RSS

Significado Transcultural de Los Estados Alterados De Conciencia.

22 Nov

Por Gustavo Cia

Introducción

Es conocida la relación que poseen los resultados de las investigaciones de abducciones y los mitos de las iniciaciones chamánicas: el abducido o “elegido por los dioses o espíritus sagrados” manifiestan casi el mismo desarrollo en la cadena de eventos: “separación, ordalía y regreso”, temor a lo desconocido, rapto, luminosidad sobrenatural, implantes, mutilaciones, muerte, regeneración y descenso a la tierra con amplitud de la conciencia por el contacto con los Dioses, antepasados o espíritus familiares, además de un designio divino o advertencia a la humanidad. Esta cadena de eventos se encuentra en la mitología de muchos pueblos y civilizaciones antiguas y forma parte también del mito moderno.

Las personas que sufrieron esta cadena de eventos, eran considerados con poderes sobrenaturales: don de ubicuidad, talentos curativos, proyección de la conciencia a lugares distantes, y, sobre todo, la capacidad de comunicarse con el mundo espiritual más allá de los límites de la materia: “los chamanes”.

Estos sabios-brujos, tenían un papel preponderante de índole religiosa y social, eran el nexo entre esta realidad y otra más allá del alcance del humano ordinario. Los toltecas, los mayas, en Centroamérica, como así también los yaqui, los anasazi,, en la frontera norte mexicana y algunas áreas de Nuevo México y sur de California, los nativos australianos y los chamanes siberianos entre otros. También las tribus amazónicas y otros pueblos de Europa y Oriente, tenían la creencia de que ciertos individuos dentro de su grupo étnico estaban en contacto con el mundo espiritual.

Casi todos los diferentes chamanismos de las sociedades “primitivas” utilizaban determinados “lugares sagrados” y administraban “plantas sagradas” o visionarias para inducir Estados Alterados de Conciencia (EAC). El uso de plantas alucinógenas ha formado parte de la experiencia humana por milenios, algunas plantas alucinógenas contienen compuestos químicos capaces de provocar alucinaciones visuales, auditivas, táctiles, olfativas e incluso, gustativas, o de inducir psicosis artificiales que permitían la comunicación con lo sobrenatural. Es importante destacar la importancia de los “lugares sagrados” para el aspirante a la iniciación chamánica y las últimas investigaciones sobre geomagnetismo y síntomas del lóbulo temporal.

También es necesario destacar la repetición en un contexto cultural moderno y tecnológico la misma cadena de eventos entre los abducidos por presuntas inteligencias extraterrestres, y su relación profunda con actividad geomagnética de baja intensidad, y alteraciones o labilidad del lóbulo temporal.

Anatomía De Una Abducción

abduccion-paralisis.jpg

La abducción o rapto tiene antecedentes desde 1961 en New Hampshire en las Montañas Blancas. Los protagonistas fueron Betty y Barney Hill, entre las 22 hs. y la medianoche del 19 de septiembre de 1961. Luego de este suceso una oleada de “raptos por parte de extraterrestres” se inició por todo EEUU.

Después en la década de los ´80 (1985), el escritor Whitley Strieber, declaró ser abducido por criaturas grises de 1,25 a 1,50 m. Strieber describe además, sucesos tales como: pérdida de tiempo, amnesia, y la inserción de implantes cerca del oído. Recuerda además haber sido abducido desde niño, y entiende que estos seres o entidades han operado en su conciencia de manera no ordinaria. Describe su experiencia en un libro llamado “Comunión”.

Budd Hopkins en su libro “Intrusos: Los episodios de “Copley Woods”, relata una colección de casos de abducciones que van desde Los Ángeles hasta Nebraska. Este autor sostiene que una raza de seres extraterrestres “los grises”, están abduciendo regularmente a la población del planeta (hombres y mujeres), fecundando artificialmente a nuestras mujeres, y extrayéndoles el feto, para iniciar una cruza humano-extraterrestre con propósitos inconfesables. Sostiene además que implantan a los abducidos sondas que colocan, ora en la cavidad nasal, ora en los oídos, para monitorear al abducido en todo momento. Hopkins sostiene que esta raza, es agresiva y planea conquistarnos.

Cabe destacar en la experiencia de Strieber la modificación de la conciencia, hacia estados Un contacto no es solo un hecho aislado en la vida de un individuo, sino algo que debe verse en el contexto más amplio de su historia pasada y sus experiencias, actitudes, y conductas posteriores al contacto.

Muchos tienen personalidades disociativas, y en algunos casos hasta personalidades múltiples. Son susceptibles ad estado de trance, pero llevan una vida formal, de responsabilidad, cumplen con su trabajo, están al frente de sus familias, carecen de conducta antisocial, pero a menudo eso cambia cuando tienen una experiencia con un OVNl.

Ellos estallan como un volcán en erupción. Sus problemas psicológicos hicieron que imagine la experiencia, o una experiencia real llevó los problemas a la superficie? Sencillamente no lo sabemos. Ciertamente sabemos que, luego de esta supuesta experiencia, los perceptores pueden experimentar alternativos estados de conciencia, entrando y saliendo de estados de trance, durante los cuales pueden canalizar mensajes de entidades de extraños nombres.

En lo que refiere al contenido, estas imágenes carecen de valor. Pero, cualquiera que sea su causa, o su origen, ocurren. Otra cosa que sucede es que, alrededor del perceptor, se desatan fenómenos PSl. Tal vez esto sea de esperar, puesto que los estados alterados o trance inducen a la producción de P.E.S. (Fenómenos Extrasensoriales) y P.K. (Psicokinesis).  Quizá la experiencia OVNI sea un modo para que estas personas se realicen. A veces, resulta que el contacto con el OVNI sirve positivamente a lo que el perceptor necesita ; otras veces resulta que no, y la persona termina peor que antes.

Definición De Estados Alterados

psicoterapia-transpersonal-contexto-contenido-y-proceso.jpg

Sir John Tuke, presidente de la sociedad neurológica del Reino Unido lo define como: “estado mental subconciente secundario, en el cual aparece la doble personalidad ejemplificada en el sonambulismo y el estado hipnótico”. Los sueños deben ser incluidos: aportan experiencias alucinatorias más familiares, y pueden aportar información útil de los procesos inconscientes.

En un extremo se encuentra el trance, la posesión (desplazamiento del yo normal), parálisis, histeria, psicosis e invasión de otra personalidad. En el otro extremo está el sueño, los fenómenos PSI, las ECMs, y otras anomalías. Freud sostenía que el sueño es alucinatorio, es decir reemplaza el sueño por alucinaciones.

Cuando el trance se ubica en el contexto evolutivo, nos damos cuenta que la explicación de Freud posee limitaciones. El contenido alucinatorio de los sueños, más allá de un mecanismo compensatorio debe ser examinado a la luz de la evolución. La vida animal en general se desarrolla en trance, pero hay insinuaciones sobre la existencia de la mente en los termiteros y en las aves que vuelan en bandadas, que sugieren el desarrollo de algo más intencionado que lo que se podría esperar de la simple evolución natural. Es como si la evolución hubiese encontrado una forma de introducir un instrumento que permita a las especies actuar de maneras más sofisticadas de las que, al examinar sus limitaciones, podríamos considerar posibles.

Pero con el desarrollo de la conciencia en el hombre, esto habría causado problemas, desactivar ese poder era necesario para la toma de decisiones. Pero el estrato subliminal continuó desarrollándose y operando. Cuando lo subliminal encontró dificultades en transmitir sus mensajes recurrió a la alucinación.

Los estados alterados, como el trance por ejemplo, son ampliamente temidos por la comunidad psiquiátrica. Desafortunadamente el término clínico “disociación” asociado al trance implica algo que necesariamente necesita ser curado. Los psiquiatras no siempre aprecian su extraordinario alcance. Liam Hudson en su obra “Nightlife” (1986), muestra la influencia de estos estados en la personalidad y la memoria, en nuestros sueños, y en la imaginación. Estos estados han sido fuente de inspiración para figuras históricas de la talla de Buda, San Pablo, Mahoma, etc. La voz del “Daimón” de Sócrates, que lo guió sabiamente, según sostuvo en su juicio, durante toda su vida, y entraba en trance para escucharle. Preocupado por un tema profundo, según Alcíbiades, permaneció en trance todo un día y una noche, como era capaz de hacer cuando su mente estaba absorta en un problema, y entonces, absorto en su meditación olvida comer, beber, y dormir, hasta que alcanza su meta, o recibe algo de luz en el problema que lo acosa.

La Hipnosis y su significado en La Investigación Psi. Ganzfeld y La Teoría De Reducción De Ruido

La hipnosis ha resultado una herramienta útil para explorar el nivel inconsciente de la persona. También es útil para desenterrar traumas profundos. La hipótesis de trabajo en cuanto a PSI ha sido la siguiente: el fenómeno PSI es inconsciente, sin embargo, por medio de la hipnosis se pude hacer tomar conciencia de lo que se conoce inconscientemente. Por lo tanto éste sería el instrumento adecuado para conocer lo percibido por medio de clarividencia, telepatía, precogniciones etc., y se mantiene en ese nivel. Además sería un medio útil para educar al sujeto y enseñarle a distinguir y emplear correctamente lo que está allí depositado; como hacer uso de PSI con seguridad y control. En el conocimiento parapsicológico se distinguen claramente dos pasos:

  1. La adquisición conciente de la información por medio de PSI
  2. La toma de conciencia de su existencia por medio de sueños, “intuiciones”, alucinaciones.

La Dra Louisa Rhine estudia 7.119 casos espontáneos conservados en los ficheros del laboratorio de Duke University y en los que parece estar involucrado PSI y los tres medios o herramientas con los que se hace presente comunmente a nivel conciente:

  1. Intuiciones: en éstas no hay percepción sensorial de ninguna naturaleza, ni hay raciocinio, pero existe una convicción del conocimiento adquirido.
  2. Alucinaciones en estado de vigilia: se trata de ciertas percepciones sensoriales que obedecen no a estímulos físicos (como serían los efectos de las lesiones, enfermedades, o drogas) sino a percepciones extrasensoriales.
  3. Sueños: que de acuerdo con los datos que suministran se los puede dividir en dos categorías: reales o irreales. En los sueños que llamamos reales el sentido está expuesto por medio de imágenes tomadas del mismo acontecimiento, y que luego se ven confirmadas. En los irreales hay una sustitución de personas, situaciones y a veces hasta una proyección de sí mismo.

Por los resultados de muchas investigaciones parece que podemos afirmar que en la hipnosis existe una combinación de relajación y eliminación de la distracción que suponen los acontecimientos externos y que puede favorecer la ESP. Honorton postuló la teoría de la reducción de ruido en el funcionamiento de la ESP, ya que tenía la hipótesis de PSI como un sentido debilitado. Sus investigaciones, basadas en los estados de Samadhi, las técnicas de relajación y concentración de la Meditación, sugeridas por los Sutras de Patanjali, sus experiencias en estados alterados de conciencia (sueños, hipnosis) le llevó a diseñar un sistema de eliminación de ruido interno (procesos mentales, impresiones del mundo externo que golpean los sentidos) llevando al sujeto a la atención interna, logrando excelentes resultados, sobre todo cuando el tiempo de Ganzfeld aumenta.

Proyecciones Extracorporales

La proyección extracorporal la encontramos expresada con otros nombres como  “experiencias fuera del cuerpo” u EFC, proyección astral, experiencia exomática, etc. Para algunos aquí se encontraría la respuesta de la dinámica PSI, clarividencias, telepatía, acción en el campo físico, etc.

¿En que consistiría esta experiencia que habrían tenido algunas personas? Los sujetos la describen como si una parte abandonase el cuerpo físico, alejándose su conciencia con dicha parte. A veces este “doble” como lo definen, se ubica en lo alto de la habitación, cerca del techo, y desde allí dicen ver su propio cuerpo físico durmiendo en la cama, o yaciendo inconsciente en un camino, luego de un accidente, o en una mesa de operaciones. Algunos observan un cordón que los une al cuerpo físico. Este doble es percibido como una formación luminosa de tal modo que aunque todo esté en tinieblas a su alrededor pueden ver sin problemas. Algunos, “unos pocos”, parecen lograr la exteriorización a voluntad. Los investigadores franceses de la época de la Metapsíquica como Charles Richet lo llamaron Bilocación, los que investigaron en hipnosis como Jagot, Rochas, “exteriorización de la sensibilidad”, otros como “desplazamientos”, “experiencias exomáticas”, etc.

Si bien la recopilación de casos espontáneos (por ejemplo Silvan Muldoon, B. Harary, etc) es importante, cuando en el laboratorio se han querido reproducir las llamadas Proyecciones extracorporales no se han logrado experiencias visuales como las que se describen en los casos espontáneos. Esto confirmado por investigadores como H. Irwin y S. Blackmore.

Otro componente que se produce tangencialmente es la aparición de la dinámica PSI causante de ESP y PK con todas sus manifestaciones. Pero cabe preguntarse si la proyección extracorporal y PSI son realmente fenómenos de la misma naturaleza, o si sólo la proyección extracorporal funcionaría como un condicionante para la manifestación de PSI. Todas o casi todas las culturas aceptan la existencia de una Mónada (ki, Atmán, Espíritu, Alma) capaz  de exteriorizarse. Obviamente el impacto cultural es enorme. El Dr. Scheil de la Universidad de Wisconsin afirma que el 95% de las culturas aceptan la realidad de la proyección extracorporal.

Un punto importante es que hasta el día de hoy no se ha logrado probar la existencia objetiva del llamado cuerpo astral, sutil o etérico.

Comprobaciones En El Laboratorio

–Rochas y Durville (1982) exteriorización con hipnosis empleando la fotografía. 60 intentos 2 éxitos (que implican otras explicaciones). Fukurai-Eisenbud (PK y objetivos estáticos)

–Charles Tart (1967-69) Trabaja con sujetos especiales. Chequea variaciones constantes en los ritmos cerebrales, conductibilidad de la piel y presión sanguínea.

Observa alteraciones que se deberían a la carencia de estímulos sensoriales, que provocarían reacciones espontáneas en el cerebro cuyo resultado sería imaginar que se está fuera del cuerpo. Se le han hecho objeciones metodológicas que pondrían en duda la posibilidad de que algunos resultados pudieran deberse a actividad ESP, podrían ser la resultante se estímulos sensoriales  y la brevedad de sus trabajos que no permiten arribar a conclusiones seguras (s. Blackmore). Quizá los resultados puedan deberse a la dinámica PSI y no necesariamente a la EFC.

–Karlis Osis (1971-77) con Ingo Swann provocada a voluntad con controles psicofísicos. Los primeros sin significación. Luego con buenos resultados, aunque al no excluir a PSI (ESP) no prueba la EFC. Osis acepta la dificultad y construye un complejo aparato óptico para determinar si el conocimiento de los objetivos se debe a PSI o a la EFC.

–Robert Morris (1973) con Harary controles psicofisiológicos. Sin significación.

–Targ y Puthoff. Sujetos: Swann y Price. Buenos resultados en la detección de objetos. No se descarta la explicación de clarividencia que cuenta con largos años de comprobaciones.

–Palmer, Vassar y Liebermann (1973-75). Igual método, mismas objeciones.

–Harary y Solfvin: investigadores. Swann, Kokoris y estudiantes universitarios: los sujetos. Objetivos: auditivos y visuales. Sólo Swann tiene resultados significativos. Dichos resultados no excluyen a PSI.

Correlaciones Neuropsicológicas de la EFC

–Mario Capel (1981). Estudia el movimiento REM durante el sueño (EFC).

–Posibles alteraciones del sistema vestibular y la cóclea (mareo, desplazamiento del centro de gravedad) (exteriorización).

–Estimulaciones eléctricas del utrículo y el sáculo (mismo efecto).

–Eliminación o disminución prolongada de estímulos sensoriales (desconexión del sistema reticular ascendente).

–Persinger: Epilepsia del lóbulo temporal (imágenes vestibulares, imaginería astral). Labilidad del lóbulo temporal. Actividad inusual del núcleo hipocámpico-amigdalino-hipotalámico (imaginería, oír voces, entidades). Estos síntomas (en casos patológicos) se reducen con la administración de carbamazepina.

–Vernon Neppe (1990) Síntomas del lóbulo temporal (no patológico) Neppe administró el cuestionario a 6 personas que hablaban de experiencias PSI (incluidas EFC) y otras 6 que no hablaban de ellas (también sujetos sanos).
Primer grupo: 6,2 síntomas .Segundo grupo: 0,3 síntomas. Estadística significativa.

ECM, Trance Chamánico y Éxtasis como Experiencias Transculturales. Significado De Las Mismas

Atendiendo el significado de experiencias cumbre como lo son las ECM y el éxtasis místico, quiero evaluar elementos nucleares de dichas experiencias y tratarlas en un campo diferente tanto al de la psicología tradicional, como al estudio de la función PSI propiamente dicha. Me veo obligado a ello, atendiendo el “significante” implícito en dichas experiencias,  y a su efecto integrador en la personalidad humana.

Si bien dichas experiencias actuarían como “condicionantes” de la función PSI, su universalidad y vigencia merecen que se trate en la investigación psíquica. Escuchemos el caso de un ingeniero de 38 años de  Maryland (EEUU) experimentando una ECM:

“Cuando estuve en el hospital en junio de 1983, estaba tan enfermo que mi doctor ysus colaboradores pensaron que nunca abandonaría el lugar vivo. Una noche, tiempo después de que la enfermera nocturna hubiera pasado a hacerme una revisión, un sentimiento extraño invadió todo mi cuerpo. Supe que estaba muriendo, incluso pude sentir como la energía de la vida se me iba. Un ligero resplandor apareció en la esquina izquierda superior del cuarto. Mientras lo observaba, pareció como si lo viera envolver todo el cuarto y transformarlo en la entrada de un túnel. Comencé a moverme a lo largo del túnel, que doblaba hacia la izquierda y ligeramente hacia abajo, el resplandor siempre en aumento y lo suficientemente lejos como para que en realidad no se pudiera ver cuál era su fuente.
Inmediatamente a mi izquierda parecía haber una ventana, muy parecida a la de los trenes de pasajeros. Del otro lado estaban mi esposa y mis hijos. Al llegar al final del túnel fui consciente de una presencia inmediatamente a mi derecha ofreciéndome mentalmente que escogiera seguir adelante (a partir del final del túnel) o regresar. Supe que sólo podía responder una sola vez; mi decisión sería final. Habiendo escogido mentalmente regresar, la experiencia terminó. Al día siguiente, mi estado había mejorado considerablemente y siguió haciéndolo así con cada día que pasaba, para asombro de todo el mundo”

Ahora vamos a abordar una experiencia en un marco totalmente diferente, pero con las mismas características de las ECM: las experiencias de trance chamánico:

“Los hechiceros amerindios, por ejemplo, Alce Negro, de la tribu sioux oglalas creían poder viajar desde la tierra a otros mundos a través de “un pilar cósmico”, a menudo simbolizado por un poste o un árbol. Alce Negro solía elegir un lugar junto a un árbol para iniciar sus trances. Al poco rato, un espíritu guía, en forma de pájaro, le conducía hacia lo alto a través de una abertura semejante a un túnel y todavía más arriba, hasta llegar a un “tipi” (tienda amerindia clásica) que era un arco iris flamígero, donde Alce Negro se encontraba ante un grupo de “abuelos” y conversaba con ellos. En muchos casos, llegado a este punto, el hechicero se ve sometido a un doloroso desmembramiento corporal, en el transcurso del cual, un demonio extrae todos sus órganos, todos sus huesos, e incluso las células sanguíneas de su cuerpo. Pero luego todo vuelve a su lugar y el hechicero renace espiritual y físicamente, dispuesto a regresar junto a su gente con renovadas energías espirituales”.

Holger Kalweit, antropólogo y experto en chamanismo nos explica en su libro “El mundo del chamán” que la iniciación siempre significa “muerte y resurrección” lo que es el sello mismo de las ECMs.

Me veo obligado a presentar dentro de esta comparación un “fenómeno anómalo” que por su origen, recurrencia y actualidad es inevitable analizar: el fenómeno de las “Abducciones“. Todos hemos oído hablar de luces en el cielo y raptos extraterrestres en la prensa amarillista. Dejando de lado el lamentable contexto en el que se mueven estos fenómenos y su discutida y dudosa procedencia quiero presentar aquí la “experiencia” propiamente dicha, excluida tanto del marco en donde se desenvuelve, como del contexto de los creyentes en la Ufología tradicional de los “Extraterrestres que nos visitan”. Personalmente no creo en los OVNIS, creo sí en los testimonios bien documentados de gente veraz, sometida a tests psicológicos confiables, que han experimentado una situación traumática en un Estado No Ordinario de Conciencia.

Esta situación posee los contenidos característicos de un trauma anómalo, que debe ser revisado junto a los traumas de abuso sexual infantil. Pero además de esto los contenidos de estas experiencias tienen los rasgos de un profundo “shock ontológico”. Quiero entonces hacer un relato breve de una experiencia muy bien documentada y extensamente investigada:  “El caso Andreasson”.

Alrededor de las siete de la tarde del 25 de enero de 1967, la Sra. Betty Andreasson, de South Ashburnham (Massachussets EEUU) fue supuestamente secuestrada por un grupo de seres extraterrestres. Su abducción comenzó con una luz intensa que brilló fuera de su casa y poco después hizo su aparición un grupo de seres de poco mas de 1 m de altura.
Estos seres se comunicaron con Betty y seguidamente salieron flotando con ella y se introdujeron en una nave que les esperaba donde ella fue sometida a un examen. Se encontró sentada en una silla de plástico transparente envuelta en una cubierta hermética llena de un líquido gris. Al cerrar los ojos notó unas vibraciones agradables y a través de un tubo introducido en su boca recibió un alimento dulce.
Se sintió relajada y feliz. Los extraterrestres le colocaron una sonda umbilical que era un test de fertilidad (Betty había sufrido una histerectomía “extirpación del útero” y es evidente que revivió su episodio médico). Después parece que emprendió un viaje a unos reinos extraterrestres. En el apogeo de su aventura, vio un ave enorme que le habló, y a continuación, como el ave fénix, fue consumida por las llamas, acontecimiento que Betty, devota cristiana fundamentalista, interpretó en términos religiosos. Oyó una voz que ella creyó era la de Dios, que le decía: “He decidido enseñarte el mundo” aparentemente a causa de su sincera fe. A continuación, los secuestradores de Betty la devolvieron, sana y salva, a su hogar. La supuesta abducción había durado 3 horas 40 minutos”.

El caso Andreasson presenta imágenes claras de un trauma natal. Por ejemplo los humanoides de Betty eran la clásica variedad fetal; piel grisácea, cabezas desmesuradamente grandes, ojos enormes y narices, orejas y bocas escasamente desarrolladas. Se comportaron como apariciones al pasar a través de puertas sólidas.

El Dr Alvin Lawson (en su hipótesis de los recuerdos perinatales), ha analizado los parecidos entre un humanoide típico y un bebé antes de nacer:  ej: tamaño: 0,90 a 1,70 m (1 m promedio).
“La cabeza del feto es desproporcionada a la cuarta semana de gestación igual que los ojos”.

El psiquiatra Stanislav Grof, con muchos años de experiencia en el uso terapéutico de LSD y de la respiración holotrópica (variación de la hiperventilación) sostiene que las experiencias ECM, proyecciones extracorporales, éxtasis chamánico y abducciones; parecen estar relacionadas con el nacimiento biológico, con posturas fetales incluidas. Obviamente estas experiencias poseen además un contenido arquetípico singular: nacimiento-muerte-resurrección, que no pueden ser ignorados y deben ser evaluados por su significado arquetípico, por su impacto ontológico y significado final. Holger Kalweitt en sus trabajos con el chamanismo lo muestra claramente:

“Descubrimientos recientes muestran que se trata de una experiencia humana universal que en última instancia es accesible a cualquiera y que es relativamente fácil de desencadenar: colocándose a uno mismo en una situación que facilmente podría ser fatal. Cada vez que nos vemos envueltos en un acccidente serio… o cuando nos ponemos gravemente enfermos, o nos desmayamos, o entramos en un estado de trance extático, nuestra conciencia puede hacerse independiente y pasar por una sucesión característica de motivos cercanos a la muerte. Los requisitos previos para tales experiencias de la muerte son el descondicionamiento y la aniquilación de nuestros modos habituales de percepción y la interrupción de las funciones biofísicas.
En el estado cercano a la muerte, en la EFC, y durante el camino hacia el más allá (es decir en los viajes chamánicos) nos vemos enfrentados a fenómenos reales de la conciencia, y no solamente a los símbolos del inconsciente”.

Incluso alguien como Persinger, que está inclinado temperamentalmente a la interpretación reduccionista de las experiencias extraordinarias, está dispuesto a aceptar este punto de vista. A este respecto, admite que él mismo, no percibe ningún conflicto con aquellos investigadores que creen que las ECMs son reales y no artefactos construidos por el cerebro. Si, en efecto, la estructura dictamina la función, entonces el tipo de cambios microestructurales correlacionados con las ECMs podría alterar para siempre la detección de lo que comprende la realidad por parte de los protagonistas de las mismas. Incluso los cambios transitorios que ocurren durante una ECM podrían permitir la breve detección de información que ha sido considerada tradicionalmente como parapsicológica.

De forma bastante interesante, Devereux, al final de su propia investigación sobre experiencias anómalas asume una posición muy similar a la de Persinger y, virtualmente, idénticas a la mía. Escribe:

“Hay una fuerte tendencia a pensar en la conciencia como el puro resultado de interacciones complejas en el cerebro humano, y que cuando el cerebro muere, la conciencia deja de existir. Este es el punto de vista mecanicista, que podría estar completamente equivocado, aunque hay evidencia de que algunas partes del cerebro pueden identificarse con ciertas funciones de la conciencia, esto no es lo mismo que decir que produce la conciencia. Por ejemplo, el hecho de que podamos identificar algunas regiones del cerebro que están involucradas con la función de la memoria, no es lo mismo que comprender o localizar dicha memoria. Lo que es más probable es que el cerebro sea un maravilloso y complejo órgano de procesamiento.
En mi opinión, tenemos que empezar a pensar en la conciencia como en un efecto de campo, un elemento en el universo que todo lo penetra, asociado quizá con el espacio-tiempo en formas que normalmente no son evidentes para nosotros, y afectado por la presencia de electromagnetismo y masa. Un campo semejante permitiría que la actividad de los fenómenos de ESP fuera construida en formas puras”.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 22, 2014 en Artículos

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: