RSS

PSICOIMAGENES ¿Reflejos de la realidad?.

01 Mar

Por Francisco López    -Artículo cedido por su autor-

  • Mayo 2014
  • Tiempo invertido: 360 horas
  • Horas de video visualizados: 8,33
  • Total fotogramas visualizados: 910.160
  • TV Samsung DW15G10VD de Tubo
  • Cámara de fotos Canon Ixus 105 en modo VGA a 30 imágenes por segundo

Con mis conocimientos como técnico de la antigua electrónica de válvulas y blanco/negro y guiado por la técnica en obtención de psicoimágenes de los más expertos, he aprovechado la estela de sus conocimientos para embarcarme en un proyecto difícil pero no por ello menos apasionante. Mi proyecto de investigación no va dirigido a la obtención de psicoimágenes y cuantas más mejor. Mi interés es poder darle una explicación coherente del por qué cómo y cuándo se produce el fenómeno mientras no se demuestre lo contrario. Para ello, como base utilizo los mínimos elementos que aconsejan los expertos: una video cámara, un trípode, una pantalla de TV en modo blanco/negro y un foco de luz regulable. A demás de la constancia y la paciencia que se necesita para la experimentación. Sin lugar a dudas según fui avanzando tuve la necesidad de construirme sencillos utensilios caseros que me permitieron hacer las pruebas que necesitaba sin tener que acudir a aparatos caros y complicados. Centrándonos en el tema de las imágenes, de los 910.160 fotogramas visualizados, presté especial atención a unos nueve mil.

De éstas aparté unas mil por ser las que contenían más y mejor información dignas de prestarles una atención más detallada. Es evidente que dicha visualización, la he podido realizar gracias a los avances de hoy en día que nos permite, pasar las imágenes de vídeo a fotografías jpg con un sencillo software de conversión, que posteriormente, en una pantalla grande de ordenador, podía visualizar gran cantidad de ellas con un simple vistazo, distribuidas en cuadrículas en la pantalla. Bien sabido es que antiguamente, las imágenes analógicas debían de ser visualizadas fotograma a fotograma, siendo un trabajo tedioso y echándole muchas horas. Recuerden que un segundo de imagen tiene entre 25 y 30 fotogramas, así que imaginen una grabación de 3 o 5 minutos. El hecho de poder haber visionado tal cantidad de fotogramas me ha servido para familiarizarme con ello y tener una mejor comprensión, estudiando una a una, de las significativas hasta el más mínimo detalle, agrupándolas por familias, considerando, estructura de la formación, tamaño, contraste y otros parámetros como luego expondré.

Me ha sorprendido la cantidad de información que se suele tirar por desechar los fotogramas completamente negros, cuando en ocasiones son estas las que más información anómala contienen. En toda esa oscuridad del fotograma, aparecen levemente contrastadas imágenes con estructura aptas para su estudio, ya que ampliando las mismas vemos que su base está llena de detalles que nos dan pistas cruciales para la investigación. En estas negras fotos a parte del ordenador una buena lupa no está demás. También nos tenemos que fijar en algunas fotos donde aparentemente no hay información comprensible por ser la estructura caótica, pero qué cuando las rotas pueden aparecer imágenes de caras aceptables. A este tipo de fotogramas los denomino imágenes trampa. Y cuidado con lo que popularmente se dice que una psicoimagen es válida si varias personas interpretan lo mismo. Hay millones de personas que ven una cara en las sombras que contrastan con el blanco de la luna llena y en internet podemos ver miles de objetos, manchas, nubes…etc que parecen caras y que cualquiera las interpretaría como tal y son simples pareidolias.

Las buenas imágenes para estudiar son en las que aparecen deformidades pronunciadas en las estructuras que se forman. A más distorsión del fogonazo de luz, mayor información interpretable contienen. Las nítidas y planas yo las llamo neutras. Imagine un disco de las antiguas gramolas sin surcos, no habría información y sin esta no sonaría la música. En cuanto a la luz, la mejor es la incidencia en la pantalla del televisor de la luz proveniente de una puesta de sol (tengo la suerte que por la situación de mi ventana, al atardecer, los rayos de sol inciden directamente en el televisor de mi estudio). Las imágenes suelen salir con mucha nitidez con tonos grises y negros pero en contra partida hay que estar muy preparado para mirarlas, ya que las caras que salen son fantasmales. De todas formas aunque la TV esté orientada al lado contrario de la incidencia directa de este tipo de luz, también se produce el fenómeno.

¿Puede una psicoimagen de una cara dar la impresión de parpadear o girar?

Sí, ya que las turbulencias naturales de la pantalla mezcladas con la retroalimentación hace que dé la impresión de parpadeo o ligero movimiento de cara por lo que nuestro cerebro interpretará como un movimiento aunque realmente no se haya producido.

¿Qué elementos intervienen para producir lo que nuestro cerebro interpreta como una imagen de una cara?.

En la foto de la izquierda vemos el comportamiento característico del interior del tubo de la pantalla cuando le falta señal, y las formas de cara que parecen tener cada conjunto de gránulos. En la foto de la derecha vemos una ampliación de dicha granulación y donde con algo de imaginación ya podemos distinguir algunas caras pareidólicas.

Es la muestra palpable del por qué y cómo se produce una psicoimagen. Si se fija con detalle se puede ver caras completas, ojos, nariz, caras de animales, etc. Ahora vamos a ver qué ocurre cuando alteramos su normal funcionamiento sometiéndolo a lo que llamamos “retroalimentación”.

Una vez conectada la cámara, los gránulos, moldes, llamémosle como queramos, no cambian su configuración pero sí su color, (se muestran de color negro) por el efecto de la retroalimentación y la incidencia de luz que le aportamos. (Ampliar foto).

 

Estos puntos gránulos luminosos (moldes) con forma de cara que muestra la foto son creados por el fosforo cuando este recibe un flujo de corriente eléctrica y que se mueven a muy alta velocidad cambiando constantemente de forma, “yo les llamo Moldes” los responsables de la formación de imágenes. El granulo-molde que más luz ha recibido se altera proyectando y ampliando una fugaz luz que por su forma primitiva nos da la sensación de estar viendo una cara. Por suerte he podido captar ese momento. Donde aparece una cara en la esquina superior derecha (foto izquierda) y en el ángulo inferior izquierdo la forma del molde de su nacimiento. (pertenece al experimento nº 2 del presente estudio.) Posteriormente me he encontrado con la sorpresa de tener secuencias completas parecidas a esta. En la foto derecha se puede ver la formación de otro rostro.

 

Es evidente que sin moldes no hay imágenes y sin retroalimentación no hay fractalización ni distorsión. Si ampliamos las fotos se ve como estos moldes a su vez están formados por tres puntitos blancos en triangulo, circulo u ovalo formando agrupaciones de los más parecido a una cara que ya nuestro cerebro comienza a interpretar como una especie de cara humana, de mono o de perro: Al rededor de esos tres puntitos hay zonas claras y oscuras que combinado con una alteración como es la retroalimentación más la incidencia de luz que le aportamos, estas bases “Moldes” se defienden proyectando la luz sobrante en forma de nube o neblina hacia otra parte de la pantalla para no dañar el tubo y esto da lugar a que se produzcan formaciones que en combinación con los tres puntitos dan la impresión de lo que nuestro cerebro quiere interpretar.

En una grabación de 20 minutos salen unos 36.000 fotogramas, es decir 36 mil dibujos que hemos captado con colores grises, blancos, negros y además en relieve. Se puede dar por seguro que en algunos de ellos vamos a interpretar una figura como cara humana, (generalmente masculina) la de un perro o la de un caballo que son las tres formaciones más comunes que destellan los moldes por su forma. Difícilmente va a aparecer otra cosa que no sea lo referido. Con casi un millón de fotogramas que he visualizado, es de lógica que alguna cara salga más real que otras. Si puntuamos del uno al 10 a la mejor definición de una verdadera psicoimagen, es evidente que pasando esta barrera nos salimos del modelo característico que presentan estas imágenes y por tanto no podría formar parte de la misma. El hecho de que algunos ojos aparecieran cadavéricos, hundidos, de color negro, saltones o desprendidos es debido a que el fotograma ha captado el momento de recorrido o bien antes o después de finalizar la figura y el relieve lo comanda en función del ángulo de luz que incidimos en pantalla, por lo que puede aparecer una imagen plana, de perfil, frontal, relieve o hocicuda de perro o de caballo. (Poseo fotos secuenciales).

En cuanto a los parecidos de las caras con personas muertas o vivas, al no estar la imagen claramente definida, si nos empeñamos, siempre encontraremos un parecido a una persona fallecida. Y si hiciéramos el ejercicio de encontrar la semejanza con alguien vivo, también lo encontraríamos. En la foto de la izquierda vemos una supuesta psicoimagen. Busqué por internet una cara parecida y encontré la de Quinto Sertorio, que fue un destacado político y militar romano de la época final de la República romana. (Psicoimagen obtenida en el experimento nº 20). Si tuviese afán de protagonismo, podría vender al mundo paranormal que he “retratado” a un personaje histórico.

Los reflejos de pantalla es el enemigo número uno de las imágenes. Hay cantidad de Psicoimágenes colgadas en internet que están contaminadas, por lo que denomino el “Virus del reflejo”. Este tipo de virus lo he estudiado en profundidad y con la máxima seriedad por ser un verdadero obstáculo en cuanto a la veracidad de las pruebas que con rigor estamos realizando. Para saber hasta dónde llega la capacidad de incidencia del “virus” en la formación de una imagen, tuve que experimentar con varios reflejos y ver qué consecuencias tenían en la composición de las imágenes.

En una de mis experimentaciones, recreé el virus del reflejo con imágenes de animales vivos donde se puede ver en la pantalla del televisor por el efecto de la retroalimentación el punto de formación inicial de lo reflejado hasta su total desarrollo, acompañados de movimientos donde lo irreal se confunde con lo real. Para estos reflejos en movimiento tengo un antivirus muy eficaz y a la vez sencillo, solo con cerrar la puerta antes de empezar a grabar se evita que sin darnos cuenta nos entre lo que generalmente tenemos en casa el perro o el gato. Lo ideal sería grabar dentro de una habitación pintada de negro con una cámara de observación y comandada la cámara a distancia. Lo más común del virus de los reflejos es la creencia de haber obtenido una imagen (por ejemplo una cara) cuando en realidad es la nuestra o la de un familiar por el reflejo de una foto o cuadro que tengamos en la habitación. Hay que tener en cuenta que los reflejos nunca se muestran como realmente son por el efecto de la retroalimentación, zoom, etc.

Haciendo las pruebas a cara descubierta para el estudio de los reflejos, en el fotograma aparece una cara terrorífica asomándose por una especie de ventana, con solo ver su mirada se me pusieron los pelos de punta. Descubrí que era mi reflejo asomándome por la trampilla negra del cajón que construí para la eliminación de estos reflejos. Según la inclinación de la cámara, es tal el arco de reflejo de la pantalla del televisor que se puede ver tanto el suelo como el techo o las paredes.

Como curiosidad. La imagen reflejo de los dedos de las manos suelen representarse en la Tv como bichos raros. Si no tenemos cubre pantalla, lo mejor es mantener los dedos juntos al operar con el zoom. Nunca los puños cerrados o al menos no exponer las articulaciones “nudillos”. Se suele decir que cuantos más intervinientes estén presentes en el momento de grabación, más energía se acumula, lo que podría favorecer el fenómeno. En este caso creo que no es indispensable, ya que la energía para la creación de imágenes la aporta el propio televisor. Lo que verdaderamente influye es que si no se protegen, el reflejo hará que salgan caras y deformaciones por doquier He observado, estudiado y comprobado que hay tres tipos de reflejos: la primera zona, es todo lo que se encuentra entre la cámara y la pantalla, la segunda zona lo que está detrás de cámara y la tercera zona por detrás de pantalla. (Ver los efectos que produce la 3ª zona en el experimento nº 6).

 

La simple hebilla de la correa del pantalón, una foto de sobre mesa, el reflejo de algún elemento de la propia cámara o los botones de la camisa, producían caras. Para realizar estas averiguaciones coloqué todo tipo señales trampa para cotejar después los resultados, pero es tan cruel el reflejo generado, que no siempre es tan evidente. Me coloqué en la frente linternas de minero con diferentes luces de colores, (las típicas que se utilizan para ir a pescar de noche), cintas de colores y otros abalorios pero no obtenía resultados. Hasta que repasando una foto que era totalmente negra me llamó la atención un puntito en una esquina y al ampliarla descubrí que se asemejaba muy débilmente a la linterna de minero que me había colocado.

Me coloqué unas gafas en cuyos cristales pegué papel de colores y apareció una cara de perro con un grande hocico y dientes feos y afilados. En los siguiente fotogramas ya no apareció la cabeza de perro pero si rastros de algo que aunque muy deforme parecían como unas gafas retorcidas, en una esquina de la foto. Esto me llevó a la conclusión de que no se refleja todo al mismo tiempo ni va a parar al mismo lugar. El reflejo de mi cara va por un conducto diferente que el de las gafas, es decir que el reflejo no siempre es grabado en todo su conjunto, ni tampoco lo sitúa en un mismo lugar en la pantalla, seguramente debido al hecho de retroalimentar.

Para que se entienda; mi cara, aunque irreconocible, puede encontrarse en algunos fotogramas en la esquina superior izquierda y varios fotogramas después aparecer algún rastro de solo las gafas. Esto podría ser debido a cómo de contrastado es el reflejo. Es posible que en alguno de los fogonazos de la pantalla, ilumina más la escena y quede mejor contrastadas las gafas que mi cara y eso provoque que el reflejo prioritario sean las gafas y las figuras en la TV se configuren partiendo de las gafas. Cuando el contraste del reflejo es más parejo, es posible que las gafas ya no sean perceptibles y sea entonces mi cara la que tiene prioridad en producir formas semejantes. Como en el efecto de la retroalimentación, los fogonazos son de diversos tamaños, la sala se ilumina variando la intensidad y por tanto nuestro reflejo también cambia. Construí un cajón cubre pantalla para evitar los reflejos. En la primera grabación grabé mi reflejo a través de la abertura frontal del cajón y en la segunda salí del plano para evitar mi reflejo. Esta manera de proceder me permitía buscar las diferencias que podían existir entre ambas grabaciones. La imagen que sale de pantalla tiene una especie de tapiz-base que son lo que yo les llamo “Moldes” que se detectan como dije anteriormente ampliando las fotos. Los moldes que genera un reflejo son diferentes a los moldes que se generan cuando no hay reflejos.

Otro experimento que realicé fue ver cómo se comportaban los moldes cuando interponían entre la pantalla y la cámara alguna sustancia semitransparente. Para ello se me ocurrió crear una base artificial entre la cámara y la pantalla (como una especie de salvapantalla). Construí una cortina de agua y otra de vapor que interpuse entre la televisión y la cámara. Al tener esta especie de salvapantalla se generaba una aleatoriedad producida por la propia sustancia, ya que el vapor no es estático y la cortina de agua tampoco. Eso afectaba a la retroalimentación, incrementando el número de apariciones de supuestas caras.

Por tanto. Es de vital importancia evitar los reflejos. Nos podemos construir un buen antirreflejo para evitar que nuestra cara pueda salir reflejada como una máscara lisa color blanca o negra con un solo agujero mejor cuadrado que redondo de tres centímetros. Vestimos de negro y evitamos relojes, cadenas o cualquier objeto brillante. En la habitación evitar cuadros, alfombras con formas, paredes que no sean lisas, etc..

La televisión, como antes he comentado, también tiene que estar cubierta. Construí una caja con la trampilla abatible. Para la caja se necesita cuatro placas de poliespan de las que se ponen en los falsos techos forradas con cartulina negra. En definitiva, dos placas para los laterales una para encima y la cuarta placa la ponemos delante con un agujero para enfocar luz en posición basculante. Con que solo se cubra unos centímetros marco a dentro es suficiente para no tapar las entradas de aire de la tele. Tened en cuenta que estas teles se calientan. Con este proceder obtuve psicoimágenes de caras que aparté para su posterior estudio. Con la seguridad que esas fotos no eran producto de ningún reflejo. La primera posibilidad: que nuestro cerebro inconscientemente transmita imágenes que por medio de los moldes ya explicados y aprovechando su forma y su manera de comportarse configure la imagen. Cuando pensamos consciente o inconsciente en una persona lo primero que vemos es su cara ignorando o pasando a segundo plano su cuerpo de ahí que solo se formen generalmente caras con el típico envolvente de nube esponjosa. La segunda posibilidad es que esa estructura por algún procedimiento desconocido, adquiere la forma de una cara. En este supuesto caso tenemos un gran problema y es que estamos como al principio. No sabríamos qué mecanismos electro-físicos intervendrían en la formación. La tercera posibilidad es que el caos electrónico, genere formas casuales que nosotros interpretemos como caras por el efecto pareidólico que ya conocemos.

PRUEBAS REALIZADAS:

Experimento Nº1 Abril/2014

Vídeo nº 2605 Duración minutos: 15,22 (total fotogramas 27.649) Primera prueba de inicio en la que está presente mi hijo Raúl, que también es investigador y experimentador en Transcomunicación. Se utilizó el método clásico de grabación. Siguiendo el esquema del investigador José Garrido.

El tipo de luz que incidía sobre la pantalla era luz azul, aunque también usamos luz blanca. Al revisar los fotogramas veo con sorpresa que aparecen dos caras que se distinguen perfectamente. Una de ellas con estructura macrocéfala parecido al típico alienígena de nariz y boca pequeña, ojos rasgados grandes y gran cabeza.

Los primeros resultados fueron excelentes y podrían ser considerados paranormales. Es más, si no hubiese continuado indagando, los podría haber presentado a la comunidad paranormal como verdaderas psicoimágenes. Pero nada más lejos de la realidad.

Analizando la grabación y la cantidad ingente de fotogramas pude descubrir que la cara de la foto izquierda es una deformación de la cara de mi hijo y la de la derecha es mía. En esta primera sesión no evitamos los reflejos y aunque la habitación estaba casi a oscuras, tanto mi hijo como yo estábamos frente al televisor operando con la cámara como es normal. Los fogonazos de la retroalimentación iluminaban por centésimas de segundo la sala provocando nuestros reflejos en la televisión que eran amplificados y transformados por el efecto de la retroalimentación.

A partir de este hecho empiezo a plantearme que quizás la mayoría de psicoimagenes tengan una explicación, debido al método incorrecto para obtenerlas.

Experimento Nº 2 Abril/2014

Video nº 2625 Duración minutos: 28,14 (total fotogramas 50.789). Zoom de la cámara a 16X La primera cara es el reflejo distorsionado de la mía. Sobre la segunda y tercera foto no veo indicios de reflejos. Así que podría ser una formación casual o bien una mezcla de reflejo y moldes. (las dos últimas pertenecen a la misma cara).

En la foto de arriba parece como una persona sentada, pero realmente no puedo afirmar que es.

Experimento Nº3 Abril/2014

Video nº 2626 Duración minutos: 36,48 (total fotogramas 66.181) Grabo con el mismo método que en la anterior experimentación. La gruesa cadena en vertical de la primera foto, es la superposición del número cero de la cámara de video. Cuando empiezo a grabar el cronómetro de la cámara se pone en marcha y aunque este aparece impreso en la pantalla en la parte superior, si no cuido el encuadre, el cronómetro pasa a formar parte de la retroalimentación, generando estructuras confusas. En el resto de fotos podemos apreciar caras, destacando como intrigante la pequeña cara de mujer que aparece en la foto 5, donde utilicé una iluminación lateral con luz roja.

Se puede ver otra foto con la apariencia de una persona en el campo con camisa blanca de manga corta que se toca con la mano izquierda el ala del sombrero.

La foto derecha parece un bebé colgado del cuello de un señor. Grabé una especie de duende como se puede apreciar en las fotos. Esa estructura se formó gracias al reflejo de un barco velero bañado en sal que tengo como adorno y que está detrás de la cámara. Descubrí por casualidad que dicho reflejo, producía ese tipo de caras. Como he comentado anteriormente, cualquier reflejo, nos puede generar estructuras que interpretamos como caras. Observe como el supuesto duende aparece en pequeñito y posteriormente se amplifica.

Experimento Nº 4 Abril/2014

Video n1 2614 Duración minutos: 41,12 (total fotogramas 74.114) .Han salido manadas de perros y caras que es la combinación y mezcla de mi reflejo con las formaciones hocicudas de los moldes.

En estas dos últimas se ve una cara de perro y la manada.

Experimento Nº 5 Abril/2014

Video nº 2626 Duración minutos: 18,03 (total fotogramas 32.446) Grabo en las mismas condiciones que la anterior. Fuerzo la obtención de caras rotando las imágenes. En este caso, al rotar el fotograma con algo de imaginación veremos la figura de un gato con los ojos grandes. En la foto de la derecha se ve la formación de un rostro acercándose a gran velocidad. Queda claro que es una pareidolia, a no ser que los supuestos seres tengan la habilidad de mostrarse rotados 90 grados que sería un sinsentido.

Experimento Nº 6 Abril/2014

Video nº 2627 Duración minutos: 16,19 (total fotogramas 29.362) Pongo la tele orientada hacia un armario blanco de mi despacho, para evitar reflejos. La cámara graba lo que hay detrás de la televisión. Vemos el cuadro que está detrás de la tele que en realidad es una calle con casas de pueblo con un campanario.

El ángulo de la cámara y el foco que está encima de la tele hace un juego de luces y sombras que al retroalimentar la imagen distorsiona la realidad haciendo que las dos ventanas del campanario se conviertan en ojos, la esquina en nariz y las dos ventanas de abajo en la boca. Puede que el balcón con las flores algunos vean el pelo de una mujer. (ampliar fotograma).

Lo mismo ocurre con el cuadro situado en la esquina superior derecha de la habitación donde se aprecia como hay una primera distorsión en el cuadro de la pared y una segunda y con más intensidad dentro de la pantalla.

Al retroalimentar se distorsiona tanto su contenido que en el fotograma se ve perfectamente a un hombre con grande nariz dientes y boca exageradamente abierta. Los dos paneles solares se convierten en los ojos. Más abajo las dos pirámides hacen de nariz y las letras bajo la pirámide configuran los dientes, siendo el perfil del cuadro el labio inferior. (ampliar fotograma)

Experimento Nº 7 Mayo/2014

Video nº 2630 Duración minutos: 13,45 (total fotogramas 24.727) Grabo alternando luz azul y blanca. Las fotos que hay en el mueble debajo de la estantería las he tapado con diferentes revistas para cambiar de fondo/reflejo. Abro la puerta y dejo entrar a mi perro. Jugando con diferentes tonos de luz, el zoom y los grados de inclinación, Consigo que el perro se refleje. En la segunda foto se ve el perro de frente y mi cabeza por intentar cogerlo agachado. En la siguiente foto se ve comiendo una galleta.

Experimento Nº 8 Mayo/2014

Vídeo nº 2631 Duración minutos: 19,34 (total fotogramas 35.211) Dejo que mi perro se refleje a su antojo, aplicando luz azul sobre su pelo blanco. (la luz azul sobre blanco es genial). Las fotos de mi perro salen distorsionadas, generando algunas formas fantasmales. A más pelos más distorsión y formas.

Con luz blanca. A la izquierda una cara y las zonas blancas es mi perro.

Experimento Nº9 Mayo/2014

Vídeo nº 2632 Duración minutos: 27,28 (total fotogramas 49.391) Dejo las paredes limpias para evitar reflejos y tapo la pantalla del televisor con una caja de porexpan. Dejo en la parte delantera una trampilla con inclinación ajustable.

Utilizo una luz blanca regulable y adapto los ángulos de enfoque. También pruebo con luz de linterna por ser esta bastante agradecida en cuanto a la estabilización al menos con mi cámara y porque puedo dirigir la luz con más acierto al punto elegido.

Como resultado obtengo caras bastante macabras. Cuando el molde recibe luz focal, intenta defenderse y se dirige hacia el marco negro que bordea la imagen, generándose imágenes de aspecto fantasmal o cadavérico. Una imagen curiosa es la última foto que parece alguien tumbado que se toca el falo.

Bajo la trampilla ajustable para permitir los reflejos frontales e intento que queden reflejados los botones de mi camisa a ver si por el efecto de la retroalimentación pueden generar caras, al ser lo botones parecidos a una cara de trazos simples. (ver foto abajo).

Experimento Nº 10 Mayo/2014

Vídeo nº 2635 Duración minutos: 23,57 (total fotogramas 43.081) Grabo en las mismas condiciones que en el anterior experimento, las paredes limpias sin elementos que se reflejen. Forro de negro la caja que cubre el televisor.

Dejo la trampilla completamente abierta. Coloco trípode y foco según lo establecido. Procuro estar fuera del alcance del reflejo de la pantalla. Despejo la habitación de cualquier elemento que se pueda reflejar y comienzo a gravar. Al poco rato aparece la cara de una niña o mujer, y dos más de hombre o mujer (¿…?) Fotos de abajo.

En cuanto a las dos últimas caras que son de la misma persona las he tenido que rotar para poder verlas.

Por último llamo a mi perro que juegue alrededor de la pata del trípode por tener una referencia de este cuando visualice los fotogramas.

En estos primeros 11 fotogramas se ve a mi perro moverse alrededor de la pata del trípode. La primera foto es el momento en que yo lo levanto por un instante. (Se puede ver la forma del perro en el aire). A veces su imagen se multiplica y algunas tienen forma de cara humana. El último fotograma es una cara fruto de un reflejo mío intencionado. (Como siempre sucede, no hay ningún parecido con migo. (Muestro mi foto como prueba).

De izquierda a derecha foto 5ª hay un dato importante y es que si nos fijamos con atención se ve en el centro de la pata del trípode como una mancha alargada gris difuminada que es el apretador de la pata telescópica de solo dos centímetros pero la distorsión lo deforma lo difumina y lo hace más grande y le cambia el color.. (ver foto real del trípode). Ni que decir tiene que este detalle y muchos otros como este, pasarían por alto a no ser por el grado de atención, concentración y estudio de las imágenes.

Por supuesto que las imágenes por reflejo la calidad deja mucho que desear aunque raras veces debido al efecto luz, enfoque etc, pueden salir bastantes aceptables. En la formación de imágenes sin reflejo físico exterior se produce porque al incidir el foco de luz sobre la pantalla, entre otras cosas, los moldes se defienden con fogonazos produciendo zonas blancas y oscuras y en esa amalgama de movimientos de vez en cuando y con suerte dejan formaciones que se pueden parecer a lo que nuestro cerebro interprete que siempre suelen ser caras y perros por el hocico alargado.

Experimento Nº11 Mayo/2014

Vídeo nº 2640 Duración minutos: 13,07 (total fotogramas 23.605 Grabo con caja negra y sin elementos que se reflejen en pantalla excepto una radiografía. Coloco la resonancia magnética que me hicieron del oído interno entre la cámara y la pantalla incidiendo la luz por el perfil. Se produce una distorsión de la imagen del oído interno provocando figuras pareidólicas. Si la luz se proyecta en posición vertical y entre el objeto y pantalla la imagen adquiere cierto relieve tridimensional.

Caras obtenidas por el método de la referida radiografía.

Caras obtenidas por el método de la referida radiografía.

Experimento Nº12 Mayo/2014

Video nº 2641 Duración minutos: 47,20 (total fotogramas 85.135) Me coloco frente al televisor con una linterna de minero en la frente. Se comienza a distorsionar mi reflejo generando nuevas caras.

 

Las flechas indican la luz de mi linterna en la frente. (Alguien me comenta que aquí hay una foto que le recuerda a Einstein).

Experimento Nº13 Mayo/2014

Vídeo nº 2644 Duración minutos: 22,25 (total fotogramas 40.310) Continuo con la caja negra pero con la tapa abatible abierta por completo y quito la cartulina que tapa las patas del trípode Aparecen varias caras. En la primera foto se ve la cara de una mujer mulata y la siguiente una cara con fuertes dientes. En la foto de la TV. se ve perfectamente en la pantalla mi reflejo que una vez conectado y retroalimentado puede salir cualquier cosa.

Ahora levanto la cámara unos 40 centímetros por encima de la pantalla. Utilizo luz fluorescente a 45º de 11 watios. Se aprecia en las tres fotos de abajo, la formación de las patas del trípode compuestas por sucesivas clonaciones de moldes.

Jugando con la intensidad de la luz y el zoom, los reflejos de las patas del trípode pueden dar lugar a escenas paisajísticas como las que se ven abajo.

En la foto arriba izquierda continúa apareciendo las patas del trípode en medio de una cascada de agua. La siguiente foto derecha, las patas se acortan y se multiplican dando la apariencia de troncos cortados junto a unos árboles. En las dos fotos de abajo vemos troncos de árboles cortados y al fondo muchos árboles. En la foto junto a esta alguien mira detrás de una nube aunque por la forma también parece un extraterrestre.

Abajo se puede ver la formación de dos rostros.

Experimento Nº14

Mayo/2014 Vídeo nº 2646 Duración minutos: 41,14 (total fotogramas 74.173) Sin reflejos en el ángulo de la pantalla y sin la caja protectora. Utilizo luz de linterna por el tono rojizo de su luz debido al filamento incandescente de la bombilla. Mezclo la escena con luz natural tenue del atardecer.

Provoco el reflejo de un perrito blanco de peluche sobre cartulina negra. Pongo el peluche a dos metros de la pantalla al mismo nivel, detrás del trípode y encima de un mueble. La penumbra de la noche entra por una ventana que incide sobre una esquina de la pantalla. Como resultado obtengo en unos fotogramas una figura contorneada de mujer con vestido largo que sale de la pantalla y se proyecta hasta un metro en el aire por encima del televisor.

Esa forma de mujer que parece proyectarse fuera de la pantalla no es más que la incidencia de la luz de la lámpara blanca enfocando de abajo a arriba del peluche más la luz de una linterna roja incidiendo sobre el peluche. La incidencia de la luz del atardecer junto con la luz rojiza de la linterna generan extraordinarias imágenes paisajísticas llenas de color y formas.

En un espacio de tiempo donde solo salían figuras geométricas me apareció una voluminosa cara parecida a un indio. Solo se aprecia dicha pareidolia cuando rotamos la imagen 90º.

Experimento Nº15 Mayo/2014

Vídeo nº 2648 Duración minutos: 10,55 (total fotogramas 19.658). Con esta toma simulo el efecto del experimento 14, donde el reflejo sale de la pantalla proyectado hacia arriba. Utilizo un método de proyección por espejos. Lo que realmente aporto es un espejo lateral para ensanchar la imagen y otro posicionado a diez grados en la base de la pantalla para estrecharla.

Realizo otra prueba para comprobar en directo como se va produciendo la deformación por el reflejo. Coloco un espejo ligeramente inclinado hacia atrás delante de la base de la pantalla. Dejo la cámara grabando y me pongo delante del espejo. En la pantalla se ve el espejo con mi imagen algo distorsionada. Según la incidencia de la luz de la linterna en mi cara y dependiendo del ángulo, mi cara se va deformando y puedo apreciar en directo lo que está sucediendo a placer.

Experimento Nº16 Mayo/2014

Vídeo nº 2649 Duración minutos: 3,47 (total fotogramas 6.826). Realicé las tomas con luz regulada muy tenue. Usé el Zoom a 7,8X Cubro la pantalla para evitar reflejos. Es curiosa la cara que pone de sorpresa o tal vez de miedo la mujer de la primera foto. La mujer de la foto siguiente parece que sea la misma con menos años y más calma.

En lateral derecho hombre de boca hundida y barbilla saliente parece mirar a otro. A la derecha otro rostro.

Experimento Nº17 Mayo/2014

Vídeo nº 2650 Duración minutos: 10,48(total fotogramas 19.441) .Con este vídeo minimizo al máximo cualquier reflejo que pudiera influir en la pantalla por lo que le coloco una bolsa de color negro interior y amarilla exterior con un agujero para la cámara, otro debajo a unos 45º para el enfoque de la linterna y otro de un centímetro en una esquina para observar lo que ocurre en el interior cuando incido la luz y el zoom. (Abajo fotos de la bolsa cubre pantalla y algunas imágenes obtenidas).

El artilugio es simple pero efectivo. Sin lugar a dudas el tipo de imagen que sale no está contaminada por reflejos externos y esto me permite poder comparar con las reflejadas. Esta comparativa es tremendamente difícil de detectar. Este experimento lo he repetido tantas veces que en algunas ocasiones acierto su procedencia. Un reflejo que pase por la retroalimentación, su forma saldrá en función de la incidencia de luz, de los grados de enfoque y de la posición de zoom.

Experimento Nº 18 Mayo/2014

Vídeo nº 2651 Duración minutos: 11,43 (total fotogramas 24.775) .Grabo con el mismo sistema que el conjunto anterior, con la bolsa cubre pantalla. Utilizo luz indirecta, con foco y de linterna. Yo observo por un agujerito de un centímetro. Como reflejo lo único que está expuesto es el cristal de la linterna y el del objetivo de la cámara. En esta secuencia en la primera foto se ve como se agrupan los moldes formando caras de las que solo una de ellas se dejará ver como muestro más bajo.

Estas tres siguientes fotos me han impactado por la forma en que las he obtenido y sobre todo porque están exentas de cualquier reflejo del entorno. (Míralas con detenimiento). En la siguiente foto en la parte superior izquierda aparece la formación de un rostro de mujer que mira de reojo la luz rojiza de la linterna que yo enfoco a unos 45 grados por un pequeño agujero.

Cuando hay fondo negro se ha de acostumbrar la vista para ver el detalle igual que si miramos de noche al cielo. Con práctica se consigue.

Foto de abajo: abre extremadamente los ojos por miedo a la luz.

En la siguiente foto en la parte superior izquierda, aparece la cara de color carne de la misma mujer de las fotos anteriores con los labios pintados de rojo y con mirada penetrante. Parece que mira al objetivo de la cámara con cierta tranquilidad por haberle retirado el foco de luz de la linterna. (En las tres caras se ve una nube. (Ampliar).

Os recuerdo que el color de la bolsa es negro por dentro y amarillo por fuera. Pues este bicho raro parece que quiere salir de su interior a través del agujero por donde enfoca la cámara.

Experimento Nº19 Mayo/2014

Vídeo nº 2652 Duración minutos: 13,20 (total fotogramas 23.984). Esta toma la realizo colocando una visera de porexpan de color negro encima del marco de la pantalla como única protección anti reflejos. La zona de posibles reflejos la tengo limpia. Yo me protejo evitando los botones de camisa y me coloco una máscara de color gris con solo un pequeño agujero en el centro.

Máscara

Máscara

Grabo aprovechando la penumbra de la puesta de sol y a ratos la mezclo con luz blanca indirecta. Grabo con una cascada de agua interpuesta entre la cámara y la pantalla para que proyecte una especie de tapiz a la pantalla para comprobar el grado de distorsión por el efecto de cascada de agua entre otras cosas. Para la construcción casera de la cascada de agua solo se necesita un tubo de PVC de de unos 40 centímetros de largo por 10 de diámetro. Realizamos una línea recta de agujeritos de punta a punta y otro arriba para la entrada de aire. Lo llenamos de agua taponando los dos extremos y ya tenemos lista la cascada. Por motivos de seguridad se debe trabajar con solo luz de linterna y dejar un metro de espacio entre la cortina de agua, la tele y cámara. Por supuesto que debajo tienes que poner un recipiente.

Ahora mezclo en la cascada agua con jabón para obtener nubes que comparar con las que produce la pantalla..

Experimento Nº20 Mayo/2014

Vídeo nº2653 Duración minutos; 27,53 (total fotogramas 48.652). Grabo con la visera negra encima de la pantalla, me pongo la máscara y una camiseta sin botones para evitar reflejos. Empleo luz de linterna de led azules, blanca, y luz de foco. Proyecto luz en todas direcciones para buscar el ángulo perfecto que es el que necesito para averiguar si las imágenes salen o las producen los “moldes”.

Para ver bien la base de los moldes, cómo se mueven, dónde se esconden, cómo salen cuando perciben luz, cómo proyectan su imagen, cómo se transforman, se multiplican, etc. Es necesario proyectar luz tenue más un reflejo de luz lo más parecido a la que los molden crean, para que no se alteren y nos dejen ver con más claridad sus raíces, es decir hacer nubes de vapor, incidir el foco de luz sobre la nube para que esta se refleje en el molde. (ver esquema anterior). Para ello solo se necesita una olla con agua hirviendo y colocarla en medio de la cámara y pantalla durante unos diez minutos de tal manera que solo se refleje el vapor. De esta manera en los fotogramas veremos que realmente el vapor es “mágico”.

Emperador romano?…

Con este procedimiento aparecen cantidad de imágenes.

Experimento Nº21 Mayo/2014

Vídeo nº 2654 Duración minutos: 14,37 (total fotogramas 26.308). Método de grabación como en el anterior experimento. Me nutro de la luz del techo y de una linterna. Coloco entre la cámara y el televisor una funda de plástico tamaño folio con agua jabonosa en su interior. Muevo dicha funda y la cambio de ángulo, jugando a su vez con la luz para ver los efectos que causa y comprobar si con este método también se producen caras y qué diferencias se producen respecto al método clásico de obtención de las mismas.

El efecto del jabón produce en la pantalla auténticas nubes donde aparecen caras. Me queda claro que cualquier elemento que tenga claros y oscuros y que esté en constante movimiento aleatorio es capaz de producir caras. Entre otras ver abajo la cabeza pequeña del hombre con mostacho. Este mismo efecto es lo que acontece dentro del tubo de rayos catódicos con la diferencia que no hay que mover su contenido evidentemente.

Experimento Nº22 Mayo/2014

Vídeo nº 2655 Duración minutos: 24,26 (total fotogramas 43.961) Grabo totalmente libre de reflejos excepto el mío propio y el de un perrito de peluche que aguanto en mi mano para averiguar hasta dónde puede llegar a confundirnos el temido reflejo en la pantalla. El efecto de la retroalimentación sobre el peluche crea una sensación de 3D que a su vez desfigura la cara del peluche. En otras secuencias es mi propia cara deformada por tal efecto la que produce caras nuevas irreconocibles. En la segunda y tercera foto comienza a mostrarse el peluche.

Abajo en la primera foto, se le ve al peluche la parte trasera de la cabeza y cambia de color blanco a gris y espera fijamente a una nube pequeña que poco a poco se va haciendo grande alargada y que haciendo un pequeño giro se dirije de frente al peluche mirandole a los ojos cara a cara. A continuación señalizo para su mejor comprensión, los dos ojos del peluche nube y la parte trasera de la cabeza del peluche real.

La cara que muestra el peluche nube en nada se parece al original. En la segunda foto la nube muestra tambien sus ojos y parte de su cara y comienza a retirarse para dar paso a otras secuencias que muestro más abajo. (Por ser esta y otras secuencias bastante largas, solo muestro algunos fotogramas de este experimento).

Rotando la segunda foto de arriba 90 grados podemos encontrar una cara pareidólica de perfil con voca abierta y mandíbula inferior muy pronunciada. También ha desaparecido la cabeza del peluche. (foto de abajo).

Abajo se puede ver algunas caras deformes y cuerpo del peluche. Es importante saber que el peluche es muy pequeño, a penas mide ocho centímetros de largo por cuatro de alto y es bastante chato.

Es curioso que en todo el tiempo que dura el video tomando las imágenes que yo provoco moviendo el peluche, en ningún momento aparezco yo y tampoco mi mano. Salvo en una que muestro abajo donde se aprecia mi cuerpo de cintura hacia arriba con la mano derecha moviendo el peluche y con la boca muy abierta. La cara pequeña de la segunda foto es del peluche y la última no es de mi reflejo (¿?).

La foto de arriba en la que se me refleja medio cuerpo es la única que aparece después de casi un millón de fotogramas. No es habitual que la retroalimentación capte reflejos de imágenes poco definidas más bien las ignora. Lo más fácil son las caras, objetos y elementos fáciles de modificar. Solo los animales hocicudos de cuatro patas procedentes de un reflejo son aceptados por este método. Por otro lado, las imágenes procedente de los moldes de la pantalla, también se rigen por el mismo sistema de presentación.

Experimento Nº 23

Con este último vídeo, finalizo mis experimentos por considerar que he conseguido más de lo que yo esperaba.

Ahora vamos a ver el comportamiento de un reflejo poco definido. Me coloco una máscara lisa de cartón blanco con un pequeño agujero en el centro y me dejo reflejar. (como siempre presento una pequeña muestra de toda la secuencia).

Este experimento de la máscara se tendría que analizar en profundidad por el motivo siguiente:

1º.- Comienza con presentarse con formas sin definir.

2º.- Más tarde interpreta algo así como dos ojos y una nariz pero en un formato muy plano.

3º.- Después muestra una especie de cara hocicuda.

4º.- Parece como que está tratando de dar una información de algo que no comprende muy bien.

5º- Por fin en uno de los fotogramas aparta un poco el famoso velo o pelo blanco que siempre muestra y nos ofrece lo que tanto le ha costado mostrar. ¡¡¡ Una cara!!!. Impresionante secuencia.

Puedo asegurar que jamás me descubrí la cara. Entonces ¿a quién pertenece ese rostro?. ¿Cómo pudo ver lo que había detrás de esa mascara?.¿o simplemente se lo ha imaginado?. Lo cierto es que a través de sucesivos intentos ha logrado mostrar lo que tanto le ha costado. (Ver en la primera foto de arriba como aparta el velo o pelo blanco para asomarse).

Varias fotos a comentar

Esta primera foto viene del ya comentado experimento Nº 12 y como está falta de nitidez he preferido traerla y ampliarla aquí. En este experimento, recordemos que me puse en la frente la linterna encendida que muestro en la foto real de abajo y que en las fotos solo se ve un pequeño resplandor blanco en el centro de la frente pero ni rastro de la linterna salvo en esta foto que por casualidad pude ver.

Como ya he comentado en diferentes ocasiones, el virus del reflejo no tiene límite. Si nos fijamos con atención (mejor ampliarla) veremos una cabeza que lleva en la frente una especie de gafa linterna apagada con dos focos por encima de los ojos y sujeta en las orejas por unas patillas. Por supuesto que en nada se parece a la mía .

Basta ojear las caras que se ven en este experimento (nº 12) así como la linterna, para comprender lo cruel que llega a ser este tipo de reflejo. ¿Quién se atrevería a afirmar que soy yo y mi linterna?. En este caso queda claro que las caras del nº12 ni son pareidolias ni vienen del más allá. (ver foto abajo).

La segunda foto de la derecha, tampoco es una pareidolia porque soy yo haciendo pruebas para averiguar el comportamiento de una imagen en determinadas condiciones, es decir, ver cómo se comporta un color reflejado por retroalimentación. Me pongo una máscara blanca en este caso con dos agujeros, me ilumino la cara con luz blanca y me dejo ver. Esto tenía que repetirlo con luz azul y con otros colores pero será en otra ocasión. Abajo una pequeña muestra de algunos de los fotogramas aquí expuestos y que no son fruto de ningún reflejo pero las considero como muy curiosas por su contenido. (Vale la pena ampliarla).

Conclusión:

¿Son las psicoimágenes pareidolias?, Yo particularmente creo que sí, o ¿Quizá estamos buscando algo que no encontramos porque está en nosotros mismos?. ¿Es nuestro yo el que se retroalimenta y divaga por el universo creando la pareidolia de nuestra propia existencia y todo lo que nos rodea?. En el supuesto caso de admitir que se puedan colar imágenes por la entrada de antena, es evidente que deberían salir todo tipo de imágenes y no solo caras. Estas y otras cuestiones las dejo para otra ocasión en la que intentaré darle sencilla forma para su mejor compresión.

Aclaraciones técnicas.

Es importante destacar que el 95% de los vídeos los he grabado con toques de zoom casi continuos salvo en algunos momentos que lo dejé en posición fija. En este caso he copiado el sistema de los pescadores que cuando están rato con la caña quieta y no pican, hacen el “curri” método que consiste en lanzar la caña y recoger repetidas veces hasta que piquen. Al menos a mí me ha funcionado.

Algunos de los elementos que he utilizado en este experimento

Espero que este trabajo sirva para mejorar la calidad en la obtención de las “Psicoimagenes”.

                                                                      Francisco López (barnasol@gmail.com)

Fuente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 1, 2015 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: