RSS

Sylvia Plath- Tarot, ouija y poemas.

20 Feb

plath1500.jpg

“La fama vendrá. Especialmente para ti. La fama no se puede evitar. Y cuando viene pagarás por ella con tu felicidad, con tu marido, y con tu vida”.                

                                                                                                               Ouija – Sylvia Plath

Nació en Boston, Massachusetts en 1932 y fue una alumna realmente brillante (por lo cual se le adelantó un curso en el colegio). Con ocho años ya escribía poemas, llegando a publicar a esa edad en un diario de Boston, en su suplemento infantil. Ese mismo año fallecería su padre.

Aunque le iba bien en el colegio y ganaba todos los premios literarios a los que se presentaba, la sombra de la muerte de su padre le acompañaría toda la vida. Leía y escribía con la pasión y certeza de una elegida. Siendo adolescente logró publicar varios cuentos en revistas nacionales. Ingresaría tiempo después -con una beca completa- en uno de los mejores colleges de mujeres de los Estados Unidos, el Smith College (el Smith tenía un nivel académico comparable con Harvard o Princeton) y estudió literatura.

Tras su tercer año le aceptaron en un programa de un mes como periodista en la revista Mademoiselle de Nueva York, oferta que declinó pues en Julio de ese mismo año (1950) quería volver a Boston y hacer un taller de ficción en Harvard. Lamentablemente su proyecto fue rechazado y Plath se lo tomó como un fracaso personal viéndose en ese momento su fragilidad mental.

Ese verano en la casa de su madre (en Wellesley) hizo un intento de suicidio. Una mañana consiguió un frasco de píldoras para dormir que su madre guardaba bajo llave y se fue al sótano de la casa. Allí encontró un pequeño espacio entre pisos, se introdujo allí a modo de catacumba (cerrando el acceso con unas piedras) e ingirió todas las pastillas. Pasó tres días sin que nadie la encontrara y fue noticia su desaparición en los principales noticiarios de Boston. Sería descubierta -por casualidad- por su abuela cuando bajó al sótano a hacer la colada.

Plath fue sometida a unos tratamientos de electroshock que, más que mejorarla, le aumentaron exponencialmente su angustia, acabando en un psiquiátrico de la universidad de Harvard llamado McClean (curiosamente allí estuvieron internos eminentes escritores como el poeta Robert Lowell y el novelista David Foster Wallace). Tras un año complicado y llevaba por el orgullo y la ambición, además del gran apoyo de sus mentores del Smith, logró superarlo. Acabó sus estudios universitarios un año tarde con los más altos honores y  ganó una prestigiosa beca para estudiar literatura en Cambridge, en Inglaterra.

Estando en Inglaterra le presentan a Ted Hughes en una fiesta. Ted era un hombre alto y misterioso (con afinidades ocultistas) que, aún teniendo 25 años, era un poeta excepcional. Plath dijo que él era: “un cantante, un cuentista, un león y un trotamundos” (a singer, story-teller, lion and world-wanderer). Ambos acabarían casándose en 1956.

Parece más que probable que Sylvia Plath practicaba una versión del Tarot, y sería su abuela, Aurelia Greenwood Schober, quien le enseñara a manejar el popular juego de cartas austríaco Tarok. Las veintidós tarjetas conocidas como ‘Arcanos Mayores’ se utilizan en este juego mediante triunfos, sin tener una significación en sus imágenes o símbolos. Se conoce que Plath disponía de su propia baraja de Tarot, aunque no sabe cual en particular. También poseía una copia del libro The Painted Caravan: A Penetration into the Secrets of Tarot Cards escrito por Basil Ivan Rákóczi (publicado en 1954).

0aac598dd6853104e51df4ed0ac74122.jpg

Un reflejo patente de su afinidad por el Tarot queda en su obra “Ariel”, en esta sus 22 poemas corresponden directamente a los arcanos mayores:

“Morning Song” – El Loco
“The Couriers” – El Mago
“The Rabbit Catcher” – El Papa
“Thalidomide” – La Emperatriz
“The Applicant” – El Emperador
“Barren Woman” – El Sacerdote
“Lady Lazarus” – La Templanza
“Tulips” – El Carro
“A Secret” – La Justicia
“The Jailor” – El Ermitaño
“Cut” – La Rueda de la Fortuna
“Elm” – La Fuerza
“The Night Dances” – El Colgado
“The Detective” – La Muerte
“Ariel” – La Templanza
“Death & Co.” – El Diablo
“Magi” – La Torre
“Lesbos” – La Estrella
“The Other” – La Luna
“Stopped Dead” – El Sol
“Poppies In October” – La Justicia
“The Courage of Shutting-Up” – El Mundo

En una entrada en su diario del 9 de febrero de 1958  deja escrito que mientras practicaba el Tarot: se contemplaba a sí misma trabajando en “trances místicos y clarividentes para conocer Beacon Hill, Boston, y conseguir sus imágenes en palabras”. Hughes, a su vez, tenía la firme convicción sobre  las capacidades clarividentes de su esposa (que él llamó: su “bola de cristal interna” ) y que esas facultades  las tenía mucho antes de que ella las anotara en su diario.

Además del Tarot, Sylvia junto a Ted utilizaban la ouija y otras herramientas de adivinación para ayudar fomentar su creatividad.

Con una “copa de brandy boja abajo” y una tabla de ouija hecha a mano realizaban sesiones en busca de inspiración.
En una nota que acompaña al poema “Ouija”, Hughes describe cómo ella “de vez en cuando se divertía, con una o dos personas, mediante la celebración de sesiones por medio de un vaso vuelto, en las que guiadas por su dedo se señalaban las letras dispuestas en una tabla lisa, y cuestionaba a los “espíritus”.

El nombre de su espíritu guía habitual era Pan. Él le explicaba de todo, desde los poemas preferidos de cada uno de ellos “Pike”, en el caso de Hughes, y “Mussel-Hunter” en el de Plath (el espíritu admitió: “Me gusta el pescado”), hasta que la pareja debía nombrar a sus hijos o lo que la prensa iba a publicar sobre el próximo libro de Plath .

Sylvia anotó en su diario el 4 de julio 1958:

“Incluso si nuestro propio subconsciente lo crea (pues dice cuando se le pregunta, que es “como nosotros”), fue más divertido que una película”. 

Muchos poemas se inspiraron bajo  este proceso, los dos más notables de Plath son “Ouija” y “Dialogue over a Ouija Board”. Esta última es una conversación entre una pareja, Sibyl y Leroy, y la naturaleza de la canalización en sí.
Termina el texto el siguiente verso concluyente:

“Cuando las luces se apagan
Pueden dos personas reales respirar en un ambiente real”.

Plath escribe en su obra “The Colossus” (curiosamente, Pan, el propio “dios familiar”, era llamado “Kolossus”):

“Tal vez usted se considere un oráculo,
Portavoz de los muertos, o de algún dios o de otro tipo”.

De cualquier manera, para Plath, la canalización era un medio para entrar en contacto si misma.

El declive de Sylvia vino a modo familiar, Hughes que tenía fama de mujeriego, se fue con otra mujer llamada Assia Wevill. Plath, devastada, enrabiada y sola con sus dos hijos continuó para delante con su vida. Antes de la separación habían alquilado un apartamento en el edificio donde había vivido en gran poeta Irlandés, William Butler Yeats (vinculado a la Golden Dawn). Allí pasó sus últimos meses escribiendo versos que la pondrían entre los mejores poetas estadounidenses del siglo XX.

Sylvia Plath se suicidó el 11 de Febrero de 1963.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 20, 2016 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: