RSS

Experimento de afinidades en grupo

21 Ene

Por Mª José Pérez.

doodlepsicologo_1.png

“Un grupo que no necesita decirse nada para actuar, es el grupo perfecto para realizar cualquier cosa.”

A menudo en nuestra vida nos unimos y sentimos afinidad a otras personas que vamos encontrando en nuestro camino. Claramente no todas las personas con las que tenemos alguna relación nos caen bien y, claramente, no con todas sentimos algún tipo de afinidad.
Tenemos familia, amigos y conocidos, pero no con todos ellos nos sentimos identificados o… atraídos especialmente, ni tan siquiera sobre círculos comunes, dentro de una misma afición o en un mismo trabajo. Solemos sentimos atraídos por unas personas en concreto y dejando a otras de lado, tratándolas lo justo, o incluso, llegando a tener animadversión frente a estas.

Quiero dejar muy claro por dónde “van los tiros” y lo que se pretende estudiar y por eso voy a dar unos ejemplos:

“Todos tenemos amigos, pero no todos ellos comparten nuestras mismas ideas o aficiones, y no obstante, no dejan de ser nuestros amigos. Ya en el colegio tenemos en la misma clase muchos compañeros con los que compartimos gran parte del día, estaremos sentados al lado de un compañero en concreto pero, muchas veces ese compañero, aunque este a nuestro continuamente, no es nuestro amigo. Nuestro amigo lo vamos a buscar en otra zona del aula, o incluso, en otra clase y nos vemos con el exclusivamente a la hora del recreo o entre materias. Sin embargo, por alguna razón que desconocemos esa persona en concreto nos atrae y de igual modo nosotros a ella.”

“Dentro de un mismo ámbito social, por ejemplo en el trabajo, todos forman un grupo de que comparten una misma labor, unos conocimientos, etc… lo ideal es formar un grupo lo suficientemente afín para que el trabajo se coordine lo mejor posible y no haya problemas, pero aún así, en ese grupo siempre habrá algunos con los que nos avengamos mejor que con otros, y seguramente, este grupo de personas fuera de este ámbito no se relacionen entre si, por muy bien que se coordinen dentro de él.”

Llegados a este punto podemos decir: Claro!!  el trabajo y el estudio nos vienen obligados y las personas que en ellos encontramos, nos gusten o no, también nos vienen impuestas.

Los partícipes que salen en este trabajo nos conocimos en un grupo con una cantidad numerosa de gente. Este grupo aunaba personas con unas inquietudes comunes hacia un mismo tema: El Misterio. Grupos como en el que estábamos habían muchos y personas con gustos similares a los nuestros aún mas, pero fue en ese círculo en cuestión donde nosotros hicimos una especie de sub-grupo. ¿Cuál es el motivo?

Por separado cada uno de nosotros habla y se relaciona con otras personas y tiene grandes amigos que, no necesariamente, comparten estos temas, sin embargo estos grandes amigos, compartan o no esta temática, no están incluidos en este mini grupo. Ni pueden estarlo. Por qué?

La primera pregunta que nos vino a la mente, observando esto, fue: ¿Por qué fulanito y no menganito? ¿Qué tiene uno que no tenga el otro? Si todos tienen las mismas ideas, participan y hablan por igual y la temática es la misma ¿ Por qué nos avenimos con uno y no con el otro? Y sobretodo, ¿Por qué a una primera impresión, sin un conocimiento previo, sin saber nada los unos de los otros, nuestras preferencias se unen a estas otras personas hasta el punto de acabar todos unidos, como si fuéramos uno solo, y nos encontremos todos en los mismos lugares, sin decirnos nada, o coincidamos en las mismas ideas sin haber hablado antes de ello.?

Algo debía unirnos, algo más fuerte que una simple afición o unos mismos gustos. Es más, podemos pensar que esos gustos o aficiones son una consecuencia de lo que nos une, y no al revés.
Bien, todos partimos de un grupo de facebook vinculado a temas parapsicológicos para pasar posteriormente a otro, de este segundo se formo un otro con 14 personas. Ahí fue donde nos dimos cuenta que aún estando en un grupo cerrado de facebook, del que salíamos y eramos partícipes de otros en la red social, siempre volvíamos para comentar cualquier materia, y curiosamente, todos compartíamos y veíamos fuera de nuestro grupo exactamente lo mismo. Aunque fuéramos libres de elegir (que lo somos) dentro del  gran abanico de noticias, artículos, vídeos etc etc..volvíamos a nuetra pequeña comunidad en red para compartir las mismas cosas.

16174715_373648893027160_7808974337329035194_n

En el grupo se tomaron datos de todo tipo como: Fecha de nacimiento y luna ese día, gustos musicales, horóscopo (y su ascendente) color favorito, localidad, franja de nacimiento……..

A partir de ahí se gestó el hacer un grupo de investigación, y todo se lió un poco. Nuestra idea, por lo que habíamos observado Juankar y yo era investigar entre nosotros, veíamos que nuestra afinidad era perfecta para poder hacer cosas aunque primero debíamos saber o al menos intentar buscar cual era ese nexo o raíz común, ese algo que une a las personas sin siquiera conocerse.
Se decidió que el grupo fuera cerrado, solo para los que ya sabíamos que de alguna manera funcionábamos, los mismos 14 que estábamos en el otro grupo anterior. De todas formas accedimos a ampliarlo agregando a otros, siempre y cuando se tuviera consenso entre todos y hubiese un mutuo acuerdo. Esto no se entendió muy bien: ¿Por qué un grupo tan cerrado? ¿Por qué no abrirlo a todo el mundo y de este modo conocer más gente que pueda aportar más ideas?

Cuando se pactó el agregar gente sin un criterio definido se pudo ver que:

La gente que entró por su propio pie no entendía nada de lo que los demás pretendíamos, se quejaba, y no se integraba bien. Los que entraron por ser amigos “especiales” de los que ya estábamos, demostraron que “mis amigos no son necesariamente los amigos de mis amigos” y no participaron nunca voluntariamente, no se adaptaron al grupo y solo participaban si la persona que los había incluido les pedía algo en privado. Las personas que entraron bajo votación democrática, conocidos previamente por los 14 iniciales, demostraron afinidad y buena voluntad para con el grupo, integrándose bien en el.
Las pruebas se iniciaron con todas las personas que integraban este grupo, tanto las 14 iniciales como las que se añadieron solas, sin consentimiento o por votación. De todas estas personas que en un principio eran 26 ahora quedaron 20, es decir, nos quedamos los iniciales y los que entraron por votación.

Las pruebas y preguntas que se han ido haciendo en el grupo solo tienen como motivo el hallar las coincidencias que puedan darse entre nosotros, las pruebas de clarividencia no pretendieron encontrar ningún tipo de “poder” oculto ni buscar personas más especiales que otras, solo tuvieron como finalidad ver si en las respuestas hay algún tipo de sincronicidad o coincidencia entre los participantes.

Creo que si encontramos personas muy afines, se podrían dar buenos resultados en el tema telepatía, al igual que con los sueños, podría ser que de alguna manera nos “comunicáramos” entre nosotros. Por otra parte, el hacer pruebas graduales es una buena forma de ir incrementando nuestras facultades psi, a modo de entrenamiento. También se realizó el test de Rorschach que aunque es un test utilizado en psicología, nosotros solo lo usamos para ver, al igual que en los otros, las coincidencias en las respuestas.

Si bien los resultados no son válidos frente a la ciencia, no dejan de ser curiosas las coincidencias obtenidas en experiencias de este tipo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 21, 2017 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: