RSS

No son fantasmas, son sólo ondas infrasónicas

Por Glenys Álvarez

El escenario es conocido. La persona entra a una gran iglesia, catedral o templo y al escuchar las notas musicales del órgano experimenta ciertos sentimientos extraños que se manifiestan en curiosas reacciones del organismo. El individuo registra estas impresiones y, al no encontrar una explicación disponible, le atribuye a Dios y a la espiritualidad del lugar estas sensaciones peculiares.

Sin embargo, un nuevo experimento realizado en Inglaterra ha encontrado una explicación más terrenal para estas percepciones: el infrasonido. Estas ondas imperceptibles al oído humano son las responsables de muchas sensaciones curiosas que hasta el momento nadie había podido explicar. Según  un interesante estudio realizado por el doctor Richard Wiseman, psicólogo de la Universidad de Hertfordshire y experto en investigaciones paranormales,  descubrió que las casas encantadas y embrujadas de Inglaterra en realidad estaban poseídas por estas ondas de baja frecuencia que son percibidas por el organismo humano como vibraciones puras y no como un sonido continuo. El investigador descubrió que los lugares más embrujados estaban asediados por ráfagas de viento y ondas bajas de infrasonido.

En un nuevo experimento controlado y realizado en Londres, un equipo de científicos ha corroborado los resultados de Wiseman. Una de las investigadoras en el proyecto, la ingeniera y compositora Sarah Angliss supervisó la construcción de un tubo, como los que utilizan los órganos para producir notas musicales, de siete metros de longitud.

“Los tubos largos producen notas bajas y algunas mucho más bajas de los 20 hertz que es la frecuencia que comenzamos a escuchar los seres humanos. Los organistas han estado utilizando estos tubos productores de infrasonido por más de 500 años así que es probable que no seamos la primera generación adicta al bajo”, explicó la investigadora.

El equipo llevó el tubo a la parte trasera del salón de conciertos Purcell en el sur de Londres. Luego invitaron a 750 personas para que escucharan algunas piezas contemporáneas y en medio de los temas mezclaban el infrasonido del tubo que producía ondas en una frecuencia de 17 hertz, a niveles de 6 a 8 decibeles. El equipo le pidió a la audiencia que escribiera cualquier sentimiento extraño o curioso en cualquier momento del concierto.

“Luego de analizar los resultados descubrimos que durante la introducción del infrasonido los reportes de experiencias extrañas y sensaciones raras aumentaron en un 22 por ciento. Teníamos personas que decían haber sentido sus muñecas temblar incontrolablemente, otros sintieron un escalofrío recorrerle la columna vertebral, hubo reportes de ansiedad, una terrible pena y un sentimiento extremo de nostalgia. Definitivamente, hemos confirmado que el infrasonido, aunque no lo podemos detectar de manera consciente, sí es capaz de hacer reaccionar al organismo de distintas formas”, explicó el doctor Richard Lord, científico acústico del Laboratorio Físico Nacional de Inglaterra y otro miembro de la investigación.

Los estudios y experimentos con infrasonido no son nuevos. De hecho, desde 1950 se han estado desarrollando armas, militares y no militares, que utilizan estas vibraciones para debilitar al oponente. Una de estas armas produce ondas tan bajas que los órganos internos de la persona comienzan a vibrar y la víctima no puede moverse por horas, días y a veces hasta mueren del ataque. Algunas de estas armas se quieren utilizar para controlar multitudes y para protección personal pero aún es difícil dirigir las ondas a un punto específico.

Por otro lado, la naturaleza también emite y utiliza el infrasonido. Tanto los elefantes como las ballenas usan ondas de frecuencias bajas para comunicarse. Estas ondas pueden viajar decenas de kilómetros por tierra y miles por mar, lo que hace más fácil la comunicación a larga distancia.

“Las vibraciones en el aire alrededor de un establecimiento de elefantes siempre me han recordado a las extrañas sensaciones que sentía cuando cantaba en el coro de la iglesia cuando era niña”, dijo para la BBC la doctora Katy Payne de la Universidad de Cornell en Nueva York y quien ha estudiado la comunicación entre elefantes por más de quince años.

Las catástrofes naturales y las condiciones climáticas extremas también producen ondas de infrasonido. Los volcanes, las avalanchas y los terremotos son unos cuantos ejemplos. De hecho, los científicos quieren utilizar la detección de estas ondas como una forma de predecir estos desastres.

Por el momento, el experimento demuestra que el infrasonido es responsable de sensaciones extrañas que antes carecían de explicación. “El infrasonido posee un impacto real en las personas y tiene implicaciones en contextos religiosos y para explicar ciertas sensaciones que hasta ahora parecían derivarse de experiencias paranormales. Pero no todo lo imperceptible por nuestros sentidos procede necesariamente de otro mundo, simplemente nos afecta en un nivel subconsciente pero definitivamente real”, concluyó Angliss.

Los efectos del infrasonido

Las personas en el experimento relataron ciertas sensaciones raras en el momento en que las ondas de infrasonido eran producidas en el salón de conciertos donde se realizó el experimento controlado. Entre los efectos y las emociones se reportaron:

  • Sentimiento extremo de pena y tristeza.
  • Frío desmesurado.
  • Ansiedad inexplicable.
  • Escalofríos que le recorrían la espina dorsal.
  • Temblores incontrolables en las muñecas.
  • Sensación extraña en el estómago.
  • Incremento en los latidos del corazón.
  • Pérdida repentina de la memoria.
  • Paz y calma exageradas y sublimes.
  • Euforia.
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 20, 2014 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

James Merrill y la Ouija

James Merrill y David Jackson

Desde la muerte de W.B Yeats, los espíritus de los muertos no habían  contribuido en gran medida a la literatura ,incluso daba la impresión  que  el  eminente portavoz irlandés parecía haberlos silenciado temporalmente. Con la publicación del libro de James Merrill ,”Divine Comedies” en 1976 y premio Pulitzer de poesía en 1977, se hizo evidente que los contactos no habían cesado, sino que simplemente se habían re-ubicado en Connecticut. “The book of Ephraim” es un volumen de  poemas de 90 páginas  que  relata las aventuras del poeta durante más de 20 años contactando con su tablero de Ouija.

El primer tablero  de James Merrill era  con un sol y la luna frente cada una en  las esquinas superiores. Fue un regalo de los artistas David Jackson ,Doris Sewell Jackson y del  escritor (y ministro presbiteriano!) Frederick Buechner en 1952.

Merrill tomó las revelaciones enunciadas por un espíritu familiar llamado Ephraín, un judío  de la corte de Tiberio quien le fue  relatando sus recuerdos personales y así recreando  un auto-retrato de rica textura. Las experiencias  en relación con el mundo del  “más allá” el poeta las dejó patentes en: “Mirabell: Books of Number” siendo este  una secuela del “The Book of Ephraim.”

Ephraín había insinuado la existencia de un orden superior de los espíritus:

“SOULS OF A FORM I NEVER SAW ON EARTH/ SOULS FROM B4 THE FLOOD… MEN B4 MANKIND.”( “Almas  de una forma  que nunca vi en la tierra / Almas de antes de la inundación … el hombre ante la humanidad.”).

Este volumen se vio centrado por  el poeta en estos seres espectrales. Irrumpiendo en las conversaciones alegres y a menudo chismosas que el  Merrill y su amigo David Jackson habían mantenido durante años con Ephraim, 

Las revelaciones en “Mirabell” son más abstrusas y de mayor alcance que cualquieras realizadas por  Ephraim, que se había ceñido principalmente en los ciclos de la reencarnación. También trata  tales como la historia de la Atlántida, los secretos de Stonehenge, el verdadero significado de los agujeros negros, de la adoración del sol de Akhenatón, el Triángulo de las Bermudas, y la evolución tanto de la vida humana y del universo mismo. Estas clases espectrales, compuestas en líneas gnómicas de 14 sílabas son una árdua tarea de absorber. Mirabell tiene una manera de retroceder y revisar lo que ya se ha puesto de manifiesto, por lo que los detalles se deslizan lejos de un lector con la intención captar según que hilos novedosos.

Afortunadamente, el poema dispone  de más  afinidad para a los que están más interesados ​​en poética que en el diseño cósmico.El Sr. Merrill modula el ritmo y el tono mediante la introducción de otras voces. Él y David Jackson se unieron a  crear  Mirabell por dos presencias espirituales sabias e ingeniosas: W.H Auden y una amiga ateniense, Maria Mitsotaki. Las funciones de  Auden arquetipalmente se representan como un modelo profesional y una figura paterna, mientras que María, sería la presencia materna, sirviendo como musa. Estos personajes fallecidos son los más animados en el poema.

Durante los últimos 160 años,  Occidente ha visto un gran florecimiento del interés, práctica y canalización, es decir, de la recepción de mensajes desde el mundo de los espíritus.Durante este período, cuatro figuras literarias / filosóficas  a fuerza de largos encuentros con el “más allá” y los registros  mantenidos de esos encuentros, proporcionando una  valiosa información sobre la naturaleza de la canalización. James Merrill es el más reciente de estos cuatro,los  tres anteriores   fueron Victor Hugo, WB Yeats y Carl G. Jung.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 19, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Entrevista a Masaru Emoto-“El agua tiene memoria”

Por  Victor Amela

Masaru Emoto es el profeta del agua. Este japonés septuagenario tiene una misión: convencer al mundo de que el agua es “el alma del universo”, de que es conciencia líquida, de que la estructura molecular del agua registra las vibraciones de sonidos, de colores, de formas, de palabras, de emociones y de pensamientos. Según Emoto, el agua graba las intenciones de cada uno. Y se las devuelve.

¿Ha fundado Masaru Emoto una mística del agua o está ensanchando los confines de la ciencia? Sus experimentos pretenden demostrar que una gota de agua se vivifica con un pensamiento hermoso. Así, si se la honrase con la actitud, ¿se podría salvar este planeta de agua y a uno mismo (agua en un 80%)? Es la buena nueva de Emoto: el agua es mensajera de Dios, y bastará con mostrarle gratitud y amor para que todo mejore.

¿Cómo llegó a formular esta hipótesis?

Hace 25 años buscaba el modo de visualizar el poder sanador de los preparados homeopáticos que empleaba como terapeuta, cuya base es el agua.

¿Y lo logró?

Sí, mediante los cristales de hielo del agua.

¿Qué demostró con esos cristales?

Que el agua tiene memoria. Que registra las vibraciones de cualquier sustancia disuelta en ella. ¡Incluso si la disolución es infinitesimal y no detectamos en esa agua ni una sola molécula de dicha sustancia!

Si no hay molécula, no puede haber efecto, ¿no?

¡Pues sí hay efecto! Ese es el misterio: la información de la sustancia ha quedado registrada de algún modo en el agua.

Póngame un ejemplo.

Disolví una gota de aceite esencial de flor de cerezo en agua destilada. La congelé y luego la descongelé lentamente: fueron formándose cristales, visibles sólo al microscopio. Los fotografié y filmé. ¿Qué forma adoptaron esos cristales de agua?

¿Qué forma?

¡La de la flor del cerezo!

Pudo ser una coincidencia.

Lo he repetido con otras flores: ¡la forma del cristal siempre replica la geometría de la flor! ¿Por qué?

¿Por qué?

Creo que se trata de una información profunda, vibracional, que persiste y resuena: el agua la capta y la registra, y al cristalizar se visibiliza, podemos contemplar su geometría.

¿Cuál es su experimento favorito con agua?

El del monje zen. Le entregué un frasco con agua de un lago contaminado que no cristalizaba armónicamente, generaba un cristal deforme y feo. El monje meditó y proyectó su beatitud sobre ese frasco de agua. Cuando cristalicé una gota al microscopio, ¡oh, desplegó un cristal muy hermoso!

¿Qué había sucedido?

La intención del monje había modificado su estructura, confiriéndole armonía. Por tanto, a escala subatómica, el agua es capaz de captar y almacenar vibraciones de emociones y pensamientos.

¿Qué otros experimentos ha diseñado para demostrar esto?

He tomado un frasco de agua destilada y la he expuesto a palabras insultantes, agresivas, violentas, maleducadas, groseras, malsonantes… Luego ha cristalizado muy mal, con cristales aberrantes.

¿Y si las palabras son dulces y amorosas?

Forma bellísimos cristales. Los más despampanantes son hexagonales con soberbios despliegues fractales.

¿Qué palabras agradan más el agua?

Gracias y amor.

¿Importa el idioma en que se le diga eso al agua?

No. En cada idioma, la palabra gracias contiene la vibración natural de esa emoción, de la gratitud, de la intención agradecida, de ese estado anímico humano. Por lo tanto, esa vibración originaria es lo que transmitimos y el agua recibe.

Entonces, ¿es útil bendecir el agua, el vino, la sopa…?

¡Claro! Esos líquidos registran esa intención benévola y se cargan de benéficas vibraciones. Y un agua así vivificada será salutífera.

¿Se puede curar enfermedades con agua tratada con buenas vibraciones?

Sí. Es la medicina del futuro.

¿Qué dice la ciencia actual de todo esto?

No dispone todavía de una tecnología lo bastante afinada para detectar estos procesos. Por eso los científicos callan. Aunque ellos ya saben que todo es vibración, es información… De hecho, la física cuántica ya está hablando ese lenguaje… Pero tengamos paciencia, todo llegará a demostrarse.

Entre tanto, usted sigue adelante.

Por supuesto. También he estudiado el efecto de la música y de las imágenes en el agua. Por eso sé que le disgustan la música heavy y la estridente. En cambio, le encantan la de Mozart y la clásica en general.

¿Y cuál es la canción favorita del agua?

Blanca y radiante va la novia.

No fastidie.

Sí, sí, la misma sintonía del Ave María. El agua expuesta a esta música cristaliza con un hexágono muy armonioso.

¿Y qué imágenes le placen más?

Las de amaneceres y crepúsculos, de hermosos paisajes, de delfines nadando, de niños sonrientes…

Yo bebo agua mineral natural en casa: ¿hago bien?

Sí. Es agua extraída de yacimientos subterráneos, muy estable. La de manantial es la mejor, porque al manar está dispuesta a servir a todo el que quiera beberla. ¡Nada alegra más al agua que fluir y brincar por la naturaleza!

¿Y qué me dice del agua del grifo?

Está enferma, mortecina, no vibra. Así lo denotan los feos cristales que genera.

¿Puedo hacer algo para mejorar el agua que bebo?

Mucho, claro que sí. En la jarra de la nevera, o en la botella que haya
comprado, escriba o pegue una etiqueta con la palabra gracias o amor. Ese agua se alegrará, se vivificará, se purificará: mejorará.

Y mientras me ducho, ¿también le digo algo?

De palabra o con la intención, agradézcale que esté mojándole y refrescándole y limpiándole. Y mientras lava sus manos bajo el grifo, ¡ame a ese agua!

¿Cómo se hace eso?

Primero, pídale perdón por haberla ignorado y desdeñado tanto. Y después, agradézcale existir ¡y proyéctele amor!

Mientras se escurre por el desagüe…

Pero irá cargada de ese amor, e irá a los ríos, al mar…, y los mejorará.

¿Yo solito puedo mejorar el planeta, pues?

Ja, ja, ja, será mejor si somos muchos, muchos, muchos… Por eso educo a los niños en el respeto, cariño y amor al agua.

¿Puedo mejorar también el agua de mi acuario?

Sí, envíele mensajes positivos. Los peces estarán más a gusto y sanos.

¿Podemos vivificar el agua a distancia?

También he experimentado al respecto: doscientas personas enviaron sus buenas intenciones a un frasco de agua que estaba en Japón y que veían por internet. ¡Y mejoraron los cristales resultantes!

¿Es mejor ponerla en botellas de cristal que de plástico?

Sí, pero el agua de la botella no se altera por el plástico, que es muy fino. En todo caso, deberíamos tender a eliminar los plásticos para contaminar menos el medio ambiente.

¿Varía el agua según de qué parte del planeta sea?

Sí, pues la luz, el clima, los minerales, los paisajes son diferentes: las vibraciones, por tanto, son distintas en cada lugar, y el agua las registra.

¿Dónde está el mejor agua del mundo?

En Japón, por sus cumbres y cielos, sus paisajes armónicos, su luz, su clima con cuatro estaciones, por ser una isla, por el mar…

¿Y qué hay de la fuga de la central atómica de Fukushima?

Es mi preocupación central ahora: quiero dedicar mis años venideros a purificar la atmósfera y el agua, ¡o no habrá futuro!

¿Ha habido agua siempre?

Desde que hay vida: agua y vida son sinónimos. Y la vida es la primera forma de conciencia.

¿El agua es conciencia, pues?

Sí. Es el bien más importante de la tierra. Debería ser el principal objeto de estudio de la humanidad, de la ciencia. Opino que la clave está ahora en educar a los niños en el amor al agua: ¡los niños sí están preparados para entender!

Entre tanto, ¿qué puedo hacer yo por el agua?

Bebe cada mañana un vaso de agua bendecida por ti mismo, con tu gratitud y tu intención amorosa. Trata al agua con todo el cariño… porque eres tú mismo.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 18, 2014 en Entrevistas, parapsicologia

 

Etiquetas: , , ,

El ruido electromagnético y los lugares embrujados

Por Glenys Álvarez

“Yo no creo en fantasmas”, asegura Simón seriamente, “pero me encantaría que me probaran que estoy equivocado”. Los deseos de Simón, miembro de varias organizaciones paranormales y foros en línea sobre metafísica, han estado tratando de ser cumplidos desde 1852. No obstante, la ciencia aún no ha logrado detectar ni probar como real ningún tipo de experiencia paranormal o metafísica, aunque lo siguen intentando.

En esta ocasión, dos estudios independientes, uno por un neurólogo canadiense y otro por un doctor en psicología considerado una autoridad en el estudio de lo paranormal, han demostrado que los lugares encantados sí existen pero que, paradójicamente, los fantasmas que los habitan no son reales. Uno de los estudios fue llevado a cabo por el reconocido doctor Richard Wiseman, quien ha dedicado décadas al estudio de lo paranormal y lo inexplicable. Wiseman, además de tener un doctorado de la Universidad en Londres de Psicología, también es considerado uno de los magos más reputados de Gran Bretaña. “Cuando sabes manipular la magia te das cuenta que la clave reside en el poder de la sugestión. Tampoco podemos olvidar que no hay presa más fácil que una que necesita y quiere ser engañada. Hemos tratado de detectar y resolver complicadas preguntas de naturaleza compleja. ¿Por qué mucha gente siente presencias en los mismos lugares encantados por siglos? Hemos intentado resolver esta pregunta con el conocimiento de que el creyente por lo general no requiere de ninguna prueba para creer mientras que para el escéptico ninguna prueba le es suficiente”.

Wiseman ha realizado los más variados experimentos científicos para detectar la telepatía, las personas que dicen percibir el futuro y los lugares decididamente encantados. En marzo de 2001, el equipo de Wiseman entró al Castillo de Edimburgo invitados por el Gobierno Británico. El objetivo principal era detectar la presencia del fantasma de Catherine Howard, la quinta esposa de Henry VIII quien fue ejecutada por sus conocidas infidelidades. Los científicos se mudaron al lugar, cargados de alta tecnología.

“Llevamos detectores termales y medidores de movimientos sutiles en el aire. Dejamos que cientos de personas entraran al salón donde se dice vive permanentemente este fantasma y nos dijeran lo que percibían, encontramos que los lugares donde la presencia era percibida con más intensidad se caracterizaban por columnas frías de aire que entraban por un sinnúmero de puertas clausuradas que rodean el lugar. Nuestros aparatos detectaron vientos irregulares provenientes de huecos en las puertas. También descubrimos que los lugares donde se percibían más fenómenos paranormales tenían en común la oscuridad en los pasillos. La gente se pone ansiosa cuando no sabe lo que está ocurriendo afuera, si unimos eso al hecho de saber que se encuentran en un lugar embrujado, entonces tendremos como resultado una explicación paranormal”, explicó Wiseman para la BBC en línea.

Para la ocasión, el equipo de Wiseman midió los lugares embrujados en el Palacio de las Cortes de Hampton y en las Catacumbas del South Bridge en Edimburgo, Escocia. Utilizaron cientos de voluntarios que relataron antes de participar si conocían sobre los fantasmas que habitaban estos lugares.

“Los voluntarios se enfrentaron a sus miedos y visitaron cada habitación de estos lugares. Los resultados fueron impresionantes. De acuerdo con nuestras medidas, los sitios encantados existen pero los fantasmas que lo habitan no son reales”, declaró Wiseman.

A pesar de lo paradójico de la interpretación otro estudio canadiense dirigido por el neurólogo Michael Persinger, profesor de neurología en la Universidad de Laurentian en Ontario, Canadá, corrobora el razonamiento de Wiseman.

“Nuestro estudio estuvo basado en análisis anteriores del cerebro y en medidas minuciosas de los campos magnéticos en los lugares decididamente encantados. Descubrimos que los fantasmas no son más que ruido electromagnético”, explicó Persinger.

Las medidas fueron tomadas por Paul Stevens de la Unidad de Parasicología Koestler en la Universidad de Edimburgo. Stevens afirma que en los lugares encantados midió altas variedades electromagnéticas.

“En los lugares en que las personas decidían dormir o descansar y donde se sentían a salvo no encontramos ninguno de estos cambios ni ruidos. Estos lugares eran completamente neutros y silenciosos”, explicó Stevens.

Los resultados confirman los que ha obtenido Wiseman hasta el momento. Sí existen lugares embrujados porque las personas reaccionan a alucinaciones visuales por cambios en la luz, en el viento, en la temperatura y en el ruido electromagnético que exista en el lugar.

“Además”, agregó Persinger, “hemos experimentado con este ruido electromagnético en el laboratorio y descubrimos que si emitimos las mismas formas de estos campos en el cerebro de voluntarios, estimulando específicamente los lóbulos temporales, éstos percibirán presencias, sentirán que los tocan, que vuelan y hasta que se encuentran cercanos a Dios, todo esto mientras manipulamos sus neuronas con electromagnetismo. Pudimos hasta originar miedo sin mostrar imágenes horrendas o contar historias en la oscuridad”, declaró Persinger.

El cerebro y los fantasmas

Las alucinaciones son errores visuales cometidos por el cerebro. Cuando una persona tiene una alucinación la percibe como verdadera y actúa acorde el funcionamiento de su cerebro. Este órgano está bastante condicionado por nuestro alrededor, si miramos hacia las nubes descubriremos un sinnúmero de imágenes, todas conocidas e inventadas por el ser humano. El cerebro tiende a formar caras en cualquier lugar, hasta en la superficie de Marte.

“Uno de los fenómenos menos estudiados ha sido la parálisis de sueño. Cuando esto ocurre, las personas sienten que algo los presiona en el pecho, que no pueden respirar, algunos sienten la presencia de alguien en el cuarto y hasta ven las caras conocidas de familiares muertos que se sientan al borde de la cama. En estas ocasiones, muchas personas también piensan que han sido abducidos por alienígenas. Estos eventos ocurren en esa parte del sueño cuando no se está ni despierto ni dormido. Se han realizado muchos estudios científicos del sueño pero sobre estas etapas no se ha estudiado mucho. Un estudio japonés del año pasado sí demostró que las personas percibían todos estos efectos paranormales durante esta etapa del sueño”, explicó Persinger.

Por otro lado, las experiencias de levitación y de que las personas se salen de sus cuerpos y sienten la presencia de divinidades, ha sido relacionado intrínsecamente con las estimulación de los lóbulos temporales en el cerebro. Varios neurólogos, como Oliver Sacks, V. S. Ramachandran y Persinger, entre otros, han elaborado complejos experimentos cerebrales que han corroborado estas teorías.

Los espectros de Gran Bretaña

Gran Bretaña tiene un porcentaje alto de personas que creen en fantasmas. El 42% de la población no sólo cree en las apariciones y otros eventos paranormales sino que aseguran haber visto o percibido un fantasma alguna vez en su vida. De acuerdo con estadísticas recientes, en Estados Unidos el número es aún mayor. “La creencia en fantasmas y eventos paranormales ha estado con nosotros por mucho tiempo. Aún existen personas que creen en la necromancia, es decir, que los muertos pueden contarles el futuro si duermen en tumbas y otros lugares encantados. Estas creencias se originaron en Egipto y aún nos acompañan. Es curioso como las personas explican estas ocurrencias con eventos extraordinarios, muy pocos recurren a la más simple solución utilizando la conocida navaja de Occam para enseriar sus teorías”, comentó Persinger. “De todas formas, pensamos que la ciencia debe investigar lo desconocido y como tal, continuaremos utilizando la tecnología para buscar fantasmas, si hemos podido atrapar neutrinos y medir la actividad neuronal, es posible entonces detectar un fantasma si de verdad éstos existen”.

En la red

La Fundación Educacional James Randi en Estados Unidos ha establecido un fondo que comenzó con cien mil dólares y que ahora ha llegado al millón, para donarlo a cualquier persona o institución que demuestre, en un marco experimental y científico conducido por universidades e investigadores independientes, que posee poderes paranormales, visiones del futuro, telepatía o comunicación con el más allá. Por décadas, Randi a visitado varios países y ha organizado cientos y cientos de experimentos para determinar si existen o no estos poderes y dar el dinero a la persona u organización que los posean. Hasta el momento, la Fundación sólo ha descubierto fraudes y chantajes. Desde niños hasta ancianos y todo tipo de videntes han pasado por estas simples demostraciones sin éxito alguno. Si usted quiere participar en alguno de estos experimentos visite la fundación Aquí

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 17, 2014 en Artículos

 

Etiquetas: , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: