RSS

El caso De Marco.

11 Oct

En 1958 en la localidad Italiana de Perito se inició una fenomenología extraña en la vivienda de  la familia de Alfonso De Marco ,varios objetos como :sillas, piedras, colchones o mesas comenzaron a  volar.

El Sr. Nicola Di Fiore quien fue testigo  de los acontecimientos lo  explicó  de este modo:

“Yo había ido a la casa de Alfonso De Marco varias veces, pero no había podido ver ni comprobar nada. Una noche ,habiendo una cantidad enorme de personas, entre ellos: curiosos, carabineros y el alcalde Giuseppe Baldo como un agente judicial. Estando en compañía del señor Nicola Strumillo y Giovanni Apolito re Nufrio (mi hermano); A decir verdad, no me fiaba mucho de Strumillo, porque él afirmó haber sido testigo de varias manifestaciones en los días previos, encontrándose cerca de la casa de De Marco cuando cavaba un pozo en su propiedad

Esa noche  sobre  las  20:00h la gente comenzó a marcharse, el alcalde fue a despedirse de  al De Marco, y le amenazó o que  decía que pasaba o iría  a la cárcel. A lo que  De Marco contestó:

“Ah Don Pe … usted está bromeando, lo que hace lo veo mal, necesito que me ayude en vez de que me amenace – Usted tiene que saber que hace dos días,”Vino aquí un oficial y dos carabineros; el oficial escuchó los ruidos de los ladrillos (y los señaló con el dedo) ,después , realizó algunos tiros con su  revólver, por lo que  mis hijas comenzaron a gritar,fue entonces cuando los ladrillos comenzaron a girar en el aire y se lanzaron contra el agente … Don Pe “…  el pobre hombre recibió un fuerte golpe  y sus subordinados, con un gran temor se fueron corriendo, pero afortunadamente ilesos. Y usted me dice: Que tenga cuidado … ¡Si no sé qué camino tomar ! …”

“El alcalde desapareció preguntándome que me quedara quieto, me aconsejó que tomara el control del asunto . La gente que conozco, Nichola Strumillo permanecieron  (que en ese momento se encontraba en la casa de De Marco), Giovanni Apolito, Giovanni Caporal del Casino dei Lebani,Carmine De Marco y un sordomudo que no recuerdo el nombre, pero estaba de guardia en el Pisano di Omignano Scalo.
Mientras mi hermano se alejó de nuestro grupo para una necesidad corporal, lo seguí con la mirada;y cuando regresó me fui a su encuentro, y en ese momento hubo entre nosotros la caída de una gran roca. Nos miramos unos a otros y nos acusamos, pero al llegar a una distancia de un metro -uno del otro- oímos el ruido de nuevo.
Así que recomendé a Giovanni a que no se moviera, para controlar la zona, porque sospecho que este ruido fue causado mediante una broma de Strumillo; Fui a buscarlo y lo encontré sentado en la casa , pregunté en voz baja entre algunos amigos,y me aseguraron que Nicola no se había movido de allí por lo menos en una hora.
La casa estaba iluminada por una luz de gas, que iluminaba el exterior a través de una ventana, y el centro de la luz reflejada en el suelo jugaban las hijas de De Marco, Santina de 7 años  y Alida de 8 (quienes eran las más sospechosas de los extraños sucesos que ocurrían ). Debido al hecho sucedido, le pregunté a Alfonso De Marco y su esposa Ursula si me dejaban hablar con las chicas.
En ese momento se oyó silbar algo en el suelo, y luego desacelerándose en su movimiento vio que los silbidos fueron producidos por las piedras, pero no por su velocidad, sino por su giro sobre sí mismas.
Me insistió en su deseo de que hablara con las niñas pensando en un truco, pero me di cuenta de que sí que estaban jugando con las piedras ,pero no eran las que fueron arrojadas de quién sabe dónde.

El padre me suplicó ” Nico creélo … aquí pasan “cosas misteriosas” , tienes que saber “que ayer nuestra vaca estaba a punto de cruzar para comer más allá de la valla de nuestra parcela, las chicas la han llamado más de una vez para que diera la vuelta mientras que una lluvia de piedras hacía que la vaca desistiera en su empeño de irse. Nico ¿ que me dices?, ¿Has visto algo así?
Yo no lo creía, y sin embargo vi y oí más piedras que silbaban estrellándose a través de los arbustos ,muy por debajo de la zona del edificio.
Cogí una de esas piedras, y con Nicola y Giovanni regresamos a Perito. Al día siguiente, me encontré con el alcalde, que me preguntó: Nico ¿ que me dice … ? ¿usted vio algo …? “Y yo dije:” Tío, Pe … (aunque era un pariente lejano, por respeto lo llamé tío) yo no quería creer, pero he visto las piedras como vuelan y he oído sus silbidos … y … (buscando en el bolsillo las que había recogido la noche anterior), esta de aquí es una! Estas dos chicas tienen algo … lo que no sé que és, pero lo hay .”

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 11, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: