RSS

La importancia de la intuición en la vida cotidiana.

12 Nov

Por Amit Goswami

hqdefault.jpg

El modelo más perjudicial de la ciencia actual basado en el materialismo científico es el, socavamiento sistemático que ha tenido lugar sobre la importancia de la intuición en nuestra vida cotidiana.

En épocas y culturas antiguas, la intuición fue reconocida como el “hablar a Dios” o una invocación al espíritu santo. Las personas de esas viejas culturas sabían que la intuición era un medio al dominio de los arquetipos trascendentes de la realidad y que a estos seguía una invitación a la exploración del arquetipo. Así ha progresado nuestra civilización.
La exploración de los arquetipos ha llevado a las grandes artes (la exploración del arquetipo de la belleza), las tradiciones espirituales (la exploración de los arquetipos de la totalidad, el amor y la bondad), y más recientemente, incluso en la ciencia el Arquetipo de la verdad.

La intuición es la puerta a la creatividad, tanto para la exploración externa como la transformación interior. Cuando la intuición está infravalorada, la civilización deja de progresar. Por otra parte, la gente común pierde su manera de equilibrar lo negativo alcanzando incluso su totalidad temporal.

La ciencia moderna, y específicamente la neurofisiología, ha establecido que nuestra evolución nos ha dado a los seres humanos centros cerebrales -llamémoslos circuitos cerebrales- de emociones negativas: ira, lujuria, celos, competitividad, envidia, etc. En la cultura americana no se expresaban estas emociones en público, por lo que la gente trataba de suprimirlos siendo una enfermedad mente-cuerpo (enfermedades crónicas como: enfermedades del corazón y el cáncer). Además, se enfrentan generalmente a la negatividad de su vida sin complacer a los circuitos cerebrales del placer.

Muchos autores sostienen que el aspecto mente-cuerpo es mucho más frecuente en las enfermedades crónicas. Sin duda, hay más estrés en la vida moderna, pero creo que hay un factor más importante.No escuchamos la voz de nuestra intuición y seguimos adelante.
Acudimos mucho más a un médico -científico – materialista- para obtener instrucciones para la curación y hay que reconocer, que estos médicos van a lo rápido. Muchos contrariamente a su sistema de creencias de materialismo científico, prescriben cambios en el estilo de vida – menos asociados en el placer – dando énfasis en las actividades como la meditación, el yoga, Tai Chi y las artes marciales.

La labor de sanador/a no profesa una adhesión completa al materialismo científico, y eso es bueno, pero seamos realistas, no puedes cambiar tu estilo de vida cuando alguien te dice que lo hagas.

Dios o el espíritu santo son concebidos como entidades separadas de usted y no materiales para poder ser arrancadas, a esto se llama filosofía del dualismo.

En esta era científica, ¿por qué debería alguien prestar atención a las ideas de orden no material, incluso si existen? ¿Tan duros e  inertes como una roca somos nosotros?

No debemos serlo. Las religiones orientales -como el hinduismo, el taoísmo o el budismo- conciben a Dios como un estado no ordinario de conciencia y el espíritu santo como un yo profundo más allá del ego.(Tenga en cuenta que, las enseñanzas budistas tienen una sutileza que inicialmente puede confundir. Ellos llaman a este profunda yo como “no yo”. Lo que quiere decir no es un “yo del ego”). Así que estas entidades no están realmente separadas de ustedes; Simplemente no son ordinariamente accesibles.

Pero para un occidental, seguir la religión oriental es una cosa difícil de entender. Por supuesto, muchas personas de Occidente han reconocido hace mucho tiempo que el cristianismo esotérico tiene el mismo mensaje que las religiones orientales. ¡Esos conceptos no son realmente extraños! Desafortunadamente, esto no es un conocimiento común y no se puede esperar que científicos hayan oído hablar del cristianismo esotérico.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Tengo buenas noticias para usted: podemos recurrir a la física cuántica. La física cuántica proporciona datos científicos (tanto teóricos como experimentales) para los mensajes de las religiones orientales y del cristianismo esotérico.

La cosmovisión cuántica -realidad que está basada en la conciencia- surgió de tres descubrimientos radicales de la física cuántica. Todo objeto cuántico y todos los objetos de nuestra experiencia, son A) ondas de posibilidad que se mueven en un dominio de potencialidad fuera del espacio y del tiempo, y B) partículas de la realidad en el espacio y el tiempo.

¿Qué distingue el dominio de la potencialidad del dominio ordinario del espacio y del tiempo?  La segunda visión del mundo que cambia el descubrimiento de la física cuántica- comunicación no local, comunicación sin señales.

Nunca hay que dudarlo pues todo esto se verifica experimentalmente. Los académicos lo ocultan, la gente de los medios de información no se toman la molestia de entenderlo, ¿y qué? hay datos suficientes que lo avalan.

El tercer descubrimiento de la física cuántica que cambia la visión del mundo es el que, el movimiento no sólo es continuo como pensó Newton, y así desde Newton todos los científicos lo dicen.
Hay movimiento discontinuo en la física cuántica. Cuando un electrón salta de una órbita atómica a otra, nunca pasa por el espacio intermedio. Es aquí y entonces lo que el físico Niels Bohr llamó un salto cuántico.

De aquí a la eternidad -con la conciencia como la base del ser- es un salto cuántico en la conceptualización sin duda. Teniendo que ser esta la vía la más fácil de seguir a esto llamaría a resolver la paradoja de la medición cuántica.

Ahora bien, ¿qué es una medida cuántica, y dónde está la paradoja? Un objeto cuántico es una onda de potencialidad; Cuando lo medimos o lo observamos se convierte en una partícula de realidad.
Pero una medición es sólo una interacción, y aquí está la captura. Hay un teorema matemático (llamado el teorema de von Neumann) que dice que ninguna interacción material puede convertir la potencialidad en realidad. ¿Ves la paradoja?

En el materialismo científico, toda interacción es la interacción material. Por lo tanto, si el materialismo científico es verdadero, entonces las posibilidades cuánticas nunca podrían convertirse en los hechos reales de nuestras experiencias. Pero observamos objetos cuánticos, aunque como partículas;Las ondas de posibilidad se convierten en acontecimientos de actualidad.Contradicción: Paradoja de la lógica.

¿Qué convierte la posibilidad en realidad? El agente tiene que ser no material. Y puesto que el cambio de la posibilidad a la realidad es un cambio en nuestro conocimiento sobre el objeto, tiene que ser la conciencia el agente de nuestro conocimiento.

Resumiendo. La conciencia que convierte la posibilidad en realidad (eligiendo una faceta del objeto multifacético de la potencialidad cuántica), en última instancia, tiene que ser usted cuando usted es el observador. De lo contrario, sería dualismo. Y eso es fácilmente refutado.
Un agente dualista tendría que interactuar con la materia con una señal; Pero tal interacción con entidades no materiales está descartada por el gran peso de los datos experimentales que dice que la energía nunca sale o entra en el mundo de la materia.

¡La conciencia tiene que ser no local y no dual, y usted lo es! ¿Cómo puede ser así? ¡Ahora es su turno para dar un salto cuántico!

Sin intuición no podemos entender la física cuántica y, a su vez, la física cuántica valida la intuición.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 12, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: