RSS

El caso Humpty Doo

13 Jun

A  finales de Enero de 1998 algo inquietante se centró en una casa de cuatro dormitorios situado  al sur de Humpty Doo. El 26 de abril se había convertido este caso  en el más conocido de Australia desde el afamado “Guyra Ghost” de 1921.
Cuando Jill Summerville y su compañero Dave Clarke se mudaron a la casa en agosto de 1997 no percibieron nada extraño, pero poco después, una segunda pareja compuesta por Andrew y Kirsty Agius, llegaron con su hijo de 11 meses de edad Jasmine, y se desató “el infierno” .

Durante esa temporada el monzón conocido como “The Wet” castigó la zona, dejando las más ruidosas y salvajes lluvias torrenciales que cualquier persona pudiera recordar. Después de uno de esos chubascos el grupo estaba sentado en el porche de la casa, cuando unos pequeños guijarros comenzaron aterrizar entre ellos.
Suponiendo que era una broma pesada de algún compañero que estaba en el interior, a la caída de alguna piedra siguió una lluvia de guijarros con un diámetro de media pulgada a lo largo  de toda la edificación, cayeron en los suelos, mesas, camas y cabezales, tras, aparentemente materializarse por el techo. Pensando que el origen fue por medio del monzón, lo extraño es que todas las piedras que caían en el interior estaban completamente secas. Para su creciente consternación, cuchillos, baterías, llaves, vidrios rotos y otros objetos también comenzaron a caer a toda velocidad a través de las habitaciones.

Para los ocupantes  todo esto era raro, pero soportable, hasta que empezaron a aparecer mensajes en las paredes y el suelo abordando el nerviosismo en el grupo. Las palabras fueron escritas en las baldosas, garabateadas en los pisos o formadas muy cuidadosamente utilizando  los guijarros. El aspecto más inquietante de la primera serie de palabras: “FIRE”, “SKIN”, “CAR”, “HELP” y “TROY”, entendieron claramente que se refería a su buen amigo Trouy, que había fallecido bajo las llamas en un accidente de tráfico en enero. Una gran cruz y un tridente -ambos compuestos de cientos de guijarros- también aparecieron. Asustados por ello decidieron llamar a un religioso .

El Padre Tom English, de Humpty Doo, llegó al lugar para ser recibido por un cartucho de pistola, que cayó de la nada a sus pies, y un frasco de medicina voló de una habitación vacía. Aunque sin experiencia en esos asuntos bendijo el lugar y lo roció con agua bendita. La casa pareció  reaccionar por tal consagración: se rompieron varias ventanas, arrojó el crucifijo y la Biblia del Padre Tom fuera de la casa, golpeó y arañó las paredes, manteniendo a los ocupantes despiertos y asustados durante toda la noche.
Otros dos sacerdotes intentaron ayudar. El Padre Stephen del Darwin’s St Marys Cathedral había visto varias infestaciones similares en su India natal. Después de ser testigo de la caída de un cuchillo -al parecer directamente a través del techo- advirtió que estas situaciones eran a menudo muy difíciles de exorcizar.
Un sacerdote ortodoxo griego fue también: efectuando la creación de un altar en la mesa de la cocina, bendiciendo cada habitación y leyendo pasajes arcanos de un gran libro negro. Cuando los residentes -traumatizados- lo miraban, fue asaltado por una fuerza invisible que intentó varias veces arrancarle el libro de las manos y le torció el brazo derecho detrás de la espalda. Rendido finalmente se sentó, declarando que su adversario era el ser más duro que cualquier espectro conocido.
El diario  local  Litchfield Times pronto fue puesto en aviso; su editor Jack Ellis y dos reporteros visitaron la casa, observaron la parcela, y en ningún momento de su visita ocurrió nada.Sus  habitantes recibieron llamadas de teléfono tanto de día como de noche por emisoras de radio y periódicos, algunos de lugares tan lejanos como Escandinavia. Firmaron un contrato de concesión de los derechos exclusivos -de la historia- para una semana al Canal de Sydney 7.
Aunque todo el equipo de televisión se convirtió velozmente en fervientes creyentes -después de esquivar objetos voladores, también se frustraron cuando la casa empezó a jugar a las escondidas con sus cámaras. Los operadores de las cámaras se enfrentan a grabar en tomas no acertadas cuando los objetos aterrizaban justo al lado de ellos. Con la casa vacía y cerrada, cinco cámaras en constante funcionamiento grababan sin captar algo notable hasta que las señales de descarga -de batería -daban paso a su apagado. Cuando el camarógrafo se acercó a la casa con las pilas nuevas se escucharon golpes como de objetos cayendo por el interior. Y los Mensajes: “NO CAMERAS”, “NO TV” y “PIG CAMERA” aparecieron en las paredes  para burlarse de ellos.

Después de jornadas de 24 horas de trabajo y con una gran molestia para los residentes, se logró grabar sólo tres objetos en movimiento: un biberón que inexplicablemente cayó de la parte superior de un horno de microondas, una bala de pistola en el último piso y una tapa de plástico que voló desde detrás de un armario.

Los investigadores  Healy y Cropper llegaron también a la casa ,siendo recibidos por Andrew ,quienes encontraron muchas similitudes con sus propias experiencias.No pasó nada esa noche, pero durante los cinco días siguientes, a menudo, con sólo Kirsty en la casa, cerca de 30 objetos cayeron  alrededor de los investigadores.
Por lo general, se oía un golpe fuerte y, a continuación, se avistaba un objeto rebotando en la pared o posándose en el suelo. La mayoría de los objetos fueron artículos del hogar, otros, como una bombilla de color amarillo que cayó en el patio  – sin romperse -no se había visto nunca antes.
En una ocasión, se oyó ruido en el techo de chapa y un instante después 13 guijarros aterrizaron en el suelo de la cocina -habiéndose aparentemente teletransportado a través de la azotea y el techo.

Hay quien sugirió seriamente que el grupo colocaba grava, cuchillos afilados y vidrios rotos en la parte superior de sus ventiladores de techo, por lo que el material comenzaba a volar en todas las direcciones con el simple accionamiento de un interruptor.

Muchos de los incidentes podrían haber sido fingidos, como cuando un cartucho de pistola cayó verticalmente sobre la pierna de un tal Paul.

Dos incidentes en particular fueron muy convincentes. Un pequeño crucifijo que había en la casa después que el Padre Tom se convirtiera en un visitante frecuente: varias veces al día desaparecería de la repisa de la chimenea y luego chocaba contra una pared. O cuando aterrizó en el patio trasero, con las únicas personas a 30 metros de distancia y a la vista. Otra vez Tony vio un pequeño tapón de latón caer verticalmente sobre una mesa entre él y Kirsty, que sostenía un periódico con las dos manos mientras lo leía en voz alta .

El periodista Nikki Voss del Northern Territory News y su cámara, perdieron su “escepticismo” cuando fueron recibidos por una jarra de cerveza que se lanzó con gran fuerza y ​​una precisión asombrosa a través de un pequeño agujero en un cristal de la ventana. Poco después, mientras estaban de espaldas a una pared, fueron golpeados en la nuca  con una lluvia de grava.
Tracey Farrar del ABC Radio, que había recogido conchas pequeñas de color marrón en la playa el día anterior, vio una tierra idéntica en la mesa delante de ella cuando  entrevistó a Kirsty. Ella recibió una descarga inexplicable de su micrófono y, lo más revelador, vio a una unidad de control remoto elevarse de una mesa de al lado  y volar por los aires.
El supuesto origen de la casa de Humpty Doo también se contempló de este modo: Stavros Kanaris, construyó el lugar en 1972 y vivió allí felizmente durante 20 años ,cree que lo ocurrido es el resultado de la ira de su familia por haber sido desahuciado después de que su negocio quebrara: “El banco tomó mi sangre de 30 años de trabajo duro”. La familia todavía sueña con volver: “Todas las noches yo estoy ahí en mis sueños y mi esposa está siempre allí, era nuestra vida.”

Irene Winters, que limpiaba la casa antes de que el grupo se trasladara, recordó que parecía espeluznante, extrañamente fría y que las puertas parecían abrirse y cerrarse por voluntad propia. Andrew, sin embargo, cree que el fenómeno, pudo haberle seguido a él y a Kirsty durante algún tiempo.

Dos años antes, en Bachelor, NT, habían sufrido el haber recibido el arrojo de piedras con gran potencia y precisión en su puerta principal,aunque suponían que los asaltantes eran adolescentes. Otra vez, cuando él y Kirsty trabajaban, las tazas de café y otros objetos desaparecieron en circunstancias extrañas.

A pesar de todas las referencias a su terrible muerte, los residentes rechazaron enérgicamente la idea de que su compañero, Trouy, se manifestara sobre ellos. Al haber observado que la casa trató de jugar con algunos de sus miedos y preocupaciones el grupo lanzó un desafío de modo en que se formara su cara en un ectoplasma. Caminando a través de la casa gritaron tales invocaciones como :”Tú no eres Trouy, !Por qué no se va de aquí!”
A partir de entonces todas las referencias a Trouy cesaron y los residentes, aunque nunca han disfrutando de ellas, poco a poco se acostumbraron a vivir con lo ocurrido, y en ocasiones, incluso deliberadamente provocaban sus rabietas. Andrew lo incitó con éxito, un par de veces con la lectura de los salmos de la biblia del padre Tom.
El caso Humpty Doo parecía tener casi todo lo que se conoce de un brote poltergeist: lluvia de piedras, golpeteos y chirridos, objetos peligrosos lanzados con gran fuerza -pero sin causar lesión, mensajes amenazantes, juegos mentales, reacciones violentas a las oraciones, parafernalia religiosa y resistencia al exorcismo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 13, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: