RSS

Neuropsicología y chamanismo

13 May

Por Juankar Moreno

11796360_1013471632020452_695630309103642417_n.jpg

En los últimos años ha nacido una nueva visión respecto a las motivaciones del arte rupestre, se trata del método etno-neuropsicológico. Aunque con antecedentes, ha sido desarrollada por el arqueólogo David Lewis-Williams con los trabajos sobre el arte parietal de los San (Sudáfrica), para luego, contemplar las mismas similitudes en el arte rupestre europeo.

Según los estudios neuropsicológicos, el sistema nervioso humano es idéntico en todos los individuos de todo el planeta, y por ello, tanto los hombres como las mujeres del paleolítico como nosotros somos iguales en ese aspecto. Por extensión, también compartimos el proceso funcional del sistema nervioso en los estados alterados de consciencia, añadiendo que los tipos de alucinaciones experimentadas en esas condiciones son uniformes indistintamente de los factores culturales. Los agentes externos que inducen a los estados alterados de consciencia se accionan por medio de ingestión de sustancias psicotrópicas, hiperventilación, sonidos (músicas), concentración (meditación), fatiga, esquizofrenia, epilepsia, movimientos rítmicos (danzas)…

De todos los tipos de alucinaciones nos basaremos en las visuales, que según los experimentos controlados en laboratorio, se engloban en tres estados sin ser necesario el estar intercomunicados:

Primer estado: Es el momento inicial del trance, el sujeto sufre una serie de fenómenos inópticos (dentro del sistema ocular al margen de estímulos luminosos externos). Seguidamente percibe pulsaciones luminosas (fosfenos), formas geométricas simples que se alargan y cambian como puntos, espirales, curvas, líneas paralelas…, los cuales con los ojos abiertos pueden “proyectarse” en paredes.

Segundo estado: En un nivel más profundo del trance se provoca la interpretación, o la racionalización de las percepciones geométricas, asimilando los fosfenos o esas imágenes geométricas simples a objetos conocidos, tomando así su forma. Dependiendo de los factores culturales y del ambiente en el que se desenvuelve la experiencia la identificación de una forma simple a un objeto con volumen será distinta, por ejemplo los zigzags pueden convertirse en serpientes, un círculo adquiere el cuerpo de un cuenco o una pelota, etc.

Tercer estado: En el nivel más profundo del trance los elementos de la fase primera persisten pero pasan a ser periféricos, las formas alcanzan ahora volúmenes (alucinaciones icónicas) de animales, personas y monstruos derivando a seres particulares en función del sistema cultural y de la mente del individuo. Los dos tipos de visiones (geométricas e icónicas) se combinan, se fragmentan y giran, y la mezcla de varias imágenes icónicas puede engendrar seres zooantropomórficos (p. ej., cuerpo humano y cabeza de animal); muchas experiencias narran un episodio de tránsito al estado más profundo a través de un “túnel rotativo” que los engulle como un torbellino, al final del cual encuentran las alucinaciones icónicas. En este estado sienten que no están sujetos a las leyes físicas, pudiendo volar o transformarse en animales.

Paralelamente, existe el fenómeno del chamanismo.

El  término chamán ha sido utilizado casi como sinónimo de “curandero”, “brujo”, “mago” u “hombre-medicina”, sobre todo cuando estas figuras actuaban fuera de las corrientes religiosas. El término chamán es procedente del lenguaje de los Evenkis, un pequeño grupo de cazadores y pastores de renos de habla tungusa (Siberia), pronunciándose Shár-man o Shay-man.

Las prácticas consideradas chamánicas han sido descritas en diferentes continentes, siendo como definió Mircea Eliade “una técnica del éxtasis” muy habitual desde tiempos ancestrales. El chamán en un estado alterado de conciencia intermedia entre el mundo real y el sobrenatural o el mundo de los espíritus, es decir, tiene la capacidad  de “ver” más allá de la realidad cotidiana. Para acceder al trance místico se ayuda de músicas (generalmente de percusión), movimientos rítmicos, sustancias alucinógenas, al padecer patologías mentales…. El chamán penetra así en el mundo de los espíritus de los animales y consigue un cierto poder o autoridad en el grupo logrando profetizar, curar, controlar a los animales, influir en el tiempo atmosférico, etc.

Según Douglas Sharon, los aspectos del poder chamánico son los siguientes:

  1. Conocimiento, ritual, de los augurios y de los símbolos. El conocimiento de la verdadera naturaleza de las cosas, la capacidad de la “atención”, de “ver” más allá de la realidad cotidiana.
  2.  Destino. El Chamán busca el poder a través de diferentes métodos, pero el destino, o la propia naturaleza interior, determina si puede uno recibir o no electivamente el poder.
  3. Individualidad. Llega sólo a individuos que estén preparados, no a grupos.
  4. Variabilidad. Los chamanes tienen más poder que el individuo medio y hay diferentes grados entre los chamanes. El poder chamánico se adquiere por medio de un esfuerzo tenaz y perseverante y unas veces se posee con más fuerza que otras.
  5. Éxito. El poder del chamán puede garantizar buena fortuna.
  6. Enfoque, del poder en los objetos especialmente cristales, piedras, sonajas y báculos, en las plantas y los paisajes naturales (montañas y agua).
  7. Ambivalencia. El poder puede ser usado para el bien o para el mal, sea como fuere que se los defina en la sociedad del chamán, ello depende de la disposición innata de quien lo utilice.

El aprendizaje chamánico es muy variado según las culturas. Lo común es, que un joven que pretenda acceder a esos conocimientos sea apartado de la comunidad a una cueva, desierto, bosque.. sin alimentos y con el propósito de meditar; esta situación puede llevar consigo la automortificación física, llegando con la fatiga, el hambre, la soledad y la concentración mental al trance espiritual, momento en que según que cultura se aparece el espíritu de un animal para adquirir de ese modo un poder sobrenatural. El tránsito al estado profundo de trance, con efecto de torbellino, es asimilado a un túnel o cueva que pone en comunicación los dos mundos.

Al comparar Lewis-Williams el arte rupestre San con el conservado en las cuevas europeas comprobó ciertas semejanzas, ya que los artistas subterráneos plasmaron puntos, retículas, arcos concéntricos, animales rodeados de puntos, imágenes geométricas simples, animales naturales, híbridos y monstruos, personajes humanos con cabeza animal…, e hicieron uso de las aristas y relieves naturales del soporte rocoso. Se ha querido interpretar los signos circulares y cuadrangulares paleolíticos como la representación de tambores, al mismo tiempo los claviformes, circulares y tectiformes serían las setas con facultades psicotrópicas, y las hileras de puntos las marcas del ritmo de percusión.

La temática del arte paleolítico coincide plenamente con los motivos de los tres estados alterados de conciencia, y por ello, es sencillo de discurrir que parte del arte de las cuevas fue la plasmación del universo de las alucinaciones, o quizás, los cultos paleolíticos estaban centrados en esos estados alterados que se desarrollaban en la oscuridad de las cuevas y vinculados con el poder animal.

Quienes defienden esta teoría reconocen que no es admisible reducir todo el arte paleolítico sólo a las sensaciones neurológicas, ni pretenden englobar todos los motivos artísticos de diferentes lugares. De igual modo que saben que, cualquier expresión puede presentar signos simples similares a los fosfenos sin estar necesariamente inspirados en ellos o sus autores bajo efectos del trance .

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 13, 2017 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: