RSS

El poltergeist de Sao Paolo

El día   12   de abril de  1959 se confirmó una extraña situación visionada  por  numerosos testigos en una vivienda en el  centro de Sao Paolo (Brasil) ,granizos y otros objetos atemorizaron a  familia de Don Cid de Ulhoa .

Esa tarde/noche  de   Domingo , justo antes de cenar ,Don Cid estaba leyendo el periódico; su esposa, doña Regina y la sirvienta Francesca estaban en la cocina y en el pasillo jugando, se encontraban sus tres hijos. De repente sonaron dos fuertes explosiones a lo que  Don Cid se levantó acudiendo  al  lugar de dónde creía haberse dado tremendo estruendo , aproximandose los  niños le  comentaron  que alguien había lanzado  dos piedras a la  casa.  Minutos más tarde, un gran aluvión de piedras comenzó a caer sobre toda la hacienda.Habían piedras   en todas las habitaciones, excepto en  la que los niños se escondieron. A pesar de la lluvia pétrea nadie resultó herido. Observaron que varias de las piedras  rebotaban en las paredes, acababan arremolinándose   en el suelo y botando como si hubiesen sido lanzadas.

Don Cid trató de emular  la caída de las rocas trazando su trayectoria,pero su intento fue en vano. Entonces llamó a sus vecinos, los  cuales , también se quedaron impresionados por lo que vieron.

En las  48 horas posteriores, se aparecieron  otros  fenómenos mientras que  los de las   piedras cesaron. En la casa comenzaron  a volar otros artículos: platos, ollas, sartenes, utensilios de cocina y alimentos. Finalmente, desesperado, Don Cid llamó a un sacerdote, el padre Henrique de Morais Matos, rogándole  que practicara un exorcismo.

En primer lugar, el padre  Matos realizó un experimento: Midió un huevo que dijeron girar  sólo en el aire y posteriormente  lo metió en el refrigerador. Al rato, vio como  otro huevo golpeó la pared de la  despensa , sin romperse  para caer rodando por el suelo. El sacerdote   al cogerlo percibió que estaba  muy  frío. Al abrir la nevera,  el huevo  que había  depositado en su interior había desaparecido.
Matos optó por iniciar la lectura de una oración para ahuyentar a los espíritus malignos e inexplicablemente los fenómenos cesaron temporalmente . Dos intentos más se  hicieron  para exorcizar los malos espíritus pero realmente fracasaron.

La sospecha principal recayó en la joven sirvienta, Francesca,quien  bajo una lluvia de piedras dispuso  de una  notable calma, aludiendo que ella  “sabía” que no le  dañarían. Negó cualquier implicación con los disturbios ,sin embargo ,al dejar  la casa de Don Cid poco después, los incidentes cesaron para no volver.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 30, 2014 en Casuística, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , ,

Caso de posesión de Achilles

El caso  que se  relata a continuación es  una experiencia  del gran psicólogo francés P. Janet en 1890 . En  el se aporta un breve informe de los síntomas del paciente y de la manera en que fue “curado”. Casos similares al que  se va a exponer , en siglos anteriores el paciente habría sido considerado como poseído por el demonio, y con toda  seguridad, el tratamiento escogido hubiese sido  el exorcismo .

Achilless, como Janet llama a su paciente, era un hombre de 33 años cuando fue admitido en el famoso hospital de París, el Salpêtrière. Procedía de una familia algo supersticiosa. Su padre había sido acusado de haberse entregado al diablo y de haber recogido un honorario del “enemigo de la humanidad” en un viejo árbol todos los sábados, historia de la que el padre se reía, aunque era de hecho supersticioso. De muchacho, Achilles había sido estudioso, aunque no muy brillante, y había ido al instituto local. Janet acentúa como posibles premoniciones del problema posterior el hecho de que tendía a no hacer amigos, aunque era afectuoso, de que los otros estudiantes se metían con él, y de que a veces había tenido dolores de cabeza. A pesar de todo ello, Achilles se estableció en un pequeño negocio al salir de la escuela, se casó a los veintidós años y vivió felizmente con su devota esposa, no habiendo sufrido enfermedades graves hasta algunos meses antes de que entrase en el Salpêtrière. Tenía una hija, una niña normal.

Achilles llegó al hospital en un estado de furiosa agitación, golpeándose repetidamente, profiriendo blasfemias y hablando a veces con la voz del diablo, que alternaba con la suya propia. J.M. Charcot pidió a Janet que tratase a este paciente, y afortunadamente Janet fue capaz de apreciar las complejidades y asombrosas manifestaciones de una aparente posesión diabólica con el ojo frío de la ciencia y de la razón. El cambio en Achilles había comenzado seis meses antes, después de un viaje de negocios que lo mantuvo fuera de casa durante algunas semanas. A su vuelta, su mujer advirtió que estaba preocupado, melancólico, taciturno, y que les prestaba poca atención a ella y a la niña. Después de algunos días tenía dificultades cuando intentaba hablar. Los doctores que lo examinaron no podían encontrar nada anormal, aunque uno de ellos apuntó varias enfermedades, diabetes inclusive. Pronto recuperó el habla, pero empezó a quejarse de dolor, fatiga, sed e incapacidad para comer. Los medicamentos no surtieron efecto. Un mes más tarde otro doctor concluyó que sufría de angina de pecho. Inmediatamente desarrolló todos los síntomas correspondientes, se aficionó a la cama y se hundió en una profunda desesperación. Su dormir era irregular, murmuraba palabras incomprensibles y sus ojos se llenaron de lágrimas. Un día abrazó a su mujer y a su hija como si les estuviese diciendo adiós, se estiró en la cama y se quedó inmóvil.

Durante dos días pareció estar al borde de la muerte. Después, repentinamente, se incorporó, con los ojos muy abiertos, y estalló en un espantoso ataque de risa, que duró dos horas, y proclamó que había visto el infierno, a Satanás y a los demonios. Poco después de esto, se ató las piernas y se arrojó a un estanque. del que fue rescatado, y dijo que ésta había sido una prueba para asegurarse si estaba o no poseso. Continuó en esta condición de posesión diabólica durante algunos meses, hablando constantemente de los demonios que se encontraban alrededor y dentro de él, atormentándolo, forzándolo a blasfemar contra Dios y retorciendo su cuerpo convulsivamente. Después de tres meses fue llevado al hospital, donde los demonios lo invadieron tan horrorosamente como de costumbre.

Un rasgo peculiar de su conducta, como el que a menudo se contaba de los endemoniados en algunos de los casos del capítulo tercero, era que la voz con la que pronunciaba las palabras del diablo era apreciablemente distinta de la voz con la que expresaba sus propios pensamientos. Con palabras de Janet: “Murmuraba blasfemias con voz de bajo profundo: “Maldito sea Dios”, decía, “maldita sea la Trinidad, maldita sea la Virgen”; luego, con una voz de tono más alto y con lágrimas en los ojos: “Yo no tengo la culpa de que mi boca diga todas estas cosas horribles. No soy yo, no soy yo. Aprieto los labios para que no salgan las palabras, para que no se oigan; no sirve de nada, el diablo dice igualmente estas palabras dentro de mí, realmente siento que las dice y que hace que mi lengua se mueva a pesar mío”. A menudo veía y oía formas diabólicas horrendas y todo su cuerpo parecía estar dominado por ellas, de manera tal que el control muscular y la sensibilidad a veces lo abandonaban, ahora en un lugar, luego en otro.

Los esfuerzos por ejercer algún tipo de control se enfrentaron con una resistencia extrema. El capellán del hospital no tuvo ningún éxito. Achilles se negaba a hablar con Janet y demostró que era imposible hipnotizarlo. Pero entonces Janet se aprovechó de las distracciones del paciente, colocó un lápiz en su mano, y le susurraba preguntas por detrás. Según la mano comenzaba a escribir respuestas, Janet susurraba: “¿Quién eres?” La escritura contestó “El Diablo”, y Janet replicó: “Entonces podemos hablar los dos”, y pidió como prueba de la identidad del diablo que levantase la mano del paciente contra la voluntad del mismo, y el diablo así lo hizo. Janet estaba ahora en comunicación, por así decirlo, con el diablo, y cuando éste aseguró que era más fuerte que Janet y que no le obedecería, se aprovechó de la “vanidad” del diablo y le desafió a que probase su poder haciendo que el paciente se durmiese y, más tarde, lo pusiese en situación hipnótica, lo que también hizo. Una vez hipnotizado, Janet pudo comunicar libremente con él acerca de sus sentimientos y de su pasado.

Janet se enteró de esta manera de hechos acerca de él que nadie más sabía y que en estado de vigilia Achiles mismo no reconocía. La esencia de estos hechos era que durante su viaje de negocios, hacía seis meses, había sido infiel a su mujer. Había intentado olvidar el incidente, pero se dio cuenta de que era incapaz de hablar. Comenzó a soñar con el diablo con gran insistencia, después de lo cual se encontró repentinamente poseso.

Como Janet explica, las falsas creencias del paciente eran algo más que el simple desarrollo de sus sueños imaginarios y de sus ideas obsesivas. “Es la combinación, es decir, la reacción de dos grupos de pensamientos que dividen su pobre mente; es la mutua interacción del sueño que tiene y de la resistencia de la persona normal”. Continúa brillantemente: “Se tiene que buscar el hecho básico que se encuentra en el origen de la falsa ilusión… La enfermedad del paciente no estriba en el pensamiento del demonio. Ese pensamiento es secundario y es más bien la interpretación provista por sus ideas supersticiosas. La enfermedad auténtica es el remordimiento”. Janet aseguró al paciente hipnotizado el perdón de su esposa, y trajo a ésta a una de las sesiones. La falsa ilusión desapareció exteriormente, pero permanecía en los sueños, de los que a su vez tuvo que ser expulsada. Cuando se publicó el caso por primera vez, en 1894, Janet dijo que el paciente había permanecido curado hasta el momento por tres años. Posteriormente, en el prólogo a  Névroses et idées fixes, menciona que Achilles gozaba todavía de buena salud siete años después de la curación.

Su conclusión:

“El hombre, demasiado orgulloso, se figura que él es el dueño de sus movimientos, sus palabras, sus ideas y de sí mismo. Es quizá en nosotros mismos donde tenemos la más pequeña autoridad. Hay multitud de cosas que operan dentro de nosotros sin nuestra voluntad”. Añadió que los seres humanos tienen una tendencia a consolarse contra la realidad monótona o amenazante contándose bellas historias. En algunas personas estas personas adquieren un relieve extraordinario, hasta el punto de que asumen más importancia que la misma realidad.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 27, 2014 en Casuística

 

Etiquetas: , , , ,

El poltergeist de Piura

En el año 1972 se dio  un caso de actividad “poltergeist” en Piura (Perú)  alrededor de “A”,una  joven de 18 años de edad de familia humilde y analfabeta. “Al paso de esta muchacha se rompían cristales, volaban piedras y desaparecían objetos, sin que ella los tocara. Posteriormente fue trasladada a Lima   para que los científicos estudiaran sus increíbles facultades”.

En el siguiente relato  se  aporta el  memorial de una religiosa franciscana  que fue testigo de los acontecimientos ,además ,de  la entrevista al sacerdote y psicólogo  Ricardo Casagranda que estuvo  con la muchacha durante días.

CRONOLOGÍA

Sábado 15 de abril 1972

Al pasar una señora de la arena frente a la cocina donde estaba “A” trabajando, salió un pedazo de vidrio puntiagudo que trató de clavarse en la cabeza del bebé que la señora llevaba en sus brazos y que, por una maniobra de la misma, fue a clavarse en el brazo de la hija mayor, que también acompañaba a la señora.

Disgustada la señora por el accidente ocurrido, entró al Hogar para reclamar. Habiéndose comprobado que nadie había arrojado el vidrio a la calle, las hermanas procedieron a curar la herida de la niña.

Domingo 16 de abril 1972

Habiendo llegado al Hogar la mamá de “A” para visitarla, ésta invitó a la Hermana Encargada de la cocina para que saliera a saludar a su mamá. Como la Hermana le pidió unos minutos de espera para terminar un trabajo urgente, la chica mostró cara de disgusto. En ese mismo momento, un frasco que no se explica de dónde procedía cayó partido en pedazos a los pies de la hermana. Inmediatamente se procedió a recoger todos los vidrios, los que pocos minutos después , misteriosamente, volvieron a aparecer en el suelo.

Lunes 24 de abril 1972

“A” estaba ayudando a lavar la ropa. Por inexperiencia en manejar la lavadora, la malogró. Las dos responsables le advirtieron que no manejara la máquina porque no sabía. Pasados algunos minutos, cayó a los pies de ellas una botella que hizo un ruido estruendoso y se partió en pedazos. El tarro de “baygon” que se hallaba colocado sobre un baño, empezó a esparcir el líquido sin que nadie lo tocara.

Por la tarde, la hermana encargada de la cocina le pidió que le ayudara a ejecutar un trabajo y en ese mismo momento cayó un frasco en la espalda de la hermana, golpeándola levemente.

A una de las niñas de la cocina que se encontraba sacando los tallarines del agua caliente le cayó un pedazo de baldosa que entró por la ventana y salpicó el agua caliente en la cara de la niña.

Más tarde, otros frascos cayeron a los pies de “A”. Uno de ellos contenía un remedio y se hizo pedazos.

Con lo sucedido en este día, “A” se mostró muy preocupada y prorrumpió en llanto, diciendo que un mal espíritu la persigue.

Martes 25 de abril 1972

En la madrugada de este día, a las 4 y media, mientras dormía “A”, cayó fuertemente una piedra cerca de su cama. Ella estaba durmiendo en compañía de otras señoritas, y éstas, al oír el golpe de la piedra, salieron unas fuera de la habitación y otras quedaron abismadas sin saber de dónde venía tal cosa.

Siendo las 8 y media a.m., “A” fue a barrer el dormitorio. Ya se encontraba asustada y nerviosa por lo ocurrido antes; y dijo que sería bueno que alguien la acompañara. Una niña se fue con ella a barrer. Estaban las dos juntas cuando de repente se cayó un nochero (velador) que contenía ropa y otras cosas; éste cayó cerca de “A” sin haberlo tocado persona alguna.

Después de esto, “A” se dirigió a la cocina muy nerviosa y de repente voló un frasco y cayó fuertemente sin romperse.

A las 11 y media se encontraba “A” en la despensa ayudando a la Hna. Anicia y seguidamente cayó cerca de ella una botella. Apenas recogidos los vidrios, cayó la segunda botella, que era de vino de Misa. Se recogió estos vidrios y al rato cayó la tercera botella.

A la 1 y media p.m. al subir la grada con una señorita, cayó un pomo haciendo mucho ruido, sin quebrarse. Al recogerlo, estaba muy caliente.

A las 2 y media p.m., al salir de ducharse, le cayó a “A” una botella de kerosene sobre el brazo, y se rompió.

Miércoles 26 de abril 1972

Al mediodía, estando “A” con dos niñas en la cocina, cayó una piedra al suelo y lo mismo en la tarde.

Jueves 27 de abril 1972

Se encontraban las niñas en la lavandería con “A”. Primeramente cayó una piedra. El ambiente fue bastante tenso y difícil. Seguidamente cayó una tina con ropa y lejía, poco después se volcaron la banca, una tina, ropa y un balde.

“A” aprovecha su poder para infundir miedo en las señoritas con el fin de conseguir lo que desea. Sus amenazas son:

“Las voy a matar”

“Las voy a capar”

Las dos señoritas no la dejaron manejar la lavadora y manifestó el deseo de dañarla. “Se les va a malograr”, dijo.

Estaba contrariada porque no se le complació en el almuerzo. Al cabo de un momento, cayó una piedra.

A las cinco de la tarde, estando ella en la cocina, cayó una pieza de metal con tal fuerza que se despostilló en varias partes.

Más o menos a las 7 de la noche le cayó una piedra en la cabeza que la hirió un poco.

Viernes 28 de abril 1972

Como a las 4 y media de la tarde, “A” se estaba duchando. Se le cayó un gancho de ropa.

A la salida del baño, según cuenta la niña que estaba en este momento allí presente, vio una botella en el aire, cayó hacia la pared y se quebró en mil pedazos. Muchos vidrios quedaron en el lavatorio y otros en el suelo. Pasado esto, se volteó la banca con la tina que contenía dos blusas, y las blusas las echó hasta la pared. Era un estruendo grande.

Como a las 7 y media p.m., estaba “A” con otras dos niñas grandes arreglando el comedor, cuando oyó la cadena del perro, la cual estaba afuera encima del armario.

A las 5 de la tarde, cuando una niña grande se estaba arreglando para salir a la calle, vio volar un pomo pequeño, el cual dio una vuelta en el aire, luego chocó contra la pared debajo del espejo, cayó al suelo, se levantó y cayó más allá.

Martes 9 de mayo 1972

A las 9 a.m., cayó una piedra encima del armario en la cocina, seguido cayó encima de la tapa de una olla y por fin al suelo.

A las 9 y media cayó una botella en el corredor. Sólo se quebró el cuello.

Un poco más tarde se estrelló una botella de vino contra la pareded del baño y se hizo pedazos.

A las 12 y media p.m., cayó un frasco lleno de agua de colonia que pertenecía a una señorita y lo tenía guardado en el velador de la enfermería en el costurero. Lo interesante es que donde se derramó el perfume sólo había tres pedazos de vidrios. Buscando el resto, se los encontró detrás de la puerta. Todos estaban juntos en montón.

Por la tarde cayó otra piedra en el baño.

La señorita que trabaja en la cocina puso un vaso de cristal en el escurridor y colocó otras cosas encima, con todo esto se cayó al suelo y no se quebró.

Casi en el mismo momento cayó un frasco grande y se hizo pedazos.

A las 8 y media p.m. de nuevo cayó una piedra en la cocina.

Miércoles 10 de mayo 1972

A las 3 y media a. m., durmiendo “A”, le cayó un pomo en la frente. Se lastimó un poco. En seguida cayó al suelo y rodó por el suelo hasta donde la otra señorita estaba durmiendo. Sólo se quebró un poco.

A las 10 y media a. m., mientras “A” estaba lavando su ropa, cayeron sobre ella tres vestidos en un gancho que estaban colgados en la enfermería. La dueña estaba disgustada con “A”.

Por la tarde cayeron dos piedras en la cocina, encima del armario.

En los baños, mientras estaban tres niñas, cayó una lluvia de piedritas, pero sólo se encontró una sola. Las niñas salieron muy asustadas.

A las 8 y media p.m., estando en la enfermería, cayó el frasco de alcohol y se hizo pedazos.

A los pocos minutos, cayó en el mismo cuarto una piedra bastante grande, la cual olía a pescado.

Miércoles 17 de mayo 1972

Por la mañana cayó una piedra en la cocina.

Poco después se cayó una botella en el corredor, se deshizo en pedazos pequeños.

Dos camas en la enfermería se voltearon.

Por la tarde, estando sentada “A”, le cayó un platón de agua en la cabeza, en seguida, cayó al suelo y se apachurró bastante.

Al poco rato cayó una piedra en el mismo sitio. Entonces “A” [se puso] a llorar y dijo estas palabras: “mi cuerpo está muy liviano, me siento como sin peso”.

A las 9 p.m., cayó una piedra enorme en el costurero. Momentos después cayó una botella delante de la cocina.

La hemos tratado luego un poco duro y al acostarse lloró mucho y se portó como una histérica.

A las 11 y media de la noche, hubo un estruendo grande donde dormimos. La luna del botiquín resultó en pedazos, un pomo de desodorante en el suelo y no cayó ningún frasco del botiquín.

A las 12 de la noche botaron la mica (vaso de noche) que se encontraba debajo de la cuna al lado de la Hermana.

Viernes 19 de mayo 1972

A las 7 y media p.m., al sacar la ropa para ‘remojarla’, cayó una piedra como un metro de distancia de “A” estando la hermana Agustina presente. La piedra era muy grande.

Asimismo desapareció un juego de ropa interior y vestidos y un pantalón de una señorita que trabaja en la cocina, que la tenía lista para colgar. Buscándola se encontró unas piezas en la perrera que está cerrada con un candado, otra en la última ducha en el rincón. El pantalón no se encontró, aunque fue buscado por todas partes, hasta en la azotea. A la mañana siguiente apareció en la dicha azotea.

A las 9 de la noche, “A” se encontró en el segundo piso y por nada se quería acostar. Ella duerme en el primer piso. La hermana Agustina la llevó abajo donde la esperaba Leopoldina para acompañarla a su dormitorio. Al dar la vuelta cayó una cabeza de muñeca encima del armario, tumbó dos botellas, luego al suelo y rebotó de nuevo al suelo. Testigo es la hermana Agustina. La cabeza estaba en una carpeta del 2º piso.

Al quererse acostar y rezando el rosariocayó un vaso a distancia de un medio metro de “A” y se volvió pedazos. El vaso era del comedor de las hermanas. —Le pedí que me trajera el recogedor que estaba en el baño. Cuando quiso prender la luz, le cayó a los pies un macetero con su fierro, se lastimó bastante. El macetero estaba colocado afuera en el corredor y la puerta del cuarto estaba cerrada. De ninguna manera podía penetrar por las ventanas.

La que escribe esto, es testigo de todas estas cosas que sucedieron esta noche. Estando yo como un metro de distancia del botiquín y “A” detrás de mí, se rompió la luna del botiquín, mirando al suelo vi una piedra en dos partes y tres astillas debajo de mi cama.

Pocos minutos después conversando “A” con Leopoldina y la Madre Damiana en el baño con la puerta abierta cayó la mesita con todo lo que había encima al suelo sin que nadie la hubiera tocado.

Un poco más tarde “A” fue al baño y por miedo dejó la puerta abierta, le cayó de nuevo un pomo al lado de ella. Estaba sumamente nerviosa y angustiada. Todo hemos dejado tal cual como cayeron los objetos hasta la tarde del sábado y el Dr. Luis Ginocchio pudo ver todo.

Sábado 20 de mayo 1972

A las 7 y media p.m., entró por la puerta una piedra al lado de Leopoldina que se fue hasta el extremo del cuarto, casi rompiendo una botella. “A” estaba en el cuarto con la distancia de un medio metro.

Unos momentos después estando “A” con unas niñas en la enfermería cayó el nochero (velador) de ella al suelo sin que nadie lo hubiera tocado.

Acostada la Srta. Leopoldina, vio venir una piedra en el aire que se dio contra la pared y luego dio un salto contra la cabeza de ella, el cual le produjo un gran chichón tamaño de un huevo. Inmediatamente se le aplicó hielo. “A” estaba en el cuarto como 3 metros de distancia.

En seguida cayó un vaso, recogiendo los vidrios cayó al suelo la mesita estando la Madre Damiana con “A” con una distancia de un metro.

Miércoles 24 de mayo 1972

A las 6 y media p.m., se elevó la varilla de hierro. Quería salir por encima. Luego se regresa por la puerta del botiquín y quiebra el vidrio. (La varilla mide 1 metro 80 centímetros, sirve para abrir y cerrar las cortinas).

A las 7 p.m., cayó un frasco de colonia vacío. Cayó como a un metro de distancia de “A”.

A las 9 p.m., cayó un frasco pero sin quebrarse, en seguida otro frasco sin quebrarse, únicamente la tapa se quebró. (dos metros de distancia de “A”).

A las 11 p.m., cayó una botella sobre la cómoda y los pedazos de vidrio cayeron sobre la cama de Leopoldina, toda la cama estaba llena de vidrio que por poco le caen sobre la cara (Leopoldina tiene 22 años y trabaja en el Hogar y estudia al mismo tiempo). Se levantó a recoger los vidrios y terminando de barrer a las 11 y media de la noche, vio volar algo como una piedra. Se apartó para que no le cayera encima de la cabeza y sin embargo le tocó la cadera.- “A” estaba o se encontró a dos metros de distancia (No era una piedra, sino la tapa de metal del sifón de la ducha).

Lunes 5 de junio 1972

A las 8 de la noche la mandé al lavadero con una toalla, me fui detrás de ella con dos niñas grandes, al llegar una de las niñas me dice: Madre ¿qué es lo que allá en la ventana se mueve? Estaba medio oscuro y prendiendo la luz nos dimos cuenta que era la camisa de dormir de Leopoldina y el pañuelo. Lo recogimos y preguntamos a la Srta. si en verdad era de ella. Leopoldina se disgustó y lloró mucho. Le advertí esto a “A” y refirió: “Ah, es que ella también me molesta”. Traté de hacerla comprender que si la molestan un poquito debe aprender a soportar.

ENTREVISTA

                                      PADRE CASAGRANDA: “Puede ser una energía espiritual”

PREGUNTA: ¿Cómo puede explicarse el caso de “A”?

R.P. RICARDO CASAGRANDA (PSICÓLOGO): Es algo que no tiene explicación en la ciencia.

P.: ¿Han surgido de pronto esas facultades o las tenía desde temprano?

PSICÓLOGO: Empezaron a los doce años. Es por eso que nos deja un poco perplejos. Porque si fuera una energía que ha nacido con la persona, debería manifestarse por lo menos desde el uso de la razón. Por lo menos si es un fenómeno voluntario. Pero no es voluntario en absoluto. Porque lo curioso es que estas facultades dañan a la persona misma. Los objetos golpean a otras personas; pero también a ella.

P.: Según la relación de los hechos, el fenómeno parece producirse cuando tiene que realizar algún esfuerzo. ¿No será una manifestación de disgusto?

PSICÓLOGO: No. Ella dice que no depende de su voluntad. No es que antes esté nerviosa o algo parecido. No depende de un nerviosismo o una pérdida de control. Después del hecho, sí se desata un nerviosismo. Es claro, también si a uno le ocurriera algo parecido se pondría nervioso.

P.: ¿Se puede hablar de telekinesia en este caso?

PSICÓLOGO: No. En primer lugar hay que señalar que no son sólo objetos que vienen hacia ella. La hipótesis de un imán psiquico no funciona.

P.: ¿Cuál podría ser un intento de explicación desde el punto de vista de la psicología?

PSICÓLOGO: Sé que la ciencia da pasos enormes cada día. Creo que la ciencia puede formular hipótesis. Pero explicarlo… Explicarlo, no.

P.: ¿Quiere decir que está más allá de los alcances de la ciencia?

PSICÓLOGO: Actualmente. Puede ser que mañana lo expliquemos.

P.: ¿Ha conocido alguna manifestación parecida durante su vida como psicólogo?

PSICÓLOGO: Sí. Pero se ha explicado bajo la existencia de un espíritu. Efectivamente, se ha ejecutado un exorcismo, y luego los fenómenos desaparecieron. Ocurrió en Italia.

P.: ¿De qué tipo fue el exorcismo? ¿De tipo religioso?

PSICÓLOGO: Sí, religioso.

P.: ¿Qué ocurría con esa persona antes del exorcismo?

PSICÓLOGO: Tenía fenómenos extraños. Era una mujer con la capacidad de leer el pensamiento. Ya no la tiene. Adivinaba hechos que la persona había sufrido. Justamente, le decía su vida a una persona cuando se enojaba con ella.

P.: ¿En qué consistió el exorcismo?

PSICÓLOGO: Rezos del Obispo, generalmente, o de un sacerdote encargado por el Obispo, a través de fórmulas de la Iglesia. Eso puede durar cierto tiempo. Cada día hay un rezo.

P.: ¿Ningún otro caso?

PSICÓLOGO: Después encontré otro caso; ya dentro de lo que se puede llamar la normalidad. Fue el de un esquizofrénico. Escuchaba voces, etcétera. Pero esto es ya sugestión. Estamos en un campo que la ciencia conoce mucho. Que se explica por lo menos, aunque no siempre exista la cura. Pero evidentemente, el de “A” es un caso muy curioso. Para mí hay dos soluciones: la ciencia puede realizar un examen, tomar un encefalograma; yo espero la respuesta que darán los médicos del hospital donde ha estado. Allí ocurrieron fenómenos extraños. Pero acá, donde hemos estado dos horas con ella, no ha pasado nada. Ja, ja, ja, ja… ja, ja, gracias a Dios. Son cosas que lo dejan a uno perplejo. Porque ocurren en un lugar y no ocurren en otro. Porque en cierto momento ella se puso bien nerviosa. Bueno, busqué un poco ponerla nerviosa. Pero es una persona que inspira simpatía, tiene el ojo bien vivo, una mirada al mismo tiempo dulce pero fuerte. Para mí no hay nada de extraño en su personalidad.

P.: ¿Cómo anda de índice mental?

PSICÓLOGO: Parece normal. Yo quería hacerle un test; pero es un test un poco difícil. No está capacitada para eso. Esto me habría dado un índice de la normalidad de los estratos profundos de su psiquis. Así hablando, no manifiesta nada de extraño. Su vida afectiva ha sido bien rica. Quería a su mamá, a su papá. No hay en su vida afectiva algo que haga sospechar traumas.

P.: ¿De dónde es ella? ¿Es hija de campesinos, de obreros de la ciudad?

PSICÓLOGO: No, es de un pueblito.

P.: En la revista francesa “Planète” dieron una vez cuenta de una campesina italiana que con las manos diagnosticaba enfermedades, aunque no podía curarlas…

PSICÓLOGO: Bueno, eso sí es explicable. Es más sencilla la cosa, más circunscrita. Puede tener una explicación. Porque de igual manera hay quienes detectan si hay agua. No sé cómo se dice en castellano…

P-: Son los rabdomantes. Que detectan aguas profundas o también minerales.

PSICÓLOGO: Esto yo lo he visto. Es una sensibilidad especial que uno puede tener. Por ejemplo, la energía de una célula enferma está un poco alterada. Si uno tiene la capacidad de captar, capta.

P.: En número reciente de “Domenica della Sera” hay una información sobre el padre Pellegrino Ernetti, que con un equipo de físicos ha construido un aparato para recuperar voces e imágenes del pasado.

PSICÓLOGO: Hay acá en Lima un Padre que estudió en Roma, de quien el Padre Ernetti fue profesor. Ahora, eso se puede explicar, porque la emisión de la voz produce, como las emisiones radiales, ondas. Y no sabemos cuándo mueren esas ondas. Se pierden en la atmósfera. Si inventamos una máquina capaz de captar esas ondas, bueno… Lo interesante es encontrar la máquina que las capte como un receptor de radio que capta las emisiones en onda larga o corta. El principio podía llamarse re-captar imágenes y voces del pasado. Dicen también que captan el pensamiento de uno. A eso se puede llegar. También el pensamiento es energía. Y entonces explicamos la comunicación por medio de la telepatía. “A”, por ejemplo, no tiene facultades telepáticas. Yo le dije bromeando: “tú serías una buena hipnotizadora”.

P.: ¿Qué dijo?

PSICÓLOGO: Se rió.

P.: ¿Es pobre o rico el léxico de ella?

PSICÓLOGO: Bueno, no sabe escribir ni leer. Entonces, el léxico es algo reducido. Capta bastante, sin embargo. Tiene una inteligencia normal. Debería leer, escribir, aprender; sería un modo quizás de emplear su energía. Aunque en este momento se puede dudar de que sea una energía. Hubo padres que le preguntaron: “¿puedes hacer milagros?”

P.: ¿Cuál es en resumen el resultado de su observación de A.?

PSICÓLOGO: Desde el punto de vista de la ciencia rígida, es demasiado apresurado pronunciarse. Sería un juicio superficial. Desde el punto de vista espiritual, un punto de vista que no podemos excluir, puede tratarse de la presencia de una energía espiritual. Sería demasiado superficial rechazar ese aspecto. La ciencia me deja un poco perplejo. En Lima le han hecho todos los exámenes. Vamos a estudiarlos. Después de eso puede ir al extranjero.

P.: ¿A qué parte piensa enviarla?

PSICÓLOGO: A Italia, o a los Estados Unidos o Alemania, parece. En Alemania hay un instituto muy interesante que estudia los fenómenos psíquicos. Allí estudiaron, por ejemplo, los fenómenos de la capacidad de captación de los animales. El gato y el perro han sido muy estudiados. Esos hechos de la segunda guerra mundial, cuando los gatos y los perros ya sentían que la casa se venía abajo antes de que los aviones la bombardearan, antes de que ocurriera en realidad. Si estaban quietos, tranquilos, no pasaba nada. El día que el gato o el perro se ponía nervioso, que huía o tiraba del dueño o se iba a un refugio, entonces ocurría el derribamiento de la casa. Estos fenómenos son los que están estudiando en Alemania. De estos fenómenos hay muchos. No me constan que hayan sido explicados. Tanto, que se recurre siempre al espíritu.

Fuente

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 26, 2014 en Casuística

 

Etiquetas: , , , , ,

Espiritismo y Parapsicología.

Por Josep Casanovas.

INTRODUCCIÓN

La fenomenología llamada “espiritista”, empezó con las manifestaciones que se produjeron en la población de Hydesville, en los Estados Unidos de América, a mediados del siglo XIX, por mediación de las hermanas Fox (golpes, ruidos, “raps” …) (Ref., entre otras, Sir Arthur Conan Doyle en The History of Spiritualism).

De América, estas manifestaciones pasaron a producirse y observarse en Europa. En Francia, el profesor Hippolyte Léon Denizard Rivail, se interesó  en  su observación y estudio. Precisamente en sus Obras Póstumas refiere:

“Fue en 1847 cuando oí hablar de las “mesas giratorias” …

De sus estudios sobre tales “manifestaciones”, el profesor Denizard Rivail publicó, bajo el  pseudónimo de Allan Kardec, Le Livre des Esprits (Abril de 1857), creando el vocablo “Spiritisme” en sustitución del “New Spiritualism” con que era designado en Estados Unidos e Inglaterra.

En ese libro, tras una larga “Introducción general”, Allan Kardec trató de la parte filosófica y moral del Espiritismo; y una segunda obra, El Libro de los Médiums (Enero de 1861), fue dedicada a la parte mediúmnica.

Sucesivamente fue publicando El Evangelio según el Espiritismo (Abril de 1864); El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina, según el Espiritismo (Agosto de 1865); La Génesis, los Milagros y las Predicciones según el Espiritismo (Enero 1868); y algunos no menos interesantes, como Qué es el Espiritismo(Junio 1859) …

Tiempo después de su desencarnación (Marzo de 1869) fue editado el libro Obras Póstumas (1890), que recoge los trabajos inéditos que Kardec había ido publicando en la Revue Spirite (01.01.1858/01.12.1912) recopilados éstos por Pierre-Gaëtan Leymarie, uno de los más cercanos discípulos de Kardec y principal responsable de la difusión de sus obras.

DEFINICIONES

Las siguientes definiciones han sido extraídas del libro “El Inventario de lo Sobrenatural” -en adelante (E.I.S.)-, Cap. “Diccionario de la materia”, autor Profesor Robert Tocquet, de la Escuela de Antropología de París. (Plaza y Janés, S. A. Editores, “Enciclopedia Horizonte” (1971). Título original: “Le Bilan du surnaturel. (Les pouvoirs secrets de l’homme)”.

Las hemos escogido de manera expresa de una obra de autor no concretamente “espiritista”.

I.-     ESPIRITISMO

  1. A) “Doctrina que atribuye ciertos fenómenos “paranormales” a la acción de un espíritu, es decir, de un alma desencarnada”.

“Según el Espiritismo, la inteligencia humana no desaparece después de la muerte. Continúa evolucionando en un medio que no está condicionado por el espacio y el tiempo, y puede manifestarse a los vivos por mediación de los “médiums”. (E.I.S.)

En esta definición sobre “Espiritismo”, se omite referencia a la reencarnación; cuestión fundamental en el Espiritismo latinoamericano, pero que, en general, no es aceptada por el “New Spiritualism anglosajón”. (Flama Espirita)

  1. B) Médium.- “Persona dotada de facultades paranormales que le permiten especialmente, según los espiritistas, comunicar con el “más allá”.

“Este término (médium), muchas veces impropio en “metapsíquica” y en “parapsicología”, tiende a ser reemplazado por el de “sujeto” o “sensitivo”. (E.I.S.)

II.-   DEL ESPIRITISMO A LA METAPSÍQUICA

  1. A) Metapsíquica.- “Ciencia que se propone estudiar los fenómenos físicos o psicológicos (mentales) debido a fuerzas que parecen inteligentes, o a facultades desconocidas de la mente” (Charles Richet).(E.I.S.)
  2. B)     Charles Richet (1850-1935).- premio Nobel de Fisiología en 1913. Miembro de la Academia de Ciencias en 1914. Su jubileo científico se produjo en 1926, ante una asamblea internacional de sabios.
  3. C) En Metapsíquica Charles Richet se dedicó, sobre todo, a comprobar la realidad de los hechos e investigar las condiciones de su obtención. (E.I.S.)

Entre sus obras destacan: Traité de Métapsychique (1922); Notre sixième sens (1925); La Grande Espérance (1932).

  1. D) En 1919 fue fundado el “Institut Métapsychique International” (I.M.I.) por una serie de personalidades científicas agrupadas en torno a Charles Richet y gracias a la ayuda financiera de Jean Meyer (espiritista). (E.I.S.)
  2. E) Además de Jean Meyer, otras destacadas personalidades espiritistas figuraron en su primer Comité de Dirección: Dr. Gustave Geley (1865-1924), Gabriel Delanne (1868-1924), Camille Flammarion, astrónomo (1842-1925), Ernesto Bozzano (1862-1943), … (E.I.S.)

III.-  PARAPSICOLOGÍA

  1. A) La Parapsicología es la puesta en evidencia y el estudio experimental de las funciones psíquicas todavía no añadidas al sistema de la psicología científica, con vistas a su incorporación en dicho sistema. De hecho, la parapsicología corresponde, a “grosso modo”, a la Metapsíquica de Charles Richet. (E.I.S.)
  2. B)     En Parapsicología los fenómenos “paranormales” se designan generalmente por la letra griega psi. Los fenómenos psi se subdividen en fenómenos psi-gamma (fenómenos mentales, subjetivos) y fenómenos psi-kappa (fenómenos físicos, psicoquinesis (PK).
  3. C)    El vocablo “parapsicología”, utilizado ya en algunas obras, ha sido popularizado por J. B. Rhine (1895-1980).

Joseph Banks Rhine y su esposa Louisa Rhine, empezaron a iniciarse en la Metapsíquica cuando todavía eran estudiantes en Chicago. En 1925 obtuvieron ambos el grado de Bachiller en Ciencias , y luego el de Doctor.

A partir de 1927, emprendieron experimentos sistemáticos de telepatía y clarividencia.

En 1935 fue fundado el Laboratorio Parapsicológico de la Universidad de Duke.

En 1937, con la ayuda y bajo el patrocinio del Profesor William Mac Dougall, Rhine lanzó el “Journal de Parapsychologie”, del que fue uno de los directores hasta 1958.

En 1950 el Profesor y su esposa fueron huéspedes del Institut Métapsychique International (I.M.I.).

Entre sus numerosas obras mencionaremos: 1937, New Frontiers of the Mind (Nuevas fronteras de la mente); en 1947, The Reach of the

Mind (El alcance de la mente -o del espíritu, según quiera llamarse-); en 1953, New World of the Mind (El nuevo mundo de la mente). (E.I.S.)

IV.-   VOCABULARIO PARAPSICOLÓGICO

Tomado de las obras: “El Inventario de lo Sobrenatural” -en adelante (E.I.S.)-, autor Profesor Robert Tocquet, “Enciclopedia  Horizonte” Plaza y Janés, S. A. Editores, 1ª. Edición 1971. Y  de “Nuestras facultades desconocidas” -en adelante (N.F.D.)-, autores: Jacques Bergier y Pierre Duval, “Enciclopedia Horizonte”, Plaza y Janés, S. A. Editores, 2ª. Edición, Mayo 1973.

Algunas de las siguientes definiciones metapsíquicas o parapsicológicas, no implican una identidad total con nuestra apreciación.

Alucinación

“Percepción sin objeto real. Puede a veces traducir una información de origen paranormal”. (E.I.S.)

“Conciencia de ciertas imágenes o experiencia de sensaciones sin causa externa o física. Cuando hay correspondencia con un hecho exterior sin que éste sea la causa directa, la alucinación es llamada “verídica”. (N.F.D.)

Aparición

Alucinación que tiene una causa telepática o de orden paranormal. (N.F.D.)

Aura

Emanación, generalmente coloreada, percibida por ciertos clarividentes alrededor del cuerpo humano y, a veces, alrededor de los animales e incluso de las cosas. (E.I.S.)

Casas encantadas, o frecuentadas por duendes

Casas en las que existe lo que en francés se designa por la palabra hantise (término sin equivalente en nuestra lengua), -según traducción que figura en el diccionario Larousse significa obsesión- y que Robert Tocquet define como el conjunto de fenómenos paranormales (que pueden ser subjetivos u objetivos) ligados a un lugar determinado. (E.I.S.)

Catalepsia

Estado particular de insensibilidad total durante el que quedan suspendidos los movimientos voluntarios. (E.I.S.)

Clarividencia o videncia

En la antigua metapsíquica, facultad atribuida a ciertas personas de percibir los fenómenos por un canal distinto al de los sentidos. En parapsicología actual, coincidencias estadísticamente significativas entre una serie subjetiva y otra objetiva en las cuales la segunda se supone haber ordenado la primera. Se llama actualmente ESP o percepción extrasensorial. (N.F.D.)

Clarividencia

Modo de conocimiento paranormal. Sinónimos: criptestesia, lucidez, videncia, metagnomia, ESP.(E.I.S.)

Criptestesia

Término creado por Charles Richet para designar la clarividencia. (E.I.S.)

Ectoplasmia

Formación paranormal de una sustancia, que empieza siendo amorfa o polimorfa y por lo general se constituye rápidamente en representaciones diversas: órganos aislados, seres completos humanos o humanoides, animales u objetos materiales. (E.I.S.)

Efluviografía

Fotografía del “fluido” magnético humano. (E.I.S.)

ESP

Abreviación de Extra Sensorial Perception. Esta sigla anglosajona ha reemplazado la palabra clarividencia o videncia. (En español se conoce también por las siglas PES, percepción extra sensorial. – N. del T.). (N.F.D.)

Espiritismo

Doctrina que atribuye ciertos fenómenos metapsíquicos a la acción de un espíritu, es decir a un alma desencarnada. Según el espiritismo, la inteligencia humana no desaparece después de la muerte. Continúa evolucionando en un medio que no está condicionado por el espacio y el tiempo, y puede manifestarse a los vivos por mediación de los “médiums”. (E.I.S.)

Fantasma

1)       Espectro, aparición (en francés fantôme). (E.I.S.)

2)    En psicología, imagen psíquica subjetiva, fantasma imaginario distinto de la alucinación que se produce en ciertos neurópatas (en francés, phantasme). (E.I.S.)

Fenómenos paranormales o metapsíquicos

Fenómenos no habituales, psicológicos o físicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a facultades desconocidas de la mente (Charles Richet). (E.I.S.)

Glosolalia

Fenómeno en el que un médium habla o escribe en un idioma extranjero que ignora en estado normal. (E.I.S.)

Hipnosis

Estado de trance obtenido artificialmente con una sugestibilidad muy elevada. (N.F.D.)

Sueño artificial provocado por ciertas maniobras en los sujetos sensibles. La sugestión y la autosugestión guardan relación con la hipnosis, pero sin que el sujeto haya de estar necesariamente dormido. (E.I.S.)

Hipnotismo

1) Conjunto de fenómenos que constituyen la hipnosis. (E.I.S.)

2) Ciencia que trata de dichos fenómenos. (E.I.S.)

Levitación

Levantamiento de objetos y, más especialmente, elevación del cuerpo humano bajo la influencia de fuerzas desconocidas. (E.I.S.)

Lucidez

Término que designa la telepatía o la clarividencia. (E.I.S.)

“Mancie”

En francés se utiliza como palabra independiente este sufijo procedente del griego manteia(adivinación), para designar los procedimientos capaces de suscitar ciertas facultades parapsicológicas y muy particularmente premonitorias. (E.I.S.)

Materialización

Órgano aislado, ser completo humano o humanoide, animal u objeto creados de modo paranormal. Sinónimo: ectoplasma. (E.I.S.)

Médium

Individuo dotado de facultades paranormales que le permiten especialmente, según los espiritistas, comunicar con el más allá. Este término, muchas veces impropio en metapsíquica y parapsicología, tiende a ser reemplazado por el de “sujeto”. (E.I.S.)

Metagnomia

Conocimiento de cosas sensibles, o de pensamientos normalmente inaccesibles a la mente, o de acontecimientos venideros. (E.I.S.)

Metapsíquica

Ciencia que se propone estudiar fenómenos físicos o psicológicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a facultades desconocidas de la mente (Charles Richet, creador de este vocablo en 1905). (N.F.D.)

ntigua denominación de la parapsicología. Estudio de los fenómenos psicológicos que exceden del ámbito de la psicología ordinaria. (E.I.S.)

Monismo

Sistema filosófico que pretende explicar el universo por un elemento único. (E.I.S.)

Paranormal (ver Supranormal)

Paraquinesia o Paracinesia

Movimiento de un objeto, obtenido por el contacto de las manos pero que implica, sin embargo, la puesta en acción de fuerzas telequinésicas. (E.I.S.)

Percibiente o Receptor

Persona que “percibe” los pensamientos y las imágenes “transmitidos” por telepatía. (E.I.S.)

PES

Percepción extrasensible o extrasensorial (abreviatura de extra-sensory perception). (N.F.D.) Véase ESP.

PK

Abreviación de psichokinesis o psicoquinesis. (N.F.D.)

Poltergeist

Golpes, ruidos y movimientos de objetos sin causa física justificable. (N.F.D.)

Poltergista

Espíritu golpeador. (N.F.D.)

Precognición

Percepción paranormal de un acontecimiento que todavía no se ha producido. (E.I.S.)

Premonición

Advertencia de origen paranormal, por lo general vaga, referente al porvenir. (E.I.S.)

PSI

Primera letra de la palabra griega psyché, espíritu, que sirve para designar todos los fenómenos psicológicos que escapan a los métodos de investigación de la psicología ordinaria. (N.F.D.)

En parapsicología se designan generalmente los fenómenos paranormales por la letra griega psi. Los fenómenos psi se subdividen en hechos psi-gamma (fenómenos subjetivos) y hechos psi-kappa(psicoquinesis). (E.I.S.)

Psicometría

Conocimiento del ambiente de una persona, de sus estados afectivos e intelectuales por medio de un objeto perteneciente a la misma o que aya estado más o menos en contacto con ella. (E.I.S.)

Psicoquinesis (PK)

Presunta acción de la mente sobre un sistema físico. (E.I.S.)

“RAPS”

Palabra inglesa que designa los ruidos insólitos que se producen, sin causa explicable, en presencia de un médium. (E.I.S.)

Retrocognición

Conocimiento NO inferencial -(de inferir: deducir una cosa de otra)- de acontecimientos pasados, fuera de la memoria del sujeto. (N.F.D.)

Subconsciente

Por debajo de la conciencia. (N.F.D.)

Subliminal

Por debajo del umbral de la conciencia. (N.F.D.)

Supranormal

Que está por encima de lo normal. Este término, creado por Frederick Myers, es en metapsíquica ventajosamente reemplazado por “paranormal”. (E.I.S.)

Telepatía

Comunicación del pensamiento, fuera de los sentidos habituales, entre dos individuos. (E.I.S.)

Telequinesia o Telecinesia

Desplazamiento de objetos a distancia, sin causa física observable, generalmente en presencia de un “médium”. (E.I.S.)

Tiptología

Método de comunicación mediúmnica por medio de percusiones. (E.I.S.)

Trance

Estado que puede ir desde un ligero oscurecimiento de la consciencia hasta la inconsciencia total y durante el cual puede manifestarse una actividad paranormal. (E.I.S.)

V.-    DE LA PARAPSICOLOGÍA AL ESPIRITISMO

En párrafos de la obra de Joseph Banks Rhine “New world of the mind” -1953- (“El nuevo mundo de la mente”, Ediciones Paidos, 1ª. Edición 1958, Buenos Aires; edición 1982, Barcelona).

Del capítulo X.- Los grandes problemas desde el punto de vista actual:

“Desde todo punto de vista, el más popular de los problemas con que ha tomado contacto la parapsicología, y el que, al mismo tiempo, ha suscitado el más profundo interés, es el que se conoce comúnmente como el problema de la supervivencia. La cuestión esencial es la de saber si algún elemento o parte incorpórea de la personalidad (espíritu o alma) sobrevive a la muerte corporal del individuo, retiene su capacidad de sentir y puede manifestarse de una manera que permita efectuar la identificación personal. Es, naturalmente, uno de los más antiguos interrogantes del hombre sobre su destino, y uno de los más antiguos problemas parapsicológicos que haya recibido cierto grado de atención científica. Su estudio como problema de investigación fue provocado por el movimiento espiritista que se inició en los Estados Unidos hace más de cien años.

“La investigación de la supervivencia espiritual se hizo principalmente mediante el estudio de las comunicaciones que se suponían provenientes de los espíritus de los difuntos y obtenidas a través de personas conocidas como médiums. Las comunicaciones y las manifestaciones conexas comprenden tan amplia variedad de expresiones y realizaciones mentales y físicas que sería imposible describirlas aquí; pero de una  manera  u otra, el  propósito manifiesto del médium era el de traer mensajes de seguridad, identificación  o  consejo  por  parte  de  personalidades  espirituales que se suponían vinculadas por uno u otro lazo a los destinatarios vivos. La investigación tenía por objeto descubrir si esas pretendidas comunicaciones y acciones espirituales podían ser verificadas como tales, y si demostraban ser inexplicables de cualquier otra manera.

“Cualquiera sea hoy nuestra opinión al respecto, el movimiento espiritista ha representado un importante papel en la iniciación del estudio de los fenómenos psíquicos y en la fundación de las sociedades de investigación que lo tomaron a su cargo, durante el último cuarto del siglo XIX.  En ese periodo y bien entrado el primer cuarto del siglo XX, los informes de las investigaciones fueron suficientemente plausibles e importantes para atraer la atención de muchos de los principales sabios de Europa y América. Algunos de ellos, entre quienes se contaban distinguidas personalidades pertenecientes a distintas ciencias, quedaron incluso convencidos de la validez de la hipótesis espiritista. Entre los pocos psicólogos que se interesaron en ello estaban hombres como William James y William McDougall, que estaban tan bien preparados como cualquier otro de su época para apreciar las pruebas y prestar seria atención a todos los problemas; y aunque James y McDougall reservaron su juicio, las evidencias eran bastante firmes como para obligarles a mantener al respecto un criterio amplio.

(…)

“Creo que todo o casi todo cuanto se ha realizado en materia de investigaciones psi, hubiera debido figurar en un programa completo de investigaciones sobre la supervivencia, si éste se hubiera proyectado alguna vez. Por ejemplo, todos los descubrimientos que revelan la presencia en el hombre de un elemento cuyas propiedades son totalmente diferentes a las de su cuerpo físico, son fundamentales para la hipótesis de la supervivencia. En realidad, ese descubrimiento es el que otorga posibilidad lógica a la supervivencia. Además, un agente espiritual de cualquier índole debería evidentemente emplear psi como medio de acción. Cualquier transmisión de pensamiento de una personalidad desencarnada a otra o a una personalidad encarnada, debería operarse en forma telepática o bien, indirectamente, por medio de cierto efecto psicoquinésico. Seguramente, el sistema sensoriomotor, destruido por la muerte corporal, no sería ya de ninguna utilidad. ¿Qué otra cosa quepsi podría emplear el espíritu?

“La hipótesis espiritista parece integrarse tan completamente en el programa organizado de la parapsicología que se ha ido formando a través de los años, que no hay razón alguna para considerarla por separado. En un programa de investigación profunda de la supervivencia sería necesario, en primer lugar, descubrir si existe una independencia o separabilidad del yo subjetivo con respecto a su organismo físico vivo; sólo en ese caso podría sostenerse razonablemente la probabilidad de la supervivencia a la muerte corporal.

“Un programa de investigaciones psi bien equilibrado podría absorber íntegramente la cuestión de la supervivencia, sin sufrir ninguna modificación. Ello resulta evidente si consideramos cómo sería realmente un programa psi concebido con amplitud. La parapsicología no puede menos que realizar una investigación completa y cabal de la naturaleza extrafísica de la personalidad. La primera etapa ha debido ser necesariamente la determinación de las diferencias entre la personalidad y el mundo físico. El progreso ya realizado en ese punto no es, por supuesto, más que el comienzo. Mientras no hayamos descubierto las interrelaciones psicofísicas fundamentales que forman la base común y única que, a pesar de todas las distinciones halladas, debemos suponer que existe, no podremos comprender la naturaleza de la personalidad con respecto al mundo físico. Afirmar que determinadas operaciones de la personalidad no son físicas, sólo es un paso, ciertamente importante; el siguiente, descubrir su interacción con el sistema físico del cuerpo y el medio que le rodea, es más importante aún. El investigador espiritista inteligente ha de estar también de acuerdo con tal opinión, pues su hipótesis de un agente personal incorpóreo implica ese mismo problema de la manera en que se produce la interacción psicofísica. Tanto como cualquier otro investigador psi, el espiritista necesita saber cómo puede obrar una función espiritual sobre un función física.

(…)

“¿Qué hay, pues, en esos estudios de los fenómenos psi, que les permite atraer ese interés y apoyo del público, tan vitalmente necesarios para las investigaciones? A mi juicio, ello estriba en que el concepto de psi amplía los límites de la vida humana, extiende la visión del lugar que el hombre ocupa en la naturaleza, sugiere mayores potencialidades para la personalidad humana y, finalmente, brinda un apoyo, desde la ciencia misma, al concepto de una fuerza espiritual en el hombre, que es, por supuesto, el concepto que sirve de base a los valores sociales y las instituciones humanas.”

Gabriel Delanne (1858-1926), en su obra “L’Evolution animique” (2ª. Edición, París 1897. Edición española, Barcelona 1899,  J. Torréns), Capítulo IV, expresaba:

“Verdad es que los experimentadores modernos se ocupan más en el estudio el mecanismo del espíritu que no en darse cuenta de su verdadera naturaleza. La mayor parte son profundamente materialistas, y descartan sistemáticamente todo aquello que puede turbar sus ideas preconcebidas. Sucede con frecuencia que los sujetos hipnóticos describen a los espíritus, y esto les brinda ocasión a los investigadores para determinar, mediante el estudio, lo que en ello puede haber de exacto; pero no aprovechan la ocasión, la desdeñan, primero porque tal trabajo se saldría del campo de lo fútil que vienen cultivando, y después, porque se necesitaría gran acopio de valor para atreverse a proclamar la realidad de los resultados, si éstos fueran contrarios a los que esperan. El valor de Mr. Gibier, que tuvo la audacia de publicar sus investigaciones acerca del Espiritismo, no está al alcance de todo el mundo. Verdad es que le costó caro, puesto que tuvo que refugiarse en los Estados Unidos. A pesar de todo, la verdad acabará “por salir del pozo”; y así como el Magnetismo, vejado y menospreciado, ha concluido por forzar las puertas de las  Academias, así el Espiritismo, con un nombre que pida a préstamo, logrará al fin recibir la consagración oficial. Entonces veremos a la turba de los imitadores lanzarse sobre sus fenómenos, que calificarán de nuevos, y a muchos pseudo sabios descubrir lo que nosotros sabemos desde hace cincuenta años”.

Fuente.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 25, 2014 en Artículos, parapsicologia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 66 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: