RSS

El sueño del reloj mundial

14 Sep

En 1928 Wolfgang Ernst Pauli fue nombrado titular de la cátedra de física teórica en Zürich, donde sus conferencias fueron confusas y mal preparadas.Un año después de haber conseguido su cátedra,su madre se suicidó por envenenamiento y el profesor, de veintinueve años, se casó con una cantante de cabaret de poca categoría que le dejó pocas semanas después. En aquel entonces, Pauli se convirtió en un bebedor empedernido, echándole en una ocasión de un bar por participar en una pelea. Al borde de una depresión nerviosa, buscó ayuda profesional y visitó la consulta de Carl Jung.
Jung diagnosticó que su paciente era:

… un universitario, un intelectual muy arbitrario. Su inconsciente se había vuelto agitado y activado; de modo que se proyectaba en otros hombres que parecían ser sus enemigos, y él se sentía terriblemente solo, porque todos parecían estar en contra de él.

añadiendo que :

… había llevado una vida intelectual muy arbitraria y naturalmente también tenía deseos y necesidades determinados. Pero no tenía ninguna posibilidad en absoluto con las mujeres, dado que le era imposible diferenciar sus sentimientos. De modo que se ridiculizaba en seguida con las mujeres y, por supuesto, ellas no tenían ninguna paciencia con él.

Jung descubrió que Pauli estaba «lleno hasta los topes de material arcaico» y, dado que no quería influir en sus sueños e imágenes, lo pasó a que lo tratara uno de sus alumnos (de Jung), quien trabajó con el físico durante los siguientes cinco meses.
En su estudio de tipos psicológicos, Jung había sostenido que cada persona es el resultado de un equilibrio o balanza entre polaridades.

En una psique sana, el pensamiento está en armonía con el sentimiento para que la lógica y el razonamiento puedan trabajar de un modo constructivo con el lado emocional de un individuo. Sin embargo, en el caso de Pauli, el pensamiento había dominado al sentimiento de modo que las emociones estaban reguladas según lo que Jung llamaba el Lado de Sombra del Ego. En otras palabras, la naturaleza emocional y sentimental de Pauli nunca se pudo desarrollar completamente, sino que permanecía en una forma cruda y sumamente vigorizada que tendía a manifestarse en forma de comportamientos irracionales, sueños y neurosis. Pensaba, percibiendo lo que él creía que eran fuerzas primitivas en juego, cerraba la tapa aún más herméticamente, de modo que el sentimiento se encontraba en la posición de una olla a presión ardiente con la válvula atascada. El resultado fue el matrimonio absurdo de Pauli, sus ataques cada vez más sarcásticos a sus colegas, y sus rachas de borracheras.
Según Jung, el remedio estaba en sacar al sentimiento de la Sombra a la luz, donde podría realizar su función correcta y restituir la armonía a la personalidad de Pauli. El método para Pauli era darse cuenta del contenido de su inconsciente a través de sueños y las fantasías que experimentaba cuando estaba despierto. Durante los próximos meses, Pauli reprodujo «más de mil sueños e impresiones visuales», que Jung analizó más adelante y que formaron la base de uno de sus escritos más importantes: Individual Dream Symbolism in Relation to Alchemy. El psicólogo había descubierto que el simbolismo dentro de los sueños de Pauli era notablemente parecido al de los alquimistas medievales. La culminación de esta serie de sueños fue la visión que Pauli tuvo del reloj mundial, una imagen de «la armonía más sublime» que le dejó profundamente impresionado y, en palabras de Jung, fue «lo que llamaríamos – en el lenguaje de la religión- una conversión».

El reloj mundial o la gran visión, tal como se describe en el ensayo de Jung, está repleto de símbolos geométricos y numéricos de la totalidad:

Sin título
El reloj mundial. Una impresián generada por W. ByersBrown basada en relatos del sueño de Pauli.

Existe un círculo vertical y uno horizontal, que tienen un centro común. Éste es el reloj mundial. Lo sostiene el pájaro negro.
El círculo vertical es un disco azul con un borde blanco dividido en 4 x 8 = 32 divisiones. Una manecilla gira sobre él.
El círculo horizontal consiste en cuatro colores. Encima de él hay cuatro hombrecillos de pie con péndulos y, alrededor de él, hay un anillo que antes era oscuro y ahora es dorado (llevado anteriormente por los niños).

El reloj tiene tres ritmos o pulsos:

1. El pulso pequeño: La manecilla en el disco vertical azul avanza por 1/32.
2. El pulso medio: Una revolución completa de la manecilla. A la vez que el círculo horizontal avanza por 1/32.
3. El pulso grande: 32 pulsos medios son iguales a una revolución del anillo dorado.

La ilustración de reloj mundial fue creada por W. ByersBrown, basándose en el sueño de Pauli. Se ha extraído de una conferencia particularmente interesante, «Wolfgang Pauli-Físico y Soñador», que Byers-Brown dio en Londres, el 13 de abril de 1980, ante la Red Científica y Médica (The Scientific and Medical Network).

Al interpretar el sueño, Jung identificó el punto de rotación de los discos con el espéculo místico, dado que participa en el movimiento rítmico y a la vez está fuera de él. Los dos discos pertenecen a los universos de la conciencia y el inconsciente, que se cruzan en este espéculo. La figura entera junto con su elaborado movimiento interno es, por lo tanto, una mandala del Yo, que es a la vez el centro y la periferia del reloj mundial. Por otra parte, el sueño también podría representar un modelo del universo en sí y de la naturaleza del espaciotiempo.
El mismo Jung notó que la construcción del reloj y las divisiones numéricas que contiene se parecían mucho a los sistemas de la Kábala. Pero también se debe señalar que Pauli, como físico, deseaba descubrir una unidad interior entre las partículas elementales y sus simetrías abstractas. Por lo tanto, la visión del reloj mundial puede interpretarse de varias maneras distintas y, en efecto, es una imagen que nos permite una gran variedad de interpretaciones.
El renacimiento de Pauli como «una persona perfectamente normal y razonable… completamente adaptada» fue, por lo tanto, el resultado de la percepción de una profunda simetría interior en su mente, un patrón dinámico que había sido ilustrado por los antiguos gnósticos en tiempos simbólicos, los alquimistas de la Edad Media y los Taoístas de la antigua China. Según Jung, el alcoholismo de Pauli también fue «curado», un diagnóstico que, sin embargo, no fue corroborado por los amigos del físico. En su autobiografía, H. B. G. Casimir describe un desgarrador viaje en coche de Lucerne hasta Zurich después de que Pauli hubiese tomado muchas copas. «Ich fahre ziemlich gut», gritaba Pauli mientras conducía de un lado a otro de la carretera .Es claro que Jung había exagerado el límite de la «conversión» de Pauli; no obstante, iba por buen camino al describir el nuevo interés de Pauli por la armonía y simetría interiores. El concepto de las simetrías en la naturaleza y en la psique siguió preocupando al físico durante el resto de su vida. Los resultados confirmaron los descubrimientos de Jung sobre lo que él llamaba los arquetipos, las fuerzas y mosaicos dinámicos de energía dentro del inconsciente colectivo que se nos revelan simbólicamente a través de los sueños, fantasías, obras de arte y mitos.

Con el incentivo de Pauli, ahora Jung podía explorar la cuestión de una simetría oculta dentro del universo desde las perspectivas de la física y de la psicología. También fue como resultado de la insistencia de Pauli que Jung finalmente publicaría sus meditaciones sobre la sincronicidad; ya que, después del psicoanálisis de Pauli, los dos hombres se hicieron colegas en sus búsquedas de los patrones internos de la naturaleza. Pauli asistía a reuniones del grupo de psicólogos de Zurich y, a su vez, presentó a Jung muchos de los físicos destacados de la época, que a menudo se mostraban favorables a sus planteamientos.
Pero antes de dejar a Pauli, merece la pena explorar el «efecto Pauli», un fenómeno que ha pasado a la mitología de la ciencia. Mientras muchos teóricos son profundamente alérgicos al trabajo experimental y a los aparatos de laboratorio, en el caso de Pauli este hecho alcanzó proporciones tan absurdas que se decía que sólo tenía que entrar en un laboratorio para que explotase un recipiente de vacío o se rompiese un indicador sensible. Los físicos todavía relatan muchos ejemplos de este «efecto Pauli», y una anécdota especialmente curiosa es la que nos proporciona el profesor J. Frank. En una ocasión, una pieza complicada de un aparato se cayó en su laboratorio de Gottingen. Frank le escribió a Pauli, indicando que, puesto que el teórico estaba viviendo en  Zurich, el efecto Pauli no podría ser el causante en este caso. Pauli, sin embargo, contestó que de hecho él había viajado a Copenhague ¡y que su tren se detuvo en la estación de Gottingen en el momento del contratiempo!
Una de las más curiosas historias sobre Pauli trata del número 137. Uno de los grandes misterios sin resolver de la física moderna es el valor de la constante de la estructura fina, dado que, mientras que las otras constantes fundamentales de la naturaleza son todas o inmensamente pequeñas o enormemente grandes, esta constante de la estructura fina, 1/137, resulta ser un número de tamaño humano. Este número 137 y su lugar en la escala del universo le dejaba especialmente perplejo a Pauli, y continúa desafiando a físicos hoy en día. Era un misterio que Pauli llevó consigo hasta la tumba, porque al ingresar en el hospital, le dijeron que su habitación sería la 137. Según una versión de este relato, al saber cuál era el número de su habitación, Pauli dijo: «Nunca saldré de aquí». Efectivamente, murió poco tiempo después.

Fuente: SINCRONICIDAD -Puente entre mente y materia

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 14, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: