RSS

El caso de Doris Fischer

29 Ene

El caso de Doris, estudiado durante años por Franklin Prince y comentado por Hyslop, abarca una extensa literatura. La división de la personalidad comenzó en Doris a los tres años de edad, después de haber sufrido una violenta emoción y un traumatismo. La Doris real, D I, originó la personalidad de Marguerite, D II, que durante el sueño se transformaba en Marguerite la Durmiente, D III. D I y D II formaban dos personalidades alternantes cuya diferencia de carácter se fue acentuando con la edad. A los diez años estaba más adelantada, intelectualmente, D II; luego su desarrollo se detuvo y presentó los signos del retroceso, hasta que desapareció cuando Doris llegó a los veintidós años de edad. D II conocía a D I, pero ésta a aquélla, no.Cuando Doris tenía dieciséis años una nueva emoción, la muerte de la madre, hizo nacer una cuarta personalidad, Doris la enferma, D IV, que perdió totalmente la memoria y presentó los estigmas de la histeria. Tenía a veces accesos de catalepsia y letargía. Luego se mesaba los cabellos y se arañaba la cara, pero en esos momentos era que D II castigaba a D IV y la obligaba a trabajar. Durante un lapso de cinco años D I hizo breves apariciones; dos veces tuvo la alucinación de la madre. Un año después del nacimiento de D IV apareció una nueva personalidad, la quinta, a continuación de otro traumatismo; fue Doris real la durmiente, D V, que sólo duró cinco años. D IV desapareció un año antes. En cuanto a D II, su carácter se fue borrando poco a poco hasta que se desvaneció tres años después de D IV. Sólo quedaron D I y D III. Esta última era mucho más independiente que las demás y parecía no haber tomado nada del carácter de D I; desempeñaba a su lado el papel de ángel guardián. F. Prince parece aceptar, basándose en experiencias posteriores realizadas con la colaboración de una clarividente, la señora de Chenoweth, que se trataba de una encarnación mental. Opinión muy interesante para nuestra interpretación general de la metapsíquica de la mente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 29, 2011 en Casuística

 

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: