RSS

Sueños coincidentes,un sistema emergente psíquico.

26 Feb

 Artículo cedido por su autor, publicado  en la revista Detectives  de lo Insólito nº1 (original)

     “Las ciencias adelantan que es una barbaridad Don Hilarión ” 

                              (La verbena de la Paloma)

 

Introducción

En la naturaleza existen sistemas que se organizan interactuando los elementos aislados para lograr objetivos comunes, pudiendo ser la búsqueda de alimentos, energía o información. Los más conocidos presentan un comportamiento piramidal, en donde el orden escalonado descendente marca las pautas a seguir para lograr un comportamiento global.
Analizarlo es relativamente sencillo, observando la jerarquización podremos descubrir como actuará. Ejemplos de ello son las empresas, el motor de un coche y el comportamiento social de los gorilas.
A finales del siglo XX comenzaron a estudiarse los sistemas emergentes tras el trabajo de Evelyn Fox Keller y Lee Segel con el moho del fango (Dictyostelium discoideum) (1). Estos sistemas complejos logran sus objetivos sin necesidad de un ordenamiento central jerarquizado, elementos aislados colaboran entre sí siguiendo unas reglas sencillas llegando a crear un comportamiento altamente complejo. El todo es mayor que la suma de las partes. Los modelos emergentes se descubrieron en los  barrios urbanos (Jane Jacobs) (2), las redes del cerebro humano (Marvin Minsky) (3) y son usados por los nuevos programas informáticos y las redes sociales. Los podemos observar en la naturaleza, los bancos de peces, las hormigas en busca de alimento o el desarrollo de un embrión son buenos ejemplos.

-Se manifiesta una retroalimentación negativa,un mecanismo que busca el equilibrio del sistema, comparando el estado presente con el estado deseado.
– Deben existir reglas, estás rigen los micromotivos que generarán la macroconducta.
– Del caos y del desorden se forman grupos de intereses compartidos.

Antecedentes

La telepatía fue explicada siempre por la parapsicología clásica como una transmisión de pensamientos; se trataba de un único fenómeno paranormal capaz de manifestarse de formas diferentes. Que coincidan los pensamientos entre personas se debe a diversos hechos que poco tienen de paranormal y mucho de fenómenos naturales mal interpretados. No obstante, se realizaron observaciones interesantes. Wately Carington se dio cuenta que los resultados mejoraban cuanta más información intercambiaban los participantes (6),el físico Evan Harris Walker habló de retroalimentación entre voluntarios y experimentadores (7).
Una de las formas más llamativas de la supuesta telepatía fue estudiada especialmente en el Maimonides Medical Center de Brooklyn (Nueva York) por Montaque Ullman y Stanley Krippner en la década de los 60 del pasado siglo (8). Los voluntarios intentaban trasmitir sus pensamientos a sujetos dormidos. De ahí surgió la idea de realizar los llamados “encuentros en sueños” consistentes en un grupo de personas que acuerdan una noche concreta verse dentro de sus sueños. En ocasiones los resultados son muy buenos, la parapsicología, sin poder explicarlos, los atribuyó a la percepción extrasensorial o a los viajes astrales.
Entre los años 1991/92 se realizaron diversas pruebas de encuentros en sueños con voluntarios de mi antigua asociación. Los resultados no se alejaron de lo esperado, observándose hechos que no recogían los estudios sobre el tema; personas que fantaseaban sobre lo soñado describían sus ficciones coincidiendo con el resto de participantes, si se usaba un objetivo, una foto por ejemplo, las coincidencias aumentaban, hacía falta una armonía total y sinceros deseos de participar. No bastaba con plantear la prueba y aceptar a cualquier voluntario.

Nuevos encuentros en sueños

La llamada “conciencia de grupo” ha sido investigada en animales, siendo sorprendente cuando se trata de humanos (9). La toma de decisiones puede ocurrir ajena al reconocimiento individual, podemos ser guiados hacia una actuación sin comunicación directa verbal y sin la existencia de una señalización obvia. La conciencia de grupo resultaba imprescindible para intentar comprobar si los encuentros en sueños respondían a las características de un sistema emergente.
En noviembre de 2011 el grupo Detectives de lo Insólito (DDI) de Facebook presentaba un alto grado de cohesión y amistad, resultando ideal para este tipo de experiencias. Al plantear la posibilidad de realizarlas sus miembros no dudaron en querer participar. Esta ocasión resultaba ideal para probar si las coincidencias en los sueños respondían a los patrones buscados y no a lo atribuido por la parasicología convencional; es decir, la telepatía o el viaje astral.
Siguiendo las bases de Jhonson se aplicaron las siguientes pautas:

– Los participantes debían sentirse como miembros muy unidos de un grupo.
– La armonía y la convicción en lograr el objetivo eran fundamentales.
– Se establecía una meta clara y concisa.
Deberían saber el objetivo que se esperaba y para qué fecha concreta.
– Existirían normas individuales muy sencillas para la prueba, básicamente el intercambio libre de información de todo tipo entre ellos.
– Un período de tiempo durante el cual se les recordaría de vez en cuando la prueba con intención de mantener el interés generándose los micromotivos.

Durante lo días previos a la prueba se intentó mentalizar a los participantes para que recordaran sus sueños, insistiendo sobre la existencia de una imagen con la que se esperaba soñasen esa noche. Debían acordarse de lo que iban a hacer, conversando con los otros participantes o cualquier sistema que favorezca el interés por lograr buenos resultados.

Los sueños podían incluir cualquier contenido:

ver el objeto solo, en compañía de otros objetos; estar comentándolo con más miembros del grupo, simplemente verlo en la mano; es decir, cualquier situación onírica que tuviera relación con el objetivo.
Exceptuando la primera prueba se estableció una semana para cada una comenzando el lunes. El domingo por la mañana los participantes mandaban el sueño del sábado a un mail, sin antes haberlo comentado en el grupo. Tras recibirse los sueños se comprobaban las coincidencias. El objetivo elegido fue normalmente una imagen.
Una de las cuestiones incluidas fue la de comprobar si el propio controlador se ve influido al elegir el objetivo. Como parte del sistema emergente sus decisiones a la hora de escogerlo se verían guiadas por los mismos patrones. Con intención de verificarlo se elegía la imagen el sábado por la tarde cuando el sistema debería haberse generado, en contraposición se escogería en otras pruebas el lunes, siendo de esperar entonces que no coincidieran sueños y objetivo.

Las pruebas y sus resultados

Se realizaron un total de seis intentos. El primero fue exploratorio para ver si los participantes coincidían en el contenido de sus sueños. Participaron 22 miembros, algunos no se conocían físicamente, no obstante supieron identificar a la otra persona. En esta ocasión el controlador se incluyó en la prueba para ver si respondía como el resto del grupo.
Aparentemente los sueños mostraron válida la idea que había dado origen a las pruebas. En líneas generales apareció la figura de José Luis Tajada, el creador de DDI, se vieron grupos de personas, soñaron con sus compañeros abundando las conversaciones entre ellos, predominó soñar con una casa y un vehículo, el más visto fue un autobús. Como sucedería posteriormente existieron otras muchas coincidencias difícilmente clasificables.
En el segundo intento (27-11-2011) se eligió el cuadro La ola roja de Joaquín Clausell (1910):

De 16 participantes seis soñaron con el mar,cinco lo asociaron a una tormenta o un desastre y cuatro vieron el color rojo.
Varios sueños fueron destacables, algunos ejemplos:

JLT: aunque observó lo que parecía ser una batalla naval, quizá un ataque desde el mar describió: “El cielo es muy azul, el cielo muy rojo.
Podría ser una puesta de Sol… Busco el azul del cielo y no lo encuentro. Es rojo, como el fuego… las mías son de un color rojo fuerte… llevan banderas rojas con tres letras blancas”.
CG: “Miraba al cielo estaba todo cubierto por nubes grises, azules y negras y sobre ellas, se podía ver todos los colores del arco iris, empiezan a cumularse más y más nubes y en tv anuncian de una gran tormenta peligrosa”.

Originalmente se habló de una fotografía, sin embargo cuatro personas asociaron sus imágenes a cuadros.

JQ: se vio en una playa: “Veo a la chica que pintaba (no recuerdo el nombre Ana , Isabel??) abrir un bolso pequeñísimos, empieza a sacar un caballete , un lienzo, la paleta, colores, pinceles”.

En la tercera prueba (04-12-2011) se eligió un objetivo no concreto, no se usó una fotografía, debían ver un OVNI o un extraterrestre.
Únicamente se dieron las pequeñas coincidencias habituales y sólo 10 personas recordaron sus sueños.

La cuarta (15-01-2012) se planteó con intención de probar hasta qué punto el controlador puede verse influenciado al escoger más de un objetivo.
Se trataba de una elección que intentaba simular el pensamiento complejo y la intervención del azar. El sábado se eligieron dos fotos marcándolas como “cara” y “cruz”, a las 21,00 otro miembro del grupo lanzó una moneda siendo el resultado la “cruz”.

Foto marcada como “cara”

Foto marcada como “cruz”

Esta vez participaron 17 personas, ocho vieron montañas o edificios lejanos, siete caminos o similares, además, de entre ellos seis describieron el color como blanco o indefinido. Aunque algunos sueños parecían una mezcla de las dos imágenes, predominaron los relacionados con la “cruz”.

JS: “… era una zona montañosa exageradamente repleta de vegetación… zona inmensa repleta de montañas con mucha vegetación”.
FC: “… en la lejanía veo bultos como de vegetación, rocas y alguna construcción antigua”.

No faltaron los que parecían centrarse en la “cara”.

FC: “También veo frente a mí vegetación preciosa, mucho verde y flores, sin llegar a ser exuberante… entonces entre los árboles maravillosos…”.

La sensación de frío fue común entre los participantes, tres de ellos describieron un camino formados con piedras. Resulta imposible incluir los sueños completos, al leerlos la relación entre lo soñado y las imágenes cobra mucha más fuerza. Algunas frases muestran hasta qué punto:

IG: “Lo que si recuerdo es que había una especie de sendero o camino serpenteante que además cambia a su antojo de dirección… sólo recuerdo una estampa de un lugar donde el suelo se juntaba con el cielo”.
FC: “… empiezo a pisar piedras oscuras muy lisas, frías y húmedas”.
AC: “Es de día. No veía el cielo, algo blanco como nube, pero no veía nubes… una especie de montañas rocosas no muy altas”.
FFN: “… con la sierra, creo que era la sierra del Segura, aquí por la Foto marcada como “cara” zona de Albacete”.
JS: “… lo asemejo al Kilimanjaro e incluso también lo asemejo a la Montaña o Pico del Diablo en la película Encuentros en la tercera fase”.

Dos sueños resaltaron sobre los demás. En la imagen se ven cuatro personas en primer plano, CG soñó: “… una voz masculina que me repetía que tenían que ser 4, han de ser 4 , necesitas 4 así todo el rato y me desperté sobresaltada”.
El más llamativo fue el de MJG, aunque vio el paisaje de noche: “La sensación de frío era tremenda… Caminábamos por una carretera nevada… A lo lejos, vemos una construcción…
Antes de llegar, una mujer del grupo, morena de pelo un poco largo, sale corriendo y gritando hacia el edificio”.

En la quinta prueba (18-03-2012) el objetivo fue un objeto situado en la casa del controlador. Se eligió el lunes, antes de que se generara el sistema. Los participantes no acertaron con sus sueños, se dieron las coincidencias menores y las descripciones de personas reunidas. Durante esa semana el grupo sufrió una crisis perdiendo su armonía.
La última prueba (10-06-2012) se llevó a cabo dentro de un ambiente no demasiado adecuado, varios miembros de DDI discutieron, sólo participaron siete. En esta ocasión la fotografía elegida fue remitida a un segundo controlador para que certificara el momento de lección.

Pese a ser reducido el número de sueños las coincidencias son destacables. En la foto se observaba una serie de árboles y vegetación lejana que podría ser tomada como una muralla.
Dos personas soñaron con ella.
JS: “… vi a lo lejos la silueta de lo que parecía una especie de muralla”.
AMC: “En esto que yo subo a una pequeña elevación y veo unas murallas…”.
Dos personas soñaron con calor y también dos con vegetación. Una describió los colores en
general (exceptuando el verde), especialmente del cielo.
GMI: “Hay mucha luz, pero es extraña. Todo tiene matices rojizos y cobres”.
Una de las descripciones fue acompañada de un dibujo que para la parapsicología clásica hubiera sido considerado una demostración de telepatía; círculos y color rojo, podríamos considerar que son parte de la base de la imagen.
CG escribió: “Donde un fondo totalmente rojo, se situaban varios círculos unos dentro de otros, tal
y como te he colocado”.

¿Se trata de un sistema emergente?

El número de pruebas fue muy reducido, no resulta una tarea sencilla hacerlas con los miembros de un grupo de Facebook. Los enfados y discusiones son corrientes, en más de una ocasión, pese a la insistencia de algunos, la propuesta para realizarla esa semana no pudo hacerse dado el ambiente reinante. No obstante, se trató de una experiencia realizada con la vida cotidiana por lo que resulta completamente real y permite razonar algunas cuestiones.
La retroalimentación funcionó sola sin ayuda del controlador, especialmente en forma de bromas y frases cargadas de humor, abundando las conversaciones que hablaban de la experiencia, en ocasiones con varios cientos de comentarios.
Existió la retroalimentación negativa, cuando alguien fantaseaba demasiado otros miembros se encargaron de mantener el equilibrio conservando las conversaciones dentro de unos márgenes.
El interés individual fue muy alto, existiendo una auténtica motivación. Varias personas explicaron en privado o en el grupo los diversos motivos que los movían a participar, desde simple curiosidad a haber pasado por la experiencia con antelación. No faltaron los que consideraban imposible “verse” en sueños con otras personas y menos que su sueño estuviera relacionado con una imagen concreta, pese a ello colaboraron.
Una parte importante fue el deseo de algunos por verse entre ellos, a parte del contexto general.
Las combinaciones de este tipo fueron en ocasiones sugestivas para los demás al comprobar que eran posibles. No se deben dejar de lado las coincidencias entre los miembros aunque no estuvieran relacionadas con el tema común. Un par de ejemplos, en la segunda prueba JQ se vio a sí misma con su perra, PV vio a JQ con su perra, en la cuarta SGM y VA soñaron que estaban registrando sus bolsos.
También son interesantes las descripciones coincidentes más vagas que parecen estar relacionadas con el tema. Cuando se usó el cuadro de Joaquín Clausell RGP escribió: “he tenido un sueño “abstracto”, no puedo describir imágenes, pero si he visto mucho color, mucha luz”. SGM: “soñé que estaba sola y la imagen que pude ver es de muchas luces viniendo hacia mí”.
Como en los sistemas emergentes analizar las partes aisladas no dio ningún fruto. Al repasar las conversaciones no existían indicios de frases que incitaran a soñar el sábado con algo determinado, no se encontraron muestras. Los micromotivos parecen ser los generadores de la macroconducta y ésta no puede ser deducida de la observación individual de las partes. El resultado es infinitamente más complejo. Como en la conciencia de grupo, la dirección seguida no está marcada por una comunicación directa o una señalización.
La actuación del controlador no pudo investigarse más a fondo. Se esperaba poder llevar a término más pruebas para entenderla correctamente. La cuarta fue un preeliminar de ideas más avanzadas que deberán esperar otras oportunidades. De todos modos los resultados son sugerentes y deberían tenerse en cuenta al plantear este tipo de experiencias, sí el controlador se relaciona con los voluntarios podría darse algo similar a retroalimentación de Walker.
La función del azar, escoger una fotografía entre dos, pertenece igualmente a supuestos que no pudieron desarrollarse y deberán esperar.
Básicamente se trataba de ver la reacción humana cuando un hecho interior coincide o no con uno exterior. En esta ocasión coincidió y la sorpresa general fue increíble creciendo la sensación de estar ante algo desconcertante, de darse en la vida cotidiana podría pensarse que se trata de una premonición.
Uno de los problemas planteados antes de comenzar las pruebas fue qué debe ser considerado como una coincidencia, cabía la posibilidad de deberse a una combinación de azar e interpretación subjetiva del controlador. La cuestión se resolvió al leer los sueños y observar las similitudes, no daban pie a dudas. Si
tomamos los sueños de una prueba y los comparamos con la imagen de otra las coincidencias no existen prácticamente.

¿De qué forman parte nuestros pensamientos?

Si trabajos posteriores mucho más completos confirmaran que en un momento determinado nuestro aparente libre albedrío está guiado a niveles insospechados por las relaciones que mantenemos con los demás, varios hechos estudiados podrían tener una explicación muy alejada de las atribuidas en su día. Ciertos fenómenos se dan mayormente, o incluso sólo, en colectivos que creen en ellos y comparten el interés.

Como en las pruebas del 91/92 algunos participantes pudieron falsear sus sueños, escribiendo un relato para contentar al grupo o al controlador, lo interesante fue que aún así sus historias estuvieron relacionadas con los sueños de los demás y con el objetivo. Es posible entonces diseñar pruebas en estado de vigilia, intentando examinar si los pensamientos individuales de un grupo pueden ser similares y sincronizarse en un momento determinado del día.
No faltaron los que pensaron tener verdaderas facultades paranormales al ver el resultado de sus sueños. Sin explicarles que se trataba de comprobar la posible creación de un sistema emergente psíquico, con intención de que no generaran una resistencia no consciente, se les aclaró que aquello no tenía nada de paranormal.
Pese a todo siguieron firmes en sus creencias.
La experiencia permite ser reproducida y perfeccionada por otros grupos, algo muy difícil bajo el paradigma clásico de la parapsicología.
Estudiar la aparente transmisión de pensamientos bajo una nueva perspectiva puede aportar soluciones aunque éstas vayan contra todo lo que hemos creído siempre.

                                                                                                    FRANCISCO MÁÑEZ.

BIBLIOGRAFIA
1 Sistemas emergentes. O qué tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y software, Steven Jonson, Fondo deCultura Económica, 2001.
2 Muerte y vida de las grandes ciudades, Capitán Swing Libros, 2011.
3 The Society of Mind, Simon and Schuster, 1987.
4 Sincronización y fenómenos colectivos modelos de redes complejas y votantes, Arturo Pimentel Cabrera, UNAM,México, 2008.
5 Menstrual Synchrony and Suppression, Martha McClintock, Nature nº 229, 22 de enero de 1971.
6 La telepatía, hechos, teorías implicaciones, Ediciones Dédalo, 1975.
7 Los misterios de lo paranormal, Hans J. Eysenck y Carl Sargent, Editorial Planeta S. A., 1984.
8 Dream Telepathy: Experiments in Nocturnal ES, Montague Ullman, Stanley Krippner, Alan Vaughan, Charlottesville,VA: Hampton Roads Publishing Company, 2003.
9 Consensus decision making in human crowds, John R.G. Dyer, Christos C. Ioannou, Lesley J. Morrell, Darren P.Croft, Iain D. Couzin, Dean A. Waters, Jens Krause, Animal Behaviour, número 75, febrero de 2008.
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 26, 2014 en Artículos

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “Sueños coincidentes,un sistema emergente psíquico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: