inusual. En abril de 2008, el ex Ministro de Defensa y Ministro Principal de Canadá, Paul Hellyer, dijo en una conferencia en Maryland: “Tenemos un problema cuando la política oficial de Estados Unidos insiste en que los ovnis no existen”. El velo del secreto debe ser levantado, y ahora, antes de que sea demasiado tarde. En mayo, el Ministerio de defensa británico puso a disposición del público sus archivos secretos sobre ovnis a través de su sitio web oficial. Ese mismo mes, el principal astrónomo del Vaticano, el reverendo José Gabriel Funes, publicó un artículo en el periódico Vaticano que decía que no había conflicto entre creer en Dios y también en nuestros hermanos extraterrestres. En julio de este año, el fundador de IONS, Edgar Mitchell, declaró en un programa de radio británico que tuvo el privilegio de estar presente en el hecho de que hemos sido visitados en este planeta, y el que fenómeno OVNI es real. Los comentarios de Mitchell crearon una tormenta en los medios y fueron citados por la mayoría de los principales medios de comunicación.

¿Tiempo para el pánico?

Para aquellos que no prestan mucha atención a los ovnis, tales eventos pueden parecer sorprendentes o alarmantes. Pero la ola de interés de los medios no es realmente una noticia. Durante décadas, los astronautas, los funcionarios del gobierno y los ex oficiales militares han mantenido que el fenómeno OVNI es digno de una investigación seria. Sus historias pueden encontrarse en cientos de libros, en miles de artículos y en innumerables sitios web. Sus afirmaciones están respaldadas por un número creciente de documentos militares y de inteligencia que fueron clasificados como secretos y obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

El enigma ovni es un fenómeno complejo. Por un lado, sugiere que algo asombroso puede estar en marcha. Por otro, el tema es estrictamente tabú en los círculos académicos y gubernamentales, y está impregnado de exageraciones, paranoia y escepticismo en la prensa, o en las películas y la televisión. La tensión esquizofrénica creada por algo potencialmente maravilloso del que no podemos hablar pero que estamos obligados a reflexionar conduce a la desconfianza de las autoridades científicas / políticas y al pensamiento conspirador. Y lago peor, la idea del OVNI como real, como un peligro claro y presente, puede llevarnos al límite. Estos intrusos violan nuestro espacio aéreo y los océanos con impunidad. Espiaban nuestras instalaciones secretas de armas nucleares. Secuestran a víctimas desventuradas al atravesar paredes. Incluso pueden estar confabulados con grupos nefastos de nuestro propio gobierno.

¿Ya es hora de entrar en pánico?

La respuesta científica es negativa según el informe de Science and Engineering Indicators 2000 y de National Science Foundations (NSF). Este informe nos asegura que las creencias en historias antiguas ​​como en cosas como los ovnis y los extraterrestres son simplemente un signo de mala educación científica. Las personas educadas saben, o deberían saber, que la evidencia de los ovnis se basa en gran medida en el testimonio de testigos oculares, que por supuesto no es confiable. El resto puede explicarse como engaños, pájaros, estrellas, satélites, re-entradas, plasmas eléctricos, el planeta Venus y, ocasionalmente, nuestro propio avión secreto y nave espacial. Desde la década de 1940 hasta la década de 1960, la Fuerza Aérea de EE. UU. fue acusada de investigar avistamientos de ovnis para aliviar la preocupación pública. Durante más de veinte años registraron más de 12,000 casos. Una revisión oficial no encontró amenaza para la seguridad nacional ni evidencia de visitas extraterrestres. En lo que respecta a la Fuerza Aérea, todo estaba bien. Pero dados los miles de millones de sistemas estelares en el universo y suponiendo que la evolución funciona más o menos de la misma manera en todas partes, el espacio debe estar saturado de criaturas inteligentes. Muchos de ellos estarían mucho más avanzados que nosotros porque, en términos cósmicos, nuestro sistema solar aún es joven.

Entonces, ¿dónde están? preguntó el físico Enrico Fermi, quien planteó esta paradoja en 1950. ¿Por qué no hemos escuchado ni pío de nuestros hermanos extraterrestres?

Quizás tenemos.

Las declaraciones sobre ovnis ofrecidas por astronautas, presidentes, senadores, ministros de defensa y generales proporcionan pistas importantes de que algo está sucediendo. Si bien los escépticos rechazan rápidamente tales argumentos como una apelación a la autoridad, de manera realista, casi todo lo que sabemos sobre el mundo se basa en aceptar lo que los expertos nos dicen. Nadie tiene los conocimientos ni los recursos para confirmar personalmente todo lo que aparece en la enciclopedia. Aprendemos sobre el mundo a través de redes de maestros, amigos de confianza y autoridades reconocidas. Los astronautas del Apolo en particular fueron rigurosamente entrenados para ser los mejores, los más brillantes y las personas más hábiles y racionales en la Tierra, y más de una docena en varios programas espaciales de la NASA afirman haber visto un OVNI. ¿Qué mejor autoridad podría haber sobre los objetos que vuelan en el espacio que las personas que realmente han estado allí?

Secretos clasificados

Si el porcentaje de objetos voladores verdaderamente no identificados, aquellos sin una explicación plausible conocida fuera pequeño, digamos del 1 al 2 por ciento, entonces podría haber algún derecho en la idea de que algún día se entenderían bien esos avistamientos como fenómenos raros pero perfectamente normales.
Pero el porcentaje real de incógnitas es mucho mayor, del 20 al 30 por ciento, dependiendo de la colección de casos. Además, los casos no resueltos con evidencias de mejor calidad tienen más probabilidades de clasificarse como no identificados que aquellos de peor calidad.
A la luz de tales evidencias, uno podría concluir por qué la Fuerza Aérea sigue afirmando que no sucede nada interesante: como un padre que insiste a un niño en que no hay un fantasma en el armario, pero no se atreve a admitir su propia preocupación, especialmente si se trata de asuntos nacionales pues la seguridad se ve en juego. A través de los documentos obtenidos por la FOIA, ahora podemos confirmar que las negaciones de las Fuerzas Aéreas fueron realmente una artimaña. De hecho, muchas agencias gubernamentales han recopilado informes dentro de programas clasificados. Por ejemplo, una demanda de la FOIA reveló que en 1952 la CIA continuó recolpilando informes de ovnis a pesar de que afirmaba que había cerrado todas sus investigaciones. Como se informó en 1979 en el New York Times, un memorando secreto de la CIA recomendó que la agencia continuara estudiando los informes de ovnis, y agregó que se recomendaba enfáticamente que ningún indicio de interés o preocupación de la CIA llegara a la prensa o al público. Los análisis históricos de casos de ovnis, como los que se mencionan en el exhaustivo libro UFO de Richard Dolans sobre el Estado de Seguridad Nacional, dejan en claro que no solo se han tenido pruebas de alta calidad durante mucho tiempo, sino que casi seguro que, los proyectos clasificados se han mantenido activos. También hay informes persistentes de que a las personas con acceso a información altamente clasificada, desde presidentes y senadores hasta generales y almirantes, se les ha negado el acceso a información sobre ovnis por no tener la necesidad de saber. ¿Quién está determinando esa necesidad? ¿Cómo? ¿Y por qué?

¿Es la era espacial un mito?

El fenómeno OVNI es lo realmente inquietante, pero esa incomodidad aumenta significativamente cuando uno considera a sus primeros indicios: círculos de cultivos, orbes, hombres de negro, contactos y secuestros alienígenas, comunicaciones telepáticas, etc. Este complejo fenomenológico lógicamente se asemeja a las experiencias reportadas en estados chamánicos, psicodélicos, místicos, religiosos y psíquicos, y, al folklore, la mitología y la tradición. Quizás estos fenómenos aparentemente dispares puedan estar relacionados de alguna manera. Una justificación completa de esta sugerencia está más allá del alcance de este artículo, pero considere lo siguiente: “La era moderna del platillo volador comenzó en junio de 1947 cuando el piloto Kenneth Arnold vio una serie de discos voladores que realizaban maniobras extrañas, como lo haría un platillo si  saltara a través del agua”. La edición del 26 de junio del Chicago Daily Tribune citó de Arnold: “Lo vi. . . Una serie de objetos que viajaban increíblemente rápido. Eran plateados y brillantes y parecían tener forma de plato”. Treinta años antes del encuentro con Arnold, ocurrió una maravilla similar en Fátima, Portugal. Tres niños informaron que estaban siendo visitados por la Santísima Virgen María. En septiembre de 1917, miles de testigos informaron haberla visto llegar en un haz de luz, un inmenso globo que volaba hacia el oeste, a velocidad moderada. Al mes siguiente, la multitud había aumentado a 70,000. Uno de ellos, la profesora Almeida Garrett de la Universidad de Coimbra, escribió más tarde (como lo contó Jacques Vallee en su libro Mensajeros del engaño): “De repente, el sol brilló a través de la densa nube que lo cubría: Todos miraron en su dirección. Parecía un disco, de un contorno muy definido. . . Este disco de forma clara de repente comenzó a girar. Giraba cada vez con mayor velocidad. De repente, la multitud comenzó a llorar de angustia. El sol, que giraba todo el tiempo, comenzó a caer hacia la tierra, rojizo y sangriento, amenazando con aplastar a todos bajo su peso”.

Tales experiencias se informan no como fantasía, sino como realidad, a menudo más intensamente real que la vida cotidiana. Los observadores los interpretan de acuerdo con sus expectativas y cultura. Los peregrinos religiosos en Fátima lo vieron en un cielo despejado como un milagro religioso; el piloto Kenneth Arnold lo vio como naves voladoras. Otros pueden percibir fantasmas de los muertos, apariciones de los vivos, elfos, haces de luz o extraterrestres. Los occidentales tienden a ver naves espaciales tecnológicamente sofisticadas pilotadas por humanoides, directamente similares a los efectos especiales de la película de Star Wars. Esperamos recibir señales de radar de máquinas aparentemente sólidas, y a veces lo hacemos. Uno de los primeros en explorar la noción de la mitología que se manifiesta como realidad física fue el psicoanalista Carl Jung, quien en 1957 publicó el libro: “”Sobre cosas que se ven en el cielo”.

Más recientemente, los autores Jacques Vallee (Dimensions: A Casebook of Alien Contact) y Keith Thompson (Angels and Aliens: UFOs and the Mythic Imagination) y los folkloristas Peter Rojcewicz y Thomas Bullard han escrito sobre los paralelos entre los ovnis, el folklore y la mitología. El mito de la era espacial no implica que los avistamientos de ovnis o encuentros con ángeles, extraterrestres, hadas, duendes, elfos o demonios sean fantasías. Más bien, sugiere que algunas de estas experiencias pueden ser literalmente psicofísicas, difuminando los límites convencionales entre las realidades objetivas y subjetivas. Algunos pueden objetar que esta propuesta no tiene en cuenta las huellas físicas asociadas con algunos informes de ovnis, pero esto interpreta mal lo que Jung y otros han propuesto. Sugieren que el mundo manifiesto emerge de la mente, es decir, que la mente da forma a la materia.

¿Dónde hemos escuchado esto antes?

En su libro Global Mind Change, el ex presidente de IONS, Willis Harman, discutió tres formas básicas de mirar el mundo. Llamó a la actual visión científica occidental del mundo monismo materialista, o M1. Dentro de M1, todo, tanto la materia como la energía, está hecho de una sola sustancia. De la materia emerge todo, incluida la ilusión generada por el cerebro llamada mente. En M1, los ángeles y los extraterrestres que atraviesan las paredes son puntos de trama finos para un episodio de The Twilight Zone, pero son imposibles en el mundo real. En M1, los ovnis son concebibles, pero solo en términos de naves espaciales físicas y sólidas con pilotos humanoides. La mayor parte del mundo tecnológico moderno se creó sobre la base de suposiciones M1, por lo que tiene un enorme poder de persuasión. Pero toda la panoplia de experiencias noéticas desafía las explicaciones materialistas, lo que sugiere que M1 es una visión del mundo incompleta.

Todas las culturas describen taxonomías detalladas de estas anomalías; incluyen, entre otros, los siddhis hindúes, los carismas católicos, los logros sufíes y, en las sociedades indígenas, la magia chamánica. La segunda cosmovisión de Harmans, M2, representa el dualismo, que supone dos tipos de sustancias fundamentalmente diferentes en el universo, la materia y la mente. Muchos científicos hoy rechazan el dualismo porque plantea el problema de cómo dos sustancias profundamente diferentes podrían interactuar en absoluto. Además, parece fastidioso exigir que el universo mantenga (al menos) dos esencias distintas, cuando sería mucho más simple tener solo una.

La tercera visión del mundo, M3, es trascendental o mentalmonismo, que Harman argumentó que es la fuente de ambos. sabiduría perenne y la cosmovisión emergente del siglo veintiuno. En M3, la conciencia es primaria, y la materia y la energía son propiedades emergentes de la conciencia. M3 acomoda todo lo que permiten M1 y M2, así como fenómenos deshonestos como extraterrestres telepáticos, ovnis tímidos de observación y ovnis manifestados de mente colectiva. La evidencia a favor de M3 se ha ido acumulando lentamente durante más de un siglo. Libros recientes como Mente irreducible, Mentes enredadas y Medición de lo inconmensurable discuten en detalle la evidencia empírica, que abarca desde fenómenos psíquicos hasta genio creativo e interacciones cuerpo-mente hasta evidencia que sugiere reencarnación.

Un tabú persistente

Si Willis Harman tenía razón y, como especie, estamos evolucionando hacia una visión del mundo M3, entonces nuestra comprensión futura del enigma de los ovnis probablemente será una desviación radical de cualquier cosa que podamos imaginar hoy. Pero a falta de una explicación viable, una cosa ya está clara: es un fenómeno digno de estudio serio. Uno espera que nuestros líderes tengan el coraje de romper el tabú OVNI que ha intimidado el interés científico de las corrientes principales en estos y otros fenómenos relacionados. Con suficiente financiación a largo plazo y acceso a las tecnologías inmensamente poderosas (y en su mayoría militares), ya instaladas para detectar objetos voladores que se encuentran prácticamente en cualquier parte del mundo, obtendríamos una oportunidad mucho mayor de comprender mejor estos fenómenos potencialmente paradigmáticos. Pero mientras el OVNI siga siendo un paria de los pasillos de la ciencia y la erudición, el tabú persistirá. Por supuesto, algunos pueden preferirlo de esa manera.

 

Fuente.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 24, 2020 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

La Comunicación Trascendente: El misterio de la Transcomunicación

Por Francisco Cabrera

INTRODUCCION

Nunca hemos sabido por qué el ser humano anda siempre tras la experiencia del saberse acompañado, de confirmar que las ideas trascendentales sobre la existencia de otra vida más allá de nuestra muerte son ciertas. Así es como en muchas ocasiones nos encontramos ante fenómenos que parecen reafirmar esas ideas, pero como siempre, nos queda una duda. Como el ser humano, por naturaleza es obstinado, ante la duda no quiere echarse atrás y es por eso por lo que su empeño por saber si realmente vivimos después de nuestra muerte alcanza metas insospechadas en las investigaciones científicas de esta fenomenología.
Desde mucho tiempo atrás el ser humano ha conocido y practicado los más diversos medios de “comunicación” con esos otros mundos. A veces con fines adivinatorios, otros con fines de evolución interior y otras tantas con fines muy oscuros, indescifrables.

Pero no vamos a dedicarnos a desglosar esos fenómenos que antaño cubrió nuestra curiosidad, sino el que ahora se nos plantea de una forma más “física”, por decirlo de alguna manera. El fenómeno de la transcomunicación es propio de este siglo y, aunque en la actualidad, esta denominación no sea la más correcta etimológicamente hablando se le continúa conociendo en la mayoría de los círculos como tal. Pero ahora los investigadores serios intentan descorrer el velo del misterio con respecto a este fenómeno que comienza poco a poco a conocerse con esta clasificación englobando aspectos de un fenómeno ciertamente muy viejo y que va de la mano de la tecnología instrumental. La palabra no es para menos, y su desglose representa una comunicación por medios tecnológicos de una fuente, al parecer, de origen trascendente, es decir, algo que se escapa de nuestro nivel de conciencia. Muchos opinan que la el origen de estas comunicaciones se encuentra en una localización dimensional o prefieren pensar que realmente nos estamos comunicando con entidades de otros planos, de ese tan desconocido “más allá”. Sin embargo, realmente, no conocemos ni la procedencia de estos sonidos, voces, textos o imágenes, ni como se producen los mismos, lo que significa que estamos como al principio. Llámese psicofonía, psicoimagen, teleparafonía, el caso es que hemos adelantado un paso muy pequeño, pero lo hemos hecho, y eso es lo importante.
Todas mis experiencias que tuve de novato me enriquecieron enormemente con respecto al tema de las investigaciones de transcomunicación y, hoy por hoy, se que una de las cosas más importantes, es la de mantener siempre una crítica sostenida y una tremenda capacidad de análisis.

Pero hay algo mucho más importante que eso: la paciencia y la perseverancia. Las comunicaciones trascendentes requieren de estas formaciones en el investigador, y sin las cuales no sería posible llegar a conclusiones objetivas.
Otra de las ideas a las que se llega en este tipo de asuntos es si verdaderamente nos estamos comunicando con ese más allá, con seres que no pertenecen a esta dimensión que conocemos. Creo que siempre nos quedará esa duda, quizás bella y necesaria para continuar impulsando a otros a seguir buscando en las fronteras de lo invisible una respuesta a esa eterna pregunta: ¿qué hay después de la vida? Y aunque intuyamos lo que ya venimos intuyendo desde hace algunos siglos siempre rondará en nuestra mente. Pero no importa, porque tras las barreras de la existencia material está la respuesta a todas esas dudas.

HISTORIA DE LA PSICOFONIA

Primeros intentos de comunicación

Desde que el ser humano conoce su muerte como destino físico en la tierra, siempre sintió la imperante necesidad de saber que hay más allá, si es cierto que “continuamos” nuestra existencia con otras envolturas. Así surge la idea de comunicarse con el más allá, con los seres que lo habitan, con seres ya fallecidos e incluso en la actualidad con seres de otros planos distintos de existencia.
Este deseo de comunicación se materializa a través de la construcción de aparatos usando la tecnología electrónica. Con esta idea comienzan las corrientes espiritistas a teorizar la posibilidad de comunicarnos con entes desencarnados por medio de la radio.

Estados Unidos, 1920

Es en este año cuando la revista Scientific American consigue una entrevista con el conocido Thomas Alva Edison (1847-1931), quién desarrollo la bombilla eléctrica y el fonógrafo, invento este que surgió de su cerebro por su interés hacia los fenómenos espiritistas. Este instrumento se basaba en las investigaciones que llevaba a cabo sobre la posibilidad de comunicarse con personas fallecidas. El ingenioso inventor creía con firmeza que existía una frecuencia de radio entre onda larga y onda corta que le permitía entrar en contacto telepático con el más allá. En esta entrevista, Edison comentaba:

«Si nuestra personalidad sobrevive, es estrictamente lógico y científico suponer que retiene la memoria, el intelecto y otras facultades y conocimientos que adquirimos en este mundo. Por lo tanto, si la personalidad sigue existiendo después de lo que llamamos muerte, resulta razonable deducir de quienes abandonan la Tierra desearían comunicarse con las personas que han dejado aquí… Me inclino a creer que nuestra personalidad podrá afectar a la materia en el futuro.
Entonces, si este razonamiento fuera correcto, y si pudiéramos crear un instrumento tan sensible como para ser afectado, o movido, o manipulado por nuestra personalidad -tal como ésta sobrevive en la otra vida-, semejante instrumento, cuando dispongamos de él, tendría que registrar algo.»

Londres, 1936

Llegando a investigarse este medio, Sir Oliver Lodge, presidente de la Sociedad Psíquica de Londres ya hizo mención del fonógrafo como medio de comunicación con seres difuntos.

Italia, 1937

Ha pasado un año. Mientras se realizan algunos estudios sobre la comunicación con el más allá, el conocido inventor italiano del telégrafo sin hilos, Guglielmo Marconi, ya andaba trabajando secretamente hasta su muerte en un curioso proyecto: la creación de un invento que serviría para recoger voces del pasado e incluso poder grabar las palabras de Jesús en la cruz.

Primeras psicofonías

Los primeros registros psicofónicos se dieron con las grabaciones de un médico inglés, Thomas E. New, mientras recogía en el campo los ruidos de los insectos. Entre estos ruidos naturales se encontró con unas voces de apariencia humana que no pudo interpretar. Así pudo reunir un conjunto de grabaciones en un trabajo finamente elaborado y presentado posteriormente a una entidad científica. Pero la mentalidad abrupta de estos científicos no podía admitir tan peculiar fenómeno y le aconsejaron al señor New que dejara el asunto si no quería caer en el desprestigio. Y así lo hizo New, siguiendo el consejo al pie de la letra.
Algo muy similar le ocurrió también a un alemán, Karl Hintzmann, trabajando también en el campo y escuchó unas extrañas voces en la cinta magnetofónica sin poder entender su contenido. Pero este también decidió zanjar el asunto de un plumazo; al menos este dejo constancia del singular fenómeno.

Milán, 17 de septiembre de 1952

En esta fecha, ya pasados muchos años y tras trabajar con la idea de la comunicación, se decide realizar la primera investigación de forma rigurosa en materia de psicofonías. Estas pruebas se realizarían en el laboratorio de física de la Universidad del Sagrado Corazón de Milán. Fue el padre Gemelli quien obtuvo una serie de voces en presencia del padre Pellegrino Ernetti. Durante toda la década de los cincuenta, ambos padres continuaron con las investigaciones en este campo, realizando algunas pruebas científicas del fenómeno. Así, el 29 de octubre de 1986, el padre Pellegrino Ernetti, ya anciano, es entrevistado por la revista Oggi, en la que explicó los resultados de sus estudios durante los 30 años de investigación en este terreno.

Friedrich Jürgenson. Verano de 1959

Equivocadamente se ha vinculado a Friedrich Jürgenson el descubrimiento de las psicofonías, cuando en realidad fue el detonante para su divulgación y estudio científico. Si bien es cierto que fue él quién impulsó a muchos investigadores a tener presente este fenómeno que ya se comenzaba a incluir en la denominación de “paranormal”.

Friedrich Jürgenson nace en Odessa en 1903 y a sus cuarenta años fija su residencia en Estocolmo. Estudió arte y música, fue cantante de ópera, pintor y productor de cine.

Primeras psicofonías de Friedrich Jürgenson

Su primer encuentro con las psicofonías tuvo lugar el 12 de junio de 1959, fecha en que se inicia un nuevo proceso en los fenómenos de transcomunicación. Un suceso insólito para Jürgenson se originó en los bosques suecos mientras dedicaba su tiempo a grabar el trino de los mirlos y pinzones para la banda sonora de uno de sus documentales. Al regresar a su casa para oír los registros obtenidos encontró junto al canto de los pájaros, otros sonidos que no pudo identificar creándole parte de molestia y parte de curiosidad, y que fue lo que le impulsó a dedicarse casi de lleno al estudio de este fenómeno. Una de las cosas que oyó claramente fue la voz de un hombre que, en noruego, le hablaba del canto pájaros nocturnos, luego escuchó otros sonidos de arrullo y gorjeo evidentemente de pájaros, pero no de aquellos pájaros a los que se les había orientado el magnetofón. Entre estos sonidos le parece a Jürgenson oír el canto de un avetoro, pájaro que no se encuentra en la región donde Jürgenson realizó la grabación. Jürgenson decide volver al lugar con sus aparatos y consigue grabar de nuevo algunas voces, entre ellas algunas que lo llamaban por su nombre así como la de su madre fallecida desde hacía cuatro años, diciéndole:

– “Friedel, mi pequeño Friedel, ¿puedes oír?”

Y otras frases como:

– “Friedrich, te estamos observando”

Su perro Carino, reaccionó a la llamada de su nombre. Asimismo aparecieron voces en distintos idiomas, tales como el sueco, alemán o letón. Narra Jürgenson en su libro Conversaciones por radio con difuntos:

«me llamó la atención el hecho extraordinario de que precisamente a mí, que trataba de registrar cantos de aves, me enviasen cantos de pájaros nocturnos noruegos, justamente en el momento en que estaba haciendo funcionar el magnetófono»

28 de diciembre de 1959

Tras toda esta fenomenología, Jürgenson realiza la primera sesión pública ante siete testigos, entre ellos el doctor Björkhem, Arne Weisse, un colaborador de la radio sueca y el parapsicólogo Hans Bender, consiguiendo obtener voces ante la presencia de sus siete testigos. El parapsicólogo Hans Bender nos cuenta su experiencia que vivió en una de estas sesiones:

«28 de diciembre de 1959. A las 19,30, dijo Jürgenson “ahora” y puso en marcha el magnetófono, acoplado a un micrófono. Al oír la cinta, se descubrió que una voz de hombre decía claramente “Poskala”. En el libro (de Jürgenson) se identifica esta palabra con el nombre de una localidad sueca. Nueve años después se indicó otra posibilidad más admisible. Esta palabra significa en fines “mejilla contra mejilla”, lo que podría cuadrar mejor con la interpretación. La conversación tuvo lugar en sueco. Cuando Jürgenson respondió a una pregunta “monga, monga” (muchos, muchos) se oyó al poner en marcha el aparato la voz de un anciano que decía “tanto partis”, lo que interpretó Jürgenson como una combinación del italiano “tanto” y el inglés “parties”, considerándolo como una continuación de su respuesta. Una de las señoras formuló una pregunta al doctor Björkhem, que éste respondió. Pero la cinta daba una sucesión de sonidos completamente distintos. Se oía la voz de Björkhem como fondo y unas palabras que no eran de la misma voz. Decían “Stackars lilla Björk” (“pobre pequeño abedul”), lo que, según Jürgenson, podría ser una alusión a la grave enfermedad de corazón que poseía. Una voz de mujer, que había llamado previamente al hijo de Jürgenson diciendo su nombre en diminutivo, exclamó en voz bastante alta, con acento finés:

“Tanner, Tanner, ¿Dónde está Tanner?”, preguntó Arne Weisse, bastante disgustado por lo que no comprendía pero le intranquilizaba, “I Sverige” (en Suecia), respondió la voz. Tres años después recibió Jürgenson el libro “The Great Problem”, del autor inglés L. Johnson, en una de cuyas páginas aparece dos veces, en dos líneas consecutivas, la palabra “Tanner”, nombre de un médium inglés.
Se decidió poner en marcha el magnetófono y guardar silencio. Al escucharlo después, se oyeron ruidos amortiguados procedentes de la calle y luego, de pronto, una voz de hombre que decía, acentuando la primera sílaba: “grécola”. Unos segundos después, la señora Weisse rompió el silencio y dijo: “Si no tuviese miedo iría ahora a la cocina”. Allí había acostado a su hijita. En 1963, se pensó que podría tratarse de la palabra latina “graecola”, que significa pequeño griego y también, entre otros sentidos despectivos, “cobarde”. La sesión experimental terminó con una especie de diálogo entre Arne Weisse, cuya actitud oscilaba entre el escepticismo y la inquietud, y una voz que dijo, entre otras cosas, “eres muy frío”»

Verano de 1964

Jürgenson realizó multitud de experimentos con diferentes equipos de parapsicólogos obteniendo resultados verdaderamente sorprendentes, pero la fiabilidad de estos experimentos se mantenía débil, hasta que al fin sus grabaciones llegan hasta el Instituto de Zonas Limítrofes de la Psicología y la Psicohigiene, en la Universidad de Friburgo, en Alemania. Allí emprendió una larga serie de investigaciones junto al director de esa universidad, Hans Bender. Estas investigaciones dieron comienzo en el verano de 1964 y duraron varios años. Se trasladaron al Instituto Alemán de Física, en Northeim. Además de Hans Bender participó el físico y director del Instituto de Northeim, B. Heim, un ingeniero de sonido, W. Schott, el doctor F. Karger y un alumno de filosofía llamado G. Vilhjalmsson.
En este experimento se usó un magnetófono tipo Uher-Report, propiedad de Friedrich Jürgenson, y otro igual, del Instituto de Friburgo, además de un Grundig-stereo, y un aparato Telefunken, que se situó en una sala contigua para el control a distancia. Según los resultados de Hans Bender:

«El experimento exploratorio de Northeim sirvió en una primera etapa para el establecimiento del planteamiento del problema. No quedaba ninguna duda de que en cintas sonoras completamente nuevas, en las que debía excluirse toda manipulación tramposa aparecían manifestaciones de fenómenos sonoros cuyo origen se desconocía. El examen de las hipótesis consideradas se limitó de momento a las impresiones recogidas por micrófonos, puesto que las recibidas por radio planteaban la dificultad de distinguir entre las emisiones normales o fragmentos de ellas y posibles inclusiones.
Sólo el contenido de informaciones personales claramente reconocibles podía ofrecer alguna seguridad para una adecuada evaluación»

Durante todo ese tiempo, Jürgenson y los aparatos que se emplearon fueron sometidos a rigurosos exámenes. Al fin los resultados fueron satisfactorios y la realidad del fenómeno pareció quedar plenamente demostrada.
Jürgenson continuó recopilando grabaciones paranormales y más tarde escribió dos libros sobre el tema: Voces del Universo y Conversaciones por radio con difuntos. Jürgenson estaba totalmente convencido de que las voces que obtenía eran mensajes emitidos por personas ya fallecidas.

Octubre de 1965

A últimos de octubre de 1965, se realizaron experimentos en Nysund, localidad próxima a Mölnbo (Suecia) entre Friedrich Jürgenson, el físico B. Heim y el ingeniero de sonido W. Schott. B. Heim dice en su informe:

«Aún con la más radical aplicación de todas las críticas, queda siempre un resto inexplicable que, según nuestras observaciones, parece ligado a la persona del señor Jürgenson»

Durante la década de los años cincuenta, Jürgenson, interesado por el espiritismo, realiza algunos trabajos para el Vaticano. Obtiene así una exclusiva para la filmación de una película en torno a la figura del Papa y se le autorizó para que hiciese un documental sobre el conocido fenómeno de la licuefación de la sangre de San Genaro, fenómeno que no había sido permitido investigar desde 1904. Es obvio que el Vaticano confiaba en Jürgenson y en sus documentales -él mismo afirmaba que había encontrado en el Vaticano a personas interesadas por los estudios que realizaba sobre psicofonías-, fiel a los altos mandatarios de la Iglesia Católica, fidelidad esta que quedó sobradamente demostrada al ser condecorado en 1969 por el mismo Papa Pablo VI con la Cruz de Comendador de la Orden de San Gregorio Magno.

Konstantin Raudive. 1965

Este investigador sueco nace en Letonia en 1909. Estudió filosofía, psicología e historia de la literatura en las Universidades de París, Madrid, Edimburgo y Upsala. Desde 1969 perteneció a la Unión Parapsicológica de Suiza y desde 1965 vivió en Badkrotzingen, Alemania Occidental, como invitado de honor.
Al mismo tiempo que Jürgenson, se encontraban ya varios grupos repartidos por todo el mundo experimentando con las psicofonías. Desde Estocolmo, Konstantin Raudive comenzó a realizar pruebas de psicofonías convencido de que se trataban de comunicaciones con los difuntos a través del magnetofón. Fue gracias al fuerte interés del letón Raudive que el inventor austríaco Franz Seidl fabricara el Psicofón o Psitrón, instrumentos cuya función era la de recibir las voces y los sonidos paranormales con más claridad.

Primeras psicofonías de Konstantin Raudive

Raudive se interesó mucho por el peculiar encuentro que tuvo con Jürgenson con las psicofonías. Tal es así que acabaron por conocerse y siendo buenos amigos. Raudive cuenta así sus primeros encuentros con las psicofonías y con su futuro amigo Jürgenson, tras 17 días de pruebas sin ningún resultado, excepto murmullos y algún que otro disílabo:

«Después de una lectura repetida y cuidadosa del libro de Jürgenson -Voces del Espacio-, vi claramente que el autor debía ser una persona muy sensible y muy sugestionable. Muchas de sus ideas me parecían ser obra de una viva imaginación capaz de evocar imágenes en un cuarto vacío y voces donde no hay más que un monótono ruido, Más adelante, sin embargo, el autor expone un hecho inaudito: afirmaba que con ayuda de un magnetófono, un micrófono y una radio podía grabar en una cinta magnetofónica las que el llamaba “voces del espacio”, que no procedían de ningún lugar físico, sino de un mundo que contrasta con el nuestro, de un mundo espiritual: ¡Eran las voces de los difuntos! Jürgenson da una descripción detallada de este suceso en su libro “Radiotelefonía con los difuntos”. No sólo oía las voces de cercanos parientes y de amigos, sino también las de personajes históricos de épocas recién pasadas… Jürgenson menciona un gran número de tales voces, todas ellas grabadas en cintas magnetofónicas en el transcurso de varios años.
En casi todas las páginas del libro me vi enfrentado con alguna pregunta incontestada y por ello me puse en contacto con el autor, en abril de 1965, pidiéndole que hiciera una demostración.
Debo confesar que desde el primer momento sentí simpatía por Friedrich Jürgenson, por su sinceridad y profunda implicación emocional… Tres personas, aparte de mi mismo, presenciaron la demostración: doctora Zenta Maurina, una maestra y la señora Jürgenson…
Escuchamos una selección de las grabaciones. Sobre el fondo de los ruidos ordinarios de la cinta, se oían voces; podíamos percibirlas, pero, por falta de práctica, la identificación se hacía difícil a nuestro oido, teniendo que repetirse varias veces hasta que nuestro órgano auditivo se acostumbró a su ritmo extraordinariamente rápido. En la primera grabación que hizo Jürgenson por micrófono en nuestra presencia, aparecieron algunas voces que de ninguna manera podían atribuirse a los que estábamos presentes. La doctora Maurina, por ejemplo, mencionó que ella tenía la impresión de que los habitantes del más allá vivían felices y alegres. Una voz contestó, muy claramente:

– “¡Tontería!”

El fenómeno empezaba a cautivar mi atención despertando todos mis instintos de explorador…
Después de probar varias hipótesis y teorías lo estudié como una función del subconsciente, intentando otras veces explicar las voces obtenidas como fragmentos acústicos casuales que procedían de emisoras radiofónicas… Los nuevos contactos con Jürgenson, y completo conocimiento de su personalidad y biografía, me confirmaron mi primera impresión de que era un hombre absolutamente sincero…, firmemente convencido de estar tratando con otro mundo, un mundo en el que entramos después de muertos… Al principio, nuestras grabaciones producían voces poco claras, apenas perceptibles, y hasta el diez de junio, a las nueve y media de la tarde, los resultados seguían siendo insatisfactorios. La lograda grabación que obtuvimos se hizo por radio.

Muchas personas la han escuchado desde entonces y todas han oido y entendido las expresiones que contiene…»

Raudive estima que, desde que comenzaron sus experiencias con las psicofonías en 1965, ha logrado recoger más de ochenta mil voces. Desde aquel año, Raudive trabajó junto al doctor Alex Schneider, médico de Sant Gallen (Suiza) y con Theodor Rudolph, especialista en ingeniería electrónica de alta frecuencia.
Londres.

12 de diciembre de 1969

Konstantin Raudive realiza en esta fecha una demostración en Londres ante la presencia de expertos en electrónica. Se usó el método de llamar a alguien por su nombre. Un obispo católico presente en la experiencia invocó a un difunto amigo suyo, llamado Stefan. Se obtuvo esta contestación en alemán y en ruso:

– “Aquí Stefan. Kosti no nos cree. Es muy difícil, se lo diremos a Peter.”

Gerrard’s Cross, Buckinghanshire. 24 de marzo de 1971

En 1971, Colin Smythe hizo dos experimentos controlados antes de permitir que su compañía publicase en inglés el libro de Konstantin Raudive. El primero de estos experimentos fue el 24 de marzo de 1971 en Gerrard’s Cross, en Buckinghanshire, bajo la supervisión de Pye Records Ltd. y de dos técnicos de grabación, Ray Prickett y Keith Attwood.
Todo el equipo fue aportado por Pye e incluía instrumentos para captar falsas emisiones de estaciones de radio y dos transmisores de alta y baja frecuencia, así como cintas especialmente protegidas. Se sintonizó un grupo de cuatro magnetófonos de modo que una de las grabaciones se hiciese a través de un micrófono, que daría una versión real de cualquier ruido normal de la habitación, y también se colocó un complejo diodo con un indicador de grabación incorporado. La audiencia compuesta por el doctor Raudive, Colin Smythe, Peter Bander y el presidente de la Colin Smythe Ltd., Sir Robert Mayer, contaba con la afirmación de los dos ingenieros de que esa máquina haría imposible cualquier grabación a través del diodo.
Las cintas corrieron durante 18 minutos durante los cuales el indicador de grabación conectado al diodo estuvo oscilando constantemente a pesar de que Ray Prickett, que supervisaba con auriculares, no pudo oír nada. Según dijo Prickett, el play-back fue sorprendente: aparecieron en la cinta más de 200 voces, 27 de las cuales eran tan claras que todos los presentes las pudieron entender. Sir Robert Mayer quedó estupefacto al reconocer la voz de su amigo Arthur Schnabel, un célebre concertista de piano ya fallecido. Una voz no identificada se dirigió al doctor Raudive llamándole:

“Kosti” (apodo de su niñez)

El segundo experimento se llevó a cabo tras días más tarde, el 27 de marzo, en los laboratorios de Belling & Lee, en Enfield, utilizando un laboratorio con pantalla de radio-frecuencia que excluye cualquier tipo de radiación electromagnética. El experimento fue supervisado por Peter Hale, especialista en pantallas electrónicas; fue ayudado por Ralph Lowelock, ingeniero en física y electrónica. De nuevo se grabaron voces claras.
Konstantin Raudive muere el 2 de septiembre de 1974 en su mansión de Roemmerweg en Badkrotzingen, Alemania.

Universidad de Berna. 24 de febrero de 1973

Se entregan en esta fecha los cuatro primeros premios correspondientes al año 1972 en el Aula Magna de la Universidad de Berna, por la Asociación Suiza de Parapsicología. El segundo premio recae sobre el padre Leo Schmid, católico del cantón de Argau y párroco de Oeschgen, en reconocimiento a sus investigaciones consideradas de fundamental importancia sobre el fenómeno de las psicofonías.

Las psicofonías en la actualidad

En la actualidad el fenómeno psicofónico está extendido por todos los rincones del planeta, tal es así que en combinación a ellos ha surgido una variante que se le viene llamando psicoimagen, fenómeno que trataremos más adelante. Existen multitud de investigadores, tanto en el extranjero como en España, así como experimentadores. Uno de estos investigadores más destacados en el extranjero es François Brune, cuyos amigos comentan que ha logrado obtener inclusiones hasta del propio Raudive. Por otra parte en Estados Unidos se encuentra el ingeniero George Meek que ha tratado de establecer un método científico para poder registrar estas voces de forma que puedan ser reproducidas en laboratorio a voluntad.
En nuestro país es de importancia destacar al investigador y divulgador Germán de Argumosa, que ha publicado numerosos reportajes y artículos en muchas revistas especializadas en nuestro país y fuera de nuestras fronteras. También cuenta con interesantes conferencias. Otro gran investigador de nuestra época y nacionalidad es Sinesio Darnell, autor de algunos libros, artículos, conferencias, etc.
Pero hasta ahora, nada se ha conseguido, eso sí, los aparatos de grabación son cada vez más sofisticados y perfectos.

ACUSTICA Y PSICOFONIAS

Si vamos a intentar realizar un exhaustivo estudio del fenómeno psicofónico, es importante tener antes algunas ideas básicas sobre el sonido, como los percibimos, como se producen, sus fenómenos, etc. Sabemos ya de antemano, por la historia y por las investigaciones realizadas que la psicofonía como posible fenómeno paranormal se escapa de toda ley física. Las miles de pruebas analizadas denotan que la psicofonía no se produce en base a las características del sonido -al menos de las características que conocemos-. Sin embargo, la psicofonía se caracteriza por algunos detalles acústicos que más adelante iremos analizando. A pesar de ello, tener presente las nociones básicas sobre el sonido podría ayudarnos enormemente para aclarar con mayor facilidad algunas supuestas psicofonías de origen paranormal.

Definición del sonido

Cuando un cuerpo produce vibraciones transmitidas por un medio de propagación, la sensación generada llega hasta nuestros oídos. Esto es el sonido. El movimiento vibratorio más sencillo es el de un punto atraído por otro fijo por una fuerza proporcional a la distancia mutua. Podríamos decir que el sonido es la vibración de un medio elástico. Esta vibración es transportada por un medio en forma de ondas y captadas por nuestros oídos.
Al vibrar los objetos se produce una condensación de los átomos próximos a ellos. Esta condensación, como dijimos, se propaga en ondas a través de ciertos medios, como puede ser el aire, a una velocidad aproximada de 340 m/seg., y es transmitida por la vibración hacia fuera, dejando tras de ella un espacio donde las moléculas se encuentran más separadas que cuando no existe vibración. Luego, el segundo movimiento del objeto las empuja nuevamente hacia fuera en dirección a la zona de moléculas adyacentes incrementando así la densidad de ésta y creando, pues, una segunda onda.

Los procesos de la audición

La audición está considerada como el segundo sentido principal en desarrollo que poseemos. Nuestro oido está dividido en dos partes principales (fig.6): el oido externo, cuya misión es la de amplificar las ondas sonoras; y el oido interno, cuya función es la de procesar dichas ondas.
Cuando el sonido llega a la estructura del oido externo, este transmite los cambios en la presión del aire por medio de un túnel, el oido medio, hasta un conjunto formado por tres partes: el martillo, el yunque y el estribo. Estas partes actúan a modo de palancas amplificando las variaciones en la presión del aire captadas por el oido externo. Luego, esas sensaciones producidas se transmiten a una membrana ovalada dentro de una estructura con forma de concha de caracol y que se conoce con el nombre de cóclea.
Esta membrana -la cóclea-, contiene un líquido que, cuando llegan las vibraciones, se transforman en ondas, que se propagan por la espiral de la cóclea y actuando sobre las células ciliadas que se alinean en el centro mismo de toda la estructura. Luego se dirigen hacia el cerebro donde tendrá un proceso final. Los impulsos que han sido creados por este proceso pasan a lo largo del nervio auditivo al menos por seis subestaciones.

Las ondas de condensación de moléculas pasan a través del aire estimulando la membrana del tímpano. El tímpano es muy sensible, es capaz de captar los movimientos que no sobrepasen el tamaño de un átomo de hidrógreno. En realidad sentimos, sin percibir, ondas no más amplias que el diámetro de un átomo.
Por otra parte se ha estipulado que el sonido se mide en ciclos por segundo. Nuestro oido es sensible en un orden de frecuencias sonoras que van desde los 16 a los 20.000 ciclos por segundo (Hz o cps).
Un detalle a tener en cuenta a la hora de investigar ciertos parafonemas es la edad del sujeto que ha sido testigos de este tipo de fenómeno, ya que existe constancia del hecho de que nuestra cóclea va reduciendo su flexibilidad con el paso de los años, por lo que también se va reduciendo la capacidad de percepción de sonidos de altas frecuencias. Sin embargo, los niños pequeños cuando se encuentran en un ambiente muy silencioso son capaces de percibir sonidos de hasta 40.000 cps, e incluso sonidos de muy baja frecuencia que a un adulto normal costaría oír.
Existe una hipótesis que nos habla de la posibilidad de que en ocasiones no oigamos sonidos de baja frecuencia por nuestro sistema auditivo normal, sino por otros medios como los huesos. Veamos lo que nos cuenta William Jon Watkins:

«No percibimos el sonido por debajo de 16 ciclos por segundo, al menos no lo percibimos a través de la cóclea, pues no existen células ciliadas en los puntos contra los que chocan las ondas de frecuencia tan bajas. Probablemente se debe a que, si oyéramos tales sonidos de baja frecuencia, tendríamos que escuchar el chirrido constante causado por el movimiento de los músculos, un verdadero alboroto en baja frecuencia, lo que requeriría un gran esfuerzo por parte de los ya sobrecargados subcentros auditivos para filtrarlo.
No obstante, cabe en lo posible que percibamos tales sonidos de baja frecuencia por otros medios, mediante la conducción de los huesos, por ejemplo, mediante receptores de la presión existente en la piel. Dichas sensaciones nos permitirían recibir mucha más información de lo que se suele creer»

La audición binaural

La audición binaural es una forma de percepción acústica basada en una comparación que realiza nuestro cerebro de la información que recibimos de cada oido. Esta diferencia se traduce luego en la percepción de un único sonido proveniente de una región específica del espacio.
El científico Masakazu Konishi nos explica este proceso de fusión binaural de la siguiente manera:

«Los indicadores espaciales extraídos por el cerebro humano, se ha demostrado, son las diferencias en el tiempo de llegada y en la intensidad de las ondas sonoras que llegan a los oídos desde un foco dado, diferencias que se deben a la distancia entre estos.»

Masakazu ha realizado un interesante estudio sobre estos procesos con aves, demostrando así que la captación de un sonido concreto en el espacio dirige la atención hacia la fuente que lo produce por mediación de esta audición binaural.
Supongamos que una fuente de sonido está situada directamente ante nosotros, nos envía entonces ondas que llegan a los oídos al mismo tiempo y ejercen la misma fuerza en los órganos receptores que pasan posteriormente la información al cerebro. Pero si esta fuente de sonido se encuentra a la izquierda, las ondas alcanzarían el oido derecho con un ligero retraso con respecto al izquierdo; de la misma manera las ondas recibidas tendrían poco menos de intensidad al encontrarse a más distancia, ya que las ondas al rozar nuestra cabeza son absorbidas en cuestión de fracciones o bien desviadas.
Se podría realizar un sencillo experimento para comprobar mejor estas explicaciones. Sirviéndonos de auriculares y enviando dos tonos por separado, en vez de percibir las dos señales distintas, oímos solo una señal que se origina en algún lugar del interior de la cabeza. Si estos estímulos que se envían presentan igual intensidad y emitiéndose al mismo tiempo, percibimos un sonido que parece proceder del centro de nuestra cabeza. Si apagamos el volumen en un oido, o si realizamos un retraso en la recepción del sonido de uno de los dos oídos, la fuente sonora parece que se traslada en la dirección del oído opuesto.

F1.jpg

FIG: 1, 2, 3, 4, 5 y 6

Características y Propiedades del sonido

El sonido se propaga a partir de una fuente sonora en forma de ondas longitudinales corrientemente, basadas en las llamadas ondas sinusales (fig.1 y 2).
En los sólidos se propaga en forma de ondas transversales. El sonido tiene varias características principales:

Intensidad.– La intensidad es una de las características del sonido que corresponde a la amplitud de la onda sinusal. El espacio desde un punto cualquiera del gráfico de la onda hasta la línea base representa la presión de las partículas del aire en un determinado momento. Así, la intensidad se convierte en uno de los medios de localización del sonido. Es por tanto, la clave para establecer la dirección. Para mejor entendimiento digamos que es la cualidad sonora que nos permite diferenciar si un sonido es débil o fuerte.
En nuestra vida cotidiana, los sonidos que nos llegan a los dos oídos no tienen una diferencia apreciable en su intensidad a menos que la frecuencia sea alta, de más de 1.000 cps. Esto es debido a que las bajas frecuencias se distribuyen alrededor de nuestra cabeza.
La intensidad de un sonido deriva de la longitud de las ondas; la altura de las crestas y la profundidad de los senos.
Para medir la intensidad se usa el decibelio (Db). Nuestro oido puede percibir ondas sonoras de intensidades comprendidas entre 1 y 200 Db, sin embargo, a partir de los 130 Db las intensidades resultan dolorosas para nuestro aparato auditivo.
Veamos ahora un cuadro que muestra una escala de intensidades que alcanzan algunos sonidos cotidianos:

F1.jpg

La intensidad del sonido se podría definir más técnicamente como la cantidad de energía que incide perpendicularmente sobre la unidad de superficie en una unidad de tiempo.

Frecuencia.- La frecuencia de un sonido es el número de vibraciones que ese sonido alcanza en una unidad de tiempo, esto es, un segundo. La frecuencia se mide en vibraciones o ciclos por segundo.
Así, se ha establecido que las frecuencias que el oido humano puede percibir oscilan desde los 16 hasta los 20.000 Hz.
Hemos explicado ya que el sonido se produce cuando un objeto vibra y que al hacerlo se condensan los átomos que se encuentran cercanos propagándose en forma de ondas por un medio concreto. En este caso, la frecuencia mide el número de veces que esas ondas de las partículas se expanden y se condensan.
Entonces decimos que un sonido es tanto más agudo cuanto mayor sea el número de vibraciones por segundo. Si la vibración es muy lenta, el sonido es pues, más grave.
Pero puede ocurrir en ciertas ocasiones que un objeto vibre por encima o por debajo de los límites auditivos. Si es por encima de los 20.000 Hz, se llaman ultrasonidos, si es por debajo de los 16 Hz, se denominan infrasonidos.
Mostramos a continuación un ejemplo de distintas frecuencias que puede alcanzar la voz humana:

F1.jpg

Nuestro oído trabaja normalmente desde los 1.000 Hz hasta la región de los 2.000 a 4.000 Hz.

Explicamos anteriormente que la intensidad tenía un factor determinante para localizar un sonido.
Con las frecuencias también existen determinantes que nos son de utilidad para la localización de un sonido. Uno de esos determinantes es la fase. Las fases de baja frecuencia, por debajo de los 800 Hz sirven de clave para determinar la dirección de un sonido, pero si la frecuencia es alta, es decir, amayor frecuencia mayor es la diferencia de fase, entonces el observador es incapaz de apreciar que es lo que se encuentra delante y lo que se encuentra detrás.
Otro determinante es el tiempo. Digamos que muchos de los sonidos que percibimos son impulsivos. Los oímos comenzar y terminar. Así, un sonido que esté más lejos de uno de los dos oídos llega antes a ese oído que al otro (véase el apartado Audición Binaural).

Fenómenos de la Propagación del Sonido

El sonido viaja a una velocidad aproximada de 340 m/seg. Creciendo ligeramente su velocidad en el aire caliente. La velocidad varía notablemente en función del medio en que se propaga. Veamos un cuadro donde aparece la velocidad media que recorre el sonido en un segundo en función de un medio:

F1.jpg

Pero también el sonido es absorbido en parte mientras se propaga, también en base al medio.

Veamos otro cuadro que nos muestra el coeficiente de absorción:

F1.jpg

Cuando se propagan las ondas sonoras a través de diversos medios de transmisión, se dan algunos fenómenos en su propagación. Estos fenómenos conocidos son tres: reflexión, refracción y difracción, según unas reglas establecidas por la teoría general de las ondas (principio de Huygens). Si no existe dispersión, la velocidad de propagación es constante al variar la frecuencia.
Así, las vibraciones que produce el viento (0,02 Hz), los terremotos (0,002 Hz), etc., se presentan en frecuencias por debajo de los 16 Hz (infrasonidos), o las vibraciones que produce la materia por la agitación térmica (hasta 1010 Hz), llamados ultrasonidos. Esto podría servir de objeto de estudio para relacionarlo con supuestas psicofonías de extraños ruidos de procedencia desconocida.
Una parte interesante para el estudio de ciertas psicofonías obtenidas en locales cerrados, o en laboratorio, o en una casa, etc., es la denominada acústica arquitectónica, basada, precisamente, en el estudio de los fenómenos relativos a la propagación del sonido en esos locales cerrados. Los fenómenos más comunes asociados a esta modalidad de la acústica son el eco, y la reverberación.
El eco se produce cuando el ángulo de reflexión (R) es cercano a los 90º, ángulo límite (fig. 2).

Si dos sonidos aparentan ser distintos uno del otro, deben alcanzar al oido humano con un intervalo de 1/10 de segundo. Como la velocidad media del sonido es de 340 m/seg., sería necesario que el sonido recorra 34 metros, es decir, el obstáculo debería estar situado a unos 17 metros del foco emisor. Entonces se produce una reflexión que se denomina eco.
La reverberación es un conjunto de sonidos que proceden de los reflejos de las paredes y del techo.
Estos sonidos, por su recorrido reflejado, llegan amortiguados y retardados a nuestro oido, haciendo difícil y poco perceptible la diferencia entre sonido y sonido. Vemos pues que, un espectador cuanto más lejos de la fuente sonora esté, es más probable que oiga el sonido reflejado y más raramente directo.

Desarrollaremos ahora los tres fenómenos más conocidos en la propagación del sonido.

Difracción (fig. 3). Es un fenómeno que se produce cuando un tren de ondas encuentra en su propagación un obstáculo cuyas dimensiones lineales son del orden de la longitud de la onda. Este obstáculo puede ser una pantalla opaca, que presente una rendija estrecha e incluso el borde de un objeto o tras el ángulo de una casa. De esta forma y en estas circunstancias, se forma en el otro lado del obstáculo un nuevo grupo de ondas que producen interferencias entre ellas, provocando así la aparición de puntos con máximos y mínimos de vibración.
Reflexión (fig. 4). La reflexión es otro de los fenómenos característicos de la propagación. Si un tren de ondas choca contra una superficie, formando así un ángulo de incidencia (I) con la normal a la superficie, es rechazado por esta superficie en una dirección que forma un ángulo de reflexión (R) con la normal igual a I. El eco es uno de esos fenómenos de reflexión.
Refracción (fig. 5). La refracción es un cambio de dirección y de velocidad de la propagación cuando la onda sonora pasa de un medio a otro distinto o el mismo, pero cuando es de distinta densidad. Por ejemplo, el sonido es variado de dirección y de velocidad cuando al viajar por el aire frío pasa a viajar por el aire caliente.

El Principio de Huygens.- Todos hemos oido alguna vez, en días de lluvia o tormenta, como el viento cuando se filtra por una pequeña grieta o agujero, produce un “silbido” muy particular (usado en muchas ocasiones en películas de suspense y terror). Este sonido es explicado por el llamado Principio de Huygens. Las ondas generadas a partir de un orificio son o no observables en función de las dimensiones de dicho orificio. Así, cuando la longitud de las ondas sonoras y la magnitud de la abertura presentan unos valores comparables, la curvatura en torno al orificio será completa y no existirá ningún punto del espacio situado al otro lado de la abertura que no sea alcanzado por las perturbaciones. Este es el caso, como dije antes, de la difusión de sonidos cuya longitud de onda es superior a un metro, al penetrar en un recinto a través, por ejemplo, de una ventana, una grieta o una puerta.

Ruidos y Ondas no Periódicas – Ruidos radioeléctricos

Existe una posibilidad de que ciertos registros psicofónicos de ruidos puedan deberse a cierto tipo de ruidos radioeléctricos de ondas no periódicas.

RUIDO COSMICO.- Es un ruido que se debe a las radiaciones de los astros que nos rodean y tienen siempre un carácter de ruido “blanco” o “soplido”.

Acústica de la voz

Antes de acabar con este capítulo creo importante aportar algunos datos -muy básicos- sobre la producción de la voz. En un principio esto no tiene mucho que ver con el fenómeno psicofónico, pero son datos a tener en cuenta, así sabremos el por qué de la voz y de su formación.
El órgano de la voz está constituido por los pulmones, la laringe, la faringe, la nariz y la boca. La función principal de los pulmones consiste en producir una sobrepresión del aire, generando así un chorro de aire que pasa por la glotis, que es un espacio de la base de la laringe y que se encuentra entre los dos ligamentos vocales, conocidos más frecuentemente como cuerdas vocales.
La laringe, la faringe y la boca forman en conjunto el conducto vocal que haciendo de “caja” de resonancia. La forma de este conducto está determinada por la posición de los articuladores, es decir, los labios, la mandíbula y la lengua que contraen o dilatan dicho conducto vocal en puntos concretos.

El sonido que se genera por este chorro de aire entrecortado por las vibraciones de las cuerdas vocales se llama fuente vocal. Esta es la parte esencial del habla.
Ya mencionamos que el conducto vocal es una caja de resonancia, pero para que el sonido se transmita a través de este resonador acústico es necesario la funcionalidad de la frecuencia. Para terminar y como último dato, diré que la voz emite en unas frecuencias de 500 a 3500 Hz.

HIPOTESIS PROPUESTAS PARA LA TRANSAUDIOCOMUNICACION

Crear una hipótesis en cualquiera de los terrenos que ocupa la parapsicología es tarea espinosa, sobre todo si las hipótesis han de solidificarse con dogma científico y no con una mera y simple especulación.
Sabemos ya que la psicofonía, modernamente llamada transaudiocomunicación, es el registro de sonidos diversos (voces, ruidos varios, música) en un soporte físico (banda magnética) de forma paranormal, utilizando para ello distintas técnicas.
El principio básico de estos registros paranormales es que el experimentador no oye el suceso sonoro mientras este se está introduciendo en la banda magnética, si bien, los experimentos con psicofonías dialogantes que se están llevando a cabo en la actualidad producen introducciones paranormales en directo, es decir, las voces son oídas a través de unos amplificadores directamente, aunque se graben posteriormente en magnetofón. Esto descarta la idea de que la psicofonía se produzca exclusivamente por modificaciones de la membrana microfónica o por manipulaciones del cabezal grabador.

Pero pese al gran despliegue tecnológico y a la infinita paciencia de investigadores internacionales aún en nuestra fecha no se ha propugnado una teoría que explique de una forma definitivamente científica la procedencia de estas voces, como y porqué se producen.
Las investigaciones actuales se centran, como he comentado anteriormente, en los diálogos paranormales que dan respuestas de forma inteligente a preguntas que se formulan, manteniendo así conversaciones que llegan a superar incluso los quince minutos de duración; pero sobre todo en un fenómeno basado en la comunicación visual: la transvideocomunicación o psicoimagen, y la transgrafocomunicación (basada en la comunicación mediante ordenador), temas que tocaremos en otra ocasión.

El investigador serio que desee especular alguna hipótesis sobre el fenómeno de la transcomunicación debería plantearse, al menos, estas preguntas:

a) ¿Qué o quién produce el fenómeno?
b) ¿En qué circunstancias se produce?
c) ¿Por qué y cómo se produce?
d) ¿Cuál es el origen de tal fenómeno?

Se que hoy es harto difícil responder con sutileza estas preguntas. El problema de que no podamos agarrarnos a ninguna hipótesis -por convincente que sea-, es el hecho de que intuimos algo, bien por el contenido de algunos mensajes o por la forma ilógica en que se produce tal fenomenología, sin embargo, no hay base firme; en definitiva: no sabemos nada, sólo intuimos o especulamos.

Algo que sí sabemos de antemano, respecto a la fenomenología paranormal de efectos físicos u objetivos como puede ser la transaudiocomunicación, es que en ocasiones estos fenómenos se producen frente a una oposición de las leyes naturales de la física.

Hipótesis desechadas

1. Interferencias radiofónicas.

Esta hipótesis aseguraba que los registros paranormales en bandas magnéticas eran debido a incursiones accidentales de ondas radiofónicas que pululan por el espacio aéreo. Esta fue una de las primeras hipótesis que se lanzó. Pero más tarde se eliminó automáticamente. Este es un hecho que puede verificarse en laboratorio sencillamente. La emisión radiofónica puede introducirse en el aparato grabador de dos formas: una, a causa de un mal funcionamiento del sistema electrónico del propio aparato; dos, que el aparato se encuentre cercano a una emisora, a un repetidor, a una torreta eléctrica (que produce interferencias de onda), o que el mismo cable del micrófono (no apantallado) se convierta en antena receptora (hecho que he podido comprobar). Si bien es cierto que en contadas ocasiones y en las primeras experiencias se pueden obtener incursiones de ondas de radio que pueden inducir a confusión, hecho este que debería anular toda la prueba de registro. Respecto a esta particularidad podría contar algunos casos, pero el más singular ocurrió cuando con un grupo de amigos (también estudiantes de estos fenómenos) nos dispusimos a realizar grabaciones al aire libre. Montamos todos los preparativos con minuciosidad y realizamos algunas grabaciones. En una de ellas pudimos comprobar algo asombrados como una suave y bella melodía lejana tocada al piano sonaba durante unos pocos segundos. Comprobamos la existencia de torretas repetidoras y no observamos ninguna, sin embargo no prestamos atención a una torreta eléctrica cercana. Al principio no descartamos que fuese una incursión paranormal. Lo curioso es que meses más tarde pasando el dial en onda corta pude oír una melodía semejante; era una sintonía fija.

Considero que es obligadamente importante para cualquier investigación aprender de los errores que se cometen, con más ímpetu en estos temas al desconocerlos en su mayoría.
Volviendo de lo anecdótico, las incursiones de ondas de radio han dejado de ser hipótesis desde hace ya algún tiempo al poderse comprobar que también se han obtenido incursiones paranormales en el interior de una caja de Faraday. Esta caja tiene la misión de aislar su interior de cualquier onda electromagnética.
Aunque la hipótesis de que las ondas electromagnéticas se ha descartado al obtenerse resultados positivos en la jaula de Faraday, hay que tener presente que no todas las incursiones paranormales se obtienen por esta vía, lo cual hace posible que se obtengan resultados de apariencia paranormal y también de sospechoso origen electromagnético. Esto es una justificación suficiente para que los estudiantes de estos fenómenos nos centremos no en ruidos, voces sueltas o música, sino en el diálogo inteligente, cosa que sería imposible cuando registramos ondas electromagnéticas.

Una forma sencilla, pero útil, de conocer si estamos recibiendo en nuestro aparato interferencias de emisiones radiofónicas es monitorizar primeramente mediante auriculares. Si existen tales interferencias es notable que su audibilidad, aunque sea débil, se hace patente a través de los auriculares.

2. Hipótesis animista.

La base en la que se fundamenta esta hipótesis es la de que los fenómenos paranormales en general -por supuesto, incluyendo las psicofonías-, son producto del inconsciente humano. Es decir, el ser que origina una fenomenología de estas características en una especial circunstancia psicológica es capaz de producir fenómenos paranormales. De una vez por todas tenemos que convencernos que no siempre somos el centro de todo. En otro tipo de fenomenología es más acertada esta hipótesis, como ocurre con las investigaciones que actualmente se llevan a cabo sobre poltergeist. Pero no podemos aceptar una misma hipótesis para todo. Cada cosa tiene su momento, su lugar, sus características y su función.
A veces el comportamiento humano es intelectualmente absurdo, con sistemas ideológicos casi medievales. Aumentamos en progreso tecnológico y parece que en ciertos momentos no progresamos intelectualmente. En la transaudiocomunicación es incoherente pensar que somos nosotros los que producimos el fenómeno. El investigador español Germán de Argumosa nos habla de una inteligencia paranormal a nivel inconsciente propugnándose contrario a la hipótesis animista:

“Si en ese obrar paranormal el hombre no dirige conscientemente el proceso, ¿cómo inconscientemente pueden darse inteligentes efectos? Porque una causa inteligente que ordena sin consciencia de su actuar es algo verdaderamente absurdo, y si esa conciencia del proceso paranormal no es una experiencia del yo personal, ¿quién, pues, la experimenta?… No obstante, lo que más se puede decir, en rigor científico, pero tampoco se puede decir menos, es que la causa de los fenómenos psicofónicos es extradimensional. Y después de muchos años de investigar en este campo, no descarto la posibilidad de que causas diferentes puedan producir los mismos efectos”.

Evidentemente esto es cierto. Sabemos que podemos obtener registros audibles de diversas fuentes y que pueden aparentar una formación paranormal.
Es curioso como muchos autores que dicen ser investigadores se apoyan en esta idea animista. Algunos incluso creen que formaciones ectoplasmáticas son las que intervienen en el proceso de grabación magnética.

El padre jesuita Oscar González Quevedo es ferviente difusor de que el ser humano es quién produce este fenómeno. En la revista PSI de la Sociedad Española de Parapsicología (número 1 – enero/junio 1975) expuso en una entrevista cuatro tipos diferentes de psicofonías basadas en la hipótesis animista:

1. Aquellas producidas por medios naturales, normales mediante ventriloquia inconsciente, que en estados especiales, como sonambulismo o trance histérico provocado por una espera prolongada delante del magnetofón podría ocasionar irresponsablemente por el experimentador.
2. Aquella que tienen una apariencia más parapsicológica, y que podríamos explicar por un automatismo común, esto es, por el propio movimiento de las cuerdas vocales, imperceptible al oido humano, pero que ocasionalmente puede ser registradas por el grabador.
3. Aquellas propiamente parapsicológicas ocasionadas por la telergía, actuando directamente sobre la cabeza magnética, o alguna otra parte del magnetófono.
4. Interpretación ectoplasmática o ectoplásmica que postularía la formación de cuerdas vocales, cuyo movimiento determinaría la impresión en la cinta.

Considero que el Sr. Quevedo se deja en el tintero algunas cosas que, supongo por ser ahora dogma de fe, no difunde por no tener base científica, a pesar de estar comprobado en laboratorio.

Respecto al primer punto que expone González Quevedo, he de decir que existe cierta controversia -intuyo por falta de experimentación-. Por un lado la ventriloquia inconsciente tendría que ser perfectamente audible para que quedase registrado en la banda magnética, a parte de que el experimentador, como dice, tendría que estar en un estado de sonambulismo o trance histérico provocados por una supuesta larga espera, estados que son contrarios en los esquemas de investigación científica. Tendríamos que llevarnos horas sin descansar y totalmente concentrados para que esto suceda. Las experimentaciones psicofónicas aconsejan no grabar durante más de tres minutos. Si una persona cae en algunos de esos estados en este tiempo, creo que no está en condiciones de seguir investigando sobre estos temas, aparte de la urgente visita a un psiquiatra.
También, la posibilidad de que estas voces sean producto de una emanación psicoenergética inconsciente (telergía) está descartada al obtenerse registros mediante un sistema de grabación con temporización aleatoria, sin que el operador conozca el momento en que se produce dicha grabación y sin estar presente en la misma.

Con respecto a la formación ectoplasmática de cuerdas vocales, es también algo que se discutió en su momento. Para que ello suceda debe estar presente una personalidad psíquica con capacidades de formación de fenómenos paranormales de efectos físicos que construya esas supuestas cuerdas vocales. Se ha dicho en multitud de ocasiones que el experimentador en psicofonías no siempre es una persona con potencialidad psi desarrollada, y sin embargo, ahí están las pruebas.

El mismo F. Jürgenson comenta a este respecto:

“Hace algunos años, por parte de los parapsicólogos de planteamiento materialista, los llamados “animistas”, se formuló una ridícula hipótesis, la de que las voces paranormales grabadas podían surgir milagrosamente del subconsciente de los experimentadores. Aún no están en condiciones de explicar que representa exactamente este subconsciente y como lo hace concretamente. Y mucho menos han podido explicar el mágico proceso de la grabación de las voces en la cinta, para no hablar en absoluto del procedimiento electrónico. Esta enloquecida afirmación fue refutada hace ya años por el hecho de que yo, por ejemplo, grabé voces de mujeres, hombres y niños que nunca había visto y además en idiomas que ignoraba.”

Cualquier hipótesis que se exponga en relación con la ventriloquia subliminal o la formación de material ectoplasmático queda definitivamente descartada ya que son claros fenómenos acústicos y estos no se pueden registrar en una campana de vacío al no existir ondas de presión.

3. Emisiones subsónicas de la voz.

Al parecer otra idea que circuló por el mundo de las psicofonías era que el ser humano podía emitir sonidos a nivel subsónico (hipótesis complementaria a la animista), es decir, no audibles por el oído humano, pero si registrables por el aparato grabador. Esta hipótesis también cayó rápidamente en el oscuro vacío de lo absurdo. Si fuésemos capaces de emitir sonidos a nivel subsónico, la cinta magnética podría registrarlo, pero al hacerlo audible, este sonido continuaría siendo subsónico, por lo que seguiríamos sin oír, aunque exista. Esto es debido a que el umbral de sensibilidad del oido es casi siempre inferior al del órgano de Corti humano. La longitud de onda de los sonidos que forman palabras, al ser emitidos por la laringe humana quedan pues, dentro de los límites de audición del tímpano.En principio, para que la membrana de un micrófono pueda desarrollar alguna tensión debe producirse frente a la misma membrana una vibración acústica de más o menos intensidad.
El simple hecho de que se hayan obtenido registros paranormales sin micrófono descarta la posibilidad de que se trate de una emisión subsónica que sensibilice la membrana microfónica.
Una de las posibilidades que Sinesio Darnell propone para explicar cómo se introducen las voces sin micrófono, “siempre amparándose en las leyes físicas de la electrónica, sería que estas voces transformadas en corriente eléctrica (ondas electromagnéticas), penetren conjuntamente en el cabezal de borrado con la señal de oscilador de premagnetización de la cinta, haciendo servir, tal vez, a esta señal como portadora”, lo cual haría que el cabezal no tuviera funcionalidad alguna, en este caso para introducir un ruido blanco de fondo.
En un estudio realizado por Hans Bender, aparecen una serie de contrahipótesis al respecto de las “inclusiones” de supuesto origen paranormal:

a) Proyección de un contenido semántico ilusorio en el hablar normal o en casuales “ruidos perturbadores”.
b) Expresiones vocales no controladas de participantes en la reunión, en forma de cuchicheo inconsciente o de exclamaciones involuntarias.
c) Fragmentos de emisiones de radio que puedan ser recogidas en ciertas circunstancias por magnetófonos en funcionamiento.

4. El Principio de Impregnación Ambiental – Los Campos Morfogenéticos

Existe una ideología muy difundida y asimilada por muchas personas de tendencias filosóficas. Esta ideología está basada en el llamado Principio de Impregnación Ambiental (P.I.A.). Este principio considera que todo lo que sucede o se dice en este planeta queda posteriormente registrado en un desconocido campo. En este campo ambiental no existen las coordenadas espacio-temporales, con lo que se va acercando a las hipótesis más actuales. Los esoteristas tienen plena conciencia de la existencia de este Principio, aunque no lo denominan de la misma manera, sino que es conocido generalmente como “Archivo Akáshico”.

La hipótesis está basada en el fundamento de que el magnetofón recogería voces y sonidos que se produjeron en otros tiempos, las cuales permanecen “grabadas” en los alrededores materiales del lugar de experimentación. Pero pronto fue refutada esta teoría con el argumento de siempre: si existieran estos campos de registros las grabaciones serían siempre aleatorias e incoherentes con las preguntas que se formulan, cosa que no sucede así.
Esta hipótesis sería válida si se pensara que tras este campo de impregnación existiera una inteligencia que conduzca esos mensajes.
El Principio de Impregnación Ambiental es conocido en otros círculos como Campos Morfogenéticos. Esta idea fue desarrollada a principio de los años 80 por Rupert Sheldrake y basada en la teoría de la Casualidad Formativa que explica la aparición recurrente de formas semejantes y patrones de conducta en los mundos animado e inanimado, sin vínculo aparentemente material entre ellos. Según Sheldrake, esta transmisión de información es debida a la acción de lo que llamó Campos Morfogenéticos. Esas entidades tienen una semejanza a los campos de gravedad yelectromagnéticos, en este caso, en lugar de transportar energía, transmiten una información morfológica, es decir, una información respecto a una forma y estructura. Según esta hipótesis llevada al laboratorio y comprobada con éxito, basta que una causa concreta o por azar, surja en el mundo un comportamiento morfológico de la materia o de la vida orgánica para que en otras partes en similares características y condiciones, aparezcan idénticos patrones de comportamiento. Esto podría resultar evidente si la transcomunicación en general no tuviese un comportamiento inteligente con respecto a los experimentos.

Desde el punto de vista de la Física Moderna esta teoría no tendría lugar destacado en las investigaciones pues existe una disminución de la intensidad de la onda debida a que parte de la energía de la oscilación es absorbida por la interfase reflectora. Esto es debido a que TODOS los materiales presentan un valor llamado COEFICIENTE DE ABSORCION que se define como la razón de la energía absorbida por el medio a la energía incidente.

5. Alucinaciones acústicas

Aquí entramos en un tema tendencioso. Es cierto que todos podemos tener en alguna ocasión alucinaciones acústicas, o al menos sonidos que parecen lo que no son (ilusión), pero también es cierto que no todos los que investigan este tema tienen alucinaciones de este tipo, demasiada casualidad ¿no?.
Por lo general, el individuo que sufre de alucinaciones auditivas se limita a escuchar zumbidos o sonidos acúferos (sonidos muy elementales) y que posteriormente en un proceso de interpretación delirante se transformaría en voces, música, etc., con un significado simbólico. Este es el caso de muchos fenómenos supuestamente parapsicológicos que viven muchos espiritistas o místicos, cuando en realidad no es más que un trastorno psicofisiológico esporádico o nosológico.

6. Binomio aparato-experimentador

Esta hipótesis es una de las más curiosas que existen, pero también queda descartada por simple eliminación lógica.
A alguien se le ocurrió que podría existir una especie de “conexión” entre el aparato grabador y el experimentador, más concretamente una especie de telergía. El experimentador al realizar una pregunta elaborada conscientemente, tiene ya elaborada inconscientemente la respuesta que queda reflejada posteriormente en la grabación. Al realizar diferentes pruebas se han obtenido como resultados el que con varias grabadoras se han obtenido respuestas diferentes en cada una, algo que no es lógico cuando sólo hay un experimentador. Si realmente existiera esa conexión de las “ondas” cerebrales y varios aparatos se obtendrían registros gemelos en todos y esto no es así.
Lo curioso del hecho es que aún no sabemos que canales de información utiliza la famosa telergía, aunque cada vez reconozcamos más el fenómeno como tal. Por ejemplo, muchas personas saben conducir un automóvil, sin embargo no conocen casi nada de su funcionamiento electro-mecánico, sus piezas, etc. Esto mismo ocurre con muchos fenómenos de la parapsicología, que los conocemos en parte pero desconocemos su origen, su funcionamiento, etc. La hipótesis animista afirmaba que podría existir una manipulación psicocinética por parte del experimentador hacia el aparato, ahora se pretende que un pensamiento sea reflejado en el aparato (¿digamos una telepatía psicocinética?).

Un argumento a favor es que se han obtenido supuestos registros de origen paranormal del pensamiento y formas de hablar del experimentador, no obstante las capacidades de PK se han comprobado en múltiples ocasiones y diferentes pruebas de laboratorio, esta pudo ser una de ellas, lo que no da por sentada la idea de que el fenómeno psicofónico sea exclusivamente un fenómeno de esta índole.
Otro argumento en contra es que, por lógica, al asistir mayor cantidad de personas a un experimento psicofónico mayor será la posibilidad de obtener “registros telepáticos”. Precisamente este fenómeno es calificado como intimista, es decir, cuantos menos experimentadores en una sesión mayor será el resultado.

Conclusión de las hipótesis descartadas

Es evidente que el ser humano tiene la costumbre de que cuando se tropieza con un fenómeno no explicable por la ciencia oficial se inclina a discernir sobre la posible fluctuación de la mente humana con la clásica excusa de que “aún no conocemos todas nuestras posibilidades” con tal de no pensar en un “más allá” o en otras planos de existencia. Es muy sencillo decir que somos nosotros quienes conducimos el automóvil cuando lo vemos desplazarse sin conductor. Es posible que sea nuestra mente, pero también es posible que no lo sea. En una investigación hay que exponer todos los puntos posibles, inclusive los que no aceptemos, ya luego buscaremos las explicaciones razonables de cada uno de ellos. Lo que no podemos hacer es engañarnos a nosotros por no querer reconocer lo que desconocemos.
En la actualidad se descarta la posibilidad de que los registros de transaudiocomunicación se introduzcan en el grabador, en sus circuitos o por vía microfónica. Las investigaciones actuales han obtenido voces dialogantes de forma directa, mediante amplificadores usando un soporte energético concreto de luz o de sonido; posteriormente es grabada la conversación en un magnetofón.
La tecnología actual permite diferenciar con gran eficacia la procedencia de una voz, si esta es de origen desconocido (paranormal) o de origen humano. Esto se realiza gracias a los análisis sonográficos. La voz humana queda registrada con ondas en forma de “peine” reflejadas por los golpes de glotis, mientras que las voces de origen desconocido reflejan una onda plana, es decir, no existen golpes de glotis. Esto hace pensar que se trata de una inteligencia de procedencia desconocida no humana y que necesita ciertos sustratos energéticos y físicos para manifestarse modulando la comunicación de forma inteligente. Esto ha permitido el que se puedan mantener diálogos de interesante duración.
A modo de aclaración, expongo a continuación una síntesis de las hipótesis propuestas que ha sido desechadas, junto a ellas aparece la contrahipótesis que las descartó.

Hipótesis mantenidas

La Hipótesis Trascendente

Es muy complicado aventurarse en la actualidad a dar una explicación convincente del fenómeno que nos ocupa. Esto es debido, como siempre, al hecho de que las hipótesis que se plantearon hace algunos años ya quedan como una anécdota en la investigación de la transcomunicación. Ahora se opta por pensar en un origen totalmente desconocido para nosotros. Se probaron multitud de aparatos, numerosas pruebas de laboratorio y experimentos que hablaron por sí solos, fueron descartando poco a poco todas las hipótesis materialistas para volvernos a quedar con las manos vacías, para enfrentarnos cara a cara y desnudos ante un fenómeno inexplicable. Ahora se vuelve a experimentar con aparatos -casi todos de medición- más sofisticados y exactos que pueden darnos una ligera idea de su formación y características. Sin embargo, el origen sigue siendo un enigma.
La hipótesis trascendente nos habla de un origen extrahumano. Como siempre ocurre que al hablar de un origen no humano las personas se agarran a denominaciones como “espíritus desencarnados, extraterrestres, seres de otra dimensión”… Es evidente que la tendencia a comprimir lo más posible las ideas es algo existente desde hace muchísimos años, quizá sea necesario, a veces, para una mejor comprensión.
Ya desde que Jürgenson realizara sus primeras experiencias psicofónicas pensó que se trataban de mensajes del más allá, de personas difuntas que deseaban comunicarse con los vivos, le secundó en ello el famoso Raudive. Este investigador estableció una “teoría de relación” con un “mundo opuesto”, intentando con ello dar una explicación espiritista con el apoyo de argumentos de la física. Esta hipótesis relacionista dice: Nada existe más allá del concepto de relación. Yo conozco el mundo porque me sitúo en relación con él. El hombre sólo no existe, sino un ser comunicante en relación permanente con los objetos o con otros hombres. Para Raudive el mundo no podría existir si no tuviese relación con otro mundo, del que se supone cuenta la psicofonía.
Este “otro mundo” es lo que muchos físicos y astrónomos llaman antimateria, curiosamente Raudive obtuvo una voz que dijo: Antimundos existen, otra dijo: Aquí no existe el tiempo. Para Raudive, basado en esta teoría expone que nuestra mente tendría como causa directa la existencia de un antiuniverso, cuando “morimos” pasamos directamente a ese mundo. Sería como una imagen reflejada en un espejo.

Algunos investigadores, respaldados por la ciencia, nos explican que un antiuniverso está en el mundo situado al lado del nuestro y donde el tiempo correría en sentido contrario, lo que haría una comunicación imposible ya que causaría una catástrofe apocalíptica. Claro está que no dejan de ser hipótesis, nada demostrables, por ahora.
Otros, sin embargo, no opinan igual. Leo Ledermann nos dice: “…debemos aceptar la azarosa hipótesis de que el antimundo está poblado de seres inteligentes”, sin saber a que nivel y “que se plantean, con respecto a nuestra existencia en este mundo, problemas similares a los que nosotros tratamos de resolver con respecto al mundo de ellos, el antimundo precisamente.”La idea de que estamos conectando con un mundo paralelo al nuestro es quizás la más debatida ahora, pero la más aceptada, sobre todo con la idea de que se traten de comunicaciones con seres de ese tan rebatido “más allá”. Las informaciones que se reciben en forma de diálogo son declaraciones positivas de la existencia de vida más allá de esta.

Los estudios que se llevan a cabo sobre el fenómeno hablan de un nivel de frecuencias relativo a la información transmitida por estas voces. Algunas de estas voces ignoran que han perdido su envoltura física, así opina Franz Seidl. De la misma manera Robert Crookall que piensa que “la gran mayoría de las comunicaciones nos llegan de las esferas post-morten mas inferiores en las que se ingresa inmediatamente después de la muerte física.”

Cuando se comenzó a exponer las ideas trascendentalistas del fenómeno enseguida afloró la hipótesis espiritista como principio de las psicofonías. Ahora los experimentos no tienen absolutamente nada que ver con las ideas espiritistas, sino con una directriz marcadamente científica. No obstante, como dato de interés quisiera reproducir unos puntos que D.Germán de Argumosa expuso en una tesis en la revista Telepatía (Madrid, número 1) y que se publicó asimismo en el libro En los confines de la Parapsicología, de J. Roca Muntañola:

“No es posible dejar de considerar la hipótesis espiritista en relación con este fenómeno. En síntesis comparativa, tenemos:

1°. Cabe señalar, como diferencia fundamental, que el “médium” deja de ser exclusivamente una persona interviniendo en un proceso técnico, por lo que, por vez primera, la suposición con el Más Allá, una vez descartada la hipótesis animista, se presenta como un hecho físico que permite científicamente su estudio.
2°. Las voces psicofónicas no están encuadradas en religión alguna.
3°. El contenido teológico de las mismas, con distintos investigadores y el propio de mis experiencias, no puede adscribirse a la dogmática espiritista.
4°. Que se está en relación con el Más Allá no es algo que por principio sea patrimonio de la religión espiritista. También la Iglesia Católica patentiza esa presencia en múltiples hagiografías.
5°. La tipología de los médiums difiere de la de los investigadores. Aquellos se caracterizan, generalmente, por inestabilidad nerviosa y muy mediocre inteligencia, salvo algunas excepciones.
6°. El operador psicofónico nunca se encuentra en estado de trance.
7°. En principio, toda persona puede hacer experiencias. En el espiritismo, el médium no puede ser cualquiera.

Por experiencia exhaustiva, particularmente he llegado al convencimiento, equivocado o no, que es muy posible que voces de entes de otra dimensión, seres autónomos, son grabadas en las cintas de los magnetófonos, gracias a nosotros mismos, en parte gracias a nuestro inconsciente, pues ellos precisan de nuestra energía psicosomática, seguramente telérgica, cuya auténtica potencialidad nos es todavía desconocida.”

CARACTERISTICAS INTERPRETATIVAS DE LOS REGISTROS ARANORMALES Y METODOLOGIA EXPERIMENTAL

Muchos fenómenos paranormales tienen sus características básicas que se han ido obteniendo mediante la experimentación. En el campo de los registros acústicos paranormales han sido necesarios miles de registros y miles de horas de estudio y análisis, así como decenas de años tras alguna pista. Aún en la actualidad seguimos sin conocer el verdadero origen de estas voces aunque tengamos certezas improbadas de un supuesto origen transhumano.
No obstante, al menos y por todo ese tiempo ocupado si podríamos establecer unos parámetros orientativos que pueden servirnos de guía a la hora de analizar sin tecnicismos una supuesta grabación paranormal. La psicofonía se manifiesta de muchas maneras, con muchos sonidos y formas, en infinitud de lugares diversos y con personas que no reúnen nexos concretos comunes. Es decir, la psicofonía en definitiva es un fenómeno totalmente incongruente y no obedece a leyes conocidas por la ciencia, es realmente difícil de estudiar, precisamente por esos pocos puntos en común entre ellas. Aún así, se intenta, con esos pocos puntos de referencia común, establecer una serie de reflejos que son propios de este fenómeno y que lo diferencia de otros semejantes.
Hay que advertir que el fraude en este tipo de experiencias se da con relativa frecuencia, suponemos que en la mayoría de los casos existe el móvil del protagonismo, pero el buen conocedor de esta fenomenología los diferencia con cierta facilidad.

Frecuencia Acústica y Factores Medioambientales

Dentro de las características psicofónicas existen diversas ideas. Algunas de ellas hacen referencia al hecho de que estas voces prefieren utilizar unas bandas acústicas con una frecuencia muy concreta y que el oido humano casi no puede percibir. Si bien es cierto que no se puede establecer una frecuencia general para todos los investigadores. En los experimentos realizados por diversos investigadores se ha llegado a la conclusión que esas frecuencias que utilizan vienen en ocasiones condicionadas por la altitud geográfica donde se realice la grabación. Aunque este es un dato que queda muy colgado en el aire ya que como cuenta el investigador español Sinesio Darnell el fenómeno psicofónico no tiene relación alguna con los factores medioambientales. Numerosas pruebas realizadas por este estudioso de las psicofonías en relación con ciertas particularidades del ambiente, como pueden ser, presión atmosférica, fases lunares, humedad relativa y absoluta, temperatura, altitud, etc., dan un resultado negativo de la relación psicofonía-medioambiente, así este fenómeno es clasificado como díscolo, es decir, no se produce por ningún motivo aparente.
Sin embargo, al parecer sí existe algo que tiene relación con la obtención de estos registros y esto es la periodicidad. Al parecer este fenómeno se manifiesta como en “oleadas”, es decir, se produce durante cierto tiempo con cierta asiduidad y luego el fenómeno desaparece para volver a reaparecer más tarde. Según palabras del señor Darnell no se conocen las causas de estas “oleadas”, si bien argumenta que sólo se “han apreciado únicamente en los sistemas clásicos de grabación psicofónica yque las nuevas técnicas de psicofonía dialogante parecen carecer de esta singularidad.”

La actividad psicofónica está integrada en un sistema de “cuestas” y “valles”. La mayor actividad, las cuestas, parecen estar distanciadas por valles, o días de menor actividad, y un hecho curioso es que las distancias entre “valles” y “cuestas” son similares. No obstante, muchos investigadores aseguran que si se llevara una metodología más estadística del fenómeno, demostraría que siguen existiendo esas cuestas de mayor actividad, pero con una particularidad: que los valles de silencio serían de menor duración.

Sustratos energéticos

Hablar de energía es algo que puede resultar pedante y extenso por la inconsistencia del tema.
Sabemos que la electricidad es una forma de energía, las ondas y los movimientos se producen por una fuente energética. Todo es energía e introducirnos en ello sería una mera cuestión filosófica que desbordaría este estudio.
Cuando se habla de psicofonías es difícil no hacer mención de que ellas necesitan para manifestarse de un sustrato energético. Al comienzo de los estudios al no tener muchos conocimientos sobre este fenómeno nadie pudo centrarse en el hecho de que necesitaban energía para manifestarse. Hoy sabemos que pueden realizarlo con cierta facilidad utilizando dos formas de energía como elemento portador y como puente de comunicación: la luz y el sonido.
Con referencia a este aporte de energías, el conocido investigador Ernst Senkowski, comenta al respecto en su obra Instrumentelle Transkommunikation sobre “la dificultad de la formación de estas señales paranormales, entre otras, hace suponer que en nuestro sistema hay poca energía física en la forma adecuada a disposición. La transportabilidad se formaría, por ejemplo, en un espacio silencioso que formaría las palabras a partir de los campos electromagnéticos que siempre existen.
También se podría intentar ayudarles aportando energía física. De hecho, el empleo de ‘campos auxiliares’ se ha demostrado frecuentemente positivo, incluso recomendable, aunque no se pueda dar una definición exacta de ‘apropiado’ y ‘óptimo’. La diferencia física entre campos acústicos y electromagnéticos puede entenderse como consecuencia del mundo de los sentidos del hombre, que reduce un horizonte cósmico inabarcable a estrechos recortes perceptibles, que aparecen dentro de las bandas, como ‘luz’ y ‘sonido’ y cuyos datos pueden ser elaborados en el ‘computador’ cerebral. Según esto, se pueden utilizar fundamentalmente campos acústicos y electromagnéticos…”

A este respecto y volviendo a tomar de la mano al señor Darnell, este hace referencia del sustrato energético como que en ocasiones los que investigan estos temas en profundidad han denotado que cuando el ambiente está saturado de murmullos o ligeros sonidos continuados, parece ser que las psicofonías se obtienen más abundantemente, es como si estas voces energéticas utilizan este fondo acústico como sustrato o elemento portador.

Algunos han querido mostrar un poco más ese espíritu místico al comentarnos que se encuentran ante una energía puramente espiritual y que necesita de los seres vivos para manifestarse, no teniendo dificultades -la energía- para atravesar cuerpos opacos o para manipular el espacio y el tiempo.La idea de que puedan tratarse de energías inteligentes es algo que está muy latente, sobre todo por algunas características que ofrecen algunas experiencias. Hay voces que realmente intentan impedir que se realice una grabación, o bien pueden llegar a contradecir a otras voces que en ese momento se estén manifestando. Esto nos da una idea de que estas voces de origen paranormal tienen autonomía e independencia de actuación.

Manifestaciones de origen desconocido

Dada la multitud de experimentos realizados al respecto, podríamos decir que la transaudiocomunicación ofrece unas características tales que pueden hacernos pensar que estamos ante algo inteligente y que pertenece a un mundo espiritual o dimensional. Estas manifestaciones paranormales suelen identificarse a sí mismas, nos pueden llamar por nuestros nombres y en muchas ocasiones pueden decirnos cosas que no tienen sentido para nosotros, lo que podría dejarnos perplejos e intrigados. Algo de lo que sí podemos estar seguros es que estas voces se originan fuera del experimentador. Esto ha sido demostrado en muchas ocasiones realizando pruebas en el interior de una campana de vacío o en jaulas de Faraday (ausencia de interferencias de radio). Esto significaría que estas voces y sonidos paranormales no son generadas por ningún medio acústico conocido.
Sin embargo, experimentos realizados por Hanna Buschbeck en 1972 con una relación de 41 personas que habían obtenido voces, nos ofrecen unas similitudes básicas junto a unos nuevos descubrimientos. En el informe que realizó afirma que en el experimento número 14 se habían proyectado sus pensamientos en la cinta, en el 34 haber detectado una voz que identificó con la de su lejano nieto, y otra experiencia recogida por el director de una clínica en la que asegura haber escuchado en la cinta las voces de sus pacientes, vivos.
Entonces, estamos ante un hecho discutido, si son voces de seres no vivos ¿porque existen manifestaciones de los vivos, aunque sean inconscientemente? Y si son manifestaciones producidas por nuestras mentes inconscientes o conscientes ¿porqué se manifiestan entonces seres que dicen haber vivido o pertenecen a otros planos dimensionales? Esto nos da una idea de la amplitud del fenómeno que no sólo abarca la posibilidad de transcomunicarse con seres de otros planos de existencia, sino también con los de aquí.
No estamos seguros de la procedencia real y absoluta de estas manifestaciones, si bien podemos asegurar que se trata de algo realmente paranormal. Esto nos lo demuestra una de las características más asombrosas de la transaudiocomunicación. Es lo que se llama GRABACION REFLUENTE.

Como bien dice Jürgenson, “sobre la base de nuestras leyes electrónicas y con el correr del tiempo en nuestro mundo tridimensional no debería verificarse en absoluto: en otras palabras, una cosa técnicamente imposible”. En estas grabaciones refluentes, “todos los rumores, los sonidos, la música van en dirección opuesta con excepción del registro grabado, que fluye normalmente del todo, claro y límpido, en sentido opuesto al resto del curso de la grabación. “Parece que lo que origina la grabación paranormal no conoce las leyes físicas de la acústica o son verdaderamente maleables a esas energías.
Otro hecho curioso de estas manifestaciones de origen desconocido es que algunas comunicaciones ofrecen algunos datos técnicos sobre la misma. Veamos un ejemplo ofrecido por Karl W. Goldstein ypublicado por la revista Evolución. Se trata de un “diálogo” obtenido por el sistema bicanal, es decir, sonido e imagen captadas de forma simultánea; las preguntas fueron realizadas por el doctor Senkowski:

– Pregunta. ¿Es cierto que los contactos son realizados mediante la cooperación de los modelos de orden cerebral del experimentador?
– Contestación. “Correcto”
– P. ¿Puedes percibir esos modelos?
– C. “Soy capaz de influirlos”
– P. ¿Es cierto que la comunicación se hace por medio de los impulsos del campo pentadimensional de acuerdo con la teoría del físico Burkhard Heim?
– C. “Está en lo cierto. Heim es un genio”
– P. ¿Puede decirnos si recibiremos detalles exactos del trabajo de Heim para nuestro trabajo de investigación, dentro de algún tiempo?
– C. “¿Cuanto tiempo considera usted razonable?”
– P. Durante mi tiempo de vida.
– C. “Si… si”
– P. El problema consiste en que debo escoger entre un número inmenso de frecuencias, sin saber cuales son las más convenientes.
– C. “Ya hablaremos de eso, ahora debemos terminar, debido al agotamiento de la energía”
– P. Gracias.

Transcomunicación instrumental e identificación acústica

Este fenómeno de comunicación no sólo, al parecer, es como lo dicho, una comunicación. También se han dado casos en los que se han llegado a combinar las facultades telepáticas de los propios investigadores humanos con interacciones psicofísicas entre mente y materia, es decir, desde fenómenos de PES (Percepción Extrasensorial) hasta los conocidos fenómenos de PC (Psicocinesia), todo ello mediante el uso de medios técnicos.
Así por este medio instrumental los “transinterlocutores” han comunicado que tienen que utilizar una forma de lenguaje infantil y proyectar las imágenes de forma sencilla y que podamos reconocer.
De esta manera deberíamos evitar la imprudencia de ofrecer una interpretación fantasiosa a esos mensajes.
Por otro lado, un factor a tener en cuenta a la hora de poder identificar las voces y sonidos de origen paranormal es su sonido especial y característico. Sonidos que, evidentemente, solo aquellos que han dedicado muchas horas al estudio de la transcomunicación y que han sensibilizado su oido pueden ver estas diferencias con suma facilidad y claridad.
Estas características sonoras se refieren al tono y timbre que se denotan en las voces. Algunos apuntan un tono inconfundible, como metálico y hueco, con un ritmo y rapidez peculiar y con cierta musicalidad en las frases o palabras.
En cuanto se refiere a la fonética, las palabras registradas presentan a veces una distorsión en mayor omenor grado, algunas más agudas y otras más graves, así como pueden llegarse a grabar a distintas velocidades unas de otras. Ello no hace fácil entenderlas. Otro factor a tener en cuenta es que en ocasiones las construcciones gramaticales son igualmente distintas y llegando a producirse errores de sintaxis. Por lo general, las voces suelen ser muy suaves.

Factores característicos de las grabaciones paranormales

LA GRABACION Y EL LUGAR

– El registro puede realizarse en una cinta magnetofónica y en otra no cuando se experimenta con dos grabadores gemelos.
– Pueden grabarse mensajes distintos y distintos tipos de voz y escalas utilizando al mismo tiempo dos o más aparatos grabadores gemelos.
– Las voces pueden modificarse o eliminarse una vez grabadas.
– Las voces tienen preferencias por el medio de interfrecuencia radiofónica.
– Pueden registrarse fenómenos de grabación en cajas de Faraday y en campanas de vacío, así como en cámaras insonorizadas.
– No hay especial incremento del fenómeno en función del lugar de experimentación. Aunque sí el tipo de registro según el lugar.
– Existen transmisiones directas más bien largas y que pueden llegar a durar hasta media hora yque parecen provenir de una especie de vehículo llamado nave.
– Pueden obtenerse resultados positivos con o sin la presencia del o de los experimentadores.
– Se obtienen registros paranormales independientemente de los aparatos, calidad, tipo o número.
– Todas las voces, músicas y sonidos de origen paranormal grabadas en cinta magnética sólo pueden ser oídos después de la grabación, a excepción de la utilización de las modernas técnicas basadas en la escucha directa de dichos fenómenos.

LAS VOCES Y SONIDOS

– Las voces pueden, a veces, mostrarse broncas y desagradables, pero en otras puede comprobarse una tonalidad musical y difícil de olvidar.
– En la mayoría de los registros obtenidos se ha observado que la voz psicofónica se manifiesta tras una especie de chasquido.
– La psicofonía espontánea se caracteriza por golpes, sonidos y voces con palabras y frases muy cortas. Mensajes rápidos tipo telegrama.
– Se pueden dar casos de voces que tienen dificultad de pronunciación o error gramatical.
– Algunas voces reconocen íntimamente al experimentador. Otras, sin embargo, no tienen conocimiento del experimentador.
– Se han observado fonemas de niños, adolescentes y adultos; femeninos y masculinos.
– Se pueden registrar una especie de sonidos secos y sordos, como pequeños golpes de aire en el micrófono. Esto puede ser debido a la dilatación de la membrana del propio micrófono.
– Algunas voces pueden responder a preguntas formuladas por el experimentador, tanto a nivel físico como mental (telepatía). Algunas veces las respuestas se adelantan a las preguntas.
– En los casos de voces dialogantes, éstas pueden dar indicaciones de como mejorar técnicamente las comunicaciones. Al parecer cada experimentador tiene unas características técnicas propias y personales.
– Las voces parecen tener preferencias propias.
– Las voces pueden manifestarse en distintos idiomas (políglotas), aunque generalmente lo hace en el idioma propio del experimentador.
– Algunos mensajes ofrecen datos del pasado, del presente e incluso de sucesos futuros.
– Muchos mensajes se refieren a acontecimientos simples y cotidianos y generalmente no hacen predicaciones morales ni filosóficas. No suelen dar consejos de forma imperativa o condiciones autoritarias sobre las conductas. Tampoco hacen referencias religiosas ni ideológicas.
– Las comunicaciones pueden aparentar las llamadas de amigos, parientes y conocidos a nivel íntimo y personal. Estas comunicaciones pueden consistir en saludos, breves discursos, augurios, alientos y observaciones graciosas. Suelen ser de índole muy positiva. Una variante es que pueden ofrecer datos sobre el entorno geográfico y detalles de los experimentos.
– En ocasiones, algunas voces prefieren permanecer anónimas o bajo un seudónimo.
– Se ha observado que las voces se manifiestan bajo un ahorro energético, que las hace entrecortadas y rápidas.
– Muchas voces pueden manifestarse como seres ya fallecidos. Otras como seres que no pertenecen ni han pertenecido a este mundo.
– Los registros de voces pueden ir desde un simple sonido gutural, hasta una frase completa e incluso un diálogo no muy largo. Pueden abundar los neologismos.
– Es posible grabar voces sin sentido e incluso idiomas no comprensibles para los humanos.
En otras se pueden dar palabras y frases en sentido inverso (grabaciones refluentes).
– Pueden llegar a burlarse de los experimentadores, incluso algunas de las voces pueden contradecir a otras o amenazarlas.

Tipos de voces

Gracias a la cantidad enorme de experimentos realizados se han podido clasificar las voces en cuatro grupos diferenciados:

– VOCES ACOMPAÑANTES. Se pueden oír en cualquier punto o lugar en que practiquemos.
– VOCES “IN SITU”. Son voces que se pueden oír en lugares determinados y sólo en ellos pueden ser grabadas.
– VOCES ESPORADICAS. Son voces que aparecen en escasas ocasiones, una o dos, y no vuelven a registrarse ya más. Suelen hacer alguna referencia muy concreta.
– VOCES INTERRELACIONADAS. Son las menos frecuentes y no parecen tener relación con el experimentador. Son varias voces que se comunican entre ellas, haciendo en ocasiones referencias al lugar o al experimentador, pero sin llegar a dialogar con el mismo.

Clasificación de resultados

A continuación expondré una clasificación general donde podremos encuadrar los registros paranormales en función de los resultados obtenidos, pero antes quisiera dejar claro que no todos los resultados pueden encasillarse en estas tablas ya que, al ser un fenómeno díscolo, no podemos prever esos resultados. Si al menos podemos utilizarlo como guía de referencia.

1. TIPOS DE SONIDOS REALES Y DE ORIGEN DESCONOCIDO. IDENTIFICACION EN LA
EXPERIMENTACION DE PSICOFONIAS ESPONTANEAS.

A. Identificables. Estos pueden ser de tres tipos:

– Naturales: Producidos por agentes naturales. Seres vivos y efectos medioambientales (viento, agua, tormentas, animales, etc.)
– Artificiales: Producidos por agentes artificiales. Ruidos mecánicos, eléctricos o similares.
– Accidentales naturales y/o artificiales: Son los producidos por distintos accidentes. Roturas, quiebras, roces, caídas y golpes diversos, etc.

B. No identificables. Sonidos y ruidos diversos que no pueden identificarse por comparación o análisis. Sólo podemos tener una idea por aproximación o parentesco.

– De supuesto natural
– De supuesto artificial
– De supuesto accidental

C. Sonidos de origen desconocido (paranormales). Son aquellos que han sido registrados en la cinta magnética y no han sido oídos de forma natural.

  • Sonidos y ruidos diversos. No voces.
  • Naturales
  • Artificiales
  • Accidentales
  • Voces con un contexto inteligible.
    *Infantiles
    *Femeninas
    *Masculinas
  • Voces con un contexto ininteligible.
    *Infantiles
    *Femeninas
    *Masculinas

Con respecto a las voces hay que decir que podemos obtener cuatro tipo de resultados:

A. Respuestas esporádicas
B. Preguntas esporádicas
C. Afirmaciones
D. Formulaciones no acordes

2. METODOS DE EXPERIMENTACION Y POSIBLES RESULTADOS EN CONSECUENCIA

A continuación expondré diversos modos de experimentación, algunos de ellos no son más que variantes de otros, pero pueden aportarnos ventajas o desventajas según los resultados que busquemos.

A. Experimentación de campo. Al aire libre.
1. Con micrófono interno
2. Con micrófono externo
3. Mediante frecuencias de radio
4. Otras técnicas.

B. Experimentación de laboratorio. En interior.
1. Con micrófono interno
2. Con micrófono externo
3. Mediante frecuencias de radio y/o generadores de onda portadora
4. Campanas de vacío, cajas de insonorización o de Faraday
5. Otras técnicas

Posibles resultados en el apartado A.1 (Al aire libre con micrófono interno)
– sonidos medioambientales
– voces viajeras (cercanas)
– sonidos mecánicos o artificiales
– sonidos accidentales
– sonidos de origen desconocido (paranormales)

Posibles resultados en el apartado A.2 (Al aire libre con micrófono externo)
– sonidos medioambientales
– voces viajeras (cercanas)
– interferencias electromagnéticas e incursión de ondas hertzianas
– sonidos accidentales
– sonidos de origen desconocido

Posibles resultados en el apartado A.3 y B.3 (al aire libre mediante frecuencias de radio)
– interferencias de radiofrecuencia
– sonidos de origen desconocido (paranormales)

Posibles resultados en el apartado B.1 (en interior o laboratorio con micrófono interno)
– sonidos medioambientales
– voces cercanas (no viajeras)
– sonidos mecánicos
– sonidos accidentales
– sonidos de origen desconocido

Posibles resultados en el apartado B.2 (en interior o laboratorio con micrófono externo)
– sonidos medioambientales
– voces cercanas no viajeras
– interferencias débiles o disminuidas
– sonidos accidentales
– sonidos de origen desconocido

Posibles resultados en el apartado B.4 (campana de vacío o aislamiento acústico)
– Interferencias electromagnéticas (en caso de no utilizar caja de Faraday)
– sonidos accidentales muy debilitados
– sonidos de origen desconocido

En las modalidades de otras técnicas pueden realizarse registros con micrófonos introducidos en botellas que contengan una sustancia de alta viscosidad con lo que reduciríamos los defectos acústicos de resonancia, eco, reverberación, etc. así como la disminución general de sonidos ambientales.

BIBLIOGRAFIA

– BANDER, Peter. Carry on Talking. Gerrards Cross. Buckinghanshire, 1972.
– BRUNE, François. Los muertos nos hablan. Ed. Edaf.
– JÜRGENSON, Friedrich. Sprechfunk mit Vertobenen (Conversaciones por radio con difuntos). Friburgo, 1967.
– JÜRGENSON, Friedrich. Rösterna fran Rymden (Voces del Universo). Estocolmo, 1964.
– RAUDIVE, Konstantin. Un-hörbares wird hörbar (Lo inaudible se hace audible). Alemania, 1968.
– RAUDIVE, Konstantin. Breakthrough: An amazing experiment in electronic communication with the dead. Colin Smythe Ltd., 1970 (versión inglesa de Lo audible se hace inaudible)
– RAUDIVE, Konstantin. Auf den Sporen einer Gesiterwelt (siguiendo las huellas de un mundo de espíritus). Alemania, 1968.
– RAUDIVE, Konstantin. Überleben wir de Tod? (¿sobreviviremos a la muerte?). Remagen, 1973.
– SEIDL, Franz. Phänomen Transzendental Stimmen. Stgt. 1971
– SENKOWSKI, Ernst. Instrumentelle Transkommunikation. R.G. Fischer.
– SHEARGOLD, R.K. Hints on receiving the voice phenomenon. Maidenhead, 1973.
– PEDRO GUIRAO. Dossier del más allá. Ed. Plaza & Janés. S.A.
– JOHN A. LAKEWOOD. Parapsicología, ciencia del futuro. Ed. Alonso S.A.
– WALTER Y MARY JO UPHOFF. Poderes y experiencias paranormales. Ed. Martínez Roca
– Manual de espiritismo. Ed. Uve S.A.
– JULIO ROCA MUNTAÑOLA. En los confines de la parapsicología. Ed. Alas.
– Enciclopedia Lo Inexplicado.
– ERNER F. BONIN. Diccionario de Parapsicología. Ed. Alianza. Madrid, 1983.
– SINESIO DARNELL. Voces sin rostro. Ed. Petronio. Barcelona, 1979. (también El misterio de la psicofonía)
– VINTILA HORIA. Encuesta detrás de lo visible. Ed. Plaza & Janes. Barcelona, 1980
– HANS BENDER. La Parapsicología y sus problemas. Ed. Herder, Barcelona, 1976.
– VARIOS. La nueva Parapsicología. Introducción a la Parapsicología Científica. Ed. Noguer. Barcelona, 1981.

Fuente.

1997 Revista Investigación

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 9, 2020 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

Investigación paranormal como práctica espiritual.

Por Marc A. Eaton

 

EWYVtP6XQAY0V1l.jpg

Durante los últimos 40 años, la confianza en la religión ha disminuido en los Estados Unidos. En 1975, el 68% de los estadounidenses informaron tener mucho o bastante confianza en la iglesia o la religión, pero para 2012 el porcentaje se había reducido al 44% de los encuestados (Saad 2012). Del mismo modo, la iglesia ha ido en decadencia desde la década de 1960 (Stark 2008). Esto viene a decir que los estadounidenses están abandonando la fe. Aunque un estudio reciente indicaque los ateos, autoidentificados como tal, en los Estados Unidos casi se duplicaron (de 1.6 a 3,1%) entre 2007 y 2014 (Pew Research Center 2015), este porcentaje es consistente con los datos de los años 70.

La gente en Estados Unidos no necesariamente está perdiendo la fe, sino más bien diversificando lo que perciben como sobrenatural o divino. La Religiosidad moderna en las naciones occidentales se caracteriza por tal pluralismo, ya que cada vez más, las religiones compiten entre sí en el “mercado espiritual” (Roof 1999;Swatos y Christiano 1999). La raíz de este fenómeno es un cambio hacia modos individualizados de creencia y práctica. Wuthnow (1998) identificó esto como una transición de la busqueda personal. Al buscar formas de espiritualidad, los individuos están facultados para definir sus propios sistemas de creencias y relaciones únicas con lo que creen ser sagrado. Este proceso ha tomado muchas formas. En una tendencia que Davie (1994) reconoció como “creer sin pertenecer”, y por ello, muchas personas se están desconectando de las instituciones mientras conservan sus creencias religiosas personales. Una tendencia relacionada es el surgimiento de “nones” religiosos, personas que no reportan afiliación religiosa. Los “nones” aumentaron del 7% en 1972 a casi el 23% de la población en 2014.

Según el Centro de Investigación Pew (Pew Research Center),el movimiento identificado como no afiliado religiosamente es el de tendencia más común en los Estados Unidos. Esta población es dos veces mayore que el público en general (37% versus 18%) identificándose como “espiritual pero no religioso”(Foro Pew sobre Religión y Vida Pública 2012), que Fuller (2001: 4) describe como “preocupados por asuntos espirituales pero [eligiendo] buscandolos fuera del contexto de una organización religiosa tradicional”. Una tercera tendencia es lo que se conice como el movimiento de la Nueva Era (New age). Entre otras creencias, los practicantes de la Nueva Era afirman que lo espiritual se puede experimentar directamente a través de una variedad ecléctica de creencias religiosas occidentales, filosofía oriental, elementos del neopaganismo y espiritualidades nativas americanas (Bruce 2002; Heelas y Woodhead 2005;Perdiz 1999).

Cada uno de estos es una manifestación de una “cultura de búsqueda” espiritual, en la cual la ritualidad ha sido liberada de los límites de las doctrinas e instituciones.(Techo 1999). En este artículo, sostengo que la investigación paranormal (también conocida como “caza de fantasmas”) es parte de esta búsqueda de experiencias espirituales. Como los espiritistas de la segunda mitad del siglo XIX, que intentaron comunicarse con los difuntos a través del “raps”, sesiones de espiritismo y tablas Ouija, los investigadores paranormales contemporáneos están motivados por el deseo de confirmar sobre la existencia de la vida más allá de la muerte (Moore 1977; Weisberg 2004). Se ha documentado los matices espirituales de esta práctica por Baker y Bader (2014), quienes informan que las investigaciones paranormales están infundidas con creencias religiosas y mágicas. Del mismo modo, Draper y Baker (2011) concluyen que reportaron fuertes creencias en fantasmas, extraterrestres, Bigfoot, fenómenos psíquicos y la existencia en los ángeles guardianes. El significado espiritual de las creencias paranormales no está restringido solamente a fantasmas. Como Denzler (2001) y Partridge (2003) mostraron, las creencias en los ovnis y extraterrestres a menudo están impregnadas de espiritualidad.

A la luz de su similitud histórica del movimiento espiritualista y la investigación que revela la naturaleza espiritual de muchas creencias paranormales, propongo que la investigación paranormal se pueda considerar una práctica espiritual. Wuthnow (2003:309) define la práctica espiritual como “aquellas actividades en las cuales los individuos participan para ser más conscientes de su espiritualidad, o para enriquecerse y hacer crecer sus vivencias espirituales “. En este contexto, la espiritualidad se refiere a: “un estado de relación u orden divino, sobrenatural o trascendente de la realidad que, alternativamente, actúa como un sentido o conciencia de una suprarealidad que va más allá de la vida como la experimentamos habitualmente”(Wuthnow 2003: 307). Los investigadores paranormales están motivados por un deseo: hacer contacto con una realidad más allá del mundo físico, que los investigadores generalmente llaman “el más allá”, “el reino de los espíritus” o simplemente “el otro lado”. Usando herramientas tecnológicas, sus propios sentidos e incluso habilidades de meditación, los investigadores paranormales intentan comunicarse con lo que ellos llaman “Fantasmas”, “espíritus”, “entidades” o “conciencia incorpórea”. Los equipos paranormales generalmente incluyen una combinación de miembros que se identifican como “científicos” (dependientes sobre todo de tecnología para monitorear el medio ambiente) y sensitivos (dependientes de percepciones sensoriales, como ver, oír o sentir la presencia de espíritus). Esta mezcla de métodos de investigación mediáticos y aparentemente científicos también se hace eco del movimiento espiritista (Moore 1977;Weisberg 2004). Al igual que sus predecesores hace un siglo y medio, los investigadores contemporáneos difieren en sus técnicas, pero están motivados por un deseo compartido de capturar evidencias de vida después de la muerte.

Este estudio responde, en parte, a las recientes llamadas para explorar cómo las prácticas espirituales se han entrelazado con aspectos de la vida que normalmente no son definidos como religiosos, como las organizaciones seculares y otros aspectos del “día a día “(Ammerman 2014; Cadge y Konieczny 2014; Martí 2014). Más específicamente, se suma a nuestra comprensión del significado espiritual de las creencias paranormales. Mediante un examen etnográfico de las prácticas a microniveles e interpretaciones de investigadores paranormales, esta investigación muestra cómo los parainvestigadores entremezclan creencias convencionales religiosas y de la Nueva Era durante sus investigaciones, contribuyendo a un aumento en las creencias paranormales utilizando un enfoque de métodos cualitativos o mixtos (Bakery Bader 2014; Bader y col. 2010; Heelas y Woodhead 2005). De forma adicional, al centrarse únicamente en investigadores paranormales, este estudio aísla las creencias en los entes y fantasmas, la creencia en Bigfoot, extraterrestres,y la percepción extrasensorial. Los estudios demuestran que las personas que tienen una creencia en lo paranormal no necesariamente creen en una amplia variedad de entidades o poderes paranormales(Bader y col. 2010; Moore 2005 ). Este enfoque permite una comprensión profunda en un área específico y, por lo tanto, complementa los análisis cuantitativos que concreta una tendencia más amplia en la creencia paranormal. Este artículo también explora cómo los intentos de establecer la legitimidad científica de la investigación paranormal son, en última instancia, parte de un proceso más amplio de búsqueda espiritual. Mi investigación sugiere que los investigadores paranormales confiaron en la ciencia bajo un discurso entusiasta y con artilugios tecnológicos, sin embargo, finalmente quisieron probar la existencia de una vida futura. A diferencia de lo religioso y de la Nueva Era, los investigadores que ya creían en el mundo de los espíritus, científicamente orientaron sus estudios construyendo lo que Tart (2010) llamó: “espiritualidad basada en la evidencia”. Él argumentó que los investigadores podrían “aplicar los métodos de la ciencia” al fenómeno asociado con la religión”, y por lo tanto” gradualmente refinar nuestros sistemas espirituales de manera compatible con el método científico”(2010: 37). Tremendo acercamiento abre la posibilidad de una búsqueda espiritual entre aquellos que se adhieren a una cosmovisión materialista. Por lo tanto, este estudio propone que los exámenes de la búsqueda en la cultura espiritual(techo 1999) debe incluir creencias paranormales e investigación paranormales en todas sus formas.

Después de una breve descripción de mis métodos de investigación y participantes, explico cómo la investigación paranormal se infundió con significado espiritual a través de motivos de participación de los investigadores, métodos de investigación y los significados que surgió de estas investigaciones. En virtud de ser doblemente marginado por la religión y la ciencia convencional, los investigadores paranormales fueron menos limitados por las doctrinas y métodos de estas instituciones. Como tal, ellos eran libres de desarrollar sus propios enfoques para interactuar con el mundo espiritual

MÉTODOS

Mi investigación comenzó en febrero de 2012, cuando entrevisté a tres miembros de un equipo local y luego me uní a ellos para una investigación de un teatro. A través de los años, tomé un rol de “miembro-investigador activo”, lo que me permitió experimentar vestigios muy parecidos a un miembro real del equipo ayudé ainstalar los equipos instalaron y se tomaron “lecturas de referencia” (mediciones de las condiciones atmosféricas en un lugar, como la temperatura, la presión barométrica y frecuencias electromagnéticas), se hicieron preguntas durante las “sesiones de EVP”(basado en una teoría de que las voces de los espíritus podrían capturarse en grabadoras de audio a través de un proceso llamado “fenómeno de voz electrónica”), y revisé mis audios y grabaciones después de las investigaciones. Los equipos alentaron a los participantes a escuchar los audioregistros enteros para capturar EVP, así como para capturar otros sonidos de “soporte” hechos por los investigadores. Este aliento para grabar investigaciones me proporcionó un audio transcribible de todas las investigaciones. Debido a que regularmente acumulaba ocho o más horas de audio por investigación, la transcripción completa no era práctica. En cambio, después de que los temas analíticos comenzaron a emerger, volví a estas grabaciones y produje selecciones de “transcripciones de campo”. Estas transcripciones capturaron momentos de cada investigación que fueron muy relevantes para mi análisis en desarrollo.

La investigación está en curso, y en el momento de escribir esto he participado en 16 investigaciones y he realizado 32 entrevistas con investigadores. Entrevistas varias con una duración de 49 a 108 minutos, y promedió 79 minutos. De los 32 se realizaron 12 entrevistas en persona y 20 por teléfono. Se usan seudónimos al transcribir y todos los extractos a continuación. Además de investigaciones y entrevistas, asistí a cinco “conferencias”, donde investigadores de lo paranormal y otras celebridades (como estrellas de televisión) discutieron sobre el tema y vendieron sus productos.

Mi método de muestreo principal fue el muestreo por “bola de nieve” (Biernacki y Waldorf,1981), en el que pregunté a los investigadores con los que tuve contacto si me pondrían en contacto con otros. Aunque este método de muestreo no es aleatorio y por lo tanto limita la generalización de los hallazgos, fue importante utilizar tal método por dos razones. Primero, porque la investigación paranormal es estigma(aunque menos que hace una década) y los investigadores se mostraron reacios a discutir su participación con un extraño hasta que un respetado compañero investigador me avalara. En segundo lugar, la comunidad de investigación paranormal es bastante cerrada. Como tal, es diferente y difícil entrar, pero una vez aceptado es bastante fácil conocer a otros investigadores. Esta dinámica me permitió rapidamente a acumular contactos una vez dentro de la comunidad. En general, elegí métodos etnográficos para este estudio, porque quería construir una comprensión teórica inductiva de los procesos interpretativos, a través de los cuales, los investigadores paranormales entendían su práctica.

Si bien la muestra en este estudio no se presenta como generalizable, es importante señalar puntos de similitud demográfica y diferencia con los estudios de poblaciones relacionadas. Todos menos uno de mis entrevistados se identificaron como blancos (una mujer identificada como latina). Esta tendencia racial se reflejó en mis interacciones con los miembros del equipo paranormal y los asistentes a la conferencia. De los 79 miembros del equipo con los que interactué directamente, 2 eran hispanos y el resto 77 eran blancos no hispanos. Del mismo modo, de los cientos de asistentes en cada paraconferencia, noté no más de siete asistentes en cualquier evento que, según la observación, podrían clasificarse como personas de color. De hecho, la presentadora afroamericana que vi durante mi observación en cinco paraconferencias incluso comentó durante su presentación que casi siempre era la única persona afroamericana en tales eventos. Esta sobrerrepresentación de los participantes blancos está de acuerdo con la investigación sobre el movimiento New Age (Heelas y Woodhead 2005; Roof 1993) pero contrasta con la investigación sobre la creencia en los fantasmas (Bader et al. 2010; Goode 2000).

Aunque la investigación muestra consistentemente que las mujeres tienen más probabilidades de creer en los fantasmas (Bader et al. 2010; Goode 2000; Newport y Strausberg 2001), la población de investigadores paranormales que observé no reflejaba esta tendencia. Quince de los 32 investigadores paranormales que entrevisté eran mujeres, al igual que 36 de los 79 investigadores con los que tuve contacto directo. Los entrevistados tenían entre 21 y 63 años y un promedio de 39 años. Esta tendencia también se reflejó entre los investigadores que
conocí y asistí a la conferencia. Según las credenciales educativas informadas, la mayoría de los investigadores tenían alguna educación postsecundaria. Cinco entrevistados completaron solo un diploma de escuela secundaria, 2 completaron la escuela secundaria y capacitación militar especializada adicional, 8 títulos completos de 3 años, 13 títulos completos de 4 años y 4 completaron títulos de postgrado. La investigación sobre la correlación de la creencia en fantasmas con el nivel educativo es mixta; algunos (Goode 2000; Newport y Strausberg 2001) indican una correlación negativa, mientras que otros (Farha y Steward 2006) informan una correlación positiva. En general, la demografía de mi muestra no apoyaba las teorías de marginación, que argumentan que las creencias paranormales son más comunes entre los individuos menos integrados socialmente (Goode 2000; Mencken et al. 2008; Orenstein 2002). De hecho, al menos en términos de raza, clase y nivel educativo, mi investigación se alinea más con la conclusión de Bader et al. De que muchos defensores paranormales están “mejor descritos como élites” (2010: 69).

La mayoría de los participantes en la entrevista todavía expresaron alguna forma de creencias religiosas o espirituales, aunque solo 11 (6 católicos, 2 protestantes y 3 cristianos no confesionales) aún se identificaban con la tradición religiosa en la que fueron criados.
Otra entrevistada pasó de una educación atea al judaísmo cuando se casó. El resto, 20 de los 32 participantes de la entrevista, reflejaban un patrón social más amplio de alejarse de la religión organizada hacia espiritualidades alternativas o la ausencia de espiritualidad.

LA INVESTIGACIÓN PARANORMAL COMO PRÁCTICA ESPIRITUAL

La investigación paranormal funcionó como una práctica espiritual para muchos investigadores, ya que les permitió sentir que se estaban conectando a “un orden de realidad divino, sobrenatural o trascendente” (Wuthnow 2003: 307). Los motivos, los métodos y los significados de los investigadores que extrajeron de la investigación dependieron sobre su previa orientación espiritual y científica. En general, la práctica se ajustó y ayudó a confirmar las creencias de los investigadores, aunque para algunos fue un catalizador para la transformación espiritual.

Motivos para investigar

Los investigadores paranormales que se adhirieron a las doctrinas religiosas establecidas vieron la práctica como una forma de validar sus creencias. Phillip, un investigador criado como católico romano y aún identificado como tal, declaró simplemente que “si pudieras probar la existencia de fantasmas, podrías probar la existencia de una vida futura”.
Del mismo modo, Heidi, una investigadora de 34 años que fue criada como “luterana muy estricta”, explicó:

“Honestamente, la razón por la que incluso pensé en meterme en esto fue por respuestas. Sabes, ¿qué te pasa después de que mueras? ¿Y por qué algunas personas parecen ir al cielo y algunas personas se quedan aquí? . . . Sería bueno poder probar algo en lo que crees sin ninguna duda. Deseas encontrar esa cosa definitiva que vas a ir, “Mira, aquí está la evidencia. Aquí está.”

En tales casos, los investigadores consideraron la evidencia de fantasmas como un apoyo de su fe religiosa, lo que está en línea con la investigación que muestra que los dos sistemas de creencias pueden coexistir (Baker y Bader 2014; Baker y Draper 2010; Draper y Baker 2011; Goode 2000).

Como es de esperar, los investigadores que se identificaron como ateos o agnósticos expresaron la mayor fe en la ciencia y la tecnología. Para estas personas, la investigación paranormal era una fuente alternativa de tranquilidad a la luz de la falta de creencia en las nociones tradicionales del más allá. Chad, un trabajador de almacén de 34 años, fue criado como católico pero perdió la fe después de cuestionar la existencia de Dios mientras estaba en la universidad. Se identificó como un ateo pero experimentó un conflicto interno sobre lo que él pensaba que era verdad y lo que deseaba que fuera verdad. Este conflicto fue un factor importante en su decisión de unirse a un equipo de investigación paranormal:

“Siempre me digo: “No creo en Dios”, pero desearía que Dios estuviera allí porque quiero creer. Quiero saber que hay algo para nosotros después de esto. Porque es deprimente creer que estamos plantando comida. Entonces quiero creer que hay algo para nosotros después. Quiero creer que veré a mis hijos en el más allá. Tal vez eso es todo [investigación paranormal] es. Tal vez es solo una falsa sensación de seguridad”

Otro investigador, un ingeniero de software de 33 años llamado Jack, se describió agnóstico y dijo: “No creo en el cielo. No creo en el infierno. No creo nada de eso “. Sin embargo, cuando le presioné sobre si la investigación paranormal tenía o no algún elemento espiritual para él, Jack respondió: “Si no creyera en los espíritus, ¿por qué estaría cazando fantasmas en primer lugar?”

Los investigadores ateos y agnósticos carecían de fe en la religión, pero sin embargo reconocieron que estaban motivados al menos en parte por el deseo de encontrar pruebas de la vida después de la muerte.

La pérdida de un ser querido aumentó el interés de los demás en la investigación paranormal. En tales casos, la investigación paranormal satisfizo una necesidad muy personal de creer en la existencia continua de un ser querido. Un investigador de 21 años llamado Xavier me dijo que su interés en la investigación paranormal se intensificó después de la muerte prematura de su querido tío. En nuestra entrevista, relató los esfuerzos para comunicarse con su tío y dijo: “Quiero poder escuchar su voz nuevamente. . . Quiero poder sentirlo de nuevo, porque fue una gran parte de mi vida “.

Otro investigador, un trabajador de una fábrica de 38 años llamado Steven, se describió a sí mismo como “enojado con Dios” después de que su padre murió cuando él tenía 15 años. Durante los siguientes 15 años, dijo que su “fe se fue”, pero quería creer que su padre todavía estaba presente. Después de comprar una casa en 2006, Steven comenzó a escuchar pasos fuertes en el piso de arriba y notó que su perro frecuentemente seguía algo invisible alrededor de la casa. Atribuyó la actividad a su padre, una sospecha que se confirmó en su mente cuando los sonidos inusuales cesaron después de pedirle a su padre que se fuera:

“[Mi perro] estaba en la esquina. Estaba temblando, aterrorizado por algo. Y solo miré a mi izquierda donde [mi perro] estaba mirando y dije: “Papá, estoy bien. Puedes irte ahora. Voy a estar bien”.

Estas experiencias convencieron a Steven para comenzar su propio equipo de investigación paranormal. En casos como estos, la investigación paranormal ofreció la seguridad de que los seres queridos sobrevivieron a la muerte física, al igual que otras formas de comunicación después de la muerte (Kwilecki 2011).

Por último, varios investigadores describieron su motivación en términos similares a la noción religiosa de una “llamada”, en el que Dios ha preordenado el propósito de uno en la tierra (Christopherson 1994). Esto era particularmente común entre aquellos que afirmaban tener habilidades sensitivas, como ver y escuchar a los muertos, pero no era exclusivo de este grupo. Un sensitivo de unos cincuenta años llamado Jeremiah dijo que podía ver y escuchar espíritus desde una edad temprana. Estas habilidades aumentaron enormemente después de varias experiencias cercanas a la muerte causadas por una enfermedad grave. En nuestra entrevista, Jeremiah dijo que creía que le habían dado habilidades psíquicas para ayudar a las personas:

“Algunas personas quieren fama y fortuna, y todo lo que eso conlleva. No creo que esa sea la razón por la que tengo la habilidad. La razón por la que lo tengo es para poder ayudar a alguien con el fallecimiento de su ser querido, ya sabes. Dales la respuesta que están buscando o las respuestas que están buscando”

Del mismo modo, Allison, una investigadora de 34 años que también dijo que podía ver y escuchar espíritus, describió su papel como “enlace entre el dueño de la casa o el dueño del negocio y el mundo de los espíritus”. Ella dijo que sus habilidades comenzaron con la detección las emociones de la gente cuando era joven, y eventualmente pudo ver espíritus “con los ojos de mi mente, de la misma manera que soñamos o imaginamos”. Allison informó que ella “siempre tuvo un sentido de propósito” para “ayudar a las personas y explicar este extraño paso al otro lado de la vida”. Jeremías y Allison claramente creían que un poder superior les daba dones de discernimiento para ayudar a los vivos y a los muertos. Al afirmar que sus habilidades estaban presentes desde la infancia, arraigaron sus reclamos en un sentido de destino percibido.

Steven, el hombre que creía que su padre estaba rondando su casa, no afirmó ser sensible, pero sin embargo explicó que la investigación le dio un propósito en su vida:

“En ese momento [tenía] 31 años y, como flotando por la vida, ya sabes. . . Siempre en el fondo de mi mente era como: “Si muero mañana ¿alguien va a recordar algo sobre mí?” Y fue casi como si el campo paranormal me diera un propósito, ¿sabes? . . . Siento que este campo me eligió. No se porque. . . Simplemente sucedió por pura suerte, pero honestamente es lo mejor que me ha pasado”

Métodos de investigación

Las variadas motivaciones de los investigadores también dieron forma a cómo se involucraron en el proceso real de investigación. Los investigadores paranormales incorporaron creencias y prácticas religiosas tradicionales y de la Nueva Era en rituales preparatorios, investigaciones y rituales de limpieza y clausura posteriores a la investigación. Incluso aquellos que depositaron su fe en la ciencia utilizaron herramientas tecnológicas para buscar respuestas espirituales.

Rituales preparatorios

Los investigadores que se adhirieron a las doctrinas religiosas tradicionales las usaron como guía sobre cómo prepararse adecuadamente para las investigaciones. Xavier, el investigador cuyo interés fue estimulado por la muerte de su tío, autoidentificado como “Cristiano no confesional”. Al igual que otros investigadores cristianos, participó en una oración de protección antes de ingresar a un lugar. Como explicó Xavier, “siempre rezo para que Dios envíe ángeles a nuestro camino y nos proteja en estas investigaciones”. Algunos equipos participaron en oraciones de protección grupal antes de cada investigación, pero la mayoría de los equipos, incluidos los de Xavier, alentaron a las personas a buscar protección individualmente por respeto a las diferentes creencias religiosas entre los miembros del equipo.

Los investigadores de la Nueva Era a menudo participan en visualizaciones. Kathleen, una enfermera y practicante de reiki, dijo que antes de cada investigación ella “trataría de imaginar estar rodeada de una esfera de protección, y trataría de asegurarse de que estoy tan centrada y equilibrada como pueda”.

Al igual que con las oraciones de protección, los investigadores generalmente participaban en forma privada en visualizaciones por respeto a aquellos que no creían en la práctica. Sin embargo, ocasionalmente, un líder realizaba un ritual de visualización grupal en un esfuerzo por proteger a todos los participantes. En una sesión, Allison lideró el círculo de participantes en una visualización que combinaba las solicitudes de protección de cristianos y de la Nueva Era.

No era raro escuchar a los investigadores recurrir a la protección de guías espirituales y ángeles guardianes, como lo hizo Allison durante esta visualización. La creencia en tales entidades constituía una forma de “religión popular”, un esquema interpretativo flexible que Draper y Baker (2011) describen como “vagamente acoplado” a la doctrina religiosa.
Investigadores de la Nueva Era como Allison pidieron a estos seres que intervinieran mágicamente para proteger a los que viven en el reino físico.
Por último, los investigadores también portaron con frecuencia artefactos protectores. Kevin, un investigador de 27 años de Ohio que fue criado estrictamente como bautista, siempre llevaba una cruz en su cuerpo durante las investigaciones por “tranquilidad”, como lo expresó.
Tal uso de cruces y crucifijos era común, al igual que el adorno con una medalla de San Miguel. En la tradición católica, San Miguel es el arcángel y protector contra el diablo y otros espíritus malignos. En una línea similar, una investigadora Wiccana llamada Raven explicó cómo ella usaba objetos neopaganos para protección.

Esta mezcla ecléctica de rituales protectores y objetos reflejaba la libertad permitida por el estado marginal de las creencias paranormales. Debido a que no estaban vinculados a ninguna doctrina, los investigadores comúnmente mezclaban las creencias cristianas y de la Nueva Era (Baker y Bader 2014).

Contactando con el mundo espiritual

Las creencias de los investigadores dieron forma a cómo negociaron los intentos de contactar con el mundo espiritual. Los que fueron influenciados por la Nueva Era o las tradiciones espiritistas a menudo se centraron en hablar sobre espíritus atrapados. Fui testigo de como Allison, la sensitiva que se describía a sí misma como un enlace entre los reinos físico y espiritual, intentando hablar con el espíritu de un niño que, según informó, basadose en impresiones sensibilidad, estaba atrapado en el sótano de un museo. Allison se arrodilló, miró hacia la esquina oscura del sótano y comenzó a hablar:

“Hola corazon. No sé si sabes, pero, estamos aquí para ayudarte. No tienes que tener miedo … Ya no tienes que quedarte aquí. Tu familia te está buscando y quieren encontrarte….”

Del mismo modo, Kathleen utilizó el reiki para ayudar a los espíritus. En un momento, su equipo comenzó a escuchar lo que pensaban que eran espíritus que pedían ser contactados. Jerry, un médium del equipo de Kathleen, abrió una puerta espiritual para permitir que los espíritus cruzaran, mientras Kathleen lo ayudaba.

Los investigadores de la Nueva Era, como Allison y Kathleen, sintieron el deber de ayudar tanto a los vivos como a los muertos utilizando prácticas espirituales influenciadas por la espiritualidad oriental, el espiritismo y (en casos distintos a los citados anteriormente) las creencias de los nativos americanos. Su enfoque multifacético era indicativo de la naturaleza de la espiritualidad de la Nueva Era y demostró que tales prácticas podrían usarse para hacer más que simplemente aumentar la propia iluminación (Bruce 2002; Heelas y Woodhead 2005).

Los investigadores que sostenían creencias religiosas convencionales incorporaron rituales tradicionales en las investigaciones, especialmente si un lugar fue perseguido por espíritus malignos o demonios. En los casos más extremos, los equipos trajeron líderes religiosos para limpiar una propiedad o tratar con supuestos casos de posesión. El grupo de Xavier se ocupó de uno de esos casos. Los investigadores cristianos como Xavier estaban predispuestos a creer en los ángeles, los demonios y el más allá. Como resultado, vieron la investigación paranormal como una extensión de sus creencias religiosas (Baker y Bader 2014; Draper y Baker 2011).

También presencié investigadores que combinaban creencias convencionales y paranormales con una fuerte fe en la ciencia y la tecnología. Un equipo realizó un servicio de comunión en una rectoría católica que supuestamente estaba habitada por demonios y por el espíritu de un sacerdote pedófilo. Tres miembros del equipo se sentaron en el salón, encendieron una vela y colocaron pan y zumo de uva. Un investigador que era católico practicante dirigió el servicio, pero para provocar una reacción de enojo por parte del sacerdote fantasmal, también comunicó a Chad, un ateo declarado. El equipo esperaba capturar la reacción del sacerdote en las grabadoras de audio y video en la sala. Durante la comunión, el líder y una investigadora sintieron un escalofrío en sus cuerpos, por lo que el equipo decidió llevar a cabo una sesión de EVP. Le pidieron al sacerdote que “nos diera una señal de [su] presencia” tocando una nota en un piano cercano o tirando del pelo de un investigador. Como seguimiento a esta solicitud, Chad declaró: “Soy ateo, pero realmente me gustaría creer. ¿Puedes mostrarme una señal de la otra vida? Este comentario reveló que incluso el ateo en la sala percibió la investigación paranormal como un método para hacer contacto con el mundo espiritual”

La “fusión de ciencia y espiritualismo” (Baker y Bader 2014: 582) capturada en este caso mostró que los equipos a menudo confiaban en la legitimidad cultural de la ciencia y la tecnología como un medio para reforzar el significado de lo que era esencialmente una búsqueda espiritual. Del mismo modo, los métodos e interpretaciones de los investigadores fueron influenciados por sus creencias religiosas y espirituales preexistentes.
Esto sugiere que existe una relación recursiva entre estos sistemas de creencias: “las creencias preestablecidas condicionaron los métodos de los investigadores, que luego se utilizaron para encontrar evidencia de eventos paranormales que reforzaron aún más la validez de las mismas creencias que dieron forma a las investigaciones al principio”

Rituales de limpieza y clausura

Los investigadores que se acercaron a la práctica desde una perspectiva religiosa o espiritual que a menudo se dedica a rituales de limpieza posteriores a la investigación para evitar que los espíritus se “unan” a los investigadores y los sigan a sus hogares. Por ejemplo, un asistente de la conferencia comentó que comenzó a decir una oración de clausura al final de cada investigación después de ser arañado por lo que él creía que era un demonio. Un orador en la misma conferencia dijo a su audiencia “Dios es su mejor protección” y también aconsejó a los investigadores que le digan a los espíritus que deben permanecer en un lugar. Un orador en otra conferencia recomendó decir una oración de protección para uno mismo, pero también “tomar un momento de rezar por las almas de los que están atrapados. Usted tiene la responsabilidad de ellos “. Este orador afirmó ser sensible y, de acuerdo con el sentido del deber informado por Allison y Jeremiah, sintió la responsabilidad de ayudar a los vivos y los muertos.

En una tercera conferencia, un investigador que también era practicante de reiki presentó un enfoque de la Nueva Era, para la protección espiritual alentó a su audiencia a practicar “buena higiene psíquica” después de las investigaciones, mezclando agua con sal y impregnando físicamente el cuerpo para eliminar la energía extraña, visualizando una “cascada psíquica” que fluye sobre el cuerpo “manchándolo”. El difuminado se adaptó de la tradición de los nativos americanos, en la que se cree que el humo de salvia ayuda a limpiar la energía negativa de una persona o lugar. Fue uno de los rituales de protección no cristianos más comunes reportados por los investigadores. Kathleen, la enfermera que practicaba reiki, impregnó su vehículo porque comenzó a funcionar mal poco después de una investigación. Raven, la investigador Wiccana, roció agua y sal en su casa después de que un contenedor de Tupperware se cayese de su refrigerador. Ella creyó que el incidente resultó de un caso anterior y me dijo: “Después de la rociar, yo también me tomé el tiempo de decir en voz alta que cualquier cosa que estuviese en la casa, si estába cargada negativamente o aquí con mala intención, debía salir de la casa de inmediato “.
Incluso un par de investigadores que se identificaron como cristianos, incluido Xavier, informaron haber rociado sus casas al menos una vez porque temían que algo los hubiera seguido a sus casas.

Como muestran estos ejemplos, muchos investigadores confiaron en una variedad de rituales de protección. Debido a que funcionaban al margen de la religión convencional, los rituales posteriores a la investigación de los investigadores estaban menos limitados por la tradición. La “naturaleza sincrética de la creencia fantasma” (Baker y Bader 2014: 580) les permitió desarrollar rituales que combinaban la religión y las espiritualidades de la Nueva Era.

Significados extraídos de la investigación

La investigación paranormal afecta a las personas de manera diferente según las creencias que aportaron a la práctica. Los 12 investigadores que se identificaron con una religión vieron sus experiencias durante la investigación paranormal como confirmación de sus creencias religiosas. Cuando le pregunté a Heidi cómo reconciliaba su participación con su fe luterana, respondió:

“No veo un conflicto con ser un investigador paranormal. . . No sé si debemos saber exactamente qué sucede después de que mueras, pero ahora hay equipos disponibles que podemos un poco más cerca de entender eso. Y creo que si Dios realmente no quisiera que entendiéramos, él nunca hubiera dejado estos equipos, ya sabes, no habríamos tenido hizo esa conexión”

Heidi creía que la investigación paranormal fue habilitada por Dios y, por lo tanto, todo lo que experimentó en el proceso de investigación fue, por extensión, una confirmación más de la existencia de Dios. Del mismo modo, Debra, una líder de un equipo y practicante católica, afirmó que:

“Hay un poder superior. Para mí es Dios, es Jesús, debido a mi educación católica. Y para mí no hay duda en mi mente. Entonces, cuando salgo e [investigo] científicamente, y he capturado algo que no hay forma posible de que pueda ser otra cosa que actividad paranormal. . . Así que ahora tengo mi creencia espiritual de que sé que hay algo más allá afuera, y ahora tengo la validación para mostrarte, porque puedes mirar esa cinta de video”

Para personas como Heidi y Debra, la evidencia de lo paranormal solo se sumó a su fe en una visión tradicional de Dios que estaba arraigada en las doctrinas de la religión organizada. Esto refuerza el argumento de que las creencias religiosas paranormales y convencionales pueden usarse en conjunto para afirmar una cosmovisión sobrenatural (Baker y Bader 2014; Draper y Baker 2011; Goode 2000).

Ocho investigadores que originalmente estaban arraigados en creencias religiosas convencionales experimentaron un cambio hacia la identificación como espiritual pero no religiosa. Kevin, el investigador que se crió en el bautismo, explicó que la investigación paranormal lo hizo aceptar más otras creencias:

“Toda mi vida he escuchado que cuando mueres, vas a un lugar u otro. No te quedas atrapado en el limbo. Entonces, ya sabes, una vez que comienzas a investigar y realmente sabes que has visto una aparición, es una de esas cosas como “¿Cómo funciona eso?” . . . En general, me ha hecho más abierto a otras creencias y prácticas. . . Supongo que se podría decir que me he vuelto más espiritual por todo lo que he visto, he hecho y he presenciado”

Pattie, una investigadora de 49 años que fue criada luterana, declaró: “Mi fe es más fuerte si hay una vida futura. . . Siempre creí que teníamos un alma y una continuación después, pero supongo que [antes de la investigación paranormal] era como todos los demás: vas al cielo”.

Los investigadores en este campo expandieron sus creencias más allá de las doctrinas de la religión y comenzaron a definir su visión del mundo como espiritual pero no necesariamente religiosa, tal como las estudiadas por Fuller (2001). Un tercer grupo de investigadores (seis en total) se encontraron regresando a una comprensión más espiritual del mundo después de haber sido alienados de la religión. Para estas personas, la investigación paranormal ofreció el tipo de certeza experiencial que Partridge (1999) cita como un elemento central de la epistemología de la Nueva Era. Como se mencionó anteriormente, Steven perdió la fe en Dios después de la muerte de su padre. Sin embargo, después de comenzar a investigar lo paranormal, su espiritualidad aumentó.

Sobre la mesa, el uso de la tecnología parece estar impulsado únicamente por el deseo de acumular datos empíricos con fines científicos. Sin embargo, esta dependencia de la tecnología se basó en la legitimidad del discurso científico (Aronowitz 1988; Gieryn 1983), con la consecuencia irónica (si no involuntaria) de aumentar la validez percibida de las afirmaciones paranormales (Baker y Bader 2014; Brewer 2012). El comentario sobre parapsicología ha descrito esto como “espiritualidad basada en la evidencia” (Tart 2010), ya que tanto la parapsicología como la religión “brindan a sus adherentes un sentido de propósito”, “una filosofía de vida” y “pruebas de la posibilidad de dimensiones de la realidad aún en gran parte inexplorada “(Carlton 1987: 137). Mis datos sugieren que: las funciones de investigación paranormal orientadas científicamente junto con técnicas de investigación más abiertamente orientadas a lo espiritual intensifican el aura empírica que rodea la supuesta evidencia de entes y fantasmas. Y como tal, ambos enfoques finalmente reafirman el valor de la investigación paranormal como método de contacto con el reino espiritual.

Como con cualquier investigación, el estudio actual tiene varias limitaciones:

Primero, el tamaño de la muestra y el método de muestreo limitan la generalización de los hallazgos. Aunque los patrones descritos en el análisis fueron sólidos entre los investigadores observados y entrevistados, no se debe suponer que estos resultados son aplicables a todos los equipos de investigación paranormal.
En segundo lugar, esta investigación solo examinó a los investigadores paranormales, no a la gran población de personas que tienen creencias paranormales y/o consumen medios paranormales. Esta fue una elección consciente para proporcionar un análisis centrado. Sin embargo, como lo demuestra la investigación sobre los creyentes paranormales y los consumidores de medios paranormales, no es necesario participar en investigaciones paranormales para imbuir tales creencias con significado espiritual (Baker y Bader 2014; Bader et al.2010; Brewer 2012).

Varias vías para futuras investigaciones se derivan de las limitaciones de este estudio.

Primero, una investigación basada en encuestas sobre el significado espiritual de la investigación paranormal podría permitir que surjan resultados más generalizables. En segundo lugar, la dependencia de los investigadores paranormales de las afirmaciones de la verdad científica parece estar relacionada con esfuerzos similares de los ufólogos (Denzler 2001; Northcote 2007), parapsicólogos (Goode 2000) y científicos creacionistas (Gieryn et al. 1985). Por lo tanto, la investigación futura podría comparar y contrastar los recursos retóricos a la legitimidad científica en todos estos campos de estudio. Por último, la investigación futura puede explorar cómo los rituales preparatorios pueden preparar a los participantes para ciertos tipos de experiencias emocionales durante las investigaciones. Aunque limitado, la investigación muestra que las personas interpretan retroactivamente la comunicación después de la muerte (Kwilecki 2011), la gira de fantasmas (Thompson 2010) y las experiencias de investigación paranormal (Childs y Murray 2010) sobre la base de creencias preexistentes sobre entes y fantasmas.

Puede ser fructífero utilizar ideas de la sociología de las emociones para examinar la escritura emocional y la puesta en escena de investigaciones paranormales (Zurcher 1982, 1985). Como Zurcher (1982: 2) afirma, “la emoción, o más exactamente el desempeño de la emoción, es ejecutada por el individuo en términos de su comprensión de los comportamientos emocionales apropiados en una situación particular”. La investigación futura podría considerar cómo las investigaciones se ven afectadas por señales emocionales extraídas de rituales preparatorios, líderes de investigación y factores externos, como programas de televisión de caza de fantasmas.

Fuente: “Give us a Sign of Your Presence”: Paranormal Investigation as a Spiritual Practice (Extractos)

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 2, 2020 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: