RSS

Percepción Inconsciente de Emociones Futuras: Un Experimento sobre el Presentimiento .

25 Oct

Por Dean I. Radin.

“La libertad se extiende sólo hasta los límites de nuestra conciencia “ 
    – Carl Jung –

Si la conciencia es un epifenómeno del cerebro físico (Grush & Churchland,1995), o, como lo expresa Francis Crick (1994), “nada más que un paquete de neuronas”, entonces cabe presumir que todos los aspectos de la conciencia están inextricablemente unidos al presente físico, sensorial, entremezclados con borrosos recuerdos del pasado. Al refutar el concepto de la conciencia como un mero epifenómeno, Beloff (1994) plantea: “Si es el caso que una mente puede, en ocasiones, extraer informaciones de un objeto distinto de su propio cerebro… sería vano dudar de que una mente pueda interactuar con su propio cerebro en el curso ordinario de la vida. [Esto] es precisamente lo que afirma el interaccionismo o dualismo radical y el epifenomenalismo niega.”

Si en efecto la mente extrae informaciones no afectadas por las limitaciones físicas conocidas, esto no hace sino endurecer aún más el llamado “arduo” problema de la conciencia. El misterio ya no se limitaría a “la cuestión de cómo los procesos físicos del cerebro dan origen a la experiencia subjetiva”, según plantea Chalmers (1995) el problema, sino que se le agregaría el interrogante de cómo aparece la información en el cerebro físico cuando su origen está fuera del alcance de los sentidos físicos. Consideremos ahora una extensión del interrogante de Beloff, y preguntemos si la mente puede también extraer información sobre eventos futuros, sugiriendo una suerte de aspecto “transtemporal” de la conciencia. Ese modo de adquirir información sería una forma de percepción llamada precognición, una predicción de hechos futuros no basada en inferencias Para explorar la posibilidad de que la mente pueda tener acceso a su futuro estado cerebral se realizó una serie de experimentos. En particular se estudiaron respuestas fisiológicas inconscientes a hechos futuros. En sentido estricto, tales respuestas serían un subconjunto de la precognición llamado “presentimiento”, una vaga sensación de que algo está por suceder sin tener conscientemente conciencia de un suceso en particular. Se emplearon mediciones fisiológicas inconscientes, principalmente porque la literatura experimental sobre el particular sugiere que la percepción precognitiva, como la mayoría de las informaciones sensoriales, muy raramente alcanza el nivel del conocimiento consciente (Schmeidler, 1988).

Respuestas fisiológicas

El efecto utilizado en este estudio para detectar la conciencia transtemporal es un reflejo psicofísico bien conocido, llamado reflejo condicionado (RC), descripto por primera vez por Pavlov en la década de 1920. El RC está asociado a un aumento de la capacidad de un organismo para analizar el contenido y significado de estímulos novedosos o inesperados. Se caracteriza por una serie de cambios fisiológicos simultáneos, incluyendo dilatación de la pupila, bloqueo electroencefalográfico, aumento de la actividad electrodérmica fásica, patrón de aceleración y desaceleración de la frecuencia cardiaca, y vasoconstricción en el dedo (Andreassi, 1989, Bouscein, 1992).

Es relativamente sencillo producir un reflejo condicionado en un experimento presentando al participante un estímulo emocionalmente provocativo. En este experimento se usaron imágenes, si bien pueden también ser efectivos los sonidos, palabras con significado, electroshocks y estímulos táctiles súbitos. Debido a que el nivel general de excitación de un organismo se ve afectado por tales estímulos de manera acumulativa, la fuerza de un reflejo condicionado tiende a disminuir después de 3 a 5 presentaciones consecutivas. Para evitar tal creación de hábito, en este estudio los estímulos novedosos o “extremos” utilizados para producir reflejos condicionados se intercalaron con un gran número de estímulos de control o “calmos”.

Investigaciones anteriores

El uso de mediciones fisiológicas en la investigación de psi se remonta a por lo menos 40 años atrás (p. ej.: Otani, 1955), pero adquirió popularidad en la década del 60 (p.ej: Beloff, 1974; Morris, 1977; Schouten, 1976). La literatura revela dos tipos generales de experimentos psi con factores fisiológicos: la investigación de correlatos fisiológicos de la percepción psi consciente y la utilización de mediciones fisiológicas como detectores inconscientes de psi. La mayoría de los estudios anteriores emplearon mediciones fisológicas en un paradigma agente-receptor para examinar el sistema nervioso central o autónomo de un receptor mientras un agente a distancia trataba de enviarle informaciones significativas de carácter emotivo u otro (Delanoy, 1989; Delanoy y Sah (1994). Tart (1963), por ejemplo, midió la actividad electrodérmica, volumen sanguíneo, frecuencia cardíaca e informes verbales en un estudio agente-receptor donde él, como agente, recibía choques eléctricos aleatorios, para ver si los receptores los detectaban. Tart informó que la fisiología de los receptores reaccionaba significativamente a los choques a distancia, pero no hubo evidencias de que ellos conscientemente tomaran conciencia de tales hechos.

Posteriormente, Dean (1966), Barry (1967), y Haraldsson (I 972), todos ellos de manera independiente, hallaron cambios significativos en el volumen sanguíneo cuando un agente emitía pensamientos emocionales hacia un receptor, situado a veces a miles de kilómetros de distancia. Duane y Behrendt (1965) estudiaron electroencefalogramas correlacionados entre gemelos idénticos, y Grinberg-Zylberbaum et a1 (1992), Targ y Puthoff (1974) y May, Targ y Puthoff (1979) estudiaron EEG relacionados con eventos potenciales entre pares de participantes. Más recientemente, Warren, McDonough y Don (1992) eventos relacionados con cambios de potenciales cerebrales en participantes que se hallaban desarrollando tareas de percepción psi.

El mayor corpus individual de experimentos psi con uso de mediciones fisiológicas es el presentado por William Braud y colegas (p.ej., Braud, 1981; Braud & Schlitz, 1989, 1991). La serie de experimentos altamente exitosos de Braud, como la mayoría de los estudios sobre la psicofisiología de psi, se han concentrado generalmente en agentes que intentan influir en las respuestas del sistema nervioso central o autónomo de personas que se hallan a gran distancia. En general, esos estudios dan sustento a la idea de que las personas pueden responder inconscientemente a informaciones que están fuera del alcance de los sentidos normales.

La presente investigación

El experimento presente se diferencia de la mayoría de los anteriores estudios fisiológicos en que examina la actividad psi de una persona en un mismo lugar en distintos lapsos, mientras que en el diseño más común se estudia la actividad psi entre dos personas en distintos lugares al mismo lapso. Si psi es el equivalente del espaciotiempo, como lo sugiere la mayoría de los datos empíricos y anecdóticos, entonces esas dos formas de experimentos deberían ser equivalentes.

Además, calculábamos que sería más eficiente el diseño de lapsos separados que el de espacios separados porque puede ser más fácil para una persona detectar o que le “resuene” su propio pensamiento futuro que el pensamiento de otra persona. Además, la presente técnica ofrece una ventaja práctica significativa con respecto a los estudios acerca de la influencia mental a distancia sobre la fisiología humana, pues no requiere disponer en el laboratorio de habitaciones blindadas ni métodos de seguridad para evitar filtraciones de indicios sensoriales de una persona a la otra. Aquí los indicios sensoriales son imposibles porque es el tiempo el que “blinda” el objetivo.

El método experimental básico

En una serie de cuatro experimentos, los participantes se sentaban en cómodas sillas reclinables frente a un monitor de computadora en colores, a una distancia aproximada de 60 centímetros. En las yemas de los dedos índice y mayor de la mano izquierda se aplicaron electrodos para registrar la actividad electrodérmica (AED). En la yema del dedo anular de la mano izquierda se aplicó un fotopletismógrafo para registrar la frecuencia cardíaca (FC) y el volumen del pulso de la sangre (VPS) Las señales de esos electrodos eran monitoreadas por un sistema de adquisición de datos fisiológicos controlado por computadora y eléctricamente aislado (J & J Engineering, Modelo 1-330).

Después de haber colocado todos los electrodos, la participante dejaba que su mano izquierda provista de cables descansara cómodamente en su regazo. En la derecha sostenía el mouse de una computadora, con el dedo índice apoyado en el botón izquierdo. Cuando estaba lista para empezar, presionaba el botón del mouse y se preparaba para mirar la figura que aparecería en el monitor de la computadora que tenía frente a sí. Al apretar el botón la computadora escogía al azar una foto objetivo, había una demora de 5 segundos durante la cual la pantalla permanecía en blanco y luego se mostraba la figura seleccionada durante 3 segundos (como lo muestra la Figura 1).

A continuación, la pantalla quedaba en blanco por 5 segundos y luego venía un período de descanso de 5 segundos. Después del período de descanso, un mensaje indicaba que cuando la participante estuviera lista para comenzar el ensayo siguiente podía apretar de nuevo el botón (en la práctica, los participantes dejaban pasar desde menos de un segundo hasta más de 30 segundos entre ensayos). Las tres respuestas fisiológicas eran monitoreadas continuamente durante los 13 segundos que duraba el lapso de registración. La participante visualizó 41 figuras en una sola sesión, una figura por vez. El primer ensayo fue observado por el experimentador para asegurarse de que se seguía el procedimiento correctamente, y los restantes 40 ensayos los realizó la participante sola. Solamente estos 40 ensayos se utilizaron para el consiguiente análisis.

En cada ensayo, la computadora seleccionaba una foto objetivo (de manera uniforme, aleatoria con reposición) de un pozo de 120 fotos en color de alta calidad digitalizadas (experimentos posteriores utilizaron un pozo de 150 objetivos). Las fotos objetivo estaban divididas en dos categorías subjetivas, calmas y emocionales. Los objetivos calmos consistían en paisajes, escenas de la naturaleza y personas de buen ánimo; los emocionales consistían en figuras excitantes, perturbadoras o chocantes, incluyendo fotos de actividad sexual explícita, perforaciones genitales y cuerpos mutilados. El pozo de objetivos original comprendía 79 fotos calmas y 41 emocionales (el pozo utilizado más tarde constaba de 100 fotos calmas y 50 emocionales). Estas fotos eran expuestas por la computadora en 256 colores con 600×800 de resolución.

Debido a la naturaleza del experimento, en el que era necesario en ocasiones exhibir figuras emocionalmente chocantes, la población de participantes se limitó a voluntarios adultos maduros. Se pidió a todos los participantes que leyeran un formulario de consentimiento informado explicando que podrían mostrarse algunas imágenes perturbadoras, y que dieran verbalmente su conformidad antes de comenzar el experimento.

Método de Análisis

La técnica analítica básica aplicada a los datos fue un análisis de lapsos superpuestos. En cada ensayo los datos son 13 segundos de mediciones fisiológicas continuas, formados por un período “antes”, de 5 segundos, un período “durante”, de 3 segundos y un período “después”, de 5 segundos. El muestreo se hacía a razón de 5 muestras por segundo, así que el lapso de un ensayo constaba de 65 mediciones fisiológicas contiguas (de AED, FC y VPS). La Figura 2 ilustra los valores en bruto de AED recogidos en una secuencia de 40 ensayos para un participante.

El análisis fue diseñado para tomar en cuenta el hecho de que las mediciones fisiológicas en cada individuo presentan variaciones temporales, y las personas tienen diferentes niveles basales o tónicos (Andreassi, 1989). Por eso, en lugar de examinar los valores absolutos devueltos por el monitor fisiológico para determinado lapso de ensayo, se tomaron en cuenta para cada lapso de 65 muestras las diferentes líneas basales subyacentes, tomando las diferencias entre el valor medio en un lapso dado, de cada medición fisiológica, contra todas las muestras individuales en ese lapso. La línea basal media en cada lapso estaba basada más bien en los valores fisiológicos de los primeros 5 segundos –el período antes de la exposición– que en el lapso completo de 13 segundos, porque se esperaba que después de exhibir la foto objetivo (por diseño, para los objetivos emocionales) las respuestas fásicas cambiaran significativamente la línea basal.

Predicciones

Este procedimiento experimental crea uno de dos tipos de eventos cinco segundos después de apretar un botón: un evento calmo o uno emotivo. Se espera que una foto emotiva produzca una respuesta de orientación clásica que detectaríamos, típicamente, como un alza en la conductancia de la piel, y un descenso de la frecuencia cardíaca y del volumen sanguíneo del dedo (Andreassi, 1989; McNaughton, 1989; Thayer, 1989). Contrariamente, una foto calma se espera que produzca poca o ninguna respuesta de orientación.

La hipótesis del presentimiento predice que el choque emocional causado por la visión de una foto emocional en el futuro originará una “pre-acción” fisiológica inconsciente en el presente. Específicamente, se predice que los objetivos emocionales mostrarán “pre-respuestas” de orientación justo antes de la exposición de las fotos objetivo. Se espera que esas pre-respuestas imiten las futuras respuestas de orientación. No se esperan respuestas inusuales en la categoría de objetivos calmos antes, durante ni después de mostrar el objetivo

Experimento 1

Ocho participantes (3 mujeres y 5 varones) colaboraron en un total de 260 ensayos, de los cuales la computadora escogió aleatoriamente 104 emocionales y 156 calmos. Las primeras tres personas hicieron 20 ensayos en una sola sesión; las cinco restantes hicieron 40 ensayos en una sola sesión. Se mostraron los resultados de los análisis de AED por lapsos superpuestos dando una separación estadísticamente clara de los valores de AED entre objetivos calmos y emotivos en concordancia con la hipótesis del presentimiento.

Los resultados fisiológicos observados en las condiciones ‘durante’ y ‘después’ de la exposición de la foto deben reflejar lo que se espera de acuerdo a la respuesta de orientación, de lo contrario habría algún error en la técnica de análisis. Las respuestas esperadas efectivamente se dan, y, puesto que la misma técnica de análisis se aplicó a los datos registrados en el período ‘antes’ de la exposición de la foto, sabemos así que la separación observada en la AED refleja un efecto de presentimiento genuino

Experimento 2

Tres participantes hicieron un total de 40 ensayos. El período de exposición del objetivo fue de un segundo en lugar de 3 segundos como en el Experimento 1. En razón de que en el primer experimento los principales resultados de interés se obtuvieron con la AED, esta réplica se concentró únicamente en la AED. Se muestran los resultados de un análisis por lapso superpuesto similares a los obtenidos en el Experimento 1.

Experimento 3

Actuaron 16 participantes (8 varones y 8 mujeres) que hicieron un total de 640 ensayos. El método experimental fue idéntico al utilizado en el Experimento 1, salvo que se utilizó una computadora notebook portátil (Toshiba 75 Mhz 80486 en lugar de la Dell Optiplex 66 Mhz 80486 usada en los Experimentos 1 y 2) para el control total del experimento y para la exposición de las fotos objetivo. Se mostraron resultados del análisis por lapso superpuesto para la AED similares a los obtenidos en los Experimentos 1 y 2.

Experimento 4

Se combinó el resultado de los datos de AED, FC y VPS con la participación de 4 personas que hicieron 40 ensayos cada una. Aquí el método difería de los tres experimentos anteriores porque la foto objetivo era seleccionada inmediatamente antes de ser expuesta –es decir, después de la muestra 25– en lugar de serlo en el momento en que el participante apretaba el botón para iniciar el ensayo. Así, era un experimento de presentimiento “verdadero” (o sea, con exclusión de la posibilidad de una clarividencia en lapso real) en el sentido de que la identidad del objetivo no existía en ninguna forma, ni siquiera como una variable del software, hasta justo antes de ser expuesto.

“Que alguien intente, no digo detener, sino sólo observar o prestar atención al momento presente del tiempo. Lo que sucede es una de las experiencias más desconcertantes. ¿Dónde está ese presente? Se nos diluyó entre las manos, huyó antes de que pudiéramos tocarlo, se desvaneció en el instante mismo en que llegó a existir.”

– William James, The Principles of Psychology (1890)

William James pudo haber estado en lo cierto. El presente puede no estar donde –o cuando– nos parecía que estaba. Los experimentos aquí descriptos sugieren que en determinadas circunstancias respondemos inconscientemente a hechos emocionales de nuestro futuro inmediato, que no tenemos manera normal alguna de predecir. En entrevistas posteriores informales, ninguno de los participantes informó haber tenido conscientemente conciencia de los objetivos que estaba a punto de ver, y ninguno notó sistemáticamente diferencia fisiológica alguna antes de la presentación de los objetivos. Como lo observaron anteriormente otros investigadores (p. ej: Schmeidler, 1988), si la precognición y otras formas de la así llamada percepción “extrasensorial” son en gran medida inconscientes, puede ser por esta razón que tales fenómenos son tan difíciles de detectar mediante diseños experimentales basados solamente en informes conscientes.

Conclusión

Al explorar los límites de la conciencia, especialmente al confrontar resultados experimentales que sugieren la existencia de la precognición inconsciente, nos vemos efectivamente desafiados por el espíritu de nuestra época. Por persuasivo que sea el saber convencional, de hecho la conciencia puede tener aspectos transtemporales, y si ello es así, el arduo problema de la conciencia adquiere un nuevo y misterioso resplandor.

Sin embargo, antes de adoptar el concepto de Beloff (1994) de que la conciencia transtemporal o transespacial refuta el epifenomenalismo, vale la pena considerar una alternativa. Puede ser, por ejemplo, que la conciencia surja efectivamente de la actividad del cerebro físico, pero nuestra noción de “físico” debe ser significativamente ampliada. Después de todo, el modelo mecanicista newtoniano ha cambiado radicalmente en el último siglo con el desarrollo de la teoría cuántica, la teoría del caos y la dinámica no lineal, y ahora sabemos que el mundo no es simplemente un mecanismo determinista. La realidad debe ser no local. La no localidad en este sentido significa que la materia física no sólo es influenciada por sucesos locales con respecto a esa materia sino por hechos situados a distancias arbitrarias, incluso fuera del cono de luz (Herbert, 1985). Dadas las propiedades de esta extraña nueva visión del mundo, un fenómeno como la percepción transtemporal no sólo es posible, sino probable.

En realidad, desde el punto de vista postnewtoniano, la supuesta brecha infranqueable entre el epifenomenalismo y el interaccionismo se revela como una ilusión. El primero promete decirnos mucho acerca de cómo el cerebro procesa la información, pero poco dice acerca de dónde viene toda la información. El segundo promete hablarnos de las extrañas maneras en que la información puede impactar sobre el cerebro, pero poco sobre cómo el cerebro procesa esa información. Todo modelo de conciencia que aspire a ser exhaustivo debe combinar prudentemente las teorías y las pruebas tanto de la primera como de la segunda forma de ver.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 25, 2015 en Casuística

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: