RSS

Entrevista a José Ignacio Carmona – “Psicofonías: El Enigma de la TCI”

Por Foros del Misterio (2010)

José Ignacio Carmona es un investigador con más de 25 años de experiencia en los campos de la parapsicología y el misterio. Colaborador en diferentes medios de comunicación especializados como Estigia (órgano difusor del CIFE), ITC Journal, AOL2002, Adimensional, Enigmas y Ars Toletana. Su trayectoria incluye múltiples colaboraciones y apariciones en diferentes medios de radio y televisión.

 “La causa de una psicofonía está más cerca del experimentador que del material técnico”

¿Nacemos ¿Por qué un fenómeno como éste, con miles de casos, experiencias sin fraude conocido y material enorme no es
estudiado por la ciencia convencional? (strigoi)

La ciencia se rige por dos criterios, el del azar y el de la necesidad. A niveles ordinarios el estudio de la TCI (psicofonía) y por ende el de los fenómenos paranormales no encuentra una aplicación práctica. Se han producido algunas incursiones en el campo de la inteligencia militar e instituciones y personas privadas han mostrado algún interés, pero estoy convencido que las psicofonías y los fenómenos fronterizos van a ir progresivamente llamando la atención de científicos visionarios en la órbita de Ervin Laszlo, David Boom, Roger Penrose , Alan Wolf… las psicofonías y la fenomenología paranormal son en mi opinión interacciones extravagantes cuyo estudio puede entroncar con los avances de una física subatómica que trata de delimitar los
principios de una conciencia universal o cósmica.
No obstante yo participo en un programa auspiciado y becado por un importante instituto norteamericano, con lo cual, algo se mueve.

¿Qué opinión tiene sobre la famosa psicofonía del “infierno” de Germán de Argumosa? ¿Fraude o verdadera? (strigoi)

Nadie puede pronunciarse objetivamente sobre una psicofonía que no es propia. Personalmente he grabado “cosas” parecidas en subterráneos donde las distintas canalizaciones y el sonido del aire provocaban las más llamativas “ilusiones fónicas”. Por otro lado no es lícito convertir el fenómeno en un juicio paralelo sobre la credibilidad del investigador, TOD@S, y digo bien: “todos”, hemos confundido alguna vez lo que en un principio parecía una psicofonía en toda regla, es lo que se llama “falsos positivos”.
Como digo en el libro, no se trata de un fraude, sino del desconocimiento de los cauces que han propiciado que un sonido natural pase los filtros prefijados por el experimentador. Contra eso hay un arma muy prosaica, sólo debemos trabajar y considerar psicofonías que se entiendan razonablemente y que además se contextualicen con el sentido o lugar de la experiencia. Cualquier otra cosa invita no a reconsiderar nuestro material técnico o nuestros conocimientos, sino nuestro propio nivel de auto-exigencia.

¿Se ha experimentado para corroborar la teoría de la pareidolia con oyentes que hablen lenguas diferentes? Si es así, ¿cada uno entendía una cosa distinta o sólo lo entendía el sujeto que hablaba la lengua en donde se grabó la psicofonía? (depoilt)

Interesante pregunta. Una vez al solicitar la opinión técnica de un Ingeniero de la policía me participaba esas mismas reservas. Lo que él llamaba la “caracterización” del hablante: “¿Como es posible que la voz de un supuesto comunicante del siglo XVI pronuncie como un hablante del siglo XX?”

Quiero incluir este particular en la 3ª fase de los experimentos de Vigo que se desarrollarán este verano con mi amiga la Doctora Anabela Cardoso, responsable de los experimentos. Sería interesante incluir una persona especialista en analizar las comunicaciones fonéticamente. Lo que sucede es que estas voces son muy degradadas y técnicamente es poco probable trabajar sobre ellas al carecer de locuciones por lo general largas y nítidas.
Por otra parte no “oímos” por el órgano correspondiente, sino mediante el “cerebro”. Nuestro cerebro integra, asocia y completa la información (en este caso acústica) con patrones almacenados producto de nuestro aprendizaje. Curiosamente en los experimentos de Vigo trabajamos conjuntamente gente de varias nacionalidades, y cuando la voz no es clara (la mayoría de ellas) hay una seria y significativa discrepancia en cuanto a su contenido. Afortunadamente los programas informáticos de reconocimiento de voz son más objetivos y funcionan con criterios de probabilidad.

¿Qué se debe tener en cuenta y qué equipo es el más apropiado para iniciarse en la investigación de la TCI? (MELOMANO)

Las máquinas tienen la única virtud de minimizar los errores de apreciación. En el libro desmitifico mucho el papel de las máquinas no porque no sea importante, sino porque es secundario, ya que el fenómeno psicofónico atiende más bien a variables parapsicológicas y humanas que a una máquina en concreto. Es decir, la causa que propicia una psicofonía oscila más probablemente en función del experimentador que del material técnico.
Por otra parte participo en un programa de investigación avanzado donde colabora un equipo multidisciplinar y se desarrolla en un ambiente programado y controlado (un laboratorio acústico, el interior de una cámara anecoica y un estudio de grabación profesional), pues bien, a veces un adolescente que se inicia en el fenómeno obtiene mejores y más claras voces con una simple grabadora de mano que empleando todos esos recursos. Y conste que hablo de “voces” sobre las que no cabe ninguna duda, no ruidos. Así de caprichoso y complejo es el fenómeno.
Para iniciarse basta leerse mi libro y un aparato para grabar (es broma): basta informarse y mantener la distancia emocional con el fenómeno. Recomiendo además aconsejarnos o entrar a formar parte de grupos de Investigación con mucha experiencia al respecto, grupos como GAIPO, SEIP, SEAMP, GRUPO ALPHA… Incluso creo que aún persiste el llamado “Rincón de las psicofonías” donde se congregaban los a distintos niveles y la información era muy valiosa.

¿Usando un generador de ruido blanco se consiguen mejores resultados que con un simple micrófono? ¿Qué método me aconsejas emplear? (loganus)

Bueno, te contaré. Cuando me introduje por primera vez en el interior de la cámara blindada de los estudios de grabación con motivo de realizar los experimentos de Vigo, el Ingeniero jefe, un inglés que es un crack internacional del sonido (creo que es el que diseñó los estudios de grabación y se responsabilizaba de las giras de los grandes y míticos grupos del rock internacional), me preguntó que con que portadora iba a trabajar, pues los anteriores experimentadores habían empleado distintas frecuencias e incluso cintas con ruidos ambiente, le dije que “en absoluto silencio”. El ingeniero me hizo un gesto de complicidad, pues lógicamente mi intención era grabar en el más absoluto silencio por la siguiente razón: ¿Qué sentido tiene introducirte en el interior de una cámara blindada, aislada y en silencio si después te dedicas a inyectar multitud de ruidos caóticos que podrían generar confusión y desvirtuar el sentido de los experimentos?

Mira, yo soy muy singular, y en mi larga trayectoria apenas he utilizado portadoras obteniendo muy buenos resultados en su ausencia. Si el fenómeno está por suceder, sucede, creedme, y sobre todo como hablo en el libro, si crees firmemente en que ha de sobrevenir, aparecerá. Los fenómenos parapsicológicos tienen su sede en el sistema límbico, el de las emociones, ése es
el “secreto”.

Al llevar tanto tiempo investigando y ahondando en el mundo de la TCI, a veces oyes cosas que de verdad te asustan, en lugares nada cómodos y en condiciones adversas. ¿Cómo prepararse ante tales circunstancias? (loganus)

Nadie está preparado para lo impredecible, pero yo tengo tan interiorizado el fenómeno (lo practico desde casi niño) que mantengo una prudente distancia emocional con el mismo, es decir, mi sesión comienza y acaba con el play y el stop. De todas maneras me han sucedido anécdotas que intranquilizan al más pintado, como cuando “esas voces” imitaron las palabras de mi hija transmitiendo no poca inquietud, no descuidemos que estamos ante un fenómeno de naturaleza “psíquica” y que no sabemos con qué estamos resonando. No estoy de acuerdo con quienes se plantean las psicofonías como una especie de “caza” en busca del registro más “impactante”.
Hay que plantearse retos y emplear la imaginación en emplear técnicas de control aun por rudimentarias para extraer patrones o lecturas de nuestras experiencias.

Felicidades por el libro y por tus 25 años de experiencia en los que seguro que has captado muchas psicofonías: ¿Con cuál de
ellas te quedas? Ya sea porque la captaste de casualidad, por ser la primera… (navarro)

Me quedo con una que lamentablemente perdí, y que mi acompañante me lo lleva reprochando media vida. Era en el interior de Santa Maria de Melque, una iglesia visigoda y más tarde templaría por entonces en estado de abandono en medio de la nada. Al ir a recoger la grabadora en una sesión que no habíamos grabado nada, sobre el sonido de nuestros pasos al acercarnos a la grabadora cuando nos disponíamos a marchar, aparece una voz rotunda y clara que parece dirigirse a uno o varios interlocutores (invisibles claro) “psss, callaros que vienen…”. La verdad es que intranquilizaba por quién o quienes figuradamente estaban allí, como “agazapados”, silenciosos, pero en absoluto indiferentes a nuestra presencia… muy sugerente.

Creo que este enigma es real, aunque no tengamos explicación. Lo que no me creo es que sean voces e imágenes de fallecidos los que se captan y se graban. Si ellos pudieran contactar, ya lo habrían hecho sin dejar cabida a ningún tipo de duda, por ejemplo, investigadores ilustres fallecidos que dedicaron su vida a investigar este fenómeno. Sería lo lógico. ¿Qué opinas? (hurdano)

Estoy de acuerdo contigo en buscar la interlocución con personajes que anteriormente fueron investigadores, yo mismo estoy en esa dirección y en Vigo introduje esa posibilidad. Personalmente he obtenido la supuesta voz de un personaje muy muy conocido (fallecido, lógicamente) y muy identificado por el público con estos fenómenos. Es una voz muy característica y así lo han estimado gente de su entorno en vida a las que he mandado la voz. Lo que sucede que es muy imprudente hacer pública esa voz.
Por otra parte diversos investigadores internacionales sin han recibido mensajes de personajes como Raudive o Jurgensson.
Respecto de que te creas o no el fenómeno yo te aconsejaría que te suscribieses a boletines especializados como los editados por Anabela Cardoso, se llaman ITC Journal y puntualmente vienen algunos artículos muy interesantes de organismos e investigadores muy muy rigurosos, con todo el aval “científico” que se pueda demandar al fenómeno. El fenómeno en España está muy rebajado, todo hay que decirlo. También estoy iniciando una serie de colaboraciones en la revista Enigmas donde estoy tratando de sacar a la luz estos trabajos.

¿Qué tendrías que captar o grabar para que pudieras tener, algún día, la certeza de que has resuelto este enigma? Sea cual sea su explicación. De ser negativa la respuesta ¿merece la pena seguir investigando? (hurdano)

Una conversación en toda regla. En este sentido hay un poco de “trampa” por parte de la comunidad de “experimentadores” cuando hablan de “comunicación”, pues otorgan la categoría de respuesta a cosas más o menos inconexas y apenas existen locuciones largas y claras. Además, etimológicamente la acepción “comunicación” se resiente, pues si volvemos a interpelar al mismo supuesto comunicante del que hemos obtenido una voz, éste generalmente no contesta.
Yo sólo he tenido una experiencia vía voz directa de radio (interaccionando una frecuencia en ruido blanco en un sintonizador junto a una grabadora), de un chico vecino mío (hipotéticamente) con nombre y apellido (se presentó) que me contestó 2 veces (telegráficamente), eso en
20 tantos años. Si recibiera una conversación fluida con algún familiar o conocido mío fallecido y además esa voz la analizasen con software
de reconocimiento de voces fonéticosforenses de la categoría de Daniel Gulla, despejaría definitivamente mis dudas. ¿O quizá no? Merece la pena investigar porque es un fenómeno en estado embrionario, todavía no conocemos nada debido a que muchos han convertido el fenómeno en una especie de religión desde sus inicios en vez de disociar su creencia de su espíritu crítico y experimental.

¿Piensas que creer en el fenómeno y ser perseverante en los experimentos ayuda a obtener mayor cantidad de registros psicofónicos? (RaudiveVoice)

No lo dudes. Como hablo en el libro la ausencia de resultados crea un efecto inhibitorio causado por la falta de gratificación (psi-missing). Esto esta perfectamente “tipificado” experimentalmente. Lamentablemente esto termina degenerando en convertirte indefectiblemente en un detractor. Las psicofonías no son una ciencia exacta, son un fenómeno aleatorio y es muy probable que conforme sucede con otros fenómenos parapsicológicos, sus mecanismos estén sistematizados en algún lugar de nuestro sistema primitivo. Nuestra mente es  pragmática, está diseñada biológicamente para lo meramente funcional, la supervivencia. Por eso estos fenómenos extravagantes suceden cuando por causas que desconocemos los filtros racionales se relajan. Con el tiempo es muy probable que “entrenemos” esos canales, pues está demostrado que nuestra mente es capaz de desarrollar nuevas y desconocidas habilidades ante nuevos retos, como un sistema de recompensa. Incluso reutiliza genes “ociosos” para la maquinaria cerebral con el fin de adecuarlos al desafío de nuevas y desconocidas habilidades.

¿La ciencia actual desestima la existencia de los EVP´s al no tener en cuenta lo expuesto en la primera pregunta, y por lo tanto no obtiene resultados positivos? (RaudiveVoice)

Como he dicho en puntos anteriores, no es del todo cierto que la ciencia actual ignore los fenómenos fronterizos. Existen muchas instituciones desconocidas del gran público como el Instituto de Parapsicobiología de Bolonia o el Instituto de Ciencias Metapsíquicas de París y tantos otros, que emplean todas las herramientas y equipos humanos científicos-técnicos en sus pesquisas.
Otra cosa es que no se vean en la necesidad de divulgar sus resultados por otros cauces que no sean los estrictamente “especializados”. Es decir, no tienen ningún interés en aparecer en medios generalistas.
De otra parte si te fijas bien, cualquier programa de Redes de nuestro amigo Eduard Punset, tiene más en común con doctrinas y teorías incluso esotéricas, que con los principios de una ciencia que empieza tímidamente a replantearse a sí misma.
El ser humano se proyecta más allá de sus límites periféricos aún cuando desconozcamos las bases teóricas que rigen el universo o universos. Nos movemos en muchas dimensiones, alguna de ellas estrictamente psíquica.

¿Qué le recomendarías a una persona interesada en este mundillo que quiera comenzar a realizar sus primeras grabaciones? (RUGOME)

Procurarse información, plantearse retos, como por ejemplo realizar preguntas a sobre cerrado cuyo contenido sólo conozca uno del grupo, cosas de ese estilo que suplan con imaginación la falta de medios técnicos. Revisar la grabación en el mismo lugar, y adecuar el resto de las preguntas a una hipotética contestación. Perder el miedo -que no el respeto-, pues con la cabeza fría se confunde menos probablemente la realidad con el deseo.
Inmediatamente finalizada la experiencia acostumbrarnos a realizar alguna actividad diferente, es muy saludable.

¿Existe algún peligro o se conocen casos de gente que no acabó bien realizando psicofonías? (RUGOME)

Mira pasa como con la oui-ja. Con algunas comunicaciones cabe la probabilidad de estar interlocutando con capas profundas de nuestro propio inconsciente, que por veces y aunque parezca raro, asume o fábula otra personalidad secundaria. Como es a esos niveles donde se resuelven todos nuestros conflictos más íntimos, no es recomendable que personas que estén pasando una etapa psíquico-emocional delicada se confundan más curioseando con tan singular fenómeno.
Algunos investigadores como Jurgensson llegaron a experimentar alucinaciones auditivas, creyendo oír voces incluso en el chirrido de las puertas. Lo aconsejable es no obsesionarse con la experimentación, desdramatizarla incluso llegando a disfrutar con ella. No vamos “al tren de la bruja” sino a experimentar respetuosamente con algo o alguien que muy excepcionalmente nos regala una comunicación que nos hace desear volver a la semana siguiente. En este sentido encajaría la TCI como una más de nuestras inquietudes sin que condicione nuestras vidas y sobre todo que si nos causa más quebraderos de cabeza que curiosidad pues no estamos para perder el tiempo.

¿Crees que en las psicofonías hay una verdadera intención de comunicación o son sólo palabras que se pierden entre dos realidades? (Francisella)

Ambas cosas. Como vengo diciendo, por la estructura, contenido y patrones de las voces, observo cómo adoptan comportamientos humanos ordinarios, no aportan una información muy fiable, por veces contradictoria, del mismo modo sospechosamente coincidente con el perfil sociológico y cultural del experimentador… pero otras veces son rotunda e inequívocamente voces claras y autónomas… es por lo que digo que todas las hipótesis son completarías y ninguna definitiva.

¿Cual es la psicofonía que más te ha dado que pensar? (Francisella)

Una vez, por medio de una experiencia de radio, me acompañaron unas personas a una experimentación entre las cuales se incluía alguien que no conocía. En un momento dado le invito a apagar el teléfono móvil porque me percate de que lo tenía encendido. Esta persona no sé por qué motivo sólo fingió que lo apagaba. Más tarde en casa cuando se reproduce la conversación grabada en el momento en que esta persona me dice que no se había dado cuenta de mantener el móvil encendido una voz muy clara se graba diciendo: “Cuidado… Te está engañando”…
La sensibilidad del micrófono constata cómo efectivamente no sólo no apagó el móvil sino que al otro lado del teléfono una tercera y desconocida persona curioseaba sobre la experiencia.
Me llama mucho la atención primero por la complicidad de esa voz para conmigo, muy sutil, demasiado. Ese invisible comunicante no atendió a una sola de mis preguntas pero permanecía inquietantemente a nuestro lado, no había barrera -por llamarlo de algún modo- que le impidiese impresionar un mensaje, sino que simplemente decidía no intervenir. Claro que esto son interpretaciones subjetivas a posteriori.

¿No crees que la investigación de psicofonías esta bastante desvirtuada al ser un fenómeno que cualquiera puede capturar de forma amateur y que debería ser más estudiada por profesionales en condiciones controladas? (eldarc)

No me voy a repetir. Afortunadamente, como vengo diciendo, tengo la suerte de participar en un proyecto como el que planteas, eso con ser necesario no está en contradicción ¿por qué no? con que cada persona que tenga una sana inquietud por el fenómeno pueda intentar profundizar en el mismo incluso con escasos medios. Eso para mí hace más real y creíble al fenómeno. Precisamente en su faceta
humana es donde está el atractivo de este enigma.

¿Tienes algún “truco” para saber que una psicofonía no es auténtica? Y con auténtica me refiero a que no sea la voz de algún “vivo” que ande por ahí, ni tampoco un ruido interpretado como palabras. (eldarc)

Sólo trabajar con voces que se entiendan y que contesten inequívocamente a nuestras preguntas. Desestimar exabruptos, carraspeos, ruidos varios, incluso susurros y voces débiles… Si de por sí es complejo el fenómeno y se presta a multitud de errores de apreciación, no podemos exigirnos menos que eso. Yo nunca he validado un disparo, un estruendo, un susurro, una mimofonia… Haz mucho “oído”, las psicofonias “suenan”, “suenan”…

¿Qué es para tí el fenómeno psicofónico? No hablo en sentido de definición, sino tu opinión personal y en este caso, subjetiva (guerrerodivino)

Voces de difuntos. No hay separación entre materia orgánica e inorgánica, se podrían establecer interacciones con un todo “continuum”, aunque desconozcamos las leyes. El observador inclina el entorno para que se desarrolle el fenómeno. Está demostrado que somos capaces de influenciar el entorno a nivel subatómico tan solo con nuestro pensamiento. Sí, parece que hay algo más allá del Oriente eterno.

Pasan los años y no hay nada esclarecedor que unifique criterios ante este fenómeno ¿a que crees que es debido? (guerrerodivino)

A que se ha planteado el fenómeno de manera equivocada. Partiendo de una respuesta (la que sea) se ha querido adaptar el mismo a esa visión personal sobre el particular. Es decir, hemos ido acomodando y reconduciendo el fenómeno a la medida de nuestras expectativas personales. Lo suyo seria haberse planteado el fenómeno sin partir de una opinión al respecto y plantearse por tanto todas las hipótesis por igual. La mayoría ha dado por definitivo el contacto con muertos, cuando en parapsicología está demostrado que muchas veces confundimos los efectos con las causas.

¿Se ha dado alguna vez, o hay casuística acerca de grabaciones o comunicaciones en tiempo real, en las que aparezcan incursiones con la propia voz del investigador, sin que éste haya dicho palabra, y sin ser ese contenido algo que tuviera en mente, ya sea dando alguna instrucción o comentando algo? (osantced)

Cierto, en mi propio caso eso ha sucedido. Aunque pocos te lo reconocerán.

Aunque la pregunta es complicada y difícil de responder generalizando, ¿cuál suele ser la intencionalidad de estas voces cuando entran en la vida de un investigador, por decirlo de alguna manera, y empieza a registrar muchas de ellas? ¿Intentan confundir, asustar, jugar, ayudar…? (osantced)

Si tú no dominas el “fenómeno” ni guardas la distancia emocional con el mismo cualquier presunta comunicación (aunque sea una ilusión fónica) la adaptaremos subjetivamente a nuestro estado de ánimo.
Es humanamente muy recurrente teatralizar nuestra realidad e incluso creernos tocados por una gracia personal que nos diferencie del resto. ¡Ojo! Yo no conozco a un ser humano sustancialmente diferente a otro.

¿Crees que el fenómeno puede deberse a universos paralelos o a otras dimensiones que coexisten con nosotros y no a muertos? (Morgana)

Ambas hipótesis pueden coexistir.

¿Crees que las voces tienen un foco espacial, es decir, puede localizarse en un punto concreto en el espacio (mediante diversas grabadoras colocadas en distintos lugares y a diferentes alturas) aunque no podamos oírlas con nuestros oídos, o las voces se “imprimen” directamente en el aparato grabador mediante un forma desconocida de impregnación? (Antonio Runa)

Muy interesante, nunca había pensado en ello.

¿Alguna vez te has concentrado para intentar grabar con tu mente una psicofonía concreta, o descartas directamente esta posibilidad? (Antonio Runa)

Es muy posible. Muchas veces se graban pensamientos e incluso muchos mensajes guardan contenidos sospechosamente coincidentes con el sistema de creencia del experimentador. Algunos investigadores hablan de “pensiformas” o “ideoformas”, y está demostrado cómo personajes como Ted Serios y otros psíquicos, mediante la fotografía psíquica, eran capaces de impresionar placas con mensajes e imágenes.
Te recomiendo un artículo propio de la revista Enigmas nº 176 donde hablo expresamente de ello, de un caso muy interesante y desconocido de psicofonías entre personas vivas. Mi opinión es que hemos hecho las posibles hipótesis excluyentes cuando para mí están todas vivas, se complementan, es decir: el origen de las psicofonías podría no ser único.

Si tuvieras que dar una respuesta no convencional al fenómeno ¿con cuál te quedarías? (ropert)

Larvas quántico-energéticas redividas. Somos como conmutadores que se apagan y se encienden atendiendo a una suerte de “ordenador central”, llámalo conciencia o campo unificado. Creo que poseemos una cualidad omnisciente, nuestra mente mantiene la misma estructura que la del Universo.

¿Por qué has decidido escribir este libro? (ropert)

Este libro se debe a 2 personas principalmente. A Santos Rodríguez, el editor de Nowtilus, que me lo propuso sin ser yo una persona que me había molestado hasta entonces en ser más o menos “mediática” sino en la pura experimentación: Por tanto Santos sabrá las razones, pero le quedo muy agradecido porque no va ser el último libro y todo gracias a que apostó por alguien al que no acompañaba un excelente currículo ni una proyección pública, sencillamente buscaba credibilidad y honestidad. Miguel Blanco me insinuó que él había “empujado” en el
sentido de sacar mi libro adelante y seguramente, conociendo a Miguel, hubo algo más.
La otra persona es Joaquín Abenza, amigo e ingeniero experto en TCI. Conductor del programa El Último Peldaño (Onda Regional de Murcia ) mi programa de referencia tanto sentimental como a niveles de Investigación. Joaquín me animó a dar forma de libro a lo que él consideraba un brillante trabajo (son palabras suyas) y gracias a él otros muchos temas que han sido tratados en su programa cuando nadie se molestaba en saber quién era José Ignacio Carmona Sánchez (Iñaki) también tomarán cuerpo en forma de libro.

Después de muchos años investigando este tema, ¿cómo afecta a la psicología del investigador? ¿existe riesgo de quedarse ‘tocado’? (raul363)

Básicamente estas preguntas ya las he contestado. En parapsicología experimental se demostró cómo las personas que tienden a creer en los fenómenos anómalos catalizan mejor los mismos, existe una especie de “desbloqueo” natural de los canales del inconsciente.
Por las psicofonías no se queda uno “tocado”, así ya se viene de casa.

¿Cómo imaginas el futuro de la transcomunicación instrumental? ¿se desvelará el misterio? ¿ofrecerán las operadoras de telefonía tarifas planas para comunicar con el otro lado? (raul363)

El futuro de la TCI está ligado al desarrollo de una electrónica que va a funcionar a una velocidad 100.000 veces mayor a la actual, capaz de interaccionar con los procesos subatómicos. Paralelamente, si ponéis atención, comprobaréis cómo en breve en los distintos programas y medios especializados se va hablar mucho de la física hiperdimensional, de teoría de cuerdas, de campos unificados, y cosas así en el origen y/o mecánica de los fenómenos fronterizos. La única “tarifa plana” que existe para comunicar con vivos o muertos es el respeto mutuo. La gente tiende a rebajar groseramente lo que ignora porque quizá se siente más seguro viendo Gran Hermano que planteándose el sentido de su propia existencia.

¿Cuáles son las experiencias que se sienten al hacer este tipo de actividades? Me refiero por ejemplo a bajadas de temperatura, adelantamientos de tiempo como ocurre en algunos casos ufológicos o fenómenos parecidos… (arenas)

Lo único que puedo certificar es cómo las respuestas se anticipan a veces a la pregunta que voy a plantear, adecuándose inequívocamente al contenido. Esto es por lo que ingenieros como Carlos Trajna hablan de un tiempo psíquico diferente a nuestro “tiempo cronológico”. La termogénesis y cosas por el estilo solo tengo constancia de ellas por la literatura de género.

Mensaje de despedida de José Ignacio Carmona:

Hasta ahora se ha puesto especial atención en el material técnico, como si el fenómeno dependiese de una u otra máquina en particular, despreocupándonos del factor humano y parapsicológico. Se ha demostrado que en ausencia de ciertos experimentadores el fenómeno se retrae o desaparece. Eso no quiere decir que el sujeto sea únicamente quien imprima a nivel inconsciente los mensajes, sino que dependiendo de variables que desconocemos hay sujetos que catalizan mejor que otros estos fenómenos. Como cuando Marcello Bacci no esta presente, da igual que otro experimentador se sirva de su laboratorio o que reproduzca la misma técnica, SOLO en presencia de Bacci el
fenómeno sucede en todo su esplendor.
Esto debería replantearnos que en quien debemos poner atención es en el experimentador y observar que variables ambientales se ven afectadas en su entorno inmediato en el momento exacto en que se produce una inclusión psicofónica.

Por otra parte y aun respetando todo, no veo razón para convertir las psicofonías en una simple caza en busca del registro más impactante o aterrador. La mayoría de la gente sigue en esas, una vez lograda una voz la pasea como si de una vedette se tratase por radios y TVs ¿Con qué objeto?…
Sinceramente esto termina por “rebajar” el fenómeno pues la gente profana lo liga a un sensacionalismo barato y a un afán de notoriedad por parte de determinadas personas.
Por otra parte, se emplean las técnicas más extravagantes, los equipos más pintorescos como si el fenómeno dependiese en último término de lo anterior. Seguimos dando palos de ciego y como nadie se ve obligado a testar sus trabajos ante terceros uno puede afirmar cualquier cosa ante la primera cámara o micrófono que se cruce en su camino, resultando que el gran público identifica el fenómeno con personajes singulares. Por eso he tratado desde los inicios reconducir el fenómeno con sus pros y sus contras hacia lo esencialmente experimental.
Si yo fuera una persona que no supiese nada de psicofonías, en vez de buscar información en la red o aleatoria mente, dirigiría mis dudas a organismos como el Instituto de Parapsicobiologia de Bolonia (entre otros).
Por otra parte hay quienes se autodenominan “escépticos” a los cuales yo llamo “negacionistas”, pues el escepticismo es una escuela muy saludable que injerta el espíritu crítico cuando ambos contertulios manejan idéntica información aún manteniendo posturas encontradas. ¿Todo el mundo conoce verdaderamente el fenómeno? Lea mi libro, quizá le ayude mi experiencia.

JOSE IGNACIO CARMONA SANCHEZ

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 18, 2015 en parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , ,

Una descripción de los experimentos realizados con la T.D.C. (Exp. Scole).

por Alan Bennett

El grupo experimental Scole había estado llevando a cabo experimentos regulares (dos veces por semana), utilizando equipos electrónicos para intentar abrir ‘enlaces’ de comunicación con otras dimensiones de la existencia. Esta práctica fue llamada “Trans Comunicación Dimensional” o TDC (en inglés). Los resultados de casi 300 horas de investigación fueron realmente increíbles. La mayoría de estas comunicaciones se recibieron a través de lo que se conoció como el “Germanium device’ (Dispositivo de Germanio).

Las primeras instrucciones.

Nos dimos cuenta al principio que las cosas estaban tomando una dirección diferente, cuando una vez recibimos una comunicación (a través de un canal de trance) que pretendía ser una personalidad que no estaba familiarizada con el entorno físico. Esto nos pareció  inusual, pues la mayoría de los comunicadores espirituales están normalmente muy a gusto cuando hablan con nosotros. Este particular “ser” parecía tener dificultades para entender lo que todos dábamos por sentado, es decir, el tiempo, la luz (tal como lo conocemos) los colores, incluso nuestra fisiología lo confundió. Yo uso la palabra “él” vagamente, pues su género era incierto. Lo que encontramos particularmente interesante fue lo que nos dijo acerca de otras dimensiones de la existencia y de cómo estas “lejanas” dimensiones (metafóricamente), estarían tratando de comunicarse con nosotros en este mundo. Recibimos, a parte de él, varios diálogos interesantes con personalidades de estas “otras” dimensiones, todo ello en estado alterado de conciencia o “trance”.

Luego siguieron una serie de sesiones, donde se nos dio instrucciones para juntar varias piezas de equipo eléctrico. Explicaron que de este equipo se esperaba poder permitirse comunicaciones más allá de los parámetros normalmente aceptados. Las Comunicaciones se este tipo nunca se habían intentado antes. Serían de otras áreas o dimensiones de la vida, algunas de una especie mucho más alta, pero no necesariamente de la otra vida. Estas comunicaciones también formarían ‘trans-enlaces dimensionales “entre otras dimensiones y éstas permitirían crear “cadenas” de enlace, in situ,  para el uso de otros comunicadores.

La S.P.R.

Una de estas primeras sesiones de instrucción fue en noviembre de 1996 y nos quedamos encantados de tener como huéspedes a Montague Keen, David Fontana (Profesor de Psicología) y a Arthur Ellison (Profesor emérito de Ingeniería Eléctrica). Estos caballeros eran miembros de la Sociedad para la Investigación Psíquica y vinieron como investigadores individuales. Fuimos  muy afortunados en tener a uno de los ingenieros eléctricos más eminentes del presente.

Fue durante ese período de sesiones que un científico anónimo (una personalidad espiritual) describe con detalle un dispositivo para ser construido. Este dispositivo incorporaba una pieza de germanio sometida a una pequeña cantidad de presión. El germanio es un elemento metálico raro, el Diccionario Inglés de Oxford describe como: “de color blanco grisáceo que se encuentra en algunos minerales y polvos de combustión de la quema de ciertos carbones “.

Los requisitos técnicos y detalles con respecto a la construcción se discutieron con el Prof. Ellison, que pareció muy contento de estar involucrado en la creación de estos experimentos y emocionado con las posibilidades de su espíritu científico. El también explicó que alguna forma de amplificación tendría que ser necesaria, pero expresó su preocupación con respecto a nuestra alta tensión de la red (250v). Esto fue fácil de superar con la ayuda del profesor Ellison, proponiendo el uso de un amplificador a pilas, con una entrada de alta impedancia (uno de los requisitos especificados). Este amplificador era necesario para aumentar la audibilidad de las comunicaciones e iba a ser conectado directamente al dispositivo de germanio ( receptor) .

La recepción no electrónica.

Un punto muy importante fue claro para nosotros, la tecnología aplicada en estas comunicaciones no tenían paralelo alguno en el mundo y por lo tanto lo que estamos describiendo aquí no tiene ninguna base o “modelo” en la física moderna. Este punto referido durante la conversación entre el profesor Ellison y el “espíritu” del científico, cuando el científico hizo referencia a un “cohera ‘.
El Profesor Ellison nos dijo que un “cohera” fue algo usado en conjunto con la radio u ondas electromagnéticas. Cuando las ondas pasan a través de un “cohera”, explicó, los bits (magnéticos) se unen y circulan. El científico (espíritu) inmediatamente añadió que las ondas electromagnéticas (que incluyen ondas de radio) no estaban involucradas en la recepción de estas comunicaciones. Él nos dijo, no hay que caer en esa trampa, ya que son las vibraciones puramente espirituales u ondas que usarán el germanio como un punto de entrada o de enfoque.

Este punto creo que vale la pena destacarlo, ya que es muy fácil pensar en estas comunicaciones como las formas de las transmisiones de radio, que definitivamente no lo son. Las señales de radio se reciben mediante un receptor de radio, que está sintonizado a una frecuencia particular, o longitud de onda. El único equipo electrónico utilizado en este tipo de experimento es el amplificador y este se acopla directamente al receptor de germanio. Como el profesor Ellison nos explicó, el receptor de germanio, como está, no podría de ninguna manera funcionar como un receptor de señales de radio. Por supuesto, no estoy diciendo que las voces de los espíritus o las comunicaciones no se puedan recibir en los receptores de radio, que pueden, pero esto es por un medio diferente, que explicaré más tarde.

El científico pasó a explicar algunos de los aspectos más fascinantes de las propuestas con estas dimensiones distantes. Dijo que algunos de los comunicadores sólo podían hablar con nosotros a través del receptor de germanio, ya que esto les proporcionaba un canal más claro que otros métodos conocidos. También les ayudaba a ser entendidos, como una forma de traductor  que se realizaba a través de este proceso, siendo un requisito esencial ya que algunas de estas personalidades no estaban familiarizadas con el lenguaje.

Construcción de receptor.

FIG.1

FIG.1

Durante las semanas que siguieron, y con la ayuda del profesor Ellison, se construyó el receptor de germanio. El tamaño real del dispositivo acabado era bastante pequeño, alrededor de 2 1/2 x 1 1/4 pulgadas (63 x 32 mm.), Y tiene una corta longitud de cable para conectarse a la entrada del amplificador, que se muestra en el esquema diagrama (ver fig.1). El amplificador tiene una grabadora de cinta construido en él, que permite  hacer grabaciones directamente desde la fuente (el germanio), ya que no hay micrófono conectado a este equipo. El resultado, es una grabación de la comunicación y no de las voces de los presentes durante el experimento. Toda la sesión se registró por supuesto, en una grabadora de cinta por separado, que nos da una información valiosa que se correlaciona con el TDC.

Los primeros intentos.

Todos nosotros, incluyendo a nuestros amigos de la SPR, recordamos muy vívidamente esos primeros sonidos que oímos procedentes del altavoz durante esos primeros experimentos. Los ruidos se asemejan a las ondas de frenado en la orilla del mar, suenan ruidos como la fuerza de un vendaval y otros como un tren de vapor saliendo de una estación. El Profesor Ellison explicó que esto era en realidad algo denominado “ruido blanco”, que a veces se puede escuchar entre las estaciones de radio. En ocasiones, débiles voces se oían en el fondo, pero era imposible entender lo que decían. Hicimos varias sesiones hasta que en este ‘ruido blanco’ se oyó una música muy débil que estaba presente en el fondo, lo que fue muy alentador para todos, pero nadie estaba preparado para lo que iba a suceder!

La película Kodachrome.

Fue en uno de los períodos ordinarios de sesiones que tuvimos con los tres SPR investigadores, en el que, se les pidió traer una película Kodachrome sellada. Esta película fue encerrada en una caja de madera (con una cerradura y estando la llave en manos de uno solo de los investigadores) y se coloca sobre la mesa, donde permaneció hasta después del experimento.

FIG.2

FIG.2

El espíritu comunicador (canalizado) dijo que algo relacionado con los experimentos TDC se imprimirían sobre la película, algo que dijo, que ayudaría a mejorar las comunicaciones, (ver fig.2). Como se predijo, y como se puede ver en la fotografía, nos habían hecho recibir una valiosa información impresa en la película sellada. Se muestra el receptor de germanio y sus conexiones con el amplificador, pero además hay dos bobinas unidas en el circuito. Esta película era aproximadamente de 20 pulgadas de largo y contenía el texto rubricado por el comunicador. Este texto explica cómo estas dos bobinas deben estar conectadas y sus posiciones en relación con el germanio. Una vez más contamos con la ayuda del profesor Ellison, quien nos ayudó a encontrar los componentes necesarios.

En la siguiente sesión, se nos explicó que una interacción o “efecto” se llevaba a cabo entre el cristal de germanio y las bobinas. La proximidad relativa de las bobinas y su polaridad fue un factor importante en el mecanismo requerido para recibir estas comunicaciones. Una bobina o solenoide (un hilo bobinado sobre un núcleo de hierro) produce un campo electromagnético alrededor de sí mismo y este campo tiene una dirección de flujo y ‘polaridad’, al norte y al sur, en cada extremo (véase la fig.3).

FIG.3

FIG.3

Sólo para no confundir las cosas, recordemos que en este caso no nos estamos refiriendo en realidad a los campos electromagnéticos, pero si a los campos o los patrones de ‘energía’. Por supuesto, esto da lugar a más de una discrepancia y puede causar una gran cantidad de malentendidos. Sabemos tan poco de lo que hay detrás de este mundo material, de esta rápida expansión mundial de la tecnología, y de lo que se está sugiriendo aquí que es algo más allá de nuestras propias ciencias terrenales. Esto requiere la voluntad de estar abierto a muchos conceptos “alternativos”. Así que con frecuencia se usan términos como “energía” y “campos de energía” siendo utilizados para describir uno de estos conceptos “alternativos”, sólo hasta el momento en que la humanidad tenga una completa comprensión más profunda de estas cuestiones.

Estos “campos de energía ” asociados a nuestras bobinas se comportan, se nos dice, casi de la misma manera que sus contrapartes electromagnéticas con respecto a la dirección del flujo y la polaridad. Como se puede ver en la ilustración, un vacío se forma en los dos campos que se oponen entre sí, es decir, polos iguales se repelen (recordar la física en la escuela). Este “vacío” tiene y se nos ha descrito como un “espacio sin energía de giro” y no es desconocido en otros conceptos dimensionales adicionales. Es en este vacío dónde el germanio está situado, justo en el corazón de los campos opuestos en los que puede detectar y absorber las fluctuaciones de las energías. Estas fluctuaciones causan el “efecto” en el cristal de germanio para que se lleve a cabo la apertura de los vínculos con estas dimensiones. Me imagino este vacío como una puerta o abertura que conduce a otras áreas de la existencia y el germanio como la llave que abre la puerta.

Primera comunicación.

Me resulta difícil describir nuestras reacciones después de lo ocurrido durante esa sesión en Enero de 1997, sorpresa, emoción, y aturdimiento van en cierto modo a describirlos. Habíamos hecho las modificaciones en el legado de germanio de acuerdo con las instrucciones que aparecen en la película, corregimos algunas pequeñas dificultades que teníamos con el amplificador y se procedió con el experimento como de costumbre. Los primeros signos estaban presentes, crepitaciones, clics y el ruido blanco familiar, por lo que la expectativa era alta como de costumbre. Todo el mundo se esforzaba a escuchar, casi golpeando las cabezas a medida que se inclinaban hacia delante para llegar más cerca del altavoz. Luego, sin aviso, una voz débil  se escuchó diciendo: “Hola”.

Se puede imaginar la fuerte emoción al oír  esta voz. Era la voz de un hombre y sí, que estaba sin duda tratando de hacerse oír! “Hola, ¿puedes oírme?”, Repetía. Luego continuó diciendo lo siguiente; (Tomado de la transcripción de la sesión grabada).

Personalidad desencarnada se comunica a través de germanio 21/1/97.

“Hola mis amigos. ¿Pueden oírme? Continuaré esta transmisión con la esperanza de que usted me pueda escuchar claramente. Ustedes me entienden mis amigos, que estamos experimentando con algunas dificultades, pero estamos seguros de que estos serán superados. Sin embargo, sentimos que hemos hecho progresos considerables en el último intento de comunicarnos. Estamos, desde hace algún tiempo, involucrados en un sistema de comunicaciones experimental, y es este sistema el que estamos utilizando ahora. Es de esperar que en el futuro este sistema nos permitirá comunicarnos con esas dimensiones distantes y si todo va de acuerdo al plan, será parte de estos experimentos. Voy a repetir  y decir que espero que se pueda escuchar esta comunicación. Nos quedaremos aquí por un poco más de tiempo, por favor, estar alerta “.

La comunicación se detuvo por un corto tiempo, y luego continuó, cada vez más clara.

“En algún momento en el futuro cercano habrá muchos intentos para comunicarse con usted de esta manera. Hay  muchas personas aquí que se sienten como yo, que este trabajo es de suma importancia para la humanidad, y por lo tanto están dispuestos a poner sus corazones en estos experimentos. Gracias mis queridos amigos, gracias por cooperar con nosotros y darnos este momento de su tiempo. Que la paz esté con todos ustedes. Dios los bendiga “.

La comunicación concluiría con una duración aproximada de 20 minutos.

Semiconductores.

Tuvimos largas conversaciones con los comunicadores sobre el tema de los vínculos inter-dimensionales. Sobre la utilización de semiconductores (El germanio es también un semi-conductor) e incluyendo el uso de otros materiales (como el carburo) en el futuro. Las posibilidades son casi ilimitadas dadas las circunstancias adecuadas, se nos dice. Nos explicaron lo mejor que pudieron, por qué el uso de semiconductores jugará un papel importante en futuros experimentos y cómo algunos de estos serán eficaces.

En su sugerencia, llevamos a cabo varios experimentos sin el receptor de germanio unido al amplificador. Al parecer, esto todavía permitía algunas comunicaciones pero sólo aquellas con dimensiones o niveles que estaban más cerca de la nuestra. Hemos llevado a cabo muchos de estos experimentos sin el germanio, siendo algunos de ellos conversaciones bidireccionales, con algunos testigos de los miembros de la SPR y grabados en la cinta.

En otra sesión, un comunicador (no el científico) explicó en términos simples la forma en que había sido posible (y sigue siendo a veces) para nosotros recibir mensajes en computadoras, faxes, teléfonos, grabadoras de cinta y cualquier tipo de equipo electrónico, dijo que están abiertos a  posibles interacciones, incluso equipos de televisión y vídeo!

Luego pasó a describirnos (de una manera muy simplificada) los principios básicos del chip de silicio, que utiliza un semiconductor (silicio en este caso, pero la teoría es la misma), y habló con nosotros acerca de algo conocido como el punto “de corte”. Este punto de corte es muy interesante, sobre todo en relación con los otros experimentos.

A medida que se alcanza este punto de corte, o como yo lo entiendo, puede ser debido a la temperatura / presión (recuerde el germanio está bajo una cierta cantidad de presión) y el semiconductor se vuelve inestable. Esta inestabilidad es seguida por la línea de corte, o en otras palabras, se apaga. Es, explicó, esta inestabilidad o fluctuación la  que proporciona una dirección y un ‘punto de entrada’. Esto nos recuerda a las fluctuaciones en los “campos de energía” que hacen que el “vacío” se forme en el receptor. Tal vez se haya involucrado aquí, de ser así, serían esas ‘puertas’ una posible explicación de las  EVP que muchas personas reportan experimentar.

Fig.1 : Diagrama esquemático de la disposición T.D.C . Fig.2 : La película Kodachrome. Fig. 3 : Muestra cómo los efectos de loscampos magnéticos se generarían por las bobinas

Fig.1 : Diagrama esquemático de la disposición T.D.C .
Fig.2 : La película Kodachrome.
Fig.3 : Muestra cómo los efectos de los campos magnéticos se generarían por las bobinas

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 17, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Después de la vida.

Por Francisco Carrillo

– Catedrático en Ciencias Biológicas y Geología (UCM)-

¿Qué ocurre después de la muerte de los individuos humanos? Es una pregunta que todos los hombres nos hacemos al menos en algún momento de nuestra vida y que ha preocupado a la humanidad desde sus orígenes. Las religiones tienen la muerte muy presente en sus doctrinas y buscan soluciones. Los filósofos tampoco pueden escapar a este interrogante y los científicos tratan de buscar explicaciones… tarea difícil. Solamente se puede especular e imaginar, partiendo de los conocimientos de nuestra época. Imaginemos las posibles alternativas:

Alternativa materialista

De cómo la materia viva se descompone…

La primera es la más evidente y simple: después de la muerte no hay nada… La maquinaria biológica del individuo deja de funcionar, se va descomponiendo lentamente, hasta que los restos del cuerpo, en parte sirven de alimento a otros seres vivos (gusanos, bacterias, etc… y en parte, se transforman en otros materiales del suelo, si el individuo es enterrado, o bien en cenizas y gases, si es incinerado; es decir la materia biológica se transforma en otro tipo de materia de La Tierra. Esto ocurre con los cadáveres de cualquier ser vivo, cumpliéndose el principio del reciclaje de la materia en los ecosistemas.

Sobrevive la especie… sobreviven los genes… sobrevive la vida…

Los pensamientos, las ideas, la inteligencia… es decir cualquier actividad cerebral nacida del cerebro en acción, al morir éste, mueren con el… ya no existen. Esta sería una visión “materialista” del tema. El “alma” del hombre muere con el, al ser un producto de su cuerpo material, mientras éste funciona. Por eso la única forma de supervivencia es la específica, por medio de la reproducción, que asegura la perpetuación de la especie a lo largo de cierto tiempo, y que viene modulada por la evolución.

Es una estrategia de vida que los seres eucariontes, no bacterianos, con reproducción sexual tenemos; las células y los organismos individuales mueren y es la especie la que sobrevive en el tiempo a través del sacrificio de sus individuos; con el tiempo, las especies cambian, evolucionan y la vida, con una u otra forma sigue… En realidad son los genes y sus moléculas de ácidos nucleicos los que se perpetúan…

Los genes de los seres vivos, que son los guardianes de la información biológica, van acumulando ésta a lo largo de la evolución y de esta forma, cada vez se forman seres más complejos y con mayor información acumulada, lo que les hace ser más autosuficientes e independientes del ambiente: es el caso de los mamíferos y en especial de la especie humana.

La estrategia de las bacterias…

Otras veces se forman seres vivos simples y ubicuos que no requieren un alto grado de información genética pero que están perfectamente diseñados para resistir cualquier cambio ambiental, en especial por su rápida reproducción y número; son las bacterias. En estas, al reproducirse habitualmente por bipartición asexual, si se puede hablar de la persistencia de los individuos a través de las generaciones, aunque no de forma exacta. Las bacterias nos son clones exactos de si mismas pues hay variación genética por varios procedimientos: mutaciones, a través de virus y por una especie de reproducción sexual que ellas practican de vez en cuando: la conjugación.

¿Por qué mueren las células?

¿Por qué las células no son inmortales? Hay varias causas que hacen que las células acaben por morir. En primer lugar, las células al reproducirse, los telómeros (partes terminales) de sus cromosomas van acortándose y esto hace que dichas células tengan un número de mitosis limitado. De esta manera una determinada estirpe celular tiene sus días contados. Solamente en las células cancerosas no ocurre esto.

Por otro lado el gran rendimiento energético que obtiene las células de la respiración en presencia de oxígeno tiene un precio: Las células en un principio vivían en ambientes muy pobres en oxígeno; en una atmósfera más bien reductora. Con el surgimiento de la fotosíntesis oxigénica durante el proceso de la evolución biológica, la atmósfera y el agua se fueron enriqueciéndose paulatinamente en este gas hasta que se produjo una atmósfera oxidante semejante a la actual. Además el oxígeno formó una capa de ozono en la estratosfera que impedía el paso de radiaciones ultravioleta de onda corta, muy agresivas para las células. Este hecho permitió una explosión de vida y posteriormente la conquista del medio terrestre, sobre todo por parte de las células eucariotas, es decir no bacterianas.

Las células, al principio, no tenían defensas contra el oxígeno del ambiente, que es muy reactivo y muchas debieron sucumbir. Pero la vida es tenaz y persistente y pronto aprendieron a protegerse de este enemigo; aparecieron por ejemplo, enzimas que lo neutralizaban; pero no solo aprendieron a protegerse de él sino que aprendieron a utilizarlo en su provecho: Se inventó la respiración en presencia de oxígeno o respiración aerobia. Los orgánulos adecuados donde se realizó este ingenio fueron las mitocondrias, es decir, antiguas bacterias endosimbióticas. Pero como he dicho anteriormente este invento tiene un precio: Se producen radicales de oxígeno, los radicales libres, que son altamente reactivos y acaban dañando estructuras vitales de las células, como su membrana plasmática. Este deterioro se puede retardar con dietas “sanas” tipo mediterráneo, por ejemplo y con ciertas vitaminas protectoras de esta oxidación como la vitamina E.

Además los errores genéticos que se van acumulando en el ADN de las células durante la replicación y por acción de agentes externos más o menos agresivos (mutaciones) pueden influir en el desgaste celular. Estas son algunas de las principales causas de envejecimiento celular.

Alternativa no materialista

La segunda alternativa es que después de la muerte individual del ser vivo, algo queda… algo no material, que no se sabe exactamente a donde va. Nos podemos plantear tres cuestiones:

  • ¿Todos los seres vivos sufren este proceso o solo los animales superiores, o bien solo el hombre, como ser vivo especial?
  • ¿Qué naturaleza tiene ese “algo” no material?
  • ¿Cual es el destino y función de ese “algo”?

¿Energía espiritual?

  1. Es lógico pensar que a medida que el ser vivo se complica en organización, ese algo, una especie de energía, también es más complejo; pero ¿es más persistente una vez muerto el organismo vivo? La duración de “eso” quizá dependa de la complejidad: cuando se alcanza un cierto nivel de organización vital, el “espíritu” se estabiliza y persiste… Puede que surja cuando se alcanza un nivel de raciocinio y consciencia como la alcanzada por el hombre y sea un estado de mayor nivel en la materia-energía: Primer nivel: materia no viva; segundo nivel: materia viva; tercer nivel: energía espiritual.
  2. Es dificil creer que ese “algo” (espíritu, alma, etc.) sea de naturaleza material, ya que no lo vemos, no lo percibimos y no podemos demostrar su materialidad científicamente. Podemos pensar que pudiera ser algún tipo de energía. Tampoco ha podido ser demostrada su existencia y su naturaleza. Pero existen en la cultura humana citas de esto que nos ocupa:
  • Las ciencias alternativas como la parapsicología tratan de ello o de algo relacionado: Energía psíquica, viaje astral, ectoplasma, aura, ente, etc…
  • Creencias y leyendas populares hablan de: Fantasmas, espíritus buenos y malos, muertos resucitados, etc…
  • Las religiones son las que más lo consideran: nos hacen creer en: el alma inmortal, en los ángeles, en los diablos, en la resurrección de los muertos, en los dioses o en Dios…

    ¿Espíritus energéticos?

    Para la ciencia, tal asunto no es material; en todo caso, si existiese podría ser una forma desconocida de energía o todavía no identificada. ¿Que tipo de energía? Energía electromagnética… luminosa… del vacío… mental…

    ¿Es quizá, nuestra actividad mental recogida y almacenada, a medida que la producimos, por inteligencias superiores, o bien de forma natural, en entidades de información energética y de esta forma conservada e inmortalizada? Es posible que estas entidades o almas, que se van fabricando con la vida de cada persona, luego sean utilizadas por entidades superiores (dioses), para enriquecerse o bien pasen a formar parte del “espíritu” del Universo.

    De forma que en el Universo hay varios niveles de organización: 1.- la materia no viva, asociada a la energía conocida con sus múltiples variantes 2.- la materia viva, asociada a la energía espiritual: Los seres vivos almacenan información en unas unidades de información biológica, los genes. Para esto utilizan un lenguaje de 4 letras (las 4 bases nitrogenadas del ADN) que forman unidades variables de secuencias formadas por variaciones con repetición de estas letras. A lo largo de la vida individual de los miembros de una especie, estos genes van registrando la información de sus experiencias vitales, influenciadas por el ambiente y van determinando la evolución de la especie; se almacena toda la información de la historia de la especie, de sus orígenes y ancestros en los genes de sus individuos. La especie, a través de sus miembros, va evolucionando, se va transformando, según los cambios ambientales. Pero también existe un influjo de la especie en el ambiente, de manera que ambos, en cierta medida, se transforman juntos, interaccionando entre si.

    El gran caudal informativo almacenado en los genes de las diferentes especies de seres vivos puede que se consiga transvasar a entidades espirituales energéticas capaces de almacenar dicha información; serían las almas o espíritus, bien individuales de cada ser vivo, o al menos de determinados seres vivos con cierta complejidad ¿humanos? O bien una energía colectiva que recoge la información biológica, una energía espiritual cósmica. ¿Cómo se consigue esto?

    ¿Espíritus informáticos?

    El camino puede ser a través de los biochips. Las neuronas establecen circuitos neuronales en el encéfalo, según la información genética por un lado y según las experiencias ambientales y vitales por otro, y estos circuitos son la base biológica de las “funciones espirituales” de la especie humana. Si la información neuronal se consigue trasvasar a chips informáticos, la experiencia vital de una persona se puede almacenar de forma permanente en máquinas. Se pueden conectar microchips en una persona, o bien fabricar neurochips, que siendo inocuos para ella, vayan recogiendo su información vital desde que nace hasta que muere y esta información se vaya almacenando permanentemente, de forma semejante a como se almacena información en una especie de CD-Rom. Posteriormente estas informaciones vitales se podrían utilizar de diversas formas. Es una forma de que seres inteligentes (¿dioses?) adquieran información de nuestro planeta a través del procesamiento y análisis de nuestras experiencias vitales. De alguna manera estas informaciones que conservan nuestras “vidas” nos hacen inmortales. ¿Pueden transferirse a nuevos cuerpos? ¿Se acumulan, junto con otras y dan lugar a inteligencias cada vez más perfectas y poderosas?

    Recapitulación: A medida que el Universo evoluciona, surge la vida y luego el espíritu…

    A medida que se asocia la materia y la energía, surgen realidades emergentes de nivel organizativo superior a lo anterior, que dependen del buen funcionamiento de las asociaciones inferiores, pero que son más complejas, poderosas y autosuficientes. Las entidades inferiores, no desaparecen, sino que pueden subsistir en su estado, libremente, o pasar a integrarse en asociaciones de jerarquía superior. En todo este proceso tiene un papel determinante el tiempo ya que se trata de un proceso evolutivo, de cambio, de transformación de la materia y de la energía universal. Así, las partículas subatómicas forman átomos, más complejos, los átomos forman moléculas, las moléculas, macromoléculas; a partir de aquí ya se pueden formar estructuras vivas: Ha aparecido el ARN, y su posterior forma más estable, el ADN, fundamentos de los seres vivos. Estas macromoléculas se organizan en genes, que son las unidades de información de la materia viva y que permiten que esta materia se expanda y desarrolle, pues tienen capacidad de reproducción (replicación). Además registran y almacenan las informaciones ambientales con objeto de adaptarse mejor a los lugares donde se encuentran, es decir “viven”. Por otro lado, estas macromoléculas tienen tendencia, con el paso del tiempo, y a medida que almacenan más información y por lo tanto crecen en tamaño, a asociarse con otras moléculas y macromoléculas (proteínas, lípidos, glúcidos, etc.) y a crear estructuras vivas cada vez más complejas ¿quizás para protegerse mejor del ambiente y perpetuarse con más facilidad? (los genes egoístasde R. Dawkins). Así, nacen los orgánulos y las células, que actualmente son las unidades de vida más representativas. Estas últimas, pueden ser de estructura más sencilla, las bacterias, o bien de estructura más compleja, las demás células como las animales, vegetales o fúngicas. A medida que pasa el tiempo de este Universo y éste se desarrolla y evoluciona, surgen entidades vivas más complejas. Esto sucede si existen lugares que reúnan las condiciones necesarias para la vida, es decir planetas de tipo terrestre (al menos, la vida, tal y como nosotros la entendemos).

    Si estas condiciones persisten en el tiempo en el planeta, la vida se desarrolla y se expande, creando formas cada vez más complejas: las células se asocian en organismos pluricelulares, más complejos y poderosos; estos seres se van complicando cada vez más y llega un tiempo en que algunos de estos seres se hacen tan complejos que desarrollan un órgano, el cerebro, que supera a los genes en el almacenaje y procesamiento de la información ambiental, con lo cual estos seres, determinados animales, aunque necesitan de otros seres vivos y no vivos para subsistir, son cada vez más autosuficientes y dominan cada vez mejor su ambiente. Surgen los mamíferos y uno de ellos el hombre, alcanza el máximo poder de autosuficiencia y control ambiental.

    En la especie humana emerge ahora la consciencia y la vida espiritual. ¿Ocurre algo semejante en otros animales complejos aunque en menor grado? Es probable que sí, y el grado dependerá de su complejidad y desarrollo cerebral. Esta vida emergente tiene su sustrato en el cerebro y en la actividad neuronal de éste. Las neuronas, células muy especializadas, se asocian en dicho órgano y establecen comunicaciones entre ellas, los circuitos neuronales, base de las funciones cerebrales superiores, tales como la memoria, raciocinio, aprendizaje, inteligencia, emociones, etc., y que todas ellas fundamentan la vida espiritual. Es decir, esta “emergente vida espiritual”, mientras no se demuestre lo contrario, solo puede vivir si se asienta sobre el substrato cerebral, formado a su vez por unidades de vida inferiores como son las células neuronales, eso sí especializadas y asociadas convenientemente para crear esta nueva forma de vida.

    Las neuronas, a medida que van siendo estimuladas por el ambiente, aumentan sus ramificaciones dendritícas y establecen cada vez más sinapsis entre sí, es decir los circuitos neuronales van proliferando con los estímulos ambientales. Esto da lugar a un sistema biológico de almacenaje de información mucho más rápido que el genético pero menos estable, ya que se transmite culturalmente, de generación en generación y no a través de los genes, aunque éstos a la larga van determinando cerebros cada vez más capaces y eficientes. Como he imaginado, quizá fantaseado, el gran salto es la separación de esta vida espiritual emergente de su sustrato biológico cerebral.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 16, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , ,

El concepto de muerte en un nuevo paradigma.

Por Guillermo Agudelo Murguía y José Guillermo Alcalá Rivero.

 

La Vida es una lucha contra la entropía, comparable con la del héroe griego que muere luchando contra el rayo. Él sabe que éste lo acabará fulminando, sin embargo, muere con el brazo en alto y amenazándolo con el puño, sin rendirse, porque, aunque no esté conciente de ello, su lucha y su muerte son su contribución al Conocimiento Universal.

Para entender cómo funciona la Vida es necesario buscar el significado de la muerte de los organismos y aceptar que no es privativa de lo biológico. En todo proceso, parte de la energía del sistema “muere”, se entropiza. En los albores del siglo XXI, parece vivirse una nueva revolución del pensamiento, comparable con las otras dos grandes revoluciones científicas de los últimos 300 años.

  • En el siglo XVII, se da la comprensión de la absoluta magnitud tridimensional del espacio y el lugar excéntrico del planeta Tierra.
  • En el siglo XIX y principios del XX, surgen la concepción darvinista de la evolución, del tiempo con la teoría de la Relatividad y del espacio con base en la física cuántica.
  • Finales del siglo XX e inicio del XXI, se descubre que los procesos de la naturaleza son dinámicos y no lineales, lo que cuestiona el paradigma darvinista.

Duración: la cuarta dimensión

En el siglo XX, se inicia la comprensión de las implicaciones reales de lo que significa descubrir que el continuum espacio-tiempo no es una serie de estados sino de procesos, en los cuales aparece una clara dicotomía entre procesos de la materia y procesos abstractos de la Información, aunque entre ellos existe una interacción íntima y directa. Todos los procesos de la materia, desde los que se dan en partículas elementales hasta el del propio Universo, funcionan en cuatro dimensiones, tres espaciales y una temporal. La cuarta dimensión es la cantidad de tiempo en que los sistemas funcionan como tales. Así se dice que la duración es al tiempo, lo que el lugar que ocupan los sistemas es al espacio.

La muerte es el final de la duración de la interacción de los elementos de un sistema que lo definen como tal. Al ocurrir la muerte, la Información fisiológica definitoria del sistema, orgánico en este caso, cesa su función y se libera uniéndose con la Información abstracta que el sistema ha liberado a lo largo de su Vida útil. Ésta propiedad ontológica de todo lo material no significa un fin, sino un cambio dentro de un proceso más Complejo, en el cual debe permanecer hasta que éste a su vez llegue a su fin y en turno se integre de manera fractal en otro sistema.

La materia de un sistema biológico está obligada a luchar contra la entropía. Sin embargo, finalmente se somete a la segunda ley de la termodinámica, por lo que al cumplir su duración el sistema termina en el equilibrio y sus elementos tienden al desorden, la ignorancia y la mínima complejidad. No así la Información del sistema, que alcanza la máxima complejidad y accede a los campos cuánticos correspondientes.

Se insiste sobre el hecho de que en los sistemas biológicos, la Información, al tener que equilibrar la ecuación energética, debe alcanzar su máximo potencial y llevar al orden y a una creciente complejidad las estructuras emergentes. Así se llega a la conclusión de que la Vida tiene en el proceso de la muerte una vía para transmitir su Información fisiológica, aumentando así el Conocimiento y Complejidad del Universo. La muerte tiene un papel biológico muy importante al completar los ciclos vitales y generar nueva Vida. Sin embargo, es aún más importante la participación que la muerte tiene en el aumento del Conocimiento. Al morir, los organismos liberan toda la Información adquirida en su interactuar con el medio.

Más allá de la muerte biológica

A lo largo de su historia, el ser humano se ha cuestionado sobre su trascendencia ¿Qué pasa más allá de su muerte biológica? El instinto de conservación siempre le ha sugerido que de alguna manera “algo” trasciende al morir, reencarnado, viajando a regiones ignotas o en una especie de letargo, esperando el momento en que resucitase. Quizá estás fueron las formas más generalizadas de una reflexión que llevó a la sabiduría y al incremento de una conciencia de pertenencia a una determinada cultura. Sin embargo, de esta necesidad de respuesta a esta pregunta ontológica, hubo quien se aprovechó para beneficio de sus propios intereses, iniciando culturas de simulación y engaño que han trascendido hasta el mundo contemporáneo.

Se ha postulado la existencia de una energía directriz, la Información, que se inició con el cosmos y ha evolucionado hacia la Complejidad hasta llegar a constituir la conciencia. Literalmente, “inmortalidad” significa inmunidad a la muerte. Algunos filósofos y religiones apocalípticas han sugerido la posibilidad de Vida después de la muerte. Tal concepto implica mucho más que un tipo de existencia reciclada, ya sea que se identifique con la creencia en la reencarnación, la resurrección o teorías cibernéticas o tecnologías criónicas. En lugar de esto, y sin involucrar discusiones de la naturaleza que tal Vida pudiera tener, se tratará de arrojar alguna luz en la confusión causada por la colisión de viejos paradigmas, explorando la posibilidad de concebir una post-vida en términos que tengan más sentido dentro de un marco de visión evolucionista.

Paradigmas sobre de la muerte

De acuerdo con el filósofo de la ciencia Thomas S. Kuhn, un paradigma es “una constelación completa de creencias, valores, técnicas, etc., compartidas por una comunidad entera.” De esta aseveración se deduce que la constelación social determina la manera de pensar de los grupos inmersos en determinadas culturas y los hace resistentes a cualquier cambio en su modo de ver las cosas. Históricamente hablando, la creencia de vida después de la muerte se ha dado desde dos perspectivas diferentes. Cada uno de ellas se asocia con una distinta visión del mundo o paradigma de la realidad, que no por ingeniosas dejan de ser confusas. Aunque junto con sus combinaciones, ambos tipos de creencias han perdurado y coexistido.

Creencia en el alma

La primera aproximación que, según Kropf, podría llamarse “creencia en el alma” (soul-belief), ha sido generalmente asociada con una visión cíclica del tiempo. Esta visión es usualmente entendida como un fluir constante dentro de un universo eterno y finalmente espiritual. Esta aproximación proporciona un permanente punto de referencia en este mundo del “eterno retorno”, donde el “alma” humana o “espíritu”, después de habitar y animar sucesivos cuerpos, alcanza la existencia en un plano separado, inmaterial. Aparentemente, esta creencia tuvo su origen en antiguas prácticas chamanísticas, quizá las más antiguas y universales formas de pensamiento en cuanto a la posibilidad de la trascendencia ontológica. Un alma inmortal e inmaterial es elemento fundamental del modo filosófico de pensamiento conocido como “platonismo”, derivado de los relatos de Platón sobre las enseñanzas de Sócrates. Esta corriente filosófica ha sufrido múltiples variaciones en formas de pensamiento “idealista”. En las religiones gnósticas, las ideas, formas, patrones o espíritu son vistos como una realidad más permanente y fundamental que los fenómenos físicos. Adaptada, al menos parcialmente por muchos pensadores Cristianos, esta postura filosófica penetró la espiritualidad New Age y la mayoría de los conceptos contemporáneos de “paraiso” o de algún tipo de post-vida por vía del pensamiento religioso Oriental.

La resurrección

La segunda forma básica de posibilidad de Vida después de la muerte es la “creencia en la resurrección” y tiene sus orígenes en una perspectiva de la realidad completamente diferente, generalmente asociada con una visión más “lineal” del tiempo. Muchos especialistas creen que esta visión se originó en el pensamiento persa (especialmente el zoroastrismo), pasando de allí al relato bíblico de la creación. Esta visión toma al mundo físico como valor primordial y sostiene que la función biológica del cuerpo humano es condición básica para las actividades psicológicas de la existencia humana. Cuando tal vida física o biológica cesa, cesa todo lo demás. Por lo que este modo de pensamiento tiene gran dificultad para aceptar la idea de la existencia de una “alma” naturalmente inmortal y consiguientemente las ideas de vida después de la muerte. Cada vida humana es vista con un inconfundible inicio en el tiempo, y por implicación, con un categórico final. De acuerdo con este patrón de pensamiento, si los humanos tienen “alma” ésta es solamente una figura retórica o una descripción de la suma de los procesos mentales, carentes de cualidades naturales para sobrevivir. Pese a su origen religioso, se puede ver en esta visión algo más afín a la moderna mentalidad científico-materialista, en la cual la mente humana o conciencia está caracterizada como “un manojo de sensaciones”, según el filósofo David Hume. Esta visión es testificada por la anatta o doctrina de la negación del alma entendida por la más antigua forma de Budismo, el theraveda. Aunque esta visión también ha tenido su contraparte entre los filósofos “atomistas” del antiguo mundo griego.

Desde un punto de vista “terrenal”, no es sorprendente que cuando las ideas judías sobre alguna posibilidad de Vida después de la muerte empezaron a cristalizarse tomaron la diferente y radical forma de una creencia en una resurrección física. Estas ideas en las que sólo el “espíritu o soplo Divino” es capaz de alentar nueva Vida en un cadáver, permitiéndole trascender a un paraíso, hacen imposible tener un concepto “natural” de Vida después de la muerte,

El Cristianismo se dispersó tempranamente hacia un mundo no Judío donde el pensamiento de Platón estaba ampliamente difundido. De alguna manera, esta teología trató de combinar la creencia en la resurrección con la perspectiva del pensador griego, con la consecuente confusión entre los paradigmas al tratar de reinterpretar lo anterior en términos de lo posterior, la resurrección en términos de la perspectiva griega. El hecho de que el Nuevo Testamento se escribiese originalmente en griego fue determinante para tratar de llevar a cabo esta combinación, tratando así de espiritualizar el concepto de la resurrección. Téngase presente que el término griego psyche es usado comúnmente para referirse al alma. No obstante que la mayoría de las creencias Cristianas se movieron en esta dirección de espiritualización, paradójicamente, su resultado fue la sobre valoración de su propio empeño en la importancia de la resurrección corporal de Jesús. Este dogma no sólo se dio como prueba o justificación de la fe en Él, sino también en la resurrección futura de todo lo susceptible de ser “salvado” como componente esencial del destino eterno de la naturaleza humana, entendida ésta como un todo. Eventualmente, esta misma ambivalencia condujo a un tipo de dualismo radical, así como a varias reacciones de la filosofía moderna. Por ejemplo, Descartes considera el alma como “un fantasma en una maquina”. No es sorprendente que a la luz de esta situación, la duda, franca o contenida, sea endémica en cuanto a la probabilidad de post-vida.

Un concepto nuevo

Si Kuhn está en lo correcto acerca del paradigma que implica toda una “constelación” de creencias, valores, etc., entonces es urgente repensar la forma de abordar el tema. Las revoluciones científicas se dan cuando en una sociedad determinada el paradigma vigente se ve cuestionado en forma creciente, hasta que el desafío origina una revolución científica y ésta a su vez un cambio de paradigma. Esto es un evento crítico en la evolución del pensamiento. Ninguno de los antiguos paradigmas, basados en visiones pre-científicas del mundo, ni sus ideas asociadas con una post-vida, pueden seguir teniendo sentido. En su lugar, este trabajo propone otra alternativa, apoyada en el nuevo paradigma del siglo XXI, que ofrece la posibilidad de una reconceptualización radical y una revaloración de la trascendencia.

En vez de pensar en términos de meros arreglos de “átomos” o pedacitos de “materia” como lo propone el concepto atomista, es en las relaciones o patrones dinámicos o alternativamente en losquanta de Información donde es más probable encontrar la explicación, tanto de la existencia de la materia como del fenómeno de la conciencia ¿Por qué no pensar que electrones y protones son Información pura y sólo se convierten en materia cuando se unen a través de la partícula de Higos? Es necesario repensar íntegramente el concepto “atomista” de la naturaleza, tanto en su estructura como en su desarrollo. Si se ha postulado que en el fondo de todo se encuentra la Información, entonces materia y energía no solamente son lo mismo, sino que ambos son Información en estados diferentes.

De acuerdo con la cosmología contemporánea, el universo puede llegar a su fin de acuerdo con dos opciones principales.

  • El universo se colapsa en sí mismo en un gigantesco agujero negro, en el evento conocido como Big Crunch. Para nosotros, al suceder este evento toda la materia con su inherente Información, se transforma en conocimiento puro.
  • El universo se sigue expandiendo indefinidamente. Sin embargo, nosotros consideramos que al hacerlo, la materia decaerá, con lo que eventualmente, la Información inherente se convertirá en conocimiento puro tal y como sucede en el Big Crunch.

Ambas alternativas garantizan la trascendencia de la Información y su correspondiente conciencia, considerada ésta como el producto más evolucionado de la Información.

De acuerdo con nuestra interpretación de la física de partículas y la teoría de los sistemas dinámicos no lineales, el pensamiento debe verse como campos de Información auto-reflexiva que una vez emergida de quanta elementales, se extiende y complejifica a partir de un evento inicial en el cual tuvo su origen, el Big Bang.
Desde esta perspectiva, lo que la filosofía y la teología por mucho tiempo han tomado como “espíritu” no debe seguir considerándose como un opuesto a la materia sino como su dimensión energética complementaria, la Información, en la cual se enraíza la naturaleza de la energía y la materia misma. El dualismo filosófico, la dicotomía entre la interpretación espiritual y material de la realidad debe ser radicalmente suprimido.

Mayor complejidad biológica conlleva infraestructura apropiada para más altos niveles de conciencia y por lo tanto mayor grado de libertad. Pese a las pretensiones neodarvinistas de que la evolución es ciega y fruto del azar, se puede dar una definición de evolución biológica de acuerdo con el paradigma propuesto.
La evolución es el proceso universal por excelencia, con propósito y dirección irreversible hacia la Complejidad, generando novedad, diversidad, y altos niveles de organización. La “irreversibilidad”, cuestionada por los neo-darwinistas, se explica en términos de la teoría de los sistemas dinámicos no lineales. De ella se deduce que la mayor complejidad de la Información del ser humano llega a su cúspide con la muerte, evento en el cual los campos cuánticos de Información de los sistemas orgánicos se unen con los campos de Información mentales. La fractalidad indica que este fenómeno se da en la muerte de toda una especie, que permite que sus características den lugar a nuevas combinaciones en formas de Vida más complejas. Por lo que se puede decir que la muerte de un individuo o de una especie es un evento crítico que utiliza la Información que se libera para integrarse en una conciencia más compleja. Así, se ve que la Información se auto-organiza, no sólo en términos de sus estados físicos fundamentales, sino en términos de sus estructuras mentales y de la retroalimentación que recibe de todos los sistemas que integran su contexto.

De acuerdo con las leyes del Caos, parece que lo más aleatorio de la naturaleza, el “juego de la oportunidad”, es en sí mismo un prerrequisito teleológico para el incremento de la libertad que se da en el ser humano. Libertad que a su vez explica lo necesario e inevitable de la muerte, pese a ser considerada lo más malo o trágico que le ocurre. Visto así, la muerte es prerrequisito para la reorganización de los campos de la Información humana, conduciéndolos no sólo a su prolongación sino a estados de Información más complejos con el consecuente incremento de los grados de libertad. Por lo que, en lugar de representar su aniquilación, en la muerte, aunque el individuo (el “yo” cuerpo-mente) desaparece, a nivel global, su Información no lo hace, y se integra en una estructura cognitiva de mayor grado de conciencia…

A primera vista, esto parece ser un asunto de cuestionable probabilidad, especialmente en vista de la perspectiva contemporánea sobre la evolución biológica, la cual inclusive enfatiza los viejos dogmas darvinianos de “la supervivencia del más apto”, del concepto completo del “avance” evolucionista, etc. Sin embargo, las evidencias científicas, analizadas imparcialmente, apoyarán la teoría que señala a la Información como una energía, la cual, retro-alimentándose en un proceso evolutivo, se ha hecho más compleja y ha propiciado la aparición de la Conciencia. Por otro lado, el incremento de la duda de que nada podría sobrevivir al colapso del proceso evolutivo, hace que el enfoque que se presenta se considere viable.

La muerte y la termodinámica

Si se está convencido que, pese a ocasionales retrocesos, la evolución es irreversible a la larga, la única alternativa lógica debe ser el considerar una energía en un estado de Conciencia permanente que trascienda el espacio-tiempo. Para nosotros, esta energía sólo puede ser el conocimiento potenciado, la Información, que deberá permanecer de acuerdo con la primera ley de la termodinámica, la cual postula que la energía ni se crea ni se destruye, sólo cambia de forma. De otra manera nada, al menos nada de importancia para el ser humano sobrevivirá, tampoco se podrá explicar la génesis del universo, cuando menos racionalmente. Entendida a la luz del paradigma aquí propuesto, la irreversibilidad de la creciente Complejidad de la Información conduce a una forma de inmortalidad de la Información de todo organismo viviente. Las propuestas opuestas sólo caen en un “nihilismo” filosófico exacerbado.

Como ya se dijo, la vida es una lucha permanente contra la entropía, concepto enunciado en la segunda ley de la termodinámica. A pesar de las afirmaciones hechas por los científicos positivistas en el sentido de que esta ley es inflexible, nosotros sostenemos que si bien a largo plazo ésta es determinista y conduce a la muerte de los organismos y extinción de los sistemas, ofrece igualmente grados de libertad por lo que puede ser infringida en los eventos críticos.
Sin embargo, es necesario apuntar que esta ley rige sólo la materia, no la Información. Cuando parece que la Información, se desordena, es decir se sujeta a la entropía, en realidad quien sufre los efectos de la segunda ley es el emisor y/o el medio y/o el receptor de la Información.

Conclusión.

Al morir un organismo de forma natural, los sistemas que lo integran decaen con su propio ritmo, ya que la naturaleza tiene sus tiempos. La Información que como energía liberan estos sistemas se va uniendo para que a la desaparición del último sistema, la Información total del organismo se integre fractalmente en otro nivel energético con otras Informaciones, las cuales a su vez llevarán a cabo el mismo proceso. De esta manera la muerte no significa destruir sino desarmar para que así la Información liberada, eventualmente, adquiera la potencialidad para integrarse en sistemas más globales y poder ser utilizada por ciertos sistemas en los eventos críticos. Algo que se debe tener presente es que la Información permanece como tal y que aquello que los sistemas que evolucionan adquieren es una réplica. Como en todo, el agente que posee la Información al emitirla no la pierde, como sucede con su contraparte, la materia. Este es un argumento empleado por aquellos que se oponen a la cremación, justificando que tal vez ésta acelere el ritmo natural de destrucción del cuerpo, provocando la dispersión de la Información, ya que la cremación interrumpe el ritmo natural de decaimiento y destruye el organismo, con la consecuente imposibilidad de que la Información de sus sistemas se una.

Es cierto que cualquier cambio inquieta y frecuentemente atemoriza en diferente grado al sujeto que lo vive. Un cambio de trabajo, de domicilio, de pareja, de amistades, etc. no deja de causar inquietud y estrés. Sin embargo, de acuerdo con la teoría de los sistemas dinámicos no lineales, el ser humano normal supera con éxito todos estos cambios. Por lo que respecta al cambio ontológico que significa el cese de las funciones biológicas, el ser humano como organismo físico es incapaz de superarlo por lo que el temor y la duda son ineludibles. Pero de acuerdo con el paradigma propuesto su Información y conciencia trascenderán, por lo que es importante aprender a morir.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 16, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: