RSS

Captura de psicofonías por medios electrónicos.

05 Ago

Por  Jose Luis tajada.

Desde la apreciación personal que uno encuentra a lo largo de varios años estudiando el fenómeno de las psicofonías, es inevitable reconocer su existencia. Esas extrañas voces que llevan registrándose desde los inicios del empleo de técnicas de almacenamiento y transmisión de sonidos, han desconcertado a curiosos, investigadores, y técnicos.
El principio de obtención es sencillo, basta con grabar una y otra vez pequeños fragmentos de audio, luego pacientemente analizados; presentan determinadas “anomalías” pertenecientes a sonidos que no deberían estar ahí.
El fenómeno se tornará desconcertante cuando estos registros se muestran como voces de personas que no se encontraban presentes a la hora de efectuar el experimento, cosa que sucede contadas veces.
Mi caso en particular viene desde el más puro escepticismo, ya que nunca vi posible a nivel técnico y científico la posibilidad de que tales voces existieran y, sin embargo, a raíz de la experiencia vivida en 1997 en la denominada “Casa de la Marquesa” (ahora Delegación de Industria) en la ciudad de Albacete, mi opinión tuvo que dar un giro de 180 grados. Las voces existían, eran reales, y se manifestaban con una claridad pasmosa y diríase que inteligente.

Desde aquel año, he experimentado con diversos procedimientos, obteniendo diferentes resultados. Siempre en la búsqueda del método que me permitiera investigar de manera empírica. Intenté encontrar algún tipo de información sobre la metodología y resultados de otros investigadores de reputada fama a nivel nacional e internacional, pero no encontré demasiados datos que pudieran ser fiables. De esta manera, y tras un par de años intentando asimilar el funcionamiento tan amplia-mente difundido de máquinas con nombres dignos de películas de ciencia ficción, me propuse comenzar de cero, ya que ninguna de las experiencias con esos equipos dio resultado notable alguno.
Paso a exponer uno de los sistemas para la obtención de registros “parafónicos”, con los cuales he obtenido los mejores resultados. No obstante, aviso que se trata de un texto eminentemente técnico, no recomendado para profanos en electrónica analógica.
El dispositivo, en la teoría y para todos aquellos familiarizados con la electrónica y el sonido, resultará muy fácil de comprender en su funcionamiento. Está basado en poder “extraer” de dos fuentes de sonido la diferencia de ambas. Básicamente es la aplicación de un amplificador operacional para obtener la diferencia de dos entradas simultáneas.

Las fuentes de señal que se aplican a ambas entradas puede ser de cualquier tipo que el propio circuito operacional sea capaz de procesar dentro de las características que nos da el propio fabricante. Yo, a nivel de audio, he encontrado muy buenos resultados empleando circuitos fáciles de encontrar y de muy bajo costo (741, TL081, 3140, etc…) decantándome siempre por los que emplean tensiones más bajas de alimentación y con factores de ruido más bajo.

Como captadores podremos emplear cualquier tipo de cápsula microfónica convenientemente polarizada o, en su defecto, (y con muy buenos resultados) grandes devanados de hilo de cobre, acoplados para frecuencias de longitud de onda extremadamente alta.

Una modificación sencilla en el circuito empleado para la captura de señales de audio, permite efectuar una exploración” dentro de la banda de audio entrante, y consiste en conectar en serie a una de las entradas al operacional (o en ambas) un filtro pasabanda. De esta manera, podremos desplazarnos por el audio obtenido y escuchar la frecuencia sintonizada buscando posibles zonas de inclusión.

Los resultados obtenidos son sorprendentes, y el empleo de una buena portadora de audio, preferiblemente el denominado “ruido marrón”, permite “propiciar” esa diferencia de captura entre un transductor y otro, que puede degenerar en una presunta inclusión psicofónica. El generador de ruido se ubicará próximo y equidistante a ambos captadores, y emplearemos el propio medio que los separa (aire) como transmisor. Deberemos ajustar el nivel de salida del generador de ruido para evitar saturaciones a la entrada del operacional.
La causa posible es que dichas “inclusiones”, si se presentaran, estarían producidas por la “deformación” puntual de los campos electroacústicos (o electromagnéticos) captados por los transductores y restados en el operacional. La más pequeña diferencia entre las dos señales capturadas por cada uno de los micros o devanados, sería mostrada en la salida del dispositivo .
Resaltaré por último, que como se puede desprender de este documento, nos encontramos ante la posibilidad de escuchar registros “parafónicos” en tiempo real, sin necesidad de grabaciones previas.

Fuente:http://issuu.com/extranyologia/docs/extra13/1?e=0

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 5, 2013 en “Experimentación en TCI”

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: