RSS

Entrevista a José Ignacio Carmona – “Psicofonías: El Enigma de la TCI”

18 May

Por Foros del Misterio (2010)

José Ignacio Carmona es un investigador con más de 25 años de experiencia en los campos de la parapsicología y el misterio. Colaborador en diferentes medios de comunicación especializados como Estigia (órgano difusor del CIFE), ITC Journal, AOL2002, Adimensional, Enigmas y Ars Toletana. Su trayectoria incluye múltiples colaboraciones y apariciones en diferentes medios de radio y televisión.

 “La causa de una psicofonía está más cerca del experimentador que del material técnico”

¿Nacemos ¿Por qué un fenómeno como éste, con miles de casos, experiencias sin fraude conocido y material enorme no es
estudiado por la ciencia convencional? (strigoi)

La ciencia se rige por dos criterios, el del azar y el de la necesidad. A niveles ordinarios el estudio de la TCI (psicofonía) y por ende el de los fenómenos paranormales no encuentra una aplicación práctica. Se han producido algunas incursiones en el campo de la inteligencia militar e instituciones y personas privadas han mostrado algún interés, pero estoy convencido que las psicofonías y los fenómenos fronterizos van a ir progresivamente llamando la atención de científicos visionarios en la órbita de Ervin Laszlo, David Boom, Roger Penrose , Alan Wolf… las psicofonías y la fenomenología paranormal son en mi opinión interacciones extravagantes cuyo estudio puede entroncar con los avances de una física subatómica que trata de delimitar los
principios de una conciencia universal o cósmica.
No obstante yo participo en un programa auspiciado y becado por un importante instituto norteamericano, con lo cual, algo se mueve.

¿Qué opinión tiene sobre la famosa psicofonía del “infierno” de Germán de Argumosa? ¿Fraude o verdadera? (strigoi)

Nadie puede pronunciarse objetivamente sobre una psicofonía que no es propia. Personalmente he grabado “cosas” parecidas en subterráneos donde las distintas canalizaciones y el sonido del aire provocaban las más llamativas “ilusiones fónicas”. Por otro lado no es lícito convertir el fenómeno en un juicio paralelo sobre la credibilidad del investigador, TOD@S, y digo bien: “todos”, hemos confundido alguna vez lo que en un principio parecía una psicofonía en toda regla, es lo que se llama “falsos positivos”.
Como digo en el libro, no se trata de un fraude, sino del desconocimiento de los cauces que han propiciado que un sonido natural pase los filtros prefijados por el experimentador. Contra eso hay un arma muy prosaica, sólo debemos trabajar y considerar psicofonías que se entiendan razonablemente y que además se contextualicen con el sentido o lugar de la experiencia. Cualquier otra cosa invita no a reconsiderar nuestro material técnico o nuestros conocimientos, sino nuestro propio nivel de auto-exigencia.

¿Se ha experimentado para corroborar la teoría de la pareidolia con oyentes que hablen lenguas diferentes? Si es así, ¿cada uno entendía una cosa distinta o sólo lo entendía el sujeto que hablaba la lengua en donde se grabó la psicofonía? (depoilt)

Interesante pregunta. Una vez al solicitar la opinión técnica de un Ingeniero de la policía me participaba esas mismas reservas. Lo que él llamaba la “caracterización” del hablante: “¿Como es posible que la voz de un supuesto comunicante del siglo XVI pronuncie como un hablante del siglo XX?”

Quiero incluir este particular en la 3ª fase de los experimentos de Vigo que se desarrollarán este verano con mi amiga la Doctora Anabela Cardoso, responsable de los experimentos. Sería interesante incluir una persona especialista en analizar las comunicaciones fonéticamente. Lo que sucede es que estas voces son muy degradadas y técnicamente es poco probable trabajar sobre ellas al carecer de locuciones por lo general largas y nítidas.
Por otra parte no “oímos” por el órgano correspondiente, sino mediante el “cerebro”. Nuestro cerebro integra, asocia y completa la información (en este caso acústica) con patrones almacenados producto de nuestro aprendizaje. Curiosamente en los experimentos de Vigo trabajamos conjuntamente gente de varias nacionalidades, y cuando la voz no es clara (la mayoría de ellas) hay una seria y significativa discrepancia en cuanto a su contenido. Afortunadamente los programas informáticos de reconocimiento de voz son más objetivos y funcionan con criterios de probabilidad.

¿Qué se debe tener en cuenta y qué equipo es el más apropiado para iniciarse en la investigación de la TCI? (MELOMANO)

Las máquinas tienen la única virtud de minimizar los errores de apreciación. En el libro desmitifico mucho el papel de las máquinas no porque no sea importante, sino porque es secundario, ya que el fenómeno psicofónico atiende más bien a variables parapsicológicas y humanas que a una máquina en concreto. Es decir, la causa que propicia una psicofonía oscila más probablemente en función del experimentador que del material técnico.
Por otra parte participo en un programa de investigación avanzado donde colabora un equipo multidisciplinar y se desarrolla en un ambiente programado y controlado (un laboratorio acústico, el interior de una cámara anecoica y un estudio de grabación profesional), pues bien, a veces un adolescente que se inicia en el fenómeno obtiene mejores y más claras voces con una simple grabadora de mano que empleando todos esos recursos. Y conste que hablo de “voces” sobre las que no cabe ninguna duda, no ruidos. Así de caprichoso y complejo es el fenómeno.
Para iniciarse basta leerse mi libro y un aparato para grabar (es broma): basta informarse y mantener la distancia emocional con el fenómeno. Recomiendo además aconsejarnos o entrar a formar parte de grupos de Investigación con mucha experiencia al respecto, grupos como GAIPO, SEIP, SEAMP, GRUPO ALPHA… Incluso creo que aún persiste el llamado “Rincón de las psicofonías” donde se congregaban los a distintos niveles y la información era muy valiosa.

¿Usando un generador de ruido blanco se consiguen mejores resultados que con un simple micrófono? ¿Qué método me aconsejas emplear? (loganus)

Bueno, te contaré. Cuando me introduje por primera vez en el interior de la cámara blindada de los estudios de grabación con motivo de realizar los experimentos de Vigo, el Ingeniero jefe, un inglés que es un crack internacional del sonido (creo que es el que diseñó los estudios de grabación y se responsabilizaba de las giras de los grandes y míticos grupos del rock internacional), me preguntó que con que portadora iba a trabajar, pues los anteriores experimentadores habían empleado distintas frecuencias e incluso cintas con ruidos ambiente, le dije que “en absoluto silencio”. El ingeniero me hizo un gesto de complicidad, pues lógicamente mi intención era grabar en el más absoluto silencio por la siguiente razón: ¿Qué sentido tiene introducirte en el interior de una cámara blindada, aislada y en silencio si después te dedicas a inyectar multitud de ruidos caóticos que podrían generar confusión y desvirtuar el sentido de los experimentos?

Mira, yo soy muy singular, y en mi larga trayectoria apenas he utilizado portadoras obteniendo muy buenos resultados en su ausencia. Si el fenómeno está por suceder, sucede, creedme, y sobre todo como hablo en el libro, si crees firmemente en que ha de sobrevenir, aparecerá. Los fenómenos parapsicológicos tienen su sede en el sistema límbico, el de las emociones, ése es
el “secreto”.

Al llevar tanto tiempo investigando y ahondando en el mundo de la TCI, a veces oyes cosas que de verdad te asustan, en lugares nada cómodos y en condiciones adversas. ¿Cómo prepararse ante tales circunstancias? (loganus)

Nadie está preparado para lo impredecible, pero yo tengo tan interiorizado el fenómeno (lo practico desde casi niño) que mantengo una prudente distancia emocional con el mismo, es decir, mi sesión comienza y acaba con el play y el stop. De todas maneras me han sucedido anécdotas que intranquilizan al más pintado, como cuando “esas voces” imitaron las palabras de mi hija transmitiendo no poca inquietud, no descuidemos que estamos ante un fenómeno de naturaleza “psíquica” y que no sabemos con qué estamos resonando. No estoy de acuerdo con quienes se plantean las psicofonías como una especie de “caza” en busca del registro más “impactante”.
Hay que plantearse retos y emplear la imaginación en emplear técnicas de control aun por rudimentarias para extraer patrones o lecturas de nuestras experiencias.

Felicidades por el libro y por tus 25 años de experiencia en los que seguro que has captado muchas psicofonías: ¿Con cuál de
ellas te quedas? Ya sea porque la captaste de casualidad, por ser la primera… (navarro)

Me quedo con una que lamentablemente perdí, y que mi acompañante me lo lleva reprochando media vida. Era en el interior de Santa Maria de Melque, una iglesia visigoda y más tarde templaría por entonces en estado de abandono en medio de la nada. Al ir a recoger la grabadora en una sesión que no habíamos grabado nada, sobre el sonido de nuestros pasos al acercarnos a la grabadora cuando nos disponíamos a marchar, aparece una voz rotunda y clara que parece dirigirse a uno o varios interlocutores (invisibles claro) “psss, callaros que vienen…”. La verdad es que intranquilizaba por quién o quienes figuradamente estaban allí, como “agazapados”, silenciosos, pero en absoluto indiferentes a nuestra presencia… muy sugerente.

Creo que este enigma es real, aunque no tengamos explicación. Lo que no me creo es que sean voces e imágenes de fallecidos los que se captan y se graban. Si ellos pudieran contactar, ya lo habrían hecho sin dejar cabida a ningún tipo de duda, por ejemplo, investigadores ilustres fallecidos que dedicaron su vida a investigar este fenómeno. Sería lo lógico. ¿Qué opinas? (hurdano)

Estoy de acuerdo contigo en buscar la interlocución con personajes que anteriormente fueron investigadores, yo mismo estoy en esa dirección y en Vigo introduje esa posibilidad. Personalmente he obtenido la supuesta voz de un personaje muy muy conocido (fallecido, lógicamente) y muy identificado por el público con estos fenómenos. Es una voz muy característica y así lo han estimado gente de su entorno en vida a las que he mandado la voz. Lo que sucede que es muy imprudente hacer pública esa voz.
Por otra parte diversos investigadores internacionales sin han recibido mensajes de personajes como Raudive o Jurgensson.
Respecto de que te creas o no el fenómeno yo te aconsejaría que te suscribieses a boletines especializados como los editados por Anabela Cardoso, se llaman ITC Journal y puntualmente vienen algunos artículos muy interesantes de organismos e investigadores muy muy rigurosos, con todo el aval “científico” que se pueda demandar al fenómeno. El fenómeno en España está muy rebajado, todo hay que decirlo. También estoy iniciando una serie de colaboraciones en la revista Enigmas donde estoy tratando de sacar a la luz estos trabajos.

¿Qué tendrías que captar o grabar para que pudieras tener, algún día, la certeza de que has resuelto este enigma? Sea cual sea su explicación. De ser negativa la respuesta ¿merece la pena seguir investigando? (hurdano)

Una conversación en toda regla. En este sentido hay un poco de “trampa” por parte de la comunidad de “experimentadores” cuando hablan de “comunicación”, pues otorgan la categoría de respuesta a cosas más o menos inconexas y apenas existen locuciones largas y claras. Además, etimológicamente la acepción “comunicación” se resiente, pues si volvemos a interpelar al mismo supuesto comunicante del que hemos obtenido una voz, éste generalmente no contesta.
Yo sólo he tenido una experiencia vía voz directa de radio (interaccionando una frecuencia en ruido blanco en un sintonizador junto a una grabadora), de un chico vecino mío (hipotéticamente) con nombre y apellido (se presentó) que me contestó 2 veces (telegráficamente), eso en
20 tantos años. Si recibiera una conversación fluida con algún familiar o conocido mío fallecido y además esa voz la analizasen con software
de reconocimiento de voces fonéticosforenses de la categoría de Daniel Gulla, despejaría definitivamente mis dudas. ¿O quizá no? Merece la pena investigar porque es un fenómeno en estado embrionario, todavía no conocemos nada debido a que muchos han convertido el fenómeno en una especie de religión desde sus inicios en vez de disociar su creencia de su espíritu crítico y experimental.

¿Piensas que creer en el fenómeno y ser perseverante en los experimentos ayuda a obtener mayor cantidad de registros psicofónicos? (RaudiveVoice)

No lo dudes. Como hablo en el libro la ausencia de resultados crea un efecto inhibitorio causado por la falta de gratificación (psi-missing). Esto esta perfectamente “tipificado” experimentalmente. Lamentablemente esto termina degenerando en convertirte indefectiblemente en un detractor. Las psicofonías no son una ciencia exacta, son un fenómeno aleatorio y es muy probable que conforme sucede con otros fenómenos parapsicológicos, sus mecanismos estén sistematizados en algún lugar de nuestro sistema primitivo. Nuestra mente es  pragmática, está diseñada biológicamente para lo meramente funcional, la supervivencia. Por eso estos fenómenos extravagantes suceden cuando por causas que desconocemos los filtros racionales se relajan. Con el tiempo es muy probable que “entrenemos” esos canales, pues está demostrado que nuestra mente es capaz de desarrollar nuevas y desconocidas habilidades ante nuevos retos, como un sistema de recompensa. Incluso reutiliza genes “ociosos” para la maquinaria cerebral con el fin de adecuarlos al desafío de nuevas y desconocidas habilidades.

¿La ciencia actual desestima la existencia de los EVP´s al no tener en cuenta lo expuesto en la primera pregunta, y por lo tanto no obtiene resultados positivos? (RaudiveVoice)

Como he dicho en puntos anteriores, no es del todo cierto que la ciencia actual ignore los fenómenos fronterizos. Existen muchas instituciones desconocidas del gran público como el Instituto de Parapsicobiología de Bolonia o el Instituto de Ciencias Metapsíquicas de París y tantos otros, que emplean todas las herramientas y equipos humanos científicos-técnicos en sus pesquisas.
Otra cosa es que no se vean en la necesidad de divulgar sus resultados por otros cauces que no sean los estrictamente “especializados”. Es decir, no tienen ningún interés en aparecer en medios generalistas.
De otra parte si te fijas bien, cualquier programa de Redes de nuestro amigo Eduard Punset, tiene más en común con doctrinas y teorías incluso esotéricas, que con los principios de una ciencia que empieza tímidamente a replantearse a sí misma.
El ser humano se proyecta más allá de sus límites periféricos aún cuando desconozcamos las bases teóricas que rigen el universo o universos. Nos movemos en muchas dimensiones, alguna de ellas estrictamente psíquica.

¿Qué le recomendarías a una persona interesada en este mundillo que quiera comenzar a realizar sus primeras grabaciones? (RUGOME)

Procurarse información, plantearse retos, como por ejemplo realizar preguntas a sobre cerrado cuyo contenido sólo conozca uno del grupo, cosas de ese estilo que suplan con imaginación la falta de medios técnicos. Revisar la grabación en el mismo lugar, y adecuar el resto de las preguntas a una hipotética contestación. Perder el miedo -que no el respeto-, pues con la cabeza fría se confunde menos probablemente la realidad con el deseo.
Inmediatamente finalizada la experiencia acostumbrarnos a realizar alguna actividad diferente, es muy saludable.

¿Existe algún peligro o se conocen casos de gente que no acabó bien realizando psicofonías? (RUGOME)

Mira pasa como con la oui-ja. Con algunas comunicaciones cabe la probabilidad de estar interlocutando con capas profundas de nuestro propio inconsciente, que por veces y aunque parezca raro, asume o fábula otra personalidad secundaria. Como es a esos niveles donde se resuelven todos nuestros conflictos más íntimos, no es recomendable que personas que estén pasando una etapa psíquico-emocional delicada se confundan más curioseando con tan singular fenómeno.
Algunos investigadores como Jurgensson llegaron a experimentar alucinaciones auditivas, creyendo oír voces incluso en el chirrido de las puertas. Lo aconsejable es no obsesionarse con la experimentación, desdramatizarla incluso llegando a disfrutar con ella. No vamos “al tren de la bruja” sino a experimentar respetuosamente con algo o alguien que muy excepcionalmente nos regala una comunicación que nos hace desear volver a la semana siguiente. En este sentido encajaría la TCI como una más de nuestras inquietudes sin que condicione nuestras vidas y sobre todo que si nos causa más quebraderos de cabeza que curiosidad pues no estamos para perder el tiempo.

¿Crees que en las psicofonías hay una verdadera intención de comunicación o son sólo palabras que se pierden entre dos realidades? (Francisella)

Ambas cosas. Como vengo diciendo, por la estructura, contenido y patrones de las voces, observo cómo adoptan comportamientos humanos ordinarios, no aportan una información muy fiable, por veces contradictoria, del mismo modo sospechosamente coincidente con el perfil sociológico y cultural del experimentador… pero otras veces son rotunda e inequívocamente voces claras y autónomas… es por lo que digo que todas las hipótesis son completarías y ninguna definitiva.

¿Cual es la psicofonía que más te ha dado que pensar? (Francisella)

Una vez, por medio de una experiencia de radio, me acompañaron unas personas a una experimentación entre las cuales se incluía alguien que no conocía. En un momento dado le invito a apagar el teléfono móvil porque me percate de que lo tenía encendido. Esta persona no sé por qué motivo sólo fingió que lo apagaba. Más tarde en casa cuando se reproduce la conversación grabada en el momento en que esta persona me dice que no se había dado cuenta de mantener el móvil encendido una voz muy clara se graba diciendo: “Cuidado… Te está engañando”…
La sensibilidad del micrófono constata cómo efectivamente no sólo no apagó el móvil sino que al otro lado del teléfono una tercera y desconocida persona curioseaba sobre la experiencia.
Me llama mucho la atención primero por la complicidad de esa voz para conmigo, muy sutil, demasiado. Ese invisible comunicante no atendió a una sola de mis preguntas pero permanecía inquietantemente a nuestro lado, no había barrera -por llamarlo de algún modo- que le impidiese impresionar un mensaje, sino que simplemente decidía no intervenir. Claro que esto son interpretaciones subjetivas a posteriori.

¿No crees que la investigación de psicofonías esta bastante desvirtuada al ser un fenómeno que cualquiera puede capturar de forma amateur y que debería ser más estudiada por profesionales en condiciones controladas? (eldarc)

No me voy a repetir. Afortunadamente, como vengo diciendo, tengo la suerte de participar en un proyecto como el que planteas, eso con ser necesario no está en contradicción ¿por qué no? con que cada persona que tenga una sana inquietud por el fenómeno pueda intentar profundizar en el mismo incluso con escasos medios. Eso para mí hace más real y creíble al fenómeno. Precisamente en su faceta
humana es donde está el atractivo de este enigma.

¿Tienes algún “truco” para saber que una psicofonía no es auténtica? Y con auténtica me refiero a que no sea la voz de algún “vivo” que ande por ahí, ni tampoco un ruido interpretado como palabras. (eldarc)

Sólo trabajar con voces que se entiendan y que contesten inequívocamente a nuestras preguntas. Desestimar exabruptos, carraspeos, ruidos varios, incluso susurros y voces débiles… Si de por sí es complejo el fenómeno y se presta a multitud de errores de apreciación, no podemos exigirnos menos que eso. Yo nunca he validado un disparo, un estruendo, un susurro, una mimofonia… Haz mucho “oído”, las psicofonias “suenan”, “suenan”…

¿Qué es para tí el fenómeno psicofónico? No hablo en sentido de definición, sino tu opinión personal y en este caso, subjetiva (guerrerodivino)

Voces de difuntos. No hay separación entre materia orgánica e inorgánica, se podrían establecer interacciones con un todo “continuum”, aunque desconozcamos las leyes. El observador inclina el entorno para que se desarrolle el fenómeno. Está demostrado que somos capaces de influenciar el entorno a nivel subatómico tan solo con nuestro pensamiento. Sí, parece que hay algo más allá del Oriente eterno.

Pasan los años y no hay nada esclarecedor que unifique criterios ante este fenómeno ¿a que crees que es debido? (guerrerodivino)

A que se ha planteado el fenómeno de manera equivocada. Partiendo de una respuesta (la que sea) se ha querido adaptar el mismo a esa visión personal sobre el particular. Es decir, hemos ido acomodando y reconduciendo el fenómeno a la medida de nuestras expectativas personales. Lo suyo seria haberse planteado el fenómeno sin partir de una opinión al respecto y plantearse por tanto todas las hipótesis por igual. La mayoría ha dado por definitivo el contacto con muertos, cuando en parapsicología está demostrado que muchas veces confundimos los efectos con las causas.

¿Se ha dado alguna vez, o hay casuística acerca de grabaciones o comunicaciones en tiempo real, en las que aparezcan incursiones con la propia voz del investigador, sin que éste haya dicho palabra, y sin ser ese contenido algo que tuviera en mente, ya sea dando alguna instrucción o comentando algo? (osantced)

Cierto, en mi propio caso eso ha sucedido. Aunque pocos te lo reconocerán.

Aunque la pregunta es complicada y difícil de responder generalizando, ¿cuál suele ser la intencionalidad de estas voces cuando entran en la vida de un investigador, por decirlo de alguna manera, y empieza a registrar muchas de ellas? ¿Intentan confundir, asustar, jugar, ayudar…? (osantced)

Si tú no dominas el “fenómeno” ni guardas la distancia emocional con el mismo cualquier presunta comunicación (aunque sea una ilusión fónica) la adaptaremos subjetivamente a nuestro estado de ánimo.
Es humanamente muy recurrente teatralizar nuestra realidad e incluso creernos tocados por una gracia personal que nos diferencie del resto. ¡Ojo! Yo no conozco a un ser humano sustancialmente diferente a otro.

¿Crees que el fenómeno puede deberse a universos paralelos o a otras dimensiones que coexisten con nosotros y no a muertos? (Morgana)

Ambas hipótesis pueden coexistir.

¿Crees que las voces tienen un foco espacial, es decir, puede localizarse en un punto concreto en el espacio (mediante diversas grabadoras colocadas en distintos lugares y a diferentes alturas) aunque no podamos oírlas con nuestros oídos, o las voces se “imprimen” directamente en el aparato grabador mediante un forma desconocida de impregnación? (Antonio Runa)

Muy interesante, nunca había pensado en ello.

¿Alguna vez te has concentrado para intentar grabar con tu mente una psicofonía concreta, o descartas directamente esta posibilidad? (Antonio Runa)

Es muy posible. Muchas veces se graban pensamientos e incluso muchos mensajes guardan contenidos sospechosamente coincidentes con el sistema de creencia del experimentador. Algunos investigadores hablan de “pensiformas” o “ideoformas”, y está demostrado cómo personajes como Ted Serios y otros psíquicos, mediante la fotografía psíquica, eran capaces de impresionar placas con mensajes e imágenes.
Te recomiendo un artículo propio de la revista Enigmas nº 176 donde hablo expresamente de ello, de un caso muy interesante y desconocido de psicofonías entre personas vivas. Mi opinión es que hemos hecho las posibles hipótesis excluyentes cuando para mí están todas vivas, se complementan, es decir: el origen de las psicofonías podría no ser único.

Si tuvieras que dar una respuesta no convencional al fenómeno ¿con cuál te quedarías? (ropert)

Larvas quántico-energéticas redividas. Somos como conmutadores que se apagan y se encienden atendiendo a una suerte de “ordenador central”, llámalo conciencia o campo unificado. Creo que poseemos una cualidad omnisciente, nuestra mente mantiene la misma estructura que la del Universo.

¿Por qué has decidido escribir este libro? (ropert)

Este libro se debe a 2 personas principalmente. A Santos Rodríguez, el editor de Nowtilus, que me lo propuso sin ser yo una persona que me había molestado hasta entonces en ser más o menos “mediática” sino en la pura experimentación: Por tanto Santos sabrá las razones, pero le quedo muy agradecido porque no va ser el último libro y todo gracias a que apostó por alguien al que no acompañaba un excelente currículo ni una proyección pública, sencillamente buscaba credibilidad y honestidad. Miguel Blanco me insinuó que él había “empujado” en el
sentido de sacar mi libro adelante y seguramente, conociendo a Miguel, hubo algo más.
La otra persona es Joaquín Abenza, amigo e ingeniero experto en TCI. Conductor del programa El Último Peldaño (Onda Regional de Murcia ) mi programa de referencia tanto sentimental como a niveles de Investigación. Joaquín me animó a dar forma de libro a lo que él consideraba un brillante trabajo (son palabras suyas) y gracias a él otros muchos temas que han sido tratados en su programa cuando nadie se molestaba en saber quién era José Ignacio Carmona Sánchez (Iñaki) también tomarán cuerpo en forma de libro.

Después de muchos años investigando este tema, ¿cómo afecta a la psicología del investigador? ¿existe riesgo de quedarse ‘tocado’? (raul363)

Básicamente estas preguntas ya las he contestado. En parapsicología experimental se demostró cómo las personas que tienden a creer en los fenómenos anómalos catalizan mejor los mismos, existe una especie de “desbloqueo” natural de los canales del inconsciente.
Por las psicofonías no se queda uno “tocado”, así ya se viene de casa.

¿Cómo imaginas el futuro de la transcomunicación instrumental? ¿se desvelará el misterio? ¿ofrecerán las operadoras de telefonía tarifas planas para comunicar con el otro lado? (raul363)

El futuro de la TCI está ligado al desarrollo de una electrónica que va a funcionar a una velocidad 100.000 veces mayor a la actual, capaz de interaccionar con los procesos subatómicos. Paralelamente, si ponéis atención, comprobaréis cómo en breve en los distintos programas y medios especializados se va hablar mucho de la física hiperdimensional, de teoría de cuerdas, de campos unificados, y cosas así en el origen y/o mecánica de los fenómenos fronterizos. La única “tarifa plana” que existe para comunicar con vivos o muertos es el respeto mutuo. La gente tiende a rebajar groseramente lo que ignora porque quizá se siente más seguro viendo Gran Hermano que planteándose el sentido de su propia existencia.

¿Cuáles son las experiencias que se sienten al hacer este tipo de actividades? Me refiero por ejemplo a bajadas de temperatura, adelantamientos de tiempo como ocurre en algunos casos ufológicos o fenómenos parecidos… (arenas)

Lo único que puedo certificar es cómo las respuestas se anticipan a veces a la pregunta que voy a plantear, adecuándose inequívocamente al contenido. Esto es por lo que ingenieros como Carlos Trajna hablan de un tiempo psíquico diferente a nuestro “tiempo cronológico”. La termogénesis y cosas por el estilo solo tengo constancia de ellas por la literatura de género.

Mensaje de despedida de José Ignacio Carmona:

Hasta ahora se ha puesto especial atención en el material técnico, como si el fenómeno dependiese de una u otra máquina en particular, despreocupándonos del factor humano y parapsicológico. Se ha demostrado que en ausencia de ciertos experimentadores el fenómeno se retrae o desaparece. Eso no quiere decir que el sujeto sea únicamente quien imprima a nivel inconsciente los mensajes, sino que dependiendo de variables que desconocemos hay sujetos que catalizan mejor que otros estos fenómenos. Como cuando Marcello Bacci no esta presente, da igual que otro experimentador se sirva de su laboratorio o que reproduzca la misma técnica, SOLO en presencia de Bacci el
fenómeno sucede en todo su esplendor.
Esto debería replantearnos que en quien debemos poner atención es en el experimentador y observar que variables ambientales se ven afectadas en su entorno inmediato en el momento exacto en que se produce una inclusión psicofónica.

Por otra parte y aun respetando todo, no veo razón para convertir las psicofonías en una simple caza en busca del registro más impactante o aterrador. La mayoría de la gente sigue en esas, una vez lograda una voz la pasea como si de una vedette se tratase por radios y TVs ¿Con qué objeto?…
Sinceramente esto termina por “rebajar” el fenómeno pues la gente profana lo liga a un sensacionalismo barato y a un afán de notoriedad por parte de determinadas personas.
Por otra parte, se emplean las técnicas más extravagantes, los equipos más pintorescos como si el fenómeno dependiese en último término de lo anterior. Seguimos dando palos de ciego y como nadie se ve obligado a testar sus trabajos ante terceros uno puede afirmar cualquier cosa ante la primera cámara o micrófono que se cruce en su camino, resultando que el gran público identifica el fenómeno con personajes singulares. Por eso he tratado desde los inicios reconducir el fenómeno con sus pros y sus contras hacia lo esencialmente experimental.
Si yo fuera una persona que no supiese nada de psicofonías, en vez de buscar información en la red o aleatoria mente, dirigiría mis dudas a organismos como el Instituto de Parapsicobiologia de Bolonia (entre otros).
Por otra parte hay quienes se autodenominan “escépticos” a los cuales yo llamo “negacionistas”, pues el escepticismo es una escuela muy saludable que injerta el espíritu crítico cuando ambos contertulios manejan idéntica información aún manteniendo posturas encontradas. ¿Todo el mundo conoce verdaderamente el fenómeno? Lea mi libro, quizá le ayude mi experiencia.

JOSE IGNACIO CARMONA SANCHEZ

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 18, 2015 en parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: