RSS

Carl Gustav Jung.

11 Dic

Nació el 26 de julio de 1875, en Kesswil, Suiza, su padre Paul Achilles abandonó su carrera de filólogo en lenguas semíticas para ejercer como clérigo luterano en una iglesia suiza, su madre, Emilie Preiswerk se caracterizó por tener una personalidad marcadamente disociativa que determinó enormemente el rasgo intuitivo de Jung. Después de graduarse en Medicina en 1902 en las universidades de Basilea y de Zurich, con un profundo conocimiento en Biología, Zoología, Paleontología, y Arqueología, carrera esta última que dejó por un sueño que tuvo, comenzó su trabajo sobre el Test de Asociación de palabras, ya desarrollado por Wundt, pero llevado al ámbito únicamente psicológico. En el cual, las respuestas de un paciente a las palabras de estímulo revelaron lo que acuñó Jung con el término “Complejos”, definiendo a éstos como ideas o representaciones afectivamente cargadas y autónomas de la Psique consciente, palabra que se ha desvirtuado en cuanto a su definición al llegar a ser universal.

En el segundo semestre universitario del invierno 1895-96, descubrió un pequeño libro sobre fenómenos espíritas de los años setenta (del siglo XIX), llamado “Pequeño Manual de Aparecidos”, escrito por un teólogo que trataba el orígen histórico de estos fenómenos. Por esa época Jung perteneció a una asociación estudiantil (suiza) llamada “Zofingia”. Se volvió un lector apasionado de autores como el astrónomo alemán Johann Karl Friedrich Zollner y el físico británico Sir William Crookes, sobre quienes citaba fervorosamente en la Asociación, tildándoles de “verdaderos mártires de la ciencia”. Jung leyó casi toda la literatura pertinente de la época incluyendo a Karl du Prel, Karl August Eschenmayer, el místico cristiano Joseph von Gorres, el médico alemán Justinus Kerner, Julius Passavant, “Los Sueños de un Vidente” del filósofo Emmanuel Kant, y por lo menos, siete volúmenes del místico sueco Emmanuel Swedenborg.

Jung no sólo investigó este tipo de fenómenos, sino que también a él mismo le ocurrían, lo que explica su gran interés por lo “oculto”. Para comprender cómo influyó en esto en su vida debemos remitirnos, en primer lugar, a algunos hechos acontecidos en el ámbito familiar, antecedentes que marcaron la vida de sus protagonistas y de quienes les sucedieron. Tanto su abuelo materno, Samuel Preiswerk -que fue arcipreste de la iglesia de Basilea- estaba enormemente vinculado con apariciónes de espectros y demás fenómenos parapsicológicos, tanto el como su madre (de Jung) realizaban prácticas de lo que en aquellos días se entendía por “espiritistas”, en las que tenían lugar sucesos extrasensoriales, como movimientos de objetos sin que fuerza conocida alguna pareciera guiarlos.

Aniela Jaffe, la última secretaria de Jung, en su libro “Personalidad y obra de C. G. Jung” dice lo siguiente:

“……la madre de nuestro personaje, Emilia Preiswerk de Jung, tenía cualidades «especiales» y demostraba gran interés por lo «sobrenatural», como lo atestigua el hecho de haber escrito un diario en el cual se refiere exclusivamente a fenómenos espectrales, presentimientos y otras «rarezas» experimentadas por ella”.

Y respecto a Jung mismo cita:

“….. su propia vida estuvo caracterizada por un gran número de experiencias en las cuales los fenómenos espontáneos, acausales o (como se les llama comúnmente) ocultos, ocupaban un lugar preponderante”.

En el año 1900 Jung presentó su tesis doctoral bajo el título “Sobre la psicopatología de los fenómenos ocultos”, basada en los cambios de conducta ocurridos en una pariente suya practicante de sesiones espiritistas. A partir de ese momento no dejó de investigar sobre estos temas, lo que le trajo consecuencias favorables y otras que no lo fueron, como su distanciamiento definitivo con Freud, quien había intentado disuadirlo para que abandonara esas cuestiones. Aunque no fue el único motivo de la ruptura (recordemos que Freud había nombrado a Jung como su sucesor antes de que surgieran importantes diferencias conceptuales entre ambos), el interés de Jung por lo parapsicológico tuvo mucha influencia en esa separación. Jung relata la siguiente anécdota en “Recuerdos, sueños, pensamientos”:

“Me interesaba oír las opiniones de Freud sobre precognición y sobre parapsicología en general….Cuando lo visité en 1909 en Viena, le pregunté qué pensaba acerca de ello. De acuerdo con su prejuicio materialista, rechazó radicalmente la cuestión como algo absurdo, basándose en un positivismo tan superficial, que me fue difícil no responderle con acritud. Transcurrieron todavía algunos años hasta que Freud reconoció la importancia de la Parapsicología y la autenticidad de los fenómenos «ocultos».

Carl Gustav Jung falleció el 6 de junio de 1961 en Küsnacht (Suiza) y será recordado como el fundador de la psicología analítica.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en diciembre 11, 2010 en Personajes célebres

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “Carl Gustav Jung.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: