RSS

El extraño caso de Pearl Curran y Patience Worth

27 Sep

A principios del siglo XX en la ciudad de St. Louis, Pearl Curran afirmó haber contactado con una puritana de Inglaterra llamada Patience Worth a través de un tablero de Ouija. Aunque en su mayoría son desconocidos a día de hoy, libros, poemas y obras de teatro fueron dictados por Worth a Curran,quien  ganó grandes elogios en el momento.

Pearl Curran en 1919 .

 

El 8 de julio de 1913, después de meses de experimentación, un ama de casa de St. Louis llamada Pearl Curran finalmente tuvo un gran avance con su tablero de Ouija.La señora Curran tocaba el piano, no era una gran lectora y disponía de una base cultural media, aunque brevemente pensó en convertirse en actriz hasta que se casó con John Curran. Los Curran no eran ricos, pero vivían una vida cómoda que les  aportaba incluso tener una criada para hacerse cargo de las tareas del hogar, mientras que ella y su marido disfrutaban de ir a restaurantes o al teatro.

Por las tardes, mientras sus maridos estaban sus quehaceres laborales, Pearl a menudo iba a tomar el té con su madre y con un amiga que vivía cerca, una vecina llamada señora Hutchings. Estas empezaron a “jugar” con la ouija a modo de pasatiempo, aún creyendo que era algo aburrido y tonto después de haber visto el puntero deletrear cosas inconexas y sin significado.Pero un día  llegó un mensaje en el tablero pareció tener sentido.

“Hace muchas lunas yo viví. Una vez más vengo. Patience Worth es mi nombre. Espera, yo hablaría contigo. Si lo quieres, entonces lo haré … Buenas amigas, vamos a ser”

De esta correspondencia inicial, Pearl Curran escribió (según su perspectiva y de forma transcrita) millones de palabras que ella atribuyó al espíritu de  una mujer que se hacía llamar Patience Worth, decía haber vivido en el condado de Dorset (Inglaterra) y fallecido en el año 1649 o 1694 (el puntero incluyó ambas fechas). El primer contacto con Patience Worth llegó a través de la ouija cuando Pearl y la señora Hutchings la controlaban. Pero pronto fue evidente que era Pearl la principal responsable para el contacto, pues sin importar quien que se sentara con ella, los mensajes de Patience llegaban.

P. Curran nació en 1883, al final de un siglo que vio el panorama nacional y la posición de los Estados Unidos en un mundo alterado radicalmente. Ella y su entorno eran herederos de una diversidad religiosa a veces bizarra del siglo XIX americano. Fue un siglo que comenzó con el anarquismo religioso del Segundo Gran Despertar, definido como una guerra civil apocalíptica que trasladó a la burguesía al espiritualismo de finales de la época victoriana. La experimentación de lo oculto fue abrazada por los principales pensadores y escritores como William James que con otros destacados científicos fundaron la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica. Curran estaba inmersa en una cultura de lo esotérico vivido durante una adolescencia de  su época. Curiosamente, la figura de Patience Worth se “reveló” en un momento perfecto e idóneo.

Patente para un tablero de Ouija, presentado en 1891

Pearl Curran estaba fascinada con los mensajes que se recibían y comenzó a dedicar cada vez más tiempo a la ouija. Los mensajes comenzaron a llegar tan rápidos que eran difícil escribirlos, al mismo tiempo, se dio cuenta que no necesitaba a nadie  para establecer el contacto. Las frases se formaban en su mente al mismo tiempo que se constataban en el tablero. Comenzó a “dictar” las respuestas y mensajes de Patience a cualquiera que quisiera escribirlas. Al principio empleó un secretario, pero más tarde Pearl registraría las palabras ella misma, usando primero un lápiz y luego una máquina de escribir.

En los 25 años siguientes Patience Worth dictó un total de 400.000 palabras. Sus obras eran enormes y consistieron no sólo sus mensajes personales, sino también escritos creativos. Dictó 5.000 poemas, una obra de teatro, muchas obras cortas y varias novelas que se publicaron con gran éxito de crítica.

Las historias estaban llenas de antiguas lenguas, se citaban palabras y  objetos que no habían estado en uso durante cientos de años. Cosa que no había manera alguna de que Pearl pudiera haberlo conocido.

Novelas históricas, tratados religiosos y poemas líricos fueron publicados y aceptados por los principales eruditos como auténticos ejemplos de la literatura americana temprana mediada desde el más allá. La figura de Patience Worth fue elogiada como un escritora ejemplar por organizaciones como el Committee of Literary Arts of New York. Fue incluida en revistas junto a autores como Edna St. Vincent Millay y apareció en colecciones como Anthology of Magazine Writing and the Yearbook of American Poetry. Tanto  los lectores como los críticos coincidieron en que este era el nuevo trabajo de una mujer que dijo haber estado muerta por más de dos siglos y medio.

Explicó que a medida que las palabras fluían en su cabeza, ella  sentía una presión y luego escenas e imágenes se le aparecían.Ella iba a ver los detalles de cada escena. Si dos personajes estaban hablando a lo largo de un camino,  veía la carretera, la hierba a ambos lados de la misma y el paisaje en la distancia. Si hablaban un idioma extranjero oía hablar, pero por encima de ellos, se escuchaba la voz de Patience mientras se interpretaba el discurso y señalaba que parte del diálogo se tomaría para la historia.Incluso podía verse a sí misma en las escenas, de pie como un espectador o en movimiento entre los personajes. La experiencia fue tan fuerte y tan viva que  se familiarizó con las cosas -que ella nunca podría haber sabido- acerca de la vida en St. Louis. Estos artículos incluyen lámparas, jarras y utensilios de cocina usados ​​hacía mucho tiempo en países lejanos, tipos de ropa y joyas, el vocabulario de la gente de otros tiempos y los sonidos, e incluso, los olores de los lugares que ella nunca había oído hablar de antes.

A pesar de las visiones y experiencias extrañas, Pearl nunca entró en trance durante las sesiones de escritura, como un medium espiritista hubiese hecho. Ella representaba la escritura como venía y mientras gritaba las palabras a la taquígrafa, ella fumaba cigarrillos, bebía café y comía. Ella parecía estar siempre consciente de su entorno.

En 1922 la conexión entre las dos de ellos comenzó a deteriorarse, posiblemente debido a los cambios en la vida de Pearl y el hecho de que se había quedado embarazada por primera vez -a los 39 años- para posteriormente fallecer su marido y su madre. A partir  de ahí el contacto entre Patience y Pearl fue menguando hasta para con el tiempo desvanecerse.

Pearl Curran murió en California el 4 de diciembre de 1937 El St. Louis Globe-Democrat tituló su obituario con las palabras: “Patience Worth is Dead.”

Estos escritos: ¿Eran documentos auténticos que proporcionaban una evidencia asombrosa de la “supervivencia de la humanidad después de la muerte”, o un engaño intrincado e impresionante que embaucaron académicos, críticos y editores?.

Cualquiera que sea el secreto de la misteriosa “escritora  fantasma” se fue a la tumba con ella.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 27, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: