RSS

Archivo de la etiqueta: Física

El Universo, la Física Cuántica y la Conciencia

Por Subhash Kak

AG.jpg

Hay dos partes esenciales para entender el universo: su representación en términos de objetos materiales y la manera en que esta representación cambia con el tiempo.En filosofía, estas son las posiciones de dos escuelas diferentes, una que cree que la realidad es el “ser” y otra que es el “convertir”.

La concepción del cosmos, que consiste en el universo material y los observadores, ha sido moldeada por ideas que pertenecen a estas dos escuelas opuestas. La concepción del mundo como ser está asociada con el materialismo, mientras que la de convertir está asociada con el idealismo. En la visión materialista, la experiencia mental emerge sobre el terreno material y los contenidos de la mente son secundarios al mundo físico.Por el contrario, en la posición idealista, la conciencia tiene primacía.

La cuestión de la conciencia está conectada a la relación entre el cerebro y la mente. El reduccionismo los considera idénticos, con la mente representando la suma total de la actividad en el cerebro, a un nivel de representación más alto. Opuesto a esto está el punto de vista de que, aunque la mente requiera de una estructura física, termina trascendiendo esa estructura. Existe una gran cantidad de otros puntos de vista de la mente, formados por la cultura y la experiencia de la vida, que se caracterizan por una tensión entre los sistemas de creencias opuestas y aplicadas a diferentes aspectos de la vida. La mecánica cuántica es relevante para una discusión del cosmos, ya que es la teoría más profunda de la física y es una teoría de observación en la que la información es lo fundamental. John Archibald Wheeler usó el eslogan “It from bit ” para enfatizar que nuestras construcciones de la realidad se basan en respuestas en nuestros instrumentos a preguntas como si/no.
Declaró que “todas las cosas físicas son teóricas de información en origen y que se trata de un universo participativo“(Wheeler, 1990), donde el término “participativo” implica que las observaciones afectan la evolución del universo. Mientras que los observables son fundamentales para la mecánica cuántica, no hay nada en él que haga las observaciones o que los observadores encajen en su marco.
Así como existe el cosmos exterior, el universo físico, también existe el cosmos interior correspondiente de la mente. La mente procesa las señales que llegan al cerebro para obtener su comprensión en los dominios de ver, oír, tocar y probar usando su reserva de recuerdos. El acto cognitivo es un proceso activo donde la selectividad de los sensores y el procesamiento acompañante en el cerebro se organiza en función de la expectativa de la tarea cognitiva y del esfuerzo, la voluntad y la intención.

La estructura del cosmos interno pertenece al dominio de la psicología, pero es justo suponer que en algún nivel refleja el cosmos externo. En el esquema de la Figura 1 se indica que si la teoría cuántica describe procesos para el cosmos externo, la conciencia lo hace para el cosmos interno. Dado que la teoría cuántica debe en última instancia ser la base de los procesos en el cosmos interno, parece que, por el bien de la simetría, debería ser posible que la conciencia influya en el cosmos externo.

Kak1.jpg

Figura 1. Cosmos interno y externo, la ley y la conciencia.

En la visión de que la conciencia se complementa con el espacio, el tiempo y la materia, esta necesita apoyo material para ser encarnada como “conciencia”. Por el contrario, no tiene sentido hablar de un universo sin observadores. Si aceptamos que hemos descubierto las leyes básicas de la naturaleza y también que las máquinas clásicas no pueden ser conscientes, podemos suponer que el procesamiento cuántico en el cerebro, dadas las estructuras cerebrales apropiadas, conduce a la conciencia. Los diferentes estados de conciencia como la vigilia, el sueño, el duerme-vela y el coma tienen distintas firmas neuroquímicas, y estos diferentes estados pueden considerarse como modificaciones causadas por el circuito neuronal en un estado básico de conciencia. Pero no se puede asumir que las máquinas cuánticas tengan la capacidad de ser conscientes debido a la paradoja del observador que se describe en la siguiente sección.

Aunque la conciencia no se pueda estudiar directamente, es accesible para una mayor comprensión indirecta. En este artículo, mostramos por qué los observadores son esenciales en el universo. Hacemos esto no recurriendo a argumentos antrópicos, sino a la teoría cuántica en sí misma. Sugerimos que las coincidencias improbables corroboradas en la literatura respaldan la existencia de un principio de conciencia universal, pero, por supuesto, no pueden tomarse como prueba de ello.

2. La paradoja del observador

Aunque el cosmos interno está ubicado físicamente en el cerebro, no podemos hablar de dónde reside el yo que percibe en el cerebro, porque eso equivaldría a un argumento de homúnculo. El yo que percibe no puede estar en una neurona única en el cerebro, porque eso requeriría que dicha neurona tendría la capacidad de procesar toda la información que posee el individuo, lo cual es claramente imposible para una estructura celular que solo puede hacer un procesamiento simple. Por el contrario, si el yo perceptor se distribuye en un área, entonces necesitamos postular otro homúnculo dentro de esta área para procesar la información que llega al yo.

Por lo tanto, el yo consciente no puede estar localizado en una sola célula, ni asumirse que esté distribuido en todo el cerebro o una parte de él. No podemos hablar de dónde está el yo, sino solo de cómo el yo obtiene el conocimiento. Dado que el yo está asociado con el cerebro, lo usa como una lente a través de la cual percibir el mundo. Nuestro conocimiento de la palabra depende, por lo tanto, de la naturaleza neurofisiológica del cerebro. Si podemos darle sentido al mundo es porque estamos biológicamente programados para hacerlo y tenemos una capacidad innata para ello. Nuestra concepción del cosmos se basa en la relación entre nuestro cerebro y nuestra mente. Esta idea se expresa en el lema de que lo externo se refleja en lo interno. En una elaboración de esta idea, se supone que los patrones vistos en el mundo externo también se caracterizan el mundo interno.

La arquitectura sagrada en muchas culturas reproduce las concepciones del universo. La catedral es una representación de los cielos del cosmos cristiano. En la India antigua, se concluyó, usando mediciones elementales, que la distancia relativa al sol y la luna desde la tierra es aproximadamente 108 veces mayor que sus respectivos diámetros. El diámetro del sol es aproximadamente 108 veces el diámetro de la Tierra, y este hecho podría haberse establecido a partir de las duraciones relativas de los eclipses solares y lunares.

El número 108, tomado como una medida fundamental del universo, se usó en la geometría ritual y sagrada. Cada dios y diosa recibió 108 nombres; el número de posturas de baile en el Natya Shastra, un texto antiguo sobre teatro, danza y música, se compone de 108, al igual que el número de cuentas en el rosario (Kak, 2008). Los templos hindús tienen una circunferencia que mide 180 (la mitad del número de días en el año) y su eje tiene la medida de 54 (la mitad del número 108) (Kak, 2009a), y encontramos estas dimensiones en los terrenos sagrados para los altares de fuego desde el segundo milenio aC  en el templo de Vishnu en Angkor Wat. El cuerpo, la respiración y la conciencia se tomaron para ser equivalentes a la tierra, el espacio y el sol, respectivamente. El medio de las cuentas era hacer un viaje simbólico de la tierra al sol, del cuerpo a la luz interior de la conciencia.

Un tipo de conexión entre lo externo y lo interno es proporcionado por relojes biológicos en las células que funcionan según los ritmos del sol, la luna, las mareas y otros fenómenos astronómicos (Winfree, 1987). Otros procesos biológicos son ajustes a las entradas sensoriales y el observador también puede ser visto como un sistema ecológico que busca su equilibrio en un entorno complejo. Desde el punto de vista de un sistema, el organismo puede verse evolucionando hacia estados atractores. En un sistema dinámico, el observador no tiene una función directa, salvo alterar las probabilidades asociadas con la evolución.

3. Física cuántica, observadores y el cosmos

El asombroso éxito de la ciencia moderna descansa en el descubrimiento de que la representación y su tasa de cambio son proporcionales. Por ejemplo, en la física cuántica, la evolución de un sistema o un objeto, representado por ⌊φ〉  está dada por la ecuación de Schrödinger:

Kak3.jpg

Del mismo modo, en los sistemas clásicos, la función desconocida y sus diversas derivadas están relacionadas, lo que hace posible calcular los valores futuros. En muchos sistemas de tiempo (discretos) que se encuentran en la vida animal y vegetal se caracterizan por series de Fibonacci, siendo la diferencia de tiempo de la función generativa igual a la función en sí misma.

La física cuántica es diferente de la física clásica en tanto que el sistema cuántico es una superposición de muchas posibilidades y si bien la evolución del estado cuántico es determinista (dada por la ecuación de Schrödinger) su observación da como resultado un colapso del estado en uno de sus componentes de una manera probabilística.

Tanto la física clásica como la física cuántica presentan una vista de máquina del universo. Esta máquina, que puede ser determinista o estocástica, no tiene lugar para los observadores. En las ciencias sociales y la filosofía se postula la libertad y la agencia para el observador, pero estas disciplinas no se derivan de la física. O la libertad es ilusoria o el paradigma de la máquina es incompleto al describir el mundo.

Dado que la ciencia material solo puede tratar con asociaciones objetivas, no puede hacer otra cosa que ver cada sistema como un mecanismo, lo que lleva a varias dificultades. El cerebro es visto como una máquina, pero la máquina cerebral tiene conciencia, mientras que la computadora no. La física cuántica se asocia con sus propias paradojas relacionadas con los observadores, como la propagación de efectos instantáneos a través del espacio (para partículas enmarañadas) y el tiempo (como en el experimento de elección retardada de Wheeler) si se usa el lenguaje ordinario para describir fenómenos (Penrose, 1994; Kak, 2004). Esto indica que la realidad tiene aspectos que no son capturados por narrativas lingüísticas consistentes.

La física trata con el espacio, el tiempo y la materia. Como observadores, somos más que materia en un lugar específico en el espacio y el tiempo; también tenemos consciencia. Aunque es lógico ver la conciencia como emergente en la materia, también es tentador ver que tiene una existencia más fundamental. Afirmar que la conciencia es emergente y, por lo tanto, inherente a la ley científica,  negarla comoa realidad ontológica no es razonable.

Si vemos la teoría cuántica como una teoría de totalidades, entonces deberíamos aplicarla a una gran agregación de objetos. Más específicamente, dado que los organismos biológicos son entidades y su comportamiento debe ser gobernado en algún nivel por leyes cuánticas .

El principio antrópico ha sido invocado para explicar la naturaleza de las leyes. En una formulación del principio, las leyes físicas están restringidas por el requisito de que deben conducir a la vida inteligente en algún momento de la evolución del universo.Como la vida en la Tierra cesaría cuando el sol agotara su combustible, y como la evolución de la conciencia no podría haber sido en vano, los defensores del principio argumentan que el hombre creará “máquinas conscientes” basadas en el silicio que sembrarán el universo y la totalidad el universo se convertirá en una máquina consciente (Barrow y Tipler, 1986). En la visión arcaica, el universo es consciente. En versiones más sofisticadas de esta visión arcaica, la conciencia misma es la base de la realidad y sobre esta base se siembra el complejo de espacio, tiempo y materia.

La evolución en la mecánica cuántica es determinista como en la mecánica clásica, excepto por la diferencia de que a medida que el sistema interactúa con otro sistema, su función de estado colapsa. Esta dicotomía existe solo para sistemas separados, en donde uno de ellos es observado por el otro. Dado que el estado del universo entero se define en el punto inicial, su evolución debe ser completamente determinista. Cualquier aparente aleatoriedad debería ser simplemente una amplificación de la aleatoriedad en el estado inicial y la entropía, y en el origen no debería cambiar a medida que el universo evolucione. En otras palabras, el universo físico gobernado por leyes cuánticas no tiene lugar para el surgimiento de la vida.

Nuestras concepciones actualmente aceptadas del comienzo del universo postulan mucha más uniformidad de lo que existe ahora. Una forma en que la entropía podría aumentar en el universo es mediante el proceso de reducción de su función de estado por algún otro sistema. Dado que el universo, por definición, no puede tener ninguna otra materia en él, se vuelve esencial postular un mecanismo distinto al de las leyes físicas, que permite reducir la función del estado. Este otro mecanismo puede ser el funcionamiento del “principio de la conciencia” que puede simplemente por el proceso de “observación” aumentar la entropía (Kak, 2007).

Debería enfatizarse que el “principio de la conciencia” no puede ser una nueva ley física, porque si fuera así, entonces solo reemplazaría las dinámicas del universo actualmente aceptadas por una diferente. Tal ley física no alteraría la concepción del universo como una máquina determinista o estocástica sin ninguna posibilidad de vida. Conciencia o consciencia implica vinculación a eventos y entidades, abstractas o reales, que están separadas en el tiempo y el espacio, y la influencia perceptible del “principio de conciencia” se puede ver en correlaciones improbables como resultado de la deriva de probabilidades en las ecuaciones de dinámica .

4. Información en el cosmos

No se puede hablar de información en un universo sin observadores. La información surge de un juego de comunicación entre un emisor de señales y su destinatario. Para los sistemas físicos, el juego puede verse como realizado entre lo Natural y lo científico. La información promedia obtenida de un sistema cuántico viene dada por la medida de von Neumann, que es una generalización de la entropía termodinámica y perfectamente de acuerdo con el sentido común cuando consideramos un estado cuántico mixto. Pero esta entropía para un estado puro desconocido es cero, aunque probar muchas copias de dicho estado puede revelar información sobre la elección realizada por el remitente.

La idea de la entropía cero para un estado puro desconocido es razonable desde la perspectiva de que una vez que el estado ha sido identificado; no hay más información que obtener al examinar sus copias. Pero no es razonable si el juego se juega entre  varios seres. Supongamos que el emisor elige uno de un cierto número de estados de polarización (por ejemplo, para un fotón) y suministra varias copias al receptor. Las mediciones realizadas por el receptor en las copias revelarán información sobre la elección realizada por el remitente. Si el conjunto de opciones es infinito, entonces la “información” generada por la fuente no tiene límites. La información en estado puro está limitada por la “relación” entre la fuente y el receptor, y por la precisión del aparato de medición del receptor. Si el emisor eligió un estado de polarización con el que el aparato de medición del receptor ya estaba sincronizado, el receptor podría reconocer el estado con bastante facilidad. Investigué recientemente la información que se puede obtener de un estado puro desconocido en el marco de la comunicación entre el origen y el receptor (Kak, 2007; Kak, 2009b). Propuse una medida de entropía que abarca estados puros y mixtos. En general, entonces, la entropía tiene dos componentes:

Uno informativo (relacionado con los componentes puros del estado cuántico, que puede variar de receptor a receptor) y el otro que es termodinámico (que es receptor independiente). El aumento de la información con el tiempo es una consecuencia de la interacción entre evolución unitaria (relacionada con estados puros) y no unitaria (relacionada con estados mixtos), que permite transformar un tipo de información en otro. Esta complementariedad indica que una dualidad fundamental es esencial para la información.

Para un estado mixto elemental de dos componentes, la mayor parte de la información en cada medición es de un bit, y cada medida adicional de estados preparados idénticamente también será de un bit. Para un estado puro desconocido, la información que contiene representa la elección que ha hecho la fuente de la infinidad de elecciones relacionadas con los valores de las amplitudes de probabilidad con respecto a los componentes básicos del aparato de medición del receptor. Cada medición de un estado puro de dos componentes proporcionará como máximo un bit de información, y si la fuente ha puesto a disposición un número ilimitado de estados preparados idénticamente, el receptor puede obtener información adicional de cada medición hasta que las amplitudes de probabilidad hayan sido estimadas correctamente. Una vez que esto ocurra, a diferencia del caso de un estado mixto, no se obtendrá más información al probar copias adicionales de este estado puro.

El receptor puede hacer su estimación ajustando los vectores de base para que se acerque al estado puro desconocido. La información que puede obtenerse de dicho estado en experimentos repetidos es potencialmente infinita en el caso general. Pero si al observador se le dice cuál es el estado puro, la información asociada con los estados se desvanece, lo que sugiere que existe una división fundamental entre la información objetiva y la subjetiva.

Este enfoque es consistente con la visión positivista de que no se puede hablar de información asociada con un sistema, excepto en relación con un arreglo experimental junto con el protocolo para la medición. La disposición experimental es, por lo tanto, integral a la cantidad de información que se puede obtener.

La medida informativa resumida aquí resuelve el enigma del aumento de la entropía. Podemos suponer que el universo tenía entropía informacional inmensamente grande asociada con un estado puro al principio, una porción de la cual, durante la evolución física del universo, se transformó en entropía termodinámica.

5. El problema de la conciencia

La razón por la cual la conciencia no es accesible para la ciencia es porque no es objetiva. Es la luz que el observador usa para arrojar sobre los objetos, pero esta luz no puede volcarse sobre sí misma. La ciencia racional está relacionada con las asociaciones y, por lo tanto, debe ser material y reduccionista. La conciencia no puede encajar en el marco de la ciencia racional.

Hay formas indirectas de estudiar la conciencia. Los experimentos neurofisiológicos han demostrado que la mente ordena los eventos para proporcionar una imagen consistente y que hay un pequeño retraso entre el inicio de la función neurológica y su conciencia. La mente es un participante activo en la creación de modelos del mundo, que se ve más claramente cuando se estudian sujetos que tienen impedimentos resultantes de accidentes cerebrovasculares o traumas (Joseph, 1986, 1988, Gazzaniga, 1995, Kak, 2004).

Algunos argumentan que una vez que las máquinas se vuelvan lo suficientemente complejas, serán conscientes. Pero las máquinas solo siguen las instrucciones, y no es creíble que, de repente, debido al aumento en el número de conexiones entre las unidades de cómputo se vuelvan dotadas de autoconciencia. Hablar de conciencia en el paradigma de la máquina es una contradicción en los términos. Si una máquina puede hacer elecciones verdaderas (que no está gobernada por un picking aleatorio entre diferentes alternativas), entonces ha trascendido el paradigma porque su comportamiento no puede ser descrito por ninguna función matemática.

Algunos atribuyen la conciencia del cerebro al hecho de que el cerebro es un sistema autoorganizado que responde a la naturaleza y calidad de su interacción con el entorno, mientras que las computadoras no pueden hacer eso. Pero otros sistemas ecológicos, que son comunidades biológicas que tienen interrelaciones complejas entre sus partes, se autoorganizan, sin ser conscientes de sí mismos. Esto sugiere que, si bien la autoorganización es un requisito previo necesario para la conciencia, no es suficiente. Los científicos y biólogos cognitivos han considerado aspectos evolutivos relacionados con la capacidad cognitiva, donde se considera que la conciencia emerge del lenguaje. La investigación lingüística sobre chimpancés y bonobos ha revelado que, aunque se les puede enseñar un vocabulario básico de varios cientos de palabras, esta capacidad lingüística no se extiende a la sintaxis. Por el contrario, los niños pequeños adquieren vocabularios mucho más grandes y usan las palabras mucho más creativas sin ningún entrenamiento abierto, lo que indica que el lenguaje es una capacidad innata.

Se teoriza que las capacidades del lenguaje humano surgieron de la selección natural biológica porque cumplen dos criterios claros: un diseño extremadamente complejo y rico y la ausencia de procesos alternativos capaces de explicar tal complejidad. Otras teorías analizan la música y el lenguaje que surgen de la selección sexual. Pero, por muy imaginativos y sugerentes que sean estos modelos, no abordan la cuestión de cómo surge por primera vez la capacidad de visualizar modelos del mundo que son esenciales para el lenguaje y la conciencia.

De acuerdo con el punto de vista nativista, la habilidad del lenguaje está arraigada en la biología del cerebro, y nuestra capacidad para usar la gramática y la sintaxis es un instinto que depende de módulos específicos del cerebro. Por lo tanto, aprendemos el lenguaje como una consecuencia de una adaptación biológica única, y no porque sea una respuesta emergente al problema de la comunicación que enfrentamos nosotros y nuestros antepasados. Esto se ve de manera más reveladora entre los niños sordos a quienes no se les enseña a hablar un idioma. Dichos niños crean espontáneamente sus signos personales, agregando lentamente reglas gramaticales completas, con inflexión,  y otras formas de sintaxis (Goldin-Meadow y Mylander, 1998).

6. Creatividad y descubrimiento

Algunas personas que tienen una discapacidad grave del desarrollo o una enfermedad mental importante, se desempeñan espectacularmente en ciertas tareas en las áreas de cálculos matemáticos, música, arte, memoria y percepción sensorial y percepción inusual (Joseph, 2000 Sacks, 1985). Dicha capacidad cognitiva no se puede ver simplemente como un procesamiento de información sensorial por un sistema central de extracción de inteligencia.

También existen informes que hablan del descubrimiento espontáneo en una variedad de campos creativos. Pero como eventos únicos que sucedieron en el pasado, no se pueden verificar. En el campo científico, Jacques Hadamard encuestó a 100  brillantes matemáticos de su tiempo, y concluyó que muchos de ellos parecían haber obtenido soluciones completas de forma espontánea. Esta lista incluía la afirmación del matemático francés Henri Poincaré que había llegado a la solución de un problema matemático sutil cuando subía a un autobús, y del descubrimiento de la estructura del benceno por Kekulé en un sueño (Hadamard, 1954). Más recientemente, el físico Roger Penrose afirmó haber encontrado la solución a un problema matemático al cruzar la calle (Penrose, 1989). El descubrimiento intuitivo debe ser común, y la razón por la que no escuchamos más historias es porque algunas personas no están preparadas para apreciar su intuición o traducirla en una narración significativa, mientras que otras se sienten incómodas al hablar de su experiencia personal. La preparación del científico viene en la amplificación de su intuición. También es cierto que la intuición creativa no siempre es correcta, y el juicio del científico es esencial para separar la solución falsa de la verdadera.

Las habilidades anómalas y los relatos en primera persona del descubrimiento que parecen ser espontáneos podrían indicar que la conciencia es más que un fenómeno basado únicamente en la materia o que estos relatos son solo una lista de coincidencias. Por el contrario, no hay forma de demostrar la veracidad del relato de un descubrimiento del científico. Es posible que la historia sea una que el científico haya llegado a creer con el tiempo y no corresponda a los hechos.

7. Coincidencias

La visión científica estándar sobre las coincidencias es que los eventos correlacionados espaciales o temporalmente separados deben ser totalmente aleatorios. La cosmología científica no puede suponer lo contrario, porque hacerlo implicaría que no es completa. Además, muchos reclamos de coincidencia no pueden ser aceptados al pie de la letra. Pueden ser el resultado de una mala observación o recuerdo, autoengaño o engaño por parte de otros.

En algunos eventos de coincidencia, una persona puede reclamar obtener información de otra persona sin el uso de los sentidos o inferencias conocidos actualmente, y en precognición uno puede afirmar que tiene conocimiento de un evento futuro. En los experimentos de parapsicología, los voluntarios adivinan las elecciones aleatorias que se realizan en un lugar remoto para determinar si estas conjeturas se desvían del azar. El remitente intenta comunicar mentalmente un “objetivo” elegido al azar al receptor. El emisor y el receptor están en salas acústicamente blindadas y separadas. Una computadora se usa para elegir un objetivo de una gran selección de varios que pueden estar en videoclips, y se reproduce ese clip repetidamente al remitente. Al mismo tiempo, el receptor informa en voz alta cualquier pensamiento o imagen que se le ocurra, y estos informes verbales se graban. Ni el experimentador ni el receptor tienen idea de qué objetivo está viendo el remitente. Al final del período de envío, el emisor permanece en su habitación mientras la computadora reproduce cuatro videoclips en el receptor: el objetivo más tres señuelos. La tarea del receptor es comparar cada clip a la representación, y seleccionar cuál de los clips se corresponde más con él.

Si no se lleva a cabo ninguna transferencia de información, entonces esperaríamos que el receptor identifique correctamente el clip que fue visto por el emisor el 25 por ciento de las veces por casualidad. Se infiere que la percepción extrasensorial o telepática tuvo lugar si el objetivo se identifica correctamente con más frecuencia que la expectativa de azar.

Los resultados de tales experimentos no han sido del todo de apoyo a la idea de comunicación extrasensorial. Según los investigadores de campo, la desviación del azar está limitada a los participantes evaluados por los experimentadores creyentes; los participantes evaluados por experimentadores escépticos obtienen resultados fortuitos!

Si se toma que los experimentos son negativos, solo descartan la idea de comunicación de imágenes por algún proceso aún desconocido. También hay una debilidad básica en la concepción del experimento. A diferencia de las imágenes almacenadas en una computadora, las que se presentan a sujetos humanos tienen un valor variable y se recuerdan en asociación con memorias anteriores, que son únicas para cada individuo.

Ahora hablamos de dos relatos de coincidencia y los examinamos críticamente. El relato ficticio de canibalismo en la novela La narración de Arthur Gordon Pym del autor estadounidense Edgar Allan Poe (1809-1849) publicada en 1838. Es una historia de aventura en que una nave está involucrada en  un naufragio, se menciona al grumete Richard Parker quien es matado para ser comido. En 1884, en un evento de la vida real que se convirtió en una sensación en Gran Bretaña, un joven de 17 años llamado Richard Parker, un fugitivo que se conviertió en un grumete, naufraga junto con la tripulación. Después de varios días de inanición, el equipo mata a Parker para ser comido. La tripulación finalmente es rescatada, llevada a Londres y juzgada por asesinato. Aunque esta coincidencia es sorprendente, puede atribuirse a la popularidad del nombre Richard Parker en ese período de tiempo.

Otra coincidencia es la de la novela, Futilty, sobre el barco insumergible Titán que naufraga con muchas pérdidas de vida cuando choca contra un iceberg en su viaje inaugural. En 1912, el Titanic, golpeó un iceberg a la medianoche en su viaje inaugural y se hundió el 15 de abril con grandes pérdidas de vidas. Hay varias correspondencias entre los dos barcos, pero esto puede deberse al hecho de que tanto la novela como el diseño del barco real se basaron en propuestas que se escribieron en la década de 1890. La coincidencia puede no ser tan notable como aparece a primera vista.

8. Una coincidencia científica

Una coincidencia mucho más sorprendente se refiere a un valor inicial de la velocidad de la luz en un texto del conocido Rigveda escrito por el erudito medieval Sayana (1315-1387), de la corte del Imperio Vijayanagar. Asocia la velocidad de 2,202 yojanas en media nimesha con el sol (o la luz del sol) (Kak, 1999). Las medidas de distancia y tiempo de yojana y nimesha están bien atestiguadas en textos astronómicos y enciclopédicos de la India, y este número corresponde estrechamente al valor correcto de la velocidad.

La división del tiempo según el Vishnu Purana medieval 1.3.3 (Wilson, 1840) es:

1 día = 30 muhurtas

1 muhurta = 30 kalas

1 kala = 30 kashthas

1 kashtha = 15 nimesha

Por lo tanto 1 día = 86,400 segundos = 405,000 nimesha

Por lo tanto, 1 nimesha = 16/75 segundos. La mitad de una nimesha sería 8/75 segundos. Está claro que se utilizó la mitad de una nimesha en el texto porque esa es la trigésima parte de una kala, en la secuencia regular donde las unidades más grandes son mayores en un factor de 30.

1 yojana se define en el Arthashastra (de Kautilya, que fue asesor del emperador mauryan Chandragupa, que reinó entre 322 y 298 a. C.) como equivalente a 8,000 dhanus  (Kangle, 1986). El Arthashastra además toma un dhanus para igualar 108 angulams (anchuras de los dedos). La confirmación independiente de la unidad dhanus es posible mediante el examen de monumentos antiguos y la visualización de la unidad más grande que mapea las dimensiones principales del monumento en múltiplos enteros significativos de la unidad. Esto se ha hecho tanto para la ciudad de Dholavira, en el tercer milenio a. C., como para los monumentos de la India medieval (Danino, 2008; Balsubramaniam, 2009), y se encuentra que existe continuidad a través de los años en el uso de esta unidad . La unidad de dhanus en uso en Dholavira y más tarde en India es 1.904 metros.La unidad de angulams ha sido validado de escalas obtenidos en Harappa y TI 1.763 cm de largo. Por lo tanto, la velocidad de 2202 yojana en medio un nimesha es:

(2202 × 8000 × 1,904 × 75) / 8 = 314,445.6 kilómetros por segundo.

Encontramos un buen ajuste entre la velocidad de la luz en esta cuenta antigua y el valor real. Dado que no había manera de que esta velocidad podría haber sido medida en la India medieval, es una coincidencia muy improbable. Tenga en cuenta, además, que hasta hace poco más de 200 años ni siquiera se conocía en la tradición occidental que la luz tenía velocidad finita. En 1676, Romer calcula esta velocidad en función de la velocidad de rotación de la tierra alrededor del sol, y este valor, ahora sabemos, que era aproximadamente el 8% menos que el valor moderno. Sayana no podría haber obtenido esta cifra desde el oeste o en cualquier otro lugar.

Tal vez el valor de la velocidad de la luz no nos debe sorprender, ya que hay otros números de la precisión de cuyo valor en los textos antiguos no se puede explicar. Estos incluyen el tamaño de la tierra que se describe en las cuentas de Eratóstenes, Aryabhata, y al-Biruni.

El problema de los descubrimientos científicos se discute desde otra perspectiva por el filósofo escocés David Hume en su “Ensayo sobre el entendimiento humano”. Hume sostuvo que el conocimiento científico es una consecuencia de la inferencia inductiva, lo que implica un salto de la imaginación del mundo de lo observado a la de lo no observado, que en sus palabras era “más allá del presente testimonio de los sentidos, y el registro de nuestros la memoria.” Él argumentó que era el instinto, en lugar de la razón, que explica nuestra capacidad de hacer inferencias inductivas. En la explicación tradicional del funcionamiento de la mente, hábitos recogidos en la infancia y en la escuela son los impedimentos que nos impiden estar conectado a la intuición (el instinto de Hume). La verdadera creatividad requiere el dogma desafiante, así como las propias certezas. Se cree que uno ve conexiones inesperadas, que es un elemento de creatividad, en los estados extraordinarios de la mente. Mirando dentro puede revelar el conocimiento sobre el universo inesperado ya que somos una parte del universo (Kak, 2004).

9. Comentarios finales

Argumentamos que las coincidencias improbables corroboradas en la literatura apoyan la idea de que las entidades no materiales tienen una existencia independiente. La más convincente de ellas es la velocidad de la luz en la literatura medieval, que no podrían haber sido obtenidas de la medición debido a que la ciencia y la tecnología para hacerlo no existía en ese momento. También es fascinante que esta coincidencia parece haber sido justificada por su montaje en la concepción del universo actual en la antigua India. Sin embargo, tales pruebas, al igual que las cuentas en primera persona del descubrimiento científico espontáneo, no pueden, en sí mismas, ser concluyentes para establecer que el mundo de las ideas tiene existencia independiente.

La evolución en la física cuántica es determinista, pero cuando el sistema interactúa con otro sistema colapsa su función de estado. Ni el marco de la física cuántica ni el de la física clásica tiene lugar para los observadores. Un universo mecánico y cuántico evolucionará por un operador unitario mundial de una manera puramente determinista.

La mecánica cuántica no es una teoría local en el sentido de que las partes alejadas dejan de estar conectados causalmente entre sí; el entrelazamiento entre partículas persiste sin importar lo que estan separados. No se puede asumir que como el universo evolucionó, la interacción entre las diferentes partes aisladas acontecieron de una manera no unitaria, lo que lleva a la creación de la información. La entropía en el origen no debe cambiar a medida que evoluciona el universo.

Dado que la información en el universo es cada vez mayor, que sólo puede tener lugar por un principio que se encuentra fuera de la teoría cuántica, el aumento de la entropía en el universo requiere la reducción de su función de estado por algún otro sistema físico, pues el universo, por definición, no tiene ninguna otra materia en él. Nos vemos obligados, por lo tanto, a postular una función de estado reduciendo el mecanismo que no sea la de las leyes físicas. Hemos sostenido que este mecanismo se desarrolla a partir del principio de la conciencia, por medio de la mejora de probabilidad de eventos (que es no unitario), generando condiciones en todo el universo que favorecen la vida.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 14, 2018 en Artículos

 

Etiquetas: , , ,

Experimento de elección retardada de Wheeler

Por Allyson O’Brien

John Archibald Wheeler en 1978 realizó un experimento teórico que pondría a prueba la elección retardada y así cambiar las condiciones de contorno de la ecuación de Schrödinger. Si la teoría era certera, las condiciones iniciales del experimento basadas al fotón aportarían que este podría ser “engañado” actuando como una partícula de la onda o viceversa. Einstein creía a este respecto que así era. Bohr, por otra parte, pensada que el fotón se comportaría como una partícula o una onda basada en las condiciones límite finales. Wheeler describió su experimento de elección retardada con un interferómetro Mach-Zehnder (superpuesto en un campo de béisbol) representadas en la figura 1.

IMG

Figura 1: interferómetro Mach-Zehnder

En su experimento, los fotónes entrarían un divisor de haz medio plateado que reflejaba la mitad de la luz hacia el camino R y la otra mitad por el camino T. Dos espejos regulares reflejarían la luz hacia un segundo divisor de haz. El experimento se estableció para mostrar la Interferencia que ocurre en el detector D2, demostrando así que todos los fotónes tomarían ambos caminos. Si se eliminaba el divisor de haz, se convertiría en ‘Partículas’ y los fotónes tomarían la trayectoria T o la trayectoria R. Por lo tanto, podríamos elegir si los fotónes viajarían por ambos caminos o uno sólo. En palabras de Wheeler:

“Por lo tanto, podemos elegir si los fotónes individuales deben actuar Esquizofrénicamente o no.”

En 1984, el primer experimento de elección retardada se llevó a cabo con éxito. Desde entonces se han realizado varios experimentos más precisos y tecnológicamente avanzados.

Un grupo alemán liderado por Baldzuhn, Mohler y Martienssen publicó un experimento de elección retardada utilizando un interferómetro Mach-Zehnder y pares de fotones producidos por fluorescencia paramagnética. Aunque el experimento fue limitado en su tecnología (la tasa de coincidencias fue menor de lo esperado y lo visto en los patrones de interferencia fue mucho menos del 100%), el experimento produjo resultados similares a los trabajos anteriores de otro grupo experimental alemán.

Hellmuth, Walther, Zajonc y Schleich realizaron dos experimentos; Uno que utilizaba un interferómetro de Mach-Zehnder de baja intensidad y el otro que utilizaba beats cuánticos temporales de fluorescencia atómica. El experimento mostró los mismos resultados tanto para los de interferencia espacial como del dominio del tiempo.

Un experimento más reciente realizado en 2007 intentó replicar el original de Wheeler lo más preciso posible. Vincent Jacques utilizó el pulso de un sólo fotón que entró en el primer divisor de haz y para luego atravesar uno de dos trayectos de 48 metros de longitud antes de acceder en un segundo divisor de haz y golpear los detectores. Este experimento fue el primero en utilizar un sólo fotón.

Resultados extraños: !el sentido común se pierde!

Todos los experimentos mencionados anteriormente producen resultados de acuerdo con la teoría cuántica. No parece importar cuando las condiciones de contorno del experimento se cambian; Sólo las condiciones límite finales del experimento afectarán a si la luz adquiere propiedades ondulatorias o similares a partículas.

Incluso fue propuesto por Englert, Scully y Walther que tal vez cambiando las condiciones fronterizas después de que el experimento hubiera tenido lugar cambiaría el camino a seguir por la partícula, aunque esto fue rápidamente refutado. Dado que la teoría cuántica no mide eventos individuales, estos resultados no plantean ningún conflicto en esta área.

Esto, sin embargo, desafía el sentido común. Los resultados concluyen que después de que una partícula ha atravesado cierto camino, el camino que tomó puede cambiar. Un ejemplo más acentuado se representa en este desafío cuántico cuando Greenstein idea un hipotético experimento de la opción retrasada usando un quasar.

IMG.jpg

Figura 2

La luz del quasar con lente gravitacional (ver figura 2) pasa a través en un experimento de elección retardada en la tierra. Si luego ponemos un segundo divisor de haz, de acuerdo con nuestros resultados anteriores, miles de millones de años de historia podrían ser alterados.

Esto nos obliga a tres interesantes preguntas:

1) ¿Cuál es la explicación cuántica?
2) ¿Estos resultados realmente violan la causalidad o pueden resolverse del modo clásico?
3) ¿Quién cuenta como observador?

Pensamientos cuánticos

En la mecánica cuántica, ha habido un debate extenso sobre la ubicación de una partícula justo antes de que se mida. La respuesta más aceptada fue la interpretación de Copenhague. Esto indica que la evolución temporal de la función de onda de una partícula es unitaria (conserva la normalización) hasta que se mide la partícula.

El mismo acto de medir la partícula colapsa la onda, de una manera no unitaria, en una sola posición. Esto, una vez más, obliga a la pregunta, “¿Quién cuenta como observador?” En su tésis el Dr Hugh Everett preguntó ¿qué pasaría si la evolución temporal del universo entero fuera visto como unitario?. Aunque esta idea evitaría la pregunta del observador, significaría que en lugar de que la función de onda se derrumbara, el observador de una medida entraría en una superposición en los resultados posibles.

Aunque no se demostró que estaba equivocado, la mayoría de físicos ignoraron la afirmación de Everett sobre la base de que era demasiado extraña. Einstein sostuvo que las teorías físicas deben ser deterministas para ser completas, y como éstas eran ideas no deterministas, debe haber alguna otra “variable oculta” que no se ha tenido en cuenta.

Como decía Einstein, “Dios no juega a los dados”. El teorema de Bell demostró que no hay manera de reproducir las predicciones mecánicas cuánticas con ninguna teoría de variables locales. Dieter Zeh, de la Universidad de Heidelberg, inició el siguiente paso en la comprensión cuántico-mecánica del experimento de elección retardada.

En su artículo sobre la interpretación de la medición en la teoría cuántica, Zeh mostró cómo la ecuación de Schrödinger tenía un tipo de censura. Este efecto es lo que se conoce como decoherencia.

La decoherencia proporciona una explicación de por qué la ecuación de Schrödinger parece colapsarse tras la medición. La versión corta es que los enredos se generan con casi todos los sistemas y su entorno. Visto juntos, el sistema y el ambiente evolucionan de manera unitaria. Mide el sistema solo mientras que la dinámica del sistema no es unitaria. La decoherencia se estudia a menudo utilizando matrices de densidad, que son generalizaciones estadísticos de las funciones de onda.

Para ilustrarlo, considere un experimento simple en el cual una moneda es lanzada. Hay dos posibles resultados, por lo que el estado del sistema se representa por la matriz de dos por dos que se muestra a continuación.

IMG.jpg

Los elementos diagonales son probabilidades para los resultados “cabezas” y “colas”. Los elementos fuera de la diagonal son conjugados complejos que representan, de manera limpia, la cantidad de superposición cuántica entre los dos estados. Para un lanzamiento de monedas clásico, no existe tal superposición y la matriz de densidad es:

IMG.jpg

La teoría de la decoherencia predice que las interacciones con el entorno de la moneda tenderá a empujar rápidamente cualquier elemento fuera de la diagonal hacia cero, reemplazando cualquier superposición cuántica por la ignorancia probabilística clásica. Observar el resultado de un lanzamiento de moneda cambia los elementos diagonales de una manera no unitaria.

IMG.jpg

El ‘observador’ es responsable de la decoherencia al igual que puede ser cualquier cosa que interactúe con la moneda: un perro, un gato, o incluso un electrón. Esto explica por qué las superposiciones no se ven rutinariamente de forma macroscópica; Es extremadamente difícil mantener los sistemas grandes (como el pobre gato de Schrödinger) aislados del ambiente. Es mucho más fácil mantener objetos microscópicos -digamos, un fotón en un experimento de elección retardada- aislados para que puedan mantener sus secretos y comportamiento cuántico.

El experimento de pensamiento de elección retardada de Wheeler puso a prueba el principio de complementariedad onda-partícula de la mecánica cuántica. Varios experimentos llevados a cabo durante varias décadas mostraron que la predicción cuántica de los resultados de los experimentos era más correcta que las predicciones clásicas (“sentido común”).

La interpretación de las conclusiones sigue siendo un tema de debate. Algunos físicos están intentando encontrar una interpretación clásica -en algunos casos, ignorando completamente la mecánica cuántica por completo- mientras que otros consideran el experimento relevante para explicar la decoherencia cuántica. Como con muchos problemas de pensamiento clásico,mientras que la realización del experimento de Wheeler ha respondido a una pregunta , por otro lado, ha creado varias de nuevas.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 10, 2017 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

La Física Cuántica y el pensamiento humano.

Por Cardenas Espinosa, R.D

The-First-Days-of-Spring-by-Salvador-Dali.jpg

Los primeros días de primavera-  S. Dalí (1929)

La Física Cuántica, es la física de las posibilidades, una manera de describir el mundo. Su campo de actuación es el de las partículas elementales, que se desenvuelven de manera misteriosa para la percepción ordinaria, ajenas a las leyes de los objetos físicos, dando lugar a diferentes interpretaciones. En el presente artículo se plantea una serie de interrogantes relacionadas con la física cuántica lo que permitirá cuestionarnos acerca de ¿Cómo piensa el ser Humano?, la respuesta a esta se analizará apoyándose en los siguientes cuestionamientos: ¿Nosotros Creamos la Realidad?, ¿Nuestros Pensamientos afectan esa realidad?, ¿Quién o qué escoge esa Realidad?

¿Cómo piensa el ser Humano?

El verdadero aprendizaje humano es una construcción inductivo – deductivo que depende de cada persona (de su memoria, motivación, concentración, actitud y conducta), que logra modificar su estructura mental y alcanzar un mayor nivel de diversidad, de complejidad y de integración. Parte de la estructura mental que la persona trae (preconceptos) y reconoce el nivel de pensamiento lógico que posee para propiciar experiencias que promueven sus habilidades de observación, análisis, síntesis, evaluación y crítica.

Todo lo anterior se apoya en la estructura conceptual de cada persona, parte de las ideas y preconceptos que él trae sobre algún tema de análisis; prevé el cambio conceptual que se espera de la construcción activa del nuevo concepto y su repercusión en la estructura mental; confronta las ideas y preconceptos afines al tema, con el nuevo concepto que aprende; lo aplica a situaciones concretas (y lo relaciona con otros conceptos de la estructura cognitiva) con el fin de ampliar su transferencia.

Todos los grupos sociales establecen sus reglas, sus valores, sus prácticas y su saber específico, definen su misión y sus metas, dentro de estas metas también están las metas de formación que busca cada grupo social e individuo para lograr su identidad y hacerlo parte de su realidad.

El aprendizaje humano es un proceso en construcción que mediante el cual intervienen cuatro aspectos fundamentales así:

1. El Ser es el aprendiz, quien realiza un aprendizaje significativo de la cognición estructurada de las actividades de aprendizaje.

2. El Saber es el contenido o información fundamental y cuyas fuentes de acceso son: los objetos reales, la experiencia, los materiales educativos, las bibliotecas y la tradición.

3. El Hacer lo realiza los padres, el docente, tutor o maestro guía quien ajusta las herramientas pedagógicas en lenguaje audiovisual de ayuda conmutada sostenida.

4. El Convivir empleando la andragogía como metodología educativa para que los adultos desarrollen sus proyectos de aprendizaje.

Para poder dar una idea clara de Cómo piensa el ser humano, debemos tener claro cómo es su proceso de aprendizaje, cómo se comporta, su motivación y cómo es el proceso cuando se realiza la interacción entre el alumno (aprendiz, hijo), el maestro (padres) y el contenido para obtener un buen proceso de aprendizaje y la transformación en la forma de pensar del ser humano.

El aprendizaje humano se realiza en niveles interrelacionados y no jerárquicos que conllevan a la formación del Pensamiento Formal como se cita a continuación:

1. Sensorial: Es el mundo objetual que empieza a operar en forma de pensamiento concreto.

2. Perceptual: Es el mundo subjetivo, es interpretación sensorial.

3. Neuropsíquico o cognitivo: Es interpretación Cerebral.

4. Configuracional: La psiquis, vinculación mental del nuevo conocimiento o comportamiento. De esta manera podemos obtener una evolución adecuada relacionando permanentemente estos niveles entre si.

De igual manera, no puedo dejar de lado la teoría de Piaget sobre el Constructivismo, interaccionismo y realismo crítico, que permite obtener un pensamiento concreto y formal en el ser humano. Esta teoría permite visualizar la evolución del pensamiento concreto al pensamiento formal de una manera sencilla, para ello vamos a tomar cada elemento (Constructivismo, interaccionismo y realismo crítico) y vamos a observar que papel desempeña en esta evolución.

El constructivismo, se opone al empirismo y toma fuerza la construcción del conocimiento a partir de la interacción entre el sujeto y el objeto.

El interaccionismo, genera un movimiento dialéctico entre el sujeto y objeto generando la construcción del conocimiento.

El realismo crítico, es donde logramos realizar un consenso entre lo que conocemos del objeto en la realidad como tal y lo relacionamos dentro de nuestros esquemas.

De esta manera se puede decir que el ser humano desarrolla su pensamiento de una manera asociativa, comenzando con un aprendizaje inductivo (toma datos específicos de entrada y entrega modelos o reglas generales) y llegando a un aprendizaje deductivo (toma modelos o reglas generales y entrega reglas específicas).

El éxito de todo este desarrollo va ligado a la motivación que el ser humano tenga para realizar un proceso de aprendizaje. La motivación es la fuerza interior que lleva al ser humano a descubrir y aprender cosas nuevas, que lo impulsa a satisfacer las diferentes necesidades que todos los días nacen y lo guían a explorar en sus áreas de interés. Podría decir que la motivación es el motor del ser humano, si el motor se encuentra en perfecto estado y tiene una meta que alcanzar, impulsará a la máquina completa a ésta, pero si el motor se encuentra sin fuerzas, sin metas, la máquina se quedará quieta, estática, observando como la vida pasa frente a ella, no ella por la vida.

Si conjugamos la motivación con el proceso de aprendizaje del ser humano de una manera objetiva podremos obtener un resultado adecuado y óptimo del proceso vivido como sucede en el aula de clase. Si el docente invierte tiempo en estudiar, conocer y comprender como es el proceso de aprendizaje que realiza cada uno de sus estudiantes podrá tener una mayor posibilidad de acertar en las metodologías que emplea, si a esto le adiciona la innovación y asume un rol de agente motivador en sus estudiantes, podrá contar con un grupo de personas no solo presentes en un aula para escucharlo sino motivadas a explorar campos de la ciencia de su interés y dispuestas con una mente abierta para adquirir el conocimiento y las experiencias que el docente le suministre.

Un estudiante ve en su docente un modelo de vida en lo personal, en lo profesional y en lo laboral. Si el docente muestra a sus estudiantes un ser integral, con ética, inteligente, con un proyecto de vida claro y estructurado, motivado a salir adelante cada día, y que disfruta enseñar, el estudiante podrá tomarlo como un modelo a seguir; pero, si el docente falla en alguno de estos aspectos el modelo de vida podrá seguir siendo tomado por el estudiante pero no será un modelo efectivo.

Es importante pues, que el docente nunca olvide que es un modelo de vida para sus estudiantes, así como son los padres para sus hijos, y que el estudiante (o hijo) como todo ser humano toma de cada persona lo que le sirve para su propia vida y el resto lo deshecha. Que bueno sería que el docente, el padre, el líder brindara al estudiante la posibilidad de tomar muchas herramientas, actitudes, destrezas, motivaciones de él para mejorar su calidad de vida.

Así pues, para resolver la pregunta ¿CÓMO PIENSA EL SER HUMANO? Tomaré como analogía una receta de cocina:

Ingredientes: Ser humano – Estudiante, Hijo, Aprendiz; Motivación; Área de conocimiento

Utensilios necesarios: Hábitat; Contenidos; Recursos materiales; Metodología

Mezcla: Señor docente, padre, líder, el ingrediente principal de esta receta es el ser humano – Estudiante, hijo, aprendiz, lo único que se debe hacer con él es transformar su pensamiento de lo concreto a lo formal, y así lograr cambiar su realidad.

• Indague sobre las motivaciones que este tiene, cómo desarrolla su aprendizaje y cuáles sus áreas de interés.

• Tome los contenidos del área de interés encontrada, busque los recursos materiales que considere necesarios y diseñe las metodologías adecuadas para el proceso de aprendizaje encontrado.

• Genere o elija un hábitat o espacio adecuados para llevar a cabo esta transformación.

Conviértase en un guía de este proceso mas no sea el protagonista de él, recuerde que el único protagonista es el ser humano – Estudiante, hijo, aprendiz o discípulo.

Notas:

• No olvide que toda acción tiene una reacción. Por lo tanto debe ser muy cauteloso al momento de hacer la mezcla. No la descuide en ningún instante, pues cualquier descuido puede echar a perder el producto final.

• No se niegue la posibilidad de retroalimentar su propio pensamiento durante este proceso.

• De usted depende en gran parte que la receta tenga éxito, coloque lo mejor que tiene para dar, es la única manera de obtener buenos productos. Piense que esta será la mejor receta de su vida.

Esta receta es una forma clara y objetiva de comprender que el ser humano no aprende solo, que su pensamiento siempre está motivado por acciones que observa a su alrededor, que siempre busca ir de lo general a lo particular cuando experimenta situaciones nuevas y que a medida que estas se van repitiendo las memoriza e invierte su análisis, pasa a observar y pensar desde lo particular hacia lo general.

El hombre es un animal de costumbres, sediento de situaciones nuevas, deseoso de superarse a sí mismo, y en esta búsqueda transforma cíclicamente su pensamiento y por ende su realidad, lo cual nos permite avanzar al siguiente interrogante

 ¿Nosotros Creamos la Realidad?

Estoy totalmente de acuerdo con la afirmación dada en la película, cuya tesis parte de que el cerebro fija lo que es capaz de ver, y que no distingue el mundo exterior (Lo que miro) del mundo interior (Lo que no miro) ya que nosotros creamos la realidad a partir de Información, Ideas y Conceptos relacionado con el proceso de aprendizaje humano expuesto en el punto anterior.

A lo largo de la historia hemos visto como se ha cambiado la percepción de la realidad en conceptos tales como la redondez de la tierra, las teorías de copérnico. Entre otras.

A lo mejor si se nos aísla desde niños a un lugar recóndito sin influencia del mundo exterior ni los avances modernos, y estuviéramos rodeados de una sociedad en iguales condiciones, nuestra personalidad estaría fuertemente influenciada por la Religión que nos inculcaran nuestros padres (el pensamiento de tener a un Dios como observador Supremo) y el mundo material (del cual estaríamos rodeados). Estos elementos empezarían a obstaculizar los razonamientos planteados en la física cuántica, es decir la física de las posibilidades y nuestra percepción del pasado y el futuro.

Si cambiamos de escenario, tiempo y gente cambiaría enormemente nuestra relación y por ende nuestra personalidad, así como la influencia de la religión y el mundo material, en otras palabras cambiaría nuestra realidad.

Nuestro cerebro permite crear una realidad a partir de la percepción de nuestros recuerdos, de los estímulos que influyen en nuestros deseos e ilusiones, por lo tanto, es nuestro cerebro el que nos permite ver la realidad, cuando llegamos a la edad adulta, aparecen en nuestra mente una serie de imágenes del pasado que se activan mediante algún estímulo, permaneciendo más arraigadas aquellas que nos impactaron altamente como el caso de un accidente, una pérdida, un dolor, una desilusión en el caso de los pensamientos negativos, pero también podemos obtener las imágenes de los pensamientos positivos de sucesos exitosos, felices de nuestras vidas.

Muchas veces, logramos confundir nuestros recuerdos con nuestros sueños, ya que, el desear transformar nuestra realidad nos permite empezar a generar cambios en nuestras vidas y por ende en nuestros pensamientos, haciéndonos cambiar nuestras actitudes, hábitos y rutinas con el fin de alcanzar aquella meta, con lo cual podemos crear nuestra realidad.

Los únicos límites que existen en la vida, son aquellos que interpone el pensamiento, ya que, si nos enfrentamos a un nuevo reto, empleo, estudio, o realidad, nuestro pensamiento nos puede limitar, impulsar y retar a seguir adelante, detenernos o retroceder, todo esto depende de la Motivación, según se planteó en el análisis anterior del interrogante ¿Cómo piensa el ser Humano?

Sin motivación, nuestro pensamiento no nos permite generar las situaciones necesarias para crear la realidad., lo cual nos lleva al análisis del siguiente interrogante:

¿Nuestros Pensamientos afectan esa realidad?

Obviamente los pensamientos positivos y negativos afectan nuestra realidad, la intención es su Alma Mater y dependiendo de nuestra personalidad, intención y emociones podemos en un momento dado perder el control y caer en la adicción del placer tomando decisiones trascendentales que cambian el rumbo de nuestras vidas.

El caso del enamoramiento es un vivo ejemplo de esto, desde muy chicos, encontramos atracción par las chicas bonitas, e ignoramos a aquellas que no cumplen algunos patrones vendidos por la sociedad de consumo, que no inculcaron desde el mismo vientre materno, sin embargo, en alguna ocasión un amigo nos revela que una de las chicas que no consideraba bonita, está muy enamorada de mí, manifiesta que soy un chico muy atractivo, inteligente y excitante, en mi pensamiento, empieza a cambiar la percepción de aquella chica y como arte de magia, influenciado por mis emociones, empiezo a ver bella a aquella chica, busco la forma de hablar con ella y conocerla más a fondo, va cambiando así mi realidad y empiezo a concebir ideas y conceptos diferentes a partir de esa información que tuve de mi amigo, voy poco a poco influenciando mis pensamientos a tal punto de concentrar el mayor numero de pensamientos positivos hacia aquella chica, y doy argumentos a mis demás amigos y personas de mi entorno, ellos tan bien van cambiando su punto de vista, cambia su percepción de la realidad y empiezan a contemplar otros estándares de belleza que se transmiten a la comunidad y se empieza a hablar de la belleza exótica que tienen las mujeres con características similares a la de aquella chica que se fijo en mí. Así mismo, en muchos otros campos y áreas hacemos posible cambiar nuestra realidad e incluso la de los demás a partir de nuestros pensamientos.

Otro caso que evidencia la capacidad de nuestros pensamientos para cambiar esa realidad está ligado con la toma de decisiones de trascendencia a las cuales estamos sujetos de tomar en un momento dado de la vida y que afectan esa realidad.

De esta manera, cuando nuestras emociones controlan nuestros pensamientos y en especial cuando estamos influenciados por sustancias químicas (drogas, alcohol, excitación sexual) generan emociones fuertes que en determinados momentos nos impulsan a tomar decisiones sin el raciocinio debido y pueden afectar nuestra realidad, como consecuencia se presentan embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, homicidios, crímenes pasionales, irrespeto, entre otras que pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas.

Así mismo, en otros casos, nos generan un sentimiento de desinhibición tal, que nos arriesgamos a enfrentar situaciones que en condiciones normales no haríamos, y que afectan positivamente nuestra realidad, empezar una nueva relación de amistad, de amor, negociar un nuevo puesto de trabajo, entre otras.

Entonces, podemos ahora cuestionarnos sobre lo siguiente:

 ¿Quién o qué Escoge esa Realidad?

El observador que escoge la realidad es la conciencia que está influenciada por las células y cuyo mundo subatómico hace parte de la física cuántica, la cuál es la física de las posibilidades.

Partiendo de la afirmación de Heisemberg “Los átomos no son cosas, son tendencias”, entonces las partículas que se interconectan con un universo alternativo contemplan la posibilidad de cambiar la dirección del Tiempo de pasado a futuro, o de futuro a pasado, con la propiedad de la superposición de un objeto para estar simultáneamente en varios lugares y tiempos a la vez.

Muchas veces, nos da la sensación de haber experimentado alguna situación, o estar en un lugar, haber vivido en otra época, siendo otra nuestra realidad. Nos cuestionamos internamente sobre ¿Existe la Reencarnación?, ¿Existen Universos Paralelos?, ¿Puedo viajar en el tiempo mientras estoy durmiendo o inconciente?, ¿El pasado y el Futuro están al alcance de mis pensamientos?, ¿Porqué nuestros sueños son tan reales, que parece que formaran parte de nuestra realidad presente?. Estas y otras preguntas se pueden responder mediante la Física de las Posibilidades, que no es otra que la física cuántica.

Así mismo, sentimos como nuestra alma sale del cuerpo y nos vemos a nosotros mismos con los ojos de observador Supremo que es Dios, navegamos por el espacio y el tiempo sin ataduras, sin prejuicios, sin límites, nos sentimos soñar despiertos y controlar nuestra realidad al antojo de nuestros pensamientos.

Un caso muy particular sucede cuando nos embriagamos hasta perder el control, hacemos cosas que no recordamos, pero somos conscientes de ellas, se derrumban las barreras del prejuicio, y nos sentimos como espíritus libres sin ninguna inhibición, nos atrevemos a enfrentar situaciones y personas que condiciones normales no haríamos, nos convertimos en los héroes de la película que traza nuestro subconsciente, pero siempre está latente ese llamado, aquella voz que nos hace recordar nuestra realidad, que nos hace caer en cuenta de lo bueno o de lo malo, esa voz que llamamos Conciencia.

El estado de adicción es aquel mediante el cual no somos capaces de controlar nuestro estado emocional y nos dejamos llevar por el placer.

Aquí aplica la Máxima de San Agustín “Feliz el Hombre que logra dominar todas sus pasiones”.

El dejarnos llevar por nuestras pasiones convierte nuestra libertad en libertinaje y es allí cuando nos dejamos llevar por el desenfreno. Bajo mi concepción y creencias considero que en la vida siempre debe de existir un estado de equilibrio entre lo bueno y lo malo, y depende de nuestra conducta, pensamiento y decisiones inclinar la balanza hacia uno u otro lado, y si dejamos que nos dominen nuestras pasiones perdemos el control de nosotros mismos y es allí donde nuestra conciencia se duerme y escoge el vivir una realidad que no queremos, pero, siempre y cuando cultivemos el amor, las virtudes, el respeto y todos los valores humanos, mantendremos nuestra conciencia despierta y lograremos escuchar la voz de nuestra conciencia que nos guiará siempre a la realidad que merecemos.

Conclusiones:

Para dar Respuesta a la pregunta ¿Cómo piensa el ser Humano? Es necesario comprender que el aprendizaje humano es un proceso en asociativo inductivo – deductivo en continua construcción, cuyo principal motor es la Motivación, el cual se puede explicar de forma similar a una receta de cocina con ingredientes, utensilios y una mezcla apropiada; su principal protagonista es el ser humano, que requiere además de un proceso de interacción influenciado por su comportamiento.

Así como el aprendizaje humano la motivación es la materia prima fundamental para poder crear nuestra realidad, y cuyos únicos límites los coloca el pensamiento.

Todos nuestros pensamientos, bien sean positivos o negativos afectan nuestra realidad y el rumbo de nuestras vidas.

La conciencia es quién escoge nuestra realidad, y está en nuestro comportamiento, pensamiento y emociones seguir el camino que esta nos traza.

¿Y tu qué Sabes? Es la gran pregunta cuya respuesta sería la combinación de las respuestas a los interrogantes anteriores, como dice el gran filósofo “Sólo sé que nada sé”, lo que creo saber está influenciado por mi conciencia, mis pensamientos y la realidad que he decidido vivir.

Mi realidad depende de mis creencias, emociones, tiempo y espacio, el cuál es único.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 13, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

La física cuántica y la necesidad de un nuevo paradigma

Por Ruth E. Kastner.

51K3JLJn8iL._SX338_BO1,204,203,200_

La física cuántica, célebre por su éxito predictivo, también se ha hecho famosa por ser una masa inescrutable de paradojas.

Uno de los fundadores de la teoría, Niels Bohr, declaró que: “Los que no se sorprenden cuando llegan por primera vez a la teoría cuántica es que posiblemente no la han entendido.” El Premio Nobel Richard Feynman refirió: “Creo que puedo decir con seguridad que nadie entiende la mecánica cuántica.”

Los aspectos impactantes de la teoría cuántica se pueden resumir en tres aspectos: la incertidumbre, la no localidad y el problema de la medición (o la paradoja del “gato de Schrödinger”).

La primera cuestión consiste en el hecho de que los objetos diminutos descritos por la teoría cuántica, como los constituyentes de los átomos -protones y electrones, por ejemplo – no pueden ser inmovilizados a ubicaciones definidas y velocidades al mismo tiempo. Si una de estas propiedades es definitiva, la otra debe estar en una superposición cuántica, una especie de “confusión” que nunca vemos en el mundo macroscópico o normal.

El segundo problema surge en ciertos tipos de sistemas compuestos, tales como los pares de electrones, en un llamado estado “confuso”. Si se envía dos de esos electrones fuera de los extremos opuestos de la galaxia, la física cuántica nos dice que todavía están de alguna manera en comunicación directa, de forma que el resultado de una medición realizada en uno de ellos es similar al instante en el otro.
Esto parece estar en conflicto con otra teoría muy exitosa, la teoría de la relatividad de Einstein, la cual nos dice que no hay señal que se pueda transferir más rápido que la velocidad de la luz.

La tercera cuestión proviene de la observación de Erwin Schrödinger, según la física cuántica parece decirnos que los instrumentos de medición entran en “confusión” con los objetos cuánticos cuando se están midiendo de una manera similar a los objetos macroscópicos, como los gatos, heredan la “falta de claridad” del  mundo cuántico.
En este caso, el famoso gato aparentemente termina en una superposición de: “vivo y muerto”, basado en la superposición de un átomo radiactivo en un estado incierto de “estar y no estar.”

Puede sorprender el saber que hay una manera de dar sentido a estas tres características aparentemente paradójicas de la mecánica cuántica.
Sin embargo, no lo es, aunque el precio a pagar por esa solución es: un cambio de paradigma tan sorprendente como el que acompañó a la teoría de la relatividad de Einstein – que nos dijo, a pesar de nuestras intuiciones, que no hay tal cosa como espacio absoluto o el tiempo .
La física cuántica requiere que “pensemos que hay fuera de la caja”, y que la caja resulta ser el propio espacio-tiempo. El mensaje de la física cuántica es que no sólo no hay espacio absoluto o el tiempo, sino la realidad se extiende más allá del espacio-tiempo.
Metafóricamente hablando, el espacio-tiempo es sólo la “punta del iceberg”: Por debajo de la superficie hay un vasto mundo oculto lleno de posibilidades. Y es ese vasto mundo invisible el que es descrito por la física cuántica.

Esto no es una idea completamente nueva: Otro de los fundadores de la teoría cuántica, Werner Heisenberg, declaró que un objeto cuántico es “algo que está en medio entre la idea de un evento y el evento en sí, una especie extraña de realidad física justo en entre la posibilidad y la realidad”. Heisenberg llamó a esto “potencia”, un concepto originalmente introducido por el filósofo griego Aristóteles.
Resulta que si aplicamos la visión de Heisenberg a una interesante interpretación de la teoría cuántica llamada Interpretación Transaccional (TI), obtenemos una comprensión unificada de los tres aspectos paradójicos de la teoría cuántica.

La TI fue propuesta originalmente por John Cramer, profesor emérito de la Universidad de Washington. Su característica fundamental es que el proceso de absorción de un estado cuántico es tan importante como el proceso de emisión de ese estado cuántico. Esta simetría es bien consistente con la teoría cuántica relativista, en la que los estados cuánticos a la vez se crean y se destruyen. Pero viene con una función contraria a la intuición: El proceso de absorción (o destrucción) implica estados cuánticos con energía negativa. Por esta razón, la TI en general ha sido descuidada por la comunidad de la física convencional.

Sin embargo, resulta que si se incluye esta “respuesta de absorción”, se obtiene una solución al llamado “problema de la medición” -la paradoja del gato de Schrödinger. Una clara cuenta física se puede dar de por qué el gato no termine en una superposición “difusa” de vivos y muertos. Incluso nos dan una explicación natural sobre la regla utilizada para calcular las probabilidades de los resultados de medición (la llamada “regla de Born” de su inventor, Max Born).

En la TI, el “colapso del estado cuántico” se llama una transacción, porque se trata de una “oferta” del emisor y una “confirmación” del absorbedor, al igual que la negociación en una transacción financiera. Cuando esto ocurre, se obtiene una “medición”, que nos permite definir lo que es la medida. Pero, en el nuevo desarrollo de la TI, las ofertas y confirmaciones son únicas posibilidades -siendo fuera del ámbito del espacio-tiempo ordinario. De hecho, son los procesos transaccionales los que crea eventos espacio-temporales: “Colapso” es la cristalización de las posibilidades del reino cuántico en las realidades concretas de la esfera del espacio-tiempo. Así, el colapso no es algo que suceda en cualquier parte del espacio-tiempo. Es la creación de espacio-tiempo.

El texto anterior es sólo la introducción más desnuda a esta nueva versión, actualizada de la TI que yo llamo “posibilista TI” o PTI.
Pero si aceptamos la idea de que la física cuántica describe las posibilidades que existen más allá del espacio-tiempo, entonces pueden comenzar a tener sentido que esas posibilidades “difusas” que los objetos  experimentan en el espacio-tiempo y sus correlaciones, no están sujetas a relativista “límite de velocidad” que se aplica sólo a la esfera del espacio-tiempo. Y obtenemos una medida clara que explica por qué el gato de Schrödinger nunca está vivo y muerto a la vez.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 3, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: