RSS

Las materializaciones de Florence Cook

27 Feb

Florence Cook en torno a 1870 materializó a su espíritu control, ‘”Katie King”, en unas condiciones lo suficientemente rigurosas desde el punto de vista científico como para convencer tanto al corresponsal del Daily Telegraph (que informó de que “Katie” apareció mientras Florence se hallaba atada con nudos sellados, cuyos sellos seguían intactos al finalizar la sesión) como al sagaz investigador ruso Alexandre Aksakov.
Aunque Aksakov se aseguró de que Florence se hallase fuertemente atada dentro de la “cabina” -pequeña alcoba o cubículo protegido con una cortina y situado al fondo de la sala de sesión, donde la médium generaba sus poderes psíquicos-, quiso comprobar con absoluta certeza que “Katie” era un ser distinto, así que preguntó si podría verlas a ella y a Florence a la vez, “Katie”, que iba vestida de blanco, le invitó a que la siguiera a la cabina, donde, a pesar de que “Katie” se disipó, vio a Florence, vestida de negro y sentada en su silla. No había forma alguna de que ninguna otra persona, hubiese podido introducirla o sacarla del cubículo; además, las ataduras. nudos y sellos que la ligaban a la silla se hallaban intactos.
No obstante, las escasas probabilidades de que las materializaciones de Florence Cook convenciesen a los escépticos pronto se disiparon. Cierta médium, la señora Guppy, enfurecida porque sus proezas paranormales quedaban oscurecidas por las hazañas de su joven rival, convenció a William Volckman, que no tardaría en convertirse en el segundo marido de la señora Guppy, para que desenmascarase a Florence apoderándose de “Katie” cuando ésta apareciese en una sesión. Volckman así lo hizo y, según una serie de testigos que se hallaban presentes, “Katie” se desmaterializó. Sólo hallaron a Florence atada en su cubículo, con sus ligaduras, marcadas con el sello del anillo del conde de Caithness, intactas. La versión de Volckman -según la cual había atrapado a Florence, pero debido a la intervención de sus partidarios no había podido seguirla ni demostrar su fraude- fue la que prefirieron los escépticos y los médiums cuyas facultades no les permitían competir con ella.
Tanto Volckman como los escépticos supusieron que si “Katie” resultaba ser sólida, forzosamente tenía que ser Florence disfrazada. William Crookes demostró con gran satisfacción que semejante hipótesis era incorrecta, porque “Katie” al materializarse resultaba idéntica al tacto a cualquier otra mujer. Para verificarlo -citaremos sus propias palabras- «le pedí que me permitiera estrecharla entre mis brazos», a lo que ella consintió. Para Crookes este gesto no era sino una mera galantería. Para los escépticos, que un científico prestigio so decidiese comprobar la autenticidad de una materialización por medio de un abrazo era algo tan ridículo que rayaba en lo hilarante. Como este acto además no sirvió sino para enfurecer a otros médiums rivales, Crookes, viéndose objeto de una violenta campaña de calumnias, abandonó todas las investigaciones en las que interviniesen médiums.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 27, 2011 en Casuística

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: