RSS

Exposición crítica en el registro e interpretación de los fenómenos de voz electrónica (EVP).

20 Ago

Por Bryan Williams

13895103_10153684199542466_1701266257854236615_n.jpg

¿A qué distancia está la brecha entre los vivos y los muertos? ¿Es posible que las voces de los que se han ido antes que nosotros de alguna manera pueden llenar este vacío y ser oídos de nuevo? Seguramente estas preguntas tienen importantes implicaciones para la cuestión de si hay vida después de la muerte, como un esfuerzo para comunicarse de manera significativa con los vivos y se preste como una consideración favorable a la idea de que alguna parte de la personalidad humana y/o conocimiento consciente es capaz de sobrevivir más allá la tumba en una existencia espiritual similar. Entre los métodos más utilizados para explorar esta posibilidad en la comunidad de entusiastas de lo paranormal es el método de fenómenos de voz electrónica (EVP). ¿Podrían los sonidos escuchados en estas grabaciones representar realmente las voces de los muertos, o son simplemente un “callejón sin salida?”. Para empezar a abordar esta cuestión, ofrezco aquí un breve trabajo sobre algunas situaciones relevantes para la grabación y la interpretación de EVP que personalmente pienso que los investigadores paranormales deben considerar en la recopilación y evaluación de sus propias muestras de EVP. En primer lugar, con el fin de proporcionar un poco de contexto para este artículo, hagamos un poco de historia sobre algunos estudios iniciales sobre la EVP  que podrían ser útiles.

Algunos notables trabajos en los inicios de la investigación EVP 

El interés en la exploración de EVP parece que se inició por lo menos en la primera parte del siglo 20. Cuando se le preguntó su opinión acerca de la posibilidad de comunicarse con los muertos a través de un dispositivo tecnológico, Thomas Edison dijo según se informa en una entrevista de 1920 que un dispositivo de este tipo permitiría: “… una mejor oportunidad de expresarse que las mesas basculantes, raps, tableros Ouija y  médiums, los métodos que ahora son el único medio de comunicación [con los espíritus] “. Sin embargo, a pesar de su apertura implícita a la exploración de la comunicación por estos medios, hay poca evidencia de que Edison desarrollara en realidad un dispositivo con el cual hacerlo.
Muy a menudo, los primeros intentos serios para explorar la EVP se atribuyen a la pionera carrera y esfuerzos de dos hombres: el pintor sueco Friedrich Jürgenson, y el letón Konstantin Raudive. Pero hay trabajos anteriores que a menudo se pasan por alto, y que preceden a la obra de Jürgenson y Raudive por al menos tres años.
En estos temas comenzaron en 1956, el investigador psíquico Raymond Bayless y psíquica Attila von Szalay que intentaron capturar EVP mediante la colocación de un grabador de cinta con un micrófono en el extremo ancho de una trompeta de metal (de modo que cualquier voz podría ser amplificada a medida que fluían a través del largo cuello de la trompeta). Se colocaba este aparato grabador de trompeta en un armario insonorizado, asegurándose que cerraba, luego simplemente se sentaban en silencio mientras el micrófono recogía los ecos a través de la trompeta. Ellos reproducían la cinta cada 15 minutos para ver si había sonidos anómalos, y durante mucho tiempo no obtuvieron nada. Sin embargo, algo notable fue capturado el 5 de diciembre, cuando consiguieron una voz distinta que habría dicho: “Este es G.” Esto fue seguido más tarde en otras sesiones con el aparente sonido de silbidos, susurros, y frases cortas, una de los cuales, supuestamente, dijo el nombre de la ciudad en la que vivió el hermano Bayless, cuando se preguntó en voz alta para obtener esta información.
Bayless y von Szalay se unieron con D. Scott Rogo a finales de 1960, cuando otro intento de grabar las voces con el aparato grabador de trompeta se hizo en el cuarto oscuro fotográfico de estudio de von Szalay. A pesar de las supuestas voces, eran según se informa mucho más débiles que las recogidas en la década de 1950, se las arreglaron para recoger lo que sonaba como saludos cortos. Aunque sólo se controlaron las condiciones, estos primeros resultados por Bayless, von Szalay y Rogo parecían indicar que había algo digno de estudio.

Parece que Jürgenson había tropezado inadvertidamente en las EVP en 1959 cuando iba a oir voces de vez en cuando en la distancia mientras escucha la radio, y cuando se los encontraría en las grabaciones que había hecho sobre las aves en su patio trasero. Continuó para recibir y registrar estas supuestas voces en la década de 1960, y los intentos para examinarlos bajo estrecha vigilancia fueron hechos por ciertos parapsicólogos como Hans Bender y el fallecido William Roll. Durante varias sesiones semi-controladas de grabación que se llevó a cabo con Roll y Jürgenson, las voces parecían entrometerse en las conversaciones que estaban teniendo, incluyendo una voz que habría dicho “berätta” (en sueco “decir”). Otras supuestas voces y sonidos extraños fueron capturados, pero debido a  problemas técnicos y la debilidad de las grabaciones, estas sesiones eran en su mayoría no son concluyentes.
Los esfuerzos de Jürgenson inspiraron más adelante a Raudive para iniciar sus propias exploraciones en EVP, que culminaron con la publicación de su conocido libro Breakthrough (1971). Los esfuerzos para recoger voces en escenarios de campo (tales como sitios que tienen fama de estar embrujados) fueron iniciados más tarde, en parte, por medio de Sarah Estep, que documentó muchas de las supuestas voces que grabó en su libro Voces de la Eternidad. La organización que fundó, la American Association-Electronic Voice Phenomena (ahora conocida como la Asociation Transcomunication) sigue siendo en gran parte el grupo más conocido por las personas interesadas en el estudio de ás EVP.
Los primeros esfuerzos de estos individuos, sin duda, han contribuido a influir en los métodos que son ampliamente empleados por los miembros de la comunidad paranormal, siendo el más común tal vez la grabación de muestras de EVP en los sitios supuestamente embrujadas y utilizando una fuente de ruido basado en ondas portadoras, como la radio o la televisión. Es aquí donde empezamos a tratar algunas de las cuestiones relativas a la grabación de EVP.

Problemas de grabación

Con el fin de estar seguros de que los sonidos grabados en las muestras de EVP son las voces de los muertos, tenemos que descartar factores comunes tanto como sea posible. Por desgracia, esto llega a ser muy problemático cuando se utilizan fuentes de ruido basados en ondas portadoras, porque no es posible descartar completamente la interferencia de la señal de la onda portadora con esas fuentes. Como técnico de sonido Joseph Banks ha señalado:

“… Señales de todo el espectro de radio tienen una tendencia a la deriva lejos de sus frecuencias de emisión originales y espontáneas a demodular en circuitos de amplificación, ya que todos los amplificadores de audio y etapas de ganancia en los circuitos de radio de banda ancha pueden funcionar como receptores de muy baja frecuencia (VLF). Los cables de micrófono suelen funcionar como antenas VLF, especialmente cuando se usan al aire libre y sin protección, y con los amplificadores están unidos a funcionar como radios VLF. Transmisiones de taxis, servicios de emergencia, AirBand, marítimos, militares y transmisiones comerciales de onda larga o media, canales de televisión, los experimentos de voz de radioaficionados, radio CB, micrófonos ocultos,
sistemas de conferencias, intercomunicadores para bebés/alarmas, y los teléfonos móviles comparten una tendencia a surgir en la misma banda de frecuencias VLF, produciendo con frecuencia desvío de las señales.”

Por eso, si nos fijamos en el lado o en el panel inferior de una TV, radio, teléfono, o una grabadora de voz ( en su embalaje o el manual del propietario) a menudo se encuentra una etiqueta de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que dice lo siguiente:

Este dispositivo cumple con punto nª 15 de las normas de la FCC (de EEUU). La operación está sujeta a las dos condiciones siguientes: (1) Este dispositivo no puede causar interferencias perjudiciales y (2) este dispositivo debe aceptar cualquier interferencia recibida, incluidas las interferencias que puedan provocar un funcionamiento no deseado.

En otras palabras, es importante reconocer que los dispositivos electrónicos como estos pueden ser susceptibles de recibir transmisiones de difusión débiles y callejeros de fuentes ordinarias que potencialmente pueden ser malinterpretadas como EVP.
La influencia potencialmente engañosa de esto fue ejemplificado en una grabación de llevada a cabo por Raudive. Como parte de su trabajo para evaluarla,  el investigador Jurgen Keil tenía ocho parlantes nativos de alemán que escucharon una grabación de muestra tomada durante la sesión de Raudive. Todos los oyentes estabande acuerdo en que había una voz en la cinta de habla alemán en un pasaje continuo, y que estaba hablando de una manera similar a un sermón religioso. Más tarde se descubrió que la cinta se había hecho el domingo de Pascua, y que no era muy improbable la posibilidad de que Raudive había recogido (y posteriormente mal interpretada como EVP) un sermón de Pascua que estaba siendo transmitido por la radio alemana.
Incluso si uno no usa una fuente de ruido basado en ondas portadoras, puede ser difícil tener mucha confianza de que las muestras de EVP recogidas en los sitios supuestamente encantados estén libres de interferencias corrientes, ya que a menudo no es posible controlar las condiciones ambientales que rodean el sitio. Espontáneamente se toman sonidos del tráfico distante, el viento, los animales, objetos o movimientos corporales y el habla humana, que puede ser bastante difícil de minimizar en estos entornos. Además, cualquier campo magnético de alta intensidad, bastantes presentes, en un lugar también podrían potencialmente influir en el dispositivo de grabación y crear interferencias EMF no deseadas que podría confundirse con EVP. Esto puede hacer que sea difícil para correlacionar fiablemente  las EMF con la ocurrencia de las EVP.

Problemas de interpretación con la EVP 

Tal vez aún más importante que la grabación son las cuestiones relativas a la interpretación de las muestras de EVP que uno colecciona. Por encima de todo, es crucial reconocer que este es un proceso muy subjetivo, que potencialmente puede ser influenciado (consciente o inconscientemente) por las propias creencias personales, las expectativas y los deseos. Además, también es importante tener en cuenta que la percepción sensorial humana no es infalible, y potencialmente puede llevar por mal camino a veces – esta es la razón de las ilusiones ópticas que se dan a menudo en los seres humanos.
Una de las formas en que la percepción humana puede ser falible es en su susceptibilidad a los efectos de pareidolia -el acto de percibir o imaginar lo que parecen ser patrones significativos (como las caras) en formas puramente aleatorias y ambiguas. Pareidolia es lo que nos lleva a ver formas en las nubes, el rostro de Jesús en un trozo de pan tostado, o un “hombre en la luna.” La imagen que se muestra en la Figura 1 ofrece un buen ejemplo ilustrativo.

13895103_10153684199542466_1701266257854236615_n.jpg

Figura 1. Un buen ejemplo ilustrativo de cómo nuestras percepciones pueden estar influenciadas por los efectos de la pareidolia: ¿ ves la cara?

Aunque la pareidolia se representa típicamente como un efecto visual, también hay un análogo auditivo de ella, y por lo general, entra en juego cada vez que tratamos de escuchar las palabras débiles en un ruido estático que impregna regularmente las grabaciones de EVP. Esto puede confundir la interpretación y con frecuencia hace que sea difícil de distinguir las voces de puro ruido.
Por ejemplo, en la discusión de las supuestas voces grabadas por Raudive, el bioquímico británico E. Lester Smith señaló que tiende a haber mucho espacio para permitir que la imaginación entre en el proceso de interpretación, de tal manera que con audiencias repetidas, se podría dar forma a casi cualquier sonido actual (ruido de fondo) en una palabra de cualquier idioma (y, de hecho, Raudive a menudo afirma que las voces que grabó hablaron con él en varios idiomas). Esto es muy similar a la del “efecto de transformación verbal” en psicología, donde el repetir la escucha de una palabra puede llevar a cambios en la forma en que se escucha, de tal manera que parece que comienza a sonar como una palabra nueva.
Por ejemplo, cuando un voluntario escuchó la palabra “tress” y se está reproduciendo una y otra vez durante tres minutos, el voluntario comenzó gradualmente a escuchar estas nuevas palabras: “stress, dress, Jewish, Joyce, floris, florist…”. El investigador David Ellis demostró  cómo esta forma de pareidolia auditiva puede afectar a la interpretación de EVP, tomó en dos pruebas un número de voluntarios para escuchar muestras de voces grabadas de Raudive y dar su impresión de lo que las voces decían. Sus impresiones fueron comparadas con la interpretación de Raudive sobre lo que se había dicho, con el fin de ver el número de aciertos.

Aquí está un ejemplo: Raudive había interpretado la voz en una de sus muestras  diciendo la frase: “…may dream, my dear yes!”. Cuando se les preguntó lo que pensaban que la voz dijo (sin que se le diera de antemano lo que debían escuchar), los voluntarios dijeron las siguientes impresiones de la misma muestra:

  • make beans my lovely
  • late sleep I’m serviette ong
  • lately mikye bien
  • late leave Mike shairries
  • let’s leave Michael here Kevin
  • nimst die Michael as yet
  • make me quite clear gemmell
  • methylene Mike is here

Es evidente que hay una serie de frases que la gente escuchó, algunos de ellos incluso acercándose a la interpretación original de Raudive.

Más recientemente, un segundo estudio realizado por Michael Nees y Charlotte Phillips en el Lafayette College de Pennsylvania habían encontrado un resultado similar en la forma de varios voluntarios interpretando una muestra de EVP. En este caso, la voz grabada en la muestra fue interpretada originalmente como diciendo “Talk”. Esto es lo que los voluntarios dijeron haber escuchado (de nuevo sin que se les comunicara) :

  • don’t
  • dot
  • go
  • golf
  • gone
  • john
  • yawn
  • yeah

Una vez más, hay una variedad de palabras que la gente escuchó pero que en realidad no coinciden con la interpretación original.
Estos resultados indican que, como la psicóloga auditiva Diana Deutsch ha observado, los sonidos que percibimos no siempre se corresponden con los que se presentan. Cuando se produce una falta de coincidencia tal, estamos experimentando una ilusión auditiva. Estas ilusiones muestran que el sistema auditivo no transmite fielmente la información de un sonido a medida que llega a los oídos y este altera y reorganiza esta información de varias maneras.
Para ilustrarlo aún más, Deutsch ha desarrollado sus propias grabaciones de ilusiones auditivas. En una de ellas, las palabras “High” y “Low” se registraron y alternativamente jugado en los oídos izquierdo y derecho a un ritmo tan rápido que, a pesar de que las palabras no eran reconocibles de forma individual, el patrón auditivo resultante todavía sonaba como una lengua patrón. Cuando Shawn Carlson (columnista de “The Amateur Scientist” en la revista Scientific American) experimentó este patrón por sí mismo, lo describió de la siguiente manera:

“Al cabo de unos segundos de escuchar esta extraña cacofonía, mi cerebro comenzó a imponer un orden de desplazamiento sobre el caos cuando empecé escuchar las palabras y frases distintas. Primero, “blank, blank, blank.”. Luego “time, time, time.” Then “no time,” “long pine” y “any time.” Yo estaba entonces sorprendido al escuchar la voz de un hombre que hablaba en el lado derecho solamente. Con un acento australiano este me dijo, “take me, take me, take me!

Curiosamente, este patrón se asemeja a la clase de sucesión rápida de sonidos que se oyen cuando se utiliza un denominado “cuadro de espíritu”, donde una gama de frecuencias de radio se chequean rápidamente con el fin de crear una fuente de ruido de bits de sonido al azar a través del cual la EVP es reclamada a manifestarse. Esto implica que las ilusiones auditivas pueden proporcionar un factor de confusión alternativa al tratar de interpretar los sonidos que se escuchan a través de una spirit-box como voces de los muertos. En este caso, los bits de sonido pueden ser secuencias aleatorias que, para nuestros oídos, simplemente suenan como el habla a través de este tipo de espejismo auditivo.
Otro factor de confusión en la interpretación de supuestas voces de los espíritus son los contextuales conocimientos previos que los investigadores ya tienen el caso a investigar, lo que puede crear y dar forma a las expectativas sobre los sonidos que esperan oír.
Tal vez esto se ilustre más claramente a través de un  ejemplo:

Digamos que hay un equipo de investigadores que tratan de recoger voces en una supuesta casa embrujada donde se ha dicho que hubo un asesinato en el pasado. Ahora, la afirmación de que la casa está embrujada puede inmediatamente tener inclinaciones o asociaciones a que cualquier extraño sonido en sus grabadoras se de como una EVP  que a otros factores ordinarios. Además, el conocimiento de que un asesinato ha tenido lugar en la casa puede dar una una mayor probabilidad de escuchar ciertas palabras (como “kill”, “shot”, “scream”, etc.) que serían consistentes con el concepto de “muder”. En otras palabras, el concepto de “murder” podrá ayudar a moldear sus mentes hacia la formación de las esperanzas y expectativas de escuchar ciertas palabras que encajan en este concepto y que pudieran alterar su percepción de los sonidos que son recogidos por sus grabadoras.

Esto también daría lugar a una forma de ilusión auditiva.

El reciente estudio de Nees y Phillips parece ofrecer evidencias preliminares que favorecen esta posibilidad. En ese estudio, a los voluntarios que se les dijo de antemano que el estudio fue sobre EVP y lo paranormal, habían mostrado una tendencia significativamente mayor a oír una voz entre los sonidos ruidosos de las grabaciones que los voluntarios que no se les dijo nada. Esta mayor tendencia sugiere que el mero pensamiento de que este estudio era sobre las EVP y lo paranormal había influido en gran medida en las expectativas de estos participantes, de tal manera, que estaban más inclinados hacia la interpretación de los sonidos ruidosos como voces. En otras palabras, la sugerencia de mencionar “paranormal” parece haber alterado directamente sus expectativas sobre lo que iban a oír y posteriormente influyeron en su percepción de los sonidos.
La implicación de esto es que cuando a las personas se les dice un cierto clip de sonido en una muestra de EVP, pueden correr el riesgo de percibirlo mal (y posteriormente malinterpretar) el clip como EVP, a pesar de que en realidad puede ser sólo ruido puramente aleatorio. Este sería un caso de interpretación de un sonido como voces cuando en realidad no lo es. Lo mismo puede suceder cuando a alguien se le dice de antemano lo que la supuesta voz en la muestra  está diciendo.

Las cuestiones de Verificación

Tal vez el problema más importante asociado con el fenómeno electrónico de voces es la verificación. Podría decirse que una de las formas más convincentes para probar una auténtica EVP y si son voces lo que hay en las muestras sería que estas aportasen  información detallada que pudiera ser verificado de forma independiente a través de documentación. Sin embargo, aunque muchas muestras de voces son sonidos intrigantes , prácticamente ninguno de ellos parece transmitir información de este tipo.
Un examen sobre la verificación fue el objetivo de un estudio realizado por el psicólogo Imants Barušs del King’s College en la University of Western Ontario. Siguiendo un procedimiento realizado cuidadosamente, Barušs tenía dos ayudantes registrando el ruido estático que se emitía por dos radios fijados en ángulos rectos entre sí. Para minimizar la intrusión de ruido externo, las grabaciones se realizaron en un ambiente de laboratorio con las puertas y ventanas cerradas. Aunque un puñado de sonidos interesantes se registraron (incluyendo sonidos débiles similares a voces, silbatos y lo que parecía el sonido de un un beso), ninguno de ellos había proporcionado información alguna para ser verificable. La falta general de información verificable también se observó en los archivos de sonido grabados durante un estudio más amplio que Barušs llevó a cabo varios años después. Además, los intentos preliminares para verificar que los sonidos escuchados en las muestras de EVP son realmente voces, a través del uso de software de reconocimiento de patrones del habla, han sido poco concluyentes.

Conclusión

Para algunos lectores, las cuestiones planteadas en este artículo puede parecer demasiado crítico.
Sin embargo, aunque mi propósito la base de estas cuestiones no es necesariamente el argumentar en contra de la EVP (pues soy neutral sobre el asunto y sigo estando abierto a su examen y posible existencia), creo que es importante que los investigadores sean conscientes del examen de sus propias muestras de voces. Haciendo caso que una evidencia sostenible en las EVP no es una cosa fácil de lograr, y estas cuestiones anteriores ilustran las razones. Con el fin de estar más seguro de que las muestras reflejan las voces de los muertos tenemos que tomar tantos factores en cuenta como sea posible. En muchos casos, los problemas analizados aquí parecen estar demasiado a menudo pasados por alto y
no se están tomando medidas para hacer frente a ellos en ciertos círculos de investigación. por ejemplo, investigadora portuguesa Anabela Cardoso y sus asociados han hecho estado haciendo esfuerzos para minimizar los ruidos extraños mediante la realización de sesiones de EVP en estudios de grabación profesionales, que tienden a tener un alto nivel de insonorización. Mientras que las condiciones no sean verdaderamente ideales para el control de otros factores durante las sesiones, su método constituye un paso en la dirección correcta.
Por ahora, al tratar de interpretar las  muestras se recomienda que los investigadores no se apresuren a juzgar por sus muestras de voces y que hay que tener en cuenta las limitaciones de la recogida de EVP en lugares supuestamente embrujados – no sólo por la forma de no ser capaces de controlar totalmente las condiciones del entorno, sino también por la forma en que los investigadores, sus propios conocimientos, pensamientos, expectativas y deseos puedan (sin saberlo) incidir en su aproximación a la interpretación  de las muestras que se recogen. Es mejor errar por el lado de la precaución que engañarse para aceptar algo que no necesariamente existe. Sin embargo, todavía tenemos que ver de qué lado de la moneda (existe no existe) las EVP pueden estar abiertas.

 

Fuente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 20, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: