RSS

Investigaciones de Paul Gibier

13 Oct

El doctor Gibier trabajó con numerosos médiums y estudió múltiples fenómenos tales como la escritura automática, la materialización, la desmaterialización y la ectoplasmia… He aquí algunos ejemplos de resultados obtenidos, encontrados en sus cuadernos:
– Se escuchan voces diferentes unas de otras, no en la jaula, sino en el gabinete situado al lado. Primero es una voz de chiquilla que nos desea buenas noches. La voz es a ratos seria o alegre. Es uno de los “controles” o “guías” del médium que dice llamarse Maudy (diminutivo de Maud), luego nos saluda también una voz de bajo: es la voz de Ellan, el otro control.
Nos hace en tono sentencioso y “estereotipado” un pequeño discurso sobre las precauciones a tomar (por nuestra parte) para las sesiones, y sobre las grandes dificultades que él y los otros invisibles tienen que superar (para producir los fenómenos que nosotros denominamos psíquicos) y dar la prueba “de esta espléndida verdad; la supervivencia del espíritu después de la muerte del cuerpo”.

– Varias veces, manos blancas y finas, en ocasiones más grandes, una diáfana apenas visible acompañando a otra de apariencia más material (que no se parece a la del médium que es corta y gruesa) se deslizan desde lo alto del gabinete hacia la parte media.

– Un brazo y una mano desnudos y otra mano se muestran repetidas veces, al mismo tiempo, en los dos extremos del gabinete-jaula, a unos dos metros de distancia.

– Una forma femenina vestida de blanco, por lo menos 16 centímetros más alta que el médium, aparta las cortinas del gabinete a la derecha de la jaula y sale delante de las cortinas, parece hundirse y luego derrumbarse sobre la alfombra que cubre el parquet.

– Otra forma femenina de porte menos elevado, llevando una corona y un cinturón luminosos, sale bruscamente de las cortinas, sin hacer ningún ruido. Su rostro no se parece al de la anterior; es más morena, sus ropas son de un color casi lúgubre, y sus cabellos negros. Murmura en voz muy baja
algunas palabras que no podemos comprender. Entra en el gabinete sin dejar olor fosforoso ni otro.

– Después de algunos minutos durante los cuales los asistentes cantan a media voz, las cortinas del gabinete se agitan; el canto cesa y la vocecilla se deja oír en la jaula. Algo blanco se muestra entre las cortinas y aparece en la abertura un hombre de talla superior a la media. Vuelve a entrar enseguida
sin proferir una palabra; pero la vocecilla de Maudy nos anuncia que acabamos de ver a Ellan. Añade que ella misma tratará venir a mostrarse si puede obtener bastante fuerza y que Ellan tratará igualmente de venir otra vez.

– La parte baja de las cortinas se levanta y sale una forma de niño pequeño que se agita golpeando el suelo con sus manitas, dejando oír con una voz de bebé (que proviene del lugar donde vemos al niño) los siguientes sonidos: ta, tta, ttta, tata. La forma desaparece. Una voz parte del interior de la jaula y nos dice que la forma que acabamos de ver y de oír es la de un niño de algunos meses, recientemente fallecido.

– Ellan aparece entre las cortinas del gabinete, avanza hacia nosotros y nos habla muy claramente con la misma voz que nos hace oír desde el gabinete o la jaula; nos da la cara durante algunos segundos y le pido permiso para estrecharle la mano.
Me tiende la suya: me levanto (una voz desde el gabinete me recomienda ir lentamente) me acerco a él y le tomo la mano derecha con mi derecha. Le estrecho la mano, me devuelve el apretón. La mano que aprieto es tibia, grande, firme, un tanto huesuda; una mano de obrero, mientras que el médium tiene la mano más pequeña, blanda y gorda. En ese momento compruebo que es media cabeza más alto que yo (el médium
es en la misma proporción más pequeño que yo) está vestido de negro y la pechera blanca de su camisa se destaca claramente de su traje negro. Su cabello y su barba son castaño oscuro, sus ojos son pardos (el médium tiene los ojos azul claro); parece tener de treinta y cinco a cuarenta años. Me saluda: “Good bye”, y se retira al gabinete. Intercambio mis impresiones con las personas presentes, cada uno hace su
observación; todo el mundo ha visto lo mismo. Aunque interesados, ninguno de nosotros parece particularmente conmovido.
A decir verdad, la mayoría, ya ha visto fenómenos más o menos semejantes a estos y hasta tres de las personas presentes, que sé que son absolutamente sinceras y serias,han asistido anteriormente a numerosas sesiones de la Sra.Salmon que me han dado a conocer.

– Luego de la aparición anterior, y después de algunos minutos,cuando se restableció el silencio, oímos la voz de Maudy,primero en la jaula, luego en el gabinete, y una cabeza de niña traviesa de unos ocho años se mostró entre las cortinas gritándonos:
“Good evening, bugaboo!” (¡Buenas noches, Coco!).Luego aparta las cortinas y se echa a correr por el espacio de 1,50 m. que separa el gabinete de una dama presente a quien toma de las manos. Se queda sólo un instante y regresa corriendo al gabinete donde desaparece.

– Aun se mostraron varias otras apariciones. Entre otras, una mujer que, se supone, perdió la vida en un naufragio reciente y viene a presentarse con sus ropas todas mojadas. Varios de nosotros que la tocamos, tenemos las manos llenas de agua.
Se hunde y desaparece en medio de nosotros, en una sesión, y en otra, entra al gabinete. Esta forma femenina se expresa en francés aunque no le escuché pronunciar sino algunas palabras.

– Otra forma femenina que aparece en casi todas las sesiones exitosas de la Sra. Salmon dice llamarse Musiquita, y pronuncia la primera, “a” a la manera española o italiana. Tiene el aspecto de una gitana y nunca deja de clamar por una guitarra. Cuando el instrumento está al alcance de su mano, se apodera de su mango y con la uña del índice rasga las cuerdas teniendo el instrumento con el brazo extendido durante quince o veinte segundos, luego desaparece llevando la guitarra al gabinete o después de haberla depositada en la entrada.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 13, 2013 en Casuística

 

Etiquetas: , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: