RSS

El poltergeist de Xirivella

Raul-Sarzoso

Manuela Ledo y su hijo, Raúl Zarzoso, residentes en la localidad valenciana de Xirivella, nunca llegaron a imaginar que serían víctimas del misterio. Sin embargo el destino quiso que la vivienda que ocupaban desde hacía varios años se convirtiera de la noche a la mañana en el epicentro de una serie de extraños sucesos que los mantuvo en vilo junto al vecindario entre los días 16 y 19 de junio de 1999.

Xirivella, junio de 1999, en una vivienda comienzan a sucederse multitud de fenómenos paranormales. Tres meses antes el hijo de la familia había realizado la ouija, en el colegio donde estudiaba, junto con otros compañeros estudiantes de ESO de la escuela Antonio Machado de la misma población.

Con autorización del profesor de tecnología, que consideró que no había ningún peligro porque “nada de esto existía”, los chicos tomaron una chapa metálica del taller y le grabaron las letras del abecedario, y con el mismo vaso donde hacían las mezclas de pintura empezaron la sesión. La práctica de este juego peligroso se prolongó durante las horas de recreo de los chicos, donde al principio realizaron muy intentos fallidos, pero fue durante uno de los últimos intentos cuando tres de sus compañeros, Ivan, David y Rafa, se asustar tanto, que fueron apartarse de la Ouija, y sólo quedó Raúl y otra compañero. En aquellos momentos la mesa comenzó a moverse sola diciendo cosas muy extrañas, donde pudieron entender que alguien les decía que se dividiría en cinco partes, hasta que aquella comunicación se cerrara.

A partir de ese día el hogar de Raúl que vivía con su madre Manuela Ledo, se convirtió en un infierno.

Según testigos al principio, sólo se oyeron en la casa de uno de los participantes pequeños golpes, en tabiques, techos y muebles. Posteriormente, los ruidos se hicieron más intensos. Eran fuertes golpes, repetitivos,  contundentes y se observaron movimientos de pequeños objetos en las estanterías del salón y de las habitaciones. Incluso los juguetes parecían cobrar vida propia. Se llegaron a materializar gotas de agua, según declararon los residentes.

Actualmente ya no viven en esa casa y ya terminaron los fenomenos

Una de las entidades que se manifestó llegó a identificarse como Satanás, mientras que otra entidad les amenazaba con quedarse con ellos dividido en cinco partes, hasta que cerraran la comunicación y le dejaran en paz.

En la madrugada del 16 de junio 1999, comenzaron a producirse lo que en parapsicología se denominan raps (golpes de origen desconocido), en las paredes de la habitación del niño, haciendo temblar las camas y los objetos ubicados en las estanterías.

A la noche siguiente los golpes se hicieron más fuertes, alcanzando el resto de las estancias de la vivienda. Se escuchaba el sonido de unos pasos que parecían venir del piso de arriba, cuando en el piso de arriba no vivía nadie.
Los objetos comenzaron a “tirarse” desde las estanterías, y las cortinas se elevaban como si una corriente de aire las hiciera moverse.
Del techo de la habitación del menor se materializaban gotas de agua, que una vez chocaban contra el suelo desaparecían.

Era la noche del martes al miércoles – recordaba Manuela Ledo - alrededor de las doce y media de la madrugada, cuando unos golpes de una fuerza descomunal, que incluso hicieron temblar las camas y las figuritas de las estanterías, comenzaron a oírse en las paredes de la habitación en donde duerme mi hijo.

A mediados del mes de junio, fenómenos de exagerada violencia se empezaron a notar. Manuel Ledo recordaba los hechos:

“Era la noche del miércoles 16 de junio, hacia las inmediaciones de media noche, cuando unos golpes de fuerza descomunal se dejaron sentir por la casa, parecían centrados en la habitación donde dormía mi hijo, los golpes eran tan intensos que hasta y todo las figuritas de los estantes temblaban”

Se lo expliqué a mis padres – detallaba Raúl-, pero pensaron que estaba demasiado cansado y nervioso, aunque al día siguiente, esta vez a las diez de la noche, la casa parecía que iba a venirse abajo. Cuando me fui a acostar un fuerte golpe sonó en el techo del comedor y de ahí muchos más de forma repetitiva, como si fueran de una maza o algo parecido. Incluso podían oírse pasos por todo el piso que provenían de la vivienda de arriba(…) pero allí no habitaba nadie.

Al día siguiente hacia la misma hora, un fuerte golpe se sintió en las paredes del comedor, acompañados de otros de menor intensidad que se dejaban sentir repartidos por toda la vivienda, pero sólo en la casa en esos momentos se encontraba el su hijo que estaba asustado en el sofá y ella. A la mañana siguiente Manuela Ledo decidió poner los hechos en conocimiento de sus padres , luis ledo y manuela Bonet, a una amiga, María Luisa Guerra y a su cuñado Manolo Herrera, que personados la misma noche en casa de Manuela fueron testigos de un espectáculo dantesco. Los golpes que se sentían eran tan fuertes que incluso llegaban a desplazar las persianas de sus guías. Lo más impresionante de todo fue cuando los juguetes del joven Raúl salían disparadas de los estantes sin que nadie las tocara, las cortinas se movían solas, y varios objetos del baño caían al suelo.

Manolo Herrera recordaba alguno de los fenómenos como sigue, según relata en Casas encantadas: Cuando el misterio cobra forma :

“Parecían como si corrieran por el piso de arriba, incluso los extraños golpes llegaron a desplazarse hasta las persianas de la casa, ocasionando diversos destrozos en el mecanismo de las mismas. Lo más asombroso que recuerdo fue que los juguetes de mi sobrino saltaban de las estanterías por sí solos, y las cortinas se elevaban sin que hubiera corriente alguna producida por puertas o ventanas abiertas. Incluso las toallas del baño y otros objetos del mismo caían al suelo sin que nadie lo tocase.
Días más tasde, del techo de la habitación del adolescente empezaron a caer una especie de gotas de agua que tras impactar contra el suelo desaparecían. No había manchas de humedad en las paredes y tampoco existía tubería alguna que pudiera ser el orígen”.

Al final la madre del menor recurrió a las fuerzas de seguridad, haciendo partícipe de los extraños fenómenos que allí se producían a dos miembros de la policía local, los cuales presenciaron in situ la virulencia de los raps, y como después reflejaría el parte de intervención desconociendo el origen de los mismos, por lo que y según estos se trataba de un hecho desconcertante.

La situación llegó a ser insostenible y el 19 de junio de 1999 tuvieron que llamar a una patrulla de la policía local de Xirivella, quien constató toda esta fenomenología.

Xirivella, el 19 de junio de 1999, a las 4:50 de la madrugada, del informe policial Referencia 164/99, rubricado por los agentes Z-104 y 706, se desprende que dos policías acuden por un episodio de golpes desconcertantes en la habitación de un niño, mientras el resto de la familia se encontraba en otra habitación. Se oían también golpes fuertes de persianas, y del techo se desprendían unas gotas de agua y humedad, conocidas en parapsicología como aportes, además de pasos en el piso de arriba que estaba deshabitado.

El informe de la Policía Local, al que tuvo acceso el investigador Francisco Contreras, reza:

Ayuntamiento de Xirivella
Dirección de la Policía Local
Parte de Intervención

“cuando los policías que suscriben patrullaban en servicio de vigilancia por la población son requeridos por base para personarse en el domicilio arriba indicado por molestias de ruidos. Que personados en el lugar referenciado, se pueden escuchar repetidos golpes, al parecer efectuados con algún objeto contundente por la fuerza de los mismos, sin poder determinar en un principio la procedencia de éstos. Que una vez descartadas todas las posibilidades lógicas de la procednecia de los golpes, se desconoce por completo esta,informando al a fuerza actuante que se trata de un caso un tanto desconcertante”

Lo más sorprendente es que después, durante la madrugada del 20 de junio de 1999, con dos periodistas como  testigos, realizando un reportaje de televisión para el Canal 9, Cristina Valles y Teresa Roch, para el programa Punt de mira, pudieron ver cómo las paredes sonaban solas y los objetos se movían como impulsados por manos invisibles. Dos invitadas por la familia para presenciar una sesión espíritista, dirigida por una médium, que cuando entró en trance los fenómenos incrementaron su virulencia. De todo ello quedó un parte policial que ha pasado a los archivos de la historia de la parapsicología española.

Estas personas pudieron vivir de primera mano los fenómenos que allí se producían; las persianas subían y bajaban en diferentes habitaciones donde no había nadie y se escuchaban fuertes golpes en las paredes.

Los fenómenos continuaban por lo que la madre del menor vuelve a dar aviso a la policía local, que no puede hacer otra cosa que volver a presenciar los mencionados fenómenos, incluso, al parecer, uno de los agentes decide salir a la calle por el temor que le daba lo que estaba vivenciando.

Las cámaras estaban colocadas en lugares estratégicos para intentar grabar cualquier hecho insólito. Rodeada por todos los presentes, la médium entró en una especie de trance. De repente las persianas de la casa empezaron a subir y bajar sin que nadie las tocara, al mismo tiempo una golpes muy fuertes se dejaron sentir por toda la casa, fenómenos que quedaron grabados en una cinta Beta-Cam del Canal 9 de TV alenciana.

La médium tras indicar que no había podido hacer la limpieza espiritual que había, manifestó que el fenómeno estaba originado por un espíritu, y que no encontraba la solución para ese caso. Tras la marcha del equipo de reporteros, los ruidos continuaron por espacio de dos horas, momento en que Manuela Ledo tronaba a solicitar de nuevo los servicios de la Policía Local levantina.

Cuando llegaron los agentes se encontraron con una situación tragicómica, tal como quedó constado en el informe policial del día 20 de junio de 1999, firmado por los agentes números 70L, 703, y 104, en el que se hacía constar lo siguiente :

“Que continuando con el parte de intervención por ruidos extraños en la vivienda pta núm 2 se solicita mediación de esta policia local con la finalidad de garantizar ante dos señores citados por una señora presente en la vivienda,que sus pretensiones tienen sentido y son lógicas. Según la señora, que finalmente no fue filiada, se muestra como médium entre los presentes, manifestando haber citado momentos antes a dos vecinos no residentes en la finca, hijos éstos de una anciana que hace años falleció y que según la médium su espíritu no descansa. En la mesa del comedor se observó una zafa con un líquido blanquecino del que se frotaba la vidente los brazos mientras conversaba con los actuantes. Y recortes cuadriculados de letras, al parecer el alfabeto completo. dado que se entiende estas prácticas y no observar violencia alguna – explica el atestado oficial- se optó por abandonar la vivienda a la espera de los hombres citados…”

El desconcierto fue el detonador común en las dos intervenciones que se realizaron en Xirivella y como afirmó extraoficialmente uno de los miembros de seguridad:

“nosotros frente a este tipo de cosas no tenemos solución, es más, es la primera vez que lo veo (…) Incluso uno e mis compañeros estaba tan impresionado que tuvo que salir a la calle porque le daba pavor todo lo que estaba sucediendo”.

A partir del 21 de junio de 1999, el misterioso fenómeno desapareció de la misma forma como había surgido, sin que nadie hubiera encontrado una explicación de los hechos.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 27, 2014 en Casuística

 

Etiquetas: , , , , , , ,

El caso del fantasma de Guyra.

El caso poltergeist más famoso de Australia es  conocido como el “Guyra Ghost”, quien aterrorizó a William Bowen, su esposa y sus tres hijos en su pequeña cabaña de madera ,a las afueras de la población Guyra, Nueva Gales del Sur a principios de 1921.

Todo comenzó sobre el 8 de abril con unos “tremendos golpes ” en las paredes, al que siguió una lluvia de piedras que   rompieron todas las ventanas de la casa. Nadie pudo ver quién o qué estaba creando tal caos ,pero pronto, notaron que  los ataques parecían estar centrados en una de  las hijas llamada  Minnie  ,de 12 años de  edad : multitud de piedras pasaron  a través de una ventana de su habitación para acabar  sobre su cama.

Tanto si creían que era un fantasma el responsable o si era un  ente diabólicamente inteligente quien estaba en esa labor , los residentes locales – muchos de los cuales habían observado los fenómenos – se pusieron bastante nerviosos.

Varios optaron por dormir con las armas cargadas junto a ellos. Como resultado, un joven resultó herido en la cabeza y varias otras personas escaparon  milagrosamente de ser tiroteadas. En esa atmósfera de tensión, el sargento de la policía local, que hacía  guardia noche tras noche en la casa  en medio de interminables  golpes  y lluvias petreas, acabó perturbado y cesado  de  su  trabajo por prescripción médica.

Alarmado por la situación que se estaba desarrollando, el gobierno estatal envió un equipo de detectives desde Sydney, estos mantuvieron una vigilancia constante de la familia  Bowen , quienes ya en esos momentos vivían un acentuado estres, pero sin embargo  si negarse  en colaborar con los  investigadores.Se interrogó a un gran número de residentes de Guyra y se organizó  a equipos  de hasta 80 voluntarios armados.

A pesar de una doble vigilancia que se mantuvo alrededor de la casa ,el fuerte golpeteo continuó: ” Suficiente para sacudir la casa hasta sus cimientos y audible por los observadores incluso situados a un centenar de metros de la vivienda” ,como curiosidad,para quienes estaban fuera, los golpes les parecían venir del interior, mientras que a los que estaban dentro ,les parecía venir del exterior.

En su cenit, el caso”Guyra Ghost” creó un interés internacional. Una de las personas atraídas por lo ocurrido en el municipio fue  H. J. Moors, amigo personal de Sir Arthur Conan Doyle y que, como Conan Doyle, tenía un gran interés en los fenómenos psíquicos.Teniendo en cuenta el pleno acceso a la casa, se quitaron partes del techo para crear puestos de vigilancia y establecer así un complejo sistema de trampas.

El teórico “fantasma” continuó su caos enloquecedor. Moors y sus cinco ayudantes estaban completamente desconcertados: Ni siquiera podía decir con seguridad si las piedras-tamaño de una nuez- eran lanzadas desde dentro o fuera de la casa.

Ben Davey , un estudiante sobre espiritismo y  teosofía de la población de Uralla, visitó el hogar de los Bowen pues se enteró que una hija de la señora Bowen -de un matrimonio anterior -había fallecido tres meses antes. Como  dijo a The Sunday Times posteriormente:”Inmediatamente  sospeché que el espíritu de la fallecida estaba tratando de comunicarse con la joven Minnie”.

Le dije a la chica: “Si el golpe viene de nuevo, pregunta si esa es tu hermana . ‘

Ella respondió: “Yo no puedo hablar con mi hermana -. Está muerta ‘ 

Yo la persuadí, diciendo: ‘Habla, querida. Incluso si tu hermana no puede hablar ,ella podría llamar de nuevo ‘.

Apenas dije esas palabras  que el golpe sonó de nuevo. Te puedo decir que me pusieron los pelos de punta. Pero yo seguía por convencer a la chica, y unos cinco minutos más tarde llegó un tercer golpe. Entonces la niña hizo la señal de la cruz y se bendijo a sí misma,  puso las manos en alto en señal de súplica, y dijo:

“Si eres tu. May puedes hablar conmigo “.

Ella se quedó en silencio un momento y luego se echó a llorar.

Le pregunté, “¿ Puede hablar?”

Ella dijo: “Sí, May habló. “

Le dije: “¿Qué dijo?”

Ella respondió: “Yo no te lo puedo decir. El mensaje es para mi madre.”

Luego se acercó y apoyó la cabeza en el regazo de su madre, llorando. Su madre dijo:

“Bueno, dile a  estos s señores lo que ella dijo”

La niña levantó la vista y dijo que el mensaje que recibió fue el siguiente: “Dile a mamá que me encuentro muy feliz donde estoy, y que sus oraciones cuando estaba enferma me llevaron a donde me hallo, y me siento feliz. Recomendaba a su  madre que no se preocupara, y  que  sería su guardián sobre todos ellos “.

Ante la desesperación de todos, y son los ruidos y piedras aún vigentes, los padres de Minnie, ya desesperados la enviaron a  casa de su abuela en Glen Innes a unos  60 km de Guyra. La prueba de que ella realmente había sido el foco de atención de fenómeno pronto se hizo patente, pues  la siguió.

Después de un tiempo los padres de Minnie la llevaron de vuelta a la casa en Guyra. A partir de entonces, al parecer, los fenómenos extraños, simplemente se desvanecieron.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 21, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , ,

El caso de Esther Cox.

 

Era el año 1878 en   la calle Princess  en Amherst, una ciudad  de Nueva Escocia ( ahora Canadá). Esther Cox, de 19 años, vivía en una pequeña casa alquilada con su hermana casada Olive Teed, su esposo Daniel Teed, y sus dos hijos pequeños. En la  casa  también residían los hermanos de Esther, Jennie y William, así como el hermano de Daniel, John.

Esther fue casi violada por un conocido llamado Bob MacNeal, un zapatero con una reputación mas que desdeñosa del que la chica tenía conocimiento. A pesar de que escapó del ataque del zapatero (con heridas leves), la violencia contra ella pareció de alguna manera  abrir una puerta a unos nuevos ataques – esta vez de una entidad o entidades no visibles.

Una noche, Esther  despertó a su hermana Jennie gritando que había un ratón en su cama, pues se escucharon  ruidos procedentes de una caja ubicada debajo de la cama, la cual empezó a saltar.Pero el roedor  no  se encontró  por ningún lado. Al día  siguiente , se  fue temprano a dormir , pues   decía  sentirse  indispuesta y bajo un estado febril ,sus gritos irrumpieron nuevamente en la noche despertando a toda la familia, quienes corrieron a auxilio encontrándola en el centro de la habitación con su ropa  desgarrada y  gritando:

“¡Dios mío! ¿Qué me está pasando? ¡Me muero!”

Jennie  fue la primera en verla  al  dormir junto a ella, encendió una lámpara y miró a su hermana quedándose totalmente horrorizada, al ver que su piel era de color anaranjado y parecía tener  un hinchazón poco natural. Olive se lanzó junto con Jennie en conseguir que su hermana volviera a la cama ,daba la  impresión de estar ahogándose o con dificultades para respirar. El resto de la familia observaron con incredulidad como todo el cuerpo de Esther, que estaba muy caliente al tacto, se hinchaba y enrojecía. Literalmente parecía que la  joven iba  a estallar a través de su piel estirada. Tras todo esto ,de debajo de la cama se oyó un estruendo ensordecedor – como un trueno – que sacudió toda  la habitación. Otros tres sonidos fuertes también detonaron de debajo de la cama, después de lo cual ,la hinchazón de Esther mermó, desplomándose esta  y cayendo en un sueño profundo.

La escena se repitió cuatro noches después,llamando al médico local el Dr. Carritte. Mientras este examinaba a Esther, la almohada se elevó  para golpear en el rostro del facultativo. Luego oyó que arañaban la pared y vio el mensaje:
 

“¡Esther Cox! ¡Eres mía y te mataré!

Como ya era por costumbre, se oyeron los estallidos pero esta vez empezó a caer yeso del techo. En días sucesivos aparecieron otros escritos en la pared de la cabaña, que a menudo, dando la impresión de lo que parecía ser una firma que   ponía:  “Bob”.

Esther decidió temporalmente dejar  a su familia y en consecuencia la paz volvió a la cabaña,pero cuando regresó el tal  “Bob” amenazó con quemar la casa. Hubo pequeños incendios inexplicables, y aunque los bomberos sospecharon que eran premeditados nunca pudieron   probarlo.

Se empezaron a barajar conjeturas  sobre lo ocurrido , entre ellas , algunas tan curiosas  como esta:

La electricidad era la novedad  científica de la época y un religioso bautista, el reverendo Dr. Edwin Clay, concluyó que el cuerpo de Esther ,de algún modo, estaba cargado de electricidad y que los estallidos con pequeños relámpagos los originaban su “batería” orgánica.

El  empresario W.Hubbell llevó a Esther a los escenarios circenses, esperanzado con  obtener ganancias presentando al espíritu, pero “Bob” nunca se hizo patente y los espectadores, engañados, pusieron en más de un aprieto a Hubbel.

Después de más incendios, Esther de nuevo decidió marchar. Un granero de su nueva casa ardió y  fue sentenciada a cuatro meses de prisión como autora del fuego.

Según lo observado , en  parapsicología  hay quien concluye que : los sentimientos reprimidos de Esther quizá la convirtieron involuntariamente en un foco de energía psicocinética. El hogar tan lleno  de gente pudo causar mucha tensión emocional y sexual; pues  tenía la edad en la que se asocia  tales trastornos paranormales. Finalmente, Esther se casó y “Bob”  tal como apareció, se desvaneció.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 15, 2014 en Casuística

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Muhammad Alí y el efecto de la intención.

En 1974, siete semanas antes de enfrentarse en Kinshasa al campeón mundial de los pesos pesados George Foreman en su «com­bate en la jungla», Muhammad Alí practicaba sus golpes como si no le importara, lanzando algunos desganados ganchos a su sparring como si se estuviese entrenando con un saco de boxeo. La mayor parte del tiempo se apoyaba contra las cuerdas y dejaba que su oponente lo gol­peara desde todos los ángulos.

En los últimos años de su carrera boxística, Alí dedicó la mayor parte de sus entrenamientos a aprender a encajar los golpes. Estudió cómo mover la cabeza un microsegundo antes del impacto y con qué parte del cuerpo podía esquivar el golpe para que no doliera tanto. No estaba entrenando su cuerpo para ganar. Estaba entrenando su mente para no perder, sobre todo en ese momento del doceavo asalto en que uno cae víctima del cansancio y la mayoría de los boxeadores ya no aguantan más.’ El trabajo más importante no lo estaba haciendo en el ring, sino en su sillón. Estaba peleando el combate en su cabeza.

Alí era un maestro de la intención. Desarrolló un conjunto de ha­bilidades mentales que alteraron su desempeño en el ring. Antes de un combate, usaba todas las técnicas de automotivación existentes: afir­maciones, visualizaciones, ensayos mentales, autoconfirmaciones y tal vez el más poderoso epigrama de valor personal jamás dicho: «Soy el más grande». Alí también hacía declaraciones públicas de sus inten­ciones. Su constante aluvión de pequeños versos y poemitas, aparente­mente tan inocuos, eran en el fondo intenciones disfrazadas:

“Archie Moore puede ser muy alto, pero besará la lona en el cuarto asalto”.

“Clay lanza un derechazo, un golpe muy hermoso, y con ese guantazo derriba al pobre Oso”.

Antes de un combate, Alí repetía estas pequeñas rimas como un mantra —a la prensa, a sus adversarios, incluso en el cuadrilátero— hasta que él mismo las aceptaba como un hecho.

Cuando se enfrentó a Alí en Kinshasa, Foreman era siete años más joven que él y uno de los boxeadores más brutales que se han visto en el ring. Sólo dos meses antes había liquidado a Ken Norton con cinco golpes en la cabeza después de únicamente dos asaltos.

Sin embargo, en las semanas anteriores a la pelea, cuando los periodistas le preguntaban sobre el hecho de que las apuestas estuvie­sen dos a uno en su contra, Alí respondía lo siguiente:

«Foreman tiene una buena pegada, pero no sabe golpear -y se ponía a golpear el aire frente a la nariz del periodista— Foreman sólo empuja a sus adversarios.Además, es muy lento, sus golpes tardan un año en llegar a su destino. No estoy en absoluto preocupado. Esta va a ser la mayor sorpresa en la historia del boxeo».

La intención de Alí se convirtió en realidad en el combate de Kinshasa. También usó con maestría la intención para derrotar a Joe Frazier en las Filipinas ese mismo año, en la que tal vez fue la mayor exhibición de boxeo de todos los dempos.

Esta vez, Alí creó un muñeco de vudú. Convirtió a su feroz opo­nente en un pequeño gorila de goma que llevaba consigo en el bolsi­llo de su chaqueta y al que lanzaba algún que otro golpe frente a las cámaras de televisión:

«Va a ser una maravilla cuando acabe con el gorila en Manila».

Cuando Frazier entró en el ring ya había sido redu­cido en la mente de Alí a algo menos que humano.

Además de estas intenciones verbalizadas, Alí llevaba a cabo inten­ciones mentales ensayando cada momento del combate en su cabeza: la fatiga de sus piernas, su cuerpo cubierto de sudor, el dolor en los ríñones, las magulladuras de su rostro, el flash de los fotógrafos, los gri­tos exultantes del público, incluso el momento en que el árbitro levan­ta su brazo como vencedor del combate contra Frazier. Alí enviaba a su cuerpo una intención ganadora y su cuerpo respondía obedeciendo las órdenes recibidas.

Hoy en día, los deportistas de distintas especialidades practican habitualmente lo que suele llamarse «ensayo mental», «prác­tica implícita» o «ensayo encubierto». La intención focalizada es con­siderada esencial para alterar o mejorar el desempeño deportivo. Los nadadores, patinadores, halterofilistas y jugadores de fútbol emplean la intención para mejorar su rendimiento y su consistencia. La intención se usa incluso en deportes de ocio, como el golf o el montañismo.

El psicólogo Alian Paivio, profesor emérito de la Universidad de Western Ontario, fue el primero en proponer que el cerebro usa un «código dual» para procesar simultáneamente la información verbal y no verbal. La práctica mental ha demostrado funcionar tan bien como la práctica física para las pautas y la sincronización. El modelo de Paivio ha sido adaptado para ayudar a los deportistas en su motiva­ción, o para aprender o mejorar una determinada habilidad. Las téc­nicas del ensayo mental han sido estudiadas y comentadas exhaustiva­mente en la literatura científica y de divulgación, y su credibilidad aumentó aún más en 1990, cuando la Academia Nacional de Ciencias examinó todos los estudios científicos realizados hasta la fecha y los declaró eficaces.

El ensayo mental más efectivo consiste en imaginar el evento deportivo desde la perspectiva del deportista, como si estuviese real­mente compitiendo. Equivale a una prueba mental —Alí imaginando el momento en que su puño conecta con el ojo izquierdo de Frazier—. El deportista imagina detalladamente el futuro en su devenir. Los cam­peones ensayan con antelación cada aspecto de la situación, y los pasos que deberían dar para superar cualquier obstáculo.

Los deportistas más exitosos dividen sus actuaciones en pequeños componentes y trabajan para mejorar determinados aspectos. Para dominar su especialidad, imaginan una actuación perfecta.Se centran en los momentos más difíciles y desarrollan buenas estrategias para lidiar con ellos —como un desgarro muscular, mantener el control ante la adversidad o una decisión arbitral adversa— Emplean distintas intenciones dependiendo de si están aprendiendo una habilidad por primera vez o de si desean mejorar su técnica. Como Muhammad Alí, los deportistas de élite aprenden a bloquear las imágenes que repre­sentan dudas. Si la imagen de un obstáculo surge en su mente, saben muy bien cómo cambiar la película interna, y eliminan esa escena para poder imaginar el éxito.

¿cómo puede el simple hecho de pensar en una actuación afectar a la actuación real?

Las investigaciones sobre el cerebro con la electromiografía (EMG) nos dan algunas pistas. La EMG proporciona una instantánea en tiempo real de las instrucciones del cerebro al cuer­po —cuándo y dónde el cerebro dice al cuerpo que se mueva— regis­trando cada impulso eléctrico enviado por las neuronas motoras a determinados músculos para producir una contracción. Generalmente, la EMG es usada para ayudar a los médicos a diagnosticar las enfer­medades neuromusculares y a comprobar si los músculos responden adecuadamente a la estimulación.

Pero la EMG también ha sido empleada para resolver un intere­sante enigma científico: averiguar si el cerebro distingue entre un pen­samiento y una acción. ¿Crea el pensamiento de una acción el mismo patrón neurotransmisor que la propia acción? Para responder a esta pregunta, un grupo de esquiadores fueron conectados a una unidad de EMG mientras realizaban ensayos mentales. Durante el tiempo en que los esquiadores estuvieron ensayando sus descensos, los impulsos eléc­tricos hacia sus músculos fueron exactamente iguales a los que se pro­ducían cuando ejecutaban realmente la prueba. El cerebro enviaba las mismas instrucciones al cuerpo, tanto si el movimiento era imaginario como si era real.

Las investigaciones con EEG han mostrado que la actividad eléc­trica producida por el cerebro es idéntica tanto si estamos pensando en hacer algo como si estamos realmente haciéndolo. En los halterofilistas, por ejemplo, los patrones EEG del cerebro que serían activados para producir las habilidades motoras reales  son activados cuando la habilidad se está simplemente simulando en la mente.’ El mero pensa­miento es suficiente para producir las instrucciones neurales necesarias para lle­var a cabo el acto físico.

Cuando un deportista está en acción, los nervios que envían seña­les a los músculos a lo largo de una determinada vía son estimulados y las sustancias químicas que han sido producidas permanecen ahí durante un período corto. Cualquier estimulación futura a lo largo de la misma vía es facilitada por los efectos residuales de las conexiones anteriores. Mejoramos en las tareas físicas porque las vías de señaliza­ción para pasar de la intención a la acción ya han sido creadas. Es algo parecido a una vía de tren que atraviesa tierras salvajes e inhóspitas. El desempeño futuro mejora porque tu cerebro conoce el camino y sigue la vía que ya ha sido instalada. Como el cerebro no distingue entre hacer algo determinado y simplemente pensar en hacerlo, los ensayos mentales son tan buenos para crear una vía como la práctica física. Los nervios y los músculos crean una vía tan sólida como la creada mediante la práctica repetida.

Sin embargo, hay algunas diferencias importantes entre la prácti­ca física y la mental. Con la primera, cuando practicas demasiado, te cansas, y el cansancio causa interferencias eléctricas y bloqueos en las vías. Con la intención mental nunca se producen bloqueos, no impor­ta lo mucho que practiques en tu cabeza.

La otra diferencia se refiere al tamaño del efecto; el patrón neu­romuscular creado por la práctica mental puede ser levemente más pequeño que el de la física. Aunque ambos tipos de práctica crean los mismos patrones musculares, las actuaciones imaginarias tienen una magnitud menor.

Podemos usar la intención para controlar prácticamente cual­quier proceso corporal y tal vez incluso las enfermedades que ponen en peligro la vida. Pero ¿pueden nuestros pensamientos sobre los demás ser tan potentes como aquéllos sobre nosotros mismos?

El psicólogo William Braud es uno de los pocos científicos que han examinado este tema. Braud reunió a un grupo de voluntarios y les pidió que realizaran un biofeedback entre ellos. Después de empare­jar a los componentes del grupo, conectó a un miembro de cada pare­ja a una máquina de biofeedback, y luego pidió al otro miembro que res­pondiera a los resultados y llevara a cabo el envío de instrucciones mentales. Según las pruebas de Braud, los resultados eran equivalentes a los que se producían cuando los pacientes usaban el biofeedback con sus propios cuerpos. Las buenas intenciones de otro hacia ti pueden ser tan poderosas como las tuyas propias.

Los otros estudios de Braud también sugieren que cuanto más «ordenados» sean nuestros pensamientos, más podremos influir sobre los de los demás para hacerlos también más «ordenados». Por ejemplo, en sus experimentos, la gente tranquila fue la que más éxito tuvo a la hora de enviar influencia mental para calmar a la nerviosa, y la gente con buena capacidad de concentración fue la que más ayudó a con­centrarse a la distraída. El trabajo de Braud también sugiere que los mayores efectos se producen cuando la persona está más necesitada de ayuda.

Todas estas posibilidades sugieren que tenemos una enorme res­ponsabilidad a la hora de generar nuestros pensamientos. Cada uno de nosotros es un Frankenstein en potencia, con un extraordinario poder para afectar al mundo vivo que nos rodea.

 

 

 

Fuente:El experimento de la Intencion

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 14, 2014 en Casuística

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores

%d personas les gusta esto: