RSS

Las fobias y los recuerdos pueden ser memorias heredadas en el ADN.

03 Nov


Los recuerdos se pueden pasar de generación en generación en el ADN en un proceso que puede ser la causa subyacente de las fobias.

Según una nueva investigación para explicar cómo las fobias pueden desarrollarse, los recuerdos se pueden pasar a las generaciones posteriores a través de los interruptores genéticos, permitiendo así, que la descendencia herede experiencias vividas por sus antepasados. Los científicos han asumido durante mucho tiempo que, los recuerdos y experiencias aprendidas o acumuladas durante toda la vida son transmitidas mediante la enseñanza a las generaciones posteriores a través de la experiencia personal. Sin embargo, una nueva investigación ha demostrado que es posible que alguna información pueda ser heredada biológicamente a través de cambios químicos que ocurren en el ADN.
Investigadores de la Emory University School of Medicine, en Atlanta, encontraron que los ratones pueden transmitir información aprendida en experiencias traumáticas o estresantes -en este caso un miedo al olor de la flor de cerezo- a las generaciones posteriores.
Los resultados pueden ayudar a explicar porqué las personas sufren de fobias aparentemente irracionales -basándose en las experiencias heredadas de sus antepasados. Así por ejemplo, que el miedo a las arañas de hecho puede ser un mecanismo de defensa heredado y establecido en los génes por un aterrador encuentro de algún antepasado ​​con un arácnido.

El Dr. Brian Dias, del departamento de psiquiatría de la Universidad de Emory, sobre esto dijo:

“Hemos comenzado a explorar una influencia poco apreciada en el comportamiento de los adultos -la experiencia ancestral antes de la concepción- y desde una perspectiva traslacional, nuestros resultados nos permiten apreciar cómo las experiencias del padre o madre -incluso anteriores a concebir la descendencia- influyen notablemente en la estructura y funciones en el sistema nervioso de las generaciones posteriores. Este fenómeno puede contribuir a la etiología y el potencial de transmisión intergeneracional de riesgo para los trastornos neuropsiquiátricos, tales como: fobias, la ansiedad y el trastorno de estrés post-traumático.”

En el estudio, que se publicó en la revista Nature Neuroscience, los investigadores entrenaron ratones para temer el olor de la flor de cerezo utilizando impulsos eléctricos. La primera generación de los roedores mostraron respuestas de miedo al olor de esta flor de en comparación con un olor neutro. La siguiente, también mostró el mismo comportamiento. Este efecto continuó incluso si los ratones habían sido engendrados por inseminación artificial.
Los investigadores encontraron que en los cerebros de los ratones entrenados y sen los de sus hijos se mostraban cambios estructurales en las áreas utilizadas para el olfato. El ADN de los animales también llevó a cambios químicos, conocidos como metilación epigenética, en el gen responsable de detectar el olor. Esto sugiere que las experiencias son transferidas de alguna manera desde el cerebro en el genoma, permitiendo así pasar a las generaciones posteriores.

Los investigadores esperan llevar a cabo más experimentos para entender cómo llega la información que se ha almacenado en el ADN y explorar si efectos similares se pueden ver en los genes de los seres humanos.

El profesor Marcus Pembrey, genetista pediátrico en el University College de Londres, dijo que el trabajo proporciona una “evidencia convincente” para la transmisión biológica de la memoria. Y agregó:

“Esto constituye una dirección al temor que es de gran importancia para las fobias, la ansiedad y los trastornos de estrés post-traumático, más el controvertido tema de la transmisión de la “memoria” sobre experiencias ancestrales de generación en generación. Ya es hora de que los investigadores de la salud tomaran en serio las respuestas transgeneracionales humanas. Sospecho que no vamos a entender el aumento de los trastornos neuropsiquiátricos o la obesidad, la diabetes y los trastornos metabólicos en general, sin tener un enfoque multigeneracional.”

El profesor Wolf Reik, jefe de la epigenética en el Instituto Babraham en Cambridge, dijo sin embargo, que se necesitan más trabajos antes de que estos resultados pudieran aplicarse a los seres humanos. Citando:

“Este tipo de resultados son alentadores ya que sugieren que existe la herencia transgeneracional y está mediada por la epigenética, pero se necesitan estudios mecanicistas más cuidadosos que los modelos con animales antes de extrapolar estos resultados a los seres humanos.”

Otro estudio en ratones ha demostrado que su capacidad para recordar es debida por la presencia de factores del sistema inmune en la leche materna. El Dr. Miklos Toth, del Weill Cornell Medical College, encontró que las quimiocinas de la leche materna provocaron cambios en los cerebros de sus hijos, afectando a su memoria en la vejez.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 3, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: