RSS

Archivo de la etiqueta: telepatía

Sueños, hijos de un dios menor

Por Marianna Bolko

sueños-telepáticos-300x150.jpg

En 1991, junto con mi compañero Merlini con quien desde hace varios años trato aspectos clínicos y teóricos de los fenómenos E.S.P. en el psicoanálisis, hice una contribución que apareció en un volumen publicado por Bollati-Boringhieri en relación a los sueños. La exposición establecida a continuación son basadas en referencias tomadas de mi experiencia personal.

Mi contribución se limita deliberadamente a la matriz psicoanalítica freudiana. Voy a considerar algunos fenómenos que se producen durante el análisis de la constelación: transferencia-contratransferencia, para lo cual parece legítimo afirmar la posibilidad de una investigación con herramientas analíticas específicas.

¿Por qué hablo de los sueños y de los fenómenos E.S.P.? Creo que la respuesta más simple y, al mismo tiempo, más cierta es que en la práctica analítica los fenómenos E.S.P. aparecen en sueños.

El sueño y su historia es una expresión de una relación que representa un momento particular de una disponibilidad mutua, la intimidad, la modulación de la experiencia emocional que puede facilita el reconocimiento del fenómeno ESP. El sueño es un “lugar” privilegiado para de los fenómenos ESP, y éstos se han descrito incluso fuera de el. En la literatura psicoanalítica, han sido reportados sueños telepáticos que, aunque no se refieren a la relación analista-paciente, desarrollan su propia fuerza demostrativa, como se fue señalado por Freud sobre su propio material después del proceso analítico sometido. Está claro que el trabajo analítico de los fenómenos E.S.P. puede ser observado por todos lados. Pero especialmente en los sueños, para los que, hablando de sueños y telepatía, el punto de conexión puede ser colocado en el estado de alteración de la conciencia o, de conformidad con la dicción de parapsicólogos, “otro” (y no “alterado”), que ocurre en el sueño, hipnosis, bajo el efecto de drogas, el éxtasis, en la meditación trascendental, en Ganzfeld, etc ..

Es la afinidad entre los fenómenos telepáticos y sueños (estos últimos son la base sobre de la concepción del proceso primario de Freud) para sugerir la existencia de un denominador común en el cambio existencial, una condición en la que ambos ocurren. Su afinidad también se manifiesta en el hecho de que tanto los sueños como los fenómenos E.S.P. se caracterizan por la desorganización de las categorías de espacio, tiempo y causalidad.

Ehrenwald (1978) señala que el “lenguaje olvidado” de la fase simbiótica entre la madre y el niño se puede restaurar en cualquier situación que se proponga en este modelo de relación: una de ellos es el encuadre analítico. Mayor y Miller (1983), señalaron que el “lugar del interpretante” es un medio en el que se conocen y representan  partes del analista y el analizando indistintamente inconscientes, tenga en cuenta que “este proceso es similar al que vemos en la experiencia telepática”. Antes de exponer y discutir sobre los sueños cabe recordar las observaciones más significativas y esquemáticas de Freud sobre la relación entre sueños y la telepatía. También se debe decir que, para Freud, la transmisión de pensamiento y la telepatía eran casi fenómenos equivalentes. La telepatía se ve favorecida por el estado de sueño aunque el mensaje telepático llegue al destinatario cuando un evento externo se lleva a cabo, y sólo puede ser percibido por la conciencia en la noche siguiente durante el sueño .Hay dos tipos de “sueños telepáticos”: En el primero, el mensaje telepático puede considerarse un residuo durante el día que, según el esquema clásico, contribuye a la formación del sueño. En estos casos, “el mensaje telepático(…) no puede cambiar nada en el proceso de formación del sueño…”. En el segundo tipo, el sueño de forma la reproducción de un evento externo transmitido telepáticamente con respecto al que la psique mantiene en una actitud “receptiva y pasiva.” Para este tipo de sueños Freud creía que era una correcta dicción de “experiencia telepática que se producía durante el sueño”. La transmisión del pensamiento es particularmente fácil cuando una representación emerge del inconsciente o, en términos teóricos, cuando una representación pasa desde del “proceso primario” para el “proceso de secundario “

Caso del Dr. Alexander Calvesi

Esta es la exposición de Alexander Calvesi sobre el trayecto que hace para ir a su consulta y da matices de lo que ve y hay en el trayecto:

“Por lo general estaciono mi coche en la Piazza Navona, y luego ando – nunca me canso de admirar la fuente central de la plaza y la fachada de la iglesia de Santa Inés -por la Via del Corso hacia el Renacimiento- hasta alcanzar, con sólo unos pocos pasos de distancia, la puerta del edificio donde esta el estudio dónde se encuentra la casa del analista al que vengo, subo a pie las escaleras (al no haber ascensor), llegando al final de los dos primeros tramos de escaleras, habían vidrieras compuestas por un mosaico siendo un patrón de diamantes rojos y verdes. Entro en la casa-estudio. Por lo general, espero unos minutos antes en una habitación con antiguas mosaicos rojos, en el fondo de la cual había una mesa de madera. En invierno, la sala de espera se calentaba con un pequeño calentador portátil (no había ningún sistema de calefacción). Así que accedo al verdadero estudio, donde entre otras cosas, estaba el sofá y una biblioteca alta y ancha “.

La paciente se encuentra en el segundo mes de tratamiento. Es la primera vez que va a este consultorio e informa a Calvesi sobre un sueño que tuvo días antes de acudir a visitar al doctor:

“Me voy a una especie de consultorio médico en la Piazza Navona, o tal vez cerca de la Piazza Navona, el estudio está situado en un antiguo palacio, de aquellos que no hay ascensor y hay un sistema de calefacción central. Hay un pasillo estrecho de escaleras, todo interno, cerrado, al final de esta rampa hay una vidriera con dos colores: rojo y verde, entonces hay otro tramo de escaleras y otra ventana similar, la puerta de la casa del médico es de madera vieja, robusta. Dentro de la casa veo una especie de sala de estar con una mesa de madera en la parte inferior, veo el antiguo suelo de baldosas rojas, una especie de cama que se parece a una de esas camas de doctor, pero no es realmente así, veo estantes, pero donde no hay medicinas como en los estudios médicos. Veo una vieja máquina de coser.. un estante marrón de madera, viejo, carcomido, está montado sobre un bastidor de hierro, a continuación una plataforma con ruedas “.

Caso de la Dra. Loredana Micati 

G., es un estudiante universitario en el segundo año de análisis. Durante el período experimental del sueño, G. tiene que ir a otra ciudad para asistir a la Universidad, lo que se traducirá en la reducción de los períodos de sesiones y se concentrarían en unos pocos días.

Unas semanas antes de la fase de sueños, mientras G. acababa de entrar en el estudio, Loredana Micati siente un fuerte dolor repentino en el centro del pecho, “Dios Mío” – piensa ella- lo que es una molestia podría llegar a ser un ataque al corazón ¿Debo renunciar para siempre a las actividades deportivas?. El paciente dice: “Al venir aquí me dio un ataque de ansiedad por el miedo, mi corazón parecía romperse, estaba seguro de que iba a morir de un ataque al corazón y estaba a punto de renunciar a venir para ir al hospital.”

Micati  fin de semana a la última sesión con G. el viernes:

El sábado por la noche se reúne con un cirujano y “joven amigo” y le pidió examinarle un bulto en el pecho que se había descubierto hacía unos meses; se fijó la reunión para el día siguiente, domingo por la mañana: “Yo no estaba preocupada, pero consideré mi descuido un poco. Durante la noche soñé con la visita prevista, pero me dio vergüenza como si hubiera matices eróticos por la joven edad de mi amigo, a través de una serie de pasos que había invertido como una figura materna. El domingo me encontré con el cirujano, pero ambos nos olvidamos del problema que yo había mencionado la noche anterior. “

El lunes siguiente G. relata un sueño: “Yo estaba en casa de mi prima, estaban también sus dos hijos. Ella me llama y me pide que mirarle el pecho porque estaba preocupada por el descubrimiento de un bulto, me siento incómodo,.. Yo estaba emocionado y aterrado a la vez “.

En estos dos sueños, tal y como se puede ver, en el paciente se dieron matices de algo que afectaba a la vida de la analista. Pero cada uno de manera diferente. Empecemos por los aspectos formales, recordando la observación de Freud (1921) sobre los sueños telepáticos: “… el mensaje telepático se trata como de una parte del material que contribuye a la formación de los sueños, que también se sufre en el trabajo del soñar. La experiencia telepática prefiere jugar desde el exterior deformando el evento.”

El sueño que Freud había sugerido para estas observaciones fue la de un hombre que sueña que su esposa había dado a luz a gemelos en la misma noche que su hija, en otra ciudad y con un mes de antelación a la fecha prevista.

El sueño del paciente es uno en el que la transformación de la realidad parece ser la más relevante. Se podría decir que la realidad se rompe y luego se vuelve a montar en un orden diferente. Cabe señalar que todo el sueño manifiesto, aunque en diferente orden, representa la realidad emocional y fáctica del analista. Para que este sueño pueda valer en la observación de Freud debe desarrollar su fuerza demostrativa sólo después de procesamiento analítico.

El sueño de la paciente se coloca en el extremo opuesto en el caso de Calvesi: la realidad es, de hecho, casi fielmente reproducida. Casi, porque en el sueño, hay tres versiones: la primera es la parte “que se ve a través de algo estrecho”, la segunda, el entorno único que lo coloca en la sala de espera y el estudio, y la tercera y el más importante, es representada por la presencia de una “máquina de coser antigua”. Es este último elemento el que da al sueño el mágico ambiente presente en ciertas pinturas de Magritte y Delvaux. Sobre este último elemento, se debe tener en cuenta el desarrollo de Calvesi para con el resto del sueño pareciéndose a la realidad, siendo “una experiencia telepática” que parece que tiene el único propósito de atraer su atención.

El sueño del paciente de Micati es una reproducción fiel de la situación del analista, pero con el reemplazo de los personajes: este aspecto recuerda al sueño de tener gemelos reportados por Freud.

Tal vez hay más, porque en el sueño parece estar también representada la situación emocional del analista, como se desprende del sueño y sus posibles consecuencias: la visita no se hace por olvido.

Sobre la base de esta primera aproximación se puede observar que, en todos los sueños, el nivel manifiesto es siempre un mensaje telepático bien reconocible con los personajes, la singularidad y especificidad que Ehrenwald (1978) reunió bajo el término “elemento trazador”. También en el sueño informado por Micati el elemento telepático se refiere explícitamente a la realidad fáctica y emocional del presente, mientras que se informó de los aspectos materiales presentes en el de Calvesi, aunque de manera implícita (la máquina de coser). Uno puede preguntarse si estas diferencias formales son irrelevantes o pueden tener algún significado. Dicho de otra manera: el sueño telepático tiene un significado único, porque lo telepático no es el hecho de que los los pacientes sepan que su analista ha escrito una carta, esto es diferente a saber el tipo de sensaciones y sentimientos en el momento preciso. La telepatía es la situación concreta en el contenido del sueño y esta revela algo.

Dejando en suspenso la cuestión de investigar qué parte juega el paciente en el sueño y lo que son sus identificaciones. El paciente es Calvesi en sí mismo: “Yo voy a …”, pero no sabe que está representando a Calvesi que va a la Piazza Navona. La máquina de coser es en cambio la de su madre, este es el paciente mismo, pero él no sabe que es también la madre de Calvesi: ¿A quién pertenece el coche? ¿Quién es el soñador?

El paciente de Micati es definitivamente el joven cirujano amigo y primo, Micati son dos personas distintas. Pero entonces el paciente es también el analista en sus componentes.

En estos dos sueños hay algo curioso: el soñador ve a su analista como, por ejemplo, por las escaleras del apartamento, en  la Via del Corso y se ponen en marcha, sin embargo todos son los protagonistas.

“Con el motivo de dar a luz ” Freud escribe eliminado la esfera del padre y vinculando a que la psique despierta el deseo inconsciente: Es este deseo la discrepancia entre el contenido manifiesto del sueño y el evento real.

Por lo tanto, es el deseo inconsciente el que anima a todos los soñadores a ser protagonistas, de ponerse en los zapatos de su analista o de personas significativas para ellos en ese momento. Pero, ¿es realmente así?. En el ejemplo de Freud, no se puede imaginar que su padre había soñado con que el deseo incestuoso de su propia hija transmitido telepáticamente. O incluso que el sueño expresa el encuentro de dos deseos complementarios. “Yo soy todas las operaciones del paciente”.

Consideremos ahora el posible significado para el trabajo analítico, atribuido por diversos autores al sueño telepático.

Esquemáticamente, podemos identificar dos posiciones: una primera, mejora el sueño telepático sobre todo la revelación potencial de una situación contratransferencia “negativa” del analista.

La perspectiva de contratransferencia  puede tener las siguientes consecuencias:

El contenido del sueño es muy específico porque proporciona una información en profundidad sobre la situación transferal-contratransferal en vigor en el momento del sueño y detallado; el valor terapéutico que se refiere a la descripción de esta situación no es reconocida, y puede dar lugar a dificultades para el trabajo terapéutico; el sueño telepático no es un medio específico, ya que es, por lo menos, teóricamente admisible para la inauguración de la situación transferencial-contratransferencial ocurrida por otras vías.

Un segundo punto de vista considera el sueño telepático especial para la posibilidad de la experiencia “fusional” o de “co-identidad” para un importante significado terapéutico. Micati en su contexto dice que se “mantengan organizadas y bien diferenciadas (…). La comunicación ESP necesita para superar la barrera de la individualidad porque esta existe.

Las implicaciones de esta perspectiva pueden ser:

El contenido del sueño tiene poco o ningún valor, ya que es la única ocasión en que nos damos cuenta de la necesidad de fusión. Hay pacientes tales como, por ejemplo, el que Micati menta que, para lograr la experiencia de la fusión, antes de usar el sueño prueba otros caminos. En otros pacientes, sin embargo, como el de Calvesi, el sueño telepático aparece de repente, por decirlo así, sin ninguna advertencia.
El valor terapéutico se refiere a la posibilidad de experimentar una situación de fusión, mientras que el mantenimiento de los límites de su individualidad es distintiva.
El sueño telepático (y cualquier otro evento ESP) es altamente específico como factor terapéutico, ya que hay otras posibilidades fuera de ella para hacer la experiencia más elevada.

A partir de la observación de que el material inconsciente del sueño telepático contiene generalmente el paciente y el analista, se ha argumentado (Hollos 1933 Servadio, 1935) que, en principio, se produce un sueño debido a la aparición y la intersección de los componentes inconscientes de ambas “partes formadas con el sufrimiento estructural similar” definido por Calvesi (1980).

En este sentido, Fodor (1942) argumentó que el análisis de un sueño ESP no termina con las asociaciones sólo del paciente, sino que también requiere que el analista y su material onírico. Como se puede ver, incluso en el contexto de la fusión, las cosas son un poco “más complejas, o al menos pueden serlo y el contenido no sería indiferente, porque está vinculado a “las mismas partes” que se reactivaron atrayendo de esta manera la “atención al hecho de que la colocación de clavos en procesamiento analítico no se debe sólo a la del paciente.

A eso es lo que pertenece “la máquina de coser” del sueño del paciente de Calvesi. Como observó el mismo Calvesi, son experiencias originales similares que se entrelazan y pueden encontrar una reestructuración conjunta. El hecho de que usted tenga una regresión en las primeras etapas de la relación (fusión simbiótica…) no daría lugar a una regresión similar de los contenidos. Por último, los pacientes a través de los sueños y otras experiencias ESP pueden satisfacer sus necesidades fusionales que generalmente disponen en una organización psíquica intacta. Ehrenwald señaló acertadamente que los pacientes con trastornos de la personalidad, paranoico o dudosos son capaces de hacer frente a estas experiencias. El nivel de intimidad en los cuales se aplica el riesgo de que se pondría en marcha un colapso de organización psíquica regresiva son incontrolables de forma rígida y están unidas por las defensas primitivas.

En conclusión: los artículos de Freud, “Psicoanálisis y telepatía” (1921) y sobre todo “El significado oculto de los sueños” (1925) ya plantearon este problema: la capacidad de la vidente de “leer” el deseo reprimido de los que la convocan, Freud cambió no obstante en la consideración general de que “un deseo intenso junto con los pensamientos inconscientes y los conceptos que se derivan de ella son recuerdos con un tono emocional muy fuerte” y pueden ser fácilmente transmitidos. Jones, sin embargo, no era de la misma opinión aunque la considera aceptable desde el punto de vista de la integridad de la teoría psicoanalítica de los sueños.

Es el momento que en la actualidad se tomen en serio los problemas que atormentaban a Jones, ya que la historia está haciendo de una manera su justicia.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 18, 2017 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , ,

Transmisión telepática cualitativa

Por Hans Bender

 

Una fuente de información de la investigación parapsicológica es la experimentación cualitativa con los sensitivos, los mediums. Me limitare a mostrar algunos aspectos de la telepatía que proceden de las experiencias cualitativas, las cuales se escapan a la investigación puramente estadística.

Un ejemplo de ello es la transmisión de dibujos efectuada por el escritor americano Upton Sinclair con su esposa y las experiencias de René Warcollier, antiguo director del Instituto Metafísico de París.

Sinclair consiguió transmitir dibujos por vía telepática a su esposa Craig hasta distancias de doscientos kilómetros. Publicó sus experiencias en el libro Mental Radio en 1930. Es interesante el detalle que para una traducción al alemán, que se proyectó, pero que no llegó a publicarse, Einstein el eminente físico, escribiera un prólogo muy favorable.

No hay que descartar de esas experiencias más que un rasgo que se encuentra a menudo en las transmisiones telepáticas: sólo se percibe una imagen cuya significación es desconocida para el sujeto. Sinclair escribe sobre este punto: “A veces mi esposa hace un buen dibujo del objeto pero lo define mal. Yo dibujaba un azadón, ella percibía la forma pero decía “quizás tijeras o lentes con abrazaderas largas para los oídos“. Cuando Sinclair -el agente- dibujaba un reno con su típica cornamenta, su esposa reproducía una forma que recordaba la cornamenta pero calificaba a su dibujo de “rama de acebo”. Sinclair añadía por comentario que desde el punto de vista psicológico era interesante fijarse en el hecho de que los renos y las ramas de acebo estaban relacionados para su esposa, desde la infancia, con la Navidad.

15877091_194782457656555_6297220206888484864_n.jpg

Observamos bien a menudo que la información telepática no es comprendida por el percipiente que interpreta su impresión según sus propias asociaciones de ideas. La percepción extra-sensitiva presenta raras veces los rasgos de una verdadera cognición, es más como una emergencia de imágenes cuyo significado permanece dudoso. Así, los mediums no tienen criterio alguno para un juicio de la realidad: no pueden discernir entre unas imágenes producidas  por su fantasía y otras inducidas por una información paranormal. Además, las impresiones paranormales son muchas veces fragmentarias y no suministran más que un aspecto de lo que tiene relación con el contenido de la transmisión. Ya lo hemos visto en el caso de la cornamenta del reno.

Otro ejemplo nos lo mostrará con más detalle: Warcollier intentaba transmitir la fotografía de un grupo de soldados a cinco percipientes que se hallaban a cierta distancia de él, en otras habitaciones. El se hallaba en el grupo fotografiado y al empezar a concentrarse en los soldados con sus bayonetas caladas, pensaba en las trincheras, en las alambradas y en el paisaje desnudo y cretáceo de la campiña polvorienta donde se había hecho la fotografía.

Doris, una de las percipientes, remarcaba: “Brazos yertos, una impresión de fuerza, de cosas puntiagudas, que causan heridas y hacen llorar, de batalla. Un montón de latas mohosas detrás de unas alambradas”. Luisa escribía: “Un soldado, parece un granadero, con un sombrero de piel de oso” y una tercera: “El sol de Waterloo, un campo de batalla, espadas y fusiles, caballos muertos, idea de muerte“. Otra vio: “Montañas en la nieve, paisaje blanco sobre el cual aparecen unos puntos negros, hombres quizá”.

Warcollier dice que la última impresión es exactamente lo que él había pensado de la campiña polvorienta y es indudable que los percipientes tuvieron por blanco su pensamiento.

 
Fuente: Los fenómenos parapsicológicos como objeto de la investigación científica.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 11, 2017 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas:

¿Es el cerebro el creador de los fenómenos psíquicos o es ineludible un cambio de paradigma?

Por Ernesto Bonilla

FB.jpg

Kuhn  utilizó el término paradigma científico en dos sentidos diferentes. Por una parte, comprende la constelación total de creencias, saberes y técnicas compartidas por los miembros de una comunidad específica. Por otro lado, denota una serie de elementos en esa constelación y la solución concreta del rompecabezas que, empleado como ejemplo o modelo, puede reemplazar a las reglas explícitas como base para la solución de los rompecabezas remanentes de la ciencia normal. La decisión de adoptar un nuevo paradigma ocurre simultáneamente con la de rechazar a otro porque al compararlos entre sí y con la naturaleza, el viejo paradigma no responde a las nuevas interrogantes surgidas de nuevos hallazgos, aparentemente imposibles de existir si se tratan de explicar por el paradigma sujeto de reemplazo. Guiados por el paradigma recién incorporado, los científicos adoptan nuevos instrumentos de investigación y proclaman que ahora pueden resolver los problemas que condujeron al anterior a la crisis. Gradualmente, se irá multiplicando el número de experimentos, artículos y libros basados en el nuevo, renunciando simultáneamente a los libros y artículos que incorporaron el viejo paradigma.

Tradicionalmente, los propulsores del nuevo paradigma son científicos jóvenes o recientemente incorporados al campo sujeto de la crisis y menos comprometidos que la mayoría de sus contemporáneos a las reglas y a la visión del mundo del viejo paradigma, que ha fallado en la solución del rompecabezas que originó la crisis. Lentamente, se produce la conversión de los investigadores al nuevo paradigma hasta que los sostenedores del viejo hayan desaparecido. Finalmente, toda esa comunidad lo estará practicando hasta que entre en una crisis y se conciba otro que lo reemplace porque es un mejor instrumento para descubrir y solucionar los rompecabezas de la naturaleza. Decía Kuhn “las sucesivas transiciones de un paradigma a otro vía alguna revolución, es el patrón de desarrollo usual de la ciencia madura” .

¿Puede lo que sabemos sobre los fenómenos psíquicos obligarnos a cambiar el paradigma que afirma que éstos no representan sino epifenómenos de la actividad cerebral? ¿Es la conciencia un producto de la actividad eléctrica del cerebro o es independiente de éste? Varios hallazgos presionan hacia ese cambio.

1. Algunas personas pueden inequívocamente demostrar que han adquirido informaciones concretas y definitivas que no habrían podido obtener mediante los canales sensoriales o por extrapolación de los datos logrados a través de los sentidos; tales son los casos de la telepatía, la clarividencia, el presentimiento y la precognición.

2. El espacio u otro factor físico (muros, montañas, la curvatura terrestre) entre la fuente de la información original y la persona que demuestra conocer esa información no son factores limitantes.

3. Los elementos emocionales son los más importantes para relacionar el origen de la información y la persona que demuestra tener ese conocimiento.

4.Los fenómenos que sugieren la sobre vivencia después de la muerte corporal, incluyendo las experiencias cercanas a la muerte, las comunicaciones después de la muerte y la reencarnación.

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) son eventos lúcidos que ocurren cuando una persona está inconsciente, sin latidos cardíacos detectables, sin respiración y con registros electroencefalográficos planos. Durante las ECM se han descrito algunos de los siguientes fenómenos: encuentro con seres místicos o familiares y amigos fallecidos y experiencias fuera del cuerpo o separación de la conciencia del cuerpo físico, durante la cual las personas pueden ver y oír y lo que perciben es casi siempre real.

Las ECM pueden ocurrir durante la anestesia general, cuando se ha perdido por completo la conciencia Es inexplicable, desde el punto de vista médico, que un individuo tenga una experiencia lúcida y altamente organizada mientras está inconsciente o muerto clínicamente. Durante las ECM, la conciencia puede ser experimentada en otra dimensión aparte de nuestro espacio-tiempo convencional, en la cual todos los eventos pasados, presentes y futuros pueden ser observados simultánea e instantáneamente (no-localidad cuántica). Existe, por lo tanto, mucha más conciencia y memoria de lo que puede ser explicable solamente por la actividad cerebral. Van Lommel ha propuesto una analogía entre la conciencia y la comunicación a través de campos electromagnéticos, como sucede con la radio, la televisión, el teléfono y el Internet, donde la información transmitida permanece presente en los campos electromagnéticos. Si se interrumpe la conexión, la información no se desvanece y puede ser recibida en otro equipo receptor (no-localidad cuántica).

Los campos de información de la conciencia y de la memoria pueden hacerse disponibles a la conciencia sólo a través de las células cerebrales y otras células del cuerpo en forma de campos electromagnéticos. Cuando cesa la función cerebral, como sucede en la muerte clínica o cerebral, la memoria y la conciencia aún existen, pero la recepción se ha perdido, la conexión se ha interrumpido. La conciencia parecería estar sustentada en campos de información consistentes de ondas originadas en el pleno cósmico. Esta afirmación cambiaría fundamentalmente la opinión sobre la muerte, debido a la casi inevitable conclusión de que al momento de la muerte física la conciencia continuaría siendo experimentada en otra dimensión, en un mundo invisible e inmaterial. De esta manera, la muerte y el nacimiento serían simples cambios de un estado de conciencia a otro.

Según Goswami, el cuerpo físico muere, con todas sus memorias clásicas, pero la mónada (el espíritu), no tiene estructura, no tiene nada que morir. El espíritu con su memoria cuántica, con sus componentes mentales, permanece disponible como un conglomerado de posibilidades mentales y vitales. Por lo tanto, el espíritu forma un continuo con las encarnaciones físicas porque lleva consigo parte de la identidad individual, el carácter, las tendencias mentales y los sentimientos, los contextos aprendidos mentalmente, las fobias, el rechazo de ciertos contextos; en fin, los patrones de buenos y malos hábitos que las tradiciones espirituales denominan karma. Al nacer, el espíritu trae el karma a la presente encarnación. Al morir, la mónada continúa con el karma acumulado en esta vida .

Laszlo trata de explicar la persistencia de la conciencia que no está asociada a un cerebro viviente mediante la teoría del campo Akáshico, según la cual las trazas holográficas de la conciencia asociada con un cerebro viviente son conservadas en el pleno cósmico que contiene no sólo un registro pasivo de la conciencia de una persona, creado durante toda su vida y que persiste sin cambiar, sino que almacena un manojo de información dinámica, basada en las experiencias acumuladas en esa vida. En condiciones apropiadas, esa información es capaz de un desarrollo autónomo, a pesar de la ausencia del cuerpo con el cual estuvo ligada. Para que esto ocurra se han postulado varias hipótesis. De acuerdo a los místicos y a la tradición esotérica, varias capas componen a un ser humano: el cuerpo físico, el alma y el espíritu. Cuando el individuo muere, su alma y su espíritu abandonan el cuerpo físico. Al nacer, el espíritu trae el karma a la presente encarnación.

La coherencia no local entre los cerebros y las mentes de diferentes individuos produce un buen número de los fenómenos paranormales tales como la telepatía, la visión remota o clarividencia y la curación a distancia. En estos casos la coherencia no local entre las mentes de los individuos está mediada por sus cerebros y sus cuerpos, pero qué pasa con la conexión y la coherencia con una mente que no está asociada a un cerebro y cuerpo viviente. La comunicación después de la muerte se ha realizado a través de los médiums. Sin embargo, el psiquiatra Alan Botkin la ha inducido en más de tres mil personas mediante lo que ha denominado “reprocesamiento y desensibilización sensorial.

Los fenómenos psíquicos han sido declarados oficialmente y públicamente como imposibles. Sin embargo, una encuesta realizada en más de 1100 profesores universitarios en los Estados Unidos reveló que el 55% de los estudiosos de las ciencias naturales, el 66% de los científicos dedicados a las ciencias sociales (excluidos los psicólogos) y el 77% de los profesores de arte, humanidades y educación, reportaron que creían en los fenómenos psíquicos como hechos establecidos o muy posibles. Pero, curiosamente, sólo el 34% de los profesores de psicología lo creían. Vale la pena insistir en el hecho de que no existen vacas sagradas en el desarrollo de las ciencias. Muchas concepciones científicas que hemos tenido en el pasado y que fueron creídas como verdades irrefutables, han sido desechadas posteriormente. Es decir, las ciencias tienen una estructura inestable sujeta continuamente a la renovación. No podemos ni debemos ignorar los datos reales aunque nos hagan sentir incómodos; la teoría debe inclinarse siempre ante los hechos. En apenas unos pocos lustros hemos pasado de una época en la que los individuos tenían dificultades para comunicarse con otros distantes, al maravilloso desarrollo de la telefonía celular y el internet.

Como se ha descrito, los hallazgos reportados en la literatura científica en las últimas décadas parecen demostrar no una relación causa-efecto entre el funcionamiento cerebral y los fenómenos psíquicos, sino una correlación entre ambos, porque estos fenómenos, al parecer tienen un origen extra cerebral (¿campo cósmico, conciencia cósmica?). Por supuesto, el cerebro está involucrado intensamente en la forma como la conciencia se manifiesta en nuestra vida diaria, pero esa afirmación no equivale a decir que el cerebro crea la conciencia. Esto nos obliga a considerar e investigar un aspecto no físico, espiritual y transpersonal de la realidad, en lugar de esperar lo que algunos filósofos de la ciencia han denominado el “materialismo promisorio” según el cual posteriormente se demostraría la naturaleza física de estos fenómenos. Se trata de pseudo-escépticos, pero creyentes en otro sistema, listos para atacar y destruir lo que ellos no creen ni aceptan, tratando de aparecer como científicos de mente abierta cuando en la realidad distan mucho de serlo.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 1, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

Pjotr Garjajev y la reprogramación del ADN

Por Baerbel

adnhombre.jpg

El ADN humano es una “Internet biológica” y superior en muchos aspectos a la artificial.  Una de las últimas investigaciones rusas, directa o indirectamente, explica los fenómenos tales como la clarividencia, la intuición, los actos espontáneos y remotos de curación, la autocuración, las técnicas de afirmación, la luz/aura inusual alrededor de personas (denominados maestros espirituales), la influencia de la mente sobre los patrones del tiempo atmosférico y mucho más.

En adición a esto, hay evidencia de un completo tipo nuevo de medicina en la cual el ADN puede ser influenciado y reprogramado por palabras y frecuencias SIN cortar y reemplazar los genes individuales. Solamente el 10% de nuestro ADN está siendo usado para la construcción de proteínas. Es este subconjunto de ADN que es de interés de los investigadores occidentales y está siendo examinado y clasificado. El otro 90% es considerado “ADN basura o residual”.

Un grupo de investigadores rusos compuesto por Pjotr Garjajev, Peter Gariaev y Vladimir Poponin, convencidos de que la naturaleza no es tonta, se unieron a lingüistas y genetistas en una aventura para explorar ese 90% del “ADN basura”. Sus resultados, hallazgos y conclusiones pueden llegar a ser simplemente revolucionarios.

De acuerdo con estos hallazgos, nuestro ADN no es solamente responsable por la construcción de nuestro cuerpo sino que también sirve como almacenamiento y comunicación de datos. Los lingüistas rusos encontraron que el código genético —especialmente en la evidente “inutilidad” del 90%— sigue las mismas reglas de todas nuestras lenguas o idiomas.

A este fin ellos compararon las reglas de sintaxis (la manera en la cual las palabras se unen para formar frases y oraciones), la semántica (el estudio del significado en formas de lenguaje) y las reglas básicas de la gramática. Ellos encontraron que los alcalinos de nuestro ADN siguen una gramática regular y tienen reglas fijas, similares a cualquier lengua.  Por tanto, los idiomas humanos no aparecieron coincidencialmente sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente.

El biofísico y biólogo molecular Pjotr Garjajev y sus colegas también exploraron el comportamiento vibracional del ADN. Abreviando, la base fundamental fue:

“Los cromosomas vivos funcionan justo como un computador holográfico usando radiación de láser de ADN endógeno.” 

Esto significa que ellos se las ingeniaron para modular ciertos patrones de frecuencia (sonido) en un rayo como el láser que influyó la frecuencia del ADN y por tanto la información genética en sí misma.

Ya que la estructura básica de los pares alcalinos del ADN y el idioma (como se explicó anterioridad) es de la misma estructura, no se necesita la decodificación del ADN.  ¡Uno puede simplemente usar palabras y oraciones en cualquier idioma!¡Esto, también, fue probado experimentalmente!

La sustancia viva de ADN (en tejido vivo, no in vitro) siempre reaccionará a los rayos láser modulados por el idioma y  a las ondas de radio, si son  correctas las frecuencias (sonidos) que se estén siendo usadas.  Esto finalmente y “científicamente” explicaría el por qué de muchos fenómenos como la hipnosis y equivalentes, que tienen fuertes efectos sobre los seres humanos y sus cuerpos. Siendo de forma totalmente normal y natural para nuestro ADN el reaccionar al lenguaje.

Mientras que los investigadores occidentales cortan genes individuales de los filamentos de ADN y los insertan en otro lugar, sus homólogos rusos  crearon aparatos que influyen el metabolismo celular a través de frecuencias de radio moduladas y de luz, y de se modo reparando defectos genéticos.

ADN-2-dos.jpg

Capturaron los patrones de información de un ADN en particular y lo transmitieron a otro reprogramando células a otro genoma. Así exitosamente transformaron, por ejemplo, embriones de ranas a embriones de salamandra -simplemente transmitiendo los patrones de información de ADN.  Por este método, la totalidad de información fue transmitida sin ninguno de los efectos colaterales o desarmonías encontradas cuando se cortan y reintroducen genes individuales de ADN.

Esta forma representa una revolución transformadora del mundo al simplemente aplicar la vibración (frecuencias de sonido) y el lenguaje en lugar del procedimiento arcaico de corte.

Este experimento señala el inmenso poder de la genética de las ondas, que obviamente tiene una enorme influencia sobre la formación de organismos en los procesos bioquímicos de las secuencias alcalinas.

Los maestros esotéricos, ocultistas y espirituales han conocido por milenios que nuestro cuerpo es programable por el lenguaje, la palabra y el pensamiento.  Esto ha sido probado y explicado  bajo una base científica.

Aunque este proceso exige una factor, la frecuencia tiene que ser correcta. Y es por ello que no todos tienen éxito o pueden hacerlo con el mismo éxito.  La persona individual debe trabajar en los procesos y el desarrollos internos a fin de establecer una comunicación conciente con el ADN.

Los investigadores rusos han trabajado en un método que no es dependiente de estos factores pero que casi siempre es efectivo, dado que uno use la correcta frecuencia.  Cuanto más altamente esté desarrollada la conciencia del individuo, menos necesidad hay de cualquier tipo de aparato: logrando estos resultados por uno mismo. Este grupo de investigación también averiguó que nuestro ADN puede ocasionar patrones de disturbio en un vacío, y por tanto, producir agujeros de lombriz magnetizados. Los agujeros de lombriz son los equivalentes microscópicos de los llamados puentes de Einstein-Rosen en el aspecto macroscópico de los agujeros negros .

Estos son conexiones de túnel entre áreas diferentes en el universo, a través de las cuales la información puede ser transmitida fuera del espacio y del tiempo. El ADN atrae estos trozos de información y los pasa a su propia conciencia. Este proceso de híper-comunicación (telepatía, canalización) es muy palpable en un estado de meditación.

La tensión, la preocupación o un intelecto hiperactivo previene la híper-comunicación exitosa y la información será totalmente distorsionada o nula.  En la naturaleza, la híper-comunicación ha formado parte del entorno por millones de años. El flujo organizado de la vida en los insectos prueba esto de forma tajante. No obstante, el hombre moderno lo conoce solamente en un nivel mucho más sutil como la “intuición.”

Un ejemplo en  la naturaleza se daría al separar una hormiga reina de su colonia, las hormigas trabajadoras continuarían construyendo fervientemente de acuerdo con el “plan”. Sin embargo, si se mata a la reina, todo el trabajo en la colonia cesa al acto.  Ninguna hormiga sabrá qué hacer. Aparentemente, la reina transmite los “planes de construcción” a sus súbditos aún estando lejos —vía la conciencia grupal. Ella puede estar tan lejos como se quiera, y siempre y cuando esté viva seguirá esa “comunicación”

En los humanos la híper-comunicación se encuentra a menudo cuando súbitamente ganamos el acceso a la información que está fuera de la base del conocimiento propio. Tal híper-comunicación es experimentada entonces como inspiración o intuición (también en canalización mediante trance). El compositor Italiano Giuseppe Tartini, por ejemplo, soñó una noche que un demonio se sentó al lado de su cama tocando el violín. La siguiente mañana Tartini fue capaz de anotar exactamente la pieza de memoria. Él la llamó la Sonata Trino del Demonio.

Cuando la híper-comunicación ocurre, uno puede observarla en el ADN, también como en los fenómenos humanos y sobrenaturales.

Este equipo  científico ruso  irradiaron con luz láser muestras de ADN.  En la pantalla se formó un patrón típico de onda. Cuando removieron la muestra de ADN, el patrón de onda no desapareció, permaneció. Muchos experimentos controlados mostraron que el patrón continuó viniendo de la muestra removida, cuyo campo energético aparentemente permaneció por sí mismo. Este efecto es ahora llamado el efecto fantasma del ADN. Se baraja que la energía de afuera del espacio y del tiempo aún fluye a través de los agujeros de lombriz activados después de que se haya removido el ADN. Los efectos colaterales encontrados a menudo en la híper-comunicación en los humanos, son los campos electromagnéticos inexplicables que emanan alrededor de las personas involucradas.

Los aparatos electrónicos como los reproductores de CD y similares pueden ser afectados y llegan dejar de funcionar (temporalmente). Cuando el campo electromagnético se disipa, los aparatos funcionan normalmente de nuevo.  Muchos sanadores y psíquicos saben de este efecto para su trabajo: cuanto mejor es la atmósfera y la energía (propagación), más perjudicial puede ser para los aparatos eléctricos, ya que ellos dejan de funcionar en ese momento exacto. A menudo, a la mañana siguiente todo regresa a la normalidad.

51KHZEVHNJL._SX312_BO1,204,203,200_.jpg

En su libro Vernetzte Intelligenz, Grazyna Gosar y Franz Bludorf explican estas conexiones de forma precisa y clara. Los autores también citan fuentes que presumen que en tiempos ancestrales la humanidad había sido justo como los animales:  fuertemente conectada a la conciencia grupal y por tanto actuaba como un grupo. A fin de desarrollarse y avanzar individualmente,  los seres humanos tuvimos que olvidar casi por completo la híper-comunicación.

Llegado este momento en el que estamos estables en nuestra conciencia individual, podemos crear una nueva forma de conciencia grupal — una en la cual obtenemos acceso a toda la información vía nuestro ADN sin ser forzados o remotamente controlados con lo que hagamos con esa información. Sabemos que al igual que usamos Internet, nuestro ADN puede añadir datos propios, podemos recuperar datos, y podemos establecer contacto con otros participantes en esa supuesta red. La curación remota, la telepatía o la “percepción remota”  pueden entonces ser explicadas. Algunos animales saben de antemano cuándo planean sus dueños regresar a casa y esto puede ser interpretado y explicado por vía de los conceptos de conciencia grupal e híper-comunicación.

Los investigadores piensan que si los humanos con individualidad plena ganaran una nueva conciencia grupal, ellos tendrían un poder tipo dios para: crear, alterar y darle forma a las cosas.

schumann resonance.jpg

Como regla, el tiempo atmosférico por ejemplo es bastante difícil de influenciar por un solo individuo. Pero quizás pueda ser influenciado por una conciencia grupal (situación creíble en  algunas tribus indígenas e incluso en comunidades religioso-cristianas (sacando a sus santos en rogativa para hacer que llueva). El tiempo atmosférico es fuertemente influenciado por las frecuencias de resonancia de la Tierra (las frecuencias Schumann). Pero esas mismas frecuencias son también producidas por nuestros cerebros, y cuando muchas personas se sincronizan en su pensar o cuando individuos ( como maestros espirituales) focalizan sus pensamientos, entonces no es de sorprender que ellos puedan influir al tiempo.

Evidentemente, el ADN es también un superconductor orgánico que puede trabajar a la temperatura normal del cuerpo, en forma opuesta a los superconductores artificiales que requieren temperaturas extremadamente bajas entre los -200 a los -140°C para funcionar. En adición a esto, todos los superconductores son capaces de almacenar luz y por lo tanto información. Esto explica adicionalmente cómo es que el ADN puede almacenar información.

Hay otro fenómeno ligado al ADN y a los agujeros de lombriz. Normalmente, estos agujeros de lombriz súper pequeños son altamente inestables y son mantenidos solamente por una pequeñísima fracción de segundo. Bajo ciertas condiciones los agujeros de lombriz estables se pueden auto-organizar, lo que entonces forma dominios de vacío distintivos en los cuales, por ejemplo, la gravedad se puede transformar en electricidad. Los dominios de vacío son bolas auto radiantes de gas ionizado que contienen considerables cantidades de energía. Hay regiones en Rusia en donde tales bolas radiantes aparecen frecuentemente.

Este grupo científico inició programas de investigación conduciéndolos finalmente a algunos de los descubrimientos mencionados arriba.

El equipo ruso encontró —en las regiones en donde los dominios de vacío aparecen a menudo— que algunas veces vuelan como bolas de luz de la tierra hacia el cielo, y que estas bolas pueden ser guiadas por el pensamiento. Ya que se ha encontrado que los dominios de vacío emiten ondas de baja frecuencia que son también producidas en nuestros cerebros, y a causa de este paralelismo son capaces de reaccionar a nuestros pensamientos.

Aún sin tener pruebas científicas de su existencia real la gente que tiene tales experiencias NO sufren de alucinaciones, y con esta investigación se ha dado otro paso gigantesco hacia el entendimiento de nuestra propia realidad.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 27, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: