RSS

Entrevista a Roger Nelson.

17 Nov

Por David Zurdo y Ángel Gutiérrez.

Roger D. Nelson, doctor en Psicología Cognitiva Experimental y profesor en la Universidad de Princeton (New Jersey, Estados Unidos), es director del Proyecto Conciencia Global (PGC), una de las investigaciones más fascinantes, sorprendentes y extraordinarias que se llevan a cabo actualmente en el mundo.  Nelson y sus colaboradores parecen haber demostrado que los seres humanos estamos unidos de algún modo por una conciencia de alcance global, una especie de red intangible capaz de verse influenciada por los sucesos que afectan a la humanidad, y de hacerlo además –esto es lo más alucinante– antes de que esos acontecimientos ocurran.

Quién es Roger Nelson

El profesor Nelson es originario de la localidad de North Platte, estado de Nebraska, y se define como una persona fascinada desde la niñez por las ideas exóticas e inusuales, además de un buscador de la realidad que se oculta en los fenómenos paranormales. La lectura en su juventud del libro “Percepción extrasensorial después de 60 años” lo cambió. En especial, seguir los pasos de uno de sus autores, el profesor Joseph Banks Rhine (famoso por sus experimentos con las cartas Zener).

A lo largo de su carrera, Nelson ha profundizado en temas como la psicología experimental y la ciencia del conocimiento, hasta llegar a fenómenos llamados paranormales como la telepatía o la psicoquinesia. Uno de los temas principales de su interés es la exploración de los aspectos que subyacen bajo la conciencia humana, analizados desde la perspectiva de la psicología científica.

En 1980, Nelson se unió al recién fundado y hoy célebre laboratorio PEAR, de la Universidad de Princeton. Allí empezó a trabajar en dos direcciones, la percepción remota y la interacción de la conciencia humana con los sistemas físicos. Esta última se convertiría en la base de sus futuras investigaciones, hasta que a principios de los noventa le surgió la idea de que ha de existir alguna clase de “campo de conciencia”.

Así, en 1997 empezó a trabajar en el Proyecto Conciencia Global, una red mundial de registro de anomalías cuya función es captar esa hipotética conciencia humana. No sólo ha sido un éxito, sino que se ha conseguido demostrar que existe una relación directa entre los grandes acontecimientos de la humanidad y las alteraciones que la red percibe.

Estos hechos deben suscitar, en el futuro inmediato, un debate de hondo calado en los campos de la filosofía y de la ciencia. Y todo ello desde la perspectiva más rigurosa. Como el propio Nelson afirma, es necesario ser ciento por ciento escépticos y ciento por ciento abiertos de mente; pero teniendo que elegir, es más importante inclinarse hacia lo segundo que hacia lo primero.

Un accesible investigador de lo paranormal

La Universidad de Princeton es uno de los centros de investigación y saber más importantes del mundo, situado a unos setenta kilómetros al suroeste de la ciudad de Nueva York, en el estado de New Jersey. Allí dan clase varios premios Nobel y muy probablemente de sus aulas saldrán otros tantos en los próximos años.

Nos habíamos citado en el campus con el profesor Nelson, que nos esperaba sonriente en el café Vivian, trabajando con su ordenador portátil y con un té a su lado, sentado a una de las mesas del acogedor espacio universitario.

Enseguida, tras los saludos de rigor, pedimos sendos cafés y los lanzamos a someterlo a nuestras preguntas. La presente entrevista es el resultado de las mismas.

¿Queda aún mucho por descubrir acerca de la conciencia humana?

Sí. De hecho sólo hemos empezado a comprender la conciencia humana, y especialmente las capacidades inusuales en los límites de lo que hoy en día sabemos. Hay evidencias de que un “campo de conciencia” se extiende más allá del mundo interior de nuestras mentes. Pero más que respuestas esto genera muchas nuevas preguntas: ¿Es algo real? ¿Qué lo compone? ¿Podemos medirlo? ¿Qué efectos tiene? ¿Implica energías o sólo información?…

¿Cree usted en la existencia de un mundo espiritual más allá de lo físico?

No soy partidario de declarar las creencias personales, ya que el mundo de lo espiritual depende del pensamiento de cada uno. Pero considero que las perspectivas espirituales y la espiritualidad son importantes y definen aspectos del ser humano. El mundo de lo espiritual podría ser un complemento del mundo físico.

¿Cómo será el futuro del PGC?

Mi intención es seguir en el proyecto mucho tiempo aún, investigando todo lo posible para plantear nuevas preguntas a partir de todo el trabajo anterior. Hay muchas personas jóvenes involucradas en el proyecto, y trataré de transferirles responsabilidades cuando estén maduras para ello.

¿Ha sido el PCG usado de algún modo para predecir catástrofes u otros acontecimientos futuros?

No. Aunque se han publicado algunas noticias que sugerían esto, el PCG es un proyecto de investigación, y las únicas predicciones que realiza son las que permiten establecer nuevas hipótesis científicas de trabajo. Cuando analizamos los datos, a menudo se encuentran anomalías que indican que algo va a ocurrir, pero sólo eso. No tenemos información acerca de qué podría suceder, en qué lugar del mundo o qué será lo que suceda.

Sin embargo, ¿cree que el PGC podrá ser utilizado con ese fin algún día?

Lo cierto es que, a fecha de hoy, eso parece imposible. Los efectos observados son de naturaleza estadística, y tienen una influencia muy pequeña. Por tanto, aunque podemos percibir algunas indicaciones de que algo va a suceder, nuestra capacidad de interpretación es extraordinariamente limitada. Como ya he dicho, no tendríamos modo de saber qué va a ocurrir ni dónde se localizará el suceso. Quizá con una red mucho más amplia y dentro de unos años, las cosas sean diferentes.

¿Hay algún modo de emplear los resultados del PCG en un sentido práctico?

La primera función del PCG es la de conocernos a nosotros mismos y nuestras capacidades como seres humanos. A este respecto, las implicaciones de los datos recogidos son inmensas. Estamos conectados unos con otros; no somos entidades independientes, sino interdependientes y capaces de crear nuestro futuro. Esto nos ayudará a comprender qué es realmente el ser humano, también de un modo práctico.

¿Se ha interesado la administración de los Estados Unidos, directa o indirectamente, en el PCG?

He de decir, tajantemente, que no.

¿Cuál es su opinión acerca de la llamada “percepción extrasensorial”?

Es un buen campo para la investigación científica. A lo largo de más de veinte años investigando en la Universidad de Princeton, y aunque no hemos solventado todas las cuestiones, hemos conseguido acumular grandes evidencias de fenómenos que van más allá de lo siquiera sospechado por la ciencia ortodoxa.

¿Cree usted que los fenómenos de percepción extrasensorial guardan alguna relación con el PGC?

Sí. Todos estos fenómenos en la frontera de nuestro conocimiento están claramente relacionados.

¿Cuál es su explicación al hecho de que se produzca el fenómeno de la precognición en los detectores del PGC?

La verdad es que no tengo una explicación, pero parece que hay evidencias de que está relacionada profundamente con la física cuántica. Nuestra percepción normal del espacio y el tiempo no es válida. Hay casos de partículas, separadas por enormes distancias, que siguen interactuando entre sí. Sospecho, personalmente, que este tipo de realidades del mundo deben de estar involucradas en el hecho de que la red capte anomalías previamente a los sucesos.

¿Conoce el trabajo de Rupert Sheldrake? ¿Qué opina de él?

Conozco su trabajo, y opino que es uno de los pensadores actuales más creativos, con una gran formación y muy inteligente. Sus ideas están entre las más importantes, en el sentido de mirar más allá del materialismo radical y los modelos reduccionistas de algunos científicos.

¿Qué pensó la primera vez que tuvo acceso a los increíbles resultados del PCG? ¿Y qué opina ahora de ello?

AL principio, me sentí satisfecho de que nuestros esfuerzos, al parecer, fueran a dar su fruto. Y eso es, en el fondo, lo mismo que siento ahora, pero con la certeza de que más de doscientas pruebas rigurosas demuestran que se trata de un fenómeno real.

Para usted, ¿cuál puede ser la causa última de la existencia de una “conciencia global”?

Creo que puede ser una extensión de nuestra propia conciencia individual. Dentro de nosotros existe una estructura coherente formada por la interacción de millones y millones de neuronas. Para la conciencia global, nosotros somos el equivalente a las neuronas de un cerebro.

¿Cree usted en el destino?

Al igual que con la espiritualidad, esta cuestión es muy difícil de abordar, ya que puede tener múltiples significados. De todos modos, mi opinión es que la conciencia es literalmente creativa y que el futuro no está prefijado de antemano (lo cual es una de las definiciones de “destino”).

Y para finalizar –medio en serio medio en broma–, ¿piensa usted que Dios cree en nosotros?

Esta pregunta tiene sentido. Con independencia de a qué llame Dios cada persona, es difícil aceptar que pudiéramos serle indiferentes. Y esto no es una cuestión de creencias, sino que hasta podría decirse que se trata de algo palmariamente obvio.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en noviembre 17, 2014 en Entrevistas, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta a “Entrevista a Roger Nelson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: