RSS

El caso Louis: un hombre atrapado en el tiempo

26 Ago

fw-300x200.jpg

Este caso fue documentado en 1896 por el psiquiatra Francois-Léon Arnaud sobre unos acontecimientos ocurridos a un paciente suyo llamado Louis, este fue uno de los primeros artículos científicos en los que se utilizó el término Déjà Vu para referirse a este tipo de fenómenos.

Louis era un hombre con “una sensación relativamente permanente de que todo en su vida lo había experimentado anteriormente”. Antes de ingresar en la Casa de Salud de Vanves, donde trabajaba Arnaud, Louis comenzó a sorprender a sus allegados cuando aseguraba haber leído los artículos que se publicaban en los periódicos; afirmando incluso el haber escrito algunos de ellos. En la boda de su hermano, dijo no entender por qué se casaba otra vez, cuando ya lo había hecho exactamente del mismo modo el año anterior.

Louis era un oficial del ejército de 34 años que había servido en Tonkín (parte del actual Vietnam), de donde había regresado enfermo. Padecía lo que el psiquiatra definió como una “ilusión de déjà vu”, bajo la intención explícita de que en adelante se empleara esta denominación en lugar de otras como “paramnesia” o “falsa memoria”

Ingresó voluntariamente en Vanves. Y como era de suponer para él no era la primera vez que: “Reconocía sucesivamente todo lo que veía: el patio, la sala con el sofá y las cortinas, los jardines en todo su detalle; las personas que le daban la bienvenida hacían los mismos gestos y decían las mismas cosas, y él daba las mismas respuestas”, escribía Arnaud. “Decía que fue el año pasado a la misma hora cuando vino al Instituto y que, como el año pasado, quería marcharse”.

Viviendo en el pasado

En el texto traducido por la psicóloga Julie Bertrand y su equipo se describen algunas de las situaciones vividas por este tras servir en Tonkín y siendo mandado de vuelta a casa tras empezar a desarrollar una serie de síntomas. Louis confundía constantemente el pasado con el presente. Creía que estaba viviendo réplicas exactas de lo que había ocurrido meses o años atrás.

Después de haber empezado a sufrir fiebre intermitente probablemente producida por la malaria, apareció en Louis un agotamiento injustificado, insomnio y problemas digestivos, y amnesia retrógrada y anterógrada, por lo cual, a pesar de recordar la mayor parte de la información importante relacionada con su vida y su identidad, tenía dificultades a la hora de recordar lo que había ocurrido hacía tan solo unos minutos. Esto hacía que, muchas veces, fuese repitiendo la misma pregunta una y otra vez, aunque se la hubiesen respondido anteriormente.

Aunque al principio el Déjà Vu patológico de Louis solo estaba relacionado con la sensación de haber leído antes lo que se estaba leyendo, poco después se extendió a más ámbitos de su vida y se hizo más frecuente.

A medida que los síntomas iban empeorando y el Déjà Vu patológico iba extendiendo su influencia por todos los ámbitos de la vida de Louis, apareció también una tendencia hacia los pensamientos paranoicos y la manía persecutoria. Creía que sus padres le estaban suministrando droga para hacer que se olvidase de sus planes de casarse con la mujer que le gustaba y reaccionaba de manera violenta ante acciones normales y cotidianas.

Cuando Louis vio por primera vez a Arnaud, el paciente se comportó del modo en el que se comportan las personas que entran en un contacto inicial con una persona desconocida en una situación normal, para posteriormente, volverse la expresión de Louis mucho más amable y familiar, diciéndole a Arnaud:

“Ya le reconozco, doctor. Es usted quien me saludó hace un año en la misma época y en el mismo salón. Me hizo usted las mismas preguntas que me hace ahora, y yo le di las mismas respuestas. Lo hace muy bien a la hora de hacerse el sorprendido, pero ya puede parar.”

Aunque los síntomas que experimentó Louis están muy relacionados con el modo en el que se expresa el Déjà Vu clásico, Julie Bertrand propuso la explicación de que, de hecho, lo que le pasaba a este paciente no era Déjà Vu, por lo menos técnicamente. Se trataría más bien de un mecanismo inconsciente por el cual se rellenan los vacíos de memoria producidos por la amnesia.

Esto explicaría por qué Louis no era capaz de distinguir entre el pasado real y el pasado “artificial” creado por estas situaciones. Lo que él vivía era, más bien, una paramnesia reduplicativa, una ilusión en la que el sentido común se desvanece. Un ejemplo más de hasta qué punto los cambios en nuestro sistema nervioso nos pueden cambiar incluso en esas facultades mentales que damos por supuestas.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 26, 2016 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: