RSS

Robert Monroe (Experiencias Extrasensoriales)

20 Nov

En un estudio realizado en 1954 sobre lo que se llamó “proyección ESP”, Hornell Hart, profesor de Sociología de la Universidad de Duke, distinguió entre las simples experiencias de hallarse fuera del cuerpo y aquellos casos que proporcionaban pruebas de que los sujetos habían efectivamente “viajado” porque habían “visto” algo que estaba ocurriendo simultáneamente, lo cual sucedía en uno de cada tres casos. Desde entonces, otros estudios realizados en los Estados Unidos e Inglaterra a partir de las respuestas dadas a diversos cuestionarios muestran que las experiencias extracorporales son asombrosamente frecuentes (aunque son pocas las personas que han tenido más de una) y que se producen con mayor frecuencia cuando el sujeto se halla inconsciente, por ejemplo, tras sufrir un accidente o cuando está anestesiado.

Las experiencias más comunes consisten simplemente en flotar en la misma habitación, a poca distancia del techo, viendo el cuerpo inconsciente tendido en la cama, lo cual en sí mismo no constituye evidencia de percepción extrasensorial ni de “viajar”. La mayoría de los relatos de este tipo, si bien suelen confirmar que lo que se ha “visto” resulta ser verídico, contienen indicaciones de que lo que se ha visto no coincide exactamente con lo ocurrido, lo cual indica que más que ante un “viaje” nos hallamos ante un fenómeno de clarividencia o una casualidad.El primer relato detallado que explica el uso autoinducido de una experiencia extracorporal con objeto de explorar las posibilidades de “viajar” apareció en 1971. Se trata de Journeys Out ofthe Body, de Robert Monroe, hombre de negocios norteamericano. Monroe, a quien inicialmente alarmaron estas experiencias, llegó a gozar de ellas aprovechándolas para hacer “visitas”. En cierta ocasión, por ejemplo, queriendo saber cómo estaba de salud un amigo que había estado enfermo, “vio” como éste estaba levantado y paseándose, cosa que su amigo confirmó posteriormente, añadiendo el detalle de que vestía exactamente la misma ropa con que Monroe le “vio”.El éxito más espectacular de Robert Monroe fue “visitar” a una amiga que estaba pasando las vacaciones en una casa de campo situada muy lejos de donde él estaba. No pudiendo atraer su atención, puesto que la encontró charlando con un amigo, decidió, “a pesar de hallarse fuera de su cuerpo y ser invisible”, propinarle un travieso pellizco. Así lo hizo. Ella se sobresaltó, como si hubiese notado algo. Cuando su amiga regresó de las vacaciones, él le preguntó si recordaba haber notado algo extraño; como respuesta, ella le mostró una pequeña marca en el lugar donde él la había pellizcado.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2010 en Casuística

 

Etiquetas:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: