RSS

Influencia de los factores psicológicos en la producción de fenómenos mágicos. El cuerpo humano como una herramienta para la función mental.

30 Abr

Por Ludwig Staudenmaie

En el caso de una alucinación óptica, todo el sistema nervioso óptico y otros complejos nerviosos portan energía. Cualquier persona que quiera ver el color “rojo” desde la imaginación con una claridad realista  debe conducir la retina, y permitir que esta enfoque de adentro hacia afuera (desde el cerebro hacia abajo) por que la imaginación actúa exactamente en la misma manera que la visión real (percepción). En consecuencia, ciertos nervios motores periféricos y los músculos actúan cuando uno es capaz de una acción cinestésica o alucinatoria, es decir, actuando o imaginando.
El resultado del cielo realista, sublime y religioso, no se dislumbra sólo por el sistema óptico, etc., sino también y específicamente por los sentimientos religiosos y por la región periférica que participa en la parte superior craneal. Para aumentar sus sentimientos “celestiales”, los antiguos yoguis de la India de acuerdo con la enseñanza del yoga, acurrucándose y permaneciendo estables en la misma posición el tiempo más grande posible, en una posición agotadora, la energía muscular del cuerpo se dirige junto con los sentimientos específicos de placer/dolor hasta su nivel más elevado. En la literatura mística hay un sin número de detalles del éxtasis religioso, sintiendo en ellos la presencia de la deidad.

Uno no debe sin embargo, interpretar como que la religión, los sentimientos religiosos y lo divino son en todos los casos algo puramente subjetivo,  porque de lo contrario, se me podría reprochar con los mismos derechos sobre lo que también considero en el mundo exterior como algo simplemente utilizado por los dispositivos periféricos de nuestro cuerpo. La situación en una alucinación realista es obviamente grande porque  está al mismo tiempo en todas las áreas del cerebro, incluyendo los centros subordinados y periféricos. Sin embargo, en una exaltación una parte extrema de la memoria y la imaginación, a través del propio proceso, se favorecen al saber que participan los complejos nerviosos y el entusiasmo para ir a la periferia y los centros más subordinados, estando dibujados en ella los más vívidos y claros síntomas, la memoria y la imaginación, y aunque una parte de las percepciones del mundo exterior son siempre complicadas en sí, sólo el mundo real actúa en primer lugar en nuestros órganos periféricos -ver, oír, sentir, etc.

El asiento de la memoria alucinatoria y la imaginación existe en todo el cuerpo, no sólo en la corteza cerebral. Sobre todo los detalles más concretos se mantienen principalmente en las áreas nervioso periféricas, y para elevarlas  deben ponerse en contacto con el yo consciente, directa o por medio de los correspondientes centros superiores del subconsciente de estas áreas nerviosas. La memoria  y la imaginación alucinatoria pueden compararse desde este punto de vista como con una gran biblioteca, donde el bibliotecario (el yo consciente) sólo tiene un libro, pero este es un resumen disponible de todo,  sobre todo tipo preguntas y por ello se debe llamar a investigar al individuo y su libro.

El yo consciente y en general los centros cerebrales también pueden almacenar directamente una cierta cantidad de conocimiento detallado de sus propias células ganglionares, en especial “con tendencia centralizada” en las personas afectadas, por lo tanto, yo no niego ese supuesto.
Esto también debe ocurrir con otros órganos, por ejemplo, el corazón, que hace trabajar las funciones principalmente fisiológicas. Hasta ahora se equivocan mucho cuando a este se le observa desde un punto de vista puramente mecánico-materialista, como una sistema de bombeo para la distribución de la sangre en el cuerpo, anulando un significado psicológico importante sobre sus nervios o cualquier parte de si mismo. El sistema vascular en general no se considera respecto a diferentes emociones y sentimientos. Por supuesto, el ser humano normal y sano debe ser capaz de controlar sus emociones y de ese modo el corazón no se ve afectado por ello. Pero ciertamente! También hay que ser capaz de controlar el nervio óptico en el estado normal como a medida  que la excitación es ascendente, pues cuando no es la misma en la retina se puede llegar a producir alucinaciones visuales. Las alucinaciones ópticas se encuentran en relaciones muy estrechas con los ojos, y se dan como de constante influencia, por esa razón, deben ser los sentimientos aplicados en una relación estrecha con el corazón y el sistema vascular, debido a que el final de sus nervios periféricos se encuentran allí mismo.

Fuera de lo normal, pues también se dan estados mentales anormales para los cuales las leyes y las normas ordinarias ya no son suficientes, a menudo los órganos periféricos juegan un papel importante. En mi estómago existe una fuente sensible – con el sistema intestinal puedo precisar el tiempo. Y creo que, por tanto, también de forma análoga y bajo mi punto de vista, el corazón es en cierto sentido un “órgano mental” (aunque de ninguna manera el único en el cuerpo).
Para el resto, es según las diferentes personas pues se comportan de forma en este sentido de manera muy desigual. Algunos pueden estar llamados francamente predispuestos de forma periférica, al menos para una sola área, ya que con él allí mismo se funde fácilmente la emoción desde el cerebro a los órganos periféricos asociados, ya que en sus “inhibiciones”, aunque sean pequeñas, están presentes. En un enfoque, por ejemplo, sobre las imágenes visuales desde el carácter de la óptica, afectará esta ligeramente de forma exagerada en gran medida, si es de amor- “efusiva”, odio-“mortal”, rabia -“de loco”, venganza -“diabólica” etc.. Todo lo correspondiente afecta de forma asociada en un resultado dramático y realista, incluso si el objetivo del amor, el odio etc..no está presente.
Los centros cerebrales superiores correspondientes, a través de esa norma, también pueden ser de influencia en la intensidad y la claridad de una idea o una emoción, que será por tanto, dada por supuesta y no negada.
Sin lugar a dudas, no sólo hay fisiológica, sino también psicología (modo mental) y cinética mágica, incluso en los nervios periféricos y órganos del corazón, y estos pueden entrar en conflicto con la fisiológica, ya que con una agitación mental más fuerte, el corazón se ve obligado a trabajar de manera diferente de lo que corresponde a las operaciones fisiológicas normales.
sabemos que, la corriente psiquiátrica nerviosa y funcional, como la neurastenia, histeria, melancolía, manía, aunque sean muy comunes siguen siendo casi irradicables. Comparando tales fenómenos y enfermedades que existen en el pensamiento anormal como: las ideas, sensaciones y acciones anormales en las ilusiones y alucinaciones de diversa índole, se deduce que en principio no difieren en la naturaleza de la misma de los fenómenos mágicos. Desde una magia científica pienso, que el mago debe ser capaz y tener la habilidad para producir y disponer de esa fuerza, y por tanto, son fenómenos patológicos.
En muchos casos una magia involuntaria del inconsciente da como resultado la abrumadora influencia de algunos centros.

He aquí un ejemplo:

Cuando entro en pensamientos profundos mi cabeza produce una congestión cerebral, entonces los centros individuales de mi mente subconsciente inician una actividad mental vívida, y crean fenómenos  en forma de ilusiones y alucinaciones que crecen en intensidad con el aumento de la causa para eventualmente conducirlos a fenómenos forzados. Para agravar la situación en este caso, incluso si un número de centros psíquicos del subconsciente están en el mismo sentido y se obligan sus ideas y su voluntad se impone a una conciencia superior. La causa de la división mental y trastorno es puramente central. Además, el trastorno es simplemente funcional, el cual también desaparece inmediatamente (debido a los cambios patológicos de la sustancia cerebral) con eliminación de la causa en general.

La perturbación física se reduce en la gente común en el estado de vigilia a consecuencia del predominio de las impresiones del mundo exterior, pues no hay reacciones mentales notables durante el sueño. Sabemos en este sentido hace mucho tiempo que en los sueños, el trabajo intelectual y centros individuales son más alucinantes según dura el sueño. Pongamos un ejemplo, antes de dormir si tenemos una comida pesada eso hace trabajar demasiado el estómago, las zonas periféricas del cuerpo de manera individual están en desventaja debido a la posición del cuerpo, ese mismo detalle, relacionado con los centros psíquicos de la corteza cerebral nos darían el no poder descansar mientras otros con exceso de conciencia no resultarían seriamente amenazados. Como ya se dijo en repetidas ocasiones, se producen estados de mucha actividad enérgica del subconsciente conmigo, especialmente en el tracto gastro-intestinal, comenzando en los estados de vigilia. Puedo observar el comportamiento del subconsciente en tales casos exactamente de principio a fin y realizar su estudio. En general, puedo fácilmente eliminar la perturbación y la relación con ella en los fenómenos psíquicos. Sin embargo, con el trastorno es más difícil tener éxito. Por tanto, comprendo cuando en casos extremos, en un paciente, el subconsciente está patológicamente excitado más o menos con sus efectos (es decir, sus voces interiores, alucinaciones y las unidades motoras) y las impresiones del mundo exterior, ya que los centros del subconsciente confunden entre la realidad y la imaginación, y el pensamiento es incompatible con el mundo exterior y real y actúa.
En mi opinión, hay un gran número de nervios periféricos y causales. La causa y el asiento de la enfermedad es difícil para muchos. Además, los médicos ponen frecuentemente tales perturbaciones distanciadas del bienestar espiritual de muchas personas, y no consideran suficientemente que están especialmente ligadas en los casos con lamentable predisposición, teniendo de ese modo los peores efectos psicológicos y los trastornos nerviosos y mentales muy característicos que conducen a las alucinaciones, acciones, etc ..

Fuente: Die MAGIE als experimentelle Naturwissenschaft (1922)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 30, 2016 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: