RSS

Ondas Cerebrales y Bio-retroalimentación.

Por  William Johnston

La ciencia de la consciencia se resiente algo a causa de sus popularizadores. Habiendo tenido la oportunidad de conversar con especialistas en Tokio y E.E.U.U., me he asombrado con la diferencia que existe entre su actitud y las de las revistas populares. Estas últimas hablan frívolamente de ondas alfa, máquinas de bio-retroalimentación y la entrada en estados de gozo espiritual. Por otro lado los investigadores continúan diciendo que no saben casi nada acerca del cerebro humano y, aun menos de la mente humana. Enfrentados a nuevos descubrimientos en el área de la consciencia, están (según uno de ellos) como Colón al poner su pie en un nuevo continente, o como el terco Cortés cuando clavó su vista de águila en el Océano Pacífico, enfrentándose con territorios desconocidos, universos no soñados. Además, ellos no se sienten alarmados de que la popularización pudiera llevar su trabajo al descrédito.

Dicho ésto, déjenme apresurarme a agregar que no es mi intención escribir con rigor científico, y, en este sentido, estoy entre los popularizadores. Habiéndome dado cuenta de la complejidad de estas materias, simplemente intento resumir aspectos de la reciente investigación científica, con miras a discutir su relación con la meditación. Por lo que aquí digo acerca de este estudio científico, estoy muy agradecido al Dr. Tomio Hirai de la Universidad de Tokio, con quien tuve el privilegio de trabajar, y también de otros especialistas en los E.E.U.U. que fueron generosos con su tiempo, con su saber y con sus publicaciones.

La investigación en el campo de la consciencia tiene una gran deuda con el científico alemán Hans Berger quien, en la década de 1920, descubrió las ondas cerebrales y su relación con diferentes estados de consciencia. Gracias a su trabajo pionero, ahora sabemos que el cerebro emite tenues impulsos eléctricos que pueden ser medidos en microvolts mediante un electroencefalógrama o EEG. Concretamente, los investigadores adhieren electrodos al cuero cabelludo de los sujetos que se examinarán y los conectan al EEG, el cual tiene un amplificador. Este amplifica los pequeños potenciales eléctricos hasta diez millones de veces. Entonces se trazan las ondas o ritmos cerebrales con plumas de tinta automáticas sobre un rollo de papel giratorio, Puesto que hay varios tipos de ondas cerebrales, el EEG puede ser equipado para filtrar el tipo particular de onda cerebral que se desea registrar.

Hay cuatro ondas cerebrales principales, medidas según la frecuencia o la velocidad del impulso y la amplitud o el voltaje del impulso. Los investigadores solicitan a los sujetos examinados que describan sus estados internos mientras están produciendo determinadas ondas cerebrales. De esta forma han verificado que ciertos estados psicológicos internos están asociados con una determinada actividad cerebral.

Los cuatro grupos de ondas cerebrales son los siguientes:

Beta.- Es la más común en nuestras horas de vigilia. La beta-consciencia, cuya medida es de 13

o más ciclos por segundo, está asociada con la atención enfocada y el pensamiento activo de una mente vuelta hacia el mundo externo. En este ritmo se manifiesta el más alto grado de excitabilidad cortical. El lector de estas páginas está ahora produciendo una buena cantidad de ondas beta.

Alfa.- Son más tranquilas. En ellas la frecuencia baja a 8 a 12 ciclos por segundo, y el estado interno se describe como de lucidez relajada, desplazándose hacia la interioridad o lo que se llama «estados internamente enfocados». Aunque alrededor del 10% de la población de los E.E.U.U. no son productores de ondas alfa, la mayoría de la gente las produce cuando cierra sus ojos y se relaja. Pero, continuar en consciencia alfa en forma estable con los ojos abiertos no es fácil. En verdad, sólo difícilmente puede ser logrado sin entrenamiento especial, y es una de las características de los adeptos al Zen.

La onda alfa puede ser de alta o baja amplitud según la producción de microvolts por el cerebro. Las ondas alfa de alta amplitud indican que el sujeto está en un estado de concentración más profundo. Este ritmo está asociado con la meditación más avanzada y con el misticismo.

Theta.- Su frecuencia es de 4 a 7 ciclos por segundo. Está asociada a la somnolencia, Es el ritmo que aparece cuando nos deslizamos hacia la inconsciencia o hacia el sueño, y, a menudo, están acompañadas por imaginería hipnagógica como la de los sueños.

Delta.- Su frecuencia es de 0 a 4 ciclos por segundo. Es el ritmo que se encuentra en el sueño profundo, sin ensueños.

Para más claridad, ver el siguiente diagrama:

1.- Estado de excitación: ondas beta. 2.- Estado de relajación: ondas alfa, 3.- Estado de somnolencia: ondas irregulares theta. 4.- Sueño moderado: ondas en forma de huso y delta. 5.- Sueño profundo: ondas delta.

Después del descubrimiento de las ondas cerebrales, se avanzó más allá aún con el descubrimiento de la bio-retroalimentación. Esta es una técnica para el autocontrol del ser humano, en el cual una persona se hace consciente de sus ondas cerebrales a la vez que se da cuenta de su estado mental interno. En otras palabras, es un dispositivo mecánico para presentar exteriormente la información de lo que está pasando internamente.

Nuestro estado de consciencia es proyectado hacia afuera de manera que podamos mirarlo objetivamente. Esto se hace equipando al EEG con instrumentos, los que mediante un sonido o el destello de una luz, le dicen al sujeto que está produciendo ondas alfa, o theta, o lo que sea. Al escuchar o ver la señal y asociarla con determinados estados internos, el sujeto puede entrenarse gradualmente para entrar en estados internos de consciencia accesibles sólo a meditantes experimentados, usuarios de drogas alucinógenas o místicos. Pero, una vez más debemos ser cautos. El mecanismo de estas máquinas es increiblemente delicado. Las buenas máquinas de bio-retroalimentación no se consiguen fácilmente y cuestan bastante dinero. Una máquina de inferior calidad puede producir absurdos resultados. Puede hacer que el erizamiento del cabello suene como ondas alfa, animando de este modo falsas esperanzas en el infortunado practicante.

La bio-retroalimentación está aún en sus comienzos. Pero puede perfectamente apuntar hacia una nueva forma de control mental y hacia nuevos horizontes en la educación. Sus posibilidades son enormes.

El ritmo que ha despertado el mayor interés es alfa. Parece, además, que un tipo particular de personalidad tiende a ser productora de ondas alfa en forma más o menos natural. El Dr. Joseph Kamiya del Instituto Langley Porter de San Francisco dice:

«He encontrado que cierta clase de individuos hace un mejor aprendizaje de cómo controlar las ondas alfa, aprendiendo especialmente a incrementar alfa, y estos individuos parecen lejos de ser quienes tengan algún interés en practicar meditación. No pertenecen a una escuela Yoga o Zen, o cualquier otra escuela formal de meditación. Si el individuo tiene un largo historial de introspección de sí mismo, parece ser especialmente bueno para mejorar el ritmo alfa. También es preferentemente un individuo que usa palabras tales como «imágenes», «sueños», «anhelos» y «sensaciones». He llegado a la conclusión que, por otra parte, hay un gran número de gente que no sabe exactamente a que nos referimos cuando hablamos acerca de imágenes y sensaciones. Para esta gente, las palabras describen algo que alguien más debe tener, pero ellos no parecen tener ningún grado de sensibilidad propia a tales cosas. No lo hacen bien en mis experimentos, ni logran un alto control sobre sus ritmos alfa.»

Así el Dr. Kamiya concluye en que la gente que medita entra fácilmente en alfa y que lo inverso es también verdad. Los alfa productores se inclinan hacia la meditación y la vida contemplativa. Esta tesis es confirmada por experimentos sobre Zen hechos en la Universidad de Tokio y sobre Meditación Transcendental en Harvard. En ambos casos se encontró que los meditantes se movían rápidamente hacia alfa y los meditantes experimentados, hacia alta amplitud alfa, mostrando así que la frecuencia de los ritmos baja a medida que se profundiza la meditación. Otro punto interesante es la forma para suprimir las ondas alfa, lo que técnicamente se conoce como «bloqueo alfa». He aquí nuevamente al Dr. Kamiya:

“A menudo escucharía que la respuesta al problema de como suprimir las ondas alfa es la imaginería visual. Todo lo que tendría que hacerse es visualizar la imagen del rostro de una persona, sostenerla y mirarla muy cuidadosamente, como si realmente se estuviera examinando los rasgos de ese rostro.”

De esto se desprende claramente que la atención enfocada bloquea alfa, y también se produce bloqueo por cualquier clase de agitación o excitación.

Mientras estuve en los EEUU., tuve la oportunidad de visitar el Instituto Langley Porter para ver el equipo y conocer algunas interesantes personas. Cuando los investigadores bondadosamente me hablaron de sus pruebas con roshis y swamis y con varios gurúes de Oriente, yo, en un destello de chauvinismo irlandés, pregunté porqué no habían examinado algunos monjes cristianos. Ellos replicaron que sí lo habían hecho. Examinaron algunos clérigos católicos. Pero, mientras que los yoguis y maestros se sentaron silenciosamente en majestuoso esplendor registrando exquisitas e impecables ondas alfa, los clérigos leyeron la Biblia, cantaron himnos, vagabundearon por la habitación y alteraron el funcionamiento de las máquinas. Al escuchar esto, me sentí avergonzado por la Santa Iglesia Romana. Sin embargo, pensé que ellos habían escogido a la gente equivocada, y sugerí que experimentaran con monjes Cistercienses o Cartujos, quienes tienen una larga tradición de meditación silenciosa y sin imágenes.

Poco después, tuve ocasión de visitar un convento en California del Norte, donde hombres y mujeres contemplativos se reunieron para algunos días de silencio e introspección. Así que hice uso de la oportunidad para invitar a un investigador con una máquina portátil de bio-retroalimentación a fin de que experimentara un poco con la contemplación cristiana. Los contemplativos fueron muy cooperadores en dejarse conectar alambres, y, como yo esperaba, todas las personas examinadas produjeron alta amplitud alfa. Esto fue más alentador y, aunque esta experimentación pudo no haber sido efectuada con el rigor cienfifico del laboratorio, parecía confirmar lo que el Dr. Kamiya había intuído: no sólo el Zen y el Yoga, sino que cualquier forma de contemplación, pone en juego las ondas cerebrales de más baja frecuencia.

Se puede entender entonces porqué los viejos maestros espirituales desalentaban la conceptualización y el pensamiento discursivo en el momento de la contemplación. Lo que ellos desalentaban era la atención enfocada o la visualización superficial que caracteriza al pensamiento conceptual. Esto, como lo ha demostrado el Dr. Kamiya, bloquea las ondas alfa y conduce a las ondas beta, destruyendo las condiciones más favorables para la experiencia contemplativa. Puesto en términos científicos, lo que los maestros espirituales querían era llevar a sus discípulos a un estado alfa y mantenerlos allí, dándose cuenta intuitivamente del valor de este condicionamiento neurológico.

Pero quisiera hacer notar que, mientras que toda contemplación es probablemente alfa, no toda alfa es contemplación. Esto es importante. La contemplación es mucho más que un determinado tipo de onda cerebral, en ella hay una completa área de motivación, de fe, de gracia, y todo aquello que transciende la experimentación científica para entrar en la nube de lo desconocido. Volveré sobre esta dimensión misteriosa más adelante, ahora quisiera hacer algunas reflexiones sobre los experimentos efectuados en Tokio.

Tokio es un buen lugar para el estudio psicofisiológico de la meditación, puesto que allí se tiene equipo adecuado, científicos capaces y cooperadores maestros Zen.

Los principales experimentos fueron efectuados con practicantes de Zen, algunos con décadas de experiencia, otros con poca experiencia y algunos que practicaban por primera vez. Se les conectaron electrodos sobre las áreas frontal, parietal y occipital del cráneo. También se les examinó el pulso, la respiración, la relajación muscular y la resistencia electrica superficial de la piel, pero no necesitamos detenernos en eso.

Los resultados mostraron que en aquellos sin experiencia Zen, se registraron ondas beta con estallidos de alfa cuando los ojos estaban cerrados. En cambio, los maestros Zen entraron en alfa casi inmediatamente, inclusive aunque sus ojos estuvieran abiertos. Estas ondas alfa comenzaron en la zona frontal, desplazándose luego a las áreas parietal y occipital del cerebro, disminuyendo su frecuencia y aumentando su amplitud a medida que la meditación progresaba. En algunos casos se transformaron en rítmicas series theta. Después de la meditación, las ondas alfa continuaron por algún tiempo.

Además se observó que aquellos discípulos elegidos por el maestro como más adelantados concordaron más ajustadamente con este patrón. Había una clara correlación entre el gráfico del EEG y los años ocupados en zazen, lo que parece confirmar la correlación entre las ondas cerebrales y los estados psicológicos internos. Todos estuvieron de acuerdo en que uno de los más interesantes aspectos del experimento fue la aparición de largas series de ondas theta después de treinta o cuarenta minutos de meditación en los más adelantados. Esto parece ser un fenómeno cuyo exacto significado aun no es totalmente comprendido.

Un segundo experimento fue el llamado “experimento del click” por el Dr. Hirai. El EEG muestra que si una persona en alfa escucha un click o un ruido, el sobresalto causará bloqueo alfa y lo llevará de vuelta a beta. Pero si el click es repetido constantemente, la persona se acostumbrará y simplemente dejará de reaccionar. De acuerdo a esto, se podría esperar que los adelantados en zen estuvieran tan absortos en su práctica como para no escuchar el click en absoluto, o que se acostumbrarían a él inmediatamente. Pero la verdad es todo lo contrario. El practicante adelantado jamás se habitúa. El EEG muestra que su reacción al click es exactamente la misma cada vez que lo escucha. El extremadamente breve bloqueo alfa permanece por una fracción de segundo cada vez. Esto dice algo importante acerca de la consciencia Zen: muestra que el maestro siempre oye y ve con la misma frescura como si estuvera oyendo y viendo por primera vez. Para mí esto es hermoso y fascinante. Tenemos aquí una consciencia como la del niño, una consciencia llena de maravillas y que nunca pierde su asombro por la belleza del amanecer o por la caída de la flor de durazno.

Otro interesante experimento del Dr. Hirai es el que denomina “llamar por nombre”. Cuando el sujeto conectado al EEG entra en meditación Zen, el Dr. Hirai, o uno de sus colegas, pronuncia un nombre y observa las repercusiones en el EEG. En total tiene 131 nombres: el propio nombre del maestro, de su esposa e hijos, los nombres de Nixon, Cleopatra, Stalin, famosas estrellas de cine japonesas, personalidades de la TV, etc. La persona inexperta en Zen reaccionará de manera muy diferente según el nombre que escuche. El nombre de su esposa o seres queridos puede causar considerables vibraciones del EEG, mientras que los nombres de personajes pueden despertar una reacción muy pequeña. Pero en el caso de los experimentados e iluminados maestros Zen la reacción a cada nombre es exactamente la misma. Cualquiera que sea el nombre causa un infinitesimal bloqueo, seguido por el regreso a un profundo alfa. De esto el Dr. Hirai deduce que el maestro Zen no reacciona en absoluto con el contenido de la palabra escuchada, sino solamente con el sonido que choca en sus oídos.

Cuando conté esto a algunos de mis amigos, ellos expresaron cierto grado de desencanto: ¡Qué frío e insensible! Después de todo, dijeron, un hombre de carne y hueso debería reaccionar de forma diferente ante su esposa que frente a Stalin o Cleopatra. ¿Es este hombre capaz de amar o es indiferente al afecto humano? No obstante, yo creo que no es un asunto tan simple. No se trata que el maestro Zen no ame a nadie, sino más bien que no está apegado a nadie ni a nada. Está en un profundo estado de desapego a intereses personales, un estado de contemplación pura que no sólo es compatible sino necesario para el más elevado amor. En el trabajo contemplativo en sí, él no distingue entre amigo y enemigo, hermano y extraño. No quiero decir que vaya a cesar de sentir un afecto espontáneo hacia aquellos pocos que están especialmente cerca de él. Por supuesto que sí y con frecuencia también. Esto es perfectamente natural y legítimo. El punto que trato de establecer es que durante la contemplación todos son igualmente queridos para él, puesto que es Dios únicamente quien lo incita a amar. Ama a todos los hombres definida y desapegadamente en Dios, y los ama como se ama a sí mismo.

Después de lo ya dicho, nadie podría suponer que el Zen y el misticismo no son sino formas de autohipnosis. La persona en trance hipnótico no necesariamente entra en dilatados períodos alfa. Sus ritmos cerebrales son más o menos como los de cualquier persona en vigilia o trabajando. Tampoco se puede decir que el Zen es solamente una forma de sueño liviano. Es obvio que el practicante de Zen, como cualquier meditante, podrá dormitar de tiempo en tiempo; pero, si lo hace, habrá un cambio en el EEG.

Otra conclusión interesante es la que se puede hacer entre la consciencia Zen y la consciencia Yoga. Para el observador superficial, estas dos prácticas son exactamente lo mismo. Ambas son silenciosas, supraconceptuales, unificadas, sin imágenes, sin palabras, más allá del pensamiento. Además, en ambas el meditante produce ritmos de alta amplitud alfa. Pero allí termina el parecido. Los experimentos con EEG han mostrado que, al producir un ruido el meditante Zen lo oye, si se hace destellar una luz, la ve, si se le clava un alfiler, lo siente. Esto es porque su meditación está mucho más conectada con el aquí y el ahora, con una total presencia en la realidad. En cambio, cuando el yogui entra en una muy profunda meditación, no escucha, no ve y no siente nada. Tanto es así que el Dr. Green dice: «el control de la atención alcanzado por el sujeto es tan intenso que ni siquiera las luces destellantes, el sonido del gong, vibraciones o el roce de tubos de ensayo calentados, podría romper el estado de concentración y producir bloqueo alfa».

El Dr. Elmer Green ha efectuado fascinantes investigaciones sobre las series alfa y theta en la Fundación Menninger en Kansas. El asocia la serie alfa-theta con lo que llamó «reverie», un estado de somnolencia que se produce cuando la mente va hacia el sueño o la inconsciencia y que se caracteriza por la presencia de imaginería hipnagógica como la de los sueños. Sus sujetos aseveran que esta imaginería es más vívida que la de los sueños, porque es más realista. Estas imágenes eran diferentes para cada individuo, pero compartían ciertas características. Eran imágenes similares a las soñadas, una imaginería hipnagógica que emergía como empujada por el viento, por decirlo así, sin intención consciente: vívidas visiones de gente, escenas, objetos conocidos o no por el sujeto. Eran cambiantes, como si se estuviera proyectando una serie de diapositivas en una exhibición privada en el teatro de la mente.

Parecería que la mente está llena de imaginería inconsciente de la que normalmente nada sabemos. Y ahora el propósito de los investigadores es hacerla consciente: llevar a la gente a un estado en el que – por así decir – el inconsciente sería iluminado en beneficio del consciente. En experimentos de laboratorio el Dr. Elmer usa ciertos estímulos para hacer que la gente se dé cuenta de la imaginería hinagógica latente en la mente. “Muchos informaron que, si no hubiera sido por los estímulos, no habrían sabido de estas imágenes. Un sujeto dijo que el estímulo provocó subitamente en él un darse cuenta de pequeños cuadros presentes en su mente que él no sabía que estaban allí.”

En orden a darse cuenta de la imaginería hipnagógica, puede ser necesario producir varias ondas cerebrales al mismo tiempo. Esta parece ser la opinión del Dr. Green. Hablando de un swami a quien examinó, comenta: «Orando, el swami produjo ondas alfa, pero no dejó de producir beta. Y cuando produjo theta, tanto alfa como beta se mantuvieron cada una cerca del 50% del tiempo. Del mismo modo, cuando produjo delta, también produjo theta, alfa y beta, durante un porcentaje de tiempo relativamente alto. Probablemente, esto nos dice algo importante. Puesto que alfa es un estado consciente, puede ser necesario retenerlo cuando se produce theta, si se desea estar atento a la imaginería hipnagógica que a menudo está asociada con theta».

De esto obtenemos un fascinante cuadro de la mente humana llena de imaginería por mucho tiempo inconsciente, pero que puede ser llevada a la consciencia entrando en estado theta y recibiendo algunos estímulos para incrementar el darse cuenta de ello, y para asegurar que en el tiempo del estado theta los ritmos alfa y beta se mantengan.

Ahora esto puede perfectamente confirmar una técnica muy antigua para llevar a la gente a la iluminación. En el Zen el estímulo es la palmada en la cara o el grito o la palabra dura o alternativamente la suave caída de la flor de durazno o el sonido de la campana del templo. Como sea, normalmente es necesario un estímulo para hacer madurar la iluminación de una persona y hacerla consciente de lo que ya está en su mente. Porque está ya iluminado y el estímulo lleva a la superficie lo que estuvo allí todo el tiempo. Debería recordarse que, según una teoría budista, todos estamos ya iluminados por la posesión de la naturaleza de Buda ¿y acaso no dice el Génesis que el hombre fué creado a la imagen de Dios? Todo lo cual puede ser una clase de iluminación con la que el hombre nace. En cuanto al Nuevo Testamento, parece elevar el Bautismo a la categoría de gran iluminación. El entrenamiento espiritual sería el arte de guiar a una persona a la realización de lo que ya posee. Esto puede tener mucho que ver con la realización y comprensión consciente de la imaginería hipnagógica que llena la mente con su riqueza y profundidad.

Una cosa que le interesa al Dr. Green es la relación de esta imaginería theta hipnagógica con la creatividad. Es bien conocido que la creatividad de los poetas, artistas, escritores y científicos está frecuentemente ligada a los sueños o a estados similares al sueño. Todos hemos escuchado historias acerca de escritores que despiertan en la noche y garabatean furiosamente sus grandes intuiciones, o de matemáticos y científicos gritando “ ¡Eureka!” en el silencio de la noche o al momento del despertar. Elmer Green cita al químico Kekulé quien urgió a sus contemporáneos: “Caballeros, permitámonos aprender a soñar.”

Y esto no deja de tener relevancia para la meditación. No es del todo raro para la gente religiosa recibir profunda iluminación en esa zona crepuscular entre el despertar y el sueño, o a alguna hora de la noche.

Es el momento en que la mente consciente está abierta a recibir comunicaciones de la prolífera matriz del inconsciente.

El Dr. Green visualiza la posibilidad de entrenar a la gente para la creatividad a través de theta. Gente talentosa puede aprender a desarrollarse en aquella área en la que son creativos mediante el aprendizaje del ingreso a los estados alfa-theta. Artistas y escritores frecuentemente buscan métodos para estimular la creatividad y aquí puede haber una respuesta. El Dr, Green escribe acerca de «desarrollar un programa de entrenamiento a través del cual los individuos podrían ser ayudados a desarrollar y mantener aquellos estados internos asociados con ritmos de baja frecuencia alfa y theta, en los que a menudo aparece imaginería hipnagógica, y desarrollar un método que nos capacite para llevar a alguien a un estado tal de atención enfocada que no sólo pueda informar de la imaginería sino que ojalá pueda aprender a manipularla de manera creativa».

Todo esto nos lleva a la importante y delicada pregunta: ¿hasta qué punto se podría desarrollar la meditación religiosa y la creatividad religiosa mediante el uso de la bio-retroalimentación? ¿Podrían los grupos religiosos utilizar estos mecanismos para enseñar a sus aspirantes el control mental, ayudándolos a producir series de alta amplitud alfa-theta? Debo confesar que mis sentimientos naturales quedan algo sacudidos por la idea; pero, al mismo tiempo, no puedo dejar de reflexionar una vez más sobre el desarrollo de la psicología profunda. Cómo se opuso a ella la gente religiosa para luego despertar a sus grandes posibilidades, al punto que hoy en día se usan frecuentemente los tests psicológicos para examinar candidatos a la futura vida monástica o contemplativa. Si los tests psicológicos son válidos y ayudan ¿por qué no también los tests neurofisiológicos? Si es cierto que los individuos alfa-productores son contemplativos por naturaleza ¿no sería buena idea descubrirlos lo más pronto posible? Quiero dejar en claro que no digo que la neurofisiología pueda decir la historia completa, como tampoco la psicología podría decirla, y supongo que los aspectos más profundos como la motivación, la fe, el amor y la gracia, nunca se mostrarán en el EEG. Pero, aceptando esto, ¿podríamos hacer uso de la bio-retroalimentación así como usamos la psicología?

En teoría, no veo nada en contra. Sólo la muy práctica dificultad de que hasta el presente la bio-retroalimentación aún no es una guía segura para la aptitud contemplativa de una persona. Pocos tendrían todavía la confianza de contar con ella como una norma segura para la toma de grandes decisiones. Pero, lo que nos reserva el futuro, nadie lo sabe. Es mejor que no escondamos la cabeza en la arena. Sería triste si la gente religiosa fuera indebidamente temerosa y a la defensiva frente a los descubrimientos y exploraciones del hombre moderno dentro de su mundo interior. Si son abiertos y positivos hacia las tendencias científicas, ellos podrán aprender mucho y podrán también ayudar a desarrollar y dirigir descubrimientos científicos para un mayor bien y una mayor realización humana.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 25, 2014 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

El Espacio-Tiempo “Psicoideo”

Por  el Dr. Néstor F. Berlanda

Tanto en las psicosis, como en los estados visionarios, como en los sueños, como en las  denominadas “abducciones” (por la ufología) lo que está alterado es justamente la sensopercepción. Cuando hacemos referencia a sensopercepción de alguna manera estamos hablando de como nuestros sentidos perciben el mundo que nos rodea y como podemos orientarnos en un espacio y en un tiempo.

Al decir orientación en el espacio debemos considerar que el espacio en el que nosotros vivimos es lo que a veces se denomina espacio orientado, es el espacio geométrico que tiene una. superficie horizontal, un eje vertical, donde hay arriba, abajo, cerca, lejos, derecha, izquierda, hay fronteras, hay límites. Las fronteras pueden ser la pared de enfrente quo no tiene ventanas o la oscuridad tenaz y silenciosa de la noche o hasta la comba azul del cielo que es una forma de limitar no nuestro horizonte pero si nuestro espacio. Todos nosotros tene­mos esa sensación de que el cielo es una cúpula concreta y material solamente de día, porque de noche uno tiene conciencia de que él universo es infinito y que lo contempla a uno con indiferencia.

Junto a ese espacio orientado en el que podemos decir que estamos en este momento aquí, en este lugar, ubicado en tal calle y en tal ciudad, existe lo que se llama espacio sintónico; es la experiencia determinada por el tono de nuestros propios sentimientos, por nuestro estado de ánimo, pero hay que hacer una pequeña diferencia: no se trata de una modalidad sensorial que a veces nos sucede, sino que se trata de un continuo estado físico que nos rodea cuando decimos por ej.: que la tristeza está encogiendo el espacio; que la felicidad lo dilata, que los objetos cuando nos sentimos felices nos parecen mas grandes.

En las enfermedades del cerebro lo que está especialmente distorsionado es el espacio orientado: el paciente no sabe donde está, tampoco sabe su tiempo. Sin embargo, en el mundo azorado del esquizofrénico; en el torbellino de una manía o en la fatalidad de una depresión, o cuando se ingiere mezcalina, mariguana, LSD 25, DMT, las cosas son muy distintas, el sabe donde está, no hay alteración del espacio orientado pero si del espacio sintónico. Existe una cosa extraña en nuestro mundo, nada cambia, no hay nada que pueda decir que es una apreciación engañosa. Los objetos son esos los que están allí, en su tamaño, en su color, pero, sin embargo, algo extraño sucede: los colores son deslumbrantes; al sujeto le parece percibir que la fisonomía de un individuo dice mucho más de lo que esta expresando, hay una profunda capacidad de envolverse emocionalmente con el otro, es una condición psiquiátrica que fue descripta como “el extrañamiento del mundo percibido”, tampoco hay ningún cambio en los efectos puramente sensoriales del mundo, sin embargo, el enfermo se ve conmovido por el carácter espectral y contradictorio de sus percepciones.

Al decir orientación en el tiempo debemos analizar lo que ocurre durante el sueño. El sueño consiste en imágenes visuales, salvo el caso del ciego de nacimiento, el  ciego no sueña con imágenes visuales sino con ruidos, con sonidos, salvo naturalmente, de que la ceguera haya comenzado después de un año, según calculan algunos, entonces  sí pueden soñar con imágenes visuales. Cuando el individuo duerme y sueña esas imágenes visuales se reflejan en un movimiento rápido de la musculatura extrínseca del ojo; el electroencefalograma muestra un trazado rápido que indica que el sujeto está soñando, lo único que gráfica es acerca de la profundidad de las disoluciones de conciencia. Dijo Freud que el sueño era una psicosis con todos los absurdos y alucinaciones propias de ella, efectivamente, cuando la conciencia se disuelve cada noche se libera el mecanismo del sueño y es notable como todos nosotros a la mañana podemos empalmar con el estado de vigilia que teníamos la noche anterior, porque el mundo de vigilia es un mundo continuo  pero ninguno de nosotros puede retomar el hilo del sueño en el mismo momento en que dejó de soñar a la noche. El mundo del sueño es discontinuo.

Entramos aquí en el tiempo cronológico, el tiempo medido, quizás se sueña cuatro o cinco períodos todas las noches, de 10 a 15 minutos cada uno; pero especialmente se sueña cuando el sueño es más ligero, cuando se está próximo a despertar y no durante las primeras horas en que este es más profundo. Este tiempo en que pueden medirse las oscilaciones rápidas de la musculatura ocular (10 ó 15 minutos, cuatro o cinco veces por noche) se denomina espacio de sueños pero así como distinguimos entre espacio orientado y espacio sintónico también vamos a distinguir entre tiempo de sueño y tiempo autístico.

Tiempo autístico es el tiempo del sujeto que sueña sintiendo que pasan muchas horas, que su sueño se hace tremendamente prolongado ya sea penoso o placentero (pero en realidad cronológicamente hablando soñamos en término del tiempo de sueño)

 Específicamente tanto en las abducciones como en los estados visionarios está alterado el espacio sintónico y el sujeto vive en un tiempo discontinuo y autístico. Casi todas las descripciones de “abducciones” (o presuntos raptos por Ets) hacen referencia a un estado muy particular donde el sujeto vivencia su experiencia, algunos lo describen como más real que la realidad o con los colores más vívidos y donde uno puede sentirse en sintonía con los seres que lo rodean.

Descripciones de experiencias con ayahuasca, hongos psilocíbicos o DMT se aproximan bastante a lo descripto en las experiencias de “abducción”, lógicamente en otro contexto, un lugar con forma de cúpula, sentimientos de terror, entidades como enanos, etc; es como si bajo ciertas circunstancias que provocan un estado no ordinario de conciencia uno podría tener acceso a un “ lugar” o un “espacio”  por ponerle algún nombre, en donde se desarrollarían este tipo de vivencias.

Tanto las abducciones como las iniciaciones chamánicas, como los estados visionarios se producen en un ” sitio ” especial, es un lugar que cabalga entre los sueños y la realidad, el hogar de los mitos y la fantasía, un lugar que juega con leyes propias y al que nos animariamos a definir como espaciotiempo psicoide.

Jung definió a la sincronicidad como un principio de conexión acausal. Las sincronicidades son las significativas coincidencias que existen entre el mundo de lo psíquico y la realidad material, el claro ejemplo de estar hablando de una persona o pensando en ella y que de pronto aparezca. Las sincronicidades serían según el mismo Jung fenómenos de naturaleza  “Psicoide”, al igual que los arquetipos, según lo cual no pertenecen ni al reino de la psiquis ni al reino de la realidad material; existen en una zona crepuscular entre la conciencia y la materia. Un chamán raramuri, Don Mauricio de la Sierra Tarahumara México) nos decía allá por 1990 que las entidades que le enseñaban a efectuar el “diagnóstico” en sus pacientes se le aparecían en un estado que “no era el estar soñando pero tampoco el estar despierto, era algo intermedio”; en algunos casos el sólo veía, en otros al igual que otros chamanes era llevado a ese lugar, al reino de los espíritus. Los fenómenos psicoideos son más frecuentes de lo que pensamos, influyen en la realidad física pero no son físicos, son de naturaleza dual, un claro ejemplo de ello son las emociones, que vivimos todos los días, sabemos que producen neuropéptidos que van a influir sobre determinados órganos y sistemas, lo que sería el sustrato físico pero como se estudia el dolor, la tristeza o la alegría: Son emociones, ¿pero que son en realidad?

Cuando hablamos de espacio-tiempo psicoideo nos referimos a un lugar, por denominarlo de alguna manera, que sería el escenario en donde se producen los fenómenos de abducción, las iniciaciones chamánicas, los ritos de pasaje, un lugar donde moran los mitos, al que se puede acceder en determinados estados particulares de conciencia y con el que se puede interactuar. Este es el lugar en donde reina el tiempo mítico, el tiempo sagrado, la era del sueño en donde los dioses crearon el mundo y las cosas, a este lugar se accede por los rituales que no hacen más que recrear los acontecimientos primordiales, primigenios, trascendentes, fuera del Tiempo profano y cronológico, pero que irrumpen en el Mundo.

Si nos atenemos a la idea de que el “mito” es algo verdaderamente “VIVO” y que está constantemente produciendo significación, deberemos interpretar también el por qué eran utilizados y por qué continúan haciéndolo.

El mito FUNCIONABA, daba resultado: Cuando un cazador en una tribu relataba el mito de origen de los primeros cazadores o el mito de origen de una de sus presas para él conocer profundamente la esencia de lo cazado y su cazador, se conectaba con el mito, danzaba imitando los movimientos de la presa y luego ensayaba sus propios movimientos de cazador; luego del éxtasis de la danza sabia que su empresa funcionaría, lo que los antropólogos e investigadores nunca nos dijeron fue que las cacerías así realizadas eran realmente exitosas, al igual que recitar el mito del nacimiento del arroz en Tibor cuando un arrozal no medra, o la danza de la lluvia, de esta manera aquello que había sido primero pensado era ahora mediatizado en la realidad consensual, el “mito” era una fuerza ACTIVA, y movilizadora, capaz de EXPLICITAR aquello que sólo era parte de la MENTE, entendida ésta como un gigantesco reservorio de información y que tiene como referente al hombre en lo que denominamos realidad ordinaria.

Anteriormente hablábamos de como la realidad era manipulada en la dupla conciencia -realidad, ahora podemos decir que  es el MITO el VEHÍCULO para  tal fin.

Pero para que el mito introduzca sus explicitaciones en la realidad consensual era menester atravesar EL RITUAL.
Ciertamente este es uno de los factores que hemos abandonado, el del RITUAL y el de lo SAGRADO, quizá sea por ello que el mito regresa en nuestros días con tal fuerza  que se explicita de forma aparentemente individual, aunque sea la explicitación de un contenido colectivo.

El mito es el verdadero vehículo de lo que el denominamos  fuerza RE-ESTRUCTURADORA que se expresa tanto en el ámbito consciente como colectivo de la conciencia, el “mito” no es otra cosa que el PUENTE entre lo ordinario y lo “extra”-ordinario, lo que esta mas allá, lo que toca la OTREDAD y lo REAL.

El mito aún funciona, no sólo en lo referente a los “extraterrestres”, también continua funcionado en Fátima, en Lourdes, en San Nicolás, en el cerro Uritorco, en el monte Shasta, en las sierras Negras, en el cañón de Chelly, en cerros Colorados y en cuanto lugar haya alguna vez tenido su expresión explicita, y lo más importante de todo es que como antaño, aún FUNCIONA, opera resultados, demuestra su actividad inmanente, se nos presenta desgarrando la razón como algo vivo, el mito es en sí una cuestión de experiencia, no de intelecto, este último es sólo la puerta del entendimiento, la experiencia de lo mítico es la llave de la misma. De alguna manera cuando se accede a este lugar se influencia la realidad ordinaria y esto en nada difiere en lo que sucede en las “abducciones”, por ejemplo: Los testigos acceden a un lugar que se rige con las mismas leyes que se rigen los chamanes en sus mitos o iniciaciones, un lugar como decíamos al comienzo que cabalga entre el sueño y la realidad un lugar al que denominaremos espacio-tiempo PSICOIDEO y que es en donde se produce la experiencia.

Ahora bien, hemos visto que ciertas sustancias endógenas son halladas en la orina de pacientes con alteraciones de la sensopercepción, también hemos visto que ingiriendo algunas de estas substancias, denominadas drogas psicodélicas se altera la sensopercepción, por otro lado la mayoría está emparentada con estos metabolitos endógenos, también hemos visto que en las abducciones está alterada la sensopercepción y se sabe, además, que existen ciertas condiciones como para poder acceder a la experiencia, tal lo descubierto por Kenneth Ring  en su libro “El Proyecto Omega”,

Siguiendo con este tipo de razonamiento es posible que haciendo un análisis de la orina  de los “abducidos” podamos encontrar algunas de estas substancias, lo que nos colocaría frente al substrato biológico de la abducción y, de ser correcta esta hipótesis, estaríamos frente a una herramienta de fundamental importancia para la validación de tales casos y por otro lado estaríamos demostrando que si bien aparentemente el sujeto interactúa con algo, llámese lugar u otra cosa en la génesis de la experiencia, es de fundamental importancia la predisposición que pueda o no tener el sujeto, alejándonos cada vez más de la popular idea de ETs cabezones y grises que andan pululando por los cielos del planeta secuestrando gente.

Siguiendo con esta línea de razonamiento es posible que hallemos en sujetos llamados “abducidos” cantidades elevadas de alfa-2 globulina una sustancia encargada de controlar la concentración de Triptófano, un aminoácido de cuya metabolización se obtiene DMT.

Quizá el mayor problema de estos estudios radique en que resultaría probable que estas sustancias se encuentren elevadas únicamente en el momento de la “abducción” lo cual obviamente dificulta su hallazgo. No obstante consideramos válido realizar más estudios en esta línea de trabajo porque es posible que nos encontremos con varias sorpresas.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 24, 2014 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , ,

La extraña historia del Spiricom: Una investigación exhaustiva al primer Sistema de Comunicación Electrónica con los Espíritus

Por el Dr. S. Rorke y J. Hale

“Esta es una historia extraña,es bien cierta, o quizás,  no lo es. Esa determinación tiene que ser dejada en manos del lector “.
- John G. Fuller -

Con esas tentadoras  palabras tentadoras  el prolífico y popular escritor John G. Fuller evoca el desafío inherente en lo que resultó ser su libro, “The Ghost of 29 Megacycles”.
Lanzado por primera vez en Gran Bretaña en 1985 y en los EE.UU., un año después,“The Ghost of 29 Megacycles” introdujo a los lectores a un ecléctico grupo de experimentadores tecno-psíquicos que operaban en conjunto como la “Metascience Foundation”. A finales de 1970, miembros de la Metascience Foundation creían que habían logrado una comunicación bidireccional con los espíritus de varias personas fallecidas durante el uso un sistema de equipos radio-electrónicos llamados “Spiricom”. Si sus reclamos eran válidos, la Metascience serían pioneros sin duda y mereciendo por ello su historia un reconocimiento mundial, y sus nombres, deberían mantenerse  por lo menos en el mismo nivel de honor  reservados para  Heinrich Hertz, Nikola Tesla, Alexander Graham Bell o Guglielmo Marconi.

De hecho, la historia del Spiricom ha sido y todavía  está extendida por todo el mundo en cientos de libros,  revistas , artículos, e  Internet. En este último hay  miles de sitios web con discusiones sobre el  Spiricom -en prácticamente todos los idiomas- y gracias en gran parte a un reciente resurgimiento del interés en el asunto  fue realizado el 31 de octubre 2004 (Noche de Halloween) un  programa especial del Spiricom en el popular programa de radio de Art Bell, Coast to Coast AM,escuchado en cientos de estaciones de radio de todo el mundo y por millones de oyentes.

Art Bell informó sobre  la evidencia disponible de la historia del Spiricom, sin embargo con demasiada frecuencia, la información disponible en webs y en varias otras fuentes de segunda y tercera mano vienen de la forma  diluida, distorsionada e irreal. Afortunadamente, la Metascience Foundation a llevado a cabo sus negocios con un grado de transparencia y apertura que falta con frecuencia en el mundo paranormal. A pesar de que la mayoría de los participantes originales están ya fallecidos, aún podemos leer sus palabras originales y estudiar las evidencias dejadas para la búsqueda de pistas que  ayuden a determinar si la extraña historia de Spiricom es cierta  o no , como John Fuller nos exhorta a hacer en “The Ghost of 29 Megacycles”.

Estando ya  fuera de la impresión de libros , la de Fuller es una de las tantas versiones sobre la  historia del  Spiricom que se han publicado, pero podría justamente ser considerada como la más completa sobre el Spiricom. Vale la pena señalar que en el momento de su publicación la carrera de Fuller ya había abarcado 6 décadas. Él había sido un escritor, director y productor de numerosos programas en los primeros días de la televisión. Era un columnista de The Saturday,e incluso había sido  dramaturgo de Broadway, pero Fuller fue probablemente mas conocido como  el autor de “The Interrupted Journey”, que, en 1966 sacó a la luz el  caso  OVNI y secuestro de  Betty y Barney Hill . Ese fue el primer libro de Fuller que en la categoría de “Lo inexplicable” ,a partir de este se lanzó  a producir  más incluyendo “Incident at Exeter”,“Arigo: The Surgeon With the Rusty Knife”, “The Ghost of Flight 401”, “The Airman Who Would Not Die”, y varios mas.

En “The Ghost of 29 Megacycles”, John Fuller explica que él fue solicitado personalmente para contar la historia de Spiricom por George W. Meek, el fundador y director de la Metascience Foundation. Meek era conocido como un caballero muy sincero, creíble y bien acreditado, con una formación  en los negocios y una  ingeniería. Meek, junto con su esposa Jeanette, había visitado Fuller y su esposa Elizabeth en su casa en Connecticut una tarde fría y ventosa en noviembre de 1981.Todos ellos se sentaron junto a la chimenea disfrutando de una “humeante taza de té” y George Meek relató su extraña historia de la Spiricom en algo así como:un formato multimedia que incluía grabaciones de audio y video  de presuntos diálogos con los fallecidos, junto con un relato personal que revela detalles de su propia vida en lugar fascinante.

Era un hombre alto y bien vestido, quien Fuller juzga  a “finales de los sesenta o principios de los años setenta” (de hecho, tenía 71 años de edad en el momento),  Meek explicó que había disfrutado de una exitosa carrera en los  negocios, pero que  siempre había sentido una fuerte curiosidad y afinidad por los temas  atribuidos a la esfera del  mundo espiritual. Siguiendo las directrices  personales que se había planteado a sí mismo unos cinco años antes, cuando llegó a la edad de 60 Meek y se retiró laboralmente, consideró dedicar su tiempo, energías y fondos personales hacia la búsqueda y la promoción de un mejor entendimiento de la naturaleza espiritual del hombre . Meek se propuso llevar un  curso en la investigación, que incluyó una amplia cantidad de  viajes por el mundo y el establecimiento de contactos personales con los “profesionales y técnicos mundiales  que parecían compartir su intereses. “Su red de contactos incluía”  físicos, químicos, bioquímicos, psiquiatras y otros profesionales “.

Al principio, durante su período de participación a tiempo completo con la investigación orientada espiritualmente, George Meek se enteró por unos  documentos que un médium en Filadelfia se había puesto en contacto con el espíritu desencarnado de un famoso científico que, a pesar de haber muerto en 1962, estaba tratando de ayudar al Grupo Metascience desde “el otro lado”, por así decirlo. El científico fallecido, Dr. WFG Swann, era quien  decía estar  ofreciendo su ayuda en el desarrollo de un medio electrónico para efectuar el contacto por radio-frecuencia con el mundo de los espíritus. Al escuchar esta noticia, Meek no perdió tiempo en la creación de centros de investigación, tanto en Filadelfia y en Ft. Myers, área de Florida, donde él y su esposa entonces residían. Los laboratorios fueron dedicados a la promoción de la línea de  investigación y producción de los equipos necesarios para la construcción de una especie de puente “-electromagnético etérico” que abarcaría la brecha entre “sesión de espiritismo y ciencia “(Meek, 1972).
Tras una serie de intentos iniciales decepcionantes, los investigadores de Metascience quedaron desalentados, pero sin estar dispuestos a admitir el fracaso. Creían que se trataba simplemente de una cuestión de tiempo y la experimentación continuó hasta que ensamblaron la combinación correcta entre  equipos y sintonizadores con una banda correcta de  radio-frecuencias hasta que se oyó la voz del Dr. Swann, entrando   alta y clara por los  auriculares de tan inusual aparato .En 1973, una nueva dirección tomó el asunto  cuando George Meek entró en contacto (fisicamente) con un  enigmático hombre llamado William J. O’Neil.

Bill O’Neil era un técnico de electrónica por cuenta propia, aficionado ventriloquia y a las  ciencias  psíquica , en las que había participado en varias series de experimentos particulares(propios) que involucraban interacciones entre las ondas cerebrales y las ondas electromagnéticas. Por desgracia, los experimentos privados de O’Neil le habían llevado a un período de profunda depresión e incertidumbre mental durante el cual empezó a cuestionarse  la naturaleza subyacente de la realidad y su propia cordura personal . Los cuestionamientos de O’Neil en base a su propia búsqueda para la comprensión espiritual le habían llevado a escribir una carta al editor de una revista llamada “Psychic Observer”, un periódico mensual publicado en el área de Washington, DC, que se describía a sí misma como un “Diario de la Ciencia Espiritual”. O’Neil esperaba que el editor de la revista, el Rev. Henry Nagorka, podría ser capaz de ayudarle a entender y luchar a ” brazo partido” con los extraños efectos  mentales  que había experimentado después la realización de sus experimentos , tratados con ultrasonidos y Beats de frecuencias.

El destino quiso que , George Meek  pasara a hacerle una visita a la casa del reverendo Nagorka algún tiempo después de que la carta de O’Neil le llegara al editor. Cuando Meek comenzó a hablar de su propio interés en lo que sonaba como un camino de investigación similar a lo que había descrito O’Neil, Nagorka recuperó la carta de Billl y se la dio  a Meek.George Meek se puso en contacto con O’Neil por correo, y poco tiempo después se conocieron, finalmente Meek decidió tomar como colaborador a  O’Neil para la calibración de los sofisticados equipos electrónicos que Metascience había considerado apropiados (para el uso en sus intentos de ponerse en contacto con el mundo de los espíritus).

Como se pueden imaginar, un proyecto de esta embergadura requeriría un equipo bastante ecléctico de  trabajadores; ingenieros y  técnicos que trabajaran “mano a mano” con los psíquicos y médiums, algunos de manera voluntaria o   pagados como empleados.Un equipo complejo para ser construido y probado tenía la necesidad de física de unas  instalaciones adecuadas, y para asumir toda  la  cantidad  de   gastos Metascience operó como una fundación para la investigación científica y la educación pública ,basando  sus ingresos   en las cuotas de afiliación  así como donaciones libres de impuestos . Según Meek, el equipo del Spiricom requería mayor financiación :

“Tuve la suerte de conseguir que Jim McDonnell, presidente de la junta de McDonnell Douglas, interesado en el proyecto … Llegué a un acuerdo con él en que me dejaría llevar adelante  el diseño y la construcción del equipo. Él lo costearía para  luego alquilármelo  por un dólar al año “. (Fuller, 1986, p 17)

A pesar del  carácter no lucrativo de la organización y la financiación de MacDonnell por la cantidad de $ 500.000, el dispositivo Spiricom estaba a la venta, de acuerdo con Alexander MacCrae, por $ 10.000  unidad (2004, p 123). Una pequeña parte del  presupuesto , a razón de 250.000 dólares/año” (Meek, 1987, p 2) fue a William O’Neil (Fuller, 1986) por su investigación en el ITC Research . O’Neil, era un esquizofrénico (Pratt, 1992, p 5) y un ventrílocuo (Meek, 1999, p 193) que trabaja para la Fundación de Metascience de Meek ,  era conocido por estar en posesión de un dispositivo larigófono (Meek, 1982a, p 30), que produjo polémicas en las grabaciones con el  Spiricom. Las grabaciones son supuestamente de doble  sentido, la comunicación en tiempo real con un difunto científico de la NASA llamado George Jeffries Mueller (Meek, 1983), un “ingeniero de la National Aeronautic and Space Administration (NASA) antes de su muerte en 1967 “(Macy, 2008, 7). George Meek aseguró el 06 de abril 1982 en una rueda de prensa en el National Press Club, en Washington DC, en relación con la voz  que dijo ser la del Dr. George J. Mueller: “Hemos sido capaces de verificar todos los hechos de su vida “(Meek, 1982b).

No obstante :Si bien hubo un George J. Mueller,  nunca trabajó para la NASA.

Aunque si bien existe  un George Mueller con contactos  con  la NASA,es consultor para la Kistler Aerospace y este  todavía no  ha fallecido, por lo que no hay posibilidad de  confundirse con la voz desencarnada que representa al Mueller que  dice  haber trabajado para la  NASA  (ver nuestro ensayo revisado llamado Two Georges Too Many – Hale y Drift, 2007). Es extraño que la mayoría de los hechos de la vida y de la muerte del Dr. George J. Mueller  conocidos mediante el Spiricom  (según lo informado por Meek, investigado por Fuller, y más tarde reiterado  por Macy) , a excepción de este inventó no consta en el programa espacial de Estados Unidos. La voz desencarnada dirigió a O’Neil a una  publicación de difícil acceso sobre  electrónica del Ejército  que había escrito mientras vivía(Mueller, 1949),  con un oscuro artículo publicado en la  experta revista  Physical Review titulado: “La distribución de las velocidades iniciales de iones positivos en tungsteno ” , escrito por el Dr. Mueller en 1934, alertó al operador del Spiricom de su relación con la Universidad de Cornell, obteniendo de ahí  un número de Seguro Social  perteneciente a un tal George J. Mueller, e incluso confirmado los detalles de su prematura la muerte debido a un ataque al corazón el 31 de mayo 1961, 6:15 PM- o como el certificado de defunción en los archivos del estado de registros del Departamento de Salud Pública de California, que  indica: “La muerte fue causada por fibrilación ventricular debido a infarto de miocardio” (certificado de muerte, Orange CA-BK120, PG 814) – y sigue y sigue.¿Pero haymodo alguno de que  se confundieran acerca de si o no fue contratado por la NASA? Para empeorar las cosas fue el hecho de que los registros de la Universidad de Cornell  y su certificado de defunción (antes mencionado) todos tienen su segundo nombre correcto (Jefferis), mientras que el de Metascience  insistió en “Jeffries” como su segundo nombre, según lo informado por el desencarnado Doc Mueller sobre si mismo. Esto plantea la pregunta: ¿Por qué el fallecido Doc Mueller no sólo ha obviado facetas de  su vida “desde el más allá, sino que también olvidado su propio nombre?

Tal vez el “diablo” está en los detalles.

Hablando de detalles, ¿qué se debería hacer de las oscilaciones auditivamente abrasivas en las grabaciones de la  Spiricom ,que suenan exactamente igual que un dispositivo de electro-laringe(laringófono)  modulado por humanos, glotis y cavidad oral (reproducidos  por el Dr. D. Ríos, patólogo oral de la Universidad de Baylor, y, más recientemente, por el productor Tim Loud), asimilándose a los resultados de Bill O’Neil y  George Meek de la “Metascience Foundation”, que por su propia admisión estaban en posesión de “una laringe artificial” ya en 1978? (Meek, 1981, p 30)

¿Y qué debe concluir cualquier persona pensante  cuando un esquizofrénico, poseído por el pensamiento mágico-con una inclinación por la ventriloquia (O’Neil) y  financiado por una fantasía de un  benefactor (Meek) que pretende dar “pruebas” de que la personalidad y la memoria sobrevive la muerte física en  forma de una conversación entre un etéreo difunto y un operador en la tierra,NUNCA – ni siquiera una vez – parecen tener una expresión al mismo tiempo?

Bueno, el diablo estaba en los detalles.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 22, 2014 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Significado Transcultural de Los Estados Alterados De Conciencia.

Por Gustavo Cia

Introducción

Es conocida la relación que poseen los resultados de las investigaciones de abducciones y los mitos de las iniciaciones chamánicas: el abducido o “elegido por los dioses o espíritus sagrados” manifiestan casi el mismo desarrollo en la cadena de eventos: “separación , ordalía y regreso”, temor a lo desconocido, rapto, luminosidad sobrenatural, implantes, mutilaciones, muerte, regeneración y descenso a la tierra con amplitud de la conciencia por el contacto con los Dioses, antepasados o espíritus familiares, además de un designio divino o advertencia a la humanidad. Esta cadena de eventos se encuentra en la mitología de muchos pueblos y civilizaciones antiguas y forma parte también del mito moderno.

Las personas que sufrieron esta cadena de eventos, eran considerados con poderes sobrenaturales: don de ubicuidad, talentos curativos, proyección de la conciencia a lugares distantes, y, sobre todo, la capacidad de comunicarse con el mundo espiritual más allá de los límites de la materia: “los chamanes”.

Estos sabios-brujos, tenían un papel preponderante de índole religiosa y social, eran el nexo entre esta realidad y otra más allá del alcance del humano ordinario.

Los toltecas, los mayas, en Centroamérica, como así también los yaqui, los anasazi,, en la frontera norte mexicana y algunas áreas de Nuevo México y sur de California, los nativos australianos y los chamanes siberianos entre otros.

También las tribus amazónicas y otros pueblos de Europa y Oriente, tenían la creencia de que ciertos individuos dentro de su grupo étnico estaban en contacto con el mundo espiritual.

Casi todos los diferentes chamanismos de las sociedades “primitivas” utilizaban determinados “lugares sagrados” y administraban “plantas sagradas” o visionarias para inducir Estados Alterados de Conciencia (EAC).
El uso de plantas alucinógenas ha formado parte de la experiencia humana por milenios, algunas plantas alucinógenas contienen compuestos químicos capaces de provocar alucinaciones visuales, auditivas, táctiles, olfativas e incluso, gustativas, o de inducir psicosis artificiales que permitían la comunicación con lo sobrenatural.
Es importante destacar la importancia de los “lugares sagrados” para el aspirante a la iniciación chamánica y las últimas investigaciones sobre geomagnetismo y síntomas del lóbulo temporal.

También es necesario destacar la repetición en un contexto cultural moderno y tecnológico la misma cadena de eventos entre los abducidos por presuntas inteligencias extraterrestres, y su relación profunda con actividad geomagnética de baja intensidad, y alteraciones o labilidad del lóbulo temporal.

Anatomía De Una Abducción

La abducción o rapto tiene antecedentes desde 1961 en New Hampshire en las Montañas Blancas.
Los protagonistas fueron Betty y Barney Hill, entre las 22 hs. y la medianoche del 19 de septiembre de 1961.
Luego de este suceso una oleada de “raptos por parte de extraterrestres” se inició por todo EEUU.

Después en la década del ´80 (1985), el escritor Whitley Strieber, declaró ser abducido por criaturas grises de 1,25 a 1,50 m. Strieber describe además, sucesos tales como: pérdida de tiempo, amnesia, y la inserción de implantes cerca del oído.

Recuerda además haber sido abducido desde niño, y entiende que estos seres o entidades han operado en su conciencia de manera no ordinaria. Describe su experiencia en un libro llamado “Comunión”.

Budd Hopkins en su libro “Intrusos: Los episodios de “Copley Woods”, relata una colección de casos de abducciones que van desde Los Ángeles hasta Nebraska.

Este autor sostiene que una raza de seres extraterrestres “los grises”, están abduciendo regularmente a la población del planeta (hombres y mujeres), fecundando artificialmente a nuestras mujeres, y extrayéndoles el feto, para iniciar una cruza humano-extraterrestre con propósitos inconfesables.

Sostiene además que implantan a los abducidos sondas que colocan, ora en la cavidad nasal, ora en los oídos, para monitorear al abducido en todo momento. Hopkins sostiene que esta raza, es agresiva y planea conquistarnos.

Cabe destacar en la experiencia de Strieber la modificación de la conciencia, hacia estados Un contacto no es solo un hecho aislado en la vida de un individuo, sino algo que debe verse en el contexto más amplio de su historia pasada y sus experiencias, actitudes, y conductas posteriores al contacto.

Muchos tienen personalidades disociativas, y en algunos casos hasta personalidades múltiples. Son susceptibles ad estado de trance, pero llevan una vida formal, de responsabilidad, cumplen con su trabajo, están al frente de sus familias, carecen de conducta antisocial, pero a menudo eso cambia cuando tienen una experiencia con un OVNl.

Ellos estallan como un volcán en erupción. Sus problemas psicológicos hicieron que imagine la experiencia, o una experiencia real llevó los problemas a la superficie?

Sencillamente no lo sabemos. Ciertamente sabemos que, luego de esta supuesta experiencia, los perceptores pueden experimentar alternativos estados de conciencia, entrando y saliendo de estados de trance, durante los cuales pueden canalizar mensajes de entidades de extraños nombres.

En lo que refiere al contenido, estas imágenes carecen de valor. Pero, cualquiera que sea su causa, o su origen, ocurren. Otra cosa que sucede es que, alrededor del perceptor, se desatan fenómenos PSl. Tal vez esto sea de esperar, puesto que los estados alterados o trance inducen a la producción de P.E.S. (Fenómenos Extrasensoriales) y P.K. (Psicokinesis)

Quizá la experiencia OVNI sea un modo para que estas personas se realicen. A veces, resulta que el contacto con el OVNI sirve positivamente a lo que el perceptor necesita ; otras veces resulta que no, y la persona termina peor que antes.

Definición De Estados Alterados

Sir John Tuke, presidente de la sociedad neurológica del Reino Unido lo define como: “estado mental subconciente secundario, en el cual aparece la doble personalidad ejemplificada en el sonambulismo y el estado hipnótico”. Los sueños deben ser incluidos: aportan experiencias alucinatorias más familiares, y pueden aportar información útil de los procesos inconscientes.

En un extremo se encuentra el trance, la posesión (desplazamiento del yo normal), parálisis, histeria, psicosis e invasión de otra personalidad. En el otro extremo está el sueño, los fenómenos PSI, las ECMs, y otras anomalías.
Freud sostenía que el sueño es alucinatorio, es decir reemplaza el sueño por alucinaciones.

Cuando el trance se ubica en el contexto evolutivo, nos damos cuenta que la explicación de Freud posee limitaciones.

El contenido alucinatorio de los sueños, más allá de un mecanismo compensatorio debe ser examinado a la luz de la evolución. La vida animal en general se desarrolla en trance, pero hay insinuaciones sobre la existencia de la mente en los termiteros y en las aves que vuelan en bandadas, que sugieren el desarrollo de algo más intencionado que lo que se podría esperar de la simple evolución natural. Es como si la evolución hubiese encontrado una forma de introducir un instrumento que permita a las especies actuar de maneras más sofisticadas de las que, al examinar sus limitaciones, podríamos considerar posibles.

Pero con el desarrollo de la conciencia en el hombre, esto habría causado problemas, desactivar ese poder era necesario para la toma de decisiones. Pero el estrato subliminal continuó desarrollándose y operando. Cuando lo subliminal encontró dificultades en transmitir sus mensajes recurrió a la alucinación.

Los estados alterados, como el trance por ejemplo, son ampliamente temidos por la comunidad psiquiátrica. Desafortunadamente el término clínico “disociación” asociado al trance implica algo que necesariamente necesita ser curado. Los psiquiatras no siempre aprecian su extraordinario alcance. Liam Hudson en su obra “Nightlife” (1986), muestra la influencia de estos estados en la personalidad y la memoria, en nuestros sueños, y en la imaginación.

Estos estados han sido fuente de inspiración para figuras históricas de la talla de Buda, San Pablo, Mahoma, etc. La voz del “Daimón” de Sócrates, que lo guió sabiamente, según sostuvo en su juicio, durante toda su vida, y entraba en trance para escucharle. Preocupado por un tema profundo, según Alcíbiades, permaneció en trance todo un día y una noche, como era capaz de hacer cuando su mente estaba absorta en un problema, y entonces, absorto en su meditación olvida comer, beber, y dormir, hasta que alcanza su meta, o recibe algo de luz en el problema que lo acosa.

La Hipnosis y su significado en La Investigación Psi. Ganzfeld y La Teoría De Reducción De Ruido

La hipnosis ha resultado una herramienta útil para explorar el nivel inconsciente de la persona. También es útil para desenterrar traumas profundos. La hipótesis de trabajo en cuanto a PSI ha sido la siguiente: el fenómeno PSI es inconsciente, sin embargo, por medio de la hipnosis se pude hacer tomar conciencia de lo que se conoce inconscientemente. Por lo tanto éste sería el instrumento adecuado para conocer lo percibido por medio de clarividencia, telepatía, precogniciones etc., y se mantiene en ese nivel. Además sería un medio útil para educar al sujeto y enseñarle a distinguir y emplear correctamente lo que está allí depositado; como hacer uso de PSI con seguridad y control.
En el conocimiento parapsicológico se distinguen claramente dos pasos:

  1. La adquisición conciente de la información por medio de PSI
  2. La toma de conciencia de su existencia por medio de sueños, “intuiciones”, alucinaciones.

La Dra Louisa Rhine estudia 7.119 casos espontáneos conservados en los ficheros del laboratorio de Duke University y en los que parece estar involucrado PSI y los tres medios o herramientas con los que se hace presente comunmente a nivel conciente:

  1. Intuiciones: en éstas no hay percepción sensorial de ninguna naturaleza, ni hay raciocinio, pero existe una convicción del conocimiento adquirido.
  2. Alucinaciones en estado de vigilia: se trata de ciertas percepciones sensoriales que obedecen no a estímulos físicos (como serían los efectos de las lesiones, enfermedades, o drogas) sino a percepciones extrasensoriales.
  3. Sueños: que de acuerdo con los datos que suministran se los puede dividir en dos categorías: reales o irreales. En los sueños que llamamos reales el sentido está expuesto por medio de imágenes tomadas del mismo acontecimiento, y que luego se ven confirmadas. En los irreales hay una sustitución de personas, situaciones y a veces hasta una proyección de sí mismo.

Por los resultados de muchas investigaciones parece que podemos afirmar que en la hipnosis existe una combinación de relajación y eliminación de la distracción que suponen los acontecimientos externos y que puede favorecer la ESP.
Honorton postuló la teoría de la reducción de ruido en el funcionamiento de la ESP, ya que tenía la hipótesis de PSI como un sentido debilitado. Sus investigaciones, basadas en los estados de Samadhi, las técnicas de relajación y concentración de la Meditación, sugeridas por los Sutras de Patanjali, sus experiencias en estados alterados de conciencia (sueños, hipnosis) le llevó a diseñar un sistema de eliminación de ruido interno (procesos mentales, impresiones del mundo externo que golpean los sentidos) llevando al sujeto a la atención interna, logrando excelentes resultados, sobre todo cuando el tiempo de Ganzfeld aumenta.

Proyecciones Extracorporales

La proyección extracorporal la encontramos expresada con otros nombres como  “experiencias fuera del cuerpo” u EFC, proyección astral, experiencia exomática, etc. Para algunos aquí se encontraría la respuesta de la dinámica PSI, clarividencias, telepatía, acción en el campo físico, etc.

¿En que consistiría esta experiencia que habrían tenido algunas personas? Los sujetos la describen como si una parte abandonase el cuerpo físico, alejándose su conciencia con dicha parte. A veces este “doble” como lo definen, se ubica en lo alto de la habitación, cerca del techo, y desde allí dicen ver su propio cuerpo físico durmiendo en la cama, o yaciendo inconsciente en un camino, luego de un accidente, o en una mesa de operaciones. Algunos observan un cordón que los une al cuerpo físico. Este doble es percibido como una formación luminosa de tal modo que aunque todo esté en tinieblas a su alrededor pueden ver sin problemas. Algunos, “unos pocos”, parecen lograr la exteriorización a voluntad. Los investigadores franceses de la época de la Metapsíquica como Charles Richet lo llamaron Bilocación, los que investigaron en hipnosis como Jagot, Rochas, “exteriorización de la sensibilidad”, otros como “desplazamientos”, “experiencias exomáticas”, etc.

Si bien la recopilación de casos espontáneos (por ejemplo Silvan Muldoon, B. Harary, etc) es importante, cuando en el laboratorio se han querido reproducir las llamadas Proyecciones extracorporales no se han logrado experiencias visuales como las que se describen en los casos espontáneos. Esto confirmado por investigadores como H. Irwin y S. Blackmore.

Otro componente que se produce tangencialmente es la aparición de la dinámica PSI causante de ESP y PK con todas sus manifestaciones. Pero cabe preguntarse si la proyección extracorporal y PSI son realmente fenómenos de la misma naturaleza, o si sólo la proyección extracorporal funcionaría como un condicionante para la manifestación de PSI.

Todas o casi todas las culturas aceptan la existencia de una Mónada (ki, Atmán, Espíritu, Alma) capaz  de exteriorizarse. Obviamente el impacto cultural es enorme. El Dr. Scheil de la Universidad de Wisconsin afirma que el 95% de las culturas aceptan la realidad de la proyección extracorporal.

Un punto importante es que hasta el día de hoy no se ha logrado probar la existencia objetiva del llamado cuerpo astral, sutil o etérico.

Comprobaciones En El Laboratorio

–Rochas y Durville (1982) exteriorización con hipnosis empleando la fotografía. 60 intentos 2 éxitos (que implican otras explicaciones). Fukurai-Eisenbud (PK y objetivos estáticos)

–Charles Tart (1967-69) Trabaja con sujetos especiales. Chequea variaciones constantes en los ritmos cerebrales, conductibilidad de la piel y presión sanguínea.

Observa alteraciones que se deberían a la carencia de estímulos sensoriales, que provocarían reacciones espontáneas en el cerebro cuyo resultado sería imaginar que se está fuera del cuerpo. Se le han hecho objeciones metodológicas que pondrían en duda la posibilidad de que algunos resultados pudieran deberse a actividad ESP, podrían ser la resultante se estímulos sensoriales  y la brevedad de sus trabajos que no permiten arribar a conclusiones seguras (s. Blackmore). Quizá los resultados puedan deberse a la dinámica PSI y no necesariamente a la EFC.

–Karlis Osis (1971-77) con Ingo Swann provocada a voluntad con controles psicofísicos. Los primeros sin significación. Luego con buenos resultados, aunque al no excluir a PSI (ESP) no prueba la EFC. Osis acepta la dificultad y construye un complejo aparato óptico para determinar si el conocimiento de los objetivos se debe a PSI o a la EFC.

–Robert Morris (1973) con Harary controles psicofisiológicos. Sin significación.

–Targ y Puthoff. Sujetos: Swann y Price. Buenos resultados en la detección de objetos. No se descarta la explicación de clarividencia que cuenta con largos años de comprobaciones.

–Palmer, Vassar y Liebermann (1973-75). Igual método, mismas objeciones.

–Harary y Solfvin: investigadores. Swann, Kokoris y estudiantes universitarios: los sujetos. Objetivos: auditivos y visuales. Sólo Swann tiene resultados significativos. Dichos resultados no excluyen a PSI.

Correlaciones Neuropsicológicas de la EFC

–Mario Capel (1981). Estudia el movimiento REM durante el sueño (EFC).

–Posibles alteraciones del sistema vestibular y la cóclea (mareo, desplazamiento del centro de gravedad) (exteriorización).

–Estimulaciones eléctricas del utrículo y el sáculo (mismo efecto).

–Eliminación o disminución prolongada de estímulos sensoriales (desconexión del sistema reticular ascendente).

–Persinger: Epilepsia del lóbulo temporal (imágenes vestibulares, imaginería astral). Labilidad del lóbulo temporal. Actividad inusual del núcleo hipocámpico-amigdalino-hipotalámico (imaginería, oír voces, entidades). Estos síntomas (en casos patológicos) se reducen con la administración de carbamazepina.

–Vernon Neppe (1990) Síntomas del lóbulo temporal (no patológico) Neppe administró el cuestionario a 6 personas que hablaban de experiencias PSI (incluidas EFC) y otras 6 que no hablaban de ellas (también sujetos sanos).
Primer grupo: 6,2 síntomas .Segundo grupo: 0,3 síntomas. Estadística significativa.

ECM, Trance Chamánico y Éxtasis como Experiencias Transculturales. Significado De Las Mismas

Atendiendo el significado de experiencias cumbre como lo son las ECM y el éxtasis místico, quiero evaluar elementos nucleares de dichas experiencias y tratarlas en un campo diferente tanto al de la psicología tradicional, como al estudio de la función PSI propiamente dicha.
Me veo obligado a ello, atendiendo el “significante” implícito en dichas experiencias,  y a su efecto integrador en la personalidad humana.

Si bien dichas experiencias actuarían como “condicionantes” de la función PSI, su universalidad y vigencia merecen que se trate en la investigación psíquica.
Escuchemos el caso de un ingeniero de 38 años de  Maryland (EEUU) experimentando una ECM:

“Cuando estuve en el hospital en junio de 1983, estaba tan enfermo que mi doctor ysus colaboradores pensaron que nunca abandonaría el lugar vivo.
Una noche, tiempo después de que la enfermera nocturna hubiera pasado a hacerme una revisión, un sentimiento extraño invadió todo mi cuerpo. Supe que estaba muriendo, incluso pude sentir como la energía de la vida se me iba. Un ligero resplandor apareció en la esquina izquierda superior del cuarto. Mientras lo observaba, pareció como si lo viera envolver todo el cuarto y transformarlo en la entrada de un túnel. Comencé a moverme a lo largo del túnel, que doblaba hacia la izquierda y ligeramente hacia abajo, el resplandor siempre en aumento y lo suficientemente lejos como para que en realidad no se pudiera ver cuál era su fuente.
Inmediatamente a mi izquierda parecía haber una ventana, muy parecida a la de los trenes de pasajeros. Del otro lado estaban mi esposa y mis hijos. Al llegar al final del túnel fui consciente de una presencia inmediatamente a mi derecha ofreciéndome mentalmente que escogiera seguir adelante (a partir del final del túnel) o regresar. Supe que sólo podía responder una sola vez; mi decisión sería final. Habiendo escogido mentalmente regresar, la experiencia terminó.
Al día siguiente, mi estado había mejorado considerablemente y siguió haciéndolo así con cada día que pasaba, para asombro de todo el mundo”

Ahora vamos a abordar una experiencia en un marco totalmente diferente, pero con las mismas características de las ECM: las experiencias de trance chamánico:

“Los hechiceros amerindios, por ejemplo, Alce Negro, de la tribu sioux oglalas creían poder viajar desde la tierra a otros mundos a través de “un pilar cósmico”, a menudo simbolizado por un poste o un árbol. Alce Negro solía elegir un lugar junto a un árbol para iniciar sus trances. Al poco rato, un espíritu guía, en forma de pájaro, le conducía hacia lo alto a través de una abertura semejante a un túnel y todavía más arriba, hasta llegar a un “tipi” (tienda amerindia clásica) que era un arco iris flamígero, donde Alce Negro se encontraba ante un grupo de “abuelos” y conversaba con ellos.
En muchos casos, llegado a este punto, el hechicero se ve sometido a un doloroso desmembramiento corporal, en el transcurso del cual, un demonio extrae todos sus órganos, todos sus huesos, e incluso las células sanguíneas de su cuerpo. Pero luego todo vuelve a su lugar y el hechicero renace espiritual y físicamente, dispuesto a regresar junto a su gente con renovadas energías espirituales”.

Holger Kalweit, antropólogo y experto en chamanismo nos explica en su libro “El mundo del chamán” que la iniciación siempre significa “muerte y resurrección” lo que es el sello mismo de las ECMs.

Me veo obligado a presentar dentro de esta comparación un “fenómeno anómalo” que por su origen, recurrencia y actualidad es inevitable analizar: el fenómeno de las “Abducciones“.

Todos hemos oído hablar de luces en el cielo y raptos extraterrestres en la prensa amarillista. Dejando de lado el lamentable contexto en el que se mueven estos fenómenos y su discutida y dudosa procedencia quiero presentar aquí la “experiencia” propiamente dicha, excluida tanto del marco en donde se desenvuelve, como del contexto de los creyentes en la Ufología tradicional de los “Extraterrestres que nos visitan”.

Personalmente no creo en los OVNIS, creo sí en los testimonios bien documentados de gente veraz, sometida a tests psicológicos confiables, que han experimentado una situación traumática en un Estado No Ordinario de Conciencia.

Esta situación posee los contenidos característicos de un trauma anómalo, que debe ser revisado junto a los traumas de abuso sexual infantil. Pero además de esto los contenidos de estas experiencias tienen los rasgos de un profundo “shock ontológico”.

Quiero entonces hacer un relato breve de una experiencia muy bien documentada y extensamente investigada:  “El caso Andreasson”.

Alrededor de las siete de la tarde del 25 de enero de 1967, la Sra. Betty Andreasson, de South Ashburnham (Massachussets EEUU) fue supuestamente secuestrada por un grupo de seres extraterrestres. Su abducción comenzó con una luz intensa que brilló fuera de su casa y poco después hizo su aparición un grupo de seres de poco mas de 1 m de altura.
Estos seres se comunicaron con Betty y seguidamente salieron flotando con ella y se introdujeron en una nave que les esperaba donde ella fue sometida a un examen. Se encontró sentada en una silla de plástico transparente envuelta en una cubierta hermética llena de un líquido gris. Al cerrar los ojos notó unas vibraciones agradables y a través de un tubo introducido en su boca recibió un alimento dulce.
Se sintió relajada y feliz. Los extraterrestres le colocaron una sonda umbilical que era un test de fertilidad (Betty había sufrido una histerectomía “extirpación del útero” y es evidente que revivió su episodio médico). Después parece que emprendió un viaje a unos reinos extraterrestres. En el apogeo de su aventura, vio un ave enorme que le habló, y a continuación, como el ave fénix, fue consumida por las llamas, acontecimiento que Betty, devota cristiana fundamentalista, interpretó en términos religiosos. Oyó una voz que ella creyó era la de Dios, que le decía: “He decidido enseñarte el mundo” aparentemente a causa de su sincera fe. A continuación, los secuestradores de Betty la devolvieron, sana y salva, a su hogar. La supuesta abducción había durado 3 horas 40 minutos”.

El caso Andreasson presenta imágenes claras de un trauma natal. Por ejemplo los humanoides de Betty eran la clásica variedad fetal; piel grisácea, cabezas desmesuradamente grandes, ojos enormes y narices, orejas y bocas escasamente desarrolladas. Se comportaron como apariciones al pasar a través de puertas sólidas.

El Dr Alvin Lawson (en su hipótesis de los recuerdos perinatales), ha analizado los parecidos entre un humanoide típico y un bebé antes de nacer:  ej: tamaño: 0,90 a 1,70 m (1 m promedio).
“La cabeza del feto es desproporcionada a la cuarta semana de gestación igual que los ojos”.

El psiquiatra Stanislav Grof, con muchos años de experiencia en el uso terapéutico de LSD y de la respiración holotrópica (variación de la hiperventilación) sostiene que las experiencias ECM, proyecciones extracorporales, éxtasis chamánico y abducciones; parecen estar relacionadas con el nacimiento biológico, con posturas fetales incluidas.
Obviamente estas experiencias poseen además un contenido arquetípico singular: nacimiento-muerte-resurrección, que no pueden ser ignorados y deben ser evaluados por su significado arquetípico, por su impacto ontológico y significado final.
Holger Kalweitt en sus trabajos con el chamanismo lo muestra claramente:

“Descubrimientos recientes muestran que se trata de una experiencia humana universal que en última instancia es accesible a cualquiera y que es relativamente fácil de desencadenar: colocándose a uno mismo en una situación que facilmente podría ser fatal. Cada vez que nos vemos envueltos en un acccidente serio… o cuando nos ponemos gravemente enfermos, o nos desmayamos, o entramos en un estado de trance extático, nuestra conciencia puede hacerse independiente y pasar por una sucesión característica de motivos cercanos a la muerte. Los requisitos previos para tales experiencias de la muerte son el descondicionamiento y la aniquilación de nuestros modos habituales de percepción y la interrupción de las funciones biofísicas.
En el estado cercano a la muerte, en la EFC, y durante el camino hacia el más allá (es decir en los viajes chamánicos) nos vemos enfrentados a fenómenos reales de la conciencia, y no solamente a los símbolos del inconsciente”.

Incluso alguien como Persinger, que está inclinado temperamentalmente a la interpretación reduccionista de las experiencias extraordinarias, está dispuesto a aceptar este punto de vista.
A este respecto, admite que él mismo, no percibe ningún conflicto con aquellos investigadores que creen que las ECMs son reales y no artefactos construidos por el cerebro. Si, en efecto, la estructura dictamina la función, entonces el tipo de cambios microestructurales correlacionados con las ECMs podría alterar para siempre la detección de lo que comprende la realidad por parte de los protagonistas de las mismas. Incluso los cambios transitorios que ocurren durante una ECM podrían permitir la breve detección de información que ha sido considerada tradicionalmente como parapsicológica.

De forma bastante interesante, Devereux, al final de su propia investigación sobre experiencias anómalas asume una posición muy similar a la de Persinger y, virtualmente, idénticas a la mía. Escribe:

“Hay una fuerte tendencia a pensar en la conciencia como el puro resultado de interacciones complejas en el cerebro humano, y que cuando el cerebro muere, la conciencia deja de existir. Este es el punto de vista mecanicista, que podría estar completamente equivocado, aunque hay evidencia de que algunas partes del cerebro pueden identificarse con ciertas funciones de la conciencia, esto no es lo mismo que decir que produce la conciencia. Por ejemplo, el hecho de que podamos identificar algunas regiones del cerebro que están involucradas con la función de la memoria, no es lo mismo que comprender o localizar dicha memoria. Lo que es más probable es que el cerebro sea un maravilloso y complejo órgano de procesamiento.
En mi opinión, tenemos que empezar a pensar en la conciencia como en un efecto de campo, un elemento en el universo que todo lo penetra, asociado quizá con el espacio-tiempo en formas que normalmente no son evidentes para nosotros, y afectado por la presencia de electromagnetismo y masa. Un campo semejante permitiría que la actividad de los fenómenos de ESP fuera construida en formas puras”.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 22, 2014 en Artículos

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: